Procedimiento : 2017/2847(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0539/2017

Textos presentados :

B8-0539/2017

Debates :

PV 03/10/2017 - 3
CRE 03/10/2017 - 3

Votaciones :

PV 03/10/2017 - 4.1
CRE 03/10/2017 - 4.1
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 171kWORD 53k
28.9.2017
PE611.465v01-00
 
B8-0539/2017

para cerrar el debate sobre el estado de las negociaciones con el Reino Unido

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre el estado de las negociaciones con el Reino Unido (2017/2847(RSP))


Jonathan Arnott en nombre del Grupo EFDD

Resolución del Parlamento Europeo sobre el estado de las negociaciones con el Reino Unido (2017/2847(RSP))  
B8‑0539/2017

El Parlamento Europeo,

–  Vista la notificación remitida por la primera ministra del Reino Unido al Consejo Europeo el 29 de marzo de 2017 de conformidad con el artículo 50, apartado 2, del Tratado de la Unión Europea (TUE),

–  Visto el discurso de la primera ministra del Reino Unido de 22 de septiembre de 2017,

–  Visto el informe de la Comisión Especial de la Cámara de los Lores sobre la Unión Europea relativo al Brexit y al presupuesto europeo publicado el 4 de marzo de 2017,

–  Visto el artículo 25 del Reglamento (UE, Euratom) n.º 1311/2013 del Consejo, de 2 de diciembre de 2013, por el que se establece el marco financiero plurianual para el período 2014-2020,

–  Vista la Resolución 2625 (XXV) de las Naciones Unidas titulada «Declaración sobre los principios de Derecho Internacional referente a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas»,

–  Visto el artículo XXIV, apartado 4, del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de la Organización Mundial del Comercio (OMC),

–  Vistas las obligaciones que se definen en el TUE,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el 51,8 % de los votantes del Reino Unido (17,4 millones de personas) votó el 23 de junio de 2016 a favor de abandonar la Unión Europea; y que la participación en este referéndum fue superior a la registrada en las últimas elecciones generales;

B.  Considerando que el Reino Unido manifestó en su notificación de 29 de marzo de 2017 su intención de sustraerse a la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea;

C.  Considerando que el Gobierno del Reino Unido indicó en esa misma notificación que su futura relación con la Unión no incluirá ni la pertenencia al mercado interior ni a la unión aduanera;

D.  Considerando que debe alentarse al Gobierno del Reino Unido a que conceda unilateralmente el derecho de residencia permanente a los ciudadanos de la Unión ya residentes en el Reino Unido y que debe instarse a otros Estados miembros a que hagan lo mismo en relación con los ciudadanos del Reino Unido que ya residen en la Unión;

E.  Considerando que en las Normas de la OMC se señala que la «unión aduanera debe facilitar el comercio dentro de ella, pero no debe hacerlo en forma que erija obstáculos al comercio con terceros países»;

F.  Considerando que en la Resolución 2625 (XXV) de las Naciones Unidas se señala que «ningún Estado puede aplicar o fomentar el uso de medidas económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos y obtener de él ventajas de cualquier orden»; y que en esa misma Resolución se señala asimismo que «todo Estado tiene el deber de promover, mediante acción conjunta o individual, el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales y a la efectividad de tales derechos y libertades de conformidad con la Carta»;

G.  Considerando que el artículo 8 del TUE insta a la Unión a desarrollar «con los países vecinos relaciones preferentes» sobre la base de la prosperidad y la cooperación; y que hasta la fecha este principio ha estado ausente de la estrategia de negociación de la Comisión;

1.  Expresa su rechazo a toda propuesta que prevea un período de transición con el Reino Unido después de su retirada formal en marzo de 2019; expresa su profunda preocupación por que durante este período la influencia de la UE-27 y de sus ciudadanos sobre las disposiciones legislativas futuras de la Unión, que serán de aplicación en el Reino Unido, será mayor que la que ejerzan el Gobierno del Reino Unido y sus ciudadanos; lamenta, asimismo, que esta situación implicaría que el Reino Unido no abandonaría plenamente la Unión hasta que hubieran transcurrido por lo menos cinco años después de que el electorado británico hubiese votado a favor de la retirada de la Unión; considera que las negociaciones sobre un futuro acuerdo deben concluir a más tardar a finales de marzo de 2019;

2.  Considera, por tanto, que es necesario modificar el calendario de negociación vigente, elaborado por la Comisión; insiste en que la prioridad principal de las negociaciones, en el contexto de las relaciones futuras, debe ser la conclusión de un acuerdo de libre comercio que prevea la exención de aranceles entre ambas partes a fin de garantizar la estabilidad económica de las empresas y de los trabajadores en Europa y en el Reino Unido;

3.  Señala que el Reino Unido tiene un importante déficit comercial con la Unión; observa que el mercado del Reino Unido es también el mayor importador de productos de la Unión; considera, por lo tanto, que un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido tiene un interés financiero para los Estados miembros;

4.  Considera que, en caso de que las negociaciones no concluyan a finales de marzo de 2019, las conversaciones deberán cesar y el Reino Unido deberá abandonar la Unión sin acuerdo; considera que ningún acuerdo sería mejor que un acuerdo que no responda al interés nacional del Reino Unido;

5.  Pregunta a la Comisión si ha realizado algún tipo de preparativos en caso de que el Reino Unido y la Unión no celebren ningún acuerdo; pide a la Comisión que haga públicas sin demora las repercusiones potenciales para la Unión en caso de que no se alcance un acuerdo;

6.  Reitera que no existe ninguna obligación legal que obligue al Reino Unido a realizar un pago único en concepto de liquidación financiera ni a que continúe contribuyendo al presupuesto de la Unión después de su retirada de la Unión; toma nota de que la Comisión Especial de la Cámara de los Lores concluyó que toda la legislación de la Unión, incluidas las disposiciones relativas a las contribuciones financieras en curso y los mecanismos de adjudicación, dejarán de aplicarse y el Reino Unido no estará sujeto a ninguna obligación ejecutoria de aportar ningún tipo de contribución financiera en absoluto;

7.  Reitera que en el artículo 25 del Reglamento vigente relativo al marco financiero plurianual se señala «antes del 1 de enero de 2018, la Comisión presentará una propuesta de nuevo marco financiero plurianual»; insiste en que la Comisión no debe incluir al Reino Unido en esa propuesta para el próximo período del marco financiero plurianual; subraya que la continuación de la contribución financiera del Reino Unido implicará que el dinero de los contribuyentes continuará gastándose en proyectos Unión peligrosos y que son un despilfarro, como la militarización de la Unión;

8.  Considera que puede y debe resolverse rápidamente la cuestión relativa a la reciprocidad de los derechos de residencia respecto de los ciudadanos de la Unión en el Reino Unido y los ciudadanos del Reino Unido en la UE-27; subraya que, una vez que el Reino Unido haya abandonado formalmente la Unión, estos derechos serán objeto de una decisión por parte de las autoridades judiciales de la jurisdicción competente de conformidad con el ejercicio exclusivo de sus derechos soberanos, sin subordinarse a los de una tercera parte;

9.  Insiste que la Unión deberá hacerse cargo de los posibles costes derivados de la reubicación de la Autoridad Bancaria Europea y de la Agencia Europea de Medicamentos;

10.  Subraya que las negociaciones sobre el abandono no deben utilizarse como un mandato para cuestionar la soberanía de Gibraltar ni que tampoco debe utilizarse a Gibraltar como moneda de cambio con vistas a la aceptación de un acuerdo final;

11.  Destaca que no hay ninguna voluntad de establecer una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda; considera que la mejor manera de garantizar que no se establezca una frontera física es que se celebre un acuerdo de libre comercio entre el Reino Unido y la Unión en el plazo más breve posible; considera que la Unión es la única parte que no está dispuesta a celebrar un acuerdo de este tipo y que, por lo tanto, pone en peligro los actuales acuerdos fronterizos y el proceso de paz;

12.  Toma nota del conflicto de intereses que el Consejo ha optado por crear en el centro de las negociaciones sobre el brexit al designar a la Comisión como negociadora (toda vez que, desde el punto de vista financiero, a la Comisión no le interesa que se celebre ningún tipo de acuerdo al finalizar el proceso recogido en el artículo 50 porque de ese modo la Unión podría cobrar aranceles en relación con las importaciones procedentes del Reino Unido y que la mayor parte de ellos se convertirían en recursos propios percibidos por la Comisión); considera, por lo tanto, que la elección del órgano negociador por el Consejo infringe la obligación de la Unión de: a) actuar de buena fe (de conformidad con la Resolución 2625 (XXV) de las Naciones Unidas, y de b) gestionar su unión aduanera de modo que no erija obstáculos al comercio con terceros países (de conformidad con las normas de la OMC);

13.  Rechaza toda tentativa de la Comisión de imponer la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en el Reino Unido o de que se utilice en cualquier tipo de arbitraje una vez el Reino Unido haya abandonado de la Unión;

14.  Insiste en que la Unión no debe obstaculizar ni retrasar las propuestas del Gobierno del Reino Unido que tengan como objeto introducir controles en relación con la inmigración de ciudadanos de la Unión al Reino Unido, de conformidad con la voluntad del pueblo británico;

15.  Insiste en que la Unión no debe obstaculizar ni retrasar las negociaciones del Gobierno del Reino Unido que tengan como objetivo celebrar acuerdos comerciales con terceros países, a condición de que se prevea que dichos acuerdos entren en vigor después de finales de marzo de 2019;

16.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Aviso jurídico - Política de privacidad