Propuesta de resolución - B8-1364/2015Propuesta de resolución
B8-1364/2015

    PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre el vigésimo aniversario del Acuerdo de Paz de Dayton

    9.12.2015 - (2015/2979(RSP))

    tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
    presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento

    Jiří Maštálka, Sofia Sakorafa en nombre del Grupo GUE/NGL

    Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-1362/2015

    Procedimiento : 2015/2979(RSP)
    Ciclo de vida en sesión
    Ciclo relativo al documento :  
    B8-1364/2015
    Textos presentados :
    B8-1364/2015
    Debates :
    Textos aprobados :

    B8-1364/2015

    Resolución del Parlamento Europeo sobre el vigésimo aniversario del Acuerdo de Paz de Dayton

    (2015/2979(RSP))

    El Parlamento Europeo,

    –  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Bosnia y Herzegovina,

    –  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

    A.  Considerando que la disolución de Yugoslavia provocó una guerra sangrienta y la intervención extranjera en la región de los Balcanes Occidentales; que los acontecimientos ocurridos en aquella época en los Balcanes Occidentales reflejan también el fracaso de la UE, de sus Estados miembros y de la comunidad internacional en su conjunto para crear una política encaminada a evitar este tipo de crisis;

    B.  Considerando que el Acuerdo de Dayton puso fin a la guerra pero congeló más que resolvió el conflicto entre las comunidades serbia, croata y bosnia del país; que el sistema política establecido por el Acuerdo de Dayton ha perpetuado las divisiones étnicas y complicado los procesos de toma de decisiones;

    C.  Considerando que una arquitectura institucional excesivamente compleja e ineficiente, la falta de una visión y voluntad políticas comunes y las actitudes etnocéntricas han obstaculizado seriamente el progreso en el país; que el prolongado estancamiento político representa un grave impedimento para la estabilización y el desarrollo del país, y está privando a los ciudadanos de un futuro seguro y próspero;

    D.  Considerando que Bosnia y Herzegovina sigue dependiendo de la ayuda exterior para funcionar; que más del 50% de los ingresos del Estado se gastan en el mantenimiento de la administración a numerosos niveles; que, por otro lado, Bosnia y Herzegovina tiene una de las tasas de desempleo más elevadas de Europa (en el caso de la franja de edad entre 15 y 24, el 59% de la población activa);

    E.  Considerando que las tensiones políticas entre las dos entidades y los tres grupos étnicos son continuas, así como contraproducentes para el funcionamiento del país; que estas tensiones se reflejan en el funcionamiento del poder judicial del país, que no es plenamente eficaz en la sustanciación de las causas concernientes a los acusados de crímenes de guerra y en el pronunciamiento de sentencias firmes; que el mayor obstáculo para un enjuiciamiento eficaz de los crímenes de guerra en Bosnia y Herzegovina es un marco legislativo complejo y fragmentado;

    F.  Considerando que los autores de crímenes de guerra no deben escapar a la acción de la justicia; que el final de la impunidad de estos crímenes es un requisito fundamental para ganar la confianza de la ciudadanía en su sistema de justicia;

    G.  Considerando que Bosnia y Herzegovina sigue siendo un protectorado internacional; que el Alto Representante de las Naciones Unidas para Bosnia y Herzegovina tiene amplias competencias, incluidas legislativas y administrativas; que esto permite a los políticos del país evitar la responsabilización política y la rendición de cuentas;

    H.  Considerando que la mayoría de los políticos bosnios y los funcionarios extranjeros coinciden ahora mismo en que el Acuerdo de Dayton está agotado; que el compromiso escrito —adoptado por la Presidencia de Bosnia y Herzegovina, firmado por los líderes de todos los países políticos y refrendado por el Parlamento el 23 de febrero de 2015— sobre medidas para lograr la eficacia y la funcionalidad institucionales, impulsar reformas a todos los niveles de gobierno, acelerar el proceso de reconciliación y reforzar la capacidad administrativa, si bien representa un paso hacia la reforma constitucional, hasta ahora no se ha traducido en resultados tangibles;

    I.  Considerando que Bosnia y Herzegovina se enfrenta a retos como la crisis de refugiados, la delincuencia organizada (especialmente el tráfico de estupefacientes y de seres humanos) y el extremismo religioso; que un creciente número de solicitantes de asilo se quedarán bloqueados en los Balcanes Occidentales; que ello puede aumentar las posibilidades de brotes de violencia en la región, cuyos problemas ya existentes —como las tensiones étnicas, la delincuencia organizada y el elevado desempleo— podrían agravarse en los próximos meses;

    1.  Destaca que resolver los problemas de Bosnia y Herzegovina es fundamental para la estabilidad y la prosperidad de la región de los Balcanes; subraya que la prosperidad económica y la estabilidad social solo son posibles si se basan en una sociedad y un Estado independientes, democráticos e inclusivos; observa que la reforma constitucional llamada a consolidad, agilizar y reforzar el marco institucional establecido por el Acuerdo de Dayton sigue siendo clave para transformar Bosnia y Herzegovina en un Estado eficaz, inclusivo y plenamente funcional; insta a todos los líderes políticos de Bosnia y Herzegovina y a la comunidad internacional a que trabajen para hacer los cambios necesarios, incluyendo una solución para la cuestión de la compleja y costosa estructura administrativa del país, que se traduce en un solapamiento de competencias entre el Estado central, las entidades, los cantones y los municipios;

    2.  Destaca una genuina apropiación de los procesos de reforma por el pueblo de Bosnia y Herzegovina constituye un elemento clave; pide, por consiguiente, el inmediato inicio de negociaciones encaminadas a poner fin al estatuto de protectorado de Bosnia y Herzegovina;

    3.  Insta a las fuerzas políticas a todos los niveles del poder en el país a que se comprometan con una intensificación de la cooperación y del diálogo con vistas a zanjar los litigios existentes; celebra el compromiso expresado por los líderes de todos los partidos políticos, y refrendado por el Parlamento, de iniciar reformas a todos los niveles de gobierno y de acelerar el proceso de reconciliación; piden que estos procesos sean transparentes e inclusivos;

    4.  Considera fundamental potenciar el papel de la sociedad civil en los procesos políticos permitiéndole articular los intereses de los ciudadanos y particularmente de los jóvenes; lamenta que los mecanismos institucionales para la cooperación con la sociedad civil siguen siendo débiles y estén dificultando el desarrollo de una democracia más participativa, integradora y receptiva en todo el país; pide, por consiguiente, un mecanismo de consulta pública transparente e inclusivo en el que tengan cabida todas las partes interesadas públicas, para crear un marco de debate público de las decisiones legislativas importantes y para la adopción de una estrategia nacional para la sociedad civil;

    5.  Pide a las entidades y al sistema judicial estatal que lleven ante la justicia a los responsables de crímenes de guerra y que cumplan con las expectativas de los cientos de miles de víctimas de la guerra de Bosnia y Herzegovina, con el fin de facilitar el proceso de reconciliación y la coexistencia pacífica de las tres comunidades étnicas en todo el territorio de Bosnia y Herzegovina;

    6.  Pide que se abandone toda la retórica nacionalista y etnocéntrica procedente de la dirección política de los tres pueblos constituyentes de Bosnia y Herzegovina; reprueba cualquier tipo de segregación y discriminación por motivos religiosos o étnicos en un país;

    7.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), al Consejo, a la Comisión, a la Presidencia de Bosnia y Herzegovina, al Consejo de Ministros de Bosnia y Herzegovina, a la Asamblea Parlamentaria de Bosnia y Herzegovina, a los Gobiernos y Parlamentos de la Federación de Bosnia y Herzegovina y de la República Srpska, al Secretario General de las Naciones Unidas y a los Gobiernos de los diez condados/cantones de Bosnia y Herzegovina.