Procedimiento : 2014/2512(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0021/2014

Textos presentados :

B7-0021/2014

Debates :

Votaciones :

PV 16/01/2014 - 8.10
CRE 16/01/2014 - 8.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2014)0042

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 121kWORD 54k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0018/2014
13.1.2014
PE527.211v01-00
 
B7-0021/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Sudán del Sur (2014/2512(RSP))


Charles Tannock, Ryszard Antoni Legutko, Ryszard Czarnecki en nombre del Grupo ECR

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Sudán del Sur (2014/2512(RSP))  
B7‑0021/2014

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores resoluciones sobre Sudán del Sur,

–   Vistas las declaraciones del portavoz de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 24 de diciembre de 2013 y 2 de enero de 2014, sobre la situación en Sudán del Sur,

–   Vista la declaración del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, de 24 de diciembre de 2014, en la que insta a los dirigentes de Sudán del Sur a poner coto a la alarmante violencia perpetrada contra la población civil,

–   Vista la declaración del Secretario General de las Naciones Unidas, de 18 de diciembre de 2013,

–   Visto el informe de situación nº 8 de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), de 7 de enero de 2014, sobre la crisis en Sudán del Sur,

–   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos,

–   Visto el Acuerdo revisado de Cotonú,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, del Reglamento,

A. Considerando que, tras años de guerra civil contra el norte y la celebración de un referéndum en enero de 2011, la República de Sudán del Sur se separó para convertirse en un Estado nación independiente el 9 de julio de 2011;

B.  Considerando que Sudán del Sur es la nación más joven del mundo, situada en el corazón de África y rodeada por seis países, además de ser un país rico en petróleo, pero que, tras decenios de guerra civil, también es una de las regiones menos desarrolladas;

C. Considerando que, tras la independencia, Sudán del Sur se ha visto sacudido por intensos enfrentamientos entre comunidades en el Estado de Junqali, y que a lo largo de la frontera que comparte con Sudán se registran continuos conflictos;

D. Considerando que el Gobierno de Sudán del Sur ha tomado medidas para desarrollar sus estructuras jurídicas e institucionales pero aún no ha ratificado los principales tratados sobre derechos humanos;

E.  Considerando que surgieron señales de fricción dentro del partido EPLS (Ejército Popular de Liberación del Sudán) en el poder cuando el Presidente Salva Kiir, de etnia dinka (mayoritaria en el país) acusó a soldados leales al antiguo Vicepresidente Riek Machar de estar organizando un golpe de Estado, situación que niega el Sr. Machar;

F.  Considerando que los enfrentamientos estallaron el 15 de diciembre de 2013 en la capital, Yuba, y que en pocos días se extendieron a otros lugares del país;

G. Considerando que, según las estimaciones, más de 1 000 personas han muerto en los enfrentamientos en Sudán del Sur;

H. Considerando que, a pesar de los informes de 18 de diciembre de 2013 sobre la mejora de la seguridad, la seguridad de la población civil sigue siendo preocupante, habiéndose constatado ejecuciones extrajudiciales masivas, la persecución de personas por motivos étnicos y detenciones arbitrarias;

I.   Considerando que se estima que desde el 15 de diciembre de 2013 unas 200 000 personas se encuentran desplazadas dentro del país debido a la crisis por la que atraviesa Sudán del Sur, de las cuales aproximadamente 60 000 se encuentran en bases de las Naciones Unidas repartidas por todo el país;

1.  Señala que tanto Sudán como Sudán del Sur dependen de los ingresos procedentes del petróleo, que representan el 98 % del presupuesto de Sudán del Sur, y que ambas partes no se ponen de acuerdo sobre un reparto equitativo de la riqueza petrolera del antiguo Estado unido;

2.  Subraya que según informaciones publicadas por los medios de comunicación el 10 de enero de 2014, el ejército de Sudán del Sur declaró haber arrebatado Bentiu a las fuerzas rebeldes, recuperando el control de una región rica en petróleo en la que la producción estaba paralizada por los combates desde comienzos de enero;

3.  Señala que, tras los esfuerzos de mediación del África Oriental, ambas partes se reunieron en Adís Abeba, Etiopía, para entablar conversaciones sobre un alto el fuego, como primer paso hacia la solución del conflicto;

4.  Observa que el acceso de la ayuda humanitaria sigue limitado debido a las hostilidades activas;

5.  Expresa su preocupación por que el acceso a los alimentos siga limitado para las personas refugiadas en las bases de las Naciones Unidas en el país;

6.  Hace hincapié en que la violencia y los desplazamientos han causado la pérdida de medios de subsistencia, en particular de fuentes de alimentos;

7.  Manifiesta su consternación por el hecho de que el optimismo que suscitó el movimiento de independencia en 2011 se haya sumido en una lucha interétnica entre distintos y numerosos grupos de Sudán del Sur, que está impidiendo a este país establecer unas estructuras democráticas duraderas que beneficiarían a todos sus ciudadanos;

8.  Expresa su honda preocupación por el futuro incierto de Sudán del Sur, si las facciones opuestas y los grupos de interés no logran forjar una verdadera identidad nacional que anteponga el interés nacional;

9.  Manifiesta su preocupación por la corrupción generalizada en la sociedad de Sudán del Sur, que incluye también la discriminación regional y étnica; expresa asimismo su inquietud por que esta corrupción menoscabe las perspectivas de establecer una democracia libre y justa, así como la estabilidad y el crecimiento económico;

10. Señala que varios organismos de ayuda exterior ya se han retirado de Sudán del Sur y que los que permanecen en el país luchan por atender las necesidades de la población civil desplazada; observa asimismo que estos organismos de ayuda siguen siendo incapaces de llegar a numerosas zonas en las que se supone que decenas de miles de personas aún esperan la llegada de ayuda o se están desplazando para buscarla;

11. Celebra que las Naciones Unidas hayan destinado 15 millones de dólares estadounidenses de su fondo de respuesta rápida a operaciones humanitarias de carácter inmediato en Sudán del Sur; señala sin embargo que, a pesar de este progreso, el despliegue de un contingente adicional de 5 500 hombres para las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, así como de equipamiento adicional, podría tardar hasta ocho semanas;

12. Considera que las raíces del conflicto son mucho más profundas y que este solo puede resolverse con la instauración inmediata de un diálogo entre las dos partes y una reconciliación integradora;

13. Está firmemente convencido de que, si bien la solución política entre las partes beligerantes es fundamental a largo plazo, la situación inmediata en materia de seguridad sigue siendo crítica, sobre todo para los miles de civiles desplazados dentro del país que han solicitado la protección de las Naciones Unidas, y que esta situación también debe abordarse;

14. Insta a todas las partes a que permitan con carácter inmediato e incondicional el acceso de la ayuda humanitaria a todas las personas que la necesitan, especialmente a las decenas de miles de hombres, mujeres y niños sursudaneses que son las auténticas víctimas de esta violencia;

15. Pide a todas las potencias regionales que cooperen en la búsqueda de una solución política pacífica y duradera del actual conflicto;

16. Pide a las clases políticas que dejen a un lado sus propios intereses personales y gobiernen para todo el pueblo de Sudán del Sur;

17. Pide un alto el fuego inmediato para acabar con todos los actos de violencia perpetrados contra la población civil y que los responsables de abusos contra los derechos humanos rindan cuentas ante la justicia;

18. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, al Secretario General de las Naciones Unidas, a las instituciones de la Unión Africana, al Gobierno de Sudán, al Presidente de Sudán, a la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE y a los Estados miembros de la Unión Europea.

 

Aviso jurídico - Política de privacidad