Procedimiento : 2019/2876(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B9-0179/2019

Textos presentados :

B9-0179/2019

Debates :

Votaciones :

PV 26/11/2019 - 8.8
CRE 26/11/2019 - 8.8
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


<Date>{20/11/2019}20.11.2019</Date>
<NoDocSe>B9‑0179/2019</NoDocSe>
PDF 163kWORD 50k

<TitreType>PROPUESTA DE RESOLUCIÓN</TitreType>

<TitreSuite>tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión</TitreSuite>

<TitreRecueil>presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno</TitreRecueil>


<Titre>sobre los derechos del niño con ocasión de la celebración del 30.º aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño</Titre>

<DocRef>(2019/2876(RSP))</DocRef>


<RepeatBlock-By><Depute>Jaak Madison, Annalisa Tardino, Nicolaus Fest, Tom Vandendriessche, Nicolas Bay, Markus Buchheit, Guido Reil, Gunnar Beck, Joachim Kuhs, Christine Anderson</Depute>

<Commission>{ID}en nombre del Grupo ID</Commission>

</RepeatBlock-By>


B9‑0179/2019

Resolución del Parlamento Europeo sobre los derechos del niño con ocasión de la celebración del 30.º aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño

(2019/2876(RSP))

El Parlamento Europeo,

 Vista la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de 1989,

 Visto el artículo 24 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

 Vista la Directiva 2011/93/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de diciembre de 2011, relativa a la lucha contra los abusos sexuales y la explotación sexual de los menores y la pornografía infantil[1],

 Vista la Observación general n.º 14 (2013) del Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño en relación con el derecho del niño a que su interés superior sea una consideración primordial,

 Vistas las declaraciones del Consejo y la Comisión sobre los derechos del niño con ocasión de la celebración del 30.º aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño,

 Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que el artículo 1 de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño establece que «se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayoría de edad», y que en el preámbulo se afirma que los niños necesitan protección y cuidado especiales, «incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento»;

B. Considerando que la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño es uno de los tratados internacionales de derechos humanos de ratificación más generalizada, habiendo sido ratificado por todos los Estados miembros, y establece las obligaciones jurídicas inequívocas de promover, proteger y defender los derechos de todos los menores en las jurisdicciones respectivas;

C. Considerando que viven en la Unión aproximadamente 100 millones de niños, que representan el 20 % de su población; que en los países en desarrollo los niños suponen aproximadamente el 40 % de la población;

D. Considerando que la tasa de fecundidad de la Unión, de 1,6 niños por mujer, dista mucho de los niveles de reemplazo y está dando lugar a un dramático invierno demográfico; que los niños, por consiguiente, sufren presión, pues son rayos de esperanza para el futuro de Europa;

E. Considerando que millones de niños de Europa se han perdido por causa del aborto, que tiene múltiples repercusiones negativas para todos los hermanos y las hermanas que fueron «deseados», así como para los padres y la sociedad en general;

F. Considerando que aproximadamente una de cada cuatro víctimas de trata de seres humanos registradas en la Unión es un menor víctima de trata en el interior de la Unión, incluso en su propio Estado miembro; que las niñas son víctimas de trata para fines de explotación sexual con una frecuencia desproporcionadamente mayor[2]; que, en algunos casos, la entrada clandestina de menores migrantes puede dar lugar a trata de seres humanos, ya que la explotación y los abusos pueden comenzar durante el tránsito o en su lugar de destino, incluso si inicialmente hubo un consentimiento;

G. Considerando que los abusos sexuales y la explotación de menores en línea constituyen una grave violación de los derechos fundamentales de los niños, que da lugar a profundos traumas y tiene para las víctimas menores consecuencias dañinas a largo plazo que pueden prolongarse a la edad adulta, y que este fenómeno es evolutivo; que están en ascenso en internet nuevas formas de estos delitos, como la «pornografía vengativa» y la «sextorsión», y los Estados miembros deben atajarlas con medidas concretas; que, según los datos más recientes, el número de imágenes de pornografía infantil en línea ha aumentado acusadamente y con un ritmo sin precedentes con el uso generalizado de internet, y que según algunos informes, son más de 45 millones las imágenes y los vídeos señalados como abusos sexuales de menores[3];

H. Considerando que la educación es una de las mejores maneras de transmitir valores como la paz, la comprensión de la dignidad humana y la justicia mediante métodos de educación formal, no formal e informal tanto en el seno de la familia como en centros educativos públicos, y que los padres son los principales responsables de la educación de sus hijos;

Observaciones generales

1. Considera que el 30.º aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño ofrece una oportunidad única para garantizar su plena aplicación en las políticas y en la práctica, y para tomar medidas adicionales a fin de velar por el pleno respeto de los derechos de todos los niños en todas partes, especialmente de los más vulnerables;

2. Insta a los Estados miembros a que tomen medidas prácticas para que los niños puedan disfrutar de su infancia sin verse obligados a alarmarse por el clima global, conflictos militarse u otros acontecimientos y problemas temibles referidos en los medios de comunicación;

Poner fin a todas las formas de violencia contra los niños

3. Condena todas las formas de violencia contra los niños, como la violencia física, los abusos sexuales y los insultos, la violencia en línea, el matrimonio forzoso, el trabajo infantil, la prostitución, la trata de seres humanos, el tráfico clandestino de migrantes, la tortura, el aborto, otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, los crímenes de honor, la mutilación genital femenina, el uso de niños soldados y de niños como escudos humanos, la privación, el desamparo y la desnutrición; considera que la tradición, la cultura, la ideología política y la religión nunca deben utilizarse para justificar la violencia contra los niños;

4. Insta a los Estados miembros a que actúen decididamente en la lucha contra los abusos sexuales contra los niños invirtiendo en medidas preventivas, estableciendo programas específicos para perpetradores potenciales y ofreciendo apoyo efectivo a las víctimas;

5. Pide a los Estados miembros que apliquen plenamente la Directiva 2011/93/UE y su Resolución de 14 de diciembre de 2017 sobre la aplicación de la Directiva[4];

6. Deplora todas las formas de violencia contra las niñas, y pide a los Estados miembros y los líderes religiosos que actúen para poner fin al matrimonio infantil y las mutilaciones genitales femeninas;

Invertir en la infancia

7. Pide a los Estados miembros que inviertan para mejorar la calidad de la vida familiar contrarrestando los estereotipos negativos que pesan sobre los progenitores que se quedan en casa, y ofreciendo incentivos fiscales y económicos de otros tipos para que las familias puedan dar prioridad a la familia sobre el lugar de trabajo, con arreglo a su propia planificación;

8. Observa que el futuro de Europa depende de nuestra capacidad para tener hijos; pide a los Estados miembros que fomenten una cultura favorable a las familias, que dé prioridad a la promoción de la familia natural y permita que las parejas jóvenes tengan muchos hijos, a fin de evitar el declive demográfico, y que redirijan recursos destinados a la promoción de la migración masiva de reemplazo y la promoción de las relaciones sin hijos entre personas del mismo sexo;

9. Insiste en que es fundamental proteger los derechos fundamentales de niños y niñas en todas las fases de su desarrollo; señala asimismo que el enfoque global de la Comisión acerca de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, que ha costado 572 millones de euros de 2014 a 2016, infringe la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, que protege al niño en el útero materno; insta a la Comisión a que abandone esta política, dé prioridad a los derechos de los padres e invierta estos importes en una auténtica atención sanitaria de maternidad;

Estudios

10. Destaca que la excelencia y la innovación deben constituir los principios que orienten la educación y la formación en la era digital;

11. Considera que el derecho primordial de los padres de educar a sus hijos debe respetarse en todas las formas de cooperación entre padres, profesores y autoridades escolares, en particular mediante formas de participación diseñadas para dar voz a los padres en la gestión de los centros educativos;

12. Pide a los Estados miembros que inviertan en mejorar las normas de calidad de la educación en general y, concretamente, que lo hagan en la lengua oficial de la región interesada, de manera que no solamente se transmitan conocimientos de manera más pertinente y accesible, sino que además se transmita el patrimonio cultural a la generación siguiente;

13. Destaca que los niños educados en un hogar incólume, con una madre y un padre[5], tienen notablemente más probabilidades de lograr buenos resultados escolares, niveles de felicidad más elevados y una mejor salud psíquica y física general, y es menos probable que tengan conductas impulsivas, necesiten asesoramiento o terapia en el ámbito de la salud mental o sufran de depresión o tengan pensamientos suicidas[6]; señala que la Academia Nacional de Medicina francesa emitió una declaración oficial el 21 de septiembre de 2019 en la que se afirma que «todo niño tiene derecho a tener un padre y una madre», en particular por ser «fundamental para el desarrollo de la personalidad del niño»; anima, por consiguiente, a que se establezcan políticas que promuevan las familias nucleares estables, en el interés superior de los niños;

Niños vulnerables

14. Destaca la necesidad de que los Estados miembros combatan enérgicamente todas las formas de violencia contra los niños, abordando las causas profundas de su vulnerabilidad, como la ruptura familiar, la separación de los niños de uno o ambos progenitores, la migración económica, el recurso a cuidadores y a canguros digitales y el consumo de drogas o de alcohol;

15. Anima a los Estados miembros a que investiguen sobre las consecuencias negativas para las familias de los niños perdidos por causa del aborto («síndrome del superviviente al aborto») y tomen decisiones políticas al respecto, ya que se ha demostrado que son una de las principales causas de la depresión de niños y adultos en todo el mundo;

16. Anima a los Estados miembros a que adopten una política en la que las responsabilidades parentales compartidas por igual sean la norma cuando se produzca el drama de la ruptura familiar, y que persigan las discriminaciones contra el padre, que en la práctica dejan a millones de niños sin padre, y a los padres, con depresión y tendencias suicidas;

17. Pide a los Estados miembros que combatan eficazmente la pobreza infantil;

 

°

° °

18. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

 

[1] DO L 335 de 17.12.2011, p. 1.

[4] DO C 369 de 11.10.2018, p. 96.

[5] Anderson, J., ‘The impact of family structure on the health of children: Effects of divorce’, The Linacre Quarterly, 81(4), 2014, pp. 378-387.

[6] Regnerus, M., ‘How different are the adult children of parents who have same-sex relationships? Findings from the New Family Structures Study’, Social Science Research, 41(4), 2012, pp. 752-770.

(http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0049089X12000610)

Última actualización: 22 de noviembre de 2019Aviso jurídico - Política de privacidad