Procedimiento : 2015/2530(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0132/2015

Textos presentados :

B8-0132/2015

Debates :

Votaciones :

PV 11/02/2015 - 9.18
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0032

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 137kWORD 70k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0122/2015
4.2.2015
PE547.537v01-00
 
B8-0132/2015

tras una declaración de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre las medidas antiterroristas (2015/2530(RSP))


Monika Hohlmeier, Roberta Metsola, Elissavet Vozemberg, Elmar Brok, Traian Ungureanu, Heinz K. Becker, Barbara Matera, Daniel Buda, David McAllister, Daniel Caspary, Davor Ivo Stier, Andrey Kovatchev, Fernando Ruas, Monica Macovei, Dubravka Šuica, Andrej Plenković, Cristian Dan Preda, Eduard Kukan, Michael Gahler, Tunne Kelam, Gunnar Hökmark, Emil Radev, Arnaud Danjean en nombre del Grupo del PPE

Resolución del Parlamento Europeo sobre las medidas antiterroristas (2015/2530(RSP))  
B8‑0132/2015

El Parlamento Europeo,

–       Vistos los artículos 2, 3, 6, 7 y 21 del Tratado de la Unión Europea (TUE) y los artículos 4, 16, 20, 67, 68, 70, 71, 72, 75, 82, 83, 84, 85, 86, 87 y 88 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–       Vista la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en particular sus artículos 6, 7, 8, 10, apartado 1, 11, 12, 21, 47 a 50, 52 y 53,

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 20 de junio de 2014, sobre el Informe final sobre la aplicación de la Estrategia de Seguridad Interior de la UE 2010-2014 (COM(2014) 365),

–       Visto el Informe de Europol sobre la situación y las tendencias del terrorismo en la UE (TE-SAT) referente a 2014,

–       Vista la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 24 de septiembre de 2014, sobre amenazas a la paz y la seguridad internacionales causadas por actos terroristas (Resolución 2178 (2014)),

–       Vista la Estrategia de Seguridad Interior de la UE, aprobada por el Consejo el 25 de febrero de 2010,

–       Visto su debate en la sesión plenaria del 28 de enero de 2015 sobre medidas antiterroristas,

–       Visto el Consejo informal JAI celebrado en Riga los días 29 y 30 de enero de 2015,

–       Vista su Resolución, de 17 de diciembre de 2014, sobre la renovación de la Estrategia de Seguridad Interior de la UE(1),

–       Vista la declaración del Consejo informal JAI, de 11 de enero de 2015,

–       Vistas las Conclusiones de las reuniones del Consejo JAI de 9 de octubre y de 5 de diciembre de 2014,

–       Visto el Informe del coordinador de la lucha contra el terrorismo de la UE al Consejo Europeo, de 24 de noviembre de 2014 (15799/14),

–       Visto el Programa de trabajo de la Comisión para 2015 (COM(2014)0123), de 16 de diciembre de 2014,

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 15 de enero de 2014, titulada «Prevenir la radicalización hacia el terrorismo y el extremismo violento: una respuesta más firme de la UE» (COM(2013) 941),

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que el Tratado de Lisboa estableció las bases para el desarrollo de una política de seguridad de la UE compartida estrechamente por la Unión Europea y sus Estados miembros basada en el Estado de Derecho y en el respeto de los derechos fundamentales;

B.     Considerando que la UE y sus Estados miembros tienen, ante todo, la responsabilidad compartida de velar por la seguridad y la libertad de los ciudadanos europeo, y de adoptar las medidas adecuadas para prevenir actos que pongan la vida en peligro; que la libertad y la seguridad son objetivos que deben perseguirse en paralelo, y que, para lograr la libertad y la seguridad, las medidas de lucha contra el terrorismo deben basarse en los principios de necesidad, proporcionalidad y respeto a los derechos fundamentales, así como respetar el Estado de Derecho y las obligaciones internacionales;

C.     Considerando que el terrorismo constituye una amenaza mundial que debe combatirse a nivel local, nacional, europeo y mundial a fin de reforzar la seguridad de los ciudadanos, defender los valores fundamentales de la libertad, la democracia y los derechos humanos, así como respetar el Derecho internacional;

D.     Considerando que la libre circulación dentro del espacio Schengen es uno los legados más importantes de la construcción europea; y que nuestras fronteras exteriores son, efectivamente, una frontera exterior común;

E.     Considerando que la situación de la seguridad en Europa ha cambiado drásticamente en los últimos años debido a nuevos conflictos y perturbaciones en la vecindad inmediata de la UE, el rápido desarrollo de nuevas tecnologías, y el preocupante aumento de la radicalización, que conduce a una violencia bárbara y al terrorismo;

F.     Considerando que el cambio paradigmático en la naturaleza y las modalidades del terrorismo, fenómeno que hasta la fecha se caracterizaba por unas organizaciones de carácter internacional, afines y centralizadas, que se han convertido en unas redes autónomas más difusas, omnipresentes y descentralizadas y en células de personas descontentas, exige una respuesta multilateral y ambiciosa;

G.     Considerando que la UE, y algunos Estados miembros en particular, se enfrentan a la grave y cada vez más importante amenaza que representan los llamados «combatientes extranjeros», es decir, individuos que se desplazan a un Estado distinto al de residencia o nacionalidad con el fin de perpetrar, planificar o preparar atentados o facilitar o recibir adiestramiento terrorista, también en relación con conflictos armados;

H.     Considerando que la cuestión de los «combatientes extranjeros» no es un fenómeno nuevo, pero que su escala ha aumentado espectacularmente, ya que son más de 15 000 los hombres y mujeres procedentes de más de 80 países de todo el mundo, incluidos entre 3 5000 y 5 000 ciudadanos de la UE, que han abandonado sus hogares para convertirse en combatientes extranjeros a raíz del estallido de la guerra y de la violencia en Siria, Irak y Libia, lo que supone un reto importante para la seguridad de los ciudadanos de la UE;

I.      Considerando que los recientes ataques en París fueron atroces y que constituyeron un nuevo avisto sobre la amenaza a las sociedades libres y abiertas que suponen el extremismo y la radicalización; y que a raíz de estos ataques se registraron manifestaciones de unidad de los ciudadanos de la UE, quienes se movilizaron para demostrar la importancia que para ellos tiene la defensa de los valores fundamentales de la Unión Europea y que la UE siga siendo una sociedad segura;

J.      Considerando que el modus operandi utilizado en los recientes ataques terroristas y la sofisticación y el carácter militar de las armas de fuego y de los equipos utilizados, planteó el problema fundamental relativo a la financiación de las actividades de los combatientes extranjeros, la facilitación de sus desplazamientos y el tráfico ilícito de armas de fuego;

K.     Considerando que el terrorismo es una amenaza global, que afecta a numerosos países, como demuestra el reciente atentado terrorista salvaje perpetrado contra el Hotel Corinthia de Trípoli, Libia, de propiedad maltesa, donde celebra sus reuniones la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia, en el que perdieron la vida nueve personas, por lo menos;

1.      Condena con energía y firmeza los recientes ataques terroristas registrados en París y transmite sus más sincero pésame y su solidaridad a las familias de las víctimas de los salvajes atentados terroristas; recuerda la responsabilidad fundamental de la UE con respecto a la protección y el apoyo a todas las víctimas del terrorismo en la Unión y pide, por consiguiente, justicia, y reconocimiento para las víctimas y que se les indemnice;

2.      Destaca que abordar la amenaza que representan los combatientes extranjeros y el terrorismo en general exige un pacto contra el terrorismo basado en un enfoque multidimensional, que acometa de manera global los factores subyacentes tales como la radicalización, el desarrollo de la cohesión social y la inclusión, y que facilite la reintegración impulsando la tolerancia política y religiosa, analice y contrarreste la incitación en línea para cometer atentados, prevenga los desplazamientos para unirse a organizaciones terroristas, impida y contenga el reclutamiento y la participación en conflictos armados, perturbe el apoyo financiero a las organizaciones terroristas y a los individuos que desean adherirse a ellas, vele por la ejecución de acciones judiciales firmes en aquellos casos en que sea necesario, y facilite a las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley las herramientas adecuadas para llevar a cabo sus funciones, a la vez que se respetan plenamente los derechos fundamentales;

3.      Observa con preocupación el creciente uso de internet y de las tecnologías de la comunicación por las organizaciones terroristas para difundir su retórica de odio, radicalizar en mayor medida a las personas marginadas y reclutar a más combatientes para que se unan a organizaciones terroristas como el ISIL (Estado islámico de Irak y el Levante), la red Al Qaeda y sus diversas ramas, como el Frente Al Nusra en Siria, y cometan actos terroristas; insta a empresas de internet y a los medios sociales que intensifiquen su cooperación con las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley para restringir el acceso al material terrorista en línea y detectar y eliminar la propaganda terrorista en línea, y pide a la Comisión y a los Estados miembros que intensifiquen y fomenten urgentemente campañas de sensibilización para luchar contra la radicalización en internet a través de un esfuerzo más enérgico, proactivo y creativo orientado al desarrollo de estrategias positivas específicas de lucha contra estas cuestiones, así como a que realicen campañas contra el odio;

4.      Insta a los Estados miembros a que coordinen de manera eficaz su respuesta inmediata a la creciente amenaza que representan los «combatientes extranjeros» mediante la adopción de medidas comunes como, por ejemplo, la retirada de los pasaportes de la UE en el caso de doble nacionalidad, la confiscación de los pasaportes por un período limitado, el marcado de los documentos de identidad de los yihadistas, la reintroducción de las autorizaciones de viaje para los menores, el refuerzo de los procedimientos judiciales (por proselitismo en relación con las organizaciones terroristas y la formación en los campamentos terroristas) y la creación de una lista negra de los yihadistas europeos y de los sospechosos de terrorismo yihadista;

5.      Subraya la necesidad urgente de intensificar la prevención de la radicalización y de impulsar programas de lucha contra la radicalización facultando e involucrando a las comunidades y a las sociedades civiles a nivel nacional y local para detener la difusión de las ideologías extremistas; pide a la Comisión que refuerce la Red de la UE para la Sensibilización frente a la Radicalización (RSR), que reúne a todas las partes involucradas en el desarrollo de campañas de lucha contra la radicalización y en la elaboración y creación de estructuras y procedimientos de lucha contra la radicalización en relación con los combatientes extranjeros retornados y que desafía directamente a las ideologías extremistas proporcionando alternativas positivas;

6.      Señala con gran preocupación el fenómeno de la radicalización en las prisiones; hace un llamamiento a los Estados miembros para que estudien la posibilidad de aislar totalmente a los presos islamistas radicales en las cárceles y mejoren los sistemas administrativos de los centros penitenciarios con el fin de facilitar la identificación de los detenidos que participan en la preparación de actos terroristas, supervisar y evitar los procesos de radicalización y poner en marcha programas específicos de lucha contra la radicalización; anima a los Estados miembros a que intercambien las buenas prácticas en este ámbito, directamente o a través de las agencias de la UE especializadas en la materia;

7.      Expresa su profunda preocupación por que uno de los ataques ocurridos en París fue realizado intencionalmente contra judíos europeos y que, por consiguiente, fue el terrible resultado de una nueva forma de antisemitismo, que amenaza la diversidad religiosa y étnica en la Unión Europea; pide, en este contexto, a la Comisión, que examine minuciosamente la posible necesidad de revisar la Decisión marco 2008/913/JAI del Consejo con el fin de atajar más eficazmente la cuestión de los predicadores del odio y de la difusión de formas graves de incitación al odio;

8.      Expresa su preocupación por la difusión del odio y de la predicación extremista en los espacios de culto en varios Estados miembros, de los que se abusa para fines relacionados con la radicalización, y señala sus efectos dramáticos sobre el incremento del fundamentalismo en nuestras sociedades; pide a los Estados miembros que adopten medidas adecuadas para examinar estrechamente este fenómeno con firmeza y que aborden la cuestión del reclutamiento y de la financiación de los imames procedentes de terceros países;

9.      Hace hincapié en la necesidad de intensificar el diálogo con la comunidad musulmana para unir nuestros esfuerzos en la lucha contra el fundamentalismo y la propaganda del terrorismo;

10.    Pide a los Estados miembros que impidan los desplazamientos de los terroristas mediante el refuerzo de los controles en las fronteras exteriores, un control más sistemático y eficaz de los documentos de viaje, la lucha contra el tráfico ilícito de armas y el uso fraudulento de identidades, y la definición de las zonas de riesgo;

11.    Subraya su preocupación por las informaciones divulgadas en relación con los traficantes de personas que facilitan la entrada de células terroristas y fundamentalistas en Europa y pide a la UE que conceda la prioridad a la lucha contra las redes de tráfico de personas y que siga investigando estas redes ya que son una de las fuentes más lucrativas de ingresos para las organizaciones terroristas; subraya, asimismo, que las organizaciones terroristas han diversificado sus fuentes de ingresos y que se sirven de la venta y del tráfico de mujeres y niños para financiar sus operaciones; condena firmemente estas prácticas e insta a la comunidad internacional a que aborde estas actividades seriamente;

12.    Reitera su apego a la libre circulación en el seno de la UE y descarta totalmente, por consiguiente, las propuestas de suspensión del sistema Schengen, y alienta a los Estados miembros a que, en su lugar, endurezcan las normas existentes entre las que ya figura la posibilidad de introducir temporalmente controles de documentos y a que hagan un uso más adecuado de sistema SIS II; subraya la importancia del nuevo mecanismo de evaluación de Schengen y pide a la Comisión que haga pleno uso de sus prerrogativas para asegurar la correcta aplicación del acervo de Schengen;

13.    Pide a la Comisión que proponga una definición armonizada de «combatientes extranjeros» y alienta a los Estados miembros a que clasifiquen como delito grave en su Derecho interno el hecho de viajar a una zona de conflicto para unirse a una organización terrorista sobre la base de la definición propuesta por la Resolución del Consejo de seguridad de las Naciones Unidas con el fin de que las autoridades judiciales puedan perseguir y sancionar este delito cuando proceda;

14.    Pide a la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, competente en la materia, que inicie rápidamente los trámites legislativos y de aprobación de la Directiva de la UE sobre el registro de nombres de los pasajeros( PNR), propuesta por la Comisión en el 2011, y solicita a la Comisión y al Consejo que presenten, con carácter urgente, cualquier sugerencia que pudiera resultar interesante para alcanzar rápidamente un acuerdo sobre una directiva de la UE sobre los PNR que prevea el mayor grado de protección de los derechos de los ciudadanos de la UE y que garantice, al mismo tiempo, la eficiencia y eficacia de esta herramienta en la lucha contra la delincuencia y el terrorismo, y que la remita al Pleno oportunamente;

15.    Pide a la Comisión que presente en el plazo más breve posible una nueva Directiva sobre la conservación de datos que tenga debidamente en cuenta la reciente sentencia del Tribunal de Justicia sobre dicha Directiva, que exige que se respeten los principios de proporcionalidad, necesidad y legalidad para elaborar el marco jurídico apropiado para que las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley investiguen, prevengan y detecten delitos graves y redes de terrorismo;

16.    Pide a los Estados miembros que hagan un mejor uso de las capacidades únicas de las que dispone Europol asegurándose de que sus unidades nacionales proporcionen a Europol la información relevante de forma más sistemática y rutinaria; pide que se confíe a Europol la tarea específica de señalar los materiales o contenidos ilegales en línea de carácter extremista o terrorista y que transmita directamente esta información a las compañías de internet y a los medios sociales para que se proceda a su retirada; apoya, además, la creación de una plataforma europea de lucha contra el terrorismo en el seno de Europol para maximizar sus posibilidades operativas, técnicas y en materia de intercambio de inteligencia;

17.    Reitera su compromiso con el refuerzo de las medidas para determinar, hacer un seguimiento y perturbar la financiación del terrorismo; pide, por consiguiente, a la Comisión que se plantee la elaboración de una propuesta legislativa para crear un sistema europeo de seguimiento de la financiamiento del terrorismo (TFTS europeo);

18.    Pide a la Comisión que examine urgentemente las normas vigentes en la UE en materia de circulación de armas de fuego ilegales, artefactos explosivos y el comercio de armas vinculadas a la delincuencia organizada, y que colmen este vacío legal;

19.    Hace hincapié en la necesidad de reforzar la eficacia y la coordinación de la respuesta de la justicia penal a través de Eurojust, de armonizar la penalización de los delitos relacionados con los combatientes extranjeros en la UE para proporcionar un marco jurídico y facilitar la cooperación transfronteriza, evitar lagunas en materia de enjuiciamiento y abordar los desafíos prácticos y jurídicos en la recogida y la admisibilidad de las pruebas en casos de terrorismo, mediante la actualización de la Decisión marco 2008/919/JAI;

20.    Subraya la necesidad de mejorar, intensificar y acelerar el intercambio de información en materia policial a nivel mundial; retira, a la luz de las nuevas circunstancias y la inminente amenaza terrorista, su petición de remisión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea del acuerdo PNE entre la UE y Canadá para que emita un dictamen y se compromete a aprobarlo con objeto de establecer un mayor grado de seguridad jurídica en relación con las compañías aéreas y los ciudadanos de la UE; hace hincapié, asimismo, en las ventajas de aplicar todas las herramientas adecuadas para que se registre un aumento del intercambio de inteligencia y una cooperación más estrecha entre las distintas agencias con nuestros aliados más importantes, como los Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda;

21.    Cree que la UE debe reconsiderar la debilidad que ha caracterizado a la cooperación existente hasta la fecha en materia de lucha contra el terrorismo con los países de origen, tránsito y destino a través de los que se canalizaron los combatientes extranjeros y los recursos para apoyarlos, como los países de los Balcanes occidentales, Turquía, los países del Golfo y los del Magreb, con el fin de unir nuestros esfuerzos en la lucha contra el terrorismo a través del refuerzo del intercambio de información y de la experiencia adquirida, combatir el tráfico ilegal de armas de fuego, hacer un seguimiento de la financiación del terrorismo, y desarrollar una nueva estrategia para combatir el extremismo y el fundamentalismo;

22.    Pide a la UE que fomente de manera activa una alianza mundial contra el terrorismo y que colabore estrechamente con los agentes regionales como, por ejemplo, la Unión Africana, el Consejo de Cooperación del Golfo y la Liga Árabe, en particular en los países fronterizos de Siria e Irak, así como con las Naciones Unidas, especialmente el Comité contra el Terrorismo;

23.    Subraya que una estrategia global de la UE en materia de medidas de lucha contra el terrorismo también debe tener en cuenta plenamente sus políticas exterior y de desarrollo con el fin de combatir la pobreza, la discriminación y la marginación, luchar contra la corrupción, promover la buena gobernanza y prevenir y resolver conflictos, ya que todos estos factores contribuyen a la marginación de determinados grupos y sectores de la sociedad, lo que los hace más vulnerables a la propaganda de los grupos extremistas;

24.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Parlamentos de los Estados miembros.

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0102.

Aviso jurídico - Política de privacidad