Procedimiento : 2015/2559(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0136/2015

Textos presentados :

B8-0136/2015

Debates :

Votaciones :

PV 12/02/2015 - 4.6
CRE 12/02/2015 - 4.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0040

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 133kWORD 62k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0136/2015
9.2.2015
PE549.929v01-00
 
B8-0136/2015

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la crisis humanitaria en Irak y Siria, en particular en el contexto del EI (2015/2559(RSP))


Charles Tannock, David Campbell Bannerman, Ryszard Czarnecki, Geoffrey Van Orden, Valdemar Tomaševski, Jana Žitňanská en nombre del Grupo ECR

Resolución del Parlamento Europeo sobre la crisis humanitaria en Irak y Siria, en particular en el contexto del EI (2015/2559(RSP))  
B8‑0136/2015

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus resoluciones anteriores sobre la situación humanitaria en Irak y Siria, incluida su Resolución, de 18 de septiembre de 2014, sobre la situación en Irak y Siria y la ofensiva del EIIL, incluida la persecución de minorías(1),

–       Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–       Vistas las observaciones formuladas por el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, sobre la violencia en Siria e Irak el 8 de septiembre de 2014,

–       Visto el Pacto Internacional de las Naciones Unidas de Derechos Civiles y Políticos,

–       Vista la Resolución S-22/1 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de 1 de septiembre de 2014, sobre la situación de los derechos humanos en Irak a la luz de los abusos cometidos por el llamado Estado Islámico de Irak y el Levante y los grupos asociados,

–       Visto el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, abierto a la firma el 11 de mayo de 2011 en Estambul, Turquía,

–       Vistas las observaciones formuladas por el enviado de las Naciones Unidas para Irak, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la subsecretaria general de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios el 18 de noviembre de 2014 ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,

–       Vistas la Declaración y la Plataforma de Acción de Pekín sobre la igualdad de género, de 1995,

–       Vista la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de 15 de diciembre de 2014,

–       Vista la Declaración de las Naciones Unidas, de 1981, sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones,

–
   Vistos los Convenios de Ginebra de 1949 y sus protocolos adicionales,

–       Vistas las Directrices de la UE sobre promoción y protección de la libertad de religión o creencias, aprobadas el 24 de junio de 2013,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que la situación actual de violencia en Siria e Irak ha provocado una crisis humanitaria sin precedentes con millones de personas desplazadas que se enfrentan a diario a la violencia y necesitan alimentos, agua, atención sanitaria y cobijo; que la situación de las minorías étnicas y religiosas es particularmente vulnerable en esta crisis; que las personas que huyen de la violencia se han visto obligadas a refugiarse en los países vecinos, lo que acentúa la presión sobre las comunidades que las acogen;

B.     Considerando que la catastrófica situación en la que ya se encontraba Siria debido a la guerra civil en curso se ha visto agravada por el extremismo violento de los combatientes del llamado Estado Islámico (EI) tanto en Siria como en el vecino Irak;

C.     Considerando que se calcula que el número de desplazados internos asciende a 7,6 millones de personas en Siria y a 1,8 millones de personas en Irak;

D.     Considerando que un gran número de mujeres y niños han sido asesinados o secuestrados por el EI en Siria e Irak; que, según la información disponible, las mujeres y niñas secuestradas han sido sometidas a violaciones o abusos sexuales, obligadas a casarse con combatientes o vendidas como esclavas sexuales; que algunas mujeres han sido vendidas como esclavas por tan solo 25 dólares estadounidenses;

E.     Considerando que el llamado Estado Islámico ha cometido numerosas atrocidades que constituyen crímenes contra la humanidad, entre las que se incluyen decapitaciones e inmolaciones grabadas en vídeo;

F.     Considerando que el repugnante asesinato del piloto jordano Moaz al Kasasbeh constituye el ejemplo más reciente de la vil ideología del Estado Islámico, contraria a los valores y derechos humanos más elementales;

G.     Considerando que los dirigentes políticos y religiosos tienen la obligación a todos los niveles de combatir el terrorismo y fomentar el respeto mutuo entre las personas y los grupos étnicos y religiosos;

H.     Considerando que el Derecho internacional humanitario y en materia de derechos humanos prohíbe la persecución de personas o grupos por razones de identidad religiosa o étnica y los ataques contra civiles que no participen en las hostilidades; que estas acciones pueden constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad;

I.      Considerando que la ampliación del «califato» del Estado Islámico y sus actividades extremistas suponen una amenaza directa no solo para la población de Siria e Irak sino también para la seguridad de toda la región;

J.      Considerando que, según la información de que se dispone, cientos de combatientes extranjeros, muchos de ellos procedentes de los Estados miembros, se han unido a las fuerzas del EI; que estos ciudadanos de la UE son considerados una amenaza para la seguridad;

K.     Considerando que las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales han denunciado la violación generalizada de los derechos humanos en Irak y Siria por parte del EI, que incluye asesinatos selectivos de cristianos y otros grupos étnicos y religiosos minoritarios; que la preocupación por la situación de las personas atrapadas en las zonas bajo el control de las fuerzas del EI es cada vez mayor;

L.     Considerando que, según un informe del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas de febrero de 2015, los militantes del EI están vendiendo a los niños secuestrados como esclavos sexuales y asesinando a otros, en ocasiones crucificándolos y enterrándolos vivos;

1.      Condena sin ambages los asesinatos, secuestros, violaciones, violencia sexual y torturas cometidos por los combatientes del EI en Siria e Irak, y considera que estas acciones pueden constituir crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad; condena asimismo los actos de violencia perpetrados en Siria por el régimen de El Asad contra su propio pueblo;

2.      Considera cada vez más preocupantes el deterioro de la situación humanitaria y de los derechos humanos en Siria e Irak y las violaciones del Derecho internacional humanitario, especialmente en el contexto de las fuerzas rebeldes del Estado Islámico;

3.      Opina que la inestabilidad que ha provocado en Siria la guerra civil en curso ha propiciado el ascenso del Estado Islámico;

4.      Manifiesta su profunda preocupación por los actos terroristas cometidos contra mujeres y niñas por el llamado Estado Islámico y los grupos asociados, incluidos los ataques contra miembros de la comunidad cristiana y otras minorías étnicas y religiosas;

5.      Destaca, en este sentido, la importancia de adoptar medidas adecuadas para garantizar la seguridad de las mujeres y las niñas en Siria e Irak, así como de los miembros de grupos religiosos y étnicos minoritarios;

6.      Da su apoyo político al derecho a la autodefensa de las minorías religiosas y étnicas cuando resulte necesario para garantizar su seguridad; pide, en este contexto, a la comunidad internacional que proteja a todos aquellos que huyen del terrorismo o de actos de violencia;

7.      Condena sin reservas el uso de la conversión religiosa forzosa de cristianos y otras minorías religiosas y étnicas en Siria e Irak por las fuerzas del llamado Estado Islámico;

8.      Considera que debe hacerse todo lo posible para luchar contra el terrorismo y depurar responsabilidades; considera además que la respuesta internacional ante este terrorismo debe respetar el Derecho internacional;

9.      Condena una vez más los actos de violencia y los asesinatos de que son objeto las personas LGBT en la región y que se han estado cometiendo con total impunidad; señala que la situación de las personas LGBT en la región es especialmente vulnerable, habida cuenta de que el apoyo familiar y comunitario y la protección gubernamental con la que pueden contar son limitados, y que su seguridad sigue corriendo peligro en las comunidades de refugiados o en algunas de las sociedades que las acogen; pide al Gobierno iraquí, a la delegación de la UE en Irak y a las embajadas de los Estados miembros de la UE en la región que protejan a las personas LGBT y agilicen el reasentamiento directo de los miembros de este colectivo que huyen por motivos de seguridad;

10.    Considera infame el hecho de que, al parecer, los militantes del EI estén utilizando a niños, incluidos los que tienen alguna enfermedad mental, como terroristas suicidas y escudos humanos, al tiempo que venden a niños secuestrados como esclavos sexuales y asesinan a otros, en ocasiones crucificándolos y enterrándolos vivos;

11.    Pide que se adopten todas las medidas necesarias para rescatar a los niños que se encuentran entre las manos del EI y para procesar a los autores de los crímenes; reconoce, no obstante, que en estos momentos la comunidad internacional parece incapaz de responsabilizar a los combatientes de graves violaciones de los derechos humanos;

12.    Pide a los Estados miembros que colaboren con sus socios internacionales con el fin de utilizar todos los medios posibles, incluida una asistencia militar adecuada, para ayudar a la población de Siria e Irak a luchar contra la amenaza que supone el EI;

13.    Pide que se aplique más eficazmente el embargo de armas y bienes impuesto por las Naciones Unidas y que se apliquen realmente sanciones a quienes comercian con petróleo extraído en zonas controladas por el EI con objeto de cortar los flujos financieros que permiten al EI comerciar y financiar sus actividades terroristas;

14.    Expresa su apoyo a todos los que se han comprometido a luchar contra el terrorismo del EI y de otros grupos armados o terroristas; pide asimismo a todos los actores y Gobiernos de la región que cooperen plenamente en la lucha contra la amenaza del EI; subraya que dicha cooperación es fundamental para la seguridad en la región;

15.    Está convencido de que hay que dejar abiertas todas las opciones y no descartar ninguna vía a la hora de combatir la amenaza que supone el EI; pide asimismo a la Unión Europea, a sus Estados miembros y a otros actores internacionales que colaboren estrechamente para elaborar una respuesta urgente y global frente a la amenaza del EI;

16.    Expresa su preocupación ante las noticias de que cientos de combatientes extranjeros, incluidos ciudadanos de los Estados miembros de la UE, se han unido a las fuerzas rebeldes del EI; hace además un llamamiento en favor de la cooperación internacional para adoptar medidas jurídicas adecuadas contra los sospechosos de haber participado en actos de terrorismo;

17.    Celebra la reciente liberación de la ciudad siria de Kobane de las fuerzas del EI, y rinde homenaje a la valentía de los combatientes sirios del YPG, ayudados por las fuerzas kurdas peshmerga y los ataques aéreos de la coalición internacional;

18.    Acoge favorablemente el reciente compromiso de Jordania de intensificar su ofensiva contra el EI; pide, por otra parte, a la coalición internacional que lucha contra el EI que perfeccione sus misiones de búsqueda y rescate de pilotos perdidos con el fin de evitar nuevas capturas por el EI;

19.    Está firmemente convencido de que la lucha contra el EI únicamente en Irak no bastará para derrotar a los extremistas;

20.    Pide que la campaña de ataques aéreos contra el EI se amplíe a Siria, y especialmente a la zona de Raqqa y sus alrededores;

21.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al SEAE, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Parlamentos y los Gobiernos de los Estados miembros, a la Liga de Estados Árabes y al Gobierno de Irak.

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0027.

Aviso jurídico - Política de privacidad