Procedimiento : 2016/2998(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0345/2017

Textos presentados :

B8-0345/2017

Debates :

Votaciones :

PV 18/05/2017 - 11.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2017)0226

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 274kWORD 56k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0345/2017
15.5.2017
PE603.770v01-00
 
B8-0345/2017

tras una declaración de la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre el logro de la solución de dos Estados en Oriente Próximo (2016/2998(RSP))


Tamás Meszerics, Margrete Auken, Ernest Urtasun, Klaus Buchner, Florent Marcellesi, Bart Staes, Jordi Solé, Pascal Durand en nombre del Grupo Verts/ALE
Laura Agea, Rosa D’Amato, Ignazio Corrao, Fabio Massimo Castaldo

Resolución del Parlamento Europeo sobre el logro de la solución de dos Estados en Oriente Próximo (2016/2998(RSP))  
B8‑0345/2017

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre el conflicto entre Israel y Palestina,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores sobre el proceso de paz en Oriente Próximo, incluidas las del celebrado el 18 de enero de 2016,

–  Vistas las directrices de la Unión sobre Derecho internacional humanitario,

–  Vistas las declaraciones de la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, sobre la situación en Israel y Palestina,

–  Vista la decisión del gobierno de Suecia de reconocer el Estado de Palestina el 30 de octubre de 2014, uniéndose así a otros 136 países, incluidos ocho Estados miembros de la Unión, Islandia y el Vaticano, que han reconocido a Palestina,

–  Vista la Comunicación de la Unión sobre el etiquetado de los productos procedentes de los territorios palestinos ocupados, publicada en noviembre de 2015,

–  Visto el informe semestral sobre las demoliciones y confiscaciones en la zona C de estructuras financiadas por la Unión en el período entre septiembre de 2016 y febrero de 2017, publicado por el SEAE el 5 de abril de 2017,

–  Vistas las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el conflicto palestino-israelí, en particular la Resolución 2334, adoptada el 26 de diciembre de 2016,

–  Vistos los convenios sobre derechos humanos de las Naciones Unidas y los tratados de Derecho internacional humanitario de los que Israel, Palestina y los Estados miembros de la Unión son Estados Partes,

–  Vista la Iniciativa Árabe de Paz aprobada en marzo de 2002 por el Consejo de la Liga de los Estados Árabes,

–  Visto el estudio del Parlamento Europeo, de 25 de junio de 2015, sobre la ocupación o anexión de un territorio: el respeto del Derecho internacional humanitario y los derechos humanos, y una política coherente de la Unión,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que las perspectivas de una reanudación viable de las negociaciones para lograr una solución general del conflicto entre Israel y Palestina en el marco del denominado proceso de paz de Oriente Próximo siguen siendo poco halagüeñas, a pesar de las medidas diplomáticas preliminares adoptadas por el nuevo gobierno de los Estados Unidos;

B.  Considerando que la solución de dos Estados sigue siendo la opción preferida de palestinos e israelíes y que solo una minoría en ambas partes apoya la idea de una solución de un Estado binacional, según una encuesta realizada en febrero de 2017 por el Centro de Política e Investigación Palestino y el Centro Tami Steinmetz de Investigación para la Paz;

C.  Considerando que en el informe anual de Amnistía Internacional para 2016/2017 se afirma lo siguiente: «Durante el año se produjeron apuñalamientos, atropellos con automóviles, disparos y otras agresiones de personas palestinas contra israelíes en Cisjordania e Israel. Los ataques, cometidos en su mayoría por personas no afiliadas a grupos armados, causaron la muerte de 16 israelíes y un extranjero, en su mayoría civiles. Las fuerzas israelíes mataron a 110 palestinos y palestinas y a 2 extranjeros durante 2016. Algunos de estos homicidios fueron ilegítimos, pues las víctimas no constituían una amenaza para la vida cuando las mataron. En Gaza, grupos armados palestinos dispararon periódicamente proyectiles de efecto indiscriminado —en concreto, cohetes y bombas de mortero— contra Israel, sin causar muertes ni heridas graves. Las fuerzas israelíes respondieron con ataques aéreos y fuego de artillería, matando en Gaza a tres civiles palestinos, incluidos una niña y un niño»;

D.  Considerando que, hasta la fecha en 2017, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) de las Naciones Unidas registra entre los palestinos dieciséis víctimas mortales y 525 heridos a manos de las fuerzas israelíes en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO), así como cinco israelíes muertos a manos de palestinos en los TPO e Israel, y una media bisemanal de siete soldados israelíes heridos por palestinos;

E.  Considerando que, desde principios de año, el Gobierno de Israel ha anunciado el establecimiento de un nuevo asentamiento ilegal, y avanzado la construcción de aproximadamente 6 000 viviendas adicionales en los ya existentes, en particular en zonas de Jerusalén Oriental consideradas en repetidas ocasiones por la Unión como «líneas rojas»; que el 6 de febrero de 2017 la Knesset aprobó la Ley Regularización que autorizaba de hecho la confiscación de tierras palestinas de propiedad privada para la creación y la expansión de asentamientos y colonias; que grupos de la sociedad civil advierten de planes en curso de hasta 15 000 viviendas en Jerusalén Oriental, incluyendo Givat Hamatos;

F.  Considerando que la población palestina de Cisjordania sufre flagrantes violaciones de sus derechos, incluyendo la violencia de los colonos y las graves restricciones a la libertad de circulación y acceso a los servicios básicos (incluida el agua); que 6 300 palestinos, entre ellos 300 niños, 61 mujeres y 536 civiles en situación de detención administrativa, se encuentran actualmente retenidos en cárceles israelíes; que, desde el 17 de abril de 2017, se está llevando a cabo una huelga de hambre masiva de presos palestinos en apoyo de sus derechos básicos;

G.  Considerando que, según la Oficina del representante de la Unión en Palestina, las autoridades israelíes han llevado a cabo en los últimos meses un porcentaje elevado sin precedentes de demoliciones de estructuras palestinas en la zona C y Jerusalén Oriental, incluidas 440 estructuras de propiedad palestina, lo que se traduce en el desplazamiento de 1 628 personas, entre ellas 772 niños, y afecta negativamente a más de 7 216 palestinos; que la Oficina de la Unión informó de un aumento «excepcional» de demoliciones de estructuras financiadas por la UE o sus Estados miembros, con un total de 182 estructuras, por un valor de 557 378 EUR en 2016; que no se han solicitado compensaciones por dicha destrucción;

H.  Considerando que el continuo bloqueo de Gaza está teniendo consecuencias devastadoras para 1,8 millones de personas que viven en la zona, lo que constituye, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, un castigo colectivo impuesto que incumple las obligaciones de Israel en virtud del Derecho internacional humanitario;

I.  Considerando que los esfuerzos en favor de la reconciliación palestina no han conducido a progresos tangibles; que la Autoridad Palestina no ha sido capaz de ejercer su autoridad en la Franja de Gaza; que los líderes palestinos han seguido enzarzados en luchas internas de poder; que la Autoridad Palestina se enfrenta cada vez a más acusaciones de prácticas de amiguismo, autoritarismo, detención de personas críticas y corrupción;

J.  Considerando que, desde los Acuerdos de Oslo de 1993, la comunidad de donantes ha invertido más de 23 000 millones de euros en concepto de ayuda a la paz y el desarrollo en Palestina; que los índices de desigualdad, desempleo y pobreza entre los palestinos han aumentado constantemente en ese mismo período;

K.  Considerando que una evaluación de la cooperación de la Unión con los Territorios Palestinos Ocupados, realizada en nombre de la Comisión en mayo de 2014, indicaba que el actual modelo de cooperación ha llegado a su límite ante la falta de un seguimiento político paralelo por parte de la UE a fin de abordar los obstáculos que representan las políticas israelíes de ocupación y asentamiento, así como la división política de Cisjordania y Gaza;

L.  Considerando que, con arreglo al Derecho internacional, existe la obligación por parte de terceros, incluidos los Estados miembros de la Unión, de no fomentar, ayudar o apoyar la creación de asentamientos y de hacer todo lo que esté razonablemente a su alcance para evitar la creación de nuevos asentamientos y poner fin a este tipo de prácticas ilegales;

1.  Está firmemente convencido de que la única solución duradera al conflicto de Oriente Próximo sigue siendo la de dos Estados democráticos, Israel y Palestina, que convivan en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas, sobre la base de la línea verde de 1967 y con Jerusalén como capital de ambos Estados;

2.  Considera que la consolidación continuada de una realidad con un solo Estado de derechos desiguales, la ocupación interminable y la anexión subrepticia de Cisjordania, así como la desaparición de la perspectiva de un Estado palestino requieren un replanteamiento de la política de la Unión respecto del conflicto;

3.  Destaca una vez más que los medios no violentos constituyen la única manera de lograr la paz entre israelíes y palestinos; condena todos los actos de violencia contra civiles, incluidos los actos de terrorismo, así como todos los actos de provocación, incitación y destrucción por ambas partes;

4.  Condena la persistente expansión de los asentamientos israelíes, lo que constituye un incumplimiento flagrante del Derecho internacional humanitario, aviva el resentimiento y la desesperanza por parte palestina y constituye el único obstáculo importante para la viabilidad y las perspectivas de la solución de dos Estados;

5.  Subraya la voluntad de la comunidad internacional, expresada de nuevo por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en diciembre de 2016, de no reconocer ningún cambio respecto de las fronteras de 1967, también con respecto a Jerusalén, que no hayan sido acordados por las partes mediante negociación; pide a las autoridades israelíes que interrumpan y reviertan de inmediato su política de asentamientos; rechaza la política del Gobierno israelí de la llamada contención respecto de la construcción de asentamientos y pide a la Unión que se mantenga firme en este asunto;

6.  Manifiesta su honda preocupación por la explotación de los recursos naturales palestinos por parte de Israel y la persistencia de los desplazamientos forzosos, en particular en la zona C, lo que constituye una grave violación de los Convenio de Ginebra; pide a las autoridades israelíes que respeten plenamente los derechos de la población palestina en la zona C, incluidos los beduinos, y cancelen de inmediato los planes para su reinstalación forzosa, todas las órdenes de demolición y desalojo contra ellos, incluidas las comunidades de Khan-Al-Ahmar y Susya;

7.  Insta a la Unión a que cumpla sus responsabilidades a escala mundial mediante la adopción de una iniciativa de paz ambiciosa y general para la región; destaca que esta nueva política de la Unión debería centrarse en la preservación de la viabilidad a largo plazo de una solución de dos Estados;

8.  Pide a las instituciones de la Unión y a los Estados miembros que hagan cumplir su requisitos jurídicos de no reconocimiento y, en consonancia con la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que apliquen una política general y eficaz de la Unión de diferenciación entre Israel y sus asentamientos, basada en un respecto estricto del Derecho internacional y de los principios de la Unión;

9.  Insta a la Comisión y a la AR/VP a que, como parte de una política más sólida respecto de los asentamientos israelíes, adopte las medidas siguientes:

a.  reforzar su diplomacia pública en respuesta a la actividad de los asentamientos y articular claramente que tal política surge de la intensidad de los vínculos entre la Unión e Israel, y se basa en un imperativo legal;

b.  llevar a cabo una revisión de las relaciones UE-Israel en todos los ámbitos políticos de la Unión, a fin de garantizar que la política de diferenciación se aplique de forma efectiva en todas las relaciones bilaterales;

c.  establecer un mecanismo sólido de la Unión de vigilancia y cumplimiento respecto del comercio procedente de los asentamientos, e informar anualmente de la aplicación de las directrices de la UE sobre el etiquetado de productos de los asentamientos; pide a la Comisión que inicie el procedimiento de infracción en caso de incumplimiento;

d.  reproducir a escala de la Unión la advertencia de asesoramiento empresarial de los Estados miembros al sector privado acerca de los riesgos jurídicos y económicos de las actividades beneficiosas para los asentamientos;

e.  elaborar unas orientaciones para la cooperación financiera entre entidades europeas e israelíes que garanticen que los fondos de inversión o bancos de la Unión no apoyen a empresas o fondos que operan en los asentamientos;

f.  rechazar la admisión de documentos legales expedidos en asentamientos israelíes, como escrituras de propiedad o títulos académicos;

g.  reconsiderar las relaciones UE-Israel a la luz del artículo 2 del Acuerdo de Asociación;

h.  garantizar que la profundización de las relaciones entre la Unión e Israel sigue estando supeditada al compromiso en favor de una solución de dos Estados, y que las próximas prioridades de asociación UE-Israel incluyen una cláusula territorial;

10.  Insta a todos los Estados miembros a reconocer incondicionalmente el Estado de Palestina; tiene la firme convicción de que su reconocimiento por toda Europa mejorará las perspectivas de paz y alentará los esfuerzos, también de la sociedad civil israelí, en pro de una solución de dos Estados;

11.  Lamenta que el nombramiento del representante especial de la AR/VP para Oriente Próximo no haya logrado hasta ahora aportar mejoras tangibles a los esfuerzos diplomáticos y la visibilidad de la Unión, y considera, por tanto, que es necesario realizar una revisión radical de este mandato;

12.  Manifiesta su alarma ante el aumento de la destrucción y la confiscación de la ayuda humanitaria en la zona C; lamenta la falta de voluntad del SEAE y de la Comisión, puesta de relieve por el Tribunal de Cuentas Europeo, para obtener reparación y garantías de no repetición por parte de las autoridades israelíes; espera que la Comisión deduzca el equivalente de estas pérdidas de la asistencia bilateral de la Unión a Israel; insiste en que es esencial que la Comisión defienda las normas más estrictas de transparencia y rendición de cuentas respecto de su ayuda bilateral en Palestina y de que vele por que todas las acusaciones de financiación ilícita se investiguen adecuadamente;

13.  Acoge con satisfacción el apoyo de la Unión a las comunidades en riesgo de traslado forzoso y pide una mayor inversión en la zona C; pide a la Comisión que garantice que esta ayuda se preste de manera que se modifique la fragmentación, se integre plenamente la dimensión política de la ocupación y se apoye eficazmente la autodeterminación de Palestina; subraya, a este respecto, la importancia fundamental de garantizar el acceso de los palestinos a la zona C para la recuperación económica y el crecimiento sostenible;

14.  Insta al Gobierno de Israel a que levante de forma inmediata, incondicional y total el bloqueo ilegal de la Franja de Gaza; lamenta las continuas restricciones de Israel a la entrada de material de construcción en Gaza;

15.  Manifiesta su inquietud por los informes que señalan el deterioro del entorno en que trabajan las ONG de derechos humanos y las fuerzas progresistas en Israel y Palestina, así como el aumento de los intentos por parte de las autoridades para reprimir la disidencia y las voces independientes; pide a la delegación de la Unión y a las misiones diplomáticas de los Estados miembros que prosigan el diálogo con las autoridades y se reúnan con las instancias que luchan por los derechos humanos y la paz y las apoyen sistemáticamente, sin lo cual será difícil alcanzar la solución de dos Estados;

16.  Hace hincapié en el gran potencial de la comunidad árabe palestina de Israel para desempeñar un papel fundamental en la consecución de una paz duradera entre israelíes y palestinos; pide que se ponga fin a la discriminación contra los ciudadanos árabes palestinos de Israel; expresa su profunda inquietud por la propuesta legislativa sobre el Estado nación, que se añade a otras leyes discriminatorias adoptadas recientemente, y pide a los miembros de la Knesset que se opongan a su aprobación como ley; pide al SEAE y a la Comisión que incrementen notablemente su apoyo y su colaboración con las minorías en Israel y respalden sus esfuerzos por conseguir la igualdad de derechos y una mejor participación política, económica y social;

17.  Lamenta la permanente desunión palestina y pide a todas las fuerzas palestinas que reanuden sus esfuerzos en pro de la reconciliación, en especial durante la celebración de las elecciones presidenciales y legislativas, pendientes desde hace tiempo en Palestina; pide a las autoridades israelíes que liberen a todos los miembros del Consejo Legislativo Palestino actualmente en detención administrativa, así como a todos los palestinos en detención administrativa sin cargos; manifiesta su honda preocupación por la actual la huelga de hambre de presos palestinos y pide a la autoridad israelí que respete sus derechos fundamentales como presos; pide a la Unión que adopte medidas innovadoras para promover la reconciliación;

18.  Decide convocar, como señal de su firme compromiso con la solución de dos Estados, una reunión extraordinaria de la Conferencia de Presidentes en Jerusalén en junio de 2017 y crear un grupo de seguimiento para evaluar la aplicación de la política de diferenciación de la Unión;

19.  Recuerda su decisión de emprender una iniciativa denominada «Parlamentarios por la Paz» con el fin de reunir a parlamentarios europeos, israelíes y palestinos para contribuir a llevar adelante una agenda para la paz y complementar los esfuerzos diplomáticos de la Unión;

20.  Manifiesta su indignación ante la obstrucción permanente e injustificada por parte de las autoridades israelíes a cualquier visita de órganos oficiales del Parlamento Europeo a Gaza;

21.  Decide enviar una delegación ad hoc a Gaza/Palestina y a Israel para analizar la situación sobre el terreno en relación con la destrucción de proyectos financiados por la UE en la zona C y Gaza y las perspectivas de una política revisada de la Unión sobre el conflicto;

22.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, al secretario general de las Naciones Unidas, al Cuarteto, al Gobierno de Israel, a la Knesset, al presidente de la Autoridad Palestina, al Consejo Legislativo Palestino y a los órganos de la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea.

Aviso jurídico - Política de privacidad