Procedimiento : 2014/2723(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0072/2014

Textos presentados :

B8-0072/2014

Debates :

Votaciones :

PV 17/07/2014 - 10.8
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 132kWORD 66k
15.7.2014
PE536.974v01-00
 
B8-0072/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la escalada de violencia entre Israel y Palestina (2014/2723(RSP))


Tamás Meszerics, Bodil Ceballos, Margrete Auken, Judith Sargentini, Alyn Smith, Ernest Urtasun, Jan Philipp Albrecht, Rebecca Harms, Bart Staes en nombre del Grupo Verts/ALE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la escalada de violencia entre Israel y Palestina (2014/2723(RSP))  
B8‑0072/2014

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus anteriores Resoluciones sobre el conflicto entre Israel y Palestina, en particular la de 22 de noviembre de 2012 sobre la situación en Gaza(1), y la de 14 de marzo de 2013 sobre el caso de Arafat Yaradat y la situación de los presos palestinos en cárceles israelíes(2),

–       Vista la misión de su delegación ad hoc sobre las condiciones de privación de libertad de los presos y detenidos palestinos, de marzo de 2014,

–       Vistas las conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, de 16 de diciembre de 2013, sobre Oriente Próximo,

–       Vistas las declaraciones del portavoz de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/HR) sobre la situación en Israel y Palestina, incluidas las de 5 y 17 de junio, y las de 2 y 8 de julio de 2014,

–       Vistas las Directrices de la Unión Europea para fomentar la observancia del Derecho internacional humanitario,

–       Vistos el comunicado de prensa emitido el 12 de julio de 2014 por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y la declaración del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de 13 de julio de 2014,

–       Vistos los Convenios de Ginebra de 1949 y sus protocolos adicionales,

–       Vistos los convenios sobre derechos humanos de las Naciones Unidas, de los que Israel y Palestina son Estados partes,

–       Vistos los últimos informes aprobados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre el territorio palestino ocupado,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que, el 8 de julio de 2014, el ejército israelí inició una operación militar en la Franja de Gaza, que se ha caracterizado por ataques masivos con proyectiles lanzados desde tierra y mar, en los que se han producido, entre otros, asesinatos selectivos de milicianos de Hamás y otros militantes islamistas, y por el bombardeo de numerosos enclaves de Gaza, principalmente de zonas con alta densidad de población; que Israel ha concentrado miles de tropas en la frontera; que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, no ha excluido una posible operación por tierra a plena escala; que las tropas de infantería israelíes llevaron a cabo una incursión en Gaza el 13 de julio de 2014;

B.     Considerando que esta ofensiva militar se produce tras un dramático deterioro del conflicto palestino-israelí, la ruptura en abril de 2014 de la denominada iniciativa de paz de Kerry, el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes en Cisjordania el 12 de junio, la subsiguiente operación de rastreo en Cisjordania y Jerusalén Este, y el asesinato, en represalia, de un joven palestino en Jerusalén Este el 2 de julio;

C.     Considerando que, según las autoridades palestinas, la actual ofensiva israelí ha acabado con la vida de más de 175 palestinos; que las Naciones Unidas calculan que más del 80 % de los muertos son civiles, de los cuales un 20 % niños; que al menos 1 200 palestinos han resultado heridos, de los cuales dos tercios son mujeres y niños; que las cifras del número de víctimas son considerablemente más elevadas que las comunicadas al cabo de la primera semana de la ofensiva «Pilar de Defensa» llevada a cabo por las fuerzas israelíes en 2012; que los hospitales de Gaza están desbordados ante esta situación de emergencia debido al elevado número de heridos, e informan de una escasez extrema de medicamentos y equipos médicos;

D.     Considerando que los ataques aéreos israelíes han alcanzado múltiples instalaciones civiles, incluida la mezquita central de Gaza y un centro islámico para personas con discapacidad; que, según se ha informado, más de 940 hogares han resultado dañados o han sido destruidos; que 17 000 palestinos del norte de Gaza han buscado refugio en instalaciones de las Naciones Unidas ante la amenaza de Israel de que se iban a producir nuevos ataques aéreos; que, ahora mismo, hay 400 000 personas sin electricidad debido a los ataques militares y que la población se enfrenta también a la escasez de agua; que todo ello está exacerbando la ya de por sí extremadamente precaria situación originada por el prolongado bloqueo del territorio impuesto por Egipto e Israel;

E.     Considerando que, según las autoridades israelíes, se han lanzado cerca de 1 000 cohetes desde la Franja de Gaza; que, el 13 de julio de 2014, también se lanzaron cohetes desde Siria y Líbano; que, al parecer, estos cohetes han alcanzado incluso las ciudades de Haifa, Tel Aviv y Jerusalén; que, según se informa, el escudo antimisiles israelí «Cúpula de Hierro» ha interceptado muchos de estos cohetes; que, al parecer, cuatro israelíes han resultado heridos desde el inicio de la ofensiva, pero ninguno ha muerto; que las autoridades israelíes acusan a Hamás de disparar cohetes indiscriminadamente contra ciudadanos israelíes desde la Franja de Gaza, y de parapetarse detrás de su propia población y utilizar a los civiles como escudos humanos;

F.     Considerando que el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha expresado su alarma ante las hostilidades en Gaza y ha alertado de que una ofensiva terrestre de Israel incrementaría sin lugar a dudas la cifra de muertos y exacerbaría el sufrimiento de los civiles en la Franja de Gaza; que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha hecho un llamamiento a un alto el fuego y a la reanudación de las conversaciones de paz; que, hasta la fecha, el Consejo de Seguridad no ha logrado consensuar una resolución sobre la crisis actual;

G.     Considerando que el presidente palestino, Mahmud Abás, ha pedido a las Naciones Unidas que ponga a Palestina bajo «protección internacional» debido al empeoramiento de la situación en Gaza;

H.     Considerando que, tras una reunión de emergencia de la Liga Árabe celebrada en El Cairo el 14 de julio, el presidente egipcio propuso un alto el fuego entre Israel y los grupos palestinos en la Franja de Gaza; que se desconoce aún la respuesta de las partes a esta iniciativa; que el secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, viajará a El Cairo el martes 15 de julio [pendiente de actualización];

I.      Considerando que la Carta de las Naciones Unidas, en particular su artículo 51, prevé explícitamente el derecho de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado; que el lanzamiento indiscriminado de cohetes constituye una violación del Derecho humanitario;

J.      Considerando que Israel ha acusado a Hamás de ser responsable del secuestro y asesinato, el 12 de junio, de tres adolescentes israelíes cerca de los asentamientos al norte de Hebrón, pero que aún no ha aportado pruebas que establezcan ese vínculo; que Hamás ha denegado su responsabilidad en estos delitos; que, según se informa, el 14 de julio de 2014, tres judíos israelíes confesaron haber asesinado en Jerusalén Este a un adolescente palestino, Mohamed Abu Kdair, en represalia por el asesinato de los tres jóvenes israelíes;

K.     Considerando que las fuerzas de seguridad israelíes participaron en una dura operación en Cisjordania en respuesta a los mencionados secuestros, en la que se ha hizo un uso ilícito de la fuerza, se detuvo arbitrariamente a más de 700 palestinos, de los cuales 450 siguen actualmente privados de libertad y al menos 150 se hallan en situación de detención administrativa, y se demolieron viviendas como castigo; que organizaciones de la sociedad civil han denunciado que esta campaña contra Hamás equivale a un castigo colectivo; que las fuerzas de seguridad israelíes mataron a seis palestinos en las operaciones de búsqueda, incluidos varios jóvenes a raíz de enfrentamientos en los campos de refugiados; que el 18 y el 22 de junio de 2014, las oficinas de las empresas de medios de comunicación Transmedia y Palmedia fueron asaltadas, y sus equipos, incautados, debido a su papel de apoyo a la presunta incitación a la violencia; que, según estimaciones de Human Rights Watch, desde el 12 de junio de 2014, el ejército israelí ha llevado a cabo más de 1 600 redadas y registros de viviendas, empresas y otros locales en Palestina;

L.     Considerando que, pese a los llamamientos internacionales, el bloqueo israelí de la Franja de Gaza lleva en vigor desde 2007, con una crisis humanitaria profunda que afecta a los 1,7 millones de habitantes de la Franja;

 

M.    Considerando que se han suspendido sine die las negociaciones entre ambas partes para hallar una solución global al conflicto entre Israel y Palestina, después de que el Gobierno israelí faltase a su compromiso de liberar a un último grupo de prisioneros palestinos en abril de 2014; que continúa la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania, como ha criticado recientemente la VP/AR en su declaración de 5 de junio de 2014; que los asentamientos israelíes en los territorios ocupados son ilegales conforme al Derecho internacional y socavan los esfuerzos para lograr la paz y la viabilidad de la solución de los dos Estados;

N.     Considerando que las conclusiones de una evaluación de la cooperación de la UE con el territorio palestino ocupado y de su ayuda al pueblo palestino, realizada en nombre de la Comisión en mayo de 2014, indican que el actual modelo de cooperación ha llegado a su límite ante la falta de un seguimiento político paralelo por parte de la UE a fin de abordar los obstáculos que representan las políticas israelíes de ocupación y asentamiento, así como la división política de Cisjordania y Gaza;

1.      Condena enérgicamente la nueva oleada de violencia en la Franja de Gaza y sus alrededores, y denuncia los detestables ataques cometidos contra civiles; pide que cesen las operaciones militares e insta a todas las partes a pactar inmediatamente un alto el fuego;

2.      Muestra su profunda conmoción por la pérdida dramática de vidas en Palestina, incluidas las de muchos niños, y por la devastación de la infraestructura civil provocada por los ataques militares israelíes; expresa su solidaridad con las víctimas y pide mayores esfuerzos para llevar ayuda humanitaria a la población asediada de Gaza que se ve afectada por el conflicto;

3.      Advierte de que otra invasión israelí de la Franja de Gaza podría tener consecuencias enormes en todo Oriente Próximo y que exacerbaría aún más la ya dramática situación de la región;

4.      Acoge con satisfacción todos los esfuerzos para negociar una tregua permanente entre las partes y pide a la VP/AR y a los Estados miembros que aumenten la presión diplomática para apoyar estas acciones;

5.      Considera que una mera petición de que se respete el alto el fuego negociado tras la ofensiva israelí de 2012 contra Gaza se queda corta con respecto a una respuesta significativa y duradera; pide el cese inmediato del bloqueo de Gaza, en especial para permitir el abastecimiento y la distribución libres de obstáculos de ayuda humanitaria en toda Gaza; manifiesta su preocupación, en este sentido, por la insuficiencia de los fondos que la UE ha previsto para el OOPS en 2015 y pide que la ayuda sea acorde a las necesidades fundamentales sobre el terreno;

6.      Destaca que el respeto del Derecho internacional humanitario y de los derechos humanos por todas las partes y en cualquier circunstancia sigue siendo una condición previa fundamental para alcanzar una paz justa y duradera en Oriente Próximo; subraya la responsabilidad de Israel, como fuerza ocupante, de respetar el Derecho internacional humanitario y los derechos humanos, y de hacer prueba de la máxima contención;

7.      Recuerda que el derecho de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado debe ser proporcionado y no puede en ningún caso basarse en actos indiscriminados de represalia que, en la práctica, den lugar a castigos colectivos; considera inaceptables los continuos disparos a zonas civiles tras un posible alto el fuego unilateral;

8.      Denuncia el horroroso asesinato de cuatro adolescentes en Hebrón y Jerusalén, que ha sido objeto de una condena universal; destaca que la respuesta a crímenes tan espeluznantes no puede ser un aumento del alarmismo, la incitación al odio o los castigos colectivos;

9.      Insta a todas las partes a reanudar en serio las conversaciones de paz; reitera su opinión de que no existe ninguna alternativa a un acuerdo negociado global del conflicto que conduzca a una solución de dos Estados, con la convivencia entre Israel y el Estado palestino dentro de fronteras seguras y reconocidas por la comunidad internacional, sobre la base del marco de 1967; pide una vez más, en este contexto, la paralización de todos los asentamientos israelíes en Cisjordania para, asimismo, allanar el camino hacia la reanudación de negociaciones constructivas y sustantivas entre las partes;

10.    Reitera, en este sentido, que el nombramiento de Tony Blair como Enviado Especial del Cuarteto para Oriente Próximo (los Estados Unidos, las Naciones Unidas, la Unión Europea y Rusia) ha sido un símbolo desafortunado que se ha visto empañado por los conflictos de interés, por lo que se debería poner fin a su mandato; pide una revisión profunda del papel y de la pertinencia del Cuarteto; insiste en la importancia de que las Naciones Unidas desempeñen una función eficaz para contribuir a la reanudación de las conversaciones de paz;

11.    Celebra las medidas alentadoras para lograr la reconciliación entre palestinos y la formación de un Gobierno tecnócrata, adoptadas antes de la ofensiva militar israelí; pide a todas las fuerzas palestinas que reanuden los esfuerzos en pos de la reconciliación; denuncia los esfuerzos para socavar lo que podría llegar a ser un proceso histórico y pide a las autoridades israelíes que liberen a todos los detenidos desde el 12 de junio en respuesta al secuestro y asesinato de los tres adolescentes israelíes o bien que los acusen de un delito penal reconocido;

12.    Pide que las Naciones Unidas lleven a cabo un embargo de armas exhaustivo de todas las partes en la región a fin de evitar más violaciones del Derecho internacional humanitario y de los derechos humanos;

13.    Apoya la petición de Amnistía Internacional relativa a una investigación internacional bajo mandato de las Naciones Unidas de las violaciones cometidas por ambas partes;

14.    Pide a la UE que cumpla las responsabilidades que le corresponden como actor influyente y que emprenda una iniciativa de paz clara y global para la región, utilizando para ello todos los recursos a su disposición, en particular los recursos jurídicos, económicos y diplomáticos, a fin de promover un respeto eficaz del Derecho internacional humanitario y de los derechos humanos;

15.    Reitera que el estrechamiento de las relaciones entre la UE e Israel debe estar firmemente condicionado al estricto respeto de las normas internacionales en materia de derechos humanos y del Derecho internacional humanitario, lo que incluye el levantamiento inmediato del bloqueo de la Franja de Gaza, la paralización total de la implantación de asentamientos en Cisjordania, incluido Jerusalén Este, y la adopción de compromisos y actuaciones reales destinados a alcanzar un acuerdo de paz global;

16.    Expresa su preocupación por el hecho de que los proyectos de desarrollo en Gaza financiados por la UE y los Estados miembros puedan haber sido dañados o destruidos por la ofensiva israelí, y pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante que informe sobre la evaluación de los daños efectuada por los servicios de la Comisión y, en caso de que estos se confirmen, sobre cómo se prevé responder a la destrucción reiterada por parte de Israel de proyectos financiados por la UE;

17.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Enviado del Cuarteto para Oriente Próximo, al Gobierno de Israel, a la Knesset, al Presidente de la Autoridad Palestina, al Consejo Legislativo Palestino y a los órganos de la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2012)0454.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0102.

 

Aviso jurídico - Política de privacidad