Procedimiento : 2011/2514(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0044/2011

Textos presentados :

B7-0044/2011

Debates :

PV 19/01/2011 - 12
CRE 19/01/2011 - 12

Votaciones :

PV 20/01/2011 - 7.3
CRE 20/01/2011 - 7.3

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0022

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 143kWORD 74k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0044/2011
12.1.2011
PE455.872v01-00
 
B7-0044/2011

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Belarús


Elmar Brok, José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, Ioannis Kasoulides, Jacek Protasiewicz, Laima Liucija Andrikienė, Elena Băsescu, Piotr Borys, Michael Gahler, Andrzej Grzyb, Gunnar Hökmark, Tunne Kelam, Lena Kolarska-Bobińska, Krzysztof Lisek, Cristian Dan Preda, Ria Oomen-Ruijten, Jacek Saryusz-Wolski, Peter Šťastný, László Tőkés, Traian Ungureanu, Corien Wortmann-Kool, Paweł Zalewski en nombre del Grupo PPE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Belarús  
B7‑0044/2011

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus resoluciones anteriores sobre la situación en Belarús, y en particular su Resolución, de 17 de diciembre de 2009, sobre Belarús,

–   Vista la Decisión 2010/639/PESC del Consejo, de 25 de octubre de 2010, relativa a la adopción de medidas restrictivas contra determinados funcionarios de Belarús, por la que se prorrogan tanto las medidas restrictivas como la suspensión hasta el 31 de octubre de 2011,

–   Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de 25 octubre 2010,

–   Vista la Declaración de resultados y conclusiones preliminares sobre las elecciones presidenciales en Belarús de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE (OIDDH) y de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, de 20 de diciembre de 2010,

–   Vista la Comunicación de la Comisión, de 3 de diciembre de 2008, relativa a la Asociación Oriental (COM(2008)0823),

–   Vistas la Declaración del Consejo Europeo de los días 19 y 20 de marzo de 2009 sobre la Asociación Oriental y la Declaración conjunta de la Cumbre sobre la Asociación Oriental celebrada en Praga el 7 de mayo de 2009,

–   Vista la Declaración de la Comisión, de 21 de noviembre de 2006, sobre la disposición de la Unión Europea a renovar sus relaciones con Belarús y sus ciudadanos en el marco de la Política Europea de Vecindad (PEV),

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que en la Declaración de Praga, que también ha firmado el Gobierno de Belarús, se señala que los participantes en el Cumbre de Praga acuerdan que la Asociación Oriental se basará en el compromiso con los principios del Derecho internacional y los valores fundamentales, como la democracia, el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales,

B.  Considerando que, el 25 de octubre de 2010, el Consejo hizo un llamamiento «a las autoridades de Belarús para que garanticen unas elecciones [presidenciales] que atiendan a las normas y pautas internacionales en materia de elecciones y estén en consonancia con el compromiso asumido por Belarús en la OSCE y en la ONU»,

C. Considerando que el Consejo confirmó su voluntad de consolidar sus relaciones con Belarús en función de la evolución de este país hacia la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho, así como su voluntad a ayudarle a alcanzar estos objetivos, y que, se mostró dispuesto, supeditado a los avances de Belarús en estos ámbitos, a dar los pasos necesarios para mejorar las relaciones contractuales con Belarús,

D. Considerando que el Consejo, tras evaluar la evolución de Belarús, ha decidido ampliar las medidas restrictivas contra determinados funcionarios de Belarús pero suspender la aplicación de las restricciones relativas a los viajes, en ambos casos hasta el 31 de octubre de 2011,

E.  Considerando que Belarús se ha comprometido a examinar las recomendaciones formuladas por la OSCE y por su Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos relativas a la mejora de su ley electoral a fin de adaptarla a las normas internacionales sobre elecciones democráticas, así como a consultar las enmiendas propuestas con la OSCE; considerando que la Asamblea Nacional de Belarús ha aprobado una reforma de la legislación electoral sin consultar previamente a la OSCE,

F.  Considerando que, según se indica en la Declaración de resultados y conclusiones preliminares sobre las elecciones presidenciales en Belarús de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE y de la OIDDH, las elecciones presidenciales dejaron patente que Belarús todavía debe hacer esfuerzos considerables para cumplir sus compromisos contraídos en el marco de la OSCE, si bien se han realizado algunos avances concretos; y que la noche de la jornada electoral se vio empañada por la detención de la mayoría de los candidatos a la presidencia y de cientos de activistas, periodistas y representantes de la sociedad civil,

G. Considerando que el Presidente del Parlamento Europeo, la Alta Representante de la UE y el Secretario General de las Naciones Unidas han condenado la represión policial de la manifestación del 19 de diciembre de 2010 y otras medidas adoptadas por las fuerzas del orden contra la oposición democrática, los medios de comunicación libres y los activistas de la sociedad civil,

1.  Hace hincapié en que en las conclusiones preliminares de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE y de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE se señala que, si bien el proceso electoral general fue calificado de positivo, éste se deterioró de forma significativa durante el escrutinio, lo que socavó los esfuerzos realizados para mejorar el proceso; que el escrutinio se realizó, en gran medida, de modo no transparente, generalmente en silencio, lo que minó su credibilidad; que en numerosos casos los observadores tuvieron que enfrentarse a obstáculos de distinto tipo y no tuvieron realmente la oportunidad de observar el escrutinio; así como que, en algunos casos, las cifras que se consignaron en las actas de los resultados de las mesas electorales sufrieron modificaciones al llegar a las juntas electorales locales;

2.  Pide a las autoridades de Belarús que, en este contexto, repitan las elecciones presidenciales;

3.  Condena que la policía y los servicios de la KGB hayan recurrido a la fuerza bruta contra los manifestantes durante la jornada electoral y expresa su indignación, en particular, por el brutal ataque sufrido por el Sr. Niakliayeu, y señala que estos dos casos son ejemplos de violaciones serias de principios democráticos fundamentales como la libertad de reunión y la libertad de expresión, así como de los derechos humanos;

4.  Condena a las autoridades de Belarús por haber impedido a los detenidos un acceso sin restricciones a la asistencia jurídica y, en particular, médica;

5.  Condena el arresto y la detención de más de 700 manifestantes y de siete de los nueve candidatos a la presidencia;

6.  Expresa su preocupación ante los procedimientos penales seguidos por las autoridades de Belarús contra la práctica totalidad de los candidatos a la presidencia, dirigentes de la oposición democrática (Anatol Liebiedzka y Pavel Seviarynets) y un elevado número de activistas de la sociedad civil, periodistas, profesores y estudiantes, que podrían conllevar sentencias de hasta quince años de prisión;

7.  Condena la represión y el acoso sufridos por los activistas de la sociedad civil tras la jornada electoral, que incluyó registros masivos en viviendas privadas, oficinas de medios de comunicación y de organizaciones de la sociedad civil, así como expulsiones de universidades y centros de trabajo;

8.  Solicita la liberación inmediata e incondicional de todos los detenidos durante la jornada electoral e inmediatamente después de ésta, así como de Mikalai Autujovic, prisionero de conciencia reconocido por Amnistía Internacional;

9.  Lamenta la decisión de las autoridades de Belarús de poner fin a la misión de la Oficina de la OSCE en Belarús e insta a las autoridades de Belarús a que vuelvan inmediatamente sobre su decisión y a que reabran la Oficina;

10. Condena el bloqueo registrado en la jornada electoral de Belarús de varios sitios Internet importantes, incluidos los sitios web de las redes sociales y de la oposición; subraya que la legislación vigente en Belarús en materia de medios de comunicación no se atiene a las normas internacionales, por lo que solicita a las autoridades de Belarús que la revisen y la modifiquen;

11. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que revisen la política de la UE en relación con Belarús, incluidas las relaciones económicas; subraya que la Política Europea de Vecindad y la asistencia nacional en relación con Belarús deberían reorientarse para velar por una ayuda apropiada a la sociedad civil; reitera la importancia de un uso eficaz del Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos;

12. Pide a la Comisión, al Consejo, a la Alta Representante de la UE y a los Estados miembros que, en este contexto, respalden a la democracia en Belarús aumentando de modo significativo la ayuda financiera destinada a los medios de comunicación independientes (incluidos TV Belsat, European Radio for Belarus y Radio Racyja, entre otros) y a las organizaciones de la sociedad civil, que aumenten el número de becas destinadas a los estudiantes de Belarús reprimidos por sus actividades cívicas y expulsados de las universidades, y que contribuyan a la conferencia de donantes «Solidaridad con Belarús» que se celebrará en Varsovia el 2 de febrero de 2010, así como a la conferencia posterior que se celebrará en Vilnius;

13. Insta con vehemencia a la Comisión a que mantenga y aumente su ayuda financiera a la Universidad Europea de Humanidades, con sede en Vilnius (Lituania), que está dispuesta a aceptar a estudiantes expulsados de las universidades de Belarús tras la violenta represión registrada tras las elecciones presidenciales celebradas los días 19 y 20 de diciembre de 2010 en Belarús;

14. Pide a la Comisión que elabore un mecanismo de registro de las ONG a las que se les haya denegado el registro en Belarús por razones políticas para que puedan beneficiarse de los programas de la Comisión Europea; considera que, debido a la necesidad de reforzar la sociedad civil en Belarús, las ONG de Belarús deberían seguir participando en el Foro de la Sociedad Civil sobre la Asociación Oriental;

15. Pide a la Comisión que ponga fin a la cooperación existente en la actualidad y que retire la ayuda que presta a los medios de comunicación estatales de Belarús;

16. Insta a la Comisión Europea a que tome la iniciativa de analizar las posibilidades de crear un mecanismo de ayuda especial en relación con una asistencia financiera y técnica eficaz y directa dirigida a la sociedad civil, a unos medios de comunicación independientes y a las organizaciones políticas en Belarús;

17. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que reintroduzcan con carácter inmediato la prohibición relativa a la expedición de visados a las autoridades de Belarús y que la amplíen a los funcionarios del Estado, magistrados y funcionarios de los cuerpos de seguridad que pudieran considerarse responsables del fraude electoral y de la represión brutal así como de la detención de los miembros de la oposición registradas tras las elecciones (estas sanciones deberían permanecer en vigor, como mínimo, hasta que hayan sido liberados todos los prisioneros y detenidos y se les absuelvan de los cargos que se les imputan); acoge con satisfacción el buen ejemplo dado por el Gobierno de Polonia y el Parlamento de Lituania, que han impuesto sus propias restricciones a los viajes de los representantes del régimen de Minsk y, al mismo tiempo, han simplificado el acceso a la Unión Europea a los ciudadanos de Belarús;

18. Anima a todos los Gobiernos democráticos de Europa como, por ejemplo, los de Suiza y Noruega, a que impongan sanciones similares a los representantes del régimen de Belarús; expresa su decepción por la declaración realizada por el Presidente de la Federación de Rusia el 20 de diciembre de 2010;

19. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que congelen toda la ayuda macrofinanciera otorgada mediante préstamos del FMI así como las operaciones de préstamo en el marco de los programas del BEI y del BERD;

20. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que suspendan la participación de Belarús en las actividades relacionadas con la Asociación Oriental hasta que no se hayan registrado verdaderos cambios en Belarús, empezando por la liberación incondicional de todos los miembros de la oposición política;

21. Pide a la Comisión, al Consejo, a la Alta Representante de la UE y a los Estados miembros que limiten los contactos con las autoridades de Belarús al mínimo estrictamente necesario;

22. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que congelen los fondos de BelTechExport y de las demás empresas dedicadas a la exportación de armamento de Belarús;

23. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que intensifiquen sus trabajos sobre las directrices de negociación en relación con la celebración de acuerdos de facilitación de visados y de readmisión (excluidos los pasaportes diplomáticos) a fin de potenciar los contactos entre personas;

24. Pide a los socios internacionales de la Unión Europea que adopten una posición común y que sigan una estrategia similar en relación con el régimen de Belarús;

25. Expresa su opinión de que no deberían celebrarse en Belarús acontecimientos deportivos como, por ejemplo, el Campeonato del Mundo de hockey sobre hielo de 2014, mientras haya prisioneros políticos en ese país;

26. Pide a los socios de la Unión Europea que aúnen sus esfuerzos para crear una comisión internacional que lleve a cabo una investigación objetiva y detallada de los acontecimientos registrados los días 19 y 20 de diciembre de 2010;

27. Respalda la petición de la oposición de Belarús de crear una oficina de representación política de la oposición democrática de Belarús y de la sociedad civil de dicho país en Bruselas; hace hincapié en que los Estados miembros de la UE y sus socios deberían prestar un apoyo financiero adecuado a dicha oficina;

28. Insiste en que Belarús es bienvenida a la familia europea en la medida en que dicho país respete el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos;

29. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros, al Presidente, al Gobierno y al Parlamento de Belarús y a las Asambleas Parlamentarias del Consejo de Europa y de la OSCE.

Aviso jurídico - Política de privacidad