Procedimiento : 2014/2717(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0025/2014

Textos presentados :

B8-0025/2014

Debates :

Votaciones :

PV 17/07/2014 - 10.5
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2014)0009

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 130kWORD 60k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0025/2014
15.7.2014
PE534.969v01-00
 
B8-0025/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Ucrania (2014/2717(RSP))


Charles Tannock, Anna Elżbieta Fotyga, Ryszard Antoni Legutko, Tomasz Piotr Poręba, Ryszard Czarnecki, Mark Demesmaeker, Roberts Zīle, Bas Belder, Geoffrey Van Orden, Ruža Tomašić en nombre del Grupo ECR

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Ucrania (2014/2717(RSP))  
B8‑0025/2014

El Parlamento Europeo,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de 27 de junio de 2014,

–       Vistas sus anteriores resoluciones sobre Ucrania,

–       Vista la Declaración Conjunta de la Cumbre de la Asociación Oriental de Vilna de 29 de noviembre de 2013,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que el pueblo de Ucrania se alzó contra un gobierno corrupto que rehusaba firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea;

B.     Considerando que el Parlamento ucraniano modificó la constitución del país y se sumó al pueblo ucraniano en su lucha por los valores europeos de libertad, democracia y derechos humanos;

C.     Considerado el estallido de violencia que se produjo en abril en el este de Ucrania, donde los separatistas declararon la independencia de la regiones de Donetsk y Luhansk, tras la anexión ilegal de Crimea por Rusia;

D.     Considerando que el presidente Petro Poroshenko ha propuesto un plan de 15 puntos para una solución pacífica de la crisis del este de Ucrania, plan que incluye el desarme de las fuerzas secesionistas;

E.     Considerando que las autoridades ucranianas declararon un alto el fuego unilateral que permitió la celebración de consultas entre Ucrania, Rusia, la OSCE y las fuerzas separatistas; que en vista de la falta de progresos sustanciales y de las continuas acciones militares de las fuerzas prorrusas, incluido el derribo de un helicóptero militar ucraniano, el presidente Poroshenko decidió renovar los esfuerzos militares de las fuerzas gubernamentales para desbaratar la insurrección separatista en el este;

F.     Considerando que en esta nueva ofensiva, fuerzas gubernamentales ucranianas han conseguido desalojar a los insurgentes prorrusos de Sloviansk ‒bastión rebelde asediado durante semanas‒ y retomar 23 de los 36 distritos anteriormente controlados por los separatistas en las regiones de Donetsk y Luhansk, así como el importante paso fronterizo de Dolzhanski;

G.     Considerando que, según fuentes de la OTAN, Rusia habría estado suministrando carros de combate, artillería y armamento diverso a los insurgentes, y permitiendo a combatientes de Rusia cruzar la frontera para sumarse a las milicias rebeldes;

H.     Considerando que al menos 200 personas han resultado muertas y otras 600 heridas desde el inicio de la oficialmente bautizada por Kíev «operación antiterrorista» en el este de Ucrania, que el número de refugiados ucranianos asciende ya a 110 000 y que el de desplazados internos se estima en más de 54 000;

I.      Considerando que el 27 de junio la UE firmó un Acuerdo de Asociación con Ucrania, junto con Georgia y Moldavia; considerando que la firma de este acuerdo reconoce las aspiraciones del pueblo de Ucrania a vivir en un país gobernado por los valores europeos, la democracia y el Estado de Derecho;

J.      Considerando que los líderes políticos rusos han intentado utilizar los sentimientos irredentistas y de revancha histórica para legitimar las acciones separatistas, y que han declarado públicamente en varias ocasiones que el territorio que actualmente constituye el sudeste de Ucrania fue, en época del zarismo, una región rusa denominada Novorrosiya (Nueva Rusia);

K.     Considerando que Rusia se ha servido de sus fuerzas armadas para controlar y posteriormente anexionarse ilegalmente la región ucraniana de Crimea, tras haber prestado apoyo a grupos separatistas locales; que este escenario se ha repetido en el caso del este de Ucrania, vulnerándose con ello todos los principios de los Acuerdos de Helsinki;

L.     Considerando que, en consonancia con la declaración del G7 y según lo acuerdo en el Consejo de Asuntos Exteriores del 14 de abril, la UE ha ampliado la lista de personas objeto de sanciones selectivas por sus acciones contra la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania, con prohibiciones de viajar y congelaciones de activos a otras quince personas;

M.    Considerando que el presidente Vladímir Putin ha declarado que Rusia «seguirá defendiendo activamente los derechos de los rusos, nuestros compatriotas en el extranjero, recurriendo para ello a todo el abanico de medios disponibles, desde los políticos y económicos hasta las operaciones al amparo del Derecho humanitario internacional, pasando por el derecho a la autodefensa»;

N.     Considerando que el pasado 16 de junio Rusia cortó todos los suministros de gas a Ucrania, aduciendo que ésta no había satisfecho sus deudas con Gazprom; que Rusia pretende castigar a Ucrania, al igual que a Georgia y a Moldavia, por firmar los Acuerdos de Asociación con la UE, introduciendo vetos a sus productos lácteos y otros;

O.     Considerando que la agresión rusa y la toma de Crimea infringieron el Derecho internacional, incluyendo la Carta de las Naciones Unidas, al menos tres acuerdos rusoucranianos sobre relaciones bilaterales de 1997 y posteriores, y en particular el Memorando de Budapest de 1994 y los principales actos de la OSCE;

P.     Considerando que la Comisión ha decidido crear un Grupo de Apoyo a Ucrania que actuará como centro neurálgico de provisión de estructura y orientación para el trabajo de la Comisión de apoyo a Ucrania y de ayuda a la movilización de los conocimientos especializados de los Estados miembros y a la mejora de la coordinación con otros donantes y con las instituciones financieras internacionales; considerando que la Comisión ha adoptado un amplio paquete de apoyo a Ucrania por valor de 11 000 millones de euros que se distribuirán a lo largo de los próximos siete años;

Q.     Considerando que el pasado 25 de mayo se celebraron en Ucrania elecciones presidenciales en consonancia con los compromisos internacionales y plenamente respetuosas con las libertades fundamentales en una amplísima mayoría del territorio, pese al ambiente hostil a la seguridad dominante en las dos regiones orientales y la anexión de Crimea por Rusia;

1.      Expresa su solidaridad con Ucrania y su apoyo al plan de paz presentado por el presidente Poroshenko, e insta a Rusia a dejar de amenazar a Ucrania con la invasión militar; toma nota de la declaración del Presidente de Rusia en la que expresa su apoyo, en principio, al plan de paz, y de la decisión del Consejo de la Federación de revocar la autorización del uso de las fuerzas armadas rusas para intervenir militarmente en Ucrania; recuerda que para alcanzar una tregua duradera y aplicar el plan de paz, Rusia debe poner fin a todo apoyo financiero, político o militar a los separatistas del este de Ucrania;

2.      Insta a la Federación Rusa, en este sentido, a que se abstenga de apoyar a grupos ilegalmente armados y ponga fin al flujo de armas y milicianos hacia el este de Ucrania; pide al Consejo Europeo que, en caso contrario, imponga a Rusia nuevas sanciones económicas sectoriales; insta a Francia, en este contexto, a que suspenda la venta a Rusia de buques de asalto anfibio de la clase «Mistral»;

3.      Celebra la buena voluntad mostrada por la parte ucraniana en su adopción de un alto el fuego unilateral, y lamenta que los separatistas se negaran a seguir el ejemplo; celebra la liberación por fuerzas ucranianas de la ciudad de Sloviansk y del paso fronterizo de Dolzhanski de manos de los rebeldes; pide el cese de todas las hostilidades militares y la puesta en marcha del plan de paz, con el concurso constructivo de Rusia y bajo los auspicios y el seguimiento de la OSCE;

4.      Expresa su solidaridad con la nación ucraniana unida en su lucha por defender la soberanía y la integridad territorial de Ucrania;

5.      Condena la agresión de Rusia contra Crimea, considerándola una grave violación de la integridad territorial y la soberanía ucranianas en virtud del Derecho internacional, y rechaza la política rusa de hechos consumados en las relaciones exteriores; considera que la anexión de Crimea es ilegal y se niega a reconocer la soberanía de facto rusa sobre la península, incluida la decisión de prohibir las importaciones de bienes de Crimea y Sevastópol que no cuenten con certificado ucraniano;

6.      Recuerda que los Estados Unidos de América, la Federación de Rusia y el Reino Unido garantizaron plenamente las actuales fronteras de Ucrania en el Memorando de Budapest sobre garantías de seguridad cuando Ucrania renunció a las armas nucleares y se adhirió al Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares (TNP); recuerda, asimismo, a la Federación de Rusia que, junto con los otros dos países mencionados, se comprometió en el mismo documento a abstenerse de utilizar la coerción económica para subordinar a sus propios intereses el ejercicio por parte de Ucrania de los derechos inherentes a su soberanía y, por lo tanto, para obtener ventajas de ningún tipo;

7.      Manifiesta su preocupación por las pretensiones de líderes políticos y miembros del gobierno rusos de utilizar argumentos irredentistas y de revancha histórica para provocar una nueva escalada de la violencia en el este de Ucrania, así como de servirse de los ciudadanos rusófonos de otros países como pretexto para lanzar ofensiva diplomáticas, económicas o incluso militares contra países soberanos y miembros de la antigua Unión Soviética;

8.      Reitera su petición a Rusia de que no utilice el gas y el petróleo como instrumentos de coerción y presión sobre sus vecinos; Hace hincapié, en este sentido, en la necesidad de garantizar la seguridad del abastecimiento energético de Ucrania y de aquellos Estados miembros de la UE que se verían afectados por un posible corte del suministro de gas y petróleo rusos;

9.      Acoge con satisfacción la firma del Acuerdo de Asociación con Ucrania y destaca las perspectivas, legalmente reconocidas, de una futura adhesión de Ucrania a la UE, avaladas en principio por el artículo 49 del Tratado de la Unión Europea;

10.    Condena taxativamente la intimidación de periodistas, incluidas amenazas físicas y secuestros, por las autoproclamadas «autoridades» de las regiones de Donetsk y Luhansk; expresa sus condolencias a la familia del periodista ruso muerto en el este de Ucrania y deplora la detención ilegal de reporteros ucranianos a manos de fuerzas separatista en la región de Luhansk; subraya la necesidad de que todas las partes del conflicto den máxima prioridad a garantizar la seguridad de los periodistas;

11.    Destaca la necesidad de defender los intereses y valores europeos y de promover la estabilidad, la prosperidad y la democracia en el continente europeo, así como de mantener relaciones con socios estratégicos a nivel mundial, como por ejemplo los transatlánticos;

12.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Estados miembros, al Presidente de Ucrania, a los Gobiernos y a los Parlamentos de los países de la Asociación Oriental y de la Federación de Rusia, a la Asamblea Parlamentaria Euronest, y a las Asambleas Parlamentarias del Consejo de Europa y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

Aviso jurídico - Política de privacidad