Propuesta de resolución - B7-0314/2012Propuesta de resolución
B7-0314/2012

    PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre la situación de los derechos humanos en el Tíbet

    11.6.2012 - (2012/2685(RSP))

    tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
    presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento

    Eva Lichtenberger, Helga Trüpel, Nicole Kiil-Nielsen, Raül Romeva i Rueda en nombre del Grupo Verts/ALE

    Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0312/2012

    Procedimiento : 2012/2685(RSP)
    Ciclo de vida en sesión
    Ciclo relativo al documento :  
    B7-0314/2012
    Textos presentados :
    B7-0314/2012
    Debates :
    Textos aprobados :

    B7‑0314/2012

    Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación de los derechos humanos en el Tíbet

    (2012/2685(RSP))

    El Parlamento Europeo,

    –   Vistas sus anteriores resoluciones sobre China y el Tíbet, en particular sus Resoluciones de 26 de octubre de 2011 y 24 de noviembre de 2010,

    –   Vista su Resolución, de 7 de abril de 2011, sobre la prohibición de las elecciones al Gobierno tibetano en el exilio en Nepal,

    –   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos, de 1948,

    –   Visto el artículo 36 de la Constitución de la República Popular China, que garantiza a todos los ciudadanos la libertad de creencia religiosa,

    –   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

    A. Considerando que el respeto de los derechos humanos y la libertad de identidad, cultura, religión y asociación son principios fundamentales de la UE y de su política exterior;

    B.  Considerando que la UE planteó la cuestión de los derechos de la minoría tibetana durante la 31ª ronda del diálogo UE-China sobre derechos humanos celebrada en Bruselas el 29 de mayo de 2012; que el diálogo UE-China sobre derechos humanos no se ha traducido en mejoras significativas de la situación de los derechos humanos de los tibetanos;

    C. Considerando que los emisarios de Su Santidad el Dalai Lama se han puesto en contacto con el Gobierno de la República Popular China para intentar encontrar una solución pacífica y mutuamente beneficiosa a la cuestión del Tíbet; que las conversaciones entre ambas partes no se han saldado con resultados concretos y se encuentran actualmente en punto muerto;

    D. Considerando que las autoridades de la República Popular China hicieron un uso desproporcionado de la fuerza frente a las protestas de 2008 en el Tíbet y que, desde entonces, han impuesto medidas de seguridad restrictivas que limitan la libertad de expresión, de asociación y de creencias;

    E.  Considerando que el número de víctimas de las protestas de 2008 puede haber superado las 200 y que el número de detenidos oscila entre 4 434 y más de 6 500, y que a finales de 2010 había 831 presos políticos conocidos en el Tíbet, de los cuales 360 fueron condenados judicialmente y 12 cumplen condenas de cadena perpetua;

    F.  Considerando que se ha denunciado el uso por las autoridades de la República Popular de China de la tortura en forma de, por ejemplo, palizas, uso de armas de electrochoque, incomunicación prolongada, hambre y otras medidas similares, para arrancar confesiones en las cárceles tibetanas;

    G. Considerando que, según las informaciones, 38 tibetanos, en su mayoría monjes y monjas, se han inmolado desde 2009 para protestar contra las restrictivas políticas chinas en el Tíbet y exigir el regreso del Dalai Lama y el derecho a la libertad religiosa en la prefectura del condado de Aba/Ngaba —en la provincia de Sichuan— y en otras partes de la meseta tibetana, incluida la ciudad de Lhasa, capital histórica de la Región Autónoma del Tíbet;

    H. Considerando que se desconoce o no quedan claros la suerte y el paradero actuales de varias de las víctimas de autoinmolaciones, a saber, Chimey Palden, Darjey Tenpa, Palden Jamyang, Lobsang Gyatso, Rabyang Sona, Dawa Tsering, Kelsang Wangchuck, Lobsang Kelsang, Lobsang Kunchok y Tapey;

    I.   Considerando que la actividad de los observadores independientes y de los medios y periodistas internacionales en el Tíbet se ve seriamente restringida;

    J.   Considerando que Gedhun Choekyi Nyima, undécimo Panchen Lama, fue detenido por las autoridades de la República Popular China y no ha sido visto desde el 14 de mayo de 1995;

    K. Considerando que la identidad, la lengua, la cultura y la religión tibetanas —testimonio de una civilización rica en historia— corren peligro por el reasentamiento de miembros de la población de etnia han en el territorio histórico del Tíbet y el exterminio del estilo de vida nómada tradicional de los tibetanos;

    L.  Considerando que la UE está en proceso de definir el mandato y nombrar al Representante Especial de la UE para los Derechos Humanos;

    M. Considerando que los anteriores llamamientos del Parlamento Europeo a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad para que aborde la situación en el Tíbet con sus homólogos chinos no han dado los resultados esperados;

    1.  Reitera que la Asociación Estratégica entre la UE y la República Popular China debe basarse en principios y valores comunes;

    2.  Pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que aumente y redoble sus esfuerzos por abordar la situación de los derechos humanos de los tibetanos en el marco del diálogo UE-China sobre derechos humanos;

    3.  Lamenta, en este sentido, la escasa disposición de las autoridades chinas a mantener dicho diálogo dos veces al año y su postura en relación con las modalidades y frecuencia de las reuniones en relación, especialmente, con el refuerzo de la sociedad civil y la participación de ésta en el diálogo; insta a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad a que haga cuanto esté en su mano para que el diálogo sobre derechos humanos sea más efectivo y se centre más en resultados;

    4.  Pide a las autoridades de la República Popular China que concedan una verdadera autonomía al territorio histórico del Tíbet;

    5.  Expresa su descontento por la falta de voluntad del Gobierno de la República Popular China por continuar el diálogo con los emisarios de Su Santidad el Dalai Lama desde enero de 2010, y alienta a las autoridades chinas a que participen en un diálogo abierto, honesto y constructivo con los representantes de la Administración Central Tibetana sobre el futuro del Tíbet;

    6.  Pide a las autoridades de la República Popular China que respeten la libertad de expresión, la libertad de asociación y la libertad de creencias de los tibetanos;

    7.  Insta a las autoridades de la República Popular China a que permitan que se lleve a cabo una investigación internacional independiente sobre las protestas de 2008 y del período inmediatamente posterior a las mismas, y pide la liberación de los presos políticos;

    8.  Condena toda forma de tortura de las personas detenidas, y pide a las autoridades de la República Popular China que permitan la realización de una investigación internacional independiente sobre las prisiones y los centros de detención del Tíbet y del resto de China;

    9.  Reitera su condena de la continua ofensiva por parte de las autoridades chinas contra los monasterios tibetanos, y pide al Gobierno chino que garantice la libertad religiosa a la población del Tíbet, así como a todos sus ciudadanos;

    10. Insiste en que las autoridades chinas revelen la suerte que han corrido y el paradero de todas las víctimas de autoinmolaciones en el Tíbet;

    11. Reitera su petición de que las autoridades chinas revelen la suerte que ha corrido y el paradero de Chedun Choekyi Nyima, undécimo Panchen Lama;

    12. Pide a las autoridades chinas que respeten la libertad lingüística, cultural y religiosa y otras libertades fundamentales de los tibetanos y se abstengan de reasentar a miembros de la población de etnia han en territorios históricos del Tíbet, así como de obligar a los nómadas tibetanos a abandonar su estilo de vida tradicional;

    13. Espera que el Representante Especial de la UE para los Derechos Humanos informe periódicamente sobre la situación de los derechos humanos en la República Popular China y, en particular, en el Tíbet;

    14. Pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que aborde la situación de los derechos humanos en el Tíbet en todas las reuniones que celebre con representantes de la República Popular China;

    15. Alienta a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad a que nombre un Representante Especial de la UE para el Tíbet con el fin de promover el respeto de los derechos humanos del pueblo tibetano, incluido su derecho a preservar y desarrollar su inconfundible identidad y sus manifestaciones religiosas, culturales y lingüísticas; apoya un diálogo y unas negociaciones constructivas entre el Gobierno de la República Popular China y los emisarios de Su Santidad el Dalai Lama, y se muestra de acuerdo con que se proporcione asistencia a los refugiados tibetanos, en particular en Nepal y la India;

    16. Pide a las autoridades chinas que levanten todas las restricciones y permitan el acceso pleno y la libertad de movimientos en todo el Tíbet a los observadores de derechos humanos y a los medios y periodistas independientes;

    17. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Gobierno y al Parlamento de la República Popular China, al Secretario General de las Naciones Unidas y a Su Santidad el Dalai Lama.