Propuesta de resolución - B7-0046/2011Propuesta de resolución
B7-0046/2011

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre la situación en Belarús

17.1.2011

para cerrar el debate tras la declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / de la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
de conformidad con el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento

Adrian Severin, Kristian Vigenin, Justas Paleckis, Marek Siwiec, Richard Howitt en nombre del Grupo S&D

Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0044/2011

Procedimiento : 2011/2514(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
B7-0046/2011
Textos presentados :
B7-0046/2011
Textos aprobados :

B7‑0046/2011

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Belarús

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus resoluciones anteriores sobre Belarús y, en particular, su Resolución de 17 de diciembre de 2009,

–   Vista la Decisión 2010/639/PESC del Consejo, de 25 de octubre de 2010, relativa a la adopción de medidas restrictivas contra determinados funcionarios de Belarús, por la que se prorrogan tanto las medidas restrictivas como la suspensión hasta el 31 de octubre de 2011, y la Declaración de resultados y conclusiones preliminares sobre las elecciones presidenciales en Belarús de la Oficina de Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos de la OSCE (OIDDH) y de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, de 20 de diciembre de 2010,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que, el 25 de octubre de 2010, el Consejo hizo un llamamiento «a las autoridades de Belarús para que garanticen unas elecciones [presidenciales] que atiendan a las normas y pautas internacionales en materia de elecciones y estén en consonancia con el compromiso asumido por Belarús en la OSCE y en la ONU»,

B.  Considerando que el Consejo confirmó su disposición a consolidar sus relaciones con Belarús en función de la evolución de este país hacia la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho,

C. Considerando que el Consejo, tras evaluar la evolución de Belarús, ha decidido prorrogar las medidas restrictivas contra determinados funcionarios de Belarús pero suspender su aplicación hasta el 31 de octubre de 2011,

D. Considerando que Belarús se ha comprometido a considerar las recomendaciones formuladas por la OSCE y la OIDDH relativas a la mejora de su ley electoral a fin de adaptarla a las normas internacionales sobre elecciones democráticas, así como a consultar con la OSCE las modificaciones propuestas; considerando que la Asamblea Nacional de Belarús ha aprobado recientemente una reforma de la legislación electoral sin consultar previamente a la OSCE,

E.  Considerando que, según la Declaración de resultados y conclusiones preliminares sobre las elecciones presidenciales en Belarús de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE y la OIDDH, se produjeron algunas mejoras en la etapa previa a las elecciones, pero quedaron ensombrecidas por las serias irregularidades constatadas el día de las elecciones y por la violencia de la noche del 19 de diciembre,

F.  Considerando que más de 700 personas fueron detenidas por participar en la manifestación del 19 de diciembre en Minsk, la mayoría de las cuales fueron liberadas tras cumplir breves sentencias administrativas, a diferencia de 24 militantes de la oposición, de los que seis eran candidatos a las elecciones presidenciales, y periodistas, acusados de «organizar desórdenes masivos» acompañados de actos violentos y resistencia armada, lo que podría condenarse con sentencias de hasta 15 años de prisión; considerando que pronto podrían ser imputadas otras 14 personas;

G. Considerando que 15 de los detenidos están reconocidos como presos de conciencia por Amnistía Internacional, y que les ha sido denegado el acceso a asesoramiento jurídico y asistencia médica,

H. Considerando que el Presidente del Parlamento Europeo, la Alta Representante de la UE y el Secretario General de las Naciones Unidas han condenado la represión policial de la manifestación del 19 de diciembre de 2010 y otras medidas adoptadas por las fuerzas del orden contra la oposición democrática, los medios de comunicación libres y los activistas de la sociedad civil,

1.  Considera, sobre la base de las conclusiones preliminares de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE y la OIDDH, que las elecciones presidenciales del 19 de diciembre de 2010 no han cumplido las normas internacionales para poder ser consideradas como unas elecciones libres, justas y transparentes; considera que estas elecciones representan otra oportunidad perdida para una transición democrática en Belarús y hace un llamamiento, a la luz de las numerosas irregularidades graves señaladas por la OIDDH, para que se celebren nuevas elecciones;

2.  Condena que el recurso a la fuerza bruta por la policía y los servicios de la KGB contra los manifestantes durante la jornada electoral como ejemplo de violación grave de principios democráticos fundamentales como la libertad de reunión y la libertad de expresión, así como de los derechos humanos;

3.  Condena enérgicamente las detenciones y la privación de libertad de más de 700 manifestantes y de siete de los nueve candidatos alternativos a la presidencia; expresa su profunda preocupación ante los procedimientos penales iniciados por las autoridades de Belarús contra varios candidatos a la presidencia, dirigentes de la oposición democrática y un gran número de activistas de la sociedad civil, periodistas, profesores y estudiantes;

4.  Pide la liberación inmediata e incondicional de todos los detenidos durante la jornada electoral y posteriormente y exige que se facilite de inmediato el acceso a asesoramiento jurídico independiente y atención médica a todos aquellos que lo necesiten;

5.  Condena la represión y el acoso de los activistas de la sociedad civil tras la jornada electoral, que incluyó registros masivos en viviendas privadas, oficinas de medios de comunicación y de organizaciones de la sociedad civil, así como expulsiones de universidades y centros de trabajo;

6.  Condena el bloqueo en la jornada electoral de Belarús de varios sitios Internet importantes, incluidos los sitios web de las redes sociales y de la oposición, y subraya que la legislación vigente en Belarús sobre medios de comunicación no se atiene a las normas internacionales, por lo que solicita a las autoridades de Belarús que la revisen y la modifiquen;

7.  Lamenta profundamente la decisión de las autoridades belarusas de poner fin a la misión de la Oficina de la OSCE en Belarús y les insta a que vuelvan sobre su decisión;

8.  Pide a la Comisión que apoye por todos los medios económicos y políticos los esfuerzos de la sociedad civil belarusa, los medios de comunicación independientes y las organizaciones no gubernamentales de Belarús por promover la democracia y oponerse al régimen; respalda la petición de la oposición belarusa de que se aumente el apoyo económico a la representación política de la oposición democrática y la sociedad civil de Belarús en Bruselas; pide asimismo a la Comisión que ponga fin a la cooperación actual y que retire la asistencia prestada a los medios de comunicación estatales de Belarús;

9.  Recomienda que la Comisión Europea inicie un procedimiento de diálogo, consultas y coordinación política con los países vecinos de Belarús no miembros de la UE, que tradicionalmente han mantenido relaciones especiales con este país y son también socios de la UE, concretamente Rusia y Ucrania, a fin de aumentar al máximo la eficacia de la política de la UE hacia Belarús y de cooperar con miras a encontrar un equilibrio entre la reacción contra el déficit democrático y las violaciones de los derechos humanos en Belarús y la necesidad de evitar el aislamiento internacional de este país;

10. Insta a la Comisión a que mantenga y aumente su ayuda financiera a la Universidad Europea de Humanidades, con sede en Vilnius (Lituania), que aumente el número de becas destinadas a estudiantes belarusos objeto de represión por sus actividades cívicas y expulsados de las universidades, y que contribuya a la conferencia de donantes «Solidaridad con Belarús» de Varsovia (2 de febrero de 2010) y a la próxima conferencia de Vilnius;

11. Pide al Consejo, a la Comisión y a la Alta Representante de la UE que restablezcan de inmediato la prohibición de visados y la congelación de activos financieros impuestas a los funcionarios del Estado de Belarús, magistrados y miembros de las fuerzas de seguridad que pueden ser considerados responsables del fraude electoral y de la brutal represión, así como de las detenciones de miembros de la oposición tras las elecciones; considera que las sanciones deben mantenerse en vigor como mínimo hasta la puesta en libertad sin cargos de todos los presos políticos y detenidos;

12. Pide a todos los demás gobiernos democráticos de Europa y del mundo que impongan sanciones similares a los representantes del régimen de Belarús; destaca que toda sanción contra el régimen de Belarús debe dirigirse contra sus funcionarios y no debe dar lugar a un mayor aislamiento ni empeorar la situación de los ciudadanos de Belarús interrumpiendo u obstaculizando sus posibles vínculos con ciudadanos de la UE en ámbitos empresariales, científicos, culturales, turísticos o de otro tipo; subraya que la reconfiguración de la política de la UE hacia Belarús debe dar lugar a un mayor reconocimiento por los ciudadanos de Belarús de la necesidad de cooperar con la UE;

13. Pide a las autoridades de Belarús que permitan una investigación internacional independiente de los acontecimientos de los días 19 y 20 de diciembre de 2010;

14. Pide a las instituciones de la UE y a los Estados miembros que suspendan los contactos de alto nivel con las autoridades de Belarús y que los limiten exclusivamente a consultas técnicas;

15. Recomienda a los Estados miembros de la Unión Europea y a los países socios que revisen sus relaciones económicas y empresariales con Belarús;

16. Pide a la Comisión, al Consejo y a la Alta Representante de la UE que intensifiquen sus trabajos sobre las directrices de negociación sobre acuerdos de facilitación de visados y readmisión, a fin de potenciar los contactos entre personas; pide a los Estados miembros que, con independencia de la facilitación de visados, consideren la posibilidad de rebajar las tasas para los visados concedidos a ciudadanos de Belarús, e incluso de suprimirlas para estudiantes, científicos y artistas; subraya que el proceso de liberalización de visados, que debe llevarse a cabo en el plazo más breve posible, debe tener como resultado visados Schengen baratos y de fácil acceso para los ciudadanos de Belarús;

17. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Alta Representante de la UE, al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros, al Presidente, al Gobierno y al Parlamento de Belarús y a las Asambleas Parlamentarias del Consejo de Europa y de la OSCE.