Propuesta de resolución - B7-0288/2012Propuesta de resolución
B7-0288/2012

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre Sudán y Sudán del Sur

6.6.2012 - (2012/2659(RSP))

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento

Sabine Lösing, Willy Meyer, Marie-Christine Vergiat, Patrick Le Hyaric, Jacky Hénin, Younous Omarjee, João Ferreira en nombre del Grupo GUE/NGL

Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0281/2012

Procedimiento : 2012/2659(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
B7-0288/2012
Textos presentados :
B7-0288/2012
Debates :
Textos aprobados :

B7‑0288/2012

Resolución del Parlamento Europeo sobre Sudán y Sudán del Sur

(2012/2659(RSP))

El Parlamento Europeo,

–   Vista la hoja de ruta adoptada por el Consejo de Paz y de Seguridad de la Unión Africana el 24 de abril de 2012,

–   Vista la Resolución 2046 (2012) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,

–   Vista la declaración de la Alta Representante de la Unión / Vicepresidenta de la Comisión, de 5 de mayo de 2012,

–   Visto el Acuerdo General de Paz para Sudán de 2005,

–   Vistas la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) y la Fuerza Provisional de Seguridad de las Naciones Unidas para Abyei (UNISFA),

–   Visto el artículo 110, apartado 2, del Reglamento,

A. Considerando que Sudán del Sur es un Estado independiente desde julio de 2011 a raíz del Acuerdo General de Paz de 2005 y tras un referéndum celebrado solamente en el sur de Sudán;

B.  Considerando que Sudán del Sur es uno de los países más pobres y menos desarrollados del mundo, con una de las tasas de mortalidad infantil más elevadas y con los indicadores de educación más bajos en el mundo;

C. Considerando que la mayor parte de las reservas de petróleo de la región están situadas en las zonas de Kordofán del Sur y de Abyei; que más del 80 % del presupuesto de Sudán del Sur y aproximadamente el 50 % del presupuesto de Sudán se basan en la explotación y la exportación de petróleo;

D. Considerando que el Acuerdo General de Paz ha suspendido una larga guerra civil en Sudán pero aún no se ha aplicado del todo ya que siguen pendientes algunas cuestiones importantes, como la delimitación de las fronteras y de la zona desmilitarizada a lo largo de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur, la nacionalidad, la distribución de los ingresos derivados del petróleo y la utilización de los oleoductos;

E.  Considerando que el mandato de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán (UNMIS) terminó el 9 de julio, fecha en la que se proclamó oficialmente la independencia de Sudán del Sur y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas estableció la Misión UNMISS, sucesora de la anterior e integrada por 7 000 efectivos militares; que la Fuerza Provisional de Seguridad de las Naciones Unidas para Abyei (UNISFA), cuyo mandato es observar la desmilitarización de la zona de Abyei, fue aprobada el 27 de junio de 2011 por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;

1.  Condena los reiterados incidentes de violencia transfronteriza entre Sudán y Sudán del Sur, que incluyen tomas de territorios, apoyo a fuerzas asociadas y bombardeos aéreos que están causando flujos incesantes de refugiados;

2.  Expresa su profunda preocupación por la situación humanitaria creada por los combates entre Sudán y Sudán del Sur y los continuos enfrentamientos en los Estados sudaneses de Kordofán del Sur y Nilo Azul en Sudán; condena firmemente todos los actos de violencia cometidos contra civiles en violación del Derecho internacional humanitario y de la legislación sobre derechos humanos;

3.  Expresa su convicción de que no puede existir una solución militar al conflicto entre Sudán y Sudán del Sur, en particular en Kordofán del Sur y Nilo Azul; destaca la urgente necesidad de una solución política y diplomática aceptada por ambas partes;

4.  Pide que se ponga fin de inmediato a todos los suministros de armamento a Sudán y Sudán del Sur y, principalmente, a las regiones en conflicto de Abyei, Nilo Azul y Kordofán del Sur;

5.  Insta a las dos partes a que completen la aplicación del Acuerdo General de Paz y pide tanto a las fuerzas armadas sudanesas como a las de Sudán del Sur que se retiren de Abyei en virtud del Acuerdo de 20 de junio de 2011 y entablen un diálogo constructivo para resolver por medios pacíficos la situación de Abyei, en el marco del Acuerdo General de Paz;

6.  Recuerda el acuerdo concertado en junio de 2011 entre Sudán y Sudán del Sur sobre seguridad fronteriza, así como el Mecanismo político y de seguridad conjunto, en cuyo apartado 2 se establece el compromiso de crear una zona fronteriza desmilitarizada segura; recuerda el acuerdo alcanzado en julio de 2011 sobre la Misión de Apoyo a la Vigilancia de Fronteras, por el que se establece la creación de un Mecanismo conjunto de verificación y vigilancia de fronteras; destaca la urgente necesidad de que Sudán y Sudán del Sur inicien el proceso de desmilitarización de las fronteras;

7.  Insta a todas las partes a que respeten en particular los apartados 7 y 16 de la Decisión de 24 de abril del Consejo de Paz y de Seguridad de la Unión Africana, donde se reitera que las fronteras territoriales de los Estados no deben ser alteradas por la fuerza y que todas las controversias territoriales han de resolverse exclusivamente por medios políticos y pacíficos aceptados por ambas partes, y que no puede haber una solución militar al conflicto en Kordofán del Sur y Nilo Azul;

8.  Insta a las dos partes, Sudán y Sudán del Sur, a que pongan fin a las hostilidades, respeten los acuerdos suscritos y permitan un paso, un acceso y un desplazamiento seguros de las poblaciones aisladas a ambos lados de la frontera;

9.  Subraya la importancia de los principios de solución pacífica de los conflictos internacionales en consonancia con la Carta de las Naciones Unidas e insta a la comunidad internacional a que siga desempeñando su papel neutral de conciliadora / mediadora y se abstenga de cualquier intervención o ayuda militar a una u otra parte, con objeto de lograr una paz sostenible entre Sudán y Sudán del Sur y centrarse en los procesos de reconciliación y desarme;

10. Pide a la Unión Europea y a sus Estados miembros que orienten su ayuda a proyectos de desarrollo de carácter civil, en particular en los ámbitos de sanidad y educación, así como en el sector agrícola para garantizar la seguridad y la soberanía alimentarias, en lugar de prestar asistencia militar; pide, a este respecto, al responsable de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), integrada en la actualidad (marzo de 2012) por un total de 5 533 miembros uniformados (4 913 soldados), que extraiga las enseñanzas de la Misión en la República Democrática del Congo, en la que miembros de la misma cometieron graves atentados contra los derechos humanos; insiste en que se suspendan las misiones de formación militar y cualquier tipo de cooperación civil-militar;

11. Insiste en el respeto de la soberanía de los pueblos de Sudán y de Sudán del Sur sobre sus recursos naturales; subraya que la gobernanza democrática y el acceso justo a los recursos naturales son elementos esenciales para la prosperidad y el desarrollo económico y social de la región, en beneficio de la población; insiste en que la explotación de los recursos naturales requiere una regulación estatal y transparencia; pide que se entablen negociaciones sobre una distribución justa y mutuamente aceptada de los ingresos derivados de la explotación del petróleo;

12. Pide a todos los acreedores internacionales que procedan a una suspensión inmediata y general del reembolso de la deuda por parte de Sudán y de Sudán del Sur;

13. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Representante Especial de la UE para Sudán del Sur, al Gobierno de Sudán, al Gobierno de Sudán del Sur, a las instituciones de la Unión Africana y al Presidente del Grupo de Alto Nivel de la Unión Africana para Sudán.