Procedimiento : 2015/2747(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0717/2015

Textos presentados :

B8-0717/2015

Debates :

Votaciones :

PV 09/07/2015 - 12.12
CRE 09/07/2015 - 12.12
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0276

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 129kWORD 67k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0716/2015
7.7.2015
PE565.695v01-00
 
B8-0717/2015

tras una declaración del Presidente

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la conmemoración de Srebrenica (2015/2747(RSP))


Charles Tannock, Ryszard Antoni Legutko, Ryszard Czarnecki, Anna Elżbieta Fotyga, Tomasz Piotr Poręba, Ruža Tomašić, Zdzisław Krasnodębski, Raffaele Fitto en nombre del Grupo ECR

Resolución del Parlamento Europeo sobre la conmemoración de Srebrenica (2015/2747(RSP))  
B8-0717/2015

El Parlamento Europeo,

–       Vista su Resolución, de 7 de julio de 2005, sobre Srebrenica(1),

−      Vista su Resolución, de 15 de enero de 2009, sobre Srebrenica(2),

−      Vistos el Acuerdo de Estabilización y Asociación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y Bosnia y Herzegovina, por otra, firmado en Luxemburgo el 16 de junio de 2008, y las perspectivas de adhesión a la UE ofrecidas a todos los países de los Balcanes Occidentales en la Cumbre de la UE celebrada en Salónica en 2003,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que el 11 de julio de 1995 la ciudad bosnia de Srebrenica, sin salida al mar y que había sido declarada zona segura por la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 16 de abril de 1993, cayó en manos de las fuerzas serbobosnias comandadas por el general Ratko Mladić, bajo la autoridad del entonces Presidente de la República Srpska, Radovan Karadžić;

B.     Considerando que, durante varios días de matanzas tras la caída de Srebrenica, más de 8 000 hombres y niños musulmanes fueron ejecutados de manera sumarísima y sistemática y enterrados en fosas comunes por las fuerzas serbobosnias bajo las órdenes del general Mladić, del ejército de la República Srpska, y por fueras paramilitares, incluidas unidades de policía irregular serbia que habían entrado en territorio bosnio desde Serbia, cuando la zona debería haber estado bajo la protección de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR), representada por un contingente de unos 400 soldados; que casi 25.000 mujeres, niños y ancianos fueron deportados y muchas mujeres fueron violadas, lo que convierte a este episodio en la mayor matanza de guerra perpetrada en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial;

C.     Considerando que esta tragedia, declarada acto de genocidio por el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), se produjo en un refugio proclamado seguro por las Naciones Unidas, y que, por tal motivo, es ahora un símbolo de la incapacidad de la comunidad internacional para impedir la matanza e intervenir prontamente en el conflicto para proteger a la población civil;

D.     Considerando las múltiples violaciones de los Convenios de Ginebra perpetradas por las fuerzas serbobosnias contra la población civil de Srebrenica, incluidas las deportaciones de miles de mujeres, niños y ancianos, así como la violación de un gran número de mujeres;

E.     Considerando que, pese a los enormes esfuerzos dedicados a la búsqueda de tumbas y fosas comunes, exhumación de cuerpos e identificación de las víctimas, las investigaciones no han permitido una reconstrucción completa de la matanza en Srebrenica y sus alrededores;

F.     Considerando que no puede haber auténtica paz sin justicia, y que la cooperación plena e ilimitada con el TPIY sigue siendo una exigencia básica para la continuación del proceso de integración de los países de los Balcanes Occidentales en la UE;

G.     Considerando que el general Radislav Krstić, del ejército bosnio, fue la primera persona que el TPIY declaró culpable de contribuir e instigar al genocidio de Srebrenica, y que Ratko Mladić fue detenido el 26 de mayo de 2011 y la sentencia de su juicio se espera para finales de 2015; que el juicio contra Radovan Karadžić sigue todavía su curso;

H.     Considerando que la instauración de un día de conmemoración es la mejor manera de rendir tributo a las víctimas del genocidio y de enviar un mensaje claro a las futuras generaciones;

1.      Condena categóricamente la matanza de Srebrenica; rinde un sentido homenaje a todas las víctimas de las atrocidades y expresa sus sinceras condolencias a las familias de las mismas, muchas de las cuales viven todavía sin certeza definitiva del destino de sus padres, hijos, maridos o hermanos; se felicita de la detención de los principales responsables de la matanza de Srebrenica, pero lamenta que algunos de los autores no hayan sido entregados a la justicia; expresa, por consiguiente, todo su apoyo a la valiosa y difícil labor del TPIY, que ya ha pronunciado sentencia firme contra 147 de los acusados y sigue instruyendo actuaciones para otros 14;

2.      Pide a los Estados miembros y a los países de los Balcanes Occidentales que recuerden adecuadamente el vigésimo aniversario del acto de genocidio de Srebrenica-Potočari apoyando la instauración del 11 de julio como fecha de conmemoración de la matanza de Srebrenica en toda la UE; alienta a los Estados miembros a que apoyen las iniciativas de las organizaciones no gubernamentales para velar por que las conmemoraciones tengan la dimensión adecuada; celebra la seriedad y formalidad del día conmemorativo en el Reino Unido, caracterizado por una adecuada colaboración entre las autoridades nacionales y la organización no gubernamental «Remembering Srebrenica»;

3.      Acoge favorablemente el reconocimiento por las autoridades serbias del hecho de la matanza, así como su disculpa pública oficial a través de una resolución especial aprobada en 2010; destaca que Serbia ha llevado ante la justicia a los responsables de la matanza, lo que supone un paso decisivo en favor de la paz y la estabilidad en la región; pide a las restantes autoridades de la región que reconozcan legalmente el genocidio a fin de fortalecer la reconciliación regional, que es uno de los requisitos previos fundamentales para que los países de los Balcanes Occidentales avancen en su camino de adhesión a la UE;

4.      Destaca el importante papel que juegan las comunidades religiosas, los medios de comunicación y el sistema educativo en el proceso de reconciliación, por lo que pide a los países de los Balcanes Occidentales que refuercen los programas de desarrollo que cohesionan las comunidades, para superar las tensiones del pasado e iniciar una coexistencia sincera y pacífica en interés de una paz duradera, de la estabilidad y del crecimiento económico;

5.      Lamenta profundamente que el líder serbobosnio Milorad Dodik haya recabado el veto de Rusia para impedir la aprobación por las Naciones Unidas de una resolución sobre Srebrenica impulsada por el Reino Unido que habría constatado la incapacidad de las Naciones Unidas para evitar el genocidio y recordar a las víctimas y a las personas de todos los bandos que sufrieron la guerra; insta a las autoridades serbobosnias a que impidan una nueva escalada de las tensiones y reconozcan oficialmente la matanza de Srebrenica como acto de genocidio, dado que esta atrocidad —la mayor desde la Segunda Guerra Mundial— ha sido ya así calificada por el Tribunal Internacional de Justicia y el TPIY;

6.      Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros, al Gobierno y al Parlamento de Bosnia y Herzegovina y a sus entidades, así como a los Gobiernos y Parlamentos de los países de los Balcanes Occidentales.

 

(1)

DO C 157 E de 6.7.2006, p. 468.

(2)

DO C 46 E de 24.2.2010, p. 111.

Aviso jurídico - Política de privacidad