Propuesta de resolución - B8-0227/2015Propuesta de resolución
B8-0227/2015

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre las imágenes de abusos sexuales de menores en la red

4.3.2015 - (2015/2564(RSP))

tras una declaración de la Comisión
presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento

Martina Anderson, Kateřina Konečná, Malin Björk, Lynn Boylan, Matt Carthy, Liadh Ní Riada, Dimitrios Papadimoulis, Kostas Chrysogonos, Sofia Sakorafa, Marisa Matias en nombre del Grupo GUE/NGL

Procedimiento : 2015/2564(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
B8-0227/2015
Textos presentados :
B8-0227/2015
Debates :
Textos aprobados :

B8‑0227/2015

Resolución del Parlamento Europeo sobre las imágenes de abusos sexuales de menores en la red

(2015/2564(RSP))

El Parlamento Europeo,

–       Vistos la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, de 20 de noviembre de 1989, y sus protocolos adicionales,

–       Visto el artículo 3 del Tratado de la Unión Europea,

–       Visto el artículo 24 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

–       Visto el Convenio del Consejo de Europea sobre la Ciberdelincuencia, de 23 de noviembre de 2001,

–       Visto el Convenio del Consejo de Europa sobre la protección de la infancia contra la explotación y el abuso sexual, de 25 de octubre de 2007,

–       Vistas las Directrices de la UE para la promoción y protección de los derechos del niño,

–       Vista la Directiva 2011/92/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de diciembre de 2011, relativa a la lucha contra los abusos sexuales y la explotación sexual de los menores y la pornografía infantil y por la que se sustituye la Decisión marco 2004/68/JAI del Consejo,

–       Vista la Observación general nº 14 (2013) del Comité sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas sobre el derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial,

–       Visto el documento titulado «Una Agenda de la UE en pro de los Derechos del Niño», aprobado en febrero de 2011,

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Un lugar especial para la infancia en la acción exterior de la UE» (COM(2008)0055),

–       Vistas las Directrices de la UE para la promoción y protección de los derechos del niño,

–       Vista la Estrategia de la UE para la erradicación de la trata de seres humanos (2012-2016), en particular las disposiciones relativas a la financiación de la elaboración de unas directrices para los sistemas de protección del niño y el intercambio de mejores prácticas,

–       Visto el debate en el Pleno de 12 de febrero de 2015 sobre la lucha contra los abusos sexuales infantiles en Internet,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que los abusos sexuales y la explotación sexual de los menores, incluida la pornografía infantil, constituyen graves violaciones de los derechos fundamentales y, en particular, del derecho del niño a la protección y a los cuidados necesarios para la reivindicación de sus derechos, tal como establecen la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de 1989 y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea;

B.     Considerando que los delitos penales graves como la explotación sexual de menores y la pornografía infantil requieren un enfoque global que abarque la protección de las víctimas menores de edad, que incluya asistencia, prevención del fenómeno, enjuiciamiento de los delincuentes y una aplicación plenamente efectiva de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño por parte de los Estados y, en particular, de sus principios generales, del artículo 2 (no discriminación), del artículo 6 (derecho a la vida, supervivencia y desarrollo) y del artículo 12 (derecho del niño a expresar su opinión y a que esta se tenga en cuenta);

C.     Considerando que debe darse especial cumplimiento al artículo 3 de dicha Convención, a saber, atender el interés superior del niño como una consideración primordial, a la hora de tomar cualquier medida para luchar contra estos delitos y abordar las consecuencias de semejantes actos, respetando plenamente la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea;

D.     Considerando que, en virtud del artículo 13 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, los niños, dentro de las limitaciones legales y necesarias, tienen derecho a la libertad de expresión que incluye la libertad de buscar, recibir y difundir información; que, de conformidad con el artículo 17 de dicha Convención, se reconoce a los niños el derecho de tener acceso a información y material procedentes de diversas fuentes nacionales e internacionales, incluidos los medios de comunicación, debiendo alentar el Estado la elaboración de directrices adecuadas para proteger al niño contra toda información y material perjudiciales para su bienestar;

E.     Considerando que en la Observación general nº 13 del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas sobre el derecho del niño a no ser objeto de ninguna forma de violencia, se hace hincapié en que en todos los procesos de toma de decisiones debe respetarse sistemáticamente el derecho del niño a ser escuchado y a que sus opiniones se tengan debidamente en cuenta, y su habilitación y participación deben ser elementos básicos de las estrategias y programas de atención y protección del niño[1];

 

F.     Considerando que en la Observación general nº 16 del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas sobre las obligaciones del Estado en relación con el impacto del sector empresarial en los derechos del niño[2] también se ponen de manifiesto los peligros que plantea Internet y se establece la obligación por parte del sector empresarial de facilitar información a los niños y los jóvenes de manera que puedan afrontar eficazmente los riesgos y saber dónde acudir en busca de ayuda, además de recomendar al sector empresarial que establezca una coordinación con el sector de las tecnologías de la información y la comunicación para elaborar y aplicar medidas adecuadas de protección de los niños contra el material violento e inapropiado que existe en la red;

G.     Considerando que el embaucamiento de menores con fines sexuales y de explotación sexual constituye una amenaza con características específicas en el contexto de Internet, dado que este medio ofrece un anonimato sin precedentes a los usuarios ya que pueden ocultar su identidad y sus características personales, tales como la edad;

H.     Considerando que Internet también entraña peligros específicos para los menores a través de fenómenos como la pornografía infantil, el intercambio de material con contenido violento, la delincuencia cibernética, la intimidación, el acoso, la captación de menores, el acceso o adquisición por parte de los menores de productos y servicios legalmente restringidos o inapropiados para la edad, la exposición a publicidad agresiva, engañosa o inapropiada para la edad, las estafas, el hurto de datos de identidad, el fraude y otras amenazas similares de carácter financiero que pueden dar lugar a experiencias traumáticas;

I.      Considerando que, dado su carácter internacional, la explotación infantil y la explotación sexual infantil en Internet (incluida la proliferación de material de explotación sexual infantil en la red y la ciberdepredación) siguen siendo una importante preocupación para los cuerpos y fuerzas de seguridad, existiendo delitos como la extorsión sexual, la captación de menores o la autoproducción de material relacionado con abusos infantiles y su difusión en Internet, que hacen especialmente difícil la instrucción debido a las innovaciones tecnológicas que facilitan y agilizan el acceso de los delincuentes, incluidos los ciberdepredadores, al material;

J.      Considerando que las medidas tomadas por los Estados miembros contra los contenidos ilícitos en línea no siempre son eficaces ni están suficientemente financiadas o plenamente aplicadas y conllevan inevitablemente enfoques diversos respecto de la prevención de contenidos nocivos; considerando asimismo que los programas educativos destinados a menores y padres en los Estados miembros para proteger la seguridad de los niños en Internet cuentan con una dotación financiera insuficiente;

K.     Considerando que la protección de los menores en el mundo digital debe abordarse desde el punto de vista reglamentario adoptando medidas más eficaces que incluyan una financiación adicional, que pidan a los órganos en los Estados miembros que coordinen las acciones de protección de los niños en situación de riesgo en la red y que destinen mayores recursos a la investigación y al enjuiciamiento de los delincuentes;

1.      Pide a la Comisión y a los Estados miembros que den cumplimiento a la presente Resolución y apliquen plenamente el artículo 12 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, además de consultar directamente a los niños y los jóvenes y tener en cuenta sus opiniones;

2.      Pide a la Comisión y a los Estados miembros que refuercen la cooperación entre las autoridades con funciones coercitivas en los Estados miembros y entre estos, con el fin de investigar y desmantelar con mayor eficacia las redes de delincuencia sexual infantil, dando prioridad a los derechos y la seguridad de los niños afectados; insiste en que en todas las acciones que se emprendan el interés superior del menor debe ser la consideración primordial;

3.      Subraya la necesidad de adoptar un enfoque global en los Estados miembros y entre estos para proteger al máximo los derechos e intereses superiores de los niños y garantizar una protección eficaz y una coherencia incluyendo la lucha contra la delincuencia, la ciberseguridad, la protección de los consumidores, así como los derechos fundamentales;

4.      Reconoce los distintos papeles, funciones y responsabilidades del Estado y del sector privado en lo que respecta a la investigación, el enjuiciamiento, el derecho a la intimidad y la protección de datos; solicita una colaboración eficaz y, en el marco de una supervisión jurídica y judicial adecuada y respetando lo que es legal y necesario en aras de los intereses superiores del menor y de la protección de los menores frente a los abusos sexuales infantiles en la red, un intercambio de información entre los cuerpos y fuerzas de seguridad, los demás órganos estatales competentes, las autoridades judiciales y, cuando sea procedente y necesario y con arreglo a la legislación, el sector de las tecnologías de la información y la comunicación, los suministradores de servicios Internet, el sector bancario y las organizaciones no gubernamentales, incluidas las organizaciones infantiles y juveniles, con miras a garantizar los derechos y la protección de los niños en la red y a considerarlos como personas vulnerables desde el punto de vista legislativo; pide a la Comisión que tome la iniciativa de pedir a todos los Estados miembros que actúen para luchar contra todas las formas de ciberdepredación y ciberacoso;

5.      Hace hincapié en que las medidas que limitan los derechos fundamentales en Internet son necesarias y proporcionadas, se ajustan a la legislación de los Estados miembros y europea, y respetan los derechos del niño establecidos en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño; recuerda que los contenidos en línea ilegales deben ser eliminados sin demora, atendiendo al procedimiento legal adecuado; recuerda que la eliminación de los contenidos en línea ilegales, en la que el sector de las tecnologías de la información y la comunicación desempeña su papel, solo puede efectuarse previa autorización judicial; destaca la importancia de respetar los principios de los debidos procedimientos legales y de la separación de poderes;

6.      Anima a los Estados miembros a que establezcan puntos de contacto nacionales, suficientemente financiados, en los que se puedan notificar conductas y contenidos ilícitos y perjudiciales;

7.      Recuerda que los Estados miembros deben adoptar las medidas necesarias y velar por una financiación adecuada para garantizar que las personas que teman poder cometer delitos relativos a abusos sexuales y a explotación sexual puedan acceder, en caso necesario, a programas o medidas de intervención eficaces destinados a evaluar y prevenir el riesgo de perpetración de tales delitos;

8.      Pide a la Comisión que siga evaluando los modelos empresariales de distribución comercial en servicios ocultos, incluida la supervisión de la «web profunda» y los mercados ilegales en «Darknet», con objeto de determinar la proliferación de la explotación sexual comercial de menores en la red como posible consecuencia del creciente paso de un sistema de pago tradicional a una nueva economía digital, en gran parte no regulada;

9.      Pide a la Comisión y a los Estados miembros que sigan colaborando con los representantes de sistemas alternativos de pago para determinar oportunidades de mayor cooperación con las autoridades con funciones coercitivas, en particular una formación común dirigida a una mejor identificación de los procedimientos de pago en relación con la distribución comercial del material relacionado con el abuso sexual de menores;

10.    Pide a la Comisión que adelante la publicación de su evaluación sobre hasta qué punto los Estados miembros han adoptado las medidas necesarias para cumplir con la Directiva 2011/92/UE y que presente su informe al Parlamento Europeo antes de junio de 2015;

11.    Encarga a su Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior que siga evaluando y supervisando la evolución de este fenómeno y que lleve a cabo un análisis en profundidad del actual marco político para luchar contra el abuso sexual infantil en Internet, a través de un informe de aplicación relativo a la Directiva 2011/92/UE, y que informe al Pleno en el plazo de un año.