Propuesta de resolución - B7-0611/2010Propuesta de resolución
B7-0611/2010

    PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre la próxima Cumbre UE-EE.UU. y la reunión del Consejo Económico Transatlántico

    3.11.2010

    tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión
    presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento

    Reinhard Bütikofer, Eva Lichtenberger, Yannick Jadot, Indrek Tarand, Jan Philipp Albrecht en nombre del Grupo Verts/ALE

    Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0608/2010

    Procedimiento : 2010/2898(RSP)
    Ciclo de vida en sesión
    Ciclo relativo al documento :  
    B7-0611/2010
    Textos presentados :
    B7-0611/2010
    Textos aprobados :

    B7‑0611/2010

    sobre la próxima Cumbre UE-EE.UU. y la reunión del Consejo Económico Transatlántico

    El Parlamento Europeo,

    –   Vistas sus anteriores Resoluciones sobre las relaciones transatlánticas, y en particular su Resolución, de 26 de marzo de 2009, sobre el estado de las relaciones transatlánticas tras las elecciones de EE.UU. y su Resolución sobre la reunión del Consejo Económico Transatlántico de octubre de 2009,

    –   Vistos el informe sobre el estado de los trabajos aprobado en la cuarta reunión del Consejo Económico Transatlántico (CET) celebrada el 27 de octubre de 2009 y la declaración conjunta aprobada en la reunión del Diálogo Transatlántico de Legisladores (DTL) celebrada en Madrid en junio de 2010,

    –   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

    A. Considerando que la asociación transatlántica se basa en valores fundamentales compartidos, como la libertad, la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho, así como en objetivos comunes como el progreso y la inclusión social, unas economías abiertas e integradas, el crecimiento sostenible y la solución pacífica de los conflictos, y que representa la piedra angular de la seguridad y la estabilidad en la zona euroatlántica,

    B.  Considerando que la UE y los EE.UU. desempeñan papeles fundamentales en la escena mundial y comparten la responsabilidad de contribuir a afrontar la crisis económica y financiera, el cambio climático, la resolución de conflictos y el desarme, la erradicación de la pobreza y el cumplimiento de los ODM, la protección y el fomento de los derechos humanos y el Estado de Derecho, la lucha contra el terrorismo y la proliferación nuclear, sobre la base del Derecho internacional y las instituciones multilaterales, en particular el sistema de las Naciones Unidas, así como de instar a otros socios a que contribuyan a este esfuerzo,

    C. Considerando que, en la lucha contra el terrorismo internacional, es necesario hacer hincapié en la importancia que reviste el respeto pleno de los derechos humanos y las libertades fundamentales tal como están consagrados en el Derecho y los tratados internacionales, así como la garantía de proporcionalidad establecida en el Convenio Europeo de los Derechos Humanos y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

    D. Considerando que unas relaciones transatlánticas fuertes y estables pueden contribuir de forma decisiva a reforzar la gobernanza global y a consolidar eficazmente las organizaciones internacionales,

    E.  Considerando que la labor del Consejo Económico Transatlántico y del Consejo Transatlántico de Energía se dirige a mejorar el funcionamiento del mercado transatlántico para facilitar el crecimiento económico, el desarrollo sostenible y la justicia social,

    F.  Considerando que la UE y los EE.UU. comparten la responsabilidad de obtener suficientes compromisos mundiales en la próxima reunión COP/MOP de la CMNUCC que se celebrará en diciembre en Cancún, con el fin de luchar eficazmente contra el cambio climático,

    Retos de la gobernanza global

     

    1.  Destaca la necesidad de establecer, para el período posterior a 2012, un régimen de gran alcance, ambicioso y jurídicamente vinculante que regule las emisiones de gases de efecto invernadero; propone que se elabore un nuevo gran pacto ecológico transatlántico («Green New Deal») para la inversión y el intercambio tecnológico en el ámbito del ahorro energético y de las tecnologías de energías renovables, y que se llegue a un acuerdo sobre un nivel suficiente de financiación para la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo en los países en desarrollo;

    2.  Insta a ambos socios a que intensifiquen sus esfuerzos dirigidos a cumplir el Programa de Reforma de las Naciones Unidas, incluida la reforma del Consejo de Seguridad y de otros foros multilaterales de la arquitectura mundial;

    3.  Pide a ambas partes que promuevan el respeto de los derechos humanos en sus propios países y en el mundo como un elemento clave de sus políticas; destaca la necesidad de una intensa coordinación en materia de diplomacia preventiva y de crisis; pide al Gobierno estadounidense que ratifique y se adhiera al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional;

    Defensa, control de armas, proliferación nuclear y aspectos de seguridad

    4.  Toma nota de la próxima cumbre de la OTAN que se celebrará en Lisboa los días 19 y 20 de noviembre de 2010, así como del trabajo que se ha llevado a cabo para llegar a un acuerdo sobre un nuevo Concepto Estratégico; insta a los Jefes de Estado y de Gobierno a que conviertan en una prioridad el desarme nuclear y el control de las armas convencionales y a que rechacen las propuestas dirigidas a establecer un sistema separado de defensa antimisiles de la OTAN; acoge con gran satisfacción la oportunidad que ofrece la Cumbre de la OSCE para promover los esfuerzos dirigidos a elaborar una Carta para una Comunidad de Seguridad de la OSCE; aboga por una nueva arquitectura de seguridad mundial en el marco de las Naciones Unidas;

    5.  Acoge con satisfacción la decisión adoptada en enero de 2010 por el Gobierno de los EE.UU. de nombrar un enviado especial para el Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE), así como la declaración de los presidentes Obama y Medvedev, de junio de 2010, sobre el futuro del control de las armas convencionales y el Tratado FACE; se congratula por el acuerdo entre los EE.UU. y Rusia sobre un nuevo Tratado START y expresa su confianza en la aprobación de dicho acuerdo por el Senado de los EE.UU.;

    6.  Recuerda la Declaración de Estrasburgo sobre armas nucleares efectuada en abril de 2009 por la Alianza de la OTAN; insta al Gobierno de los EE.UU. y a los Estados miembros de la UE a que lleguen a un acuerdo sobre un compromiso explícito por parte de la OTAN para avanzar hacia un mundo libre de armas nucleares; insta a los EE.UU. a que negocien con Rusia la retirada de las armas nucleares tácticas de Europa; insta a los Estados miembros a que adopten sus propias iniciativas concretas con miras a poner en práctica el desarme nuclear acordado en la Conferencia de las Partes del Año 2010 encargada del examen del TNP y a poner fin al concepto de la OTAN de «compartición nuclear» (nuclear sharing), con el fin de emitir una señal de apoyo firme al régimen TPN;

    7.  Acoge con satisfacción los resultados de la Cumbre de Seguridad Nuclear de abril de 2010, que destacaron que la prevención del terrorismo nuclear, el proceso de garantizar la seguridad de todos los materiales nucleares vulnerables en el plazo de cuatro años y la consecución de un acuerdo sobre un plan de trabajo dirigido a mejorar y universalizar los acuerdos y programas de seguridad nuclear revisten una importancia mundial; respalda las iniciativas emprendidas por algunos países para mejorar la seguridad en el país y alienta a otros Estados a adherirse a ellas; recuerda que, por definición, la energía nuclear es una tecnología de doble uso y, por lo tanto, incluso la promoción y la exportación de tecnología nuclear para usos «civiles» conllevan siempre el riesgo inherente de proliferación de armas de destrucción masiva; recuerda, asimismo, que más de 40 países trabajan actualmente en la consolidación de programas nucleares, y que varios de ellos se encuentran en regiones en crisis, como el Oriente Próximo;

    8.  Recuerda la cooperación operativa reforzada entre la OTAN y la UE en el ámbito de la gestión de crisis con respecto a las regiones de los Balcanes y el Cuerno de África; se congratula de la buena cooperación entre la KFOR de la OTAN y las estructuras judiciales, del Estado de Derecho y de la misión policial EULEX de la UE en Kosovo; toma nota de la presencia de dos misiones navales en el Cuerno de África con el objetivo de luchar contra la piratería; insta a la UE y a la OTAN a que se aseguren de que la presencia simultánea de la operación Atalanta y la operación Ocean Shield, ejecutada por la Task Force 508, no den lugar a solapamientos y a innecesarios problemas de coordinación; pide a ambas partes que extraigan las lecciones oportunas de estas experiencias, de forma que faciliten una cooperación más estrecha en las futuras operaciones de gestión de crisis;

    Cooperación internacional

    9.  Reitera la importancia de que ambos socios fomenten, con espíritu de confianza y transparencia, enfoques coordinados de las respectivas políticas con respecto a Irán, Iraq, Afganistán y Pakistán; considera necesario evaluar la experiencia adquirida en las operaciones militares llevadas a cabo en la última década en países como Afganistán e Iraq; pide a la UE y los EE.UU. que continúen desarrollando una estrategia global que favorezca un desarrollo socioeconómico sostenible, de forma que se dé un relieve especial a la promoción de las mujeres;

    10. Se congratula de que otros miembros del G-20 se comprometan en mayor medida con la promoción de la estabilidad y la cooperación regionales, en particular con respecto a Irán, Oriente Próximo y la península de Corea; expresa su ambición de reducir los conflictos en las riberas del Mediterráneo y considera que el cometido de Turquía reviste la mayor importancia en este contexto; destaca que muchos países vecinos de la UE son musulmanes; acoge por tanto con satisfacción el discurso del presidente Obama en El Cairo y aboga por el desarrollo de políticas más proactivas con miras a tender puentes con el mundo musulmán;

    11. Acoge con satisfacción los esfuerzos desplegados por el presidente Obama y el Gobierno de los EE.UU. para insuflar nueva vida al proceso de paz en Oriente Próximo; lamenta la decisión del Gobierno israelí de no prorrogar la moratoria de la construcción de asentamientos y pide a los EE.UU. y la UE que hagan lo posible por que las partes reanuden las conversaciones de paz directas entre Israel y los palestinos, con el fin de alcanzar un acuerdo global sobre el conflicto que ponga fin a la ocupación que empezó en 1967 y desemboque en la creación de un Estado palestino independiente, democrático, contiguo y viable que conviva en paz y seguridad con Israel y sus otros vecinos; insta a la Unión Europea a que asuma un papel político más activo, también en el marco del Cuarteto, y aboga, en este mismo contexto, por una participación europea más activa con respecto a Siria y el Líbano;

    Estabilidad financiera y arbitraje regulatorio internacional

    12. Destaca que todavía no han tocado a su fin el riesgo de inestabilidad financiera y monetaria, el proceso de desapalancamiento y el riesgo de una nueva crisis crediticia; destaca a este respecto que la coordinación de las políticas macroeconómicas es vital para lograr una recuperación sostenible de la economía mundial;

    13. Destaca la importancia que reviste un enfoque coordinado para la definición, regulación y supervisión de las instituciones financieras «demasiado grandes para caer» entre la Junta Europea de Riesgo Sistémico y el Comité de Supervisión Financiera recientemente creados;

    14. Destaca que, a fin de mantener unas condiciones equitativas y asegurar la comparabilidad global de los datos, es esencial garantizar la comparabilidad de las normas contables a escala mundial; propone crear un organismo internacional de regulación de las normas contables con carácter público y sometido a control democrático, de forma que permita superar las divergencias entre la UE y los EE.UU. en materia de contabilidad y evitar la consiguiente amenaza para la estabilidad financiera;

    15. Insiste en la necesidad de llegar a un amplio acuerdo de Basilea III que incluya ratios de apalancamiento y requisitos de capital para las entidades financieras sistémicas, normas de gestión de la liquidez y limitaciones a las primas y dividendos de incentivación del riesgo; destaca que Basilea III debería poner fin de forma efectiva a las estructuras de balance «offshore»; lamenta que los preacuerdos alcanzados prevean períodos transitorios demasiado largos y ampliaciones de capital insuficientes a la luz de la dramática experiencia adquirida con la crisis financiera;

    16. Destaca que las normas reguladoras establecidas en una jurisdicción deberían servir como punto de referencia para otra jurisdicción, de forma que se consolide una red cada vez más tupida en la regulación financiera internacional, especialmente en lo que se refiere a la compensación de derivados OTC, la regulación de las agencias de calificación crediticia, los fondos de inversión alternativos, las ventas en corto y las permutas de incumplimiento crediticio (CDS);

    Política energética y cooperación tecnológica

    17. Insta al Consejo de Energía UE-EE.UU. a que se esfuerce por coordinar aquellas estrategias energéticas que apoyen la diversificación de las fuentes de energía y las rutas de abastecimiento, y a que vele por el fomento de las economías ecoeficientes y basadas en las energías renovables, lo que podría generar millones de nuevos empleos ecológicos; pide a ambas partes que lleguen a la máxima convergencia posible en la aplicación de criterios de sostenibilidad para los agrocombustibles, incluidos los que afecten directa o indirectamente las emisiones de gases de efecto invernadero;

    18. Destaca que es fundamental llevar a cabo una política adecuada sobre materias primas y tierras raras para conseguir el desarrollo sostenible y el progreso tecnológico de las economías de los EE.UU. y de la UE; aboga por fomentar la cooperación entre los EE.UU. y la UE especialmente en lo que se refiere a la producción y el intercambio de información, la investigación y el desarrollo en el ámbito de la extracción, el procesamiento, el uso, la recuperación, el reciclado y la sustitución responsables de materias primas definidas mutuamente como críticas, especialmente tierras raras;

    19. Expresa su interés en comprender el potencial del gas de esquisto en Europa como una fuente de energía autóctona, así como en aprender de la experiencia adquirida por los EE.UU. en este ámbito, incluida la dimensión ambiental del desarrollo del gas de esquisto;

    Cooperación económica transatlántica

    20. Destaca que una asociación transatlántica más estrecha orientada a conseguir un mejor funcionamiento del mercado transatlántico, tomando como base el principio de la economía social de mercado, constituye un importante instrumento para configurar la globalización y hacer frente a las crisis económicas y sociales globales;

    21. Acoge con satisfacción las reflexiones dirigidas a dotar al CET con un cometido distintivo en la coordinación estratégica de la política económica, especialmente en lo que se refiere a cuestiones relacionadas con el proceso G-20; recuerda, no obstante, que todo nuevo cometido del CET debe equilibrarse cuidadosamente con la tarea permanente de buscar soluciones a los problemas concretos de la agenda política transatlántica, como las políticas relativas a los mercados financieros, la economía ecológica, la agenda digital, la alta tecnología y la innovación; acoge con satisfacción, en este mismo contexto, la reciente creación del Diálogo para la Innovación, y aboga por un compromiso de alto nivel por ambas partes en la asociación para la acción en el campo de la innovación (Innovation Action Partnership);

    22. Reitera su llamamiento a los dirigentes de la UE y de los EE.UU., así como a los Copresidentes del CET, para que tengan presente que el cometido de los legisladores es fundamental para el éxito del CET, y les insta a que asocien de forma plena y directa a los representantes del DTL en el CET, ya que los legisladores comparten con sus ejecutivos respectivos la responsabilidad de la promulgación y la supervisión de numerosas decisiones del CET;

    23. Acoge con satisfacción que el CET esté asesorado por diferentes actores interesados, incluidos representantes de las empresas, y pide de nuevo que se conceda un papel comparable a representantes del movimiento sindical a ambas orillas del Atlántico, de forma que la dimensión social esté plenamente integrada; pide que se incluya en el Grupo de asesores a los dirigentes del Diálogo Laboral Transatlántico y del Diálogo Transatlántico en materia de energía;

    24. Recuerda que la declaración del G-20 en Pittsburgh reconoció que los desequilibrios en el comercio mundial están en el origen de la crisis financiera, y que debería emprenderse un proceso cooperativo de evaluación mutua de los marcos nacionales en los que se desenvuelve la política comercial; pide a ambas partes que reconozcan los vínculos que mantiene la política comercial con las perspectivas de alcanzar una situación de estabilidad financiera mundial y de alineación de los tipos de cambio de las divisas entre las principales economías; aboga por la definición de un nuevo programa de la OMC que responda a las premisas de adaptar las normas del comercio mundial a los objetivos de la prevención de crisis financieras, la alineación de las divisas, la reducción de la pobreza y la mitigación de los efectos del cambio climático;

    25. Insta a ambas partes a que lleguen a un acuerdo sobre los principios que podrían contribuir a la sostenibilidad de las balanzas comerciales globales, de forma que incluya medidas dirigidas a desalentar la orientación agresiva de las exportaciones, una redefinición de las normas antidumping que integren la dimensión del dumping ambiental, la elaboración de criterios y límites para la liberalización del comercio de servicios financieros y la prohibición de todas las subvenciones a la exportación de productos agrícolas, así como criterios para la inversión extranjera en los sectores alimentario y de distribución;

    26. Considera que la reducción de la especulación en los mercados de materias primas, que ha constituido un factor en la reciente volatilidad extrema de los precios de los productos alimenticios, debe integrarse en el diálogo entre ambas partes; recuerda, en este mismo contexto, la necesidad de disuadir a los especuladores de escoger el mejor entre varios sistemas de regulación y de seguir generando inestabilidad con grandes movimientos especulativos en los mercados de productos básicos; acoge con satisfacción la legislación promulgada recientemente por ambas partes con el objetivo de facilitar una mayor transparencia de los mercados y limitar los comportamientos especulativos;

    27. Considera importante que se entable un diálogo sobre nuevos alimentos y el uso de nuevas tecnologías en la producción de alimentos, especialmente en lo que se refiere a la clonación en la ganadería;

    28. Lamenta como un retroceso la introducción de medidas de «promoción turística» y tasas administrativas para la concesión de autorizaciones ESTA (sistema electrónico de autorizaciones de viajes) a los ciudadanos de la UE que viajan a los EE.UU., ya que estas medidas equivalen a reintroducir la obligación de visado; lamenta, asimismo, la exclusión de Rumanía, Polonia, Bulgaria y Chipre del programa de exención de visados (VWP), lo que constituye un trato discriminatorio entre ciudadanos de la UE, al tiempo que reitera su llamamiento a la Comisión para que trate este asunto con la máxima urgencia, sin descartar la opción de imponer la reciprocidad;

    Derechos fundamentales y seguridad

    29. Pide a las autoridades de los EE.UU. y a la Comisión que intensifiquen la cooperación en materia de protección de datos; recuerda que la acción de la UE se basa en los principios del Estado de Derecho y que todas las transferencias de datos personales europeos a terceros países para fines de seguridad deben contemplar garantías procesales y vías de recurso judicial;

    30. Acoge con satisfacción la elaboración de de un acuerdo marco sobre la protección de datos personales transferidos y tratados a efectos de prevención, investigación, descubrimiento y represión de las infracciones penales, incluido el terrorismo, en el marco de la cooperación policial y judicial; destaca que los derechos de protección de datos aplicables a ambas orillas del Atlántico son fundamentales para la aceptación de cualesquiera acuerdos de intercambio de datos con los EE.UU., incluido el nuevo acuerdo previsto sobre el intercambio de datos de pasajeros aéreos (PNR); considera que la próxima revisión de la Directiva de la UE sobre protección de datos debería brindar la oportunidad de entablar un nuevo diálogo transatlántico sobre la protección de datos y la privacidad en los sectores público y privado, dirigido asimismo a mejorar el nivel de protección;

    31. Reitera su llamamiento a favor de la abolición de la pena de muerte en los EE.UU.;

    32. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Congreso de los EE.UU., a los Copresidentes del Diálogo Transatlántico de Legisladores y a los Copresidentes y la Secretaría del Consejo Económico Transatlántico.