Procedimiento : 2018/2718(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0242/2018

Textos presentados :

B8-0242/2018

Debates :

Votaciones :

PV 31/05/2018 - 7.7
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2018)0237

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 179kWORD 51k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0242/2018
28.5.2018
PE621.626v01-00
 
B8-0242/2018

tras una declaración de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento interno


sobre el Mecanismo «Conectar Europa» después de 2020 (2018/2718(RSP))


Marian-Jean Marinescu, Wim van de Camp, Francisco José Millán Mon, Ivo Belet en nombre del Grupo PPE

Resolución del Parlamento Europeo sobre el Mecanismo «Conectar Europa» después de 2020 (2018/2718(RSP))  
B8‑0242/2018

El Parlamento Europeo,

–  Vistos los artículos 311, 312 y 323 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Vistos el Reglamento (UE, Euratom) n.º 1311/2013 del Consejo, de 2 de diciembre de 2013, por el que se establece el marco financiero plurianual para el período 2014-2020(1) y su modificación posterior mediante el Reglamento (UE, Euratom) 2017/1123 del Consejo, de 20 de junio de 2017(2),

–  Visto el Acuerdo interinstitucional, de 2 de diciembre de 2013, entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión sobre disciplina presupuestaria, cooperación en materia presupuestaria y buena gestión financiera,

–  Vista su Resolución, de 6 de julio de 2016, sobre la preparación de la revisión postelectoral del MFP 2014-2020: recomendaciones del Parlamento previas a la propuesta de la Comisión(3),

–  Visto el documento de reflexión de la Comisión, de 28 de junio de 2017, sobre el futuro de las finanzas de la UE (COM(2017)0358),

–  Vista su Resolución, de 24 de octubre de 2017, sobre el documento de reflexión sobre el futuro de las finanzas de la UE(4),

–  Vistos la propuesta de la Comisión, de 14 de septiembre de 2016, de Reglamento del Consejo por el que se modifica el Reglamento (UE, Euratom) n.º 1311/2013, por el que se establece el marco financiero plurianual para el período 2014-2020 (COM(2016)0604) y el documento de trabajo de los servicios de la Comisión que la acompaña (SWD(2016)0299),

–  Vista la propuesta de la Comisión, de 14 de septiembre de 2016, de modificación del Acuerdo Interinstitucional, de 2 de diciembre de 2013, entre el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión sobre disciplina presupuestaria, cooperación en materia presupuestaria y buena gestión financiera (COM(2016)0606),

–  Vista la ratificación del Acuerdo de París por el Parlamento, el 4 de octubre de 2016, y por el Consejo, el 5 de octubre de 2016,

–  Vista su Resolución, de 26 de octubre de 2016, sobre la revisión intermedia del marco financiero plurianual 2014-2020(5),

–  Visto el dictamen del Comité de las Regiones, de 15 de junio de 2016, sobre la revisión intermedia del marco financiero plurianual(6),

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento interno,

A.  Considerando que el sector del transporte y las infraestructuras asociadas son decisivos y fundamentales para el desarrollo de cualquier país, así como para el bienestar de las poblaciones en los Estados miembros, y que por esta razón el sector del transporte sigue siendo un ámbito clave de inversión que contribuye al crecimiento, la competitividad y el desarrollo a través del refuerzo del potencial económico de cada una de las regiones de la Unión, promoviendo así la cohesión económica, territorial y social, apoyando el mercado interior y facilitando de esta manera la cohesión, la integración y la inclusión socioeconómica de los ciudadanos, combatiendo los desequilibrios entre regiones, facilitando el acceso a los servicios y a la formación en las regiones más remotas y con riesgo de despoblación, y reforzando las redes para la puesta en marcha y el desarrollo de negocios y empresas;

B.  Considerando que el Mecanismo «Conectar Europa» (MCE) está concebido como un programa de financiación común gestionado a nivel central para infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones, como parte de la Estrategia Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador y de los objetivos «20-20-20» de la Unión relativos a la política energética y climática;

C.  Considerando que el MCE facilita un porcentaje importante de la financiación de la Unión destinada a proyectos de transporte y energía y realiza una contribución sólida a la descarbonización de la economía europea, de modo que contribuye a alcanzar los objetivos de reducción de las emisiones de la Unión previstos en el Acuerdo de París;

D.  Considerando que, sobre la base de las orientaciones sectoriales correspondientes, el MCE debe respaldar el desarrollo de las redes transeuropeas (RTE), con el objetivo de mejorar la cohesión del mercado interior y la competitividad de la Unión en el mercado mundial, al tiempo que aborda las deficiencias del mercado, se centra en proyectos con un elevado valor añadido europeo y ayuda a movilizar un mayor volumen de inversión procedente del sector privado;

E.  Considerando que el tipo de proyectos cofinanciados por el MCE se ajusta a los objetivos de la Unión de aumentar la conectividad a escala europea en tres sectores fundamentales y concentrar el apoyo en bienes públicos con una dimensión europea; que el MCE contribuye a las prioridades de la Comisión en materia de empleo, crecimiento e inversión, mercado interior, Unión de la Energía, clima y mercado único digital, reforzando la competitividad de la Unión a escala mundial;

F.  Considerando que, a finales de 2017, el MCE‑Transporte ya había asignado 21 300 millones EUR en subvenciones a proyectos de la red transeuropea de transporte (RTE-T), lo que generó una inversión total por valor de 41 600 millones EUR; que en 2018 se firmarán nuevos acuerdos de subvención para una convocatoria de financiación combinada consistente en subvenciones del MCE y financiación privada, también con cargo al Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE); que en noviembre de 2017 se incrementó con 350 millones EUR la dotación inicial de 1 000 millones EUR prevista para esa convocatoria con el fin de respaldar la prioridad «Innovación y nuevas tecnologías», en consonancia con los objetivos del Plan de acción sobre la infraestructura para los combustibles alternativos;

G.  Considerando que está previsto que la Comisión Europea publique sus propuestas legislativas sobre las inversiones estratégicas europeas, incluida una actualización del MCE, en mayo y junio de 2018;

1.  Subraya que invertir en infraestructuras de transporte equivale a invertir en crecimiento a largo plazo, cohesión, competitividad y creación de empleo, ámbitos en los que la Unión aporta un valor añadido tangible para los ciudadanos;

2.  Considera que en el sector del transporte debe darse prioridad a los proyectos que crean o mejoran las conexiones transfronterizas, construyen enlaces no existentes y eliminan los cuellos de botella; opina, por lo tanto, que en este caso el MCE aportaría una contribución específica al objetivo de construir un espacio único europeo de transporte;

3.  Insiste, además, en que el MCE debe centrarse en aportar el valor añadido de la Unión para el desarrollo de la conectividad en el transporte, principalmente concentrándose en proyectos de alcance nacional, regional o local que no podrían realizarse sin el apoyo de la Unión;

4.  Respalda la idea de que el MCE debe seguir orientando la financiación pública y privada hacia los objetivos de las políticas de la Unión, permitiendo la realización de inversiones esenciales en aquellos casos en que los costes sean asumidos a escala nacional o local pero se observen beneficios tangibles a escala europea, y contribuyendo a acelerar la transición hacia una sociedad digital de bajas emisiones;

5.  Alienta a la Comisión a que siga facilitando financiación del MCE a través de subvenciones, ya que la mayor parte de la financiación del MCE está relacionada con proyectos que ofrecen beneficios regionales y para la Unión amplios, pero que no cuentan con financiación nacional o basada en el mercado suficiente;

6.  Pide a la Comisión que estudie nuevas formas de promover el MCE como un instrumento basado en una política con objetivos sectoriales específicos, que aborda proyectos complejos con una dimensión transfronteriza o de interoperabilidad a escala de la Unión;

7.  Destaca la importancia de la gestión directa, que conduce a una asignación de fondos rápida y a una ejecución presupuestaria muy sólida; subraya que la gestión directa de las subvenciones del MCE ha demostrado ser muy eficiente, con una cartera de proyectos sólida y un proceso de selección competitivo, centrado en los objetivos estratégicos de la Unión, una aplicación coordinada y la plena participación de los Estados miembros; observa que la Agencia Ejecutiva de Innovación y Redes (INEA) cuenta con un historial muy satisfactorio en lo relativo a la gestión financiera del MCE y a la optimización del presupuesto, especialmente gracias a su flexibilidad para reorientar rápidamente los fondos no utilizados en determinadas medidas para financiar nuevas acciones, e insiste en la necesidad de reforzar la INEA para garantizar que los fondos de la Unión se utilizan correctamente;

8.  Reitera que la convocatoria de financiación combinada puesta en marcha en 2017, que combina las subvenciones del MCE con la financiación basada en el mercado, en concreto los instrumentos financieros disponibles en el marco del FEIE, tiene por objeto reforzar la complementariedad entre ambos programas de apoyo, aprovechando al mismo tiempo otras fuentes de financiación, especialmente el FEIE, los inversores privados o los bancos nacionales de fomento;

9.  Destaca las ventajas que ofrece la complementariedad entre el MCE, el programa Horizonte 2020, los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE) y el FEIE; señala que el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y el Fondo de Cohesión tienen una sólida dimensión regional que responde a la demanda local y centra la ayuda financiera en las regiones menos desarrolladas y los quince Estados miembros que pueden acogerse a la ayuda del Fondo de Cohesión, mientras que el MCE aspira a abordar de forma centralizada la prioridad de la Unión de los corredores básicos de la RTE-T, concentrándose en la integración de la Unión a través de las conexiones e interconexiones transfronterizas, la eliminación de los cuellos de botella y los proyectos de interoperabilidad;

10.  Acoge favorablemente las iniciativas en las que una parte del presupuesto de cohesión (11 300 millones EUR para el transporte) se ha ejecutado en régimen de gestión directa en el marco del MCE; observa que la inversión en infraestructuras de transporte de la Unión debe seguir siendo una combinación bien equilibrada de recursos de gestión centralizada y de gestión compartida;

11.  Señala que el MCE ha funcionado como catalizador para el FEIE, dado que varios proyectos se pusieron en marcha en el marco de la inversión directa del MCE y se incluyeron después en la cartera de proyectos del FEIE; observa asimismo que han comenzado a beneficiarse del FEIE proyectos diseñados con el apoyo del MCE o respaldados parcialmente con subvenciones del MCE para la realización de obras; subraya, no obstante, que el FEIE ha tenido un efecto de sustitución en relación con los instrumentos financieros del MCE;

12.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que mantengan su compromiso con los principales objetivos de actuación del MCE en lo relativo al transporte: la finalización de la RTE-T básica, incluido el despliegue de SESAR y ERTMS, y la transición hacia una movilidad limpia, competitiva, innovadora y conectada para 2030 (incluida una columna vertebral de infraestructura de carga para combustibles alternativos para 2025); avances hacia la finalización de la RTE-T global para 2050; por lo que respecta a la energía, la finalización para 2030 de los corredores prioritarios de la RTE-T y de las esferas temáticas acordes al paquete «Energía limpia para todos los europeos» y a los objetivos de descarbonización a largo plazo, en concreto, digitalizar las redes y hacerlas más inteligentes, lograr los objetivos de interconexión para 2030 (incluso en los Estados miembros periféricos), diseñar redes marítimas integradas y garantizar la seguridad del suministro, por ejemplo, mediante la sincronización; por lo que respecta a la digitalización, maximizar los beneficios del mercado único digital para todos los ciudadanos y todas las empresas para 2030, lograr una sociedad del gigabit plenamente cibersegura para 2025, prepararse para una conectividad de terabit para 2030 y para el despliegue de una infraestructura de datos y servicios digitales para toda la Unión que respalde la transformación digital de ámbitos clave de interés público, desde la asistencia sanitaria hasta la movilidad y la administración pública;

13.  Pide a la Comisión que presente una iniciativa específica dentro del futuro fondo InvestEU que movilice inversiones privadas, en parte gracias a la agrupación de subvenciones e instrumentos financieros, con objeto de lograr la plena ejecución del ERTMS;

14.  Considera que se necesita un MCE actualizado, que abarque todos los modos de transporte, incluidas las infraestructuras viarias y las vías navegables interiores, que se centre en las interconexiones y en la finalización de las redes en las zonas periféricas, y que responda a todas las necesidades de transporte, incluyendo las soluciones digitales, la transferencia modal y un transporte más sostenible; opina que ese MCE actualizado también debe dar prioridad a unos enlaces más directos entre las redes básicas y globales, incluidas, por ejemplo, prioridades horizontales como las autopistas del mar; considera que esta necesidad debe verse reflejada en las listas de proyectos preseleccionados que se incluyan en el próximo Reglamento del MCE;

15.  Recuerda que el MCE actualizado será fundamental para que la Unión pueda finalizar la red básica de transporte para 2030; considera que un reparto geográfico equilibrado de los corredores ferroviarios facilita la realización de la red básica, la mejora de la integración modal y la promoción de las operaciones comodales; pide a la Comisión que amplíe los corredores ferroviarios de la red básica con el fin de mejorar la conectividad de las regiones periféricas del Atlántico y sus puertos;

16.  Recuerda que, en el sector de las telecomunicaciones, la concentración dual del MCE en los servicios digitales transfronterizos de interés público y las infraestructuras de comunicación e informáticas ha puesto de manifiesto que el programa influye considerablemente en el logro de los objetivos del mercado único digital de la Unión, al ayudar a desarrollar y aplicar políticas comunes para hacer frente a los retos de la sociedad, incluida la transformación digital de la atención sanitaria, la ciberseguridad, la cobertura 5G de los corredores de las RTE-T, y la digitalización de las administraciones públicas;

17.  Recuerda que en la propuesta de la Comisión de 2011 sobre el MFP se introdujo un instrumento financiero con una dotación total de 50 000 millones EUR, dividida en 9 100 millones EUR para proyectos del ámbito de la energía, 9 200 millones EUR para proyectos del sector digital y de las telecomunicaciones, y 21 700 millones EUR para proyectos de transporte; recuerda, además, que en el Fondo de Cohesión debían asignarse 10 000 millones EUR a proyectos de transporte, con lo que el importe total para el sector del transporte debía ascender a 31 700 millones EUR, pero que las negociaciones sobre el MFP 2014-2020 y el FEIE redujeron considerablemente este importe;

18.  Destaca el valor añadido europeo que aporta el MCE a todos los Estados miembros, al apoyar proyectos de conectividad con una dimensión transfronteriza y financiar proyectos que realizan conexiones donde no existen y eliminan los cuellos de botella, con el fin de garantizar el correcto funcionamiento del mercado interior de la Unión y la cohesión territorial entre los Estados miembros;

19.  Celebra la introducción de sinergias intersectoriales en el MCE; confíe en que se aumente la flexibilidad de las futuras orientaciones normativas sectoriales y del instrumento MCE con miras a facilitar las sinergias y aumentar la receptividad a nuevos avances tecnológicos y nuevas prioridades, como la digitalización, acelerando al mismo tiempo la descarbonización y haciendo frente a retos sociales comunes como la ciberseguridad;

20.  Pone de relieve que el MCE ha sido, es y debe seguir siendo un instrumento eficaz y específico para la inversión en infraestructura transeuropea (RTE) en transporte, energía y el sector digital con el fin de contribuir a las prioridades de la Unión en materia de empleo, crecimiento e inversión, mercado interior, Unión de la Energía, clima y mercado único digital;

21.  Pide a la Comisión que tenga en cuenta que la realización de las RTE definidas en las prioridades de actuación de la Unión requerirá importantes inversiones, que dependerán en parte de la continuación del apoyo de la Unión;

22.  Pide a la Comisión que utilice el marco del MCE para lograr los objetivos descritos en la iniciativa «Plan de acción sobre movilidad militar: la UE avanza hacia una Unión de Defensa»;

23.  Toma nota de la Comunicación de la Comisión titulada «Un presupuesto de la UE para el futuro»; considera que el nivel de la dotación propuesta para el MCE, y en particular el bajo nivel de los créditos asignados para el transporte, no es satisfactorio; observa que esta dotación es inferior a la prevista inicialmente en el MFP 2014-2020; pide a la Comisión que en la propuesta de Reglamento sobre el MCE incluya un importe superior en consonancia con las necesidades y las ventajas de las infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones;

24.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución a la Comisión y a los Estados miembros.

(1)

DO L 347 de 20.12.2013, p. 884.

(2)

DO L 163 de 24.6.2017, p. 1.

(3)

DO C 101 de 16.3.2018, p. 64.

(4)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0401.

(5)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0412.

(6)

DO C 17 de 18.1.2017, p. 20.

Última actualización: 18 de septiembre de 2018Aviso jurídico - Política de privacidad