Procedimiento : 2016/2872(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-1134/2016

Textos presentados :

B8-1134/2016

Debates :

PV 27/10/2016 - 3
CRE 27/10/2016 - 3

Votaciones :

Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0425

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 172kWORD 66k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-1126/2016
19.10.2016
PE589.734v01-00
 
B8-1134/2016

tras la pregunta con solicitud de respuesta oral B8-1803/2016

presentada de conformidad con el artículo 128, apartado 5, del Reglamento


sobre el Servicio Voluntario Europeo (2016/2872(RSP))


Andrew Lewer, Angel Dzhambazki en nombre del Grupo ECR

Resolución del Parlamento Europeo sobre el Servicio Voluntario Europeo (2016/2872(RSP))  
B8-1134/2016

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Decisión del Consejo, de 27 de noviembre de 2009, sobre el Año Europeo de las Actividades de Voluntariado que Fomenten una Ciudadanía Activa (2011)(1),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 20 de septiembre de 2011, titulada «Políticas de la UE y voluntariado: reconocimiento y fomento de actividades voluntarias transfronterizas en la UE» (COM(2011)0568),

–  Vista la Agenda Política para el Voluntariado en Europa de la Alianza del Año Europeo del Voluntariado 2011,

–  Vista la Recomendación del Consejo, de 20 de diciembre de 2012, sobre la validación del aprendizaje no formal e informal(2),

–  Vista su Resolución, de 23 de octubre de 2013, sobre el voluntariado y las actividades de voluntariado en Europa(3),

–  Vista su Resolución, de 12 de junio de 2012, sobre el reconocimiento y el fomento de las actividades voluntarias transfronterizas en la UE(4),

–  Vista la Carta Europea de Derechos y Responsabilidades de los Voluntarios(5),

–  Vista la pregunta a la Comisión sobre el Servicio Voluntario Europeo (O-000107/2016 – B8-1803/2016),

–  Vistos el artículo 128, apartado 5, y el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Recordando que en 2016 el Servicio Voluntario Europeo (SVE) celebra su 20.º aniversario, y que desde su creación han recibido apoyo 100 000 voluntarios;

B.  Destacando que el Año Europeo del Voluntariado 2011 tenía por objeto poner de relieve el valor añadido del voluntariado en Europa y que, cinco años después, el Parlamento Europeo debe examinar el impacto del Año Europeo del Voluntariado 2011 en términos de valor añadido y evolución política y reflejar el modo en que el voluntariado está integrado en programas europeos como Erasmus+ y su Servicio Voluntario Europeo;

C.  Señalando que el Año Europeo del Voluntariado 2011 podría haber dado un impulso y proporcionado un contexto para el establecimiento y la revisión de los marcos nacionales y jurídicos para el voluntariado en toda Europa; subrayando que, si bien el concepto de punto de contacto único para las instituciones de la Unión y la puesta en común de buenas prácticas en materia de voluntariado a escala de la Unión tienen valor, la política relativa al voluntariado sigue siendo competencia de los Estados miembros de la Unión;

D.  Recordando que el voluntariado se refiere a una actividad emprendida por la libre voluntad, decisión y motivación de una persona sin un objetivo de beneficio económico; destacando que puede contribuir a desarrollar un espíritu de comunidad y ofrece una manera de abordar las necesidades y preocupaciones humanas, sociales o medioambientales;

E.  Subrayando que el voluntariado es una de las expresiones más visibles de la comunidad, que promueve y facilita la inclusión social, construye un capital social y produce un efecto transformador en la sociedad, y que, además, contribuye al desarrollo de una sociedad civil próspera que puede ofrecer soluciones creativas e innovadoras a retos comunes y que contribuye al crecimiento económico;

F.  Destacando el hecho de que un entorno propicio y seguro para los voluntarios y las organizaciones de voluntariado, incluida una infraestructura de voluntariado sostenible, puede contribuir a asegurar el compromiso de más ciudadanos con el voluntariado;

G.  Destacando el hecho de que el voluntariado requiere la combinación de mecanismos de apoyo y estructuras organizativas adecuadas que puedan beneficiarse de marcos jurídicos apropiados en los Estados miembros que determinen los derechos y las responsabilidades de los voluntarios y del voluntariado; comprendiendo que los índices y las actividades de voluntariado varían significativamente de un Estado miembro a otro;

H.  Haciendo hincapié en la igualdad de acceso a las oportunidades de voluntariado y en la protección contra la discriminación al llevar a desempeñar labores de voluntariado, así como el derecho a conciliar la actividad de voluntariado con la vida privada y la vida laboral;

I.  Subrayando que el reconocimiento del valor social y económico del voluntariado es fundamental para fomentar incentivos adecuados para todas las partes interesadas y aumentar así la cantidad, la calidad y el impacto del voluntariado;

J.  Reconociendo que el programa Erasmus+ ofrece oportunidades de financiación y apoyo a proyectos de voluntariado, en particular a través del programa Servicio Voluntario Europeo (SVE), y que la DG ECHO ha puesto en marcha el programa Voluntarios de Ayuda de la UE para brindar apoyo práctico a los proyectos de ayuda humanitaria; subrayando, no obstante, que el acceso de las organizaciones de voluntarios a fondos importantes de la Unión, como los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos, sigue siendo limitado;

K.  Recordando que la actual crisis de los refugiados es un recordatorio de la importancia de los voluntarios y el voluntariado; observando que los voluntarios pueden personificar la resiliencia y que, a menudo, están dispuestos a ofrecer soluciones flexibles y pragmáticas a retos compartidos;

1.  Reconoce que el voluntariado es una expresión de comunidad, libertad y responsabilidad que contribuye al fortalecimiento de una ciudadanía activa y un instrumento fundamental para la inclusión y la cohesión sociales, así como para la formación, la educación y el diálogo intercultural, al tiempo que aporta una contribución fundamental a la difusión de los valores de los Estados miembros de la Unión; subraya que sus beneficios se reconocen también en el trabajo de voluntariado realizado con países terceros como instrumento estratégico para el fomento de la comprensión mutua y las relaciones interculturales;

2.  Reconoce el valor de los marcos jurídicos nacionales que clarifican el estatus de los voluntarios y el voluntariado, así como la importancia de una mejor comprensión y comparabilidad de las competencias y cualificaciones a escala de la Unión, con miras a facilitar su movilidad;

3.  Pide a los Estados miembros que pongan en marcha procesos en el marco de la Recomendación del Consejo de 2012 con objeto de garantizar una mejor comprensión y comparabilidad de las competencias y cualificaciones; propone que en el futuro pasaporte europeo de competencias y en las futuras iniciativas Europass se conceda una mayor relevancia al aprendizaje adquirido a través de experiencias formales, informales y no formales, incluido el voluntariado; recuerda que el voluntariado proporciona competencias que pueden facilitar el acceso al mercado laboral;

4.  Observa que en Europa casi 100 millones de ciudadanos de todas las edades son voluntarios, y que su labor supone una aportación equivalente a aproximadamente el 5 % del PIB de la Unión; insta a la Comisión a que, mediante políticas más centradas en los voluntarios, considere el valor económico de los bienes y servicios que estos aportan;

5.  Anima a los Estados miembros que aún no lo han hecho a que establezcan regímenes nacionales de servicios de voluntariado y mejoren el acceso a información de calidad sobre las oportunidades de voluntariado a escala nacional y local, en particular a través de las actuales redes de información de los jóvenes y de la difusión de información inter pares, así como que creen centros nacionales de servicios cívicos, que promoverán asimismo oportunidades de voluntariado a escala internacional;

6.  Pide a la Comisión que considere la elaboración de un estudio sobre diferentes regímenes nacionales de servicios de voluntariado, así como sobre el servicio cívico y el Cuerpo de Solidaridad, y el marco actual para los potenciales voluntarios entre los Estados miembros, a fin de facilitar la comprensión mutua y la difusión de buenas prácticas;

7.  Toma nota de la idea de la Comisión de establecer una nueva iniciativa sobre el voluntariado, el Cuerpo de Solidaridad de la Unión; insta a la Comisión a evaluar, en primer lugar, el valor añadido de la Unión de dicha iniciativa; insta a la Comisión a que, en caso de que la evaluación de su valor añadido sea positiva, vele por que se incluya en su configuración a las organizaciones de voluntarios locales y nacionales; subraya además la necesidad de velar por que la creación y la ejecución del Cuerpo de Solidaridad de la Unión no mermen los presupuestos asignados a otros programas de la Unión ni a los límites máximos del MFP para 2014-2020;

8.  Recomienda seguir internacionalizando el programa del Servicio Voluntario Europeo, y propone pedir a todos los países de la AELC / EEE, a los países adherentes y a los países candidatos que cooperen con los Estados miembros de la Unión, de conformidad con sus acuerdos de asociación y sus acuerdos bilaterales con la Unión; hace hincapié en la necesidad de aumentar las oportunidades de voluntariado en el extranjero así como de cooperación con organizaciones de voluntariado en la Unión y en los países vecinos;

9.  Insiste en que el programa SVE debe beneficiar a las personas y las organizaciones implicadas, así como a la sociedad en su conjunto; destaca la importancia de promover el programa SVE entre todos los jóvenes, sin excluir a las generaciones de más edad, ya que estas pueden aportar una contribución adicional igualmente importante, por ejemplo como tutores;

10.  Hace hincapié en que el SVE debe basarse en ofertas de voluntariado de calidad que respeten la Carta Europea de los Derechos y Responsabilidades del Voluntariado y los principios de la Carta Europea de Calidad para la Movilidad así como en una estructura que anime a las organizaciones de voluntariado a convertirse en organizaciones de acogida, proporcionándoles apoyo y formación adecuados y reforzando al mismo tiempo el papel de las organizaciones de coordinación que prestan apoyo a un gran número de organizaciones de acogida, por ejemplo, en los ámbitos de la administración y la formación;

11.  Recuerda que el programa SVE debe basarse en una estructura que permita un acceso rápido y fácil de los jóvenes al programa; pide, por lo tanto, que se racionalice y simplifique su actual sistema de aplicación con miras a animar a las personas a ejercer actividades de voluntariado y reducir la carga administrativa que pesa sobre las organizaciones caritativas y de voluntariado;

12.  Destaca la necesidad de reforzar el seguimiento de las experiencias de voluntariado, particularmente al término de las mismas y el regreso del extranjero, ofreciendo apoyo no solo antes de la partida sino también tras la vuelta a las comunidades locales, mediante formaciones de postorientación y postintegración; considera que dichas medidas deben promover también un proceso de información positivo que permita compartir las experiencias y animar a más personas a considerar oportunidades de voluntariado;

13.  Insiste en que ha de ofrecerse una tutoría a lo largo de todo el proceso mediante una gestión responsable del voluntariado, y señala que los voluntarios también deben ser conscientes de sus responsabilidades por lo que respecta a las la organizaciones de voluntariados y su compromiso con la comunidad;

14.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

(1)

DO L 17 de 22.1.2010, pp. 43-49.

(2)

DO C 398 de 22.12.2012, p. 1.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0549.

(4)

DO C 332 E de 15.11.2013, p. 14.

(5)

http://ec.europa.eu/citizenship/pdf/volunteering_charter_en.pdf

Aviso jurídico - Política de privacidad