Procedimiento : 2018/2741(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0285/2018

Textos presentados :

B8-0285/2018

Debates :

Votaciones :

PV 14/06/2018 - 7.11
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2018)0266

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 435kWORD 71k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0275/2018
11.6.2018
PE621.683v01-00
 
B8-0285/2018

tras una declaración del Vicepresidente de la Comisión / Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento interno


sobre los territorios georgianos ocupados diez años después de la invasión rusa (2018/2741(RSP))


Victor Boştinaru, Clare Moody en nombre del Grupo S&D

Resolución del Parlamento Europeo sobre los territorios georgianos ocupados diez años después de la invasión rusa (2018/2741(RSP))  
B8-0285/2018

El Parlamento Europeo,

  Vistas sus anteriores resoluciones sobre la situación en la vecindad oriental,

  Vistos el Acuerdo de alto el fuego, de 12 de agosto de 2008, en el que la UE actuó como mediador y que firmaron Georgia y la Federación de Rusia, y el Acuerdo de aplicación, de 8 de septiembre de 2008,

  Visto el despliegue de la Misión de Observación de la Unión Europea (EUMM) en Georgia el 15 de septiembre de 2008,

  Vista su Resolución, de 21 de enero de 2016, sobre Acuerdos de Asociación / Zonas de libre comercio de alcance amplio y profundo con Georgia, Moldavia y Ucrania(1),

  Vista su Resolución, de 13 de diciembre de 2017, sobre el Informe anual sobre la aplicación de la política exterior y de seguridad común(2),

  Vista las declaraciones conjuntas de las cumbres de la Asociación Oriental, en particular la acordada en 2017 en Bruselas,

  Vistas las Comunicaciones conjuntas de la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) sobre la política europea de vecindad (PEV), en particular el informe, de 18 de mayo de 2017, sobre la aplicación de la Revisión de la Política Europea de Vecindad (JOIN(2017)18) y el documento de trabajo conjunto, de 9 de junio de 2017, titulado «Eastern Partnership 20 Deliverables for 2020: Focusing on key priorities and tangible results» (Asociación Oriental 20 objetivos para 2020: Centrarse en las prioridades clave y los resultados tangibles) (SWD(2017)0300), así como la Comunicación de 2016 titulada «Estrategia global para la política exterior y de seguridad de la Unión Europea»,

  Vistas sus anteriores resoluciones sobre la situación en la vecindad oriental, en particular su Recomendación, de 15 de noviembre de 2017, al Consejo, a la Comisión y al SEAE sobre la Asociación Oriental en la fase previa a la cumbre de noviembre de 2017(3),

  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento interno,

A.  Considerando que la Unión respalda firmemente la soberanía y la integridad territorial de Georgia dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente;

B.  Considerando que la Unión sigue sólidamente comprometido con una resolución pacífico del conflicto ruso-georgiano, en estricto cumplimiento con las normas y principios fundamentales del derecho internacional;

C.  Considerando que diez años después de la agresión militar contra Georgia y la consiguiente invasión durante la guerra de agosto de 2008, la Federación de Rusia continúa ocupando ilegalmente los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur y está tomando medidas para la anexión de facto de ambas regiones, lo que socava la legislación internacional y un sistema internacional basado en normas;

D.  Considerando que, transcurridos diez años desde la guerra ruso-georgiana, Rusia continúa incumpliendo sus obligaciones internacionales y se niega a aplicar el Acuerdo de alto el fuego de 12 de agosto de 2008, en el que la UE actuó como mediador;

E.  Considerando que la Federación de Rusia no cesa de reforzar su presencia militar ilegal en los territorios georgianos ocupados y aumenta sus fuerzas armadas y maniobras militares, de modo que desestabiliza gravemente la situación en materia de seguridad sobre el terreno;

F.  Considerando que la Federación de Rusia sigue manteniendo aislados del resto del país los territorios georgianos de Abjasia y de la región de Tsjinvali/Osetia del Sur mediante el cierre de los denominados «puntos de paso» y la instalación de alambradas y otras barreras artificiales a lo largo de la línea de ocupación o «línea de demarcación administrativa»;

G.  Considerando que esta línea está siendo desplazada, de forma lenta pero segura, hacia el interior del territorio controlado por Tiflis, en un proceso conocido como «definición de fronteras» que la sitúa en algunos lugares muy cerca de infraestructuras críticas tales como autopistas y gasoductos,

H.  Considerando que cientos de miles de desplazados internos y refugiados expulsados por la fuerza de los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur como consecuencia de varias oleadas de limpieza étnica siguen estando privados de su derecho fundamental a un retorno seguro y digno a sus hogares;

I.  Considerando que en las regiones ocupadas de Georgia se están registrando graves violaciones de los derechos humanos, incluidos el derecho a la libertad de circulación, y de residencia, el derecho a la propiedad y el derecho de acceso a la educación en la lengua materna, y siguen produciéndose detenciones ilegales y secuestros;

J.  Considerando que la población georgiana que habita los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur sigue siendo objeto de una seria discriminación por motivos de origen étnico;

K.  Considerando que las vidas de los desplazados internos georgianos Archil Tatunashvili, Giga Otjozoria y Davit Basharuli fueron segadas de manera ilegal como consecuencia de las brutales acciones de los regímenes de ocupación rusos en Sujumi y Tsjinvali;

L.  Considerando que recae en la Federación de Rusia, como potencia que ejerce el control efectivo sobre los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia, la plena responsabilidad de las graves violaciones de los derechos humanos y de la situación humanitaria sobre el terreno, extremadamente preocupante;

M.  Considerando que la Federación de Rusia sigue denegando el acceso de los observadores internacionales de derechos humanos y de la EUMM a los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur, violando así el Acuerdo de alto el fuego de 12 de agosto de 2008, logrado con la mediación de la UE, lo que obstaculiza la capacidad de la misión para cumplir plenamente su mandato;

N.  Considerando que el 21 de marzo de 2018 el Parlamento de Georgia aprobó con apoyo bipartito la «Resolución sobre las graves violaciones de derechos humanos por la Federación de Rusia en los territorios ocupados de Abjasia y la región de Tsjinvali» y la «Ley Otjozoria-Tatunashvili», que otorga un mandato para la adopción de la «lista Otjozoria-Tatunashvili» para la imposición de sanciones contra los acusados y condenados por asesinato, secuestro, torturas y tratos inhumanos a ciudadanos georgianos y contra quienes presten refugio a los autores de dichos crímenes en las regiones ocupadas;

1.  Reitera que la soberanía, la independencia y la resolución pacífica de litigios son principios esenciales del orden europeo en materia de seguridad; subraya que la resolución de conflictos en Georgia resulta fundamental para reforzar la seguridad y estabilidad del conjunto del continente europeo; estima que dichos conflictos y la continua ocupación de territorios georgianos siguen representando una posible amenaza para la soberanía de otros países de Europa;

2.  Se afirma en su total apoyo al principio de soberanía y a la integridad territorial de Georgia dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente; es consciente de que los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, el Acta Final de Helsinki de 1975 y la Carta de París de la OSCE de 1990 sientan las bases de la paz en el continente europeo;

3.  Respalda la política del Gobierno georgiano de trabajar en pro de una resolución pacífica de los conflictos, en particular respetando el Acuerdo de alto el fuego de 12 de agosto de 2008, comprometiéndose unilateralmente a renunciar al uso de la fuerza, participando en las deliberaciones internacionales de Ginebra y desplegando esfuerzos para la reconciliación y el fomento de la confianza entre comunidades divididas;

4.  Pide que se supere la actual situación de bloqueo y que se hagan progresos para lograr resultados concretos en las cuestiones fundamentales abordadas en las deliberaciones internacionales de Ginebra, en particular el afianzamiento y puesta en práctica del compromiso de renunciar al uso de la fuerza, la implantación de mecanismos de seguridad internacional en los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur, y el retorno de los desplazados internos y refugiados, a fin de alcanzar una paz y seguridad duradera sobre el terreno;

5.  Celebra la nueva iniciativa de paz del Gobierno de Georgia, denominada «Un paso hacia un futuro mejor», destinada a mejorar la situación humanitaria y socioeconómica de los habitantes de los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur y a fomentar los contactos interpersonales y la confianza entre unas comunidades divididas, y condena las iniciativas contrarias a estos objetivos, como por ejemplo el llamado referéndum de 2017 para la aprobación del cambio de nombre de la región de Tsjinvali/Osetia del Sur;

6.  Pide a la Federación de Rusia que respete la soberanía y la integridad territorial de Georgia dentro de sus fronteras reconocidas internacionalmente y que revoque su decisión sobre el reconocimiento de la llamada independencia de los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur, así como la integración de facto de ambas regiones en el territorio aduanero único de Rusia;

7.  Insta encarecidamente a la Federación de Rusia a que cumpla con sus obligaciones internacionales, a que aplique el Acuerdo de alto el fuego, de 12 de agosto de 2008, en el que la UE actuó como mediador, esto es, a que retira sus fuerzas armadas del territorio de Georgia y permita el acceso de la EUMM a los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur de conformidad con su mandato;

8.  Pide a la Federación de Rusia que deje de instalar a lo largo de la línea de ocupación alambradas y otras barreras artificiales con las que se impiden de manera intencionada los contactos interpersonales y se mantienen aisladas a las poblaciones de ambas regiones ocupadas;

9.  Pide a la Federación de Rusia, como potencia que ejerce el control efectivo, que ponga fin a la impunidad y los crímenes por motivos étnicos en los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur, así como que elimine cualquier obstáculo que pueda haber al objeto de garantizar que respondan ante la justicia los autores de las muertes ilegales de los desplazados internos georgianos Archil Tatunashvili, Giga Otjozoria y Davit Basharuli;

10.  Insta a la Federación de Rusia, como potencia que ejerce el control efectivo, a que cese en sus violaciones de los derechos humanos, sus restricciones a las libertades de circulación y de residencia, su discriminación por motivos de origen étnico, y su violación del derecho a la propiedad y del derecho de acceso a la educación en la lengua materna en los territorios ocupados de Georgia;

11.  Insta a la Federación de Rusia a que permita el retorno seguro y digno de los desplazados internos y refugiados a sus hogares, así como a que garantice el acceso sin trabas sobre el terreno de mecanismos internacionales de supervisión de los derechos humanos;

12.  Confirma el inquebrantable compromiso de la Unión de seguir reforzando su papel en la resolución pacífica del conflicto ruso‑georgiano empleando para ello, en el marco de un planteamiento integral, todos los instrumentos a su disposición, en particular su representante especial para el Cáucaso Meridional y la crisis en Georgia, su copresidencia de las deliberaciones internacionales de Ginebra, la EUMM en Georgia y la política de diálogo y no reconocimiento, y pide que se estudie la posibilidad de seguir reforzando el papel de la Unión en la asistencia a las autoridades georgianas para la imposición de sanciones penales a los autores de violaciones de derechos humanos en los territorios ocupados;

13.  Subraya que la comunidad internacional debe mantener una posición coherente y firme contra la política de ocupación y anexión rusas, como único medio de garantizar la resolución pacífica de los conflictos en Georgia y la prevención de conflictos similares en los países vecinos; destaca la necesidad de intensificar la presión colectiva sobre Rusia para que aplique el Acuerdo de alto el fuego, de 12 de agosto de 2008, en el que la UE actuó como mediador, en particular en lo relativo a la retirada de las fuerzas de ocupación rusas y el retorno de los desplazados internos y los refugiados;

14.  Pide a las instituciones de la Unión que adopten un planteamiento coherente con el del Parlamento Europeo y las políticas de las parlamentos nacionales de los Estados miembros, utilizando términos más claros y precisos para definir la agresión rusa contra Georgia como ocupación por la Federación de Rusia de los territorios georgianos de Abjasia y la región de Tsjinvali/Osetia del Sur;

15.  Apoya decididamente la asistencia de la Unión a Georgia para la capacitación y el fomento de la resiliencia, en particular en materia de lucha antiterrorista, comunicación estratégica, ciberdefensa y reforma del sector de la seguridad; solicita que en las próximas negociaciones sobre los instrumentos financieros de la Unión posteriores a 2020 dedicados a la política europea de vecindad se tengan debidamente en cuenta las necesidades en este sentido;

16.  Reitera su condena de las políticas subversivas de propaganda, desinformación e infiltración de las redes sociales destinadas a debilitar la democracia y la sociedad en Georgia mediante el descrédito de las instituciones, la manipulación de la opinión pública, la propagación de relatos inciertos, el avivamiento de las tensiones sociales y el fomento de la desconfianza general en los medios; denuncia, en este sentido, la guerra informativa lanzada por Rusia, que se sirve de los medios de comunicación controlados por el aparato estatal para difundir deliberadamente falsas noticias y con ello influir sobre la política nacional y socavar los procesos de integración europea;

17.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Gobierno y al Parlamento de Georgia y al Gobierno y al Parlamento de la Federación de Rusia.

 

(1)

DO C 11 de 12.1.2018, p. 82.

(2)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0493.

(3)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0440.

Última actualización: 13 de junio de 2018Aviso jurídico - Política de privacidad