Procedimiento : 2019/2945(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B9-0250/2019

Textos presentados :

B9-0250/2019

Debates :

PV 18/12/2019 - 19

Votaciones :

PV 19/12/2019 - 6.5
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P9_TA(2019)0110

<Date>{16/12/2019}16.12.2019</Date> 
<NoDocSe>B9‑0250/2019</NoDocSe>
PDF 129kWORD 47k

<TitreType>PROPUESTA DE RESOLUCIÓN</TitreType>

<TitreSuite>tras las declaraciones del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, del Consejo y de la Comisión</TitreSuite>

<TitreRecueil>presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno</TitreRecueil>


<Titre>sobre la situación de los uigures en China («cables de China»)</Titre>

<DocRef>(2019/2945(RSP))</DocRef>


<RepeatBlock-By><Depute>Michael Gahler, Isabel Wiseler‑Lima, Željana Zovko, David Lega</Depute>

<Commission>{PPE}en nombre del Grupo PPE</Commission>

</RepeatBlock-By>

Véase también la propuesta de resolución común RC-B9-0246/2019

B9‑0250/2019

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación de los uigures en China («cables de China»)

(2019/2945(RSP))

El Parlamento Europeo,

 Vistas sus anteriores resoluciones sobre Chima,

 Vistas la asociación estratégica entre la Unión y China, que se puso en marcha en 2003, y la Comunicación conjunta de la Comisión y la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 22 de junio de 2016, titulada «Componentes de una nueva estrategia de la UE respecto a China» (JOIN(2016)0030),

 Vistas las Orientaciones de la UE sobre el fomento y la protección de la libertad de religión o creencias, aprobadas por el Consejo de Asuntos Exteriores el 24 de junio de 2013,

 Vista la declaración del portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), de 26 de octubre de 2018, sobre la situación en Xianjiang,

 Vista la Comunicación conjunta de la Comisión y la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), de 12 de marzo de 2019, titulada «UE-China – Una perspectiva estratégica» (JOIN(2019)0005),

 Vista la declaración conjunta de la 21.ª Cumbre UE‑China de 9 de abril de 2019,

 Vistos el diálogo UE-China sobre derechos humanos, iniciado en 1995, y su 37.ª ronda, celebrada en Bruselas los días 1 y 2 de abril de 2019,

 Vistos el artículo 36 de la Constitución de la República Popular China, que garantiza a todos los ciudadanos el derecho a la libertad de culto, y el artículo 4, que consagra los derechos de las «nacionalidades minoritarias»,

 Vistas las observaciones finales del examen de China por parte del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de las Naciones Unidas,

 Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, de 16 de diciembre de 1966,

 Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos, de 10 de diciembre de 1948,

 Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que los «cables de China» son una investigación sobre la vigilancia y el internamiento masivo sin cargos ni juicio de uigures y de personas de otras minorías musulmanas en la provincia china de Xinjiang sobre la base de filtraciones de documentos clasificados del Gobierno chino;

B. Considerando que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación obtuvo los documentos secretos a través de una cadena de uigures en el exilio; que la autenticidad de los documentos ha sido confirmada por distintos expertos destacados;

C. Considerando que el número de uigures obligados a someterse a una «reeducación» política en campos durante períodos indeterminados y que son detenidos de modo arbitrario bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo y el extremismo religioso oscila entre varias decenas de miles y un millón; que, según algunos antiguos detenidos, el trato y las condiciones en los campos se caracterizan por el hacinamiento y la insalubridad, la privación de alimentos, las palizas y los abusos sexuales; que, según algunas informaciones recibidas, algunos campos de reeducación cuentan con fábricas de productos destinados a la exportación;

D. Considerando que la promoción y el respeto de los derechos humanos universales, la democracia y el Estado de Derecho deben seguir figurando en el centro de la relación que mantienen desde hace tiempo la Unión y China, de conformidad con el compromiso de la Unión de defender estos valores en su acción exterior y el interés manifestado por China por adherirse a ellos en su cooperación para el desarrollo y su cooperación internacional;

E. Considerando que la situación en Xinjiang, donde viven 10 millones de musulmanes uigures y kazajos, se ha deteriorado rápidamente desde que la estabilidad y el control de Xinjiang se convirtieron en las máximas prioridades de las autoridades china debido tanto a los atentados terroristas que perpetran periódicamente uigures en Xinjiang, o que supuestamente están relacionados con esta región, como a la posición estratégica de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang para la iniciativa «Un cinturón, una ruta»;

F. Considerando que el Gobierno chino ha rechazado numerosas peticiones del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias y de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como en el marco de otros mandatos de los procedimientos especiales de las Naciones Unidas, para que se envíen investigadores independientes a Xinjiang;

G. Considerando que el Senado de los Estados Unidos aprobó el 11 de septiembre de 2019 la Ley sobre la política de derechos humanos de los uigures; que dicha Ley insta al Secretario de Estado a que considere la posibilidad de imponer visados y sanciones económicas con arreglo a la Ley Global Magnitsky a los cargos de la República Popular China responsables de violaciones de los derechos humanos en Xinjiang;

H. Considerando que el profesor uigur de Economía Ilham Tohti, condenado a cadena perpetua el 23 de septiembre de 2014 acusado de separatismo, tras ser detenido en enero de ese mismo año, fue galardonado con el Premio Sájarov a la Libertad de Conciencia en 2019; que siete de sus antiguos estudiantes también fueron detenidos y condenados a penas de reclusión que oscilaban entre los tres y los ocho años acusados de supuesta colaboración con el Sr. Tohti; que Ilham Tohti ha rechazado siempre el separatismo y la violencia y ha perseguido la reconciliación basada en el respeto de la cultura uigur;

1. Expresa su profunda preocupación por los informes fiables relacionados con el trato que reciben los uigures y otras minorías en Xinjiang, incluidas detenciones masivas y vigilancia;

2. Pide al Gobierno chino que cese con carácter inmediato la práctica basada en detenciones arbitrarias sin cargos, juicios ni condenas penales de uigures y miembros de otras minorías musulmanas en Xinjiang, que cierre todos los campos y centros de detención, y que ponga en libertad, inmediatamente y de modo incondicional, a los detenidos;

3. Pide al Gobierno chino que ponga en libertad con carácter inmediato a Ilham Tohti, galardonado con el Premio Sájarov, y que le permita recibir el premio en el Parlamento Europeo;

4. Pide a las autoridades chinas que permitan un acceso libre, efectivo y sin trabas a Xinjiang a los periodistas y a los observadores internacionales, en particular la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y los titulares de mandatos de los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas;

5. Insta al Gobierno chino a que transmita toda la información relativa a los desaparecidos en Xinjiang a sus familias;

6. Destaca que, en caso de que en los campos de reeducación se fabriquen productos, deben prohibirse en los mercados de la Unión;

7. Acoge con satisfacción la Ley sobre la política de derechos humanos de los uigures; pide al Consejo que estudie la posibilidad de adoptar sanciones selectivas contra los cargos chinos responsables de la represión en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang;

8. Subraya que, en la 37.ª ronda del diálogo sobre derechos humanos entre la Unión y China, la Unión definió como preocupante la creación de una red de campos de reeducación política en Xinjiang;

9. Insta a China a que ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, firmado en 1998, y que aplique las recomendaciones de los órganos de las Naciones Unidas especializados en el ámbito de los derechos humanos;

10. Pide al SEAE que incluya la buena práctica basada en el diálogo interreligioso como herramienta de su estrategia de comunicación hacia los terceros países y que fomente la mediación en situaciones de conflicto para proteger a las minorías religiosas y la libertad de religión y de creencias;

11. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros y al Gobierno y el Parlamento de la República Popular China.

Última actualización: 18 de diciembre de 2019Aviso jurídico - Política de privacidad