Procedimiento : 2012/2788(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0438/2012

Textos presentados :

B7-0438/2012

Debates :

Votaciones :

PV 13/09/2012 - 11.15
CRE 13/09/2012 - 11.15

Textos aprobados :

P7_TA(2012)0351

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 124kWORD 69k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0425/2012
10.9.2012
PE493.599v01-00
 
B7-0438/12

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Siria (2012/2788(RSP))


Charles Tannock, Ryszard Antoni Legutko, Tomasz Piotr Poręba, Ryszard Czarnecki, Paweł Robert Kowal, en nombre del Grupo ECR

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Siria (2012/2788(RSP))  
B7‑0438/12

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores resoluciones sobre Siria,

–   Vistas la Decisión 2011/523/UE del Consejo por la que se suspende parcialmente la aplicación del Acuerdo de Cooperación entre la Comunidad Económica Europea y la República Árabe Siria, el Reglamento (UE) nº 36/2012 del Consejo, relativo a las medidas restrictivas habida cuenta de la situación en Siria, y la Decisión de Ejecución 2012/424/PESC del Consejo por la que se aplica la Decisión 2011/782/PESC relativa a la adopción de medidas restrictivas contra Siria,

–    Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre Siria, las más recientes de 8 de agosto y 5 de septiembre de 2012,

–   Vistas las Conclusiones del Consejo sobre Siria, de 18 de julio, 10 de octubre y 1 de diciembre de 2011, 23 de enero, 23 de abril, 14 de mayo, 25 de junio, y 23 de julio de 2012,

–   Vista la Comunicación conjunta titulada «Una nueva respuesta a una vecindad cambiante» de la Comisión Europea y de la Alta Representante al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 25 de mayo de 2011,

–   Vistas las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 2042(2012), de 14 de abril, y 2043(2012), de 21 de abril de 2012,

–   Vista la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la situación en la República Árabe Siria, de 3 de agosto de 2012,

–   Visto el informe de la Comisión de Investigación Internacional Independiente sobre la República Árabe Siria, de 15 de agosto de 2012,

–   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–   Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) de 1966, del que Siria es parte,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que la situación en Siria sigue empeorando, y que el conflicto y los disturbios actuales siguen avanzando hacia una guerra civil abierta;

B.  Considerando que las Naciones Unidas no han conseguido confirmar las cifras relativas al número de víctimas generadas por el conflicto, pero que varias organizaciones han estimado que el número de víctimas mortales supera las 20 000, la mayoría de las cuales eran civiles, y que muchas más han resultado heridas;

C. Considerando que se calcula que 2,5 millones de personas requieren asistencia humanitaria en Siria, que hasta 1,5 millones de personas en Siria han pasado a ser desplazados internos, y que unas 230 000 personas han huido a los países vecinos;

D. Considerando que los ciudadanos sirios son objeto de detenciones arbitrarias y encarcelamientos sin juicio, o bien con juicio ante un tribunal militar, y que no cuentan con una judicatura independiente que los defienda, no tienen libertad de expresión y el derecho a manifestarse no está garantizado por la ley;

E.  Considerando las informaciones que indican que diferentes pueblos y ciudades de todo el país están siendo sitiados por tropas gubernamentales y que no reciben alimentos ni medicinas ni tienen acceso a las comunicaciones;

F.  Considerando que, a pesar de sus numerosas declaraciones públicas expresando su compromiso con la reforma política, el Presidente Bachar el Asad no ha aplicado una agenda específica que salvaguarde las libertades públicas y la independencia judicial y prohíba al Gobierno sirio conculcar los derechos humanos;

G. Considerando que los Estados miembros de la UE han convenido la ampliación de las sanciones, además de las restricciones existentes aplicadas a Siria, la más reciente el 23 de julio de 2012;

H. Considerando que el Presidente el Asad ha hecho caso omiso de los innumerables llamamientos de la comunidad internacional para que ponga fin a la terrible violencia en Siria;

I.   Considerando que la Liga Árabe había propuesto anteriormente un plan de paz para Siria, y que el 28 de enero de 2012 suspendió su misión de observación debido al empeoramiento de las condiciones sobre el terreno en Siria;

J.   Considerando que la misión de supervisión de las Naciones Unidas en Siria que comenzó en abril de 2012 se suspendió en junio debido a la escalada de la violencia, y no se renovó al término de su mandato, el 20 de agosto de 2012;

K. Considerando que el 5 de septiembre se nombró a Lakhdar Barahimi Enviado Especial Conjunto de las Naciones Unidas y la Liga de los Estados Árabes para Siria tras la dimisión de Kofi Annan el 2 de agosto de 2012;

L.  Considerando que los disturbios civiles y la brutal represión desencadenada por las autoridades sirias contra el pueblo sirio amenazan ahora con abocar al país a una guerra civil que a su vez corre el riesgo de convertirse en conflicto regional;

1.  Lamenta la brutalidad mostrada por el régimen sirio, que ha cometido violaciones graves de los derechos humanos de forma indiscriminada y a gran escala, siguiendo la política del régimen; pide al régimen sirio que retire todas las fuerzas armadas sirias de los pueblos y las ciudades de Siria; pide también al régimen sirio que permita el acceso inmediato e incondicional de las agencias de derechos humanos y los trabajadores humanitarios; subraya que no debe privarse de atención médica a las personas que resulten heridas en los actos de violencia;

2.  Condena enérgicamente el uso de la violencia por parte de todos los actores en Siria;

3.  Condena las decisiones de China y Rusia de vetar los últimos intentos de las Naciones Unidas de redactar una resolución en la que condene la represión violenta de las protestas antigubernamentales en Siria; manifiesta su decepción por la falta de una respuesta conjunta del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas respecto de las acciones brutales de las autoridades sirias y pide a la comunidad internacional que condene unánimemente la respuesta del régimen sirio a las manifestaciones;

4.  Lamenta que la situación sobre el terreno en Siria haya impedido que se renovase la misión de observación de las Naciones Unidas, y que el régimen sirio no haya aplicado íntegramente el plan de paz de Annan;

5.  Señala que el Presidente el Asad, en su condición de jefe de Estado sirio que posee todos los poderes constitucionales y legales, es el responsable en última instancia de las acciones llevadas a cabo por las fuerzas armadas; insta al Presidente el Asad a que reconozca el rechazo de la población siria a su régimen y dimita por el bien de Siria y la unidad de su pueblo; pide, en este sentido, que todas las partes sirias colaboren con la Oficina del Enviado Especial Conjunto de las Naciones Unidas y la Liga de los Estados Árabes para Siria en la aplicación rápida del plan de transición elaborado por el Grupo de Acción para Siria el 30 de junio de 2012;

6.  Acoge con satisfacción las Conclusiones del Consejo de 23 de julio, y apoya la ampliación de las sanciones contra el régimen sirio;

7.  Se felicita por la condena del régimen sirio expresada por Turquía, Arabia Saudí y Egipto, y el importante papel desempeñado por Turquía y Jordania en la aceptación de refugiados; deplora que Irán siga apoyando la posición intransigente del Presidente el Asad y su brutal represión de la población;

8.  Insiste en que el Gobierno de Siria debe asegurar la protección de los manifestantes contra las agresiones y defender el derecho de estos a participar en manifestaciones pacíficas para garantizar la libertad de expresión; pide, por lo tanto, al Gobierno sirio que deje inmediatamente de utilizar la fuerza contra los manifestantes pacíficos;

9.  Pide al Gobierno sirio que se abstenga de llevar a cabo detenciones y arrestos arbitrarios de activistas políticos, defensores de los derechos humanos y periodistas, y que libere a todos los presos de conciencia; pide a las autoridades de Siria que asuman públicamente su responsabilidad por todos y cada uno de los muertos, heridos o desaparecidos;

10. Apoya los esfuerzos internacionales por llevar la situación de Siria al Tribunal Penal Internacional;

11. Expresa su profunda preocupación por la posibilidad de que la intimidación ejercida por las autoridades sirias se extienda a los activistas de la oposición en el exilio;

12. Expresa su profunda preocupación por los peligros a los que se enfrentan las numerosas minorías de Siria, incluidos los refugiados procedentes de Irak, y, en particular los cristianos, que se están viendo atrapados en las hostilidades entre el régimen baatista, dominado por la minoría alauita, y el Ejército Libre Sirio, dominado por los sunníes aunque también incluye elementos de la línea dura salafista;

13. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto, al Secretario General de la Liga Árabe y al Gobierno y al Parlamento de la República Árabe Siria.

Aviso jurídico - Política de privacidad