Procedimiento : 2016/2515(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0151/2016

Textos presentados :

B8-0151/2016

Debates :

Votaciones :

PV 04/02/2016 - 8.9
CRE 04/02/2016 - 8.9
Explicaciones de voto
PV 25/02/2016 - 7.15
CRE 25/02/2016 - 7.15
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0066

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 186kWORD 73k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0151/2016
27.1.2016
PE576.512v01-00
 
B8-0151/2016

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación humanitaria en Yemen (2016/2515(RSP))


Javier Couso Permuy, Sabine Lösing, Ángela Vallina, Neoklis Sylikiotis, Takis Hadjigeorgiou, Fabio De Masi, Paloma López Bermejo, Marie-Christine Vergiat, Malin Björk, Tania González Peñas, Miguel Urbán Crespo, Lola Sánchez Caldentey, Xabier Benito Ziluaga, Estefanía Torres Martínez en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación humanitaria en Yemen (2016/2515(RSP))  
B8-0151/2016

El Parlamento Europeo,

–  Vistas las declaraciones del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sobre Yemen, y las declaraciones del enviado especial del secretario general de las Naciones Unidas a dicho país, Ismail Ould Cheikh Ahmed,

–  Vistas las conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores sobre Yemen y las declaraciones de la vicepresidenta de la Comisión / alta representante sobre Yemen, en particular las de 26 de octubre de 2015 y de 15 de diciembre de 2015,

–  Vistas las declaraciones conjuntas de la vicepresidenta / alta representante y del comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis de 3 de julio de 2015 sobre la crisis en Yemen, y de 10 de enero de 2016 sobre el ataque a un hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Yemen,

–  Vistas las resoluciones al respecto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en especial las Resoluciones 2014 (2011), 2051 (2012), 2140 (2014), 2201 (2015), 2204 (2015) y 2216 (2015),

–  Vistos los discursos pronunciados en la 7596ª reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación en Oriente Próximo celebrada el 22 de diciembre de 2015,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Yemen, en particular la de 9 de julio de 2015(1),

–  Vista su Resolución, de 27 de febrero de 2014, sobre el uso de drones armados(2),

–  Vista la Carta de las Naciones Unidas,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el prolongado enfrentamiento entre los hutíes y el Gobierno yemení se reanudó a principios de 2014 y condujo a un avance de los hutíes en agosto de 2014; que los hutíes han seguido consolidando su poder y el territorio ocupado y han tomado partes significativas del país, lo que provocó un mes de conflictos y el exilio del presidente Abd Rabu Mansur Hadi, reconocido en el ámbito internacional;

B.  Considerando que Arabia Saudí encabeza una coalición, apoyada por los Estados Unidos y que incluye a los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Baréin, Kuwait, Jordania, Marruecos y Sudán, que ha bombardeado Yemen desde el 26 de marzo de 2015 en una campaña de ataques destinada a restablecer a Hadi en el poder; que Arabia Saudí ha impuesto un bloqueo casi total contra Yemen, país que depende en gran medida de las importaciones; que el bloqueo del combustible por parte de la coalición y sus ataques contra infraestructuras civiles violan el Derecho internacional humanitario;

C.  Considerando que este enfrentamiento entre los hutíes y el Gobierno yemení, exacerbados por los ataques militares de la coalición liderada por Arabia Saudí, ha causado una situación de emergencia humanitaria en Yemen; considerando que alrededor de un 80 % de la población yemení —cerca de 21 millones de personas— necesita urgentemente alguna forma de ayuda humanitaria que responda a su necesidad desesperada de alimentos, medicamentos y combustible;

D.  Considerando que desde marzo de 2015 el conflicto se ha extendido a 20 de las 22 gobernaciones yemeníes, exacerbando una situación humanitaria que ya era desesperada después de años de pobreza; que el conflicto en el país se ha cobrado alrededor de 7 500 personas, la mitad de ellas civiles, y ha herido a más de 27 500; que las Naciones Unidas están pidiendo urgentemente a las autoridades y a las diferentes facciones que permitan el acceso continuado a las ciudades ocupadas, lo que permitiría la entrega de ayuda a las personas necesitadas, teniendo en cuenta que la guerra de Yemen se ha incluido en la categoría más grave de crisis humanitarias; considerando que miles de refugiados han conseguido huir hacia los países vecinos;

E.  Considerando que el país se enfrenta a una catástrofe humanitaria, incluido el riesgo de hambruna; que los ataques aéreos, los bombardeos y la violencia siguen forzando a familias yemeníes a abandonar sus hogares, y que existen más de 2,5 millones de personas desplazadas dentro del país; considerando que aproximadamente 7,6 millones de personas en Yemen necesitan ayuda alimentaria de urgencia para sobrevivir; que al menos 2 millones de personas sufren malnutrición; que alrededor de 8 millones de personas han perdido el acceso fiable y seguro al agua potable dado que más del 50 % de las redes de suministro de agua están destruidas a causa de los combates; considerando que unos 14 millones de personas carecen de un acceso adecuado a la asistencia sanitaria; que la situación catastrófica del sistema de atención sanitaria de Yemen ha empeorado con la destrucción de tres instalaciones médicas de Médicos Sin Fronteras en Taiz y Saada; considerando que el llamamiento de ayuda humanitaria para Yemen en 2015 sólo se ha cubierto en un 52 %;

F.  Considerando que 1,3 millones de niños menores de cinco años se encuentran en riesgo de malnutrición; que son ya 320 000 niños los que sufren malnutrición grave; que al menos 1,8 millones de niños han tenido que abandonar la escuela, además de los 1,6 millones que ya la habían abandonado antes de comenzar el conflicto;

G.  Considerando que las mujeres yemeníes se han visto particularmente afectadas por el conflicto; considerando que más del 30 % de los hogares de desplazados están gobernados por mujeres; considerando que la Organización Mundial de la Salud ha advertido de que ya no se dispone de los medicamentos necesarios para muchas enfermedades crónicas y que puede que pronto las mujeres embarazadas se enfrenten a un aumento dramático del riesgo de muerte durante el parto;

H.  Considerando que el conflicto y la consiguiente falta de seguridad han permitido una expansión peligrosa de grupos extremistas en el país, en particular en las zonas de Abyan, Albaeda'a y Shabwa; considerando que Al-Qaeda en la Península Arábiga ha consolidado su presencia en la gobernación de Hadhramaut y su control del puerto de Al Mukalla; que el EIIL ha continuado su campaña de ataques y asesinatos, incluido el asesinato de Jaafar Mohammed Saad, gobernador de Adén, el 6 de diciembre de 2015;

I.  Considerando que del 15 al 20 de diciembre de 2015 tuvieron lugar en Suiza conversaciones patrocinadas por las Naciones Unidas entre el Gobierno de Yemen, los hutíes y el Congreso General del Pueblo; considerando que, la mañana del 15 de diciembre de 2015, el enviado especial de las Naciones Unidas para Yemen anunció el cese de las hostilidades; que, pese a la voluntad expresada por las partes durante las conversaciones de mantener un cese total y exhaustivo de las hostilidades, la violencia ha continuado; que con el fin de minimizar la violación, se ha creado un comité de coordinación y de distensión; que el orden del día de las conversaciones incluía debates sobre cuestiones humanitarias, medidas destinadas a fomentar la confianza y un marco general que pudiera servir de base para una solución global; considerando que el cese el fuego se prolongó oficialmente hasta el 28 de diciembre de 2015; que el 14 de enero de 2016 tenía que haber comenzado una nueva ronda de conversaciones pero que esta se ha aplazado;

J.  Considerando que Yemen es uno de los países más pobres del mundo; que, antes de que comenzara la guerra, la mitad de los yemeníes vivían ya por debajo del umbral de la pobreza, dos tercios de los jóvenes se encontraban desempleados y los servicios sociales básicos estaban al borde del colapso;

K.  Considerando que este conflicto se ha descrito como un conflicto entre chiitas y sunitas, y que con ello se intentan ocultar las verdaderas razones geopolíticas que lo motivan; que Arabia Saudí acusa a los hutíes de recibir el apoyo de Irán y los considera una amenaza para su seguridad; considerando que este conflicto complejo en Yemen tiene elementos de una guerra subsidiaria en un país con una fuerte presencia de grupos de Al-Qaeda y con movimientos separatistas y rebeldes chiitas zaidíes en el norte del país así como combates entre los hutíes y grupos armados del sur;

L.  Considerando que la UE ha impuesto un embargo de armas y otras sanciones específicas contra un dirigente hutí que es el hijo del expresidente Saleh; que, al mismo tiempo, Estados miembros de la UE, tales como Reino Unido, España, Francia, Italia y Alemania siguen vendiendo armas a Arabia Saudí; considerando que tanto el Reino Unido como España han aumentado considerablemente su suministro de armas; que Arabia Saudí es el mayor cliente británico en cuanto a armas y que el Reino Unido es el principal proveedor de armas a los países del Consejo de Cooperación del Golfo; que la coalición para el control de armamentos ha denunciado que este comercio viola las obligaciones del Reino Unido en virtud del Tratado sobre el Comercio de Armas, la Posición Común de la UE sobre la exportación de tecnología y equipos militares y los criterios consolidados del Reino Unido en materia de exportación de armas;

M.  Considerando que los Estados Unidos mantienen la base aérea militar de Al Annad en Yemen, cerca de la ciudad de Al Huta, en el sur, donde los americanos han dirigido ataques mediante drones contra presuntos miembros de la rama local de Al-Qaeda; considerando que los ataques con drones de los Estados Unidos y las ejecuciones extrajudiciales en Yemen desde 2002 han contribuido a desestabilizar la situación en dicho país; que, según el último informe sobre la cuestión de Yemen de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), los ataques con drones matan a más civiles que a supuestos terroristas / miembros de Al-Qaeda; considerando que, según la Oficina de Periodismo de Investigación, al menos 424 personas, incluidos ocho menores, han sido asesinados en esas misiones desde el inicio de las operaciones en 2002;

N.  Considerando que el expresidente Saleh era considerado un aliado de los Estados Unidos y recibió millones de dólares en asistencia «antiterrorista» y ayuda para la formación del ejército; que estas armas se utilizaron contra la población yemení y ahora se emplean en los choques entre distintos grupos;

O.  Considerando que la situación geográfica de Yemen, en la embocadura del mar Rojo que conduce al canal de Suez y bordea el golfo de Adén, tiene una relevancia estratégica vinculada a importantes rutas marítimas y recursos energéticos;

1.  Manifiesta su profunda preocupación por la desesperada situación humanitaria en Yemen, en la que cerca de 21 millones de yemeníes necesitan ayuda humanitaria urgente; pide a todas las partes que garanticen el acceso seguro, rápido y sin obstáculos a la entrega de ayuda humanitaria a todas las gobernaciones afectadas, en particular a Taiz;

2.  Manifiesta su preocupación por las dificultades que encuentran las Naciones Unidas para obtener los fondos necesarios para la ayuda humanitaria y por la incapacidad de los Estados miembros de la UE para proporcionar los fondos prometidos en las conferencias de donantes; reitera su petición a los Estados miembros y a la comunidad internacional de que acuerden, con carácter de urgencia, una acción humanitaria coordinada, dirigida por las Naciones Unidas, a fin de colmar las necesidades humanitarias de Yemen, e insta a todos los Estados miembros a contribuir a esta labor;

3.  Condena el uso de la violencia contra civiles por cualquiera de las partes en el conflicto o por parte de los terroristas o de otros grupos armados, que ha abocado al país a una grave crisis humanitaria y ha provocado un elevado número de heridos, muertos y desplazados entre la población civil; expresa su más profunda solidaridad y transmite su pésame a las familias de las víctimas;

4.  Condena los ataques militares de la alianza encabezada por Arabia Saudí en Yemen, así como el bloqueo naval impuesto por Arabia Saudí en los puertos de Yemen; se muestra convencido de que la intervención saudí tiene por objeto controlar la región y que esto únicamente causará más sufrimiento a la población yemení y una mayor división entre los grupos religiosos de Oriente Próximo,

5.  Manifiesta su más profunda preocupación por la capacidad de Al-Qaeda en la Península Arábiga y el EIIL de aprovecharse del deterioro de la situación política y en materia de seguridad en Yemen; recuerda que todos los actos de terrorismo son actos criminales e injustificables, independientemente de su motivación, del momento en que se cometan y de quiénes sean sus autores;

6.  Expresa su reconocimiento y reitera su pleno apoyo a los esfuerzos de las Naciones Unidas y del enviado especial del secretario general a Yemen; reitera que solo puede haber una solución política al conflicto de Yemen; pide, por tanto, a todas las partes en Yemen que se abstengan de provocaciones y de cualquier acción unilateral, y que procedan a una negociación dirigida por Yemen a fin de restablecer la paz en el país; está convencido de que cualquier solución a largo plazo debe abordar las causas subyacentes de la pobreza y la inestabilidad en el país, además de satisfacer las demandas y aspiraciones legítimas de la población yemení; reitera su apoyo a todo esfuerzo pacífico por proteger la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Yemen;

7.  Lamenta profundamente la falta de atención prestada por la comunidad internacional y los medios de comunicación al conflicto de Yemen;

8.  Rechaza cualquier intervención militar extranjera en el país, saudí o iraní, árabe u occidental; advierte del riesgo de que el conflicto se convierta en una guerra religiosa; subraya que la guerra en Yemen no es tan solo un conflicto entre chiitas y sunitas; denuncia el uso de las diferencias religiosas para instigar crisis políticas y guerras sectarias;

9.  Recuerda a todas las partes su responsabilidad de garantizar el cumplimiento del Derecho internacional humanitario y el Derecho internacional de los derechos humanos, que significa proteger a los civiles, abstenerse de atacar infraestructuras civiles y facilitar a las organizaciones humanitarias un acceso seguro y sin obstáculos al país; manifiesta su preocupación acerca de las informaciones sobre el recurso a niños soldados por parte de las fuerzas hutíes y gubernamentales y de Ansar al Sharia; pide que los responsables de violaciones y de abusos de los derechos humanos o violaciones del Derecho internacional humanitario rindan cuentas de sus actos;

10.  Condena la connivencia y complicidad de la UE con las dictaduras de la región; critica vehementemente el papel que han desempeñado las distintas intervenciones occidentales de los últimos años en el fomento de la radicalización de los conflictos de la región; subraya que no existe una solución militar para los conflictos en la región; rechaza el uso del concepto de «responsabilidad de proteger», ya que viola el Derecho internacional y no brinda un fundamento jurídico adecuado que justifique el uso unilateral de la fuerza;

11.  Critica enérgicamente el intenso comercio de armas de los Estados miembros de la UE con varios países de la región, como en el caso de Reino Unido, España, Francia y Alemania; pide la inmediata suspensión de la transferencia de armas y el apoyo militar a Arabia Saudí y a sus socios de coalición; pide al Consejo, a este respecto, que compruebe que no se ha incumplido el Código de Conducta de la UE en materia de exportación de armas, y que adopte medidas para que todos los Estados miembros respeten plenamente dicho Código;

12.  Manifiesta su firme oposición al uso de drones en ejecuciones extrajudiciales y extraterritoriales; pide que se prohíba el uso de drones para estos fines de conformidad con la Resolución anteriormente mencionada de 27 de febrero de 2014 sobre el uso de drones armados que, en su apartado 2, letras a) y b), invita a oponerse a la práctica de los asesinatos selectivos extrajudiciales y a prohibirlos y a velar por que los Estados miembros, en cumplimiento de sus obligaciones jurídicas, no perpetren homicidios ilegales deliberados ni faciliten que lo hagan otros Estados;

13.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Servicio Europeo de Acción Exterior, a los Gobiernos de los Estados miembros, al Gobierno de Yemen y a los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo y de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2015)0270.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2014)0172.

Aviso jurídico - Política de privacidad