Propuesta de resolución - B8-0053/2014Propuesta de resolución
B8-0053/2014

    PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre el empleo juvenil

    15.7.2014 - (2014/2713(RSP))

    para cerrar el debate sobre la declaración de la Comisión
    presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento

    Jutta Steinruck, Maria João Rodrigues, Agnes Jongerius, Javier López Fernández, Sion Simon, Brando Maria Benifei, Sergio Gutiérrez Prieto, Maria Arena, Marita Ulvskog en nombre del Grupo S&D

    Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0027/2014

    Procedimiento : 2014/2713(RSP)
    Ciclo de vida en sesión
    Ciclo relativo al documento :  
    B8-0053/2014
    Textos presentados :
    B8-0053/2014
    Debates :
    Textos aprobados :

    B8‑0053/2014

    Resolución del Parlamento Europeo sobre el empleo juvenil

    (2014/2713(RSP))

    El Parlamento Europeo,

    –       Vista su Resolución, de 11 de septiembre de 2013, sobre cómo combatir el desempleo juvenil: posibles soluciones[1],

    –       Vista su Resolución, de 6 de julio de 2010, sobre el fomento del acceso de los jóvenes al mercado de trabajo y refuerzo del estatuto del becario, del período de prácticas y del aprendiz[2],

    –       Vista su Resolución, de 13 de marzo de 2014, sobre el empleo y los aspectos laborales y sociales del papel y las actividades de la Troika (BCE, Comisión y FMI) en relación con los países de la zona del euro sujetos a un programa[3],

    –       Vista su Resolución, de 25 de febrero de 2014, sobre el Semestre Europeo para la coordinación de las políticas económicas: empleo y aspectos sociales en el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento para 2014[4],

    –       Vista la Comunicación de la Comisión sobre la ejecución de la Iniciativa de Oportunidades para la Juventud, titulada «Promover el empleo juvenil» (COM(2012)0727),

    –       Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de 7 de febrero de 2013 relativas a una Iniciativa sobre Empleo Juvenil,

    –       Vista la propuesta de la Comisión, de 5 de diciembre de 2012, titulada «Hacia un Marco de Calidad para los Períodos de Prácticas. Segunda fase de la consulta de los interlocutores sociales a escala europea con arreglo al artículo 154 del TFUE» (COM(2012)0728),

    –       Vista la propuesta de Recomendación del Consejo sobre el establecimiento de la Garantía Juvenil, de 5 de diciembre de 2012, presentada por la Comisión (COM(2012)0729),

    –       Vista su Resolución, de 16 de enero de 2013, sobre la Garantía Juvenil[5],

    –       Visto el acuerdo político alcanzado en el Consejo, de 28 de febrero de 2013, relativo a una recomendación del Consejo sobre el establecimiento de la Garantía Juvenil,

    –       Vista la Comunicación de la Comisión, de 27 de abril de 2009, titulada «Una estrategia de la UE para la juventud: inversión y capacitación. Un método abierto de coordinación renovado para abordar los desafíos y las oportunidades de los jóvenes» (COM(2009)0200),

    –       Vista la declaración de los miembros del Consejo Europeo, de 30 de enero de 2012, titulada «Hacia una consolidación que propicie el crecimiento y un crecimiento que propicie el empleo»,

    –       Vista su Resolución, de 25 de octubre de 2011, sobre la movilidad y la inclusión de las personas con discapacidad y la Estrategia Europea sobre Discapacidad 2010-2020[6],

    –       Vista la Carta Europea de Calidad de las Prácticas elaborada por el Foro Europeo de la Juventud junto con los interlocutores sociales y otros interesados,

    –       Visto el informe de Eurofound, de 22 de octubre de 2012, titulado «Los "NiNi", jóvenes que ni estudian ni trabajan: características, costes y respuestas políticas en Europa»,

    –       Visto el informe de Eurofound, de 21 de diciembre de 2012, titulado «Eficacia de las medidas para el aumento de la participación de los jóvenes en el empleo»,

    –       Visto el informe de Eurofound, de 29 de abril de 2011, titulado «Ayuda para los trabajadores jóvenes durante la crisis: contribuciones de los interlocutores sociales y las autoridades públicas»,

    –       Visto su informe sobre la integración de los inmigrantes, el impacto sobre el mercado de trabajo y la dimensión externa de la coordinación de los sistemas de seguridad social en la UE (2012/2131(INI)),

    –       Visto el informe de Eurofound, de 7 de febrero de 2012, titulado «Recent policy developments related to those not in employment, education and training (NEETs)» [Evolución política reciente relativa a aquellos que ni estudian, ni trabajan, ni reciben formación («ninis»)],

    –       Visto el informe de Eurofound, de 15 de enero de 2013, titulado «Inclusión activa de jóvenes con problemas de salud o discapacidades»,

    –       Vista la Recomendación C(2013) 778 de la Comisión, de 20 de febrero de 2013, titulada «Invertir en la infancia: romper el ciclo de las desventajas»,

    –       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

    A.     Considerando que el desempleo es una causa importante de desigualdad, cuyas tasas en el caso de los jóvenes han alcanzado unos niveles sin precedentes, situándose en un 23 % por término medio para el conjunto de la UE, y considerando que el desempleo juvenil se reparte de forma desigual por el territorio de la UE, con unas tasas superiores al 50 % en algunos Estados miembros para la franja comprendida entre los 16 y los 25 años de edad;

    B.     Considerando que la situación del mercado laboral es particularmente grave para los jóvenes, con independencia de su nivel de educación, ya que con frecuencia se ven abocados al desempleo o a contratos de trabajo temporales con un nivel inferior de remuneración y de protección social o se ven obligados a aceptar contratos de empleo precario o prácticas no remuneradas; considerando que esta situación está provocando una migración forzosa que agrava aún más los efectos de la actual fuga de cerebros y hace aún más pronunciadas las divergencias persistentes entre los Estados miembros que proporcionan empleo y los que suministran mano de obra barata;

    C.     Considerando que los jóvenes acceden principalmente al mercado laboral a través de formas de empleo atípicas, altamente flexibles, inseguras y precarias (contratos marginales a tiempo parcial, de carácter temporal o de reducción a cero del tiempo de trabajo, etc.), y que la probabilidad de que esto sea un primer escalón hacia un trabajo permanente es baja;

    D.     Considerando que cabe vincular el desempleo juvenil también al problema del abandono escolar prematuro, a unos sistemas educativos y de formación inadecuados y a la falta de unos planes de formación técnica y especializada o a la deficiente vinculación de los mismos con el mercado laboral;

    E.     Considerando que el desempleo juvenil y la inseguridad laboral en sus vertientes femenina y masculina revisten unas características específicas que conviene tener en cuenta;

    F.     Considerando que la Comisión ha reconocido que las políticas de austeridad han tenido un impacto negativo, ya que han incrementado las desigualdades, la pobreza y la pobreza entre la población ocupada[7], han llevado aparejados recortes en educación, servicios sociales, empleos en la administración pública y políticas activas del mercado laboral y han reducido las posibilidades de los jóvenes de reincorporarse a la educación;

    G.     Considerando que 7,5 millones de jóvenes europeos de edades comprendidas entre los 15 y los 24 años ni trabajan ni estudian ni reciben una formación (los denominados «Nini») y que, en la UE28, en 2012 el 29,7 % de los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 29 años se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social[8];

    H.     Considerando que la actual limitación de la garantía juvenil a los 25 años de edad resulta insuficiente, ya que no tiene en cuenta a los 6,8 millones de «Nini» (que ni estudian ni trabajan ni reciben formación) con edades comprendidas entre los 25 y los 30 años;

    I.      Considerando que más de la mitad de los jóvenes europeos opina que, en su país, los jóvenes se han visto marginados y excluidos de la vida económica y social[9]; que, en consecuencia, Europa afronta la pérdida de una generación de jóvenes que, debido a un acceso insuficiente al empleo y a unos puestos de trabajo temporales y precarios, carecerán de la formación necesaria para acceder a un puesto de trabajo en el mercado laboral a largo plazo;

    J.      Considerando que en la actualidad solo 7,5 millones de personas, es decir, un 3,1 % de la mano de obra de la UE, están empleadas en otro Estado miembro y que los jóvenes constituyen el grupo con mayor potencial de movilidad;

    K.     Considerando que no cabe reducir las causas del desempleo juvenil a un problema de desajuste de cualificaciones, ya que guardan relación con asuntos como la falta de nuevos puestos de trabajo de resultas de la desindustrialización de Europa, la externalización y la especulación, situación que se ha visto agravada por la crisis y las políticas de austeridad; considerando que la educación y la formación por sí solas no pueden resolver el problema del desempleo juvenil;

    L.     Considerando que todas las medidas o programas que se apliquen con miras a fomentar el empleo juvenil deben prever la consulta o cooperación con todas las partes implicadas pertinentes a los distintos niveles, en especial los interlocutores sociales y las organizaciones juveniles;

    M.    Considerando que, en 2012, el 42 % de los jóvenes trabajadores de la UE tenía contratos temporales o precarios, frente a un 13 % de los trabajadores adultos[10], y que uno de cada cinco jóvenes teme perder su trabajo[11];

    N.     Considerando que, en una encuesta realizada en 2014, el 51 % de los jóvenes afirmaba que la prioridad absoluta del Parlamento Europeo debería ser la defensa de los derechos humanos[12], entre ellos los derechos económicos y sociales;

    O.     Considerando que la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound) ha cifrado el coste anual del desempleo juvenil en 153 000 millones de euros;

    P.     Considerando que la situación del desempleo y del desempleo juvenil también se ve afectada por la falta de unas políticas económicas comunes a escala europea para la creación de empleo; que el plan de gasto a largo plazo de la UE no atiende lo bastante a la necesidad de unas inversiones modernas de tipo económico e infraestructural, debido entre otras cosas a la excesiva rigidez del Marco Financiero Plurianual (MFP) de la UE, así como a la insuficiencia de los recursos financieros del presupuesto de la UE;

    1.      Advierte que no se dará un crecimiento económico sostenible significativo en la UE sin una reducción de las desigualdades, y recuerda que para ello hay que comenzar reduciendo el desempleo, sobre todo el juvenil, y aliviando la pobreza;

    2.      Manifiesta su preocupación por que más de 20 Estados miembros hayan reducido el gasto en educación en términos relativos (como porcentaje del PIB), poniendo así en peligro su potencial de crecimiento y empleo y su competitividad; señala que la reducción de dicha inversión aumentará la debilidad estructural de la UE, habida cuenta del desfase entre la creciente necesidad de trabajadores altamente cualificados y el hecho de que en muchos Estados miembros un alto porcentaje de la población activa tiene actualmente cualificaciones escasas;

    3.      Toma nota de la aprobación de una Resolución sobre el Plan de Trabajo de la UE para la Juventud por parte del Consejo el 20 de mayo de 2014, pero deplora que este no fomente una cooperación transectorial genuina en temas juveniles y que no asocie a los jóvenes al proceso;

    4.      Deplora que en la Resolución del Consejo, de 20 de mayo de 2014, relativa al diálogo estructurado y la inclusión social de los jóvenes no se reflejen los mensajes y aportaciones centrales de los jóvenes, como la necesidad de obtener empleo de calidad y de un mejor acceso a la asistencia social, el bienestar y la solidaridad, y que la Resolución no contenga ningún compromiso con políticas concretas a favor de una mejor inclusión social de los jóvenes;

    5.      Deplora que las prioridades del Consejo, anunciadas por el Consejo Europeo el 27 de junio de 2014, como un programa estratégico para la UE y la nueva Comisión Europea, no incluyan medidas e inversiones específicas para contribuir a la creación de empleo de calidad para los jóvenes;

    6.      Destaca que, dadas las consecuencias de la crisis para los jóvenes, los Estados miembros deben garantizar una supervisión regular y compromisos para mejorar la situación de los jóvenes; pide a la Comisión que adopte un conjunto específico de indicadores para supervisar la situación de las cualificaciones de los jóvenes en el ámbito del Semestre Europeo, que den cuenta asimismo de las causas más profundas de las bajas cualificaciones, incluidas las desigualdades en los itinerarios de aprendizaje y desarrollo desde la infancia junto con los factores «heredados» que inciden en las oportunidades;

    7.      Advierte que los períodos de prácticas, que pueden ser valiosos a la hora de adquirir experiencia laboral, deben ser objeto de una reglamentación adecuada, ya que a menudo están mal remunerados o no están remunerados, y en muchos casos sirven para cubrir puestos de trabajo, lo cual conduce a un mercado laboral con dos categorías y agrava la posición de desventaja de los jóvenes en el mercado laboral;

    8.      Advierte que los efectos del desempleo juvenil son particularmente duros para las mujeres, las personas con discapacidad y los grupos desfavorecidos de la sociedad como los migrantes y las minorías; señala que, si bien las mujeres jóvenes habitualmente tienen un mayor nivel educativo al tiempo que están infrarremuneradas en el mercado laboral, el desempleo en los inicios de su carrera puede abocarlas a un ciclo de desigualdad salarial en el futuro; subraya que los jóvenes con antecedentes de inmigración o un perfil étnico determinado, debido a las limitaciones en la igualdad de oportunidades de aprendizaje y la frecuente discriminación por los servicios de colocación, cuentan con menos posibilidades de encontrar un puesto de trabajo o acceder a una educación o formación adecuadas;

    9.      Subraya que los Estados miembros deben tener en cuenta la situación de los trabajadores de más edad al aplicar las políticas de lucha contra el desempleo juvenil, y apoyar los programas de puestos de trabajo compartidos y de relaciones mentor-aprendiz que asocien tanto a los trabajadores mayores como a los jóvenes;

    10.    Deplora la anulación de la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno prevista para el 11 de julio de 2014 en Turín; pide a los Estados miembros que den prioridad al problema de la lenta aplicación de la Garantía Juvenil en la próxima reunión informal del Consejo EPSCO prevista para los días 17 y 18 de julio de 2014;

    Enfoque sobre el empleo basado en derechos

    11.    Insta a la Comisión y a los Estados miembros a que apliquen un enfoque basado en los derechos en los ámbitos de la juventud y el empleo; subraya que, sobre todo en tiempos de crisis, no debe comprometerse el aspecto cualitativo del trabajo para los jóvenes y que, en los esfuerzos realizados, deben tenerse especialmente en cuenta las normas laborales básicas y otras normas relativas a la calidad del trabajo, como la ordenación del tiempo de trabajo, el salario mínimo, la seguridad social y la salud y seguridad en el trabajo;

    12.    Pide a los Estados miembros que garanticen que los jóvenes puedan acceder a empleos de calidad donde se respeten sus derechos, entre ellos, el derecho a una estabilidad y seguridad a través de un trabajo que ofrezca garantías de subsistencia y una protección social, y permita una vida segura, digna y autónoma; a fin de proteger a los jóvenes trabajadores contra la discriminación y la explotación, insiste en que se adopte una directiva sobre condiciones de trabajo dignas, en la que se definan los derechos laborales fundamentales de todos los trabajadores y se introduzcan unas normas mínimas comunes;

    13.    Subraya la necesidad de contar con una política de mercado laboral activa, global e integradora, con medidas especiales para los jóvenes;

    14.    Subraya que, dado que se prevén unos cambios rápidos en los mercados laborales, hoy se imponen más que nunca unas inversiones sólidas en educación y formación; subraya que las políticas sobre competencias no deben verse solo como un medio de satisfacer las necesidades del mercado laboral, sino que deben reconocer también las competencias adquiridas mediante la formación no formal, apoyar la aplicación de políticas de aprendizaje permanente y, en última instancia, inscribirse en un enfoque integral en materia educativa; pide la adopción de unas normas de calidad comunes y vinculantes, a escala europea y para todos los ciudadanos, en materia de educación, formación y aprendizaje permanente;

    15.    Insta a la Comisión a que aborde la cuestión del trabajo precario, reglamente los acuerdos contractuales explorando distintas opciones para solucionar el problema de la polarización del mercado laboral debido a las malas condiciones ofrecidas a los trabajadores escasamente cualificados, y proteja a los jóvenes contra la precariedad en el trabajo y contra la pobreza;

    16.    Subraya que debe acabarse con la discriminación en razón de edad en el acceso a los beneficios sociales y de empleo, incluido el acceso condicionado a prestaciones por desempleo; destaca que imponer salarios mínimos bajos a los jóvenes independientemente de su experiencia o capacidad laboral no solo supone una falta de consideración hacia las personas más vulnerables del mercado laboral, sino que constituye un caso evidente de discriminación en función de la edad;

    17.    Recuerda que la crisis y las divergencias en la situación económica de los distintos Estados miembros han convertido la movilidad forzosa de los jóvenes en un hecho cada vez más frecuente; insta a los Estados miembros a que garanticen que no se pongan trabas al derecho fundamental a la libre circulación y que no se recorte o deniegue el acceso a los servicios públicos por parte de los jóvenes estudiantes o trabajadores en situación de movilidad; en este sentido, pide a la Comisión que presente propuestas para facilitar aún más la movilidad voluntaria de los jóvenes en toda la Unión Europea, también con miras a lograr la realización completa del mercado único de la UE;

    Garantía Juvenil, Iniciativa sobre Empleo Juvenil y Marco de Calidad para los Períodos de Prácticas

    18.    Pide un seguimiento eficaz de la aplicación de la Garantía Juvenil; pide a la Comisión que supervise estrechamente los desafíos enumerados en las recomendaciones específicas por país (REP) de 2014 en lo que hace referencia a la calidad de la oferta y la falta de participación activa de los «NiNi», así como la capacidad administrativa de los servicios públicos de empleo y la falta de una colaboración eficaz con todos los interlocutores pertinentes, al tiempo que detecta las mejores prácticas que puedan servir de referencia para introducir mejoras en los programas;

    19.    Pide que se introduzca la reducción del desempleo juvenil como objetivo propio en el marco del Semestre Europeo; pide asimismo que en las REP y en los programas nacionales de reforma (PNR) se incluyan medidas vinculantes de lucha contra el desempleo juvenil; solicita a la Comisión que siga y examine atentamente la introducción de dichas medidas; pide una amplia participación del Parlamento en este sentido en el marco del proceso del Semestre Europeo;

    20.    Recuerda que los 6 000 millones de euros asignados a la Iniciativa sobre Empleo Juvenil no bastan para luchar contra el desempleo juvenil de forma duradera, por lo que deben considerarse un tramo inicial de financiación; destaca que la cifra prevista por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para poner en práctica un programa eficaz de lucha contra el desempleo juvenil solo en la zona del euro es de 21 000 millones de euros; considera que esta inversión más elevada resulta necesaria y razonable, dada la pérdida económica anual de 153 000 millones de euros que sufren los Estados miembros debido al desacoplamiento de los jóvenes del mercado de trabajo, lo que corresponde al 1,2 % del PIB de la UE[13]; subraya, además, que la Iniciativa sobre Empleo Juvenil dejará de financiarse a partir del presupuesto para 2016; pide a la Comisión que presente una propuesta a su debido tiempo para garantizar que se siga financiando la Iniciativa sobre Empleo Juvenil a partir del presupuesto para 2016, recurriendo a todos los instrumentos disponibles en el marco del Reglamento relativo al MFP 2014-2020; pide además a la Comisión y a los Estados miembros que concedan carácter prioritario a la Garantía Juvenil y que incrementen su dotación presupuestaria durante todo el período 2014-2020 al decidir acerca de la revisión post-electoral obligatoria del MFP 2014-2020, prevista para finales de 2016 a más tardar;

    21.    Solicita la adopción de medidas para evitar que la aplicación de la Iniciativa sobre Empleo Juvenil se vea manipulada y utilizada para agravar procesos nacionales de devaluación interna de los salarios; advierte que un uso indebido de los fondos asignados a dicha Iniciativa, por ejemplo financiando los costes laborales sin exigir garantías suficientes, puede propiciar situaciones en las que se despida a los trabajadores de más edad por el mero hecho de considerarlos más caros que los trabajadores jóvenes contratados a través de un programa de la Iniciativa sobre Empleo Juvenil;

    22.    Pide a la Comisión que proponga un marco jurídico europeo, por el que se introduzcan unas normas mínimas vinculantes para la aplicación de las garantías juveniles, incluida la calidad de los períodos de aprendizaje, unos salarios dignos para los jóvenes y el acceso a los servicios de empleo, y que también abarque a los jóvenes de edades comprendidas entre los 25 y los 30 años, en caso de que los Estados miembros no respeten las recomendaciones sobre garantías juveniles;

    23.    Pide a la Comisión y a los Estados miembros que se aseguren de que los procedimientos burocráticos no entorpezcan la entrega rápida y eficaz de los 6 000 millones de euros asignados a la Iniciativa sobre Empleo Juvenil para aplicar la Garantía Juvenil; deplora las noticias recientes de que algunos Estados miembros no aprovecharán plenamente las dotaciones financieras previstas en el marco de esta Iniciativa; subraya una vez más, a este respecto, la importancia de que estos recursos se utilicen plena y eficazmente, y considera fundamental que no se desaproveche oportunidad alguna de financiar las medidas tan necesarias en el mercado laboral encaminadas a reducir los niveles de desempleo juvenil; pide a la Comisión y a los Estados miembros que liberen fondos a través del BEI para iniciativas en el sector privado orientadas a la creación de empleo y de lugares de formación en el trabajo;

    24.    Insta a los Estados miembros que vayan más allá de lo establecido en la Recomendación del Consejo sobre un marco de calidad para los periodos de prácticas, de marzo de 2014, a fin de prevenir la discriminación y explotación de los jóvenes trabajadores; solicita la adopción de una directiva sobre condiciones dignas y normas mínimas para los períodos de prácticas y las becas, que confiera a las personas en prácticas y a los becarios unos derechos claramente definidos que incluyan el acceso a la protección social, contratos por escrito y de carácter vinculante y una remuneración justa, e introduzca asimismo restricciones en lo tocante al empleo de trabajadores en prácticas y becarios en las empresas a fin de evitar que se cometan abusos;

    25.    Pide a los Estados miembros que establezcan o mejoren los sistemas de educación y de formación profesional; subraya que, para mejorar la transición entre la escuela y el trabajo, debe establecerse un marco europeo de educación dual, basado en las mejores prácticas europeas en este ámbito; sugiere además que se recurra, a escala de la UE, a sistemas «rompehielos» que permitan a jóvenes titulados y a quienes hayan seguido una formación profesional adquirir experiencia profesional gracias a empresas que los contraten durante períodos de entre seis y doce meses, a fin de solucionar un problema específico relacionado con la innovación y el desarrollo;

    26.    Hace hincapié en las buenas experiencias de los países con sistemas de formación profesional y sistemas educativos de doble vía respecto en términos de mejora de la transición de la educación al trabajo, para reducir la brecha entre las competencias formativas y las exigencias del mercado de trabajo; insiste en que la Comisión tiene la misión de apoyar activamente esos esfuerzos y pide a la Comisión que informe regularmente de los esfuerzos de reforma de los Estados miembros respecto de los sistemas de formación profesional; destaca la necesidad de prestar especial atención a los grupos vulnerables con gran riesgo de exclusión social, entre ellos los «Nini»; pide a la Comisión que presente un informe anual sobre la reforma de los sistemas de formación profesional en los Estados miembros, aportando así una contribución estructural a largo plazo a la mejora de la empleabilidad digna de los jóvenes;

    27.    Aboga, sobre todo en el ámbito de la formación profesional y en los sistemas de formación dual, por la integración de todos los agentes pertinentes, en especial de los interlocutores sociales y de las instituciones educativas; destaca en este contexto la responsabilidad de las empresas y de las instituciones educativas a la hora de facilitar a los alumnos y estudiantes una formación práctica;

    28.    Destaca que la Iniciativa de Empleo para la Juventud no debe impedir a los Estados miembros recurrir a otros programas de la UE, por ejemplo en el marco del Fondo Social Europeo o de ERASMUS+, para financiar proyectos más amplios relacionados con la juventud, en particular en relación con la pobreza y la inclusión social; subraya la importancia de que los Estados miembros concedan la cofinanciación necesaria en este sentido; pide a la Comisión que supervise el uso de los fondos del FSE para proyectos relacionados con los jóvenes;

    29.    Subraya que es preciso apoyar a los jóvenes emprendedores tanto desde el punto de vista financiero como administrativo, sobre todo en los países en crisis; pide, por tanto, a la Comisión y a los Estados miembros que instauren unos mecanismos específicos de apoyo a los jóvenes emprendedores menores de 30 años, por ejemplo en forma de microcréditos para empresas emergentes, tal como se prevé en el programa EIS;

    30.    Destaca el importante papel que desempeñan los interlocutores sociales en la lucha contra el desempleo juvenil; considera que el apoyo de los sindicatos nacionales y el pleno respeto de las prácticas y los sistemas de relaciones laborales nacionales constituyen un requisito previo necesario para todas las medidas por las que se establezcan y mejoren las condiciones de trabajo, los salarios y la remuneración de los jóvenes;

    Las inversiones y la dimensión macroeconómica

    31.    Recalca que, aun en el caso de que las medidas por parte de la oferta, tales como el desarrollo de competencias y la regulación del mercado laboral, puedan desempeñar un papel en la lucha contra el desempleo juvenil, han de tomarse en consideración preferentemente los factores macroeconómicos y los factores por parte de la demanda;

    32.    Pide a la Comisión y a los Estados miembros que adopten medidas tendentes a la reducción de desigualdades y a la creación de empleo, impulsando la demanda a través de políticas centradas en el aumento salarial y la introducción de salarios mínimos (de forma estatutaria o sobre la base de convenios colectivos; específicos o transectoriales), reforzando las transferencias directas a través de una política fiscal más justa y regímenes de renta mínima, y garantizando una protección social sólida y la mejora de los servicios públicos y sociales, sobre todo en materia sanitaria y educativa;

    33.    Insta a la Comisión y a los Estados miembros a que establezcan cuanto antes un plan de acción para la creación de empleo, que priorice las regiones con una tasa de desempleo juvenil superior al 25 %, invirtiendo en industrias sostenibles, sobre todo las PYME, y en servicios, formación y educación, investigación y desarrollo, infraestructuras modernas de transportes, la reindustrialización de la UE, servicios privados eficaces y servicios públicos de calidad, y la transición verde, a fin de avanzar hacia una economía innovadora y basada en el conocimiento, sin perder de vista la creación de empleo para las generaciones venideras; destaca que esta inversión debe percibirse como una inversión clave en el futuro de Europa;

    34.    Pide a la Comisión que halle soluciones especiales para aquellos países con tasas de desempleo muy elevadas que no estarán en condiciones de utilizar los fondos disponibles de la UE debido a problemas de cofinanciación; pide a la Comisión que, con este fin, estudie la posibilidad de reducir o suprimir la participación de los Estados miembros que experimenten dificultades en la cofinanciación de fondos o programas de la UE orientados a luchar contra el desempleo juvenil (previstos en la Rúbrica 1 («Crecimiento sostenible») del marco financiero plurianual (MFP); pide a la Comisión y a los Estados miembros que consideren asimismo la posibilidad de excluir las medidas de lucha contra el desempleo juvenil cofinanciadas por los Estados miembros, a la hora de calcular el déficit excesivo;

    35.    Aplaude el propósito de la Presidencia italiana de comenzar a debatir el establecimiento de un sistema de prestaciones de desempleo en toda la UEM a modo de instrumento de absorción de perturbaciones asimétricas a nivel central, y de examinar con especial atención la cuestión de los estabilizadores automáticos en el marco del debate sobre la dimensión social de la Unión Económica y Monetaria;

    Priorización de los derechos de los jóvenes

    36.    Pide al Consejo que garantice la aplicación del Plan de Trabajo de la UE para la Juventud y que este asegure una cooperación transectorial genuina y la participación de los jóvenes;

    37.    Pide a la Comisión que presente al Consejo y al Parlamento medidas encaminadas a alentar la participación de los jóvenes en la vida democrática de Europa, en consonancia con el artículo 165 del TFUE;

    38.    Insta al Consejo a que adopte finalmente la Directiva sobre la igualdad de trato, presentada inicialmente por la Comisión en 2008, por la que se prohibiría la discriminación por razones de edad y por otra serie de razones;