Procedimiento : 2014/2844(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0131/2014

Textos presentados :

B8-0131/2014

Debates :

Votaciones :

PV 18/09/2014 - 10.7
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2014)0028

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 127kWORD 57k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0111/2014
16.9.2014
PE537.033v01-00
 
B8-0131/2014

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Libia (2014/2844(RSP))


Cristian Dan Preda, Arnaud Danjean, Jacek Saryusz-Wolski, Elmar Brok, Andrej Plenković, David McAllister, Mariya Gabriel, Tokia Saïfi, Philippe Juvin, Davor Ivo Stier, Monica Luisa Macovei, Gabrielius Landsbergis, Dubravka Šuica en nombre del Grupo PPE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Libia (2014/2844(RSP))  
B8‑0131/2014

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus anteriores resoluciones sobre Libia,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de 15 de agosto de 2014 y las Conclusiones del Consejo Europeo de 30 de agosto de 2014 sobre Libia,

–       Vista la Resolución 2174 (2014) sobre Libia, aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,

–       Visto el Informe del Secretario General sobre la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNISMIL), de 4 de septiembre de 2014, sobre las violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario durante la actual situación de violencia,

–       Vistas las Convenciones de Ginebra de 1949 y sus Protocolos Adicionales de 1977, así como la obligación de las partes en un conflicto armado de respetar y garantizar el respeto del derecho internacional humanitario bajo cualquier circunstancia,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que en los últimos meses se han intensificado los enfrentamientos entre milicias rivales, más concretamente de Misrata y Zintan, y que las batallas por el control de Trípoli y Benghazi en particular han desestabilizado Libia y su transición democrática, provocando un incremento de las muertes de civiles y del número de refugiados y de desplazados internos;

B.     Considerando que las milicias de afiliación islamista están vinculadas a grupos armados islamista como Estado Islámico, AQIM, al-Jammaa al-Libiya, al-Moukatila y Ansar al-Charia;

C.     Considerando que el 24 de agosto de 2014 fuerzas de milicias de afiliación islamista se hicieron con el control de Trípoli y su aeropuerto civil;

D.     Considerando las denuncias de violaciones que podrían constituir crímenes de guerra, formuladas contra ambas partes del conflicto;

E.     Considerando que el ex-general libio Khalifa Haftar, líder de la organización no reconocida Ejército Nacional Libio, lanzó el pasado 16 de mayo la «Operación Dignidad»;

F.     Considerando que el 25 de junio de 2014 se celebraron elecciones legislativas; que tras los recientes episodios de violencia, la Cámara de Representantes legítimamente electa se ha trasladado desde Trípoli a Tobruk; que las milicias islamistas no reconocen a la Cámara de Representantes ni al nuevo gobierno y han constituido su propio parlamento y su propio gobierno;

G.     Considerando que, según los medios estatales libios, la Asamblea Constituyente, elegida en febrero de 2014 y compuesta de 60 representantes procedentes de las tres regiones históricas de Libia, hará público un proyecto de Constitución a fines de 2014 y que en marzo de 2015 podría celebrarse un referéndum sobre el mismo;

H.     Considerando que en ausencia de Estado de Derecho en Libia, los cristianos y otras minorías religiosas son cada vez más perseguidos y objeto de detenciones, secuestros y asesinatos; que el gobierno ha sido incapaz de evitar los ataques de grupos islamistas contra minorías religiosas;

1.      Condena la creciente violencia, en particular la dirigida contra la población civil y las instituciones civiles; pide a todas las partes en el conflicto que pongan fin inmediato a todo tipo de violencia y acuerden un alto el fuego para terminar con el cada vez mayor sufrimiento de la población; pide que se lleve a los responsables de la violencia ante la justicia;

2.      Pide a todas las partes en el conflicto que respeten los principios del derecho internacional humanitario para garantizar la prestación de asistencia humanitaria, la seguridad de los civiles que reciban dicha asistencia y la seguridad del personal humanitario;

3.      Pide al gobierno provisional, a la Cámara de Representantes y a la Asamblea Constituyente del país que desempeñen sus tareas con espíritu de inclusión, en interés del país y con vistas a proteger los derechos de todos los libios; pide a todas las partes que les apoyen y que participen en un diálogo político inclusivo para recuperar la estabilidad y consensuar los planes de futuro;

4.      Reitera su esperanza de que las instituciones de gobierno se comprometan en la construcción en Libia de un Estado democrático, unificado y tolerante que respete y defienda los derechos humanos para todos los ciudadanos libios y que proteja a las minorías religiosas; pide a la Asamblea Constituyente que prosiga sus trabajos basándose en estos principios y en interés de la protección de los derechos de todos los libios;

5.      Apoya encarecidamente los esfuerzos de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (UNISMIL) y del recientemente designado Enviado Especial de las Naciones Unidas para Libia, Bernardino León, por promover y facilitar el diálogo nacional entre todos los políticos y los agentes influyentes de Libia;

6.      Celebra la ampliación de las actuales sanciones internacionales contra Libia, formalizada mediante la Resolución 2174(2014) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de manera que las sanciones ahora incluyen a «las personas físicas o jurídicas que participen o apoyen» los actos que «amenacen la paz, la estabilidad o la seguridad de Libia, u obstaculicen o perjudiquen el éxito de su transición política»;

7.      Pide a los países vecinos que se abstengan de emprender acciones que puedan agravar la crisis; pide a estos países que ayuden a Libia a superar la crisis y en particular que inspeccionen todas las mercancías con origen en o destino a Libia para impedir el tráfico de armas y otros artículos prohibidos que alimentan el conflicto;

8.      Observa con gran preocupación que la crisis libia pone en riesgo la seguridad del conjunto de la región del África Septentrional y el Sahel; destaca que la porosidad de las fronteras libias y la falta de un control político centralizado han facilitado sobremanera la proliferación y el tráfico de armas, así como la libre circulación de los grupos armados de la región;

9.      Expresa su profunda preocupación por la amenaza que plantean las municiones y armas n controladas en Libia y su posible transferencia a grupos extremistas violentos y terroristas;

10.    Manifiesta su gran preocupación por la creciente presencia en Libia de individuos y grupos terroristas activos vinculados a Al-Qaeda; reitera la necesidad de combatir por todos los medios y con arreglo a lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional ‒incluidos los derechos humanos y el derecho humanitario y de los refugiados‒, las amenazas a la paz y la seguridad internacionales generadas por los actos terroristas;

11.    Reitera el apoyo y el compromiso inquebrantable de la UE con las aspiraciones democráticas del pueblo libio, en particular durante la actual crisis y en la transición democrática del país; pide una mayor participación de la UE en apoyo de la estabilidad y de la transición democrática en Libia;

12.    Señala que la UE ha puesto en marcha una Misión de Asistencia Fronteriza en Libia (EUBAM), que hasta la fecha no ha podido brindar apoyo concreto a las autoridades libias en la mejora y desarrollo de la seguridad de las fronteras del país; constata que la misión se encuentra actualmente paralizada, con la mayoría de su personal repatriado dadas las condiciones de inseguridad, a excepción de un pequeño equipo trasladado a Túnez; pide al Consejo que revise los fundamentos de la misión y su mandato, y que le proporcione los medios para lograr sus objetivos; entiende que, de no ser así, el Consejo debería cancelar la misión;

13.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Gobierno de Libia y a la Cámara de Representantes, al Secretario General de las Naciones Unidas, a la Liga Árabe y a la Unión Africana.

Aviso jurídico - Política de privacidad