Procedimiento : 2020/2616(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B9-0149/2020

Textos presentados :

B9-0149/2020

Debates :

PV 16/04/2020 - 17
CRE 16/04/2020 - 17

Votaciones :

Textos aprobados :


<Date>{14/04/2020}14.4.2020</Date>
<NoDocSe>B9‑0149/2020</NoDocSe>
PDF 224kWORD 75k

<TitreType>PROPUESTA DE RESOLUCIÓN</TitreType>

<TitreSuite>tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión</TitreSuite>

<TitreRecueil>presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno</TitreRecueil>


<Titre>sobre la acción coordinada de la Unión para luchar contra la pandemia de COVID‑19 y sus consecuencias</Titre>

<DocRef>(2020/2616(RSP))</DocRef>


<RepeatBlock-By><Depute>Angel Dzhambazki</Depute>

<Commission>{ECR}en nombre del Grupo ECR</Commission>

</RepeatBlock-By>


B9‑0149/2020

Resolución del Parlamento Europeo sobre la acción coordinada de la Unión para luchar contra la pandemia de COVID‑19 y sus consecuencias

(2020/2616(RSP))

El Parlamento Europeo,

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 13 de marzo de 2020, titulada «Respuesta económica coordinada al brote de COVID-19»,

 Vista la cumbre virtual extraordinaria de los líderes del G20 sobre la COVID-19, celebrada el 3 de febrero de 2020,

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 19 de marzo de 2020, titulada «Marco Temporal relativo a las medidas de ayuda estatal destinadas a respaldar la economía en el contexto del actual brote de COVID-19»,

 Vista la Decisión (UE) 2020/440 del Banco Central Europeo, de 24 de marzo de 2020, sobre un programa temporal de compras de emergencia en caso de pandemia (BCE/2020/17),

 Vista la Recomendación del Banco Central Europeo, de 27 de marzo de 2020 (BCE/2020/19), sobre el reparto de dividendos durante la pandemia del COVID-19 y por la que se deroga la Recomendación BCE/2020/1 (BCE/2020/19),

 Vistas las declaraciones de la Autoridad Bancaria Europea y del Mecanismo Único de Supervisión, de 12 de marzo de 2020, sobre las acciones para mitigar el impacto de la COVID-19 en el sector bancario de la Unión,

 Vista la declaración conjunta de la Red Europea de Competencia (REC), de 23 de marzo de 2020, sobre la aplicación del Derecho de la competencia durante la crisis del coronavirus,

 Visto el artículo 168 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

 Vista la Decisión n.º 1313/2013/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, relativa a un Mecanismo de Protección Civil de la Unión[1],

 Vista la Comunicación de la Comisión titulada «El Pacto Verde Europeo»,

 Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

 Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que, desde el brote de COVID-19 en la ciudad de Wuhan en China en diciembre de 2019, la pandemia mundial ha provocado hasta la fecha aproximadamente 1,5 millones de supuestos casos y por lo menos 100 000 muertes;

B. Considerando que la respuesta de la Unión a la pandemia de COVID-19 debe ser plenamente conforme al artículo 168 del TFUE, respetando las competencias de cada Estado miembro para definir sus propias políticas sanitarias, organizar, prestar y gestionar los servicios de salud y asignar recursos a sus sistemas sanitarios;

C. Considerando que el brote de COVID-19 no solo constituye una grave emergencia sanitaria, sino también una importante perturbación para la economía mundial y de la Unión como consecuencia de una combinación de efectos tanto sobre la oferta como sobre la demanda; que es esencial una decidida respuesta económica de los Estados miembros y de las instituciones de la Unión para mitigar estas repercusiones económicas negativas;

D. Considerando que el número de personas que están perdiendo su empleo debido a la pandemia de coronavirus está aumentando rápidamente y podría superar ampliamente los 25 millones según las previsiones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT);

E. Considerando que muchos sectores de la economía y muchos de nuestros ciudadanos se enfrentan a pérdidas masivas de puestos de trabajo, una reducción del horario de trabajo y pérdidas de ingresos, mientras que para determinados sectores es un reto importante garantizar la continuidad y protección de sus trabajadores; que las solicitudes de prestaciones por desempleo son ahora mucho más numerosas que lo esperado;

F. Considerando que empresas de todo tipo pueden enfrentarse a una grave falta de liquidez, con un riesgo particularmente alto para pymes y empresas emergentes; que la escasez de liquidez puede afectar seriamente a la situación económica de muchas empresas saneadas y a sus trabajadores a corto y medio plazo y también puede tener efectos más duraderos que pongan en peligro su supervivencia en el futuro;

G. Considerando que los riesgos ya extremadamente graves de recesión pueden agravarse si los prestamistas dejan de prestar a empresas y hogares; que, en consecuencia, los bancos y otros intermediarios financieros tienen que desempeñar un papel esencial para tratar los efectos del brote de COVID-19, manteniendo el flujo de crédito a la economía;

H. Considerando que varios Estados miembros están estudiando o ya han anunciado medidas de apoyo para ciudadanos o empresas; que algunas medidas de apoyo pueden constituir ayudas de Estado en el sentido del artículo 107, apartado 1, del TFUE;

I. Considerando que el objetivo fundamental de las normas de competencia es garantizar la igualdad de condiciones entre empresas y que ese objetivo sigue estando vigente también en un período en el que las empresas y la economía en su conjunto están sufriendo las condiciones de una crisis; que existen diferentes instrumentos de competencia de la Unión y del EEE para tener en cuenta la evolución del mercado y de la economía, cuando proceda y sea necesario;

J. Considerando que es fundamental apoyar a los padres trabajadores que mantienen en funcionamiento los sistemas sanitarios y otros servicios importantes;

K. Considerando que, en general, las mujeres representan casi el 70 % de la mano de obra del sector sanitario, lo que las expone a un mayor riesgo de infección; que las mujeres predominan en el empleo en el sector asistencial y también realizan la mayor parte del trabajo no remunerado en el hogar; que todos los trabajadores asistenciales tienen una función excepcionalmente importante que desempeñar durante la crisis;

L. Considerando que las familias están desempeñando un papel fundamental al prestar de nuevo cuidados esenciales para sus miembros, incluidos los mayores, los niños y los enfermos;

M. Considerando que las personas de edad avanzada están especialmente en riesgo de contraer la COVID-19, sobre todo las que viven solas o no tienen familia; que los mayores están sufriendo la tasa de mortalidad más alta y la forma más grave de la enfermedad; que ahora están todavía más aislados, privados de las visitas y cuidados de sus familias a causa de las medidas de distanciamiento social;

N. Considerando que está aumentando la presencia del trabajo a distancia, en particular durante la pandemia de COVID-19; que está aumentando la práctica de la medicina y de los cuidados a distancia; que la exclusión digital se ha convertido en una cuestión urgente durante la pandemia de COVID-19; que muchos ciudadanos de la Unión no disponen de capacidades digitales o de un acceso a servicios básicos en línea, como la educación o la asistencia sanitaria, durante los confinamientos nacionales;

O. Considerando que la agricultura de la Unión es de importancia vital para la seguridad de los alimentos y de su suministro en la Unión Europea;

P. Considerando que la científica jefa de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha llegado a la conclusión, basada en experiencias de anteriores brotes de coronavirus afines, de que actualmente no hay pruebas que apoyen una transmisión de la COVID-19 a través de los alimentos;

Q. Considerando que la migración descontrolada procedente de terceros países de todo el mundo podría suponer un riesgo real para la seguridad y la salud; que garantizar la salud pública debería ser el principio rector predominante;

R. Considerando que varios Estados miembros se han comprometido voluntariamente a reubicar a 1 600 menores no acompañados presentes de las islas griegas y que la Comisión está intentando convencer a más Gobiernos para acoger a menores no acompañados presentes en las islas griegas;

S. Considerando que los regímenes de reubicación y reunificación familiar implicarían transferencias transfronterizas de solicitantes de asilo y sus familias, a pesar de que actualmente están limitados, si no prohibidos, los viajes a la Unión y la libre circulación interna;

T. Considerando que las nuevas llegadas de migrantes podrían socavar gravemente la capacidad de los sistemas sanitarios de los Estados miembros, que ya soportan una enorme presión; que las nuevas llegadas provocarían una carga logística sobre los Estados miembros ribereños, que ahora están concentrados en la gestión de la emergencia sanitaria; que diversas ONG que operan en el Mediterráneo supuestamente están reuniendo una tripulación para reanudar sus operaciones de rescate;

U. Considerando que la crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto deficiencias operativas en el Mecanismo de Protección Civil de la Unión y su reserva de capacidades en el marco de rescEU que han impedido la respuesta de la Unión a la solicitud de Italia de equipos médicos de protección a finales de febrero;

V. Considerando que algunos Estados miembros, regiones y entidades privadas ya han instalado o están elaborando aplicaciones de forma fragmentaria para abordar la crisis de la COVID-19, basadas en datos de operadores de telecomunicaciones o sistemas globales de navegación por satélite (GNSS);

La pandemia de COVID-19

1. Expresa su solidaridad con todos los afectados por la COVID-19 y sus profundas condolencias a todos los que han perdido a sus seres queridos como consecuencia de la pandemia;

2. Expresa el mayor aprecio y respeto por todos los servicios que trabajan sin descanso para luchar contra la crisis de la COVID-19, en particular por el trabajo de los profesionales médicos y asistenciales, los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad y los miembros de las fuerzas armadas, cuya dedicación y sentido de la responsabilidad garantiza el funcionamiento seguro de nuestras sociedades;

3. Manifiesta su apoyo y gratitud a todos los que trabajan en otras actividades esenciales para el funcionamiento básico de nuestras economías, como los trabajadores de la logística y la distribución de alimentos y otros suministros esenciales;

4. Expresa su gratitud a las familias, que están desempeñando un papel esencial para asegurar un entorno seguro y protegido tan necesario en este momento de incertidumbre;

5. Expresa su apoyo y gratitud a todos aquellos que, en toda la Unión Europea, han seguido escrupulosamente los consejos de sus Gobiernos para aliviar la presión sobre los servicios sanitarios y salvar vidas;

La respuesta inmediata de la Unión

6. Acoge con satisfacción las medidas adoptadas en los primeros días de la crisis por algunos Estados miembros a nivel nacional, regional y local, como garantías de préstamos, reducciones de impuestos e hipotecas y otros programas de ayuda social;

7. Celebra las recientes declaraciones de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, la Junta Única de Resolución, la Autoridad Bancaria Europea, la Autoridad Europea de Valores y Mercados y otras autoridades correspondientes de los Estados miembros sobre la aplicación de requisitos reglamentarios y contables para las instituciones financieras en las circunstancias excepcionales actuales;

8. Expresa su apoyo y gratitud, en contraste con la respuesta inicial lamentablemente inapropiada, por los ejemplos cada vez más numerosos de solidaridad con los Estados miembros afectados gravemente por la pandemia, como han sido el despliegue de equipos médicos, el transporte de pacientes para su tratamiento o el suministro de equipos de protección, de desinfección y ventiladores; pide a la Comisión y a los Estados miembros que intensifiquen sus acciones en este sentido;

9. Subraya que la Comisión y los Estados miembros deben actuar con decisión y de forma coordinada para combatir la propagación de la COVID-19 y apoyar a las regiones y países más afectados por la pandemia; pide a la Comisión que evalúe la preparación para epidemias de cada Estado miembro y que preserve la solidaridad en la Unión de los 27, de plena conformidad con el artículo 168 del TFUE;

10. Considera fundamental disponer de pruebas diagnósticas para la COVID-19, junto con el aislamiento y el seguimiento, con el fin de reducir la tasa de transmisión; lamenta que exista desabastecimiento de pruebas, equipos de protección, desinfectantes y otros productos médicos; acoge con satisfacción, en este sentido, las recientes directrices de la Comisión para la contratación pública conjunta y la decisión de permitir el almacenamiento estratégico de productos médicos en el marco del mecanismo rescEU, así como la asistencia sanitaria transfronteriza;

11. Observa que varios Estados miembros han recomendado el uso de mascarillas en lugares públicos para todos sus ciudadanos, lo que parece ser una medida preventiva eficaz para contener la propagación del virus, mientras otros Estados miembros prevén hacerlo obligatorio;

12. Toma nota del fracaso inicial del Mecanismo de Protección Civil de la Unión y de las restricciones a la exportación de equipos de protección personal (EPI) y ventiladores impuestas por algunos Estados miembros durante los días más difíciles para los países más afectados por la propagación de la COVID-19; recuerda que no todas las restricciones introducidas carecen de justificación; pide a la Comisión que garantice el correcto funcionamiento del Mecanismo de Protección Civil de la Unión y del Comité de Seguridad Sanitaria para permitir un aumento de las compras centralizadas de equipos y materiales, asegurar la adquisición rápida y la distribución conjunta empezando por las zonas más necesitadas, facilitar una coordinación eficaz y normas de aplicación clara para la asignación de esos recursos y asegurar un intercambio de información más eficaz y oportuno;

13. Pide a la Comisión que agilice los procedimientos de contratación pública conjunta para la adquisición inmediata de un número adecuado de EPI, mascarillas, ventiladores, test de diagnóstico y productos médicos para su envío a los Estados miembros más afectados;

14. Pide a los Estados miembros y a la Comisión que desarrollen un portal web único donde los ciudadanos de la Unión puedan encontrar toda la información pertinente relativa a la pandemia de COVID-19 en todas las lenguas oficiales;

15. Subraya que la transparencia y la información revisten vital importancia durante una crisis sanitaria de este tipo, en la que a menudo los casos iniciales no están diagnosticados y el número de infecciones está por determinar, para contener la propagación del virus, independientemente de las medidas sanitarias y de contención que se adopten posteriormente;

16. Lamenta los recientes ataques políticos infundados contra algunos gobiernos nacionales, que están adoptando legítimamente medidas de emergencia para detener la epidemia; señala que los Gobiernos de los Estados miembros no utilizarán la declaración de un estado de emergencia como herramienta para impedir el control parlamentario;

17. Acoge con satisfacción las orientaciones prácticas de la Comisión para garantizar la libre circulación de los trabajadores esenciales; destaca, no obstante, que es necesario un mayor esfuerzo para garantizar que los trabajadores móviles dentro de la Unión, en particular los que realizan trabajos esenciales para luchar contra la pandemia de COVID-19, puedan llegar a su lugar de trabajo y disponer de una protección social adecuada;

18. Destaca la urgente necesidad de que los Estados miembros y la Comisión determinen las mejores prácticas que pueden extenderse a todos los Estados miembros para permitir a los trabajadores ejercer su profesión sin obstáculos indebidos y reanudar la libre circulación dentro de la Unión lo antes posible;

19. Acoge con satisfacción la Comunicación de la Comisión, de 16 de marzo, sobre la restricción temporal de los viajes no esenciales a la UE, ya que la globalización y los movimientos internacionales de personas crean unas condiciones que facilitan la propagación del virus a través de las fronteras, así como su posterior Comunicación de 8 de abril; señala que la restricción temporal de los viajes debe aplicarse a todos los viajes no esenciales de terceros países a la zona de la UE + y que podría prolongarse en función de cómo evolucione la situación; subraya que los ciudadanos de la Unión que regresen a ella deben quedar excluidos de esta restricción de viajes;

20. Pide a la Comisión que cree un grupo de trabajo encargado de emitir orientaciones sobre la elaboración de estadísticas por parte de los Estados miembros, que recopile y analice los datos, y que formule nuevas recomendaciones sobre una base país por país;

21. Señala que las normas sobre protección de datos deben interpretarse de manera flexible para permitir la adopción de medidas en la lucha contra la pandemia de COVID-19 durante el período limitado de la emergencia; condena toda actividad o requisito injustificado que pudiera menoscabar el intercambio de datos en toda la Unión, así como el impacto negativo de tales restricciones en la respuesta común de la Unión a la pandemia;

22. Se felicita de la suspensión temporal de los requisitos sobre franjas horarias en los aeropuertos, que obligan a las compañías aéreas a utilizar al menos el 80 % de sus franjas horarias de despegue y aterrizaje para conservarlas el año siguiente; señala que el objeto de esta medida es ayudar a las compañías aéreas a hacer frente al drástico descenso del tráfico aéreo provocado por la crisis de la COVID-19, protegiendo así sus derechos e inversiones;

El mercado interior, la reducción de la carga legislativa, el comercio transfronterizo

23. Subraya que el mercado único constituye el máximo logro y el activo más importante de la Unión y que no debe ponerse en peligro a causa de la respuesta de Europa al brote de COVID-19; pide a la Comisión que catalogue todas las medidas transitorias justificadas impuestas como respuestas iniciales al brote, e insta a los Gobiernos nacionales y a la Comisión, cuando proceda, a que actúen rápidamente para retirarlas cuando dejen de estar justificadas;

24. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que aplacen la aplicación de los nuevos requisitos introducidos por la legislación que vayan a entrar en vigor en los próximos tres meses, de modo que las empresas no se vean afectadas negativamente por cambios reglamentarios durante este período difícil, y que se les dé tiempo para garantizar su cumplimiento cuando operen normalmente; acoge con satisfacción la decisión de la Comisión de extender una relajación de la legislación sobre ayudas públicas a las empresas que fabrican medicamentos, productos sanitarios, equipos de protección y desinfectantes, así como a las instalaciones de ensayo y las infraestructuras conexas, para luchar contra la pandemia de COVID-19; aplaude la decisión de la Comisión de proponer una moratoria de un año al período transitorio del Reglamento sobre productos sanitarios, que podría haber tenido un impacto negativo en la disponibilidad de suministros médicos, y apoya una aprobación acelerada de la legislación de acompañamiento por parte de los colegisladores;

25. Acoge con satisfacción las Directrices de la Comisión de 16 de marzo de 2020 sobre medidas de gestión de fronteras para proteger la salud y garantizar la disponibilidad de los bienes y de los servicios esenciales; subraya que, en una situación extremadamente crítica, un Estado miembro puede establecer la necesidad de reintroducir los controles fronterizos como respuesta al riesgo planteado por una enfermedad contagiosa;

26. Pide a la Comisión que busque un enfoque coordinado y utilice los datos facilitados por los Estados miembros para garantizar que las operaciones transfronterizas de infraestructuras críticas no se enfrenten a ningún tipo de obstáculo, en particular los servicios esenciales y el suministro de energía, alimentos, productos farmacéuticos y productos médicos;

27. Acoge con satisfacción las Directrices de la Comisión de 23 de marzo de 2020 sobre la puesta en marcha de los «carriles verdes» en los Estados miembros para garantizar un flujo rápido y continuo de mercancías en toda la Unión y evitar cuellos de botella en los pasos fronterizos internos clave; anima a los Estados miembros que están llevando a cabo controles en las fronteras interiores a que garanticen la integridad del mercado único y, en particular, de las cadenas de suministro, y a que no participen en ninguna práctica desleal; acoge con satisfacción la publicación por parte de la Comisión de nuevas directrices sobre la ayuda de emergencia de la Unión para la asistencia sanitaria transfronteriza, así como su decisión de suspender temporalmente los derechos de aduana sobre la importación de productos sanitarios y equipos de protección procedentes de terceros países;

28. Destaca la necesidad de aligerar las cargas administrativas para la distribución transfronteriza de bienes a través de plataformas digitales, apoyando de este modo las políticas destinadas a garantizar el distanciamiento físico al tiempo que se permite que los ciudadanos obtengan los productos que necesitan;

29. Pide a la Comisión y al Banco Europeo de Inversiones (BEI) que garanticen el correcto funcionamiento del sistema de suministro de medicamentos y la distribución en Europa en caso de que persista la pandemia de COVID-19, prestando una ayuda y un apoyo especiales a los sectores de mayor riesgo;

30. Subraya la necesidad de trabajar en pro de la supresión de todas las prohibiciones nacionales a la exportación de medicamentos y equipos médicos a otros Estados miembros de la Unión; destaca la importancia de garantizar la libre circulación de profesionales de la medicina y de suministros médicos; subraya asimismo la importancia de un enfoque armonizado y coordinado entre los Estados miembros para garantizar la circulación de bienes y servicios esenciales a través de los «carriles verdes»; destaca la necesidad urgente de cooperar con socios internacionales para mantener cadenas de suministro vitales y para el funcionamiento de sectores esenciales; destaca la importancia de mantener un diálogo multilateral con el G-20 y los grandes países productores y destaca la importancia de garantizar «carriles verdes» internacionales para evitar la interrupción del suministro de medicamentos esenciales y productos médicos; señala, asimismo, la necesidad de un enfoque unificado por parte de las autoridades aduaneras para facilitar el flujo de productos esenciales; insta a la Comisión a que amplíe la lista de productos relacionados con la lucha contra la COVID-19 que quedan exonerados de los derechos de aduana, con el fin de crear capacidades de respuesta completas en la Unión;

31. Pide a los Estados miembros que contribuyan a asegurar que los operadores de servicios postales en Europa dispongan de los equipos de protección necesarios y de otras herramientas pertinentes, con el fin de proteger adecuadamente a estos trabajadores esenciales y restablecer plenamente el reparto de paquetes; señala que las limitaciones aplicadas a los servicios postales reducen aún más la capacidad de las pymes europeas para hacer frente a la crisis actual y afectan negativamente al sector del comercio electrónico en mayor medida;

32. Subraya la necesidad de redoblar los esfuerzos encaminados a detectar y retirar rápidamente los productos peligrosos, especialmente equipos médicos y EPI (equipos de protección individual) falsificados;

33. Insta a la Comisión a que adopte medidas para garantizar que todos los Estados miembros reconozcan las prórrogas de la validez de las inspecciones de los vehículos destinados al transporte internacional de mercancías que vayan a caducar;

Gestión presupuestaria y financiera

34. Considera que los Estados miembros deben gozar de total libertad desde el punto de vista presupuestario para adoptar todas las medidas necesarias para luchar contra la pandemia, mantener sus marcos sociales y económicos lo más intactos posible y prepararse de forma eficaz para la recuperación posterior; acoge con satisfacción, en este sentido, que se haga el máximo uso de la flexibilidad que permiten las normas de la Unión en materia presupuestaria y de ayudas públicas, modificadas por el conjunto de medidas de gobernanza económica (Six-pack) y el paquete legislativo sobre supervisión presupuestaria (Two-pack);

35. Apoya firmemente la solidaridad entre los Estados miembros afectados por el brote de COVID-19; considera que en el presupuesto 2020 deberían movilizarse en la mayor medida de lo posible los recursos financieros disponibles para hacer frente a los desafíos inmediatos; acoge con satisfacción las iniciativas de la Comisión que permiten un uso flexible de los fondos de la Unión; espera, en este sentido, que la Comisión preste el apoyo necesario a los Estados miembros para garantizar una aplicación flexible y eficaz de estas iniciativas; pide, en particular, flexibilidad en lo que se refiere al gasto de recursos procedentes del Fondo Social Europeo por parte de los Estados miembros; pide, en este sentido, la movilización urgente de fondos sobre la base del artículo 122 del TFUE sobre ayuda financiera a los Estados miembros en dificultades graves debido a acontecimientos excepcionales que no pudieren controlar; apoya, asimismo, la creación de un Fondo de Solidaridad específico y de carácter temporal que permita a los Estados miembros prestar apoyo coordinado a los países afectados para hacer frente a una catástrofe;

36. Considera necesario garantizar una mayor flexibilidad para que los Estados miembros y las regiones puedan intervenir de forma rápida y eficaz con arreglo a procedimientos administrativos rápidos y simplificados, con el fin de:

 garantizar las transferencias entre los distintos fondos de la política de cohesión con el fin de apoyar las medidas sanitarias y sociales, a las empresas y a los sectores económicos y productivos, y liberar así importantes recursos;

 impulsar la concentración estratégica en prioridades para superar la grave crisis derivada de la pandemia;

 simplificar las fases del procedimiento relacionadas con la ejecución, la certificación y la auditoría, en particular retrasando los plazos de presentación de los informes anuales de ejecución;

37. Insta a la Comisión a que aumente el porcentaje de cofinanciación europea y a que alcance el 100 % de la financiación relacionada con la asistencia sanitaria en el marco del objetivo de inversión en crecimiento y empleo entre el FEDER, el FSE y el Fondo de Cohesión, y entre categorías de regiones;

38. Pide a la Comisión que aplace las convocatorias de propuestas en las categorías de fondos directos, subvenciones y contratos, a menos que estén relacionadas con la crisis de la COVID-19;

39. Toma nota de que la movilización del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización (FEAG) es uno de los varios instrumentos disponibles para apoyar a los trabajadores por cuenta propia y a los trabajadores en situación de suspensión temporal del contrato de trabajo como consecuencia de la crisis pandémica;

40. Destaca que todas las empresas afectadas por la crisis relacionada con la COVID-19, incluidas las pequeñas y medianas empresas, deben recibir un apoyo adecuado, y que deben adoptarse medidas de emergencia para ayudar a toda la mano de obra, en particular las personas con empleos precarios y los trabajadores por cuenta propia;

41. Se felicita del apoyo financiero prestado a las pymes europeas en el marco de la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus y el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas; insta a la Comisión y a los Estados miembros a que muestren la mayor flexibilidad posible a la hora de prestar ayuda a las pymes; insiste en que la situación se ha de controlar atentamente en las próximas semanas y en que, en caso necesario, deben adaptarse aún más las medidas de apoyo;

42. Subraya que los sectores de la cultura y la creación (CAC) de los Estados miembros se han visto especialmente afectados por las consecuencias del coronavirus a causa del cierre de cines, teatros y salas de conciertos, así como de la repentina caída en la venta de entradas; hace hincapié en que, dado que estos sectores dependen de un gran número de trabajadores independientes y por cuenta propia, muchos de los cuales tenían dificultades mucho antes del brote, los efectos son especialmente graves para los profesionales de la creación, cuyas fuentes de ingresos se han reducido inesperadamente hasta llegar a cero y que ahora cuentan con poca o ninguna ayuda del sistema social; pide a la Comisión que asigne inmediatamente recursos para abordar las dificultades financieras a que se enfrentan los profesionales de la creación y los sectores relacionados; acoge con satisfacción las iniciativas adoptadas por varios Estados miembros para apoyar sus sectores cultural y creativo;

43. Pide a la Comisión que cree un nuevo instrumento de la UE, respaldado por el presupuesto de la Unión y otros instrumentos determinados por el BEI, para financiar garantías de préstamos para las empresas europeas y para apoyar a los trabajadores, y que prevea medidas estructurales para apoyar la reactivación de los sectores cultural, creativo y turístico europeos al final de la emergencia pandémica;

44. Se felicita de las medidas adoptadas por la Comisión y el BEI para apoyar los sistemas sanitarios, proteger el empleo e inyectar liquidez en la economía europea; acoge con satisfacción la rápida puesta en marcha por parte del BEI y de la Comisión de un plan de acción de apoyo por el que se movilizan 40 000 millones de euros y que se ha utilizado inmediatamente para apoyar el acceso a la financiación de las pymes y las empresas de mediana capitalización afectadas; insta a los Estados miembros a que complementen este plan con un fondo de garantía paneuropeo de 25 000 millones de euros para ampliar el apoyo a la economía real a 240 000 millones de euros en total;

45. Destaca la importancia de ofrecer el máximo margen de maniobra a los bancos y otras entidades de crédito, incluidas las empresas privadas de tecnología financiera, a fin de apoyar el poder adquisitivo de las familias y las personas individuales, y de ofrecer financiación puente al sector empresarial, en particular a las pymes y las empresas emergentes; recomienda, no obstante, que se tenga también en cuenta que los problemas cada vez mayores en el mercado de la deuda de las empresas y en los mercados de derivados relacionados podrían imponer cargas importantes en las posiciones del balance de las entidades financieras;

46. Acoge con satisfacción las medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y otras autoridades pertinentes de los Estados miembros de la Unión para garantizar que los bancos supervisados puedan seguir desempeñando su papel en la financiación de la economía real; destaca en este sentido, en particular, que los bancos están temporalmente autorizados a operar por debajo del nivel de capital definido por las orientaciones del pilar 2, el colchón de conservación de capital y la ratio de cobertura de liquidez; pide a las autoridades macroprudenciales nacionales que aún no lo hayan hecho que sigan mejorando estas medidas temporales mediante una relajación adecuada del colchón de capital anticíclico;

47. Acoge con satisfacción las medidas adoptadas por el BCE cuyo objetivo consiste en inculcar una filosofía de conservación del capital en las entidades financieras limitando los pagos, en particular suspendiendo temporalmente el pago de dividendos y la recompra de valores, así como exigiendo la máxima moderación en relación con la remuneración variable;

48. Acoge con satisfacción la adopción del marco temporal aplicable a las ayudas estatales para permitir a los Estados miembros utilizar plenamente la flexibilidad prevista en el artículo 107, apartado 3, letra b), del TFUE en apoyo de la economía en el contexto del brote de coronavirus; hace hincapié, asimismo, en la importancia de establecer una hoja de ruta y unos criterios claros para poder aplicar este régimen excepcional lo antes posible;

49. Entiende que esta situación extraordinaria puede impulsar la necesidad de que las empresas cooperen entre sí para garantizar el suministro y la distribución justa a todos los consumidores de los productos que escaseen; acoge con satisfacción el compromiso contraído por la Red Europea de Competencia en el sentido de que las autoridades de competencia no intervendrán activamente en contra de las medidas necesarias y temporales adoptadas para evitar la escasez de suministros; hace hincapié, asimismo, en la importancia de velar por que los productos considerados esenciales para proteger la salud de los consumidores en la situación actual, como los equipos de protección personal y los medicamentos, sigan estando disponibles a precios competitivos; pide a la Comisión y a las autoridades nacionales de competencia que adopten medidas con carácter inmediato contra las empresas que se aprovechen de la situación actual mediante la formación de carteles o que abusen de su posición dominante; señala a este respecto que las normas vigentes permiten a los fabricantes fijar precios máximos para sus productos, lo que podría limitar incrementos de precios injustificados en el nivel de la distribución;

Seguridad alimentaria

50. Destaca la importancia crucial de los agricultores y cultivadores de la Unión para la seguridad alimentaria y expresa su profunda preocupación por el impacto de la pandemia de la COVID-19 en el sector agrícola de la Unión; pide a la Comisión que garantice el suministro de alimentos en el mercado interior y que vele por la libre circulación, en particular de los insumos y de los trabajadores necesarios para la producción de alimentos; insta a que se proporcione apoyo financiero, certidumbre y estabilidad al sector agrícola utilizando los márgenes disponibles en el presupuesto agrícola y los márgenes en otras secciones del presupuesto, y subraya la necesidad de aumentar el presupuesto agrícola en el próximo período de programación;

51. Pide a la Comisión que autorice a los Estados miembros a efectuar más pronto los pagos directos a los agricultores con el fin de contribuir a satisfacer la urgente necesidad que tienen de liquidez y que permita una mayor flexibilidad y excepciones con respecto a los plazos, las condiciones, las verificaciones in situ y los controles;

52. Pide a la Comisión que aplique rápidamente medidas de mercado de carácter temporal, incluidas las medidas excepcionales previstas en los artículos 219 a 222 del Reglamento de la OCM única; solicita que se adopten rápidamente medidas dirigidas, entre otros, a los sectores de la floricultura, de la patata, de los productos lácteos, de la carne de vacuno, del sector avícola, del sector ovino y de las frutas y hortalizas, que siga de cerca la evolución en otros sectores y que adopte medidas adecuadas para abordar la evolución futura; insta a la Comisión a que adopte un enfoque flexible en relación con la lista de productos que deben incluirse en las distintas medidas de intervención en el mercado y a que prevea apoyo al almacenamiento privado; encarga a la Comisión que encuentre los recursos necesarios al margen del presupuesto agrícola y que no utilice la reserva de crisis para el sector agrícola, ya que de ese modo se reduciría el importe de los pagos directos en determinados Estados miembros;

53. Pide a la Comisión que investigue los casos de posibles prácticas desleales que puedan afectar a los agricultores como consecuencia de la COVID-19, en particular los productores de bienes perecederos;

54. Insta a la Comisión a que apruebe rápidamente todas las propuestas que presenten los Estados miembros para reasignar los recursos no utilizados de su programa de desarrollo rural para su utilización inmediata por sus agricultores y cultivadores con objeto de hacer frente a los retos urgentes y permitir cambios rápidos en los programas de desarrollo rural; pide a la Comisión que garantice que también se puedan conceder ayudas en favor de créditos de explotación y que permita a los Estados miembros realizar rápidamente los pagos en el marco del programa de desarrollo rural;

55. Insta a la Comisión a que, en breve plazo y en colaboración con los Estados miembros, vele por que no se repitan las solicitudes ilegítimas para utilizar certificados que indiquen que determinados productos agroalimentarios no tienen el virus, teniendo en cuenta que, según pruebas científicas realizadas, el virus no se propaga a través de los alimentos; pide a la Comisión que, en colaboración con las autoridades nacionales, elabore un plan de acción específico sobre cómo garantizar el reconocimiento mutuo de la calidad de los alimentos durante los controles en las fronteras interiores en el marco de la emergencia provocada por la COVID-19;

56. Acoge con satisfacción la iniciativa de la Comisión de suspender los controles ex ante de las solicitudes de contribuciones con cargo a la PAC y de realizar únicamente controles ex post para verificar la legitimidad de las solicitudes;

57. Se congratula de que la Comisión haya anunciado que aumentará significativamente el porcentaje de los fondos para pagos anticipados con cargo a la PAC 2020 a fin de permitir que los agricultores dispongan de liquidez en breve plazo;

Apoyo a las familias

58. Pide que se adopten políticas y prácticas favorables a la familia previendo distintas posibilidades para el cuidado de los niños dirigidas a los padres que trabajan en servicios esenciales; subraya la importancia de ayudar a los padres que trabajan a encontrar soluciones para la atención de los niños en situaciones en las que uno de los progenitores sea un profesional sanitario, un prestador de cuidados, un miembro de las fuerzas armadas o de la policía; señala que el otro progenitor debería tener derecho a trabajar desde su casa o, por lo menos, a trabajar a tiempo parcial para cuidar de los niños; considera que debe ofrecerse apoyo financiero directo a los trabajadores que deben cogerse un permiso para cuidar a los niños (o que debe apoyarse a los empresarios que ofrecen un permiso retribuido para este fin) y que los requisitos aplicables al teletrabajo y al trabajo flexible deben adaptarse para que los trabajadores puedan combinar trabajo remunerado y no remunerado;

59. Reconoce el papel que los padres están desempeñando al garantizar la continuidad de la educación de sus hijos y crear un entorno propicio para el desarrollo de los niños;

60. Hace hincapié en la importancia que reviste que los Estados miembros protejan a las familias con niños con necesidades especiales y en la dificultad que supone hacer frente a las restricciones en materia de distanciamiento físico, lo que exige medidas adicionales;

61. Subraya que se está privando a las personas de edad avanzada de la atención y de la compañía de sus familias y de los prestadores de cuidados, lo que podría generar una situación de abandono, tanto en sus hogares como en las residencias de ancianos;

62. Señala que la epidemia de la COVID-19 ha generado incertidumbre en la vida cotidiana y un aislamiento prolongado en situación de cuarentena, que en ocasiones conduce a la soledad, la ansiedad y la depresión; insiste en que los Estados miembros reconozcan plenamente las implicaciones de la crisis en la salud mental y recomienda la organización de una campaña de salud mental a escala de la Unión que ofrezca asesoramiento sobre cómo mantener el bienestar mental; pide una protección especial de los grupos de alto riesgo, en particular las personas de edad avanzada, para luchar contra la soledad y el aislamiento;

63. Insta a la Comisión a que proponga un Protocolo de salud común europeo, que respete plenamente el artículo 168 del TFUE, para garantizar una respuesta coherente a escala de la Unión que incluya orientaciones detalladas en materia de diagnóstico clínico y, con carácter más general, en relación con la atención y la gestión de los pacientes; pide a la Comisión que elabore un algoritmo normalizado de tratamiento terapéutico basado en modelos propios de los Estados miembros de acciones preventivas anteriores; pide a la Comisión y a los Estados miembros que elaboren un registro específico de la Unión sobre la protección del personal médico a fin de facilitar el intercambio de ideas, información y buenas prácticas;

Cooperación médica

64. Acoge con satisfacción las respuestas del Centro Europeo para la Prevención y del Control de las Enfermedades (ECDC) y del Comité de Seguridad Sanitaria (CSS) y aboga por la continuación y la profundización de la cooperación sobre la base de datos científicos consistentes, tanto a escala de la Unión como a escala internacional, para coordinar la adopción de protocolos sanitarios comunes capaces de garantizar que las pruebas de frotis se lleven a cabo de forma generalizada y adecuada en todos los Estados miembros;

65. Lamenta que el número de empleados a tiempo completo en el ECDC se redujese en veinte en el período 2013-2018, lo que ha repercutido negativamente en su capacidad de gestión de la carga de trabajo; pide a la Comisión que restituya los puestos a través de los procedimientos presupuestarios existentes para que el Centro pueda funcionar correctamente y que pueda seguir haciéndolo una vez superada la crisis que se registra en la actualidad; destaca la necesidad de conferir competencias adicionales al ECDC que le permitan realizar un seguimiento continuo y exhaustivo de las observaciones médicas, los controles y la información; solicita, asimismo, que el ECDC se asocie a los trabajos del panel consultivo de la Comisión sobre la COVID-19 y que adopte medidas de respuesta adecuadas que los Estados miembros puedan aplicar con rapidez y eficacia;

66. Considera que también deben ampliarse las competencias de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), lo que le permitiría realizar ensayos clínicos de fase I y II y responder a la escasez de medicamentos indispensables en las unidades de cuidados intensivos provocada por un aumento de la demanda, en particular en caso de emergencia grave de salud pública, como una pandemia;

67. Pide que se adopte un procedimiento de aprobación acelerado y una autorización condicional de comercialización en relación con los tratamientos terapéuticos y experimentales prometedores o los medicamentos readaptados para luchar contra la COVID19; felicita a los científicos que dan a conocer gratuitamente los resultados de sus investigaciones en el ámbito de la búsqueda de un tratamiento contra la COVID-19;

68. Pide a la Comisión que elabore un memorando de entendimiento común entre el ECDC, la EMA, la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) con el fin de reforzar el intercambio de información, la cooperación y la comprensión mutua entre las agencias y, si procede, crear proyectos conjuntos para responder a emergencias importantes de salud pública;

69. Recuerda que el sistema mundial de navegación por satélite (GNSS) europeo Galileo facilita los datos de geolocalización más precisos y que Copernicus presta distintos servicios de observación de la Tierra, en particular el Servicio de Gestión de Emergencias de Copernicus, que también resulta adecuado para abordar crisis de naturaleza similar; anima a todas las autoridades a que se sirvan plenamente de los programas espaciales europeos para luchar contra la pandemia de la COVID-19; pide a la Agencia del GNSS Europeo y a la Comisión que refuercen su acciones en materia de sensibilización y de apoyo;

70. Acoge con satisfacción la recomendación del Supervisor Europeo de Protección de Datos, quien considera que la elaboración de una aplicación única a escala de la Unión, que cuente con una protección sólida de los datos incorporada, es la solución más eficaz al brote de coronavirus; reconoce que una aplicación única puede contribuir a evitar los confinamientos y permitir la libre circulación a escala transfronteriza y transregional durante la crisis de la COVID-19 o cualquier otra posible pandemia; considera, no obstante, que para desarrollar y aplicar esta aplicación a escala de la Unión sería necesario más tiempo para definir sus funcionalidades, probarla y aplicarla, así como una estrecha participación por parte de las autoridades nacionales y regionales; sugiere que la aplicación única de la Unión se base en Galileo, que se incluya en la elaboración de programas de alerta temprana en caso de pandemia y que se utilice para rastrear, localizar y conceptualizar la propagación de infecciones, tal y como ocurre con BlueDot, software registrado como servicio; pide a la Agencia del GNSS Europeo y a la Comisión que pongan en marcha un proyecto piloto sobre la aplicación a escala de la Unión y que aporten apoyo financiero y técnico a soluciones provisionales, en particular la puesta en común de las mejores prácticas o, si procede, códigos fuentes abiertos de soluciones eficaces a escala local;

71. Solicita a la Comisión y a los Estados miembros que creen una plataforma digital de intercambio dirigida a los profesionales sanitarios para recopilar datos epidemiológicos, recomendaciones de prácticas basadas en datos científicos y alertar sobre los riesgos o los obstáculos a los que se ha hecho frente, por ejemplo, en relación con la escasez de medicamentos y de equipos de protección;

72. Hace hincapié en la necesidad de crear una red público-privada de excelencia de hospitales de referencia en materia de emergencias importantes de salud pública especializados en el estudio y el tratamiento de enfermedades infecciosas contraídas por vía respiratoria, por vectores y por contacto;

73. Pide a la Comisión que ayude a los Estados miembros a diseñar una estrategia de salida efectiva de las medidas de cuarentena vigentes, apoyada en pruebas a gran escala, que deberán aplicarse de forma conjunta, coordinada y progresiva;

74. Lamenta que, en numerosas ocasiones, las personas de edad avanzada han sido objeto de discriminación por motivo de su edad en lo que se refiere al acceso a apoyo y tratamientos sanitarios vitales; señala, asimismo, que esta discriminación se ha recogido en protocolos médicos y que se acepta como principio de acción; pide al Consejo que, en el marco de los límites de las competencias atribuidas a la Unión por los Tratados, y de conformidad con el artículo 19 del TFUE, adopte las medidas adecuadas para luchar contra toda discriminación en este sentido;

Fase de recuperación

75. Considera que al planificar la fase de recuperación la Unión debe:

(1) replantearse sus prioridades legislativas y políticas para concentrarse en aquellas iniciativas que ayudarán a la economía al tiempo que abandona todas aquellas que comprometen o socavan la tarea esencial, que es la recuperación, en concreto aplazando el Pacto Verde hasta que los Estados miembros recuperen los niveles de producción y empleo anteriores a la crisis, y confiriendo a sectores industriales europeos concretos más tiempo para cumplir la legislación sectorial existente, en particular en lo que se refiere a las obligaciones que se derivan de los actos jurídicos pertinentes, que deberán cumplirse en los próximos meses;

(2) revisar el marco financiero plurianual (MFP) propuesto para que la recuperación económica se convierta en su objetivo prioritario;

(3) reconstruir el mercado interior y adoptar otras medidas para apoyar a las empresas, en particular las pymes y los trabajadores por cuenta propia, con vistas a estimular la economía europea;

(4) reforzar las fronteras exteriores para reducir el riesgo de una segunda oleada;

(5) reforzar el comercio internacional;

(6) tener en cuenta las consecuencias de la crisis de la COVID-19 en las relaciones exteriores;

Prioridades legislativas y políticas

76. Pide a la Comisión que revise sus prioridades políticas para reflejar la necesidad de restablecer el crecimiento y reconstruir la economía europea de acuerdo con la nueva realidad; considera, por tanto, que la Comisión debe rebajar radicalmente sus ambiciones reglamentarias previas a la crisis, revisar sus prioridades políticas y dar prioridad al pragmatismo; hace hincapié en que la respuesta de la Unión a la crisis de la COVID-19 no debe servir de justificación para intensificar el trabajo sobre las prioridades políticas existentes ni en aras de una mayor integración europea; destaca que tal vez sea necesario reducir programas ambiciosos y reducir o suprimir los costes económicos impuestos a las empresas y regiones cuando no puedan cubrirse con fondos destinados a financiar la transición; hace hincapié en que, en lugar de imponer una nueva legislación de amplio alcance en el marco de iniciativas como el Pacto Verde, la prioridad debe ser llevar a cabo reformas presupuestarias y legislativas que ayuden a reconstruir la economía europea, permitir a los empresarios, a las pymes, a los trabajadores por cuenta propia y a las empresas de mayor tamaño reconstruir, restablecer los mercados de ventas, volver a contratar personal e invertir en el crecimiento futuro;

77. Pide específicamente a la Comisión que aplace el Pacto Verde Europeo hasta el final de la crisis y que modifique en consecuencia el MFP 2021-2027, poniendo a disposición y movilizando los recursos disponibles para apoyar medidas anticíclicas destinadas a los territorios y los sectores de producción más afectados por la crisis; pide a la Comisión que suspenda todas las acciones efectuadas en el marco del Pacto Verde con el fin de reducir la carga normativa y permitir que los Estados miembros adopten todas las medidas monetarias y fiscales necesarias en apoyo de las empresas y la industria durante esta pandemia y la recesión económica mundial subsiguiente;

78. Hace hincapié en que se debe dar más tiempo a las industrias europeas para que cumplan la legislación sectorial ya que en la actualidad no se realiza ninguna actividad de producción o de desarrollo, pruebas u otras actividades; subraya, además, que debe reducirse la presión regulatoria en lo que respecta a las medidas legislativas que deberán aplicarse en los próximos meses, como el paquete de medidas «Energía limpia para todos los europeos» o las normas de comportamiento en materia de emisiones de CO2 aplicables a los turismos y los vehículos comerciales ligeros; considera que debe aplazarse cualquier tipo de nueva iniciativa legislativa si supone una carga adicional para las industrias y ralentiza su recuperación económica;

79. Considera que el plan de recuperación debe incluir medidas que protejan a los hogares más pobres y vulnerables de los efectos de una recesión posterior a la COVID-19, reduciendo, en particular, el impacto del régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea en su coste de la vida; señala que el plan de recuperación a escala de la Unión debe apoyar, en particular, los programas nacionales para este fin;

80. Pide a la Comisión que modifique las propuestas relativas al nuevo marco legislativo con el fin de garantizar una mayor flexibilidad y capacidad de respuesta en caso de crisis similares, con especial referencia a las medidas estructurales dirigidas a los sistemas sanitarios, a las empresas y a garantizar el empleo y la protección de los más débiles;

81. Previene contra la introducción de nuevas medidas legislativas de la Unión sobre la base de medidas proteccionistas nacionales, lo que complicaría además el funcionamiento del mercado interior; destaca que estas medidas podrían socavar los esfuerzos de recuperación emprendidos por los Estados miembros y la Comisión;

82. Pide a la Comisión que posponga iniciativas nuevas, incluidas las propuestas reglamentarias que afecten al sector agrícola, como la estrategia «de la granja a la mesa» y la Estrategia de la UE sobre la Biodiversidad, además del Pacto Verde, a fin de proporcionar urgentemente la estabilidad necesaria que los agricultores necesitan para superar el impacto socioeconómico de la pandemia de la COVID-19;

83. Considera que la gravedad, el alcance y el carácter imprevisible de esta pandemia tiene implicaciones claras sobre la capacidad de la Comisión para llevar a cabo evaluaciones de impacto socioeconómico objetivas y fiables y pide, por lo tanto, a la Comisión que suspenda indefinidamente sus trabajos sobre un Plan del objetivo climático de 2030;

84. Pide a la Comisión que, sobre la base de la experiencia adquirida al abordar la crisis de la COVID-19, redoble sus esfuerzos para luchar contra la exclusión digital y mejorar las capacidades digitales; pide a la Comisión y a los Estados miembros que incluyan el teletrabajo y el trabajo a distancia en todas sus estrategias, como un factor importante que facilita el equilibrio entre la vida profesional y la vida privada; pide a los Estados miembros que aumenten la capacidad de los servicios de telemedicina y teleasistencia;

85. Acoge con satisfacción las orientaciones de la Comisión para que los trabajadores esenciales puedan seguir desplazándose a través de las fronteras interiores de la Unión, incluido el personal de la industria alimentaria y los temporeros agrícolas;

86. Propone que se reconsidere el planteamiento en el marco de los proyectos de interés común (PIC), para centrar las inversiones en la mejora de la comunicación por internet en toda la Unión a fin de garantizar una mejor conectividad y velocidad en toda Europa con objeto de lograr una mayor eficiencia en el trabajo a distancia en diversos sectores y animar a los empleadores a promover este tipo de trabajo que podría contribuir a aumentar los ahorros realizados por los empresarios, a reforzar la productividad de los empleados, a mejorar tanto el equilibrio entre la vida laboral y la vida privada como la satisfacción de los trabajadores, lo que permitirá, por su parte, una mejora del rendimiento de la mano de obra y una mejora importante del medio ambiente;

El MFP y el apoyo financiero a la recuperación

87. Insta a la Comisión a que actualice urgentemente sus propuestas en relación con el MFP para el período 2021-2027 y que proponga un plan simplificado de contingencia que entre en vigor el 1 de enero de 2021; considera que dicho plan debe abordar las consecuencias inmediatas de la emergencia provocada por la COVID-19, en consonancia con las medidas adoptadas en el presupuesto para 2020 en términos de reorientación y refuerzo de los instrumentos existentes;

88. Acoge con satisfacción el anuncio de la Comisión de que actualizará su proyecto de propuesta de mayo de 2018 para el MFP 2021-2027 a fin de hacer frente a los problemas provocados por la crisis sanitaria a largo plazo; hace hincapié en que la prioridad consiste en reequilibrar y redefinir las prioridades del MFP confiriendo una mayor flexibilidad en materia de gasto con objeto de convertirlo en uno de los instrumentos para la recuperación económica de la crisis de la COVID-19 con los que podrán contar los Estados miembros; considera que la Comisión debe estudiar el potencial de todos los programas, dotándolos de recursos adicionales, para aportar una contribución adicional eficaz y efectiva a la recuperación económica, la salud pública y la gestión de crisis, respetando al mismo tiempo sus objetivos iniciales; considera que la diferencia entre los niveles globales de los créditos de compromiso y de pago debe ser lo más limitada posible; considera que la rigidez del presupuesto de la Unión Europea perjudica su capacidad de responder adecuadamente a las crisis; considera, por lo tanto, que deben incrementarse sustancialmente las disposiciones de flexibilidad en el próximo MFP, dentro de los programas (normas de ejecución simplificadas, aumento de la transferencia entre fondos), así como en el caso de los instrumentos temáticos y no temáticos;

89. Sugiere que se estudien ideas innovadoras para reducir el riesgo de que los efectos heredados y colaterales dificulten innecesariamente la recuperación económica, incluido un nuevo tipo de instrumento temporal de solidaridad financiera o un fondo de recuperación específico, un fondo que debe ofrecerse a todos los Estados miembros, orientado y proporcional a los costes extraordinarios de la crisis actual, destinado a apoyar el sistema de producción de la Unión y la protección social del trabajo y a reforzar los sistemas sanitarios;

90. Reconoce el programa de compras de emergencia del Banco Central Europeo, con una dotación de 750 000 millones EUR, y los regímenes paralelos establecidos por otros bancos centrales nacionales de la Unión; entiende que las situaciones extraordinarias requieren medidas monetarias extraordinarias; reconoce, además, que el BCE desempeña dos funciones principales en esta crisis concreta, a saber: gestionar el objetivo de inflación global en la zona del euro y actuar como prestamista de última instancia en esta situación crítica, en la que el hecho de minimizar el coste de la recuperación para los Estados miembros reviste la máxima importancia;

91. Considera que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) no es un instrumento adecuado para responder a los choques simétricos y hacer frente a la magnitud de esta crisis; pide, por tanto, que se ponga fin al MEDE y que se devuelvan a los Estados miembros los recursos con los que cada uno de ellos ha contribuido al mecanismo y que no se utilicen para afrontar la grave crisis económica;

92. Considera que los Estados miembros deben adoptar medidas para proteger a los trabajadores en Europa; considera, en este contexto, que la nueva propuesta de la Comisión relativa a un instrumento de apoyo temporal para mitigar el riesgo de desempleo en caso de emergencia (SURE) constituye un paso en la dirección correcta, pero con todo resulta insuficiente para apoyar los esfuerzos de los gobiernos nacionales que afrontan la crisis del empleo provocada por la COVID-19;

93. Acoge con satisfacción la iniciativa del BEI de crear un fondo de 25 000 millones EUR, que podría apoyar la financiación de las empresas, con especial atención a las pymes; anima al BEI y a los Estados miembros a que simplifiquen los procedimientos para acceder a este fondo;

94. Pide a la Comisión, en lo que respecta al Reglamento relativo a mecanismos de protección sobre préstamos dudosos, que modifique el aprovisionamiento del calendario de préstamos dudosos a fin de demorar las curvas de provisión durante un período mínimo de dieciocho meses; pide a la Comisión que amplíe el trato preferencial que se reserva en la actualidad para las exposiciones dudosas garantizadas o aseguradas por una agencia oficial de crédito a la exportación a aquellas a las que se haya concedido una garantía pública;

Reconstrucción del mercado interior, refuerzo de la política industrial y apoyo a las empresas

95. Destaca que el retorno más rápido a la senda de crecimiento en Europa podría lograrse eliminando las barreras del mercado interior; pide a la Comisión que centre su atención en los ámbitos de la economía con mayor potencial de crecimiento; observa que, según la propia investigación del Parlamento, el sector de los servicios tiene el mayor potencial para impulsar el crecimiento en la Unión Europea; pide, por tanto, a la Comisión que aborde los obstáculos nacionales que impiden la plena realización del mercado interior de servicios;

96. Anima encarecidamente a la Comisión a que acelere el desarrollo de capacidades de administración electrónica en los Estados miembros, incluido el portal digital único; reconoce que, a medida que Europa se reconstruya tras la pandemia, los ciudadanos y las empresas se apoyarán cada vez más en una administración pública moderna, y el hecho de introducir soluciones innovadoras basadas en herramientas como la firma electrónica o un mayor intercambio de datos públicos podría simplificar el retorno a la plena capacidad y normalidad para los ciudadanos y las empresas de toda Europa;

97. Pide a la Comisión que amplíe las medidas establecidas en la Comunicación de la Comisión sobre el uso del marco de contratación pública en la situación de emergencia relacionada con la crisis de la COVID-19 (2020/C 108 I/01), que incluya la inversión pública más allá de la que esté estrictamente relacionada con la salud, con el fin de apoyar la adquisición de activos tangibles e intangibles, acelerar la concesión de obras, servicios y suministros públicos mediante la reducción del tiempo, y medidas para reducir las restricciones, a fin de reforzar, de forma anticíclica, los sectores económicos, productivos y estratégicos de los distintos Estados miembros;

98. Insta a la Comisión a que apoye a las pymes mediante una reducción clara de los trámites burocráticos durante la pandemia y la fase de recuperación, en particular mediante el análisis de la legislación de la Unión a la luz de la COVID-19 y la suspensión de la aplicación de toda la legislación nueva de la Unión que tenga repercusiones sobre las empresas, en particular la legislación relacionada con el Pacto Verde;

99. Toma nota de la decisión de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) de aplazar hasta 2021 las pruebas de resistencia a escala de la Unión para permitir que los bancos den prioridad a la continuidad operativa, incluido el apoyo a sus clientes; toma nota asimismo de que, para 2020, la ABE llevará a cabo un ejercicio adicional de transparencia a escala de la Unión con el fin de proporcionar a los participantes en el mercado información actualizada sobre las exposiciones de los bancos y la calidad de los activos;

100. Considera que una estrategia industrial europea revisada debe centrarse, en particular, en la repatriación de las industrias principales a Europa y debe aspirar a garantizar la autonomía estratégica europea de sectores clave; considera que debe alentarse a los Estados miembros a salvaguardar, por los medios más adecuados de que dispongan, las infraestructuras críticas, las actividades industriales y las actividades estratégicas de I+D frente a la deslocalización o frente a adquisiciones hostiles desde fuera de la Unión; pide la creación de un mecanismo europeo que proporcione un acceso equitativo a los recursos financieros para las empresas de toda Europa en el contexto de un plan de recuperación industrial;

101. Destaca que el sector médico y farmacéutico es fundamental para luchar contra el coronavirus; señala que este sector depende en gran medida del correcto funcionamiento de las cadenas mundiales de suministro y se enfrenta a dificultades de resultas del aumento del proteccionismo y las respuestas descoordinadas; pide la adhesión mundial a la iniciativa farmacéutica «cero por cero» de la OMC; considera fundamental que la Unión Europea recupere la soberanía tecnológica en el desarrollo y la producción de medicamentos esenciales, productos sanitarios y equipos de protección individual; subraya la necesidad de atraer nuevas inversiones en el sector médico de la Unión, desarrollar una estrategia de la Unión para la relocalización de la producción de suministros médicos estratégicos o, alternativamente, encontrar rápidamente formas de diversificar nuestras fuentes de importación para garantizar la fluidez de los intercambios comerciales y contribuir a crear reservas estratégicas y material rodante de equipos médicos;

102. Reconoce las amenazas a corto plazo derivadas de una interrupción de las cadenas de suministro; pide que se actualice el programa de la Comisión para alentar que una parte de la capacidad de producción crítica vuelva a Europa;

103. Reconoce el papel fundamental que desempeñan los sectores innovadores a la hora de mitigar los efectos de la pandemia, por ejemplo, las capacidades de fabricación que ofrece la tecnología de impresión 3D; pide a la Comisión que apoye la ampliación de las capacidades europeas en estos nuevos sectores capaces de contribuir a las capacidades industriales europeas; Apoya las adquisiciones conjuntas de equipos médicos y otros productos esenciales, que permiten simplificar los procedimientos, ahorrar dinero y evitar una competencia innecesaria entre los Estados miembros a la hora de obtener equipos en situaciones de necesidad;

104. Acoge con satisfacción los esfuerzos realizados por algunos Estados miembros para complementar la contratación pública tradicional con «hackatones» y el uso de plataformas GovTech; considera que estos métodos modernos ofrecen un desarrollo y un suministro sólidos de herramientas digitales sumamente necesarias; considera que la Estrategia Digital de la Comisión debe actualizarse para introducir a escala europea una plataforma GovTech de apoyo a los esfuerzos conjuntos de los Estados miembros en el ámbito de la contratación por vía informática;

105. Destaca la situación financiera especialmente grave y cada vez más delicada del sector de los medios de comunicación, especialmente de carácter informativo, en toda la Unión debido a una reducción repentina o una pérdida total de ingresos publicitarios que puede dar lugar a quiebras de las agencias de noticias en todos los Estados miembros; destaca la extrema gravedad de la situación de los periodistas independientes, de los medios de comunicación locales y regionales, así como de los que operan en pequeños mercados; señala que unos medios de comunicación libres, independientes y con financiación adecuada son fundamentales para una democracia operativa y para garantizar que los ciudadanos estén correctamente informados a lo largo de esta crisis;

106. Expresa su preocupación por el hecho de que la Comisión decidiera publicar, el 10 de marzo de 2020, dos Comunicaciones tituladas «Un nuevo modelo industrial para Europa» y «La Estrategia para las pymes en pro de una Europa sostenible y digital»; opina que ambos documentos están obsoletos y no reflejan la situación actual, por lo que pide su urgente revisión, centrada en las regiones e industrias más afectadas;

107. Señala que, en varios Estados miembros, la prioridad otorgada a las acciones destinadas a luchar contra la pandemia ha dado lugar al aplazamiento de actividades en otros ámbitos, incluidos los relacionados con la política climática; llama la atención sobre el hecho de que es probable que la crisis retrase los cinco planes nacionales de energía y clima pendientes que los países de la Unión debían presentar a la Comisión; reitera, por tanto, que la Comisión debe volver a examinar sus prioridades políticas y considerar la posibilidad de reducir sus ambiciones reguladoras anteriores a la crisis, incluidos sus objetivos climáticos;

108. Observa con preocupación que el sector de la energía ya ha sufrido el impacto de la crisis del coronavirus; llama la atención sobre el hecho de que el sector de las fuentes de energía renovables depende en gran medida de la importación de componentes, en particular de China, y que los problemas en el suministro de componentes ya han afectado negativamente a los sectores de la energía eólica y la energía solar; hace hincapié en que la sostenibilidad y el desarrollo de otros sectores energéticos clave también podrían verse afectados negativamente por los riesgos de liquidez financiera debido a la abrupta caída de los precios de la energía y a posibles impagos en el futuro, así como a cuellos de botella en la cadena de suministro; advierte de que esto afectará negativamente a los planes de mantenimiento y mejora de las empresas y retrasará proyectos energéticos de importancia decisiva para la integración del mercado europeo de la energía, la garantía de la seguridad del suministro y la transformación de los sistemas energéticos;

109. Pide a la Comisión que adopte urgentemente medidas para mitigar el impacto del brote de COVID-19, como mecanismos ad hoc para garantizar las inversiones actuales en el sector de la energía, medidas de protección adicionales y estímulos para desarrollar una cadena de suministro europea que provea los componentes adecuados para los proyectos que son necesarios para transformar el sector energético europeo, así como instrumentos que apoyen la integración de una cuota cada vez mayor de energías renovables y mejoren la integración del sistema energético europeo, como el almacenamiento de energía; hace hincapié en que estas medidas no deben dar lugar al aumento de los costes operativos de los sistemas energéticos, y que deben evitar el incremento de las disparidades regionales y las desigualdades, así como facilitar una transición justa para todos;

110. Toma nota de que, debido a las medidas de confinamiento adoptadas como consecuencia del coronavirus, numerosas actividades anteriormente presenciales se realizan ahora en línea, incluidas las actividades de las autoridades públicas y de los centros educativos y de asistencia sanitaria, y que ha aumentado el uso de instrumentos colaborativos en línea, como las plataformas de videoconferencia comerciales; expresa su preocupación por que algunos de los instrumentos mencionados han utilizado de forma incorrecta los datos de los usuarios y puesto de manifiesto graves vulnerabilidades en materia de seguridad, lo que hace que puedan ser objeto de un número cada vez mayor de ciberataques; anima a la Comisión y a los Estados miembros a que, en cooperación con las partes interesadas, velen por que la actividad en línea en torno a la Unión se efectúe de forma segura y fiable, con arreglo a las normas más estrictas posible en materia de privacidad; pide a la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad (ENISA) que garantice la continuidad económica de las empresas mediante una sensibilización y un apoyo técnico adicionales urgentes para las empresas de toda Europa;

111. Destaca que la crisis ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad, el retraso y la falta de preparación de Europa en el ámbito crítico de las infraestructuras de telecomunicaciones y servicios digitales, así como su dependencia de agentes externos a la Unión, como han demostrado, entre otras, las instituciones de la Unión, que han dado muestra de una alarmante impotencia tecnológica y de procedimiento a la hora de empezar a trabajar en línea durante una emergencia; insta a la Comisión y a los Estados miembros a que lo tengan en cuenta en sus planes y prioridades políticos;

112. Toma nota de que los informes del Organismo de Reguladores Europeos de las Comunicaciones Electrónicas (ORECE) indican que el tráfico total de redes fijas y móviles ha aumentado considerablemente durante la crisis de la COVID-19; subraya, a este respecto, que una infraestructura digital sólida, a saber, redes de gran capacidad, no solo es una condición previa para una gestión satisfactoria de posibles crisis similares, sino también para la digitalización de las economías y administraciones europeas; insta a los Estados miembros a que aceleren la implantación de las redes 5G al tiempo que abordan los problemas de seguridad relacionados con los fabricantes de la infraestructura;

113. Felicita a la Comisión por apoyar la innovación y la investigación sobre la COVID-19 mediante la movilización de los fondos necesarios del BEI para acelerar el desarrollo de la vacuna así como el apoyo a dieciocho proyectos como parte de su llamada de emergencia en el marco de Horizonte 2020; destaca la importancia de que se adopten más medidas urgentes para el diagnóstico inmediato del coronavirus así como para su tratamiento y la vacunación; acoge con satisfacción los esfuerzos destinados a poner en marcha fondos adicionales en el marco de la Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores, una colaboración público-privada entre la Comisión y la industria farmacéutica, a fin de garantizar un acceso rápido a los medicamentos y herramientas de diagnóstico; considera que deben reforzarse la colaboración internacional y la ciencia abierta con el fin de intercambiar buenas prácticas en el ámbito de la investigación y la innovación en la lucha contra la COVID-19;

114. Destaca la necesidad de una mejor coordinación en el ámbito del control de los riesgos a escala mundial, la elaboración de marcos de evaluación de los riesgos y el establecimiento de sistemas de respuesta en los Estados miembros; considera que dicha cooperación permitiría prepararse mejor ante futuras situaciones críticas, así como crear confianza entre los Estados miembros en sus respectivas competencias;

115. Hace hincapié en que las crisis actuales y futuras requieren una respuesta de choque por parte del sector I+D impulsada por un nuevo enfoque con respecto a la financiación de la investigación; expresa su profunda preocupación por la repentina dimisión de Mauro Ferrara de su cargo de presidente del Consejo Europeo de Investigación, una agencia que apoya la investigación de frontera al servicio de la respuesta a la epidemia de coronavirus, tras su declaración sobre la inadecuada respuesta de la Unión ante la COVID-19 y la incapacidad de la Unión de financiar a científicos para hacer frente a la crisis; pide a la Comisión que considere la adopción de normas de contingencia para emergencias, en particular mediante la modificación de la norma general en el marco de Horizonte 2020 sobre la excelencia científica, de modo que en situaciones de emergencia el criterio del impacto en la sociedad y la economía se considere preponderante y que se adopten procedimientos acelerados, reduciendo los requisitos sumamente burocráticos para la solicitud de los fondos;

116. Anima a la Comisión a que verifique el cumplimiento por parte de las agencias de viaje en línea de las normativas nacionales en vigor por lo que respecta a la cancelación y el reembolso de las reservas, con el fin de garantizar la plena protección de los clientes y la sostenibilidad económica de las pymes;

117. Insta a la Comisión a que al final de la emergencia organice y ponga en marcha una campaña mundial de comunicación sobre el turismo destinada a convertir Europa en el primer destino turístico del mundo;

118. Apoya la derogación del artículo 33, apartado 2, del Reglamento relativo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), que limita la duración máxima de la paralización temporal que puede optar a financiación a seis meses por buque durante el período 2014 a 2020, que debe introducirse en consecuencia; considera que, teniendo en cuenta que estamos en 2020, al final del período de programación, cuando la ejecución de los programas operativos está muy avanzada, debe establecerse una excepción para este período de crisis de salud pública;

119. Considera que debe introducirse una excepción que permita la transferencia de fondos de las prioridades o ámbitos actualmente acotados por el Reglamento del FEMP a otras prioridades pertinentes;

120. Apoya las medidas en materia de salud pública en el sector de la acuicultura destinadas a que el FEMP pueda apoyar la concesión de indemnizaciones por las paralizaciones temporales debidas a la COVID-19;

121. Insta a la Comisión a que ofrezca a los pescadores la posibilidad de transferir más del 10 % actual de sus cuotas de pesca al año siguiente, tal como se establece en el Reglamento sobre la flexibilidad o en el artículo 15, apartado 9, del Reglamento de base;

Fronteras exteriores

122. Apoya firmemente las recientes medidas adoptadas por las autoridades griegas y que tienen por objeto contener los flujos migratorios masivos y, por tanto, la posible propagación del virus, incluida la decisión de no aceptar solicitudes de asilo durante un período de un mes, de conformidad con el artículo 78, apartado 3, del TFUE, que permite la adopción de medidas provisionales en situaciones en las que la afluencia de personas constituye una emergencia;

123. Lamenta todo intento por parte de terceros países de utilizar la presión migratoria para obtener beneficios políticos;

124. Recomienda que la Comisión y los Estados miembros refuercen la ayuda médica a las islas griegas y otros puntos críticos de la Unión en los que haya un elevado número de migrantes con objeto de garantizar la detección precoz de los casos de coronavirus y la asistencia y el aislamiento adecuados de las personas enfermas; hace hincapié en la necesidad de anticiparse a nuevas llegadas de migrantes ilegales a las islas griegas, donde la situación ya es crítica y un brote de coronavirus podría estar ya fuera de control;

125. Insta a la Comisión a que evalúe jurídicamente la posibilidad de ampliar el ámbito de la operación IRINI, a fin de establecer un bloqueo naval del litoral de Libia con objeto de detener nuevas salidas de migrantes ilegales; exhorta a los Estados miembros a que estudien medidas jurídicas destinadas a disuadir a las ONG de emprender nuevas operaciones de rescate en el Mediterráneo;

126. Constata que hay delincuentes que están aprovechando estas circunstancias excepcionales, por ejemplo en ámbitos como el de los medicamentos fraudulentos; exhorta a todas las autoridades policiales nacionales a que hagan el máximo uso posible de los organismos pertinentes de la Unión, como Europol y Eurojust, y a que entablen una cooperación leal, en particular en las fronteras;

Comercio internacional

127. Advierte contra la adopción de medidas proteccionistas injustificables que den lugar a una perturbación de la economía mundial; pide a la Comisión que redoble sus esfuerzos para alcanzar un acuerdo sobre la reforma de la OMC, y acoge con satisfacción el establecimiento de la solución provisional de diferencias hasta que el Órgano de Apelación de la OMC vuelva a funcionar; hace hincapié en que la revitalización de las exportaciones es y será un instrumento fundamental para la recuperación económica de la Unión, dado que es necesario mantener abiertos a escala mundial las cadenas de suministro y los mercados, y pide en particular a los socios del G-7 y el G-20 que hagan lo mismo;

128. Insta a la Comisión a que adapte la gestión de los contingentes arancelarios de importación de carne despiezada de alta calidad a la nueva situación del mercado, con el fin de apoyar al sector cárnico europeo;

129. Manifiesta su preocupación por que el retraso en las negociaciones sobre la futura relación con el Reino Unido como consecuencia del brote de coronavirus aumente las posibilidades de que no se llegue a un acuerdo;

Relaciones exteriores

130. Pide una estrategia mundial coordinada para luchar contra la pandemia de COVID-19 en todo el mundo, e insta a la Unión a que asuma el liderazgo en una respuesta global adecuada; destaca la importancia de la gestión de crisis por parte de la Unión, de las acciones rápidas y de la asistencia técnica destinadas a ayudar a los países en desarrollo y a sus sistemas de asistencia sanitaria en crisis debidas a la pandemia de COVID-19; subraya el papel de las ONG que se ocupan en particular del suministro de los equipos médicos más necesarios y del despliegue de personal médico;

131. Hace hincapié en el papel del Cuerpo Europeo de Solidaridad a la hora de apoyar, no solo a las ONG que prestan asistencia a las personas más vulnerables, como las personas de edad avanzada y las personas con discapacidad, sino también a las que se encuentran bajo presión y trabajan en condiciones extremas, como el personal que presta servicios médicos, por ejemplo, mediante la provisión de servicios de guardería en caso necesario;

132. Pide una investigación imparcial sobre los vínculos entre la OMS y China, especialmente sobre el uso no crítico por parte de la OMS de propaganda china en sus comunicaciones oficiales; subraya la necesidad de reformar la OMS con objeto de que sea más independiente;

133. Pide una investigación a escala de la Unión sobre el origen del coronavirus y las posibles responsabilidades del Gobierno comunista chino en lo que respecta a la propagación del virus;

134. Subraya que algunos Estados autoritarios pueden utilizar las épocas de crisis global para intensificar la guerra híbrida y la propaganda hostil contra sus vecinos, la Unión y sus Estados miembros, así como para reprimir a las fuerzas de oposición internas y a los defensores de los derechos humanos;

135. Observa que los expertos de Taiwán siguen estando excluidos de las reuniones del Comité de Emergencias de la OMS que se celebran en Ginebra, a pesar de que en Taiwán se han confirmado múltiples casos, y que no ha habido una comunicación sustancial entre la OMS y los Centros para el Control de las Enfermedades de Taiwán sobre el SARS-CoV-2, ya que se ha excluido a Taiwán de la OMS; considera que la experiencia de Taiwán en el tratamiento eficaz de cuestiones sanitarias importantes en el país puede ser beneficiosa no solo a escala regional, sino también en todo el mundo, y que, por lo tanto, se debe invitar a Taiwán a que participe de manera adecuada y significativa en las actividades, mecanismos y reuniones de la OMS, también en las próximas reuniones de la Asamblea Mundial de la Salud y el comité de emergencia de expertos; pide, en consecuencia, una vez más, a la Asamblea Mundial de la Salud, con sede en Ginebra, que acepte el estatuto de observador de Taiwán; reitera su petición a la Comisión y a los Estados miembros para que apoyen oficialmente la participación de Taiwán en la OMS;

136. Destaca las campañas coordinadas de desinformación, tanto en línea como fuera de línea, realizadas por agentes de terceros países con apoyo estatal, que están utilizando la crisis actual para socavar la confianza y la credibilidad en las instituciones democráticas de los Estados miembros, aprovechando el caos y la incertidumbre con el único fin de promover sus propias agendas políticas; anima a la Comisión a que trabaje para reforzar los organismos pertinentes, como el Grupo de trabajo StratCom del Servicio Europeo de Acción Exterior, con el fin de luchar eficazmente contra la desinformación; considera que el antídoto más eficaz es el refuerzo de la alfabetización mediática, así como del periodismo y de los medios de comunicación en toda la Unión; pide a la Unión que utilice todos los instrumentos de comunicación de que dispone (acciones de información y comunicación pública, contactos con los principales medios de comunicación y periodistas, redes sociales, etc.) y que ofrezca una política de comunicación útil para los ciudadanos, con una información preventiva y veraz que pueda advertir a los ciudadanos europeos sobre los riesgos reales;

 

°

° °

137. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión, así como a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros.

 

 

 

[1] DO L 347 de 20.12.2013, p. 924.

Última actualización: 15 de abril de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad