Procedimiento : 2012/2659(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0281/2012

Textos presentados :

B7-0281/2012

Debates :

Votaciones :

PV 13/06/2012 - 9.4

Textos aprobados :

P7_TA(2012)0248

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 123kWORD 68k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0281/2012
6.6.2012
PE489.310v01-00
 
B7-0281/2012

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Sudán y en Sudán del Sur (2012/2659(RSP))


Véronique De Keyser, Ana Gomes, Ricardo Cortés Lastra, Pino Arlacchi, Patrice Tirolien, Liisa Jaakonsaari en nombre del Grupo S&D

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Sudán y en Sudán del Sur (2012/2659(RSP))  
B7‑0281/2012

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores resoluciones sobre Sudán,

–   Vista la Resolución 2046 (2012) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 2 de mayo de 2012, sobre la situación en Sudán y en Sudán del Sur,

–   Vista la declaración de la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad / Vicepresidenta de la Comisión, Catherine Ashton, que acoge con satisfacción la Resolución 2046 (2012) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 2 de mayo de 2012,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que la escalada de las tensiones entre Sudán y Sudán del Sur ha llevado recientemente a estos dos países al borde de la guerra;

B.  Considerando que los reiterados incidentes de violencia transfronteriza entre Sudán y Sudán del Sur, con movimientos de tropas, la toma y la ocupación de Heglig, el apoyo a fuerzas afines, el apoyo de ambas partes a los respectivos grupos rebeldes y los combates entre las Fuerzas Armadas Sudanesas (FAS) y el Ejército Popular de Liberación del Sudán (EPLS), han convertido el conflicto en una confrontación en toda regla;

C. Considerando que los combates entre Sudán y Sudán del Sur y los combates continuos en los Estados sudaneses de Kordofan del Sur y Nilo Azul han producido una grave situación humanitaria;

D. Considerando que la falta de acuerdo sobre disposiciones económicas transitorias entre ambos países, incluidas las relativas al uso del petróleo, ha dado lugar a la incautación de petróleo de Sudán del Sur por Jartum y a la decisión de Sudán del Sur de cesar la producción de petróleo, lo que ha contribuido en buena parte a la crisis actual;

E.  Considerando que, el 29 de junio de 2011, se celebró el Acuerdo sobre seguridad fronteriza entre el Gobierno de Sudán y el Gobierno de Sudán del Sur y se concluyó el Mecanismo político y de seguridad conjunto, con el compromiso de crear una zona fronteriza desmilitarizada segura, y que, el 30 de julio de 2011, se celebró el Acuerdo sobre la Misión de Apoyo a la Vigilancia de Fronteras entre el Gobierno de Sudán y el Gobierno de Sudán del Sur;

F.  Considerando que Sudán del Sur ha anunciado la retirada inmediata de la zona de Abyei, de conformidad con el Acuerdo de 20 de junio de 2011 entre Sudán y Sudán del Sur;

G. Considerando que décadas de desconfianza mutua han impedido a ambas partes hacer gestos para calmar la situación y proseguir negociaciones serias;

1.  Pide a Sudán y a Sudán del Sur que pongan fin a las hostilidades y den muestras de su voluntad política de resolver los asuntos pendientes tras la secesión, basándose en la hoja de ruta respaldada en la Resolución 2046 (2012) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 2 de mayo de 2012;

2.  Se felicita de que tanto Sudán como Sudán del Sur hayan aceptado la hoja de ruta y hayan confirmado su adhesión al cese inmediato de las hostilidades como un primer paso importante en la dirección correcta; se felicita de la reanudación de las negociaciones directas en Addis Abeba y de la función de la Unión Africana y la mediación de Thabo Mbeki en este proceso;

3.  Insta a Sudán y a Sudán del Sur a que den muestras de su voluntad política y práctica de seguir por la vía de la paz abordando las preocupaciones de ambas partes en materia de seguridad mediante unas negociaciones fructíferas en el marco del Mecanismo político y de seguridad conjunto, empezando por la retirada incondicional de todas sus fuerzas armadas a su correspondiente lado de la frontera, de conformidad con los acuerdos alcanzados previamente, en particular el Acuerdo sobre la Misión de Apoyo a la Vigilancia de Fronteras de 30 de julio de 2011;

4.  Pide la activación inmediata del Mecanismo conjunto de verificación y vigilancia de fronteras mediante el envío de observadores internacionales y otro personal a la zona para controlar la situación y contribuir a garantizar el cumplimiento;

5.  Pide a Sudán y a Sudán del Sur que apliquen los aspectos pendientes del Acuerdo de 20 de junio de 2011 sobre Medidas Temporales para la Administración y Seguridad del Área de Abyei, en particular la retirada de las fuerzas de seguridad de Sudán y Sudán del Sur de la zona de Abyei; acoge con satisfacción el anuncio de Sudán del Sur de que retirará de inmediato sus fuerzas de la región de Abyei, y pide al Gobierno de Sudán que haga lo mismo;

6.  Acoge con beneplácito la retirada de Heglig del ejército de Sudán del Sur, y pide el cese inmediato de los bombardeos aéreos de las Fuerzas Armadas Sudanesas contra Sudán del Sur;

7.  Pide a Sudán y a Sudán del Sur que dejen de acoger a grupos rebeldes y de apoyarlos en contra del otro Estado;

8.  Se declara decidido a ver a Sudán y a Sudán del Sur convertirse en dos Estados prósperos económicamente que vivan uno al lado del otro en condiciones de paz, seguridad y estabilidad, y subraya la importancia de fomentar la confianza mutua y de crear un entorno que propicie la estabilidad y el desarrollo económico a largo plazo;

9.  Condena enérgicamente todos los actos de violencia perpetrados contra civiles en violación del Derecho internacional humanitario y de la legislación sobre derechos humanos;

10. Pide a todas las partes que promuevan y protejan los derechos humanos, incluidos los de las mujeres y los niños, que cumplan sus obligaciones derivadas del Derecho internacional, en particular el Derecho internacional humanitario y las normas internacionales de derechos humanos, y pide que se haga rendir cuentas a los responsables de violaciones graves de esas normas, incluida la violencia sexual;

11. Insta encarecidamente a Sudán y a Sudán del Sur a que permitan el acceso humanitario a la población afectada en las zonas en conflicto, asegurando, de conformidad con el Derecho internacional aplicable y con el Derecho internacional humanitario, el acceso seguro, sin trabas e inmediato de personal humanitario de las Naciones Unidas y de otras organizaciones, así como la entrega de suministros y equipo, para que ese personal pueda realizar con eficacia la tarea de prestar asistencia a la población civil afectada por el conflicto;

12. Insta a ambas partes a que pongan fin a la retórica incendiaria y la propaganda hostil, que dan lugar por ambas partes a satanización, xenofobia y amenazas de violencia; pide a ambos Gobiernos que asuman la plena responsabilidad de la protección recíproca de los nacionales del otro Estado, de acuerdo con los principios internacionales y en coherencia con el Acuerdo marco sobre el estatuto de los nacionales del otro Estado y asuntos afines rubricado en marzo de 2012;

13. Pide que se lleve a cabo una investigación imparcial para evaluar las pérdidas y los daños económicos y humanitarios, incluidos los sufridos por las instalaciones petrolíferas y otras infraestructuras esenciales, en Heglig y sus inmediaciones;

14. Insiste en que no puede haber una solución militar al conflicto de Kordofán del Sur y el Nilo Azul, y destaca la urgente necesidad de encontrar una solución política y negociada, basada en el respeto de la diversidad desde la unidad;

15. Insta encarecidamente a Sudán y a Sudán del Sur a que lleguen a un acuerdo sobre las disposiciones económicas transitorias pendientes entre ambos países, incluidas las relativas al uso del petróleo;

16. Tiene el convencimiento de que la estabilidad de la región a largo plazo requiere una nueva estrategia internacional, unificada y general, en la que la UE podría desempeñar un papel junto con otros actores mundiales y regionales, y que se centraría no solamente en cuestiones Norte-Sur y en la situación en Kordofán Meridional y el Nilo Azul, sino también en el proceso de reformas en Sudán, pendiente desde hace largo tiempo, y en la profundización de las reformas democráticas en Sudán del Sur; pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión y a la Comisión que estén preparadas para ofrecer la asistencia necesaria si el Partido del Congreso Nacional en el poder acepta un diálogo nacional libre y sin restricciones encaminado a establecer unas disposiciones constitucionales incluyentes aceptadas por todos y da pasos genuinos hacia el fin de la impunidad en Darfur, Kordofán del Sur y el Nilo Azul;

17. Pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión y a la Comisión que intensifiquen la visibilidad y la eficacia de la función de la UE en la resolución del conflicto optimizando las sinergias entre los diplomáticos nacionales, el SEAE, el personal de la Comisión Europea y el actual equipo REUE;

18. Pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión y a la Comisión que apoyen las iniciativas destinadas a mejorar la transparencia y responsabilidad de las empresas involucrando a las empresas petroleras que operan en Sudán y Sudán del Sur (China, Malasia e India), así como a los principales clientes de estos dos países (Japón);

19. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Comisión, a los Jefes de Estado y de Gobierno y a los Parlamentos de los Estados miembros de la UE, a los Gobiernos y los Parlamentos de Sudán y de Sudán del Sur, a los Jefes de Estado y de Gobierno de los Estados miembros de la Liga Árabe y a las Instituciones de la Unión Africana.

Aviso jurídico - Política de privacidad