Procedimiento : 2014/2565(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0188/2014

Textos presentados :

B7-0188/2014

Debates :

Votaciones :

PV 27/02/2014 - 10.8
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2014)0171

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 122kWORD 57k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0188/2014
18.2.2014
PE529.541v01-00
 
B7-0188/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Irak (2014/2565(RSP))


Jelko Kacin, Marietje Schaake en nombre del Grupo ALDE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Irak (2014/0188(RSP))  
B7‑0188/2014

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus anteriores resoluciones sobre Irak, en particular su Resolución de 14 de marzo de 2013, sobre «Irak: la difícil situación de los grupos minoritarios, en particular de los turcomanos iraquíes»(1),

–       Vistos el Acuerdo de Colaboración y Cooperación entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Irak, por otra parte, y la Resolución del Parlamento Europeo, de 17 de enero de 2013, sobre el Acuerdo de Asociación y Cooperación entre la UE e Irak(2),

–       Visto el documento estratégico conjunto para Irak (2011-2013) de la Comisión Europea,

–       Visto el «Informe sobre los derechos humanos en Irak: enero a junio de 2012», presentado conjuntamente por la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak (UNAMI) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos el 19 de diciembre de 2012,

–       Visto el Informe nº 144 del Grupo Internacional de Crisis sobre Oriente Próximo, de 14 de agosto de 2013, titulado «Make or Break: Iraq’s Sunnis and the State»,

–       Vistos los datos de las Naciones Unidas sobre el número de víctimas registradas en septiembre de 2013, publicados el 1 de octubre de 2013,

–       Vista la declaración del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de 29 de julio de 2013, en la que insta a los dirigentes a que alejen a Irak del abismo,

–       Vista la declaración del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de 1 de septiembre de 2013, sobre los trágicos acontecimientos ocurridos en el campo de Ashraf, que costaron la vida a 52 personas,

–       Vista la Declaración de 1981 de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones,

–       Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, ratificado por Irak,

–       Vista la declaración, de 5 de septiembre de 2013, de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, sobre los recientes actos de violencia en Irak,

–       Vista su Resolución, de 13 de junio de 2013, sobre la libertad de prensa y de los medios de comunicación en el mundo(3),

–       Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que Irak sigue enfrentándose a difíciles retos políticos, de seguridad y socioeconómicos, y que su escenario político está extremadamente fragmentado y azotado por la violencia y la política sectaria, lo que menoscaba seriamente las legítimas aspiraciones del pueblo iraquí a la paz, la prosperidad y una verdadera transición a la democracia;

B.     Considerando que, con arreglo a las cifras de bajas publicadas por la UNAMI, 7 818 civiles fueron abatidos en 2013 y otros 17 981 fueron heridos, lo que lo convierte en el año más letal desde 2008; que en enero de 2014 661 civiles fueron asesinados y otros 1 201 resultaron heridos; que Bagdad siempre ha sido la región más dañada;

C.     Considerando que la incidencia de la crisis siria ha alcanzado un nuevo punto álgido a comienzos del presente año cuando militantes del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) tomaron las ciudades de Ramadi y Fallujah y porciones de la provincia de Ambar; que los combatientes iraquíes también desempeñan un destacado cometido en ambos bandos en la crisis iraquí; que parece ser que Irak ha permitido el transporte de armas y suministros de Irán al régimen sirio y Hezbolá;

D.     Considerando que, con arreglo a las cifras del ACNUR, 222 759 refugiados sirios residen en Irak, pero que su número es probablemente mayor;

E.     Considerando que las autoridades iraquíes confían frecuentemente a las tribus sunitas en la provincia de Ambar la lucha contra los insurgentes extremistas;

F.     Considerando que más de 300 000 personas han huido a consecuencia del reciente brote de violencia en la provincia de Ambar;

G.     Considerando que los graves problemas sociales y económicos, como la pobreza generalizada, la elevada tasa de desempleo, el estancamiento económico, la degradación del medio ambiente y la inexistencia de servicios públicos básicos, siguen afectando a una gran parte de la población; que las numerosas manifestaciones pacíficas en las que se piden más derechos sociales, económicos y políticos se siguen saldando con la represión sistemática que ejercen impunemente las fuerzas de seguridad;

H.     Considerando que la libertad de prensa y medios de comunicación es objeto de cada vez más ataques tanto del Gobierno como de los grupos extremistas; que los periodistas y las corresponsalías de noticias han sufrido ataques o han sido censurados y que Reporteros sin Fronteras ha descrito la situación en la provincia de Ambar como «apagón informativo»; considerando que en su informe de 2014 sobre la libertad en el mundo Freedom House califica a Irak como «no libre»;

I.      Considerando que la Constitución iraquí garantiza la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, así como los derechos administrativos, políticos, culturales y educativos de las distintas nacionalidades; que el Gobierno iraquí es responsable del bienestar y la seguridad de toda la población;

J.      Considerando que las políticas del Gobierno iraquí de tinte chiita, incluida la represión violenta de las protestas sunitas, han exacerbado las tensiones sectarias y distanciado a sectores de la población iraquí;

K.     Considerando que el Acuerdo de Asociación y Cooperación UE-Irak y, en particular, su cláusula de derechos humanos hacen hincapié en que el diálogo político UE-Irak debe centrarse en los derechos humanos y en el refuerzo de las instituciones democráticas;

1.      Condena firmemente los atentados terroristas y la creciente violencia sectaria, que pueden hacer que el país recaiga en los conflictos sectarios y suscitan temor ante una posible generalización de los conflictos sectarios en la región; señala que, si bien las causas de la violencia son más políticas que religiosas, la participación de grupos extremistas como el ISIS han agudizado la crisis;

2.      Transmite sus condolencias a los familiares y amigos de los fallecidos y los heridos;

3.      Indica que la lucha contra el terrorismo y la insurgencia no debe limitarse únicamente a medidas militares y que debe basarse en un enfoque global que aborde tanto las causas profundas de la violencia como en políticas de fomento de la confianza y la seguridad, la inclusión social y el desarrollo económico;

4.      Manifiesta su honda preocupación ante esta nueva oleada de inestabilidad, y pide a todos los dirigentes políticos iraquíes, independientemente de su etnia y religión, que cooperen con el fin de poner fin a la violencia sectaria y a la desconfianza y de reunir al pueblo iraquí;

5.      Pide tanto al Gobierno de Irak como a los Gobiernos regionales que condenen los atentados y faciliten la realización de una investigación completa, rápida e independiente de los atentados terroristas perpetrados recientemente en la región, e insta al Gobierno de Irak a que coopere plenamente con esa investigación con el fin de llevar a sus responsables ante la justicia;

6.      Expresa su preocupación por la extensión de la violencia del conflicto sirio a Irak, donde han ganado preeminencia los rebeldes yihadistas adscritos al ISIS; pide al Gobierno de Irak que haga todo lo posible por evitar el trasiego de combatientes entre Irak y Siria y detener los envíos de armas de Irán a través de las fronteras o el espacio aéreo iraquíes;

 

 

7.      Felicita al Gobierno iraquí por haber acogido a un gran número de refugiados sirios; pide a la Comisión y a los Estados miembros que sigan prestando apoyo a Irak y otros países vecinos en las tareas de acogida de refugiados y que sigan velando por su bienestar;

8.      Insta, con carácter de urgencia, a los dirigentes políticos, religiosos y civiles y a las fuerzas de seguridad a que comiencen a cooperar para poner fin al baño de sangre y garantizar que todos los ciudadanos iraquíes sean realmente protegidos por igual;

9.      Pide al Gobierno iraquí y a todos los dirigentes políticos que adopten las medidas necesarias para ofrecer seguridad y protección a todas las personas en Irak, y en particular a los miembros de minorías vulnerables; pide al Gobierno iraquí que vele por que las fuerzas de seguridad respeten el Estado de Derecho y las normas internacionales;

10.    Insta a todos los actores estatales y no estatales a que respeten la libertad de prensa y medios de comunicación y a que protejan a los periodistas y las corresponsalías de noticias contra la violencia; reconoce que la libertad de prensa y medios de comunicación es un elemento esencial de una democracia viable, pues ofrece acceso a la información y una plataforma a los ciudadanos;

11.    Pide a la comunidad internacional y a la UE que apoyen al Gobierno iraquí promoviendo iniciativas de diálogo nacional, consolidación del Estado de Derecho y prestación de servicios básicos, con objeto de crear un Irak seguro, estable, unificado, próspero y democrático, en el que se protejan los derechos humanos y políticos de todas las personas;

12.    Pide a las autoridades iraquíes que, habida cuenta de que la situación de la seguridad ha agravado los problemas para los grupos más vulnerables, como las mujeres, los periodistas, los jóvenes y los defensores de los derechos fundamentales, incluidos los sindicalistas, adopten medidas urgentes para destinar más recursos a los programas concebidos para mejorar la situación;

13.    Aboga por el diálogo religioso entre los clérigos suníes y chiíes como instrumento necesario para la resolución del conflicto; considera que las recientes conversaciones entre el grupo E3+3 e Irán también ofrecen a Irak la oportunidad de actuar como puente, dado que es uno de los pocos países que tiene fuertes vínculos con ambas partes; pide a los dirigentes iraníes que participen constructivamente en la estabilización de la región;

14.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Consejo, a la Comisión, al Representante Especial de la UE para los Derechos Humanos, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Gobierno y al Consejo de Representantes de Irak, al Gobierno regional del Kurdistán, al Secretario General de las Naciones Unidas y al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0101.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0022.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0274.

Aviso jurídico - Política de privacidad