Procedimiento : 2014/2717(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0054/2014

Textos presentados :

B8-0054/2014

Debates :

Votaciones :

PV 17/07/2014 - 10.5
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2014)0009

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 135kWORD 73k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0025/2014
15.7.2014
PE536.955v01-00
 
B8-0054/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Ucrania (2014/2717(RSP))


Rebecca Harms, Ulrike Lunacek, Tamás Meszerics, Heidi Hautala, Benedek Jávor, Bas Eickhout, Ernest Maragall en nombre del Grupo Verts/ALE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Ucrania (2014/2717(RSP))  
B8‑0054/2014

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Ucrania, en particular las de 27 de febrero de 2014 sobre la situación en Ucrania(1), de 13 de marzo de 2014 sobre la invasión de Ucrania por Rusia(2) y 17 de abril de 2014 sobre las presiones de Rusia sobre los países de la Asociación Oriental y en particular la desestabilización del este de Ucrania(3),

–       Vistas las conclusiones de la reunión extraordinaria del Consejo de Asuntos Exteriores sobre Ucrania de 3 de marzo de 2014, y las conclusiones de las reuniones del Consejo de Asuntos Exteriores de 17 de marzo de 2014, 14 de abril de 2014, 12 de mayo de 2014 y 23 de junio de 2014,

–       Vista la Declaración de los Jefes de Estado o de Gobierno sobre Ucrania en el Consejo Europeo de 6 de marzo de 2014,

–       Vistas las Conclusiones sobre Ucrania del Consejo Europeo del 20 de marzo de 2014 y 27 de junio de 2014,

–       Vista la declaración de resultados y conclusiones preliminares de la misión internacional de observación electoral dirigida por la OSCE/OIDDH a las elecciones presidenciales anticipadas de Ucrania, de 25 de mayo de 2014,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que, a raíz de los acontecimientos ocurridos desde abril de 2014, grupos separatistas prorrusos ocuparon por primera vez los edificios de la administración estatal en la región y otros edificios públicos y llevaron a cabo manifestaciones violentas en el sureste de Ucrania; que en los días sucesivos, milicias fuertemente armadas sin identificar, en una serie de incursiones coordinadas, se apoderaron militarmente de pueblos y ciudades del este de Ucrania, en especial en las regiones de Luhansk y Donetsk;

B.     Considerando que las milicias prorrusas proclamaron «Repúblicas Populares» en estas regiones y después celebraron referendos de apoyo a estas «repúblicas soberanas»; que todos los esfuerzos de las autoridades de Kiev para iniciar un diálogo auténtico con miras a abordar los problemas de la zona y, en particular, la descentralización administrativa y las reformas constitucionales pertinentes han sido rechazados por los que ocuparon el poder;

C.     Considerando que los insurgentes han utilizado también tanques, blindados, munición y armas rusos, incluidos modernos lanzacohetes múltiples que se introdujeron de contrabando esquivando las fronteras y los puntos de control; que algunos de los líderes combatientes de las milicias separatistas son ciudadanos rusos vinculados con los servicios rusos de inteligencia o de seguridad, y que otros proceden de Chechenia, Crimea y Serbia; que, durante la crisis, la Federación de Rusia ha acumulado tropas y equipos militares en la frontera con Ucrania;

D.     Considerando que el 25 de mayo de 2014 Ucrania celebró elecciones presidenciales bajo la supervisión de una sólida misión internacional de observación electoral dirigida por la OSCE/OIDDH; que, a pesar de los esfuerzos externos e internos por obstaculizar el proceso, estas elecciones recibieron una evaluación global positiva por parte de los supervisores internacionales; que en Donbas solo algunos ciudadanos pudieron participar en ellas debido a las gravísimas amenazas y a la violencia de los separatistas;

E.     Considerando que en su discurso inaugural, de 7 de junio de 2014, el recién elegido Presidente Petro Poroshenko presentó un plan de paz de 15 puntos para la resolución de la situación en las regiones orientales sobre la base de la supresión de la responsabilidad penal de quienes se rindan y no hayan cometido delitos graves, la creación de corredores controlados para la retirada de los mercenarios rusos y el lanzamiento de un diálogo inclusivo con los ciudadanos pacíficos;

F.     Considerando que el Presidente Poroshenko declaró un alto el fuego que se amplió unilateralmente hasta el 30 de junio a fin de facilitar la aplicación del plan de paz; que se produjeron continuas violaciones del alto el fuego, sobre todo por parte de los separatistas;

G.     Considerando que, según una evaluación rápida de Unicef, hasta un 50 % de los niños de la región de Donetsk son testigos de violencia y sufren graves problemas psicosociales; que las autoridades públicas, especialmente la policía y el sistema jurídico, no pueden garantizar el Estado de Derecho ni un mínimo de seguridad pública; que se ha producido un grave deterioro de los servicios en muchas zonas de las provincias de Donetsk y Luhansk, donde el suministro de agua se ha visto afectado, se han recortado prestaciones sociales y se han interrumpido los servicios sanitarios; que más de 100 000 personas han sido evacuadas de zonas de conflicto hacia otras partes del país y a Rusia;

H.     Considerando que, el 2 de julio de 2014, los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania se reunieron en Berlín y acordaron un conjunto de medidas destinados a alcanzar una tregua mutua sostenible en el este de Ucrania;

I.      Considerando que, tras la firma el 21 de marzo de 2014 de las disposiciones políticas del Acuerdo de Asociación, el 27 de junio de 2014, la UE y Ucrania firmaron oficialmente la parte pendiente de dicho Acuerdo, que incluye un Acuerdo de libre comercio de alcance amplio y profundo;

J.      Considerando que, el 27 de junio de 2014, el Consejo de Asuntos Exteriores confirmó la valoración de la Comisión en el sentido de que Ucrania ha satisfecho todos los criterios de la primera fase del Plan de Acción para la Liberalización de Visados y pasó a la segunda fase del proceso de liberalización de visados;

K.     Considerando que, el 25 de junio de 2014, el Consejo de la Federación de Rusia aprobó una decisión del Presidente Putin de renunciar al derecho de enviar fuerzas armadas rusas al territorio de Ucrania;

L.     Considerando que, a la vista de la falta de pasos concretos para rebajar la tensión, la UE ha ampliado sus sanciones en relación con la situación en Ucrania incorporando más criterios que permiten la prohibición de visados, imponiendo la inmovilización de bienes y aplicando estas medidas a más personas y a dos entidades; que estas sanciones limitadas y selectivas han demostrado ya sus efectos;

M.    Considerando que no se ha alcanzado ningún acuerdo sobre el conflicto de larga duración entre Ucrania y Rusia a propósito del suministro de gas;

N.     Considerando que es necesaria una enérgica acción diplomática internacional a todos los niveles para apaciguar la situación y evitar que la crisis se agrave hasta quedar fuera de control; que la UE ha de responder eficazmente de manera que Ucrania y otros países de la Asociación Oriental puedan ejercer plenamente su soberanía y disfrutarla libres de presiones exteriores;

1.      Expresa su profunda preocupación ante el conflicto en curso que está asolando la parte oriental de Ucrania y causando la pérdida de centenares de vidas humanas, la destrucción de casas y propiedades, y la fuga de muchos miles de civiles de las zonas en conflicto hacia zonas seguras;

2.      Reconoce el legítimo derecho de Ucrania a defenderse, tal como se define en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas; considera, no obstante, que solo una solución auténticamente política a la crisis puede eliminar los obstáculos para una reconciliación total entre las partes y fortalecer la unidad del país; insta a los servicios de seguridad ucranianos a que respeten plenamente el Derecho internacional humanitario y el Derecho internacional de los derechos humanos al llevar a cabo las denominadas operaciones antiterroristas; destaca la necesidad de proteger a la población civil;

3.      Resalta las implicaciones, repercusiones y consecuencias que esta crisis tiene para la estabilidad y la seguridad en toda la región y para el presente y el futuro de las relaciones entre Rusia y la UE; insta a Rusia a que se abstenga de cualquier interpretación unilateral de los hechos y sucesos sobre el terreno orientada a allanar el camino a una intervención directa de las fuerzas rusas en el conflicto;

4.      Apoya, en este sentido, el plan de paz propuesto por el Presidente Poroshenko y hace un llamamiento para una nueva reunión del Grupo de contacto trilateral en aras de una solución para Ucrania oriental, a fin de iniciar inmediatamente un alto el fuego bajo la supervisión de las OSCE y facilitar a los agentes de fronteras de Ucrania y al personal de la OSCE el acceso a puntos de control fronterizos rusos con objeto de supervisar la situación en aquellas zonas en las que los puntos de control ucranianos han sido ocupados por grupos separatistas;

5.      Pide a todas las partes que pongan fin a todos los combates con vistas a pacificar la crisis, facilitar ayuda humanitaria y corredores seguros a los refugiados y personas desplazadas, crear las condiciones para un diálogo auténtico y encontrar una solución viable que estabilice la situación; pide asimismo a los insurgentes que liberen inmediatamente a todos los rehenes;

6.      Cree firmemente que la OSCE debe desempeñar el principal papel operativo para resolver la crisis de Ucrania por su experiencia en la gestión de conflictos armados y crisis, y también por el hecho de que tanto Rusia como Ucrania son miembros de esta organización; pide a los Estados miembros de la UE, a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y a la Comisión Europea que sigan reforzando el papel de la OSCE en el conflicto de Ucrania; aboga por dotar de más recursos financieros y de personal la Misión Especial de Observación de la OSCE con objeto de permitir una fuerte presencia de esta a lo largo de la frontera con Rusia y en todos los lugares en los que se han producido o siguen produciéndose combates; insta a la OSCE a que publique toda la información posible sobre todos los acontecimientos violentos o políticamente relevantes con miras a reducir la influencia de las campañas de desinformación y propaganda; pide además a la OSCE que se centre en todas las personas que han desaparecido durante las últimas semanas y que se asegure de que son liberadas;

7.      Llama la atención sobre un informe reciente de Amnistía Internacional y expresa su firme condena de las desapariciones, las palizas salvajes, la tortura, los asesinatos, las ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones graves de los derechos humanos y del Derecho humanitario contra activistas, manifestantes, periodistas y muchos otros ciudadanos no activos en el conflicto del este de Ucrania, que se han producido en los últimos tres meses, perpetradas principalmente por separatistas armados y, en algunos casos, también por fuerzas gubernamentales; apoya el llamamiento al Gobierno ucraniano para que cree un registro único, actualizado periódicamente, de los casos de desapariciones denunciados, y que investigue de manera meticulosa e imparcial todas las denuncias de abuso de la fuerza, malos tratos y tortura;

8.      Pide a Moscú que reduzca y retire inmediatamente sus tropas de la frontera con Ucrania y que ponga fin a cualquier acción, infiltración, suministro de armas o apoyo oculto a favor de los insurgentes que combaten en el este de Ucrania como un primer paso concreto, esperado desde hace tiempo, para demostrar que Rusia desea realmente apaciguar la situación;

9.      Hace hincapié en que, desde la anexión de Crimea, Rusia infringe sus obligaciones jurídicas en tanto que firmante del Memorando de Budapest de 1994 y del Tratado de Amistad, Cooperación y Asociación de 1997 por el que las partes se comprometieron a no recurrir a la amenaza ni al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de Ucrania;

10.    Lamenta profundamente que Francia siga preparando la exportación de dos portahelicópteros Mistral a Rusia, iniciando la formación de 400 marines rusos en el puerto de Saint-Nazaire; recuerda que esta exportación en concreto supondrá un refuerzo estratégico considerable para la marina rusa y permitirá acciones ofensivas muy rápidas en zonas como el Báltico y el mar Negro; recuerda asimismo que esta exportación contribuye a la carrera de armamentos en la región; está profundamente convencido de que esta exportación es una amenaza directa y grave para la seguridad de Europa y representa una violación de la Posición Común 2008/944/PESC sobre la exportación de armas, en particular de los criterios que prohíben exportar a un país o región en el que existen tensiones, no se respeta el Derecho internacional ni las obligaciones internacionales tales como el Memorándum de Budapest de 1994, ni tampoco la seguridad de los Estados miembros de la UE colindantes; exhorta a todos los Estados miembros de la UE a adoptar inmediatamente un embargo de armas que incluya también la tecnología de vigilancia;

11.    Manifiesta su preocupación por las declaraciones de Anders Fogh Rasmussen, Secretario General de la OTAN, acerca de la necesidad de aumentar significativamente los niveles del gasto en defensa de los países de la OTAN debido al papel que Rusia desempeña en la crisis de Ucrania; manifiesta igualmente su preocupación por el anuncio efectuado por el Presidente de los EE.UU. de invertir unos mil millones de dólares en armamento en Europa Oriental; recuerda que tanto la exportación de los Mistral franceses como la inversión estadounidense en Europa Oriental no solo constituyen un juego de suma cero peligroso e irresponsable sino que son también una clara señal del inicio de una carrera de armamentos; considera que los pasos hacia una mayor militarización tal como planean los responsables franceses, estadounidenses y de la OTAN minarán y debilitarán significativamente un enfoque civil firme por parte de la Unión Europea basado en sanciones y negociaciones; hace hincapié asimismo en que las exportaciones de armas en curso contraviene de manera flagrante las posiciones comunes de la UE y las sanciones económicas pertinentes;

12.    Insta al Consejo Europeo a que adopte una estrategia más firme y coherente respecto a la crisis de Ucrania y especialmente respecto al comportamiento del Gobierno ruso; celebra la decisión de la Unión Europea de ampliar las sanciones específicas, incluidas las restricciones en materia de viajes y la inmovilización de bienes, contra las personas responsables de actos de intolerancia u odio, incluidos los llamamientos a la guerra, o de actos que podrían socavar o amenazar la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania, pero lamenta la decisión de no recurrir a la tercera fase de las sanciones a pesar de la escalada de la crisis; aboga por la finalización de la tercera fase de las sanciones, incluido un embargo de armas;

13.    Insta a las autoridades ucranianas a que entablen un diálogo abierto, transparente e inclusivo; les pide, en este sentido y a raíz del conflicto en curso, que no aplacen las necesarias y esperadas reformas constitucionales, políticas y económicas; opina, en este contexto, que la reforma constitucional en Ucrania debe tratarse en un debate amplio y exhaustivo en el que participen todos los elementos que componen la sociedad ucraniana y debe desembocar en un referéndum;

14.    Acoge con satisfacción la celebración de elecciones legislativas anticipadas en consonancia con los compromisos democráticos internacionales, a pesar de las hostilidades en la parte oriental del país; destaca la valoración general positiva de la misión de observación de la OSCE/OIDDH que presenta una mejora en comparación con consultas previas, y pide a las autoridades ucranianas que aborden todos los asuntos pendientes a que se hace referencia en los resultados y conclusiones preliminares;

15.    Apoya la intención del Presidente Poroshenko de celebrar elecciones legislativas anticipadas en otoño;

16.    Destaca que la firma del Acuerdo de Asociación UE-Ucrania el 27 de junio de 2014 es un paso fundamental para la profundización de las relaciones entre ambas partes y la inclusión de Ucrania en el proceso de integración europea; aguarda con impaciencia la aprobación de una hoja de ruta para la aplicación del acuerdo y pide a la Comisión que acelere la asistencia técnica y financiera para garantizar su correcta ejecución; insiste en su posición, en este sentido, de que este acuerdo no constituye el objetivo final en las relaciones entre la UE y Ucrania; señala, además, que, de conformidad con el artículo 49 del TUE, Ucrania, como cualquier otro Estado europeo, tiene una perspectiva europea y puede solicitar su adhesión a la Unión siempre que suscriba los principios de la democracia, respete las libertades fundamentales y los derechos humanos y de las minorías, y garantice el Estado de Derecho; subraya que un acuerdo de asociación o un acuerdo de libre comercio de alcance amplio y profundo con la Unión Europea no guardan relación con la integración en la OTAN;

17.    Acoge con satisfacción la primera reunión de alto nivel sobre Ucrania celebrada en Bruselas el 8 de julio de 2014 con la participación de la UE y sus Estados miembros, Ucrania, otros países donantes, organizaciones internacionales, entidades financieras internacionales y la sociedad civil, con objeto de coordinar el apoyo internacional a este país; resalta la importancia del compromiso de la comunidad internacional para apoyar la estabilización y las reformas económicas y políticas de Ucrania, especialmente en el marco de la asociación política y la integración económica del país con la UE, así como de un plan de emergencia creíble para la reconstrucción y el desarrollo de las regiones afectadas por el conflicto y de la ayuda humanitaria a los refugiados y las personas desplazadas;

18.    Toma nota de la celebración de la primera reunión a tres bandas entre la UE, la Federación de Rusia y Ucrania el 11 de julio de 2014 sobre la aplicación del Acuerdo de Asociación y los posibles efectos y consecuencias de importancia para Rusia; está convencido de que la UE no debe permitir que Rusia socave, vete o debilite este Acuerdo de Asociación, ni los firmados con Georgia y Moldavia; destaca que la UE y Rusia han desarrollado fuertes relaciones económicas en el pasado, pero que, solo si vuelve a respetar el Derecho internacional, Rusia creará las condiciones para un futuro de cooperación y buenas relaciones;

19.    Insta al Gobierno ucraniano a que lleve a su término un conjunto ambicioso de reformas estructurales, transparentes y exhaustivas, que den prioridad a fortalecer el Estado de Derecho, a erradicar la corrupción mediante la aprobación y la aplicación de la legislación necesaria, a establecer un sistema de gobernanza equilibrado y que funcione basado en la separación de poderes y en línea con los criterios europeos, a introducir una reforma importante del sistema judicial y de la ley electoral, y a acercar la legislación contra la discriminación a las normas de la UE, especialmente en relación con la futura reforma del Código de Trabajo; estima, asimismo, que reviste la mayor importancia iniciar un proceso gradual de descentralización de las competencias centrales a las administraciones regional y municipal sin poner en peligro el equilibrio interno de poderes ni el funcionamiento efectivo del Estado; celebra, a este respecto, la decisión de la Comisión de crear un grupo de apoyo para Ucrania que trabajará sobre la puesta en práctica del Plan europeo de reforma;

20.    Celebra el plan del Consejo para poner en marcha una misión de reforma del sector de la seguridad civil, en el contexto de la PCSD; hace hincapié en la necesidad de reformar en profundidad la policía y el sector de la justicia, y de reforzar la transparencia, la rendición de cuentas y un control democrático y parlamentario de la policía;

21.    Señala que el carácter limitado de las medidas adoptadas por la UE en respuesta a la invasión de Ucrania por Rusia también se debe a su fuerte dependencia de la Federación de Rusia en lo que respecta al suministro de energía; considera que reviste la máxima importancia reducir la dependencia de la UE respecto de Moscú y de otros regímenes autoritarios y tener en cuenta la posibilidad de un boicot completo, al mismo tiempo que se crean alternativas concretas para ayudar a aquellos Estados miembros que actualmente tienen a Rusia como proveedor único; pide a la Comisión, en este sentido, que trabaje en favor de la plena aplicación del tercer paquete energético y que apoye proyectos de eficiencia energética, pues ello convertiría en innecesarias las capacidades adicionales de gasoductos tales como South Stream, y también que diversifique realmente las fuentes de energía mediante el desarrollo de las renovables; insta a los Estados miembros a que no hagan participar a sus empresas públicas en proyectos con empresas rusas que aumentan la vulnerabilidad europea y buscan aislar Ucrania, tales como South Stream; pide además al Consejo Europeo, a este respecto, que adopte objetivos nacionales vinculantes en materia de energías renovables y eficiencia energética para 2030, lo que reducirá la dependencia de Europa respecto a las importaciones de combustibles fósiles;

22.    Celebra la decisión del Gobierno búlgaro de detener las obras del proyecto South Stream; manifiesta, sin embargo, su preocupación por la reciente decisión del Gobierno austríaco de invertir aún más en dicho proyecto, además de por la decisión del Gobierno húngaro de firmar un acuerdo sobre energía nuclear con Rusia; está convencido de que la reciente visita del Presidente Putin a Viena y la firma de un contrato relativo a South Stream entre OMV y Gazprom es un grave revés para el objetivo de crear un enfoque europeo coherente ante la crisis de Ucrania y, en especial, una política europea en materia de seguridad energética;

23.    Acoge favorablemente las medidas iniciales adoptadas por la Comisión para permitir que Ucrania afronte una crisis energética a raíz de la decisión por parte de Rusia de interrumpir el suministro de gas a dicho país, e insta al Consejo y a la Comisión a que sigan apoyando y ayudando a Kiev en sus esfuerzos para resolver la ya antigua disputa con Moscú en relación con el gas;

24.    Señala a la atención la dramática situación social en el país; pide al Gobierno ucraniano que dé a conocer en su totalidad los compromisos conexos al acuerdo con el FMI y que se adopten medidas de acompañamiento para mitigar la situación actual, particularmente en relación con los sectores más vulnerables de la población; opina que las condiciones fijadas por el FMI podrían incrementar las tensiones y desembocar en la rápida reducción de los salarios y los empleos en la administración pública, lo que podría tener como efecto secundario el incremento de la corrupción; señala que el riesgo de enfermedades infecciosas va en aumento en Ucrania puesto que el país experimenta una grave escasez de vacunas provocada por retrasos en los procesos de adquisición pública y el aumento de los precios relacionado con la depreciación de la divisa local;

25.    Pide que se investiguen de manera independiente e imparcial los sucesos sangrientos ocurridos en Odessa el 2 de mayo de 2014, así como todos los crímenes contra la humanidad que se han producido desde noviembre de 2013, con la inclusión de un importante componente internacional y bajo la supervisión del Consejo de Europa, y que los responsables sean llevados ante la justicia; está convencido de que solo una investigación efectiva de estos crímenes puede ayudar a que la sociedad ucraniana y las familias y amigos de las víctimas recuperen la confianza en las instituciones;

26.    Celebra que la Comisión haya aprobado el cuarto informe sobre la aplicación por parte de Ucrania del Plan de Acción para la Liberalización de Visados y que el Consejo haya decidido pasar a la segunda fase; insiste en la rápida conclusión de un régimen de exención de visados entre la UE y Ucrania como respuesta concreta a las aspiraciones europeas de las personas que se manifestaron en la plaza Maidán; reitera su llamamiento, al mismo tiempo, por la introducción inmediata de procedimientos de visado temporales, muy sencillos y económicos;

27.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros, al Presidente, al Gobierno y al Parlamento de Ucrania, al Consejo de Europa, a la OSCE y al Presidente, al Gobierno y al Parlamento de la Federación de Rusia.

 

(1)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0170.

(2)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0248.

(3)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0457.

Aviso jurídico - Política de privacidad