Procedimiento : 2014/2843(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0110/2014

Textos presentados :

B8-0110/2014

Debates :

Votaciones :

PV 18/09/2014 - 10.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2014)0027

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 135kWORD 70k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0109/2014
16.9.2014
PE537.012v01-00
 
B8-0110/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Irak y Siria y la ofensiva del EIIL (2014/2843(RSP))


Barbara Lochbihler, Alyn Smith, Klaus Buchner, Bodil Ceballos, Heidi Hautala, Jean Lambert, Tamás Meszerics, Michel Reimon, Judith Sargentini, Ernest Urtasun, Jordi Sebastià en nombre del Grupo Verts/ALE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Irak y Siria y la ofensiva del EIIL (2014/2843(RSP))  
B8‑0110/2014

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus anteriores resoluciones sobre Irak, en particular las Resoluciones de 17 de julio de 2014(1) y 27 de febrero de 2014(2) sobre la situación en Irak,

–       Vistas sus anteriores resoluciones sobre Siria, en particular las Resoluciones de 12 de septiembre de 2013(3), 9 de octubre de 2013(4), 6 de febrero de 2014(5) y 17 de abril de 2014(6),

–       Vistos el Acuerdo de Asociación y Cooperación entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Irak, por otra parte, y la Resolución del Parlamento Europeo, de 17 de enero de 2013, sobre el Acuerdo de Asociación y Cooperación entre la UE e Irak(7),

–       Vistas las conclusiones del Consejo sobre Irak, en particular las de 30 de agosto, 15 de agosto y 23 de junio de 2014,

–       Vistas las declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Irak y Siria,

–       Vistas la Conferencia Internacional de París sobre la paz y la seguridad en Irak, convocada por el Presidente Hollande el 15 de septiembre de 2014, y la Conferencia de Yeda del 11 de septiembre de 2014,

–       Vistas las conversaciones de Ginebra sobre Siria de febrero de 2014,

–       Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–       Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966, del que Irak y Siria son partes,

–       Vistas las Directrices de la UE sobre promoción y protección de la libertad de religión o creencias, aprobadas el 24 de junio de 2013,

–       Vistas las Directrices de la UE para fomentar la observancia del Derecho internacional humanitario,

–       Vistos los Convenios de Ginebra de 1949 y sus protocolos adicionales y el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional,

–       Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) sobre Irak y sobre Siria,

–       Vistas su Resolución, de 11 de marzo de 2014, sobre Arabia Saudí, sus relaciones con la UE y su papel en Oriente Próximo y el Norte de África(8), su Resolución, de 24 de marzo de 2011, sobre las relaciones de la Unión Europea con el Consejo de Cooperación del Golfo(9), y su Resolución, de 3 de abril de 2014, sobre la estrategia de la Unión Europea respecto de Irán(10),

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que, en los últimos meses, el grupo yihadista extremista Estado Islámico (EI) —antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL)— ha ampliado su conquista territorial desde el este de Siria al noroeste de Irak, incluida la segunda mayor ciudad del país, Mosul, a lo que han seguido ejecuciones sumarias de ciudadanos iraquíes y numerosas atrocidades, en particular contra yazidíes, cristianos, chiíes y suníes opositores, la imposición de una interpretación severa de la ley islámica, la violación y esclavización de mujeres, conversiones forzosas y la destrucción de lugares de culto y santuarios chiíes, sufíes, suníes y cristianos;

B.     Considerando que, en sus últimos actos atroces para provocar la furia de la comunidad internacional, el EIIL ha publicado vídeos en los que se muestra la ejecución de dos rehenes estadounidenses y uno británico;

C.     Considerando que gran parte de la población suní de Irak y Siria ha sufrido en gran medida la discriminación, la marginación, violaciones de los derechos humanos y otras formas de abusos graves cometidos por instituciones, fuerzas de seguridad y milicias vinculadas al Gobierno iraquíes y sirias, lo que explica parcialmente por qué los avances del EIIL han sido tolerados o incluso respaldados por partes de la desencantada población suní;

D.     Considerando que el EI ha logrado imponer sus estructuras estatales en las zonas que controla y declaró, el 29 de junio de 2014, el restablecimiento del califato tras asegurarse fuentes de ingresos importantes, saqueando bancos y empresas en los territorios que controla, apoderándose de hasta seis yacimientos petrolíferos sirios, incluido el de Al Omar, que es la mayor planta petrolera del país y se encuentra cerca de la frontera con Irak, y recibiendo fondos de donantes acaudalados, en particular de Arabia Saudí, Qatar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos;

E.     Considerando que el rápido ascenso del EI ha revelado la fragilidad de los ejércitos iraquí y kurdo, y particularmente de las instituciones iraquíes, plagadas de corrupción, sectarismo y políticas exclusivistas del Gobierno del Primer Ministro, Nuri al Maliki, lo que ha contribuido en gran medida a una marginación significativa de la población suní y minoritaria de Irak;

F.     Considerando que el régimen de El Asad de Siria ha desencadenado deliberadamente una dinámica de polarización sectaria en su estrategia de supervivencia; que dicha dinámica ha inflamado las tensiones latentes, ampliamente reprimidas hasta la fecha, entre comunidades, en particular entre la secta minoritaria alauita, que gobierna, y la mayoría musulmana suní del país; que el sectarismo sigue exacerbándose con la participación de actores regionales, particularmente del Golfo, y de grupos extremistas extranjeros y yihadistas;

G.     Considerando que, a mediados de junio de 2014, varias unidades militares del Gobierno regional del Kurdistán se hicieron con el control de la ciudad multiétnica de Kirkuk, ampliando así el control sobre un territorio rico en petróleo y objeto de litigio de la también rica en petróleo provincia de Kirkuk, y que el Gobierno kurdo anunció en junio su intención de organizar un referéndum en el que la población kurda pueda pronunciarse con el fin de obtener la independencia de Irak, que pospuso posteriormente para «dirigir sus esfuerzos a forjar un nuevo Gobierno iraquí» con objeto de parar los avances del EI;

H.     Considerando que el 8 de septiembre, tras la dimisión de Nuri al Maliki, asumió sus funciones un nuevo gobierno más inclusivo encabezado por el Primer Ministro Haider al Abadi, si bien siguen vacantes las dos importantes carteras de Interior y Defensa;

I.      Considerando que, según la información de que se dispone, miles de combatientes extranjeros, incluidos muchos procedentes de los Estados miembros de la UE, se han unido a las fuerzas del EI; que múltiples gobiernos, en particular los de Alemania, Francia, el Reino Unido, Túnez y Rusia, están adoptando medidas legales y de seguridad para prohibir las actividades vinculadas al EI y a otros grupos extremistas islamistas; que los Gobiernos del Reino Unido y los Países Bajos han anunciado su intención de retirar los pasaportes a los ciudadanos que regresen a esos países tras haberse unido al EI; que el 24 de septiembre el Consejo de Seguridad debatirá una resolución sobre esa cuestión promovida por los EE.UU.;

J.      Considerando que el Gobierno turco ha accedido finalmente a endurecer los controles en la frontera con Siria, para intentar impedir nuevos reclutamientos del EI; que Turquía ha sido objeto directo de los ataques del EI, que desde junio tiene retenidos como rehenes a 49 empleados, incluido el Consejo general, del consulado turco en Mosul;

K.     Considerando que líderes suníes de todo el mundo han venido condenando las acciones del EI como no islámicas;

L.     Considerando que la aparición del EI ha producido una catastrófica crisis humanitaria, con millones de personas que huyen, en particular a la región autónoma del Kurdistán, sumándose a los millones de personas ya desplazadas por la guerra siria; que la UE ha seguido ampliando su ayuda humanitaria y ha creado un puente aéreo entre Bruselas y Erbil;

M.    Considerando que distintas fuerzas militares, incluidas las fuerzas del Gobierno Regional del Kurdistán y el ejército iraquí, así como grupos armados, incluidos los combatientes kurdos del PKK y el YPG, y milicias chiíes apoyadas por Irán, están intentando repeler el ataque del EI en el norte de Irak y Siria, con el respaldo de los ataques aéreos estadounidenses;

N.     Considerando que el Presidente estadounidense Barack Obama ha anunciado una campaña de ataques aéreos de duración indefinida contra los militantes del EIIL en Siria, además de los que ya se están llevando a cabo en Irak, y está recabando apoyos activamente para una coalición militar internacional; que se espera que Francia se una a la ofensiva militar en Irak, mientras que los gobiernos de varios países, especialmente Alemania, han anunciado su intención de apoyar a las fuerzas kurdas con suministros de armas; que el régimen de El Asad ha manifestado su disposición a unirse a los esfuerzos internacionales en contra del EIIL, si bien solicita dar su consentimiento previo a todo ataque, y ha venido realizando ataques aéreos contra posiciones del EIIL recientemente;

O.     Considerando que el 10 de septiembre, en el marco de una reunión regional sobre el EI celebrada en Yeda, Baréin, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Irak, Jordania y el Líbano firmaron con los EE.UU. un comunicado conjunto en el que acordaban «unirse en los múltiples aspectos de la campaña militar coordinada contra el EIIL» y acometer un conjunto de medidas para combatir el terrorismo, entre las que se incluyen detener el flujo de combatientes extranjeros a través de países vecinos, luchar contra la financiación del EIIL y otros grupos terroristas y repudiar la ideología yihadista;

1.      Condena las atrocidades que ha cometido o amenaza con cometer el EIIL contra varios grupos que no comparten sus convicciones, sobre todo minorías religiosas y étnicas como la cristiana, la yazidí, la chabaquí y la turcomana, y también contra chiíes y suníes; denuncia el aborrecible asesinato de dos periodistas estadounidenses y un trabajador humanitario británico a manos del EIIL;

2.      Considera que toda respuesta efectiva de la comunidad internacional a los infames actos y naturaleza del EIIL requiere un plan de acción sereno, inclusivo y estratégico formulado desde la legalidad internacional; recuerda, a este respecto, las devastadoras consecuencias a largo plazo de los fracasos morales, jurídicos y geopolíticos de la imprudencia posterior al 11 de septiembre; subraya que las operaciones antiterroristas externas ilegales o jurídicamente cuestionables, incluidas las de Pakistán, Somalia y Yemen, especialmente por medio de ataques aéreos, se han saldado con víctimas inaceptables y una mayor radicalización entre las poblaciones locales;

3.      Destaca que el EIIL es, en primer lugar, la consecuencia, y no la causa, de las actuales convulsiones en las que están sumidos Oriente Próximo y otras regiones; insta a la UE y a otros líderes internacionales a que identifiquen y presten atención a las causas socioeconómicas, culturales y políticas profundas del fenómeno del EIIL; hace hincapié en que el EIIL surge a partir de un fundamento de violaciones prolongadas de los derechos humanos e impunidad, capitalismo amiguista, corrupción generalizada, sectarismo, marginación y discriminación de grupos enteros, en particular suníes, y un largo historial de manipulación e intervención externa de actores regionales y occidentales;

4.      Observa que la organización EI ha adquirido unas capacidades y una atracción similares a las de los Estados y constituye un fenómeno que alberga el potencial de redefinir amplias partes de Oriente Próximo y otras regiones, según su retrógrada agenda extremista;

5.      Celebra la decisión del Consejo de acudir en ayuda de la población amenazada de conformidad con la responsabilidad a escala internacional de proteger, definida por las Naciones Unidas, y en particular la activación del Mecanismo Europeo de Protección Civil y el puente aéreo humanitario establecido por ECHO; pide ayuda humanitaria adicional para las poblaciones afectadas por el conflicto, incluidos los kurdos sirios;

6.      Manifiesta su preocupación, no obstante, por que las armas suministradas por algunos Estados miembros de la UE a los kurdos o a los rebeldes sirios planteen problemas graves en relación con el Código de Conducta de la UE en materia de exportación de armas, que prohíbe el suministro de equipos militares a regiones en crisis; expresa su profunda preocupación por que esas armas puedan caer en malas manos y por el hecho de que la evaluación de las necesidades y la coordinación entre los Estados miembros suministradores dejan mucho que desear;

7.      Pide un mayor apoyo financiero para la autoridad regional kurda, para que pueda hacer frente a una llegada de refugiados sin precedentes;

8.      Subraya la importancia simbólica del hecho de que la decisión de la UE de 15 de agosto sobre Irak también la aprobaron los gobiernos de todos aquellos países que se opusieron a la guerra de Irak, y que el conjunto de la UE tiene la obligación histórica de garantizar a la población iraquí que las intenciones de los Estados miembros de la UE están dirigidas exclusivamente a la defensa de su paz y su integridad física y psíquica;

9.      Celebra la reciente formación de un gobierno iraquí nuevo y más inclusivo y pide a todas las partes que resuelvan el conflicto relativo a los ingresos del petróleo y su exportación entre las provincias desde el respeto mutuo;

10.    Pide al Gobierno y al Parlamento iraquíes que revisen urgentemente la legislación y la práctica jurídica, reformen su sistema judicial y su aparato de seguridad y apliquen políticas inclusivas para todos los iraquíes, para poner fin a la política de discriminación, particularmente contra la población suní;

11.    Toma nota de los ataques militares contra el EI efectuados por las fuerzas estadounidenses a petición de los Gobiernos iraquí y kurdo, y subraya que deben ser ataques estrictamente limitados en el tiempo y en cuanto a objetivos, con el único fin de detener el avance del EI y basados en la premisa de que los medios militares han de ser el último recurso;

12.    Lamenta que antes de los bombardeos efectuados por los EE.UU. no se intentara obtener la aprobación de las Naciones Unidas en forma de resolución del Consejo de Seguridad;

13.    Destaca que, en el caso de Siria, toda intervención militar externa legal requeriría la autorización del régimen de El Asad gobernante o la del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; insiste en su absoluto aborrecimiento de la perspectiva de cualquier forma de cooperación con el atroz régimen de El Asad;

14.    Recuerda la responsabilidad particular del régimen de El Asad, junto a la de poderes externos, especialmente Arabia Saudí y Qatar, en el fomento de la dimensión sectaria de la guerra de Siria y el consiguiente impulso al ascenso del EIIL; pide al régimen de El Asad y a los países que tienen influencia sobre este que negocien un alto el fuego con los grupos opositores armados que luchan contra el EI;

15.    Sigue convencido de que no puede haber una paz duradera en Siria e Irak sin la asunción, por todas las partes, de la responsabilidad por los crímenes cometidos durante el conflicto, en particular los perpetrados por motivos religiosos o étnicos; reitera su llamamiento en favor de la remisión de la situación en Siria a la Corte Penal Internacional, y apoya todas las iniciativas en este sentido;

16.    Pide a la Alta Representante y a los Estados miembros de la UE que insten a los países de la UE miembros del Consejo de Seguridad a que inviertan los mayores esfuerzos en una iniciativa del Consejo de Seguridad para diseñar una estrategia regional para combatir al EI y el radicalismo de Al Qaeda que tenga en cuenta los intereses de las poblaciones de la región;

17.    Pide, habida cuenta de las crisis existenciales de dentro y fuera de Oriente Próximo, que se estudie de nuevo el posible despliegue de tropas permanentes de las Naciones Unidas para la imposición de la paz a disposición del Secretario General, al que la UE debería contribuir activamente;

18.    Condena las actividades de aquellos países (y/o sus ciudadanos) que han prestado apoyo ideológico o material al EI o a otros grupos islamistas extremistas, en particular Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Kuwait, así como Turquía y Siria; toma nota de la Declaración de Yeda y pide a todos esos Estados que adopten medidas concretas para detener todo apoyo a grupos vinculados al EI o a Al Qaeda, ya sea patrocinado por el Estado o por particulares;

19.    Subraya la importancia de que los países de la región lideren la lucha contra el extremismo islamista y lamenta la ausencia de Irán en la Conferencia de París;

20.    Insiste en que la UE debe desarrollar una auténtica estrategia propia a largo plazo respecto de sus vecinos de Oriente Próximo, incluido Irán;

21.    Advierte de los graves riesgos de que una dinámica de creación de una coalición contra el EIIL a corto plazo supere toda consideración basada en valores en el compromiso de la UE con regímenes autoritarios regionales, como Egipto o Arabia Saudí;

22.    Expresa su apoyo continuado a la paz, la seguridad y el desarrollo alcanzados en la región autónoma del Kurdistán, que debe preservarse en todo caso, y hace un llamamiento a los kurdos para que ejerzan su derecho a la autodeterminación desde la negociación;

23.    Pide un incremento del número de refugiados de Irak y Siria a los que se concede la estancia en Europa, incluidos los yazidíes, que constituyen una minoría particularmente frágil y a menudo perseguida; considera que debe organizarse con la mayor urgencia una conferencia internacional para coordinar la acogida de refugiados y que la UE debe establecer un plan de emergencia a tal fin;

24.    Pide, habida cuenta de los miles de europeos que, según la información disponible, están siendo reclutados por el EI como combatientes, un cambio de política en los Estados miembros de la UE que haga hincapié en la necesidad de desarrollar políticas para hacer frente al extremismo entre los ciudadanos de la UE y luchar de forma activa contra la exclusión social y la falta de perspectivas, particularmente en el caso de la población inmigrante de segunda y tercera generación; pide una campaña manifiesta para mejorar la noción del Islam como parte integrante de la cultura europea; condena, en este contexto, la intención de varios Gobiernos de la UE de revocar la ciudadanía de personas con doble nacionalidad que puedan regresar de los campos de batalla de Oriente Próximo;

25.    Continua gravemente preocupado por las consecuencias de la presencia prolongada y creciente de refugiados sirios en los países vecinos, en particular en Jordania, el Líbano y Turquía; anima a la Comisión y a los Estados miembros de la UE a que sigan prestando una ayuda humanitaria considerable a las poblaciones afectadas por el conflicto sirio; lamenta el muy reducido número de refugiados sirios que se han reasentado en la UE y pide a los Estados miembros que muestren un mayor grado de responsabilidad, especialmente reforzando su respuesta de protección;

26.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros de la UE, al Secretario General de las Naciones Unidas y al Representante Especial Conjunto de las Naciones Unidas y la Liga de los Estados Árabes para Siria y a los Gobiernos y Parlamentos de Siria e Irak.

(1)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0011.

(2)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0171.

(3)

Textos aprobados, P7_TA(2013)0378.

(4)

Textos aprobados, P7_TA(2013)0414.

(5)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0099.

(6)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0461.

(7)

Textos aprobados, P7_TA(2013)0023.

(8)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0207.

(9)

Textos aprobados, P7_TA(2011)0109.

(10)

Textos aprobados, P7_TA(2014)0339.

Aviso jurídico - Política de privacidad