Procedimiento : 2011/2645(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0254/2011

Textos presentados :

B7-0254/2011

Debates :

PV 06/04/2011 - 13
CRE 06/04/2011 - 13

Votaciones :

PV 07/04/2011 - 6.3

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0148

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 127kWORD 71k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0249/2011
4.4.2011
PE459.791v01-00
 
B7-0254/2011

tras la declaración de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Siria, Bahréin y Yemen


Anneli Jäätteenmäki, Marielle De Sarnez, Edward McMillan-Scott, Ramon Tremosa i Balcells, Kristiina Ojuland, Sonia Alfano, Marietje Schaake en nombre del Grupo ALDE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Siria, Bahréin y Yemen  
B7‑0254/2011

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Siria y Yemen,

–   Visto su Informe, de 24 de marzo de 2011, sobre las relaciones de la Unión Europea con el Consejo de Cooperación del Golfo,

–   Vista la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948,

–   Visto su Informe que contiene la recomendación del Parlamento Europeo al Consejo sobre la celebración de un Acuerdo Euromediterráneo de Asociación entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la República Árabe Siria, por otra, aprobado el 10 de octubre de 2006,

–   Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) de 1966, ratificado por Siria,

–   Vista la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, de 1975, ratificada por Siria el 18 de septiembre de 2004,

–   Vistas las Declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 10, 15 y 17 de marzo de 2011, sobre Bahréin,

–   Vistas las Declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 10 y 17 de marzo de 2011, sobre Yemen,

–   Vistas las Declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 18, 22, 24 y 26 de marzo de 2011, sobre Siria,

–   Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores celebrado en Bruselas el 21 de marzo de 2011,

–   Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 24 y 25 de marzo de 2011,

–   Vista la Comunicación conjunta sobre una Asociación para la Democracia y la Prosperidad Compartida con el Mediterráneo Meridional en favor de un mayor apoyo a la transformación democrática y la sociedad civil, en repuesta a los acontecimientos históricos que se están registrando en la región, de 8 de marzo de 2011,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que en las manifestaciones que han tenido lugar recientemente en varios países árabes del norte de África y de Oriente Próximo se ha reivindicado el fin de los regímenes autoritarios, así como reformas políticas, económicas y sociales, libertad, democracia y mejores condiciones de vida para los ciudadanos ordinarios; que las protestas masivas en numerosos países árabes han demostrado que los regímenes antidemocráticos y autoritarios no pueden garantizar de forma creíble la estabilidad, y que los valores democráticos constituyen elementos centrales en las asociaciones económicas y políticas,

B.  Considerando que en Bahréin, Siria y Yemen, al igual que en otros países árabes, como Túnez, Egipto, Libia, Argelia, Marruecos y Jordania, los manifestantes han exigido la pasada semana la aplicación de reformas que garanticen un mejor reparto de la riqueza, la protección de los derechos sociales y civiles y un sistema político más democrático,

C. Considerando que uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad en Bahréin, Siria y Yemen se ha traducido en numerosos muertos y heridos,

D. Considerando que en marzo en los sitios web de las redes sociales se pedía la celebración de manifestaciones pacíficas en apoyo de reformas democráticas, la liberación de los presos de conciencia y el final del estado de emergencia (instaurado en 1963), a lo que siguieron numerosas reuniones pacíficas en Siria, y que la Ley de emergencia está limitando de hecho el ejercicio por parte de los ciudadanos de sus derechos civiles y políticos, al tiempo que permite que de las autoridades sirias controlen el sistema judicial, lo que viola el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), ratificado por Siria,

E.  Considerando que las manifestaciones comenzaron en la ciudad de Deraa, situada al sur de Siria, y se extendieron a un gran número de ciudades y pueblos del país; que las autoridades sirias han reprimido las manifestaciones utilizando fuego real para dispersar a los grupos pacíficos, y han detenido a cientos de civiles,

F.  Considerando que, el miércoles 23 de marzo, el ejército sirio penetró en la mezquita Omari de Deraa y abrió fuego contra civiles desarmados, y que, en diferentes partes de la ciudad, se cortaron el suministro eléctrico y las comunicaciones,

G. Considerando que en Bahréin y Yemen se ha declarado el estado de emergencia,

H. Considerando que, según diferentes informaciones, en Bahréin se ha detenido a personal médico, defensores de los derechos humanos y activistas políticos, y las fuerzas de seguridad se han hecho con el control de los hospitales, mientras que en Yemen las fuerzas de seguridad han obstruido el paso de las ambulancias que transportaban a los hospitales a los manifestantes antigubernamentales heridos,

I.   Considerando que la situación en Bahréin sigue siendo tensa y, al parecer, la pasada semana se daba por desaparecidas a entre cincuenta y cien personas, y que, según parece, entre las personas detenidas se encuentran activistas políticos, defensores de los derechos humanos y médicos y enfermeras del Hospital Salmaniya,

J.   Considerando que cientos de civiles resultaron muertos durante las operaciones militares contra los houthis en Saada, en el norte de Yemen, al unirse Arabia Saudí al ejército yemení en las operaciones de combate, y que las autoridades yemeníes han utilizado la guerra contra el terrorismo como pretexto para lanzar campañas militares contra las provincias del sur, cuyos habitantes participan en las protestas generalizadas contra las políticas de marginalización y exclusión y la represión en curso contra los ciudadanos del sur del país,

K. Considerando que, a raíz de la solicitud del Gobierno de Bahréin, se han desplegado en dicho país fuerzas de seguridad del Consejo de Cooperación del Golfo procedentes de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait,

1.  Celebra la «primavera árabe» y la oleada de revoluciones y protestas populares contra los regímenes autoritarios como una muestra de valor, determinación y deseo de un cambio democrático en toda la región; transmite sus condolencias a las familias de las víctimas inocentes de los enfrentamientos, y elogia el valor y la determinación de los pueblos árabes en favor del cambio democrático;

2.  Manifiesta su profunda inquietud por el nivel de la violencia desplegada contra los manifestantes que ha caracterizado las protestas en los tres países, condena enérgicamente el uso de la fuerza e insta a las fuerzas de seguridad a abstenerse de recurrir a la violencia; destaca la necesidad de prestar atención a las aspiraciones democráticas y abordarlas a través de un diálogo político inclusivo y de auténticas reformas, y no mediante la represión;

3.  Insta a todas las partes a que inicien un diálogo constructivo e inclusivo; reitera la importancia de las reformas políticas y económicas para la estabilidad futura de Yemen, Siria y Bahréin, y afirma, a este respecto, estar dispuesto a apoyar a la población;

4.  Pide a las autoridades sirias, yemeníes y bahreiníes que respeten sus compromisos internacionales respecto de los derechos humanos y las libertades fundamentales;

5.  Pide a las autoridades de dichos países que:

–  levanten de inmediato el estado de emergencia;

–  pongan inmediatamente en libertad a todos los presos políticos;

–             consagren la libertad de expresión y de asociación en sus ordenamientos jurídicos y en la práctica;

–  impulsen medidas para luchar contra la corrupción;

–  garanticen la igualdad de derechos para las minorías;

–  garanticen el acceso a los medios de comunicación, como Internet y la telefonía móvil;

–  garanticen el acceso a los medios de comunicación independientes;

6.  Condena la injerencia de las autoridades de Bahréin y Yemen en los servicios de atención médica y en el acceso a las instalaciones sanitarias;

7.  Insta a la UE y a los Estados miembros a que no solo condenen los asesinatos y detenciones de cientos de manifestantes, incluidos niños, sino a que también pidan la aplicación de reformas profundas, el final del estado policial y la liberación de los presos políticos;

8.  Observa que la decisión adoptada por Yemen de embarcarse en un proceso de reformas es un paso importante que la Unión Europea y sus Estados miembros deberían apoyar; pide al Presidente Saleh que adopte medidas concretas para poner en práctica su promesa de transferir pacíficamente el poder a través de unas instituciones democráticas;

9.  Pide al Gobierno de Bahréin y a las demás partes que emprendan un diálogo profundo y constructivo sin demora ni condiciones previas, con el fin de introducir reformas; acoge positivamente el anuncio del Secretario General de las Naciones Unidas de que esta organización está preparada para apoyar los esfuerzos nacionales, caso de que así se solicite;

10. Toma nota de la dimisión del Gobierno con fecha de 29 de marzo, pero opina que este acto no bastará para satisfacer las crecientes frustraciones del pueblo sirio;

11. Insta al Presidente Bachar el Asad a poner término a la represión brutal contra los manifestantes y a abstenerse de cometer actos violentos; pide que se ponga de inmediato en libertad a los manifestantes, periodistas, defensores de los derechos humanos y presos políticos, y que cese el monopolio del partido Baas sobre el Estado y la sociedad sirios;

12. Pide a las autoridades sirias que emprendan un diálogo profundo y constructivo con las demás partes para atender las exigencias y aspiraciones legítimas de los manifestantes;

13. Pide que la asistencia de la UE a los procesos democráticos en la región del Mediterráneo garantice la plena participación en la vida política de todos los ciudadanos y en particular de las mujeres, que han desempeñado un papel crucial en las exigencias de cambio democrático;

14. Pide a la UE que asuma inmediatamente el liderazgo y convoque una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos para tratar los abusos cometidos en Siria, Yemen y Bahréin durante las acciones contra las manifestaciones y la represión de la disidencia;

15. Pide a la UE que prohíba inmediatamente todo tipo de asistencia en materia de seguridad a Bahréin, incluida la venta de material antidisturbios y equipamiento militar, hasta que las autoridades de dicho país pongan término a los abusos y detengan a los responsables;

16. Subraya los compromisos asumidos por la Alta Representante/Vicepresidenta de la Comisión en la Comunicación conjunta sobre una Asociación para la Democracia y la Prosperidad Compartida con el Mediterráneo Meridional en favor de un mayor apoyo a la transformación democrática y la sociedad civil, en repuesta a los acontecimientos históricos que se están registrando en la región; pide, por ello, a la Alta Representante/Vicepresidenta de la Comisión, al Consejo y a la Comisión que apoyen las aspiraciones legítimas y las expectativas políticas de la población siria, y que, tras la violenta represión registrada, dejen de insistir en que se celebre el Acuerdo de asociación UE-Siria; opina que la celebración de dicho acuerdo debe depender de la capacidad de las autoridades sirias para realizar las esperadas reformas democráticas;

17. Pide a la Comisión que use plena y eficazmente el apoyo disponible a través del IEVA, de la IEDDH y del Instrumento de Estabilidad, y que elabore urgentemente propuestas concretas sobre la mejor manera de que la futura asistencia financiera de la UE ayude a los países y sociedades civiles de Oriente Próximo y del Golfo en su transición hacia la democracia y el respeto de los derechos humanos;

18. Pide al Consejo y a los Estados miembros que revisen sus políticas respecto de Bahréin, Siria y Yemen, y adopten una posición común de la UE firme en contra de las violaciones de los derechos humanos en dichos países; subraya que deben preverse sanciones en caso de que sigan violándose los derechos humanos de los civiles;

19. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Consejo y a la Comisión, al Secretario General de las Naciones Unidad, al Rey, al Gobierno y al Parlamento del Reino de Bahréin, al Presidente, al Gobierno y al Parlamento de la República de Yemen, y al Presidente, al Gobierno y al Parlamento de la República Árabe Siria.

Aviso jurídico - Política de privacidad