Procedimiento : 2017/2973(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0671/2017

Textos presentados :

B8-0671/2017

Debates :

PV 12/12/2017 - 11
CRE 12/12/2017 - 11

Votaciones :

PV 14/12/2017 - 8.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2017)0500

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 183kWORD 48k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0668/2017
6.12.2017
PE614.290v01-00
 
B8-0671/2017

tras una declaración de la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento interno


sobre la situación de los rohinyás (2017/2973(RSP))


Rolandas Paksas, Isabella Adinolfi, Fabio Massimo Castaldo, Ignazio Corrao en nombre del Grupo EFDD

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación de los rohinyás (2017/2973(RSP))  
B8-0671/2017

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Myanmar/Birmania y sobre la situación de los musulmanes rohinyás, en particular las de 7 de julio de 2016(1) y de 15 de diciembre de 2016(2), la de 16 de marzo de 2017, sobre las prioridades de la Unión para los períodos de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2017(3), la de 13 de junio de 2017, sobre la apatridia en Asia meridional y sudoriental(4), y la de 14 de septiembre de 2017 sobre Myanmar/Birmania, en particular la situación de los rohinyás(5),

–  Vistas las Conclusiones del Consejo, de 20 de junio de 2016, sobre la estrategia de la Unión Europea respecto a Myanmar/Birmania,

–  Vista la Comunicación conjunta de la Comisión y la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), de 1 de junio de 2016, al Parlamento Europeo y al Consejo titulada «Elementos para una estrategia de la UE frente a Myanmar/Birmania: una asociación especial para la democracia, la paz y la prosperidad» (JOIN(2016)0024),

–  Vistas la declaración del portavoz de la VP/AR, de 2 de diciembre de 2016, sobre la reciente escalada de violencia en Myanmar/Birmania, y la declaración de la VP/AR, de 6 de septiembre de 2017, sobre la situación en el estado de Rakáin,

–  Visto el comunicado de prensa conjunto, de 25 de noviembre de 2016, sobre el tercer diálogo sobre derechos humanos UE-Myanmar/Birmania,

–  Vistas las conclusiones del Consejo sobre la apatridia, de 4 de diciembre de 2015,

–  Vistos los informes recientes de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH) y de la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, de 29 y 18 de noviembre de 2016 respectivamente, sobre el deterioro de la situación de los derechos humanos en el norte del estado de Rakáin,

–  Vistos el informe del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos de los musulmanes rohinyás y otras minorías en Myanmar, de 20 de junio de 2016, y el informe de la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, de 18 de marzo de 2016,

–  Vista la declaración de conclusión de la misión de la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, Yanghee Lee, de 20 de enero de 2017, en la que concluye que la situación actual es peor que en cualquier otro momento de los últimos años,

–  Visto el informe final de la Comisión Asesora sobre el estado de Rakáin, de agosto de 2017,

–  Vista la Declaración de la Presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 6 de noviembre, en la que se pide a Myanmar/Birmania que ponga fin a la fuerza militar excesiva y a la violencia entre comunidades en el estado de Rakáin en Myanmar/Birmania,

–  Vistos la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados, de 1951, y su Protocolo, de 1967,

–  Visto el Plan de Acción Mundial para Acabar con la Apatridia: 2014 – 2024 del ACNUR,

–  Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) de 1948,

–  Vistas la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas, de 1954, y la Convención para Reducir los Casos de Apatridia, de 1961,

–  Vistos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966,

–  Vista la Carta de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN),

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento interno,

A.  Considerando que el estado de Rakáin en Myanmar/Birmania es el hogar de aproximadamente un millón de rohinyás, una minoría que sufre represión y graves y continuas violaciones de los derechos humanos, entre ellas, amenazas para la vida y la seguridad, la negación de los derechos a la salud y la educación, trabajos forzados, violencia sexual y limitaciones a sus derechos políticos;

B.  Considerando que los rohinyás constituyen una de las minorías más perseguidas del mundo, y uno de los mayores grupos de personas apátridas, y que han sido apátridas oficialmente desde la aprobación de la Ley de Nacionalidad de Myanmar/Birmania de 1982, que ha dado lugar a graves restricciones a la libertad de circulación y les ha confinado en campos;

C.  que, hasta la fecha, las respuestas nacionales e internacionales frente al deterioro de la situación de los derechos humanos de los rohinyás y la crisis humanitaria en la que se encuentran sumidos han sido claramente insuficientes y que aún no se han estudiado muchos de los instrumentos para resolver el problema;

D.  Considerando que el 25 de agosto de 2017, militantes rohinyás llevaron a cabo una serie de ataques coordinados contra más de 30 comisarías de policía y una base militar en el norte del estado de Rakáin; que los atacantes mataron a más de diez policías y el Ejército de Salvación de los rohinyás de Arakan (ARSA) ha reivindicado esos ataques;

E.  Considerando que este ataque provocó una importante contraofensiva militar, con violaciones graves y a gran escala de los derechos humanos, entre ellas, asesinatos, violaciones y torturas; que organizaciones de derechos humanos, en particular Human Rights Watch, utilizando imágenes por satélite, han informado de la destrucción a gran escala de viviendas y otros edificios en zonas del norte del estado de Rakáin, actualmente inaccesibles para las ONG y los observadores independientes; que, según las informaciones, fueron quemados 700 edificios en la localidad de Chein Khar Li habitada por rohinyás, en el norte del estado de Rakáin, destruyéndola casi por completo;

F.  Considerando que, a raíz de esos acontecimientos, más de 625 000 rohinyás han buscado refugio en Bangladés; que las personas que huyen de Myanmar/Birmania, muchas de ellas mujeres y niños, atraviesan rutas tortuosas y se enfrentan a disparos de armas de fuego, a caminos peligrosos, así como al hambre y la falta de asistencia médica; que docenas de personas, incluidos mujeres y niños, han muerto en el camino; que miembros de la guardia costera de Bangladés han hallado los cuerpos de, al menos, docenas personas que han perdido sus vidas mientras huían;

G.  Considerando que Bangladés ya alberga a aproximadamente 300 000 refugiados rohinyás, que han llegado al país durante las pasadas décadas;

H.  Considerando que Bangladés ha presentado una queja contra las autoridades de Myanmar/Birmania por la colocación de minas terrestres a lo largo de una sección de su frontera con Bangladés, lo que impediría el retorno de los musulmanes rohinyás que huyen de la violencia;

I.  Considerando que se ha prohibido a miembros internacionales del personal de las Naciones Unidas y a organizaciones internacionales no gubernamentales la entrada a las zonas afectadas por el conflicto, y que las agencias de las Naciones Unidas no pueden entregar ayuda humanitaria, como alimentos, agua y medicamentos, a los rohinyás; que el Comité Internacional de la Cruz Roja ha reanudado solo parcialmente el acceso de la ayuda humanitaria que alcanza únicamente a un 10 % de las personas que la necesitan; que el acceso humanitario al norte del estado de Rakáin sigue siendo difícil, pese al acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas de 27 de octubre de 2017;

J.  Considerando que, dadas estas limitaciones de acceso, se dispone de muy escasa información sobre las necesidades actuales de la población, y que, incluso antes de la actual crisis, unas 350 000 personas dependían de la ayuda humanitaria, además de los 120 000 desplazados internos en el centro del estado de Rakáin;

K.  Considerando que, el 10 de septiembre de 2017, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, anunció que la situación en Myanmar/Birmania parece un clásico ejemplo de limpieza étnica;

1.  Condena enérgicamente todos los atentados cometidos en el estado de Rakáin;

2.  Se manifiesta seriamente preocupado por la situación humanitaria en Myanmar/Birmania y Bangladés, y pide al Gobierno de Myanmar/Birmania que ponga fin inmediato a la fuerza militar excesiva y a la violencia que han devastado la comunidad rohinyá en el estado de Rakáin;

3.  Denuncia el aumento de la gravedad y la magnitud de las violaciones de los derechos humanos, en particular, los asesinatos, las violaciones y el desplazamiento de cientos de miles de ciudadanos;

4.  Insta enérgicamente a las fuerzas militares y de seguridad a que pongan fin inmediato a los asesinatos, el acoso y las violaciones de que son víctimas los rohinyás, así como a la quema de sus hogares;

5.  Recuerda que las autoridades de Myanmar/Birmania tienen el deber de proteger de los abusos a todos los civiles sin discriminación, así como de investigar las graves violaciones de los derechos humanos y de llevar a los responsables ante la justicia, de conformidad con las normas y las obligaciones en materia de derechos humanos;

6.  Reitera su petición a las autoridades de Myanmar/Birmania de que concedan acceso inmediato y sin restricciones a los observadores independientes, las organizaciones internacionales de derechos humanos, los periodistas y otros observadores internacionales, así como a las Naciones Unidas, en particular a la Misión de Investigación de las Naciones Unidas establecida por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en marzo de 2017, cuyo mandato se prorrogó hasta septiembre de 2018;

7.  Reitera su petición urgente de que se permita a las organizaciones de derechos humanitarios acceder a todas las zonas de conflicto y a las personas desplazadas, sin discriminación, de forma que los trabajadores humanitarios puedan prestar asistencia a las personas en peligro;

8.  Insta al Gobierno de Myanmar/Birmania a que retire inmediatamente todas las minas terrestres de la frontera con Bangladés;

9.  Insta al Gobierno de Myanmar/Birmania, y a la consejera de Estado Aung San Suu Kyi en particular, a condenar inequívocamente toda incitación al odio racial o religioso y a luchar contra la discriminación social y las hostilidades contra la minoría rohinyá; insta, además, al Gobierno de Myanmar/Birmania a que defienda el derecho universal a la libertad de religión o creencias; pide a la consejera de Estado que impulse la aplicación de las recomendaciones que figuran en el informe final de la Comisión Asesora sobre el estado de Rakáin, que fue elaborado a petición suya; lamenta la falta de progresos desde la declaración de 18 de mayo de 2015 del portavoz del partido de Aung San Suu Kyi, en la que afirmaba que el Gobierno de Myanmar/Birmania debía restituir la nacionalidad a la minoría rohinyá;

10.  Recuerda a Aung San Suu Kyi, ganadora del Premio Sájarov de 1990, que este premio se concede a quienes defienden los derechos humanos, protegen los derechos de las minorías y respetan del Derecho internacional, entre otros criterios; atrae la atención sobre la necesidad de estudiar si el Premio Sájarov puede ser revocado en caso de que el galardonado incumpla dichos criterios después de haberlo obtenido;

11.  Reconoce el esfuerzo de Bangladés ante esta catástrofe humanitaria por facilitar protección a cientos de miles de refugiados rohinyás; anima encarecidamente a las autoridades de Bangladés y de otros países vecinos a que admitan a todos quienes huyen de la violencia en el estado de Rakáin y a que respeten el principio de no devolución; pide a la Comisión y a los Estados miembros que aumenten la ayuda financiera y material para los refugiados;

12.  Recuerda su recomendación de que los gobiernos de los países que hacen frente a la afluencia de refugiados rohinyá cooperen estrechamente con el ACNUR, que dispone de las competencias técnicas necesarias para examinar el estatuto de refugiado y cuenta con un mandato para proteger a los refugiados y los apátridas; pide a la Unión Europea y a las Naciones Unidas que apoyen a los países vecinos en este sentido;

13.  Celebra la firma del acuerdo bilateral de repatriación celebrado entre Bangladés y Myanmar el 23 de noviembre de 2017 en Nay Pyi Taw y lo considera un paso importante; anima a la primera ministra de Bangladés, Sheikh Hasina, y a la consejera de Estado de Myanmar/Birmania, Aung San Suu Kyi, a aplicar rápidamente el acuerdo bilateral de repatriación garantizando al mismo tiempo unas condiciones sobre el terreno que permitan un retorno voluntario, seguro, sostenible y digno de los refugiados a sus lugares de origen; confirma que la Unión Europea seguirá con atención la aplicación para garantizar que el acuerdo respeta plenamente el Derecho internacional;

14.  Señala la importancia de la rápida aplicación de las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre el estado de Rakáin, las denominadas «recomendaciones Annan»; destaca la recomendación de la Comisión sobre la necesidad de adaptar la ley de ciudadanía de Myanmar/Birmania a las normas y los tratados internacionales de los que Myanmar/Birmania es un Estado parte, incluidos los artículos 7 y 8 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, y sobre la necesidad de adaptar la legislación a las mejores prácticas, incluida la abolición de la distinción entre las distintas clases de ciudadanos;

15.  Apoya los esfuerzos realizados para intensificar un proceso político basado en la aplicación de las recomendaciones Annan; pide al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General de las Naciones Unidas que adopten medidas diplomáticas y políticas eficaces para asegurar que el Gobierno de Myanmar/Birmania cumple sus obligaciones con respecto a la minoría rohinyá en lo que se refiere a la garantía de su protección y al acceso a la ayuda; pide, en este sentido, una resolución de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que condene las violaciones, insistiendo en el acceso al estado de Rakáin y solicitando la rendición de cuentas por las graves violaciones del Derecho internacional cometidas por todas las partes;

16.  Insta a China y a otros actores internacionales y regionales a que utilicen todos los canales para exigir el fin de las atrocidades y lograr una resolución pacífica;

17.  Pide a la VP/AR y a los Estados miembros de la Unión que aumenten significativamente su presión sobre el Gobierno de Myanmar/Birmania y las fuerzas de seguridad, al objeto de que pongan fin a las violaciones de los derechos, colaboren plenamente con los investigadores de las Naciones Unidas y las agencias humanitarias internacionales, y garanticen la rendición de cuentas por las graves violaciones del Derecho internacional; pide, en este sentido, a la VP/AR y a los Estados miembros de la Unión que desempeñen un papel activo a la hora de respaldar una acción inmediata a escala de las Naciones Unidas, y dejen claro que la Unión está dispuesta a considerar la imposición de sanciones selectivas contra individuos y entidades y a evaluar las consecuencias en el contexto de las preferencias comerciales de que disfruta Myanmar/Birmania, caso de que las graves violaciones del Derecho internacional sigan impunes;

18.  Aprueba la continuación de la ayuda financiera de la Unión a la zona afectada en forma de ayuda humanitaria y de otro tipo; insiste en que toda ayuda al estado de Rakáin está condicionada explícita y específicamente a la no discriminación, la no segregación y la igualdad, y que todos los proyectos y ayudas se ejecuten de manera que no consolide, apoye ni perpetúe la discriminación y la segregación;

19.  Pide a la VP/AR que informe al Parlamento Europeo de las iniciativas de la Unión ante las Naciones Unidas y en el marco del Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea;

20.  Pide a la Unión y a sus Estados miembros que acojan favorablemente los informes y las declaraciones de representantes de la minoría rohinyá acerca de la situación sobre el terreno;

21.  Apoya los esfuerzos por contar con observadores sobre el terreno independientes y dirigidos por las Naciones Unidas para aliviar la crisis humanitaria; pide a las autoridades de Myanmar que concedan acceso inmediato y sin restricciones a los observadores independientes, en particular, a la Misión de Investigación de las Naciones Unidas establecida por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en marzo de 2017;

22.  Respalda la creación en Birmania/Myanmar de una oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con un mandato completo;

23.  Pide a la Unión y a sus Estados miembros que apoyen el Plan de Acción Mundial para Acabar con la Apatridia: 2014-2024 del ACNUR;

24.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Gobierno y el Parlamento de Myanmar/Birmania, a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a la Comisión, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros de la Unión Europea, al secretario general de la ASEAN, a la Comisión Intergubernamental de Derechos Humanos de la ASEAN, a la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar/Birmania, al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0316.

(2)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0506.

(3)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0089.

(4)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0247.

(5)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0351.

Aviso jurídico - Política de privacidad