Procedimiento : 2013/2827(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0479/2013

Textos presentados :

B7-0479/2013

Debates :

Votaciones :

PV 23/10/2013 - 11.13
CRE 23/10/2013 - 11.13
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2013)0448

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 122kWORD 58k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0474/2013
16.10.2013
PE519.357v01-00
 
B7-0479/2013

tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre los flujos migratorios en el Mediterráneo, con especial atención a los trágicos sucesos acaecidos en aguas de Lampedusa (2013/2827(RSP))


Marie-Christine Vergiat, Patrick Le Hyaric, Cornelia Ernst, Alda Sousa, Marisa Matias en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre los flujos migratorios en el Mediterráneo, con especial atención a los trágicos sucesos acaecidos en aguas de Lampedusa (2013/2827(RSP))  
B7‑0479/2013

El Parlamento Europeo,

–   Vistos los debates mantenidos por el Consejo los días 7 y 8 de octubre de 2013 sobre los sucesos ocurridos recientemente en Lampedusa,

–   Vistas las declaraciones del Presidente de la Comisión y de Cecilia Malmström, miembro de la Comisión, de 9 de octubre de 2013,

–   Vista la declaración, de 12 de octubre de 2013, del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR),

–    Visto el Informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa titulado «Vidas perdidas en el Mediterráneo», de abril de 2012,

–   Vistas las anteriores declaraciones y el último informe, publicado en abril de 2013, del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los migrantes en relación con la gestión de las fronteras exteriores de la UE y su impacto en los derechos humanos de los migrantes,

–   Visto el Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales,

–   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–   Vistos los artículos 78, 79 y 80 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

–   Vistos los Convenios de Ginebra de 1949 y sus protocolos adicionales,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que, en las últimas tragedias ocurridas en aguas de Lampedusa y Malta, los días 3 y 11 de octubre de 2013, murieron más de 400 migrantes y las desapariciones se cuentan por docenas;

B.  Considerando que, según la Organización Internacional para las Migraciones, desde 1993 han fallecido en el mar al menos 20 000 personas, lo que subraya una vez más la necesidad de hacer todo lo posible por salvar las vidas de las personas en peligro, particularmente en lo que respecta a la observancia por parte de los Estados miembros de sus obligaciones internacionales en materia de salvamento marítimo y no devolución de los solicitantes de asilo;

C. Considerando que estas tragedias ponen en entredicho los principios fundadores de las políticas de la Unión Europea en materia de migración que convierten a Europa en una fortaleza y hacen que los migrantes asuman riesgos cada vez mayores para alcanzar el territorio de la UE;

D. Considerando que se debe alentar a los Estados miembros a que utilicen los fondos que se pondrán a disposición del Fondo de Asilo y Migración, así como los fondos disponibles en el marco de la Acción preparatoria «Reasentamiento de refugiados en situaciones de urgencia», que cubre, entre otras, las siguientes medidas: asistir a las personas ya reconocidas como refugiados por el ACNUR; apoyar las medidas de urgencia para los grupos de refugiados considerados prioritarios que sean víctimas de ataques armados y estén expuestos a situaciones de vulnerabilidad extrema y de riesgo para sus vidas; y aportar, caso de ser necesario, asistencia financiera adicional al ACNUR y a sus organizaciones de enlace en los Estados miembros y a escala de la UE durante las situaciones de emergencia;

1.  Expresa sus sinceras condolencias a las familias de las numerosas personas que perdieron la vida en los sucesos ocurridos recientemente en el mar Mediterráneo;

2.  Opina que Lampedusa debe marcar verdaderamente un punto de inflexión para la UE y sus Estados miembros, y que la única manera de evitar otra tragedia es adoptar un enfoque coordinado basado en la solidaridad y la responsabilidad, con la ayuda de instrumentos comunes;

3.  Insta a los Estados miembros a adoptar las medidas pertinentes para impedir que las personas sigan buscando protección arriesgando sus vidas para intentar alcanzar el territorio de la UE; rechaza las acciones en curso de Frontex, y lamenta que en las medidas previstas por los Estados miembros y la Comisión se contemple fundamentalmente la intensificación de la vigilancia y del control de las fronteras, lo que solo puede contribuir al progresivo refuerzo de la fortaleza europea; solicita que se derogue el mecanismo de Dublín II; pide a los Estados miembros que se abstengan de delegar sus responsabilidades en materia de acogida de migrantes en los países vecinos que no respetan los derechos humanos;

4.  Manifiesta su preocupación por el número cada vez mayor de personas que arriesgan su vida emprendiendo peligrosas travesías en barco por el Mediterráneo para llegar a la UE; pide a los Estados miembros que adopten medidas para que, en particular, los solicitantes de asilo puedan acceder al sistema de asilo de la Unión de un modo seguro, sin tener que recurrir a traficantes o redes delictivas y sin poner sus propias vidas en peligro;

5.  Recuerda que la solidaridad de la UE debe ir acompañada de responsabilidad, y que los Estados miembros tienen la obligación legal de atender a los migrantes que se encuentran en el mar; pide a los Estados miembros que cumplan sus obligaciones internacionales y dejen de impedir la llegada de los barcos con migrantes a bordo;

6.  Pide a los Estados miembros que, de conformidad con la legislación internacional y de la UE vigente, respeten el principio de no devolución; pide a los Estados miembros que pongan fin inmediatamente a toda práctica de detención abusiva y prolongada, que viola el Derecho internacional y europeo, y recuerda que las medidas de detención de los migrantes deben ir siempre acompañadas de una decisión administrativa, estar debidamente justificadas y ser temporales;

7.  Pide a la UE y a los Estados miembros que deroguen o revisen la legislación que criminalice a quienes asisten a los migrantes en el mar; pide al Consejo que revise la Directiva 2002/90/CE del Consejo en la que se definen las sanciones en caso de que se facilite la entrada, el tránsito y la permanencia no autorizados, con el fin de aclarar que prestar asistencia humanitaria a los migrantes en peligro en el mar es un acto digno de agradecimiento y nunca debe ser objeto de sanción;

8.  Pide a la Unión y a los Estados miembros que garanticen que los capitanes de barco que emprenden operaciones de búsqueda y salvamento no son acusados de facilitar el desplazamiento ilícito de las personas rescatadas ni son encausados;

9.  Subraya, en particular, la importancia del reparto de responsabilidades en el ámbito del asilo, y recomienda la creación de un mecanismo bien dotado de recursos y basado en criterios objetivos para reducir la presión que soportan los Estados miembros que reciben el mayor número de solicitantes de asilo y de beneficiarios de protección internacional, tanto en términos absolutos como proporcionalmente;

10. Pide a la Unión y a los Estados miembros que adopten medidas concretas para reforzar la solidaridad de los servicios de rescate, la tramitación de las solicitudes de asilo, el realojamiento y el reasentamiento, con el fin de evitar que se produzcan en el mar tragedias innecesarias, al tiempo que se comparten las responsabilidades con los Estados miembros que tienen fronteras exteriores y hacen frente a unos flujos de migración crecientes;

11. Subraya que se necesita un enfoque más coherente y una mayor solidaridad entre Estados miembros para la acogida de migrantes y solicitantes de asilo; pide a los Estados miembros que se aseguren de que se aplican correctamente todas las disposiciones contempladas en los distintos instrumentos del sistema europeo común de asilo;

12. Pide a los Estados miembros que concedan visados humanitarios en particular a los nacionales sirios desplazados, hagan uso de lo dispuesto en los artículos 25 y 5, apartado 4, letra c), del Código de visados y del Código de fronteras Schengen, respectivamente, y supriman el requisito de visado de tránsito para los nacionales sirios, tal como solicitaron la Comisión y la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, habida cuenta de que es prácticamente imposible solicitar asilo desde el exterior de la UE;

13. Subraya la necesidad de que los Estados miembros respeten en todo momento el derecho de asilo y se autorice el acceso al territorio de la UE a las personas que huyan de los conflictos y busquen asilo; recuerda a los Estados miembros que las personas que buscan la protección internacional deben ser remitidas a las autoridades nacionales competentes en materia de asilo y tener acceso a procedimientos de asilo justos y eficientes;

14. Pide a la UE que tome medidas apropiadas y responsables en relación con una posible afluencia de refugiados a sus Estados miembros; pide a la Comisión y a los Estados miembros que sigan vigilando la situación actual y prevean planes de emergencia, incluida la posibilidad de aplicar la Directiva de protección temporal siempre que las condiciones así lo exijan;

15. Insta a los Estados miembros a abordar las acuciantes necesidades recurriendo al reasentamiento y la admisión humanitaria; anima a los Estados miembros a utilizar los fondos aún disponibles en el marco de la acción preparatoria / proyecto piloto sobre el reasentamiento;

16. Pide que se incremente el presupuesto de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO), y recuerda que el adecuado funcionamiento de este instrumento es vital para desarrollar un enfoque coordinado;

17. Pide a la Unión, a Frontex y a los Estados miembros que garanticen que la asistencia a los migrantes en peligro en el mar y su rescate forman parte de las prioridades clave del Reglamento EUROSUR adoptado recientemente;

18. Pide a la Unión y a los Estados miembros que elaboren rápidamente normas para las operaciones marítimas coordinadas de Frontex, con el fin de contar con medidas de rescate eficaces y coordinadas a escala de la UE y garantizar que las operaciones se desarrollan dentro del pleno respeto de la legislación y la normativa internacionales en materia de derechos humanos y refugiados que corresponda, y de las obligaciones en virtud del Derecho del Mar;

19. Pide a la Unión y a los Estados miembros que definan unos mecanismos eficaces para la acogida de refugiados y migrantes que permitan, en particular, acceder a los procedimientos de asilo;

20. Pide a Frontex y a los Estados miembros que garanticen que todos los agentes de la guardia de fronteras y demás personal que participe en los equipos de agentes de la guardia de fronteras reciben formación sobre el Derecho de la Unión y el Derecho internacional pertinentes, incluidos los derechos fundamentales y el acceso a la protección internacional, así como directrices para identificar a las personas en busca de protección y dirigirlas a las instancias adecuadas, de conformidad con el artículo 5 del Reglamento Frontex revisado, lo que conllevaría un cambio sustancial de las prioridades operativas de Frontex y de la conducta de la guardia de fronteras;

21. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, al Consejo de Europa, a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y al Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los migrantes.

 

Aviso jurídico - Política de privacidad