Propuesta de resolución - B7-0628/2010Propuesta de resolución
B7-0628/2010

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre el décimo aniversario de la Resolución 1325(2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la mujer y la paz y la seguridad

22.11.2010

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento

Ilda Figueiredo, Eva-Britt Svensson, Sabine Lösing, Cornelia Ernst, Bairbre de Brún, Helmut Scholz en nombre del Grupo GUE/NGL

Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
B7-0628/2010
Textos presentados :
B7-0628/2010
Debates :
Textos aprobados :

B7‑0628/2010

Resolución del Parlamento Europeo sobre el décimo aniversario de la Resolución 1325(2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la mujer y la paz y la seguridad

El Parlamento Europeo,

–         Vistas las Resoluciones 1325(2000) y 1829 (2008) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la mujer y la paz y la seguridad, así como la Resolución del Consejo de Seguridad 1888(2009) sobre la violencia sexual contra las mujeres y los niños en situaciones de conflicto armado, en la que se destaca que incumbe a los Estados poner fin a la impunidad y procesar a los responsables de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, incluidos los relacionados con violencia sexual y de otro tipo contra las mujeres y las niñas,

 

–         Visto el Plan de Acción del Consejo de la UE para la igualdad de género en la cooperación al desarrollo, que debe asegurar que la igualdad de género se incluya en todo el trabajo de la UE con los países socios a todos los niveles,

 

–         Visto el estudio de UNIFEM(2009),

 

–         Visto el nombramiento, en marzo de 2010, de una Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la violencia sexual en los conflictos armados,

 

–         Vistas las Directrices de la UE sobre la violencia y la discriminación contra las mujeres y las jóvenes, así como las Directrices de la UE sobre los niños y los conflictos armados,

 

–         Vista su Resolución, de 7 de octubre de 2010, sobre la falta de protección de los derechos humanos y la justicia en la República Democrática del Congo,

 

–         Vista la nueva Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género (ONU Mujeres),

 

–          Visto el artículo 110, apartado 4, de su Reglamento,

 

A.       Considerando que este año se cumple el décimo aniversario de la adopción por unanimidad de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones, lo que constituyó un gran éxito para los militantes a favor de la paz en todo el mundo y un importante paso adelante, al crear un instrumento jurídico internacional de carácter vinculante que establece la participación de las mujeres en pie de igualdad en los procesos de paz y tiene en cuenta la perspectiva de género,

 

B.        Considerando que la Resolución 1325 es la primera que aborda el impacto desproporcionado y extraordinario de los conflictos armados sobre las mujeres; que la participación, la prevención y la protección, permitirán reforzar el papel de las mujeres en la consolidación de la paz y la prevención de conflictos, prevenir guerras y conflictos y ofrecer una mayor protección a las mujeres y los niños en las zonas de guerra o de conflicto,

 

C.       Considerando que las Resoluciones 1820, 1888 y 1889 del Consejo de Seguridad refuerzan y complementan la Resolución 1325, y que esas cuatro resoluciones deben considerarse como el conjunto de los compromisos en materia de mujer, paz y seguridad,

 

D.       Considerando que el cumplimiento de los compromisos de las Resoluciones 1820, 1888, 1889 y 1325 del Consejo de Seguridad incumbe a todos y cada uno de los Estados miembros de las Naciones Unidas y es una de sus responsabilidades, ya se trate de Estados afectados por conflictos, donantes o en otra situación; señalando, a este respecto, que la adopción en diciembre de 2008 de las Directrices de la UE sobre la violencia contra las mujeres y las jóvenes y de la Directrices de la UE sobre los niños y los conflictos armados y la lucha contra todas las formas de discriminación en su contra representa un claro mensaje político en el sentido de que se trata de prioridades para la Unión,

 

E.        Considerando que los derechos de la mujer y, por tanto, la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad se utilizan cada vez más como argumento para legitimar operaciones militares,

 

F.        Considerando que las intervenciones militares no contribuyen a la protección de los derechos de la mujer, sino que más bien aumentan las violaciones de los mismos,

 

G.       Considerando que las mujeres de las zonas afectadas por crisis o conflictos sufren cada vez más los efectos de la violencia, y que al mismo tiempo las oportunidades de las mujeres de participar en las negociaciones de paz se reducen constantemente; que, en las 21 negociaciones de paz realizadas desde 1992 que se han analizado, sólo el 2,4 % de los signatarios eran mujeres (UNIFEM 2009),

 

H.       Considerando que solo la prevención de conflictos y la aplicación de medidas de carácter civil en situaciones de conflicto pueden permitir que se cumplan las promesas de la Resolución 1325,

 

I.         Considerando que la aplicación de las Resoluciones 1820 y 1325 del Consejo de Seguridad debe ser prioritaria en la acción exterior de la UE, con vistas a ofrecer un apoyo adecuado a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en los conflictos armados y en las regiones y los países afectados por conflictos,

 

J.         Considerando que el Parlamento Europeo debe observar la aplicación del Planteamiento global y del futuro Plan de Acción de la UE sobre igualdad de género y capacitación de las mujeres en la acción exterior de la UE, así como la aplicación de las Directrices sobre la violencia contra las mujeres y los niños,

 

K.       Considerando que la UE debe establecer las condiciones para la participación de las mujeres en pie de igualdad en la prevención de conflictos, las conversaciones de paz y las fases posteriores al conflicto, como la planificación de la reconstrucción de postguerra,

 

L.        Considerando que la Convención de Ginebra ha reconocido que la violación y la esclavitud sexual, cuando forman parte de prácticas sistemáticas y generalizadas, constituyen crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra; que hoy en día también se reconoce la violación como un elemento del delito de genocidio, cuando se comete con la intención de destruir, total o parcialmente, un grupo determinado; que la UE debe apoyar los esfuerzos para poner fin a la impunidad de los culpables de violencia sexual contra mujeres o niños,

 

M.       Considerando que la UE y sus Estados miembros han adoptado importantes documentos sobre la forma de aplicar las Resoluciones 1820 y 1325 del Consejo de Seguridad, pero que han mostrado escaso interés en poner en práctica estas directrices de forma sistemática y coherente,

 

N.       Considerando que solo una minoría de Estados miembros de la UE ha elaborado un plan de acción nacional con vistas a aplicar la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad; que Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, los Países Bajos, Portugal, el Reino Unido y Suecia han adoptado planes de acción nacionales,

 

O.       Considerando que el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora el 25 de noviembre,

 

1.        Subraya que el décimo aniversario de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad debe marcar el inicio de una agenda renovada para la aplicación de esta Resolución, que no puede avanzar sin un liderazgo político al más alto nivel ni sin contar con más recursos; recomienda encarecidamente que se aborde debidamente esta cuestión en el marco de la evaluación de las Directrices de la UE sobre la violencia contra las mujeres y las niñas, las Directrices de la UE sobre los niños y los conflictos armados y la lucha contra todas las formas de discriminación en su contra;

 

2.        Pide la asignación de recursos financieros, humanos y organizativos específicos y significativos a favor de la participación de las mujeres y de la inclusión de la perspectiva de género en el ámbito de la política exterior y de seguridad; pide a los Estados miembros de la UE que promuevan activamente la participación de las mujeres en sus relaciones bilaterales y multilaterales con los Estados y las organizaciones no pertenecientes a la UE;

 

3.        Alienta encarecidamente a que se refuerce el Grupo de trabajo de la UE sobre mujeres, paz y seguridad, que debería estar presidido por la nueva Representante Especial de la UE y que debe realizar una revisión inter pares de la adopción y aplicación de planes de acción nacionales sobre las Resoluciones 1325 y 1820 del Consejo de Seguridad, realizar análisis sistemáticos de la perspectiva de género en las misiones civiles de resolución de conflictos, y supervisar y asesorar a las delegaciones de la UE en los países y regiones afectados por conflictos;

 

4.        Pide un aumento inmediato de la participación de mujeres en todas las iniciativas dirigidas a buscar soluciones pacíficas y de carácter civil para los conflictos, también como mediadoras, negociadoras y en la aplicación de las medidas civiles de resolución de conflictos;

 

5.        Insta a la UE a que abandone el uso de la fuerza militar en los conflictos y guerras internacionales, y pide que se ponga fin de inmediato a la cooperación civil-militar;

 

6.        Pide a la UE y a sus Estados miembros que siempre incluyan una referencia a las Resoluciones 1820 y 1325 del Consejo de Seguridad en todas las decisiones del Consejo y en todos los mandatos para las misiones civiles, y que se aseguren siempre de que todas las misiones civiles cuentan con, al menos, un asesor en materia de género y un Plan de acción relativo a la aplicación de los aspectos relativos a las mujeres, la paz y la seguridad; insta a los Estados miembros de la UE y a los Jefes de Misión a que, en cada misión civil, incluyan como elemento estándar la cooperación y el mantenimiento de consultas con las organizaciones locales de mujeres;

 

7.        Insta a todos los Gobiernos de la UE que aún no hayan elaborado un plan de acción nacional para aplicar la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad a que lo hagan en el plazo de un año, en cooperación con organizaciones para la paz y de mujeres; observa que esta acción nacional deberá aplicarse y contar con un presupuesto adecuado en todos los ámbitos de las acciones exteriores, de ayuda al desarrollo y de defensa, así como en el contexto nacional y europeo; considera que el plan de acción debe basarse en los siguientes puntos clave:

 

           a)   las mujeres deben participar en pie de igualdad en todos los procesos y negociaciones de paz oficiales, así como en todos los procesos de toma de decisiones locales e informales;

 

           b)   debe asegurarse la participación política y económica y la influencia de las mujeres en todas las actividades posteriores a un conflicto en relación con las negociaciones de paz y la mediación, la reconstrucción y la rehabilitación, y todos los programas deberán guiarse por un enfoque y una ejecución basados en la igualdad de género;

 

           c)   deben tomarse todas las medidas civiles para impedir las violaciones de los derechos humanos en los conflictos armados, en particular la violencia sexual y las agresiones vinculadas al género contra las mujeres y los niños, y para poner fin a los conflictos;

 

           d)   evaluación de los efectos de la aplicación de los planes de acción nacionales, que se presentará al Parlamento Europeo y a las Naciones Unidas;

 

8.        Pide a los Estados miembros de la UE que promuevan de forma activa y sostenible (tanto a nivel moral como financiero) la creación a nivel europeo de las instituciones y los mecanismos de control previstos por la Resolución 1325, y a las Naciones Unidas que velen por la aplicación de la Resolución en todos los niveles internacionales;

 

9.        Pide que se instauren procedimientos públicos adecuados de denuncia, dado que ello favorecería especialmente la comunicación de actos de violencia sexual y de género; pide al Consejo y a la Comisión que incluyan en la evaluación semestral de las misiones civiles un capítulo detallado dedicado a las mujeres, la paz y la seguridad;

 

10.      Recuerda las violaciones masivas perpetradas por bandas entre el 30 de julio y el 4 de agosto de 2010 en el distrito minero del Congo oriental, y señala que, según diversos informes, el año pasado se cometieron en el Congo oriental al menos 8 300 violaciones y al menos 1 244 mujeres fueron violadas en el primer trimestre de 2010, lo que representa una media de 14 violaciones al día; pide que se ponga fin a la misión EUPOL en la República Democrática del Congo pues es evidente que, junto con la EUSEC, ha contribuido a la escalada de la violencia y al deterioro de la situación en el país, al entrenar a soldados y policías que han perpetrado crímenes contra su propia población civil, y en particular contra mujeres y niños;

 

11.      Pide a la UE y a sus Estados miembros que renuncien a apoyar de cualquier forma que sea (incluidos los equipos y la ayuda a la formación) a los regímenes y las fuerzas armadas que envíen a menores a intervenir en calidad de soldados en conflictos armados, que violen sistemáticamente los derechos humanos, o que sean responsables de violencia sexual sistemática;

 

12.      Pide al Comisario responsable de Desarrollo que dé prioridad al apoyo al trabajo de las organizaciones de mujeres en las zonas afectadas por conflictos, que asigne fondos en favor de la participación de las mujeres en procesos relacionados con la paz, la seguridad y la reconciliación, y que destine sistemáticamente créditos a las mujeres, la paz y la seguridad en todas las medidas a corto plazo;

 

13.      Considera que las delegaciones de la UE deben informar a las organizaciones de la sociedad civil, como las organizaciones locales de mujeres, sobre sus actividades en las regiones en conflicto, así como involucrar a las organizaciones de la sociedad civil durante el proceso de planificación de políticas;

 

14.      Pide al Consejo y a la Comisión que establezcan una semana anual en la que se consulte a las mujeres que tengan un papel de liderazgo, y que podría ser complementaria de la Jornada Mundial de Puertas Abiertas para las Mujeres y la Paz, seguida de informes y actualizaciones de las delegaciones de la UE;

 

15.      Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, a la Representante Especial de las Naciones Unidas para la violencia sexual en los conflictos armados y a la Secretaria General Adjunta de la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género (ONU Mujeres), nombrada recientemente.