Propuesta de resolución - B7-0530/2011Propuesta de resolución
B7-0530/2011

    PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre la situación en Palestina

    27.9.2011

    tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
    presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento

    Charles Tannock, Ryszard Antoni Legutko, Geoffrey Van Orden, Ryszard Czarnecki, Tomasz Piotr Poręba, Peter van Dalen, Marek Henryk Migalski, Michał Tomasz Kamiński, Adam Bielan en nombre del Grupo ECR

    Procedimiento : 2011/2828(RSP)
    Ciclo de vida en sesión
    Ciclo relativo al documento :  
    B7-0530/2011
    Textos presentados :
    B7-0530/2011
    Textos aprobados :

    B7‑0530/2011

    Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Palestina

    El Parlamento Europeo,

    –   Vistas sus resoluciones anteriores sobre Oriente Próximo,

    –   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos,

    –   Vista la visita de la Alta Representante y Vicepresidenta de la Comisión a Israel y los Territorios Palestinos los días 27 a 29 de agosto de 2011,

    –   Vistas las Conclusiones del Consejo sobre el proceso de paz en Oriente Próximo adoptadas el 18 de julio de 2011,

    –   Visto el artículo 110, apartado 2, del Reglamento,

    A. Considerando que las negociaciones directas entre Israel y Palestina se interrumpieron en septiembre de 2010 y hasta la fecha no se han reanudado, a pesar de las numerosas propuestas hechas por el Cuarteto e Israel;

    B.  Considerando que Mahmud Abbás, Presidente de la Autoridad Palestina, ha presentado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una solicitud de ingreso de un Estado palestino en las Naciones Unidas;

    C. Considerando que la decisión del Sr. Abbás ha producido una brecha con Hamás, que no ha sido consultada sobre esta iniciativa y que ha prohibido la celebración en Gaza de manifestaciones para apoyarla;

    D. Considerando que la Organización para la Liberación de Palestina posee el estatuto de observador ante las Naciones Unidas desde 1974;

    E.  Considerando que los marcos internacionalmente aceptados para la paz en Oriente Próximo, como las resoluciones 242, 338 y 1850 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Hoja de Ruta, piden una solución para el conflicto negociada entre las partes y rechazan toda acción unilateral;

    F.  Considerando que Israel prosigue la construcción de asentamientos en Cisjordania y en Jerusalén Este;

    G. Considerando que la Primavera árabe y los cambios que ha producido en países vecinos de Israel hacen aún más urgente la solución del conflicto israelí-palestino; considerando que el Primer Ministro de Egipto ha declarado que el tratado de paz entre su país e Israel no era «sagrado» y estaba permanentemente abierto a debate o modificación;

    H. Considerando que Al Fatah y Hamás, facciones palestinas rivales, han firmado un acuerdo de reconciliación que contempla la creación de un gobierno palestino en funciones con miras a la celebración de elecciones nacionales en 2012;

    I.   Considerando que Hamás figura en la lista de la Unión Europea de organizaciones terroristas y que sigue rechazando los tres principios del Cuarteto: reconocimiento del derecho a la existencia del Estado de Israel, aceptación de las obligaciones internacionales de la Autoridad Palestina y condena de la violencia;

    J.   Considerando que Benjamin Netanyahu, Primer Ministro de Israel, ha pedido la vuelta a las conversaciones directas sin condiciones previas;

    K. Considerando que Palestina depende en gran medida de la ayuda económica internacional, especialmente de la Unión Europea y de los Estados Unidos, que le proporcionan agua, electricidad y asistencia para la recaudación de impuestos;

    L.  Considerando que la Unión Europea es el mayor donante de asistencia financiera a los palestinos, incluidos los refugiados palestinos;

    M. Considerando que los 27 Estados miembros de la Unión Europea se han reservado su posición sobre la resolución que pudiera someterse a la Asamblea General, con el fin de ejercer la mayor presión posible sobre ambas partes para que reanuden las negociaciones;

    1.  Reitera su apoyo a una solución de dos Estados, acordada y respetada por israelíes y palestinos y basada en las fronteras de 1967, con acuerdos de canjes de territorios por paz, que debe alcanzarse mediante negociaciones directas y no con pasos unilaterales;

    2.  Pide a ambas partes que reanuden las conversaciones directas sin condiciones previas a fin de llegar a una solución duradera; cree firmemente que el único camino para alcanzar una paz genuina y sostenible pasa por las negociaciones;

    3.  Destaca que una hipotética resolución que pudiera aprobarse en las Naciones Unidas no cambiaría la situación sobre el terreno y que numerosas cuestiones pendientes, como las fronteras, los refugiados, el estatuto de Jerusalén y el agua, seguirían pendientes de solución mediante conversaciones directas entre Palestina e Israel;

    4.  Pide al Cuarteto que aproveche con eficacia el tiempo que media entre la presentación de la solicitud de adhesión palestina y la votación en el Consejo de Seguridad para convencer a ambas partes de que reanuden las conversaciones directas; destaca, en este contexto, el papel central del Cuarteto en la creación de una perspectiva creíble de relanzamiento del proceso de paz;

    5.  Toma nota de las conversaciones y la cooperación entre Al Fatah y Hamás y espera que las dos facciones palestinas puedan avanzar por una vía democrática, pacífica y no violenta que lleve a un resultado pacífico por ambas partes; pide, a este respecto, al Gobierno palestino en funciones que, tan pronto como se forme, acepte los principios del Cuarteto y actúe con arreglo a ellos;

    6.  Señala que, de no condenar la violencia y aceptar los principios del Cuarteto, Hamás seguirá figurando en la lista de la Unión Europea de organizaciones terroristas prohibidas, lo que dificultará la cooperación de la Unión Europea con el nuevo Gobierno palestino;

    7.  Declara que mientras persistan la violencia, los conflictos, la falta de cooperación y las circunstancias económicas adversas, una generación de jóvenes, tanto israelíes como palestinos, se hará adulta en la región sin haber vivido nunca en paz, lo que repercutirá negativamente en Israel y Palestina, Oriente Próximo y Europa;

    8.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Estados miembros, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Cuarteto, al Enviado del Cuarteto a Oriente Próximo, a la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea, al Gobierno y al Parlamento de Israel, al Presidente de la Autoridad Palestina y al Consejo Legislativo Palestino.