Propuesta de resolución - B9-0169/2020Propuesta de resolución
B9-0169/2020

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre la Ley de Seguridad Nacional de la República Popular China para Hong Kong y la necesidad de que la Unión defienda el elevado grado de autonomía de Hong Kong

10.6.2020 - (2020/2665(RSP))

tras una declaración del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad
presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno

Hilde Vautmans, Abir Al Sahlani, Petras Auštrevičius, José Ramón Bauzá Díaz, Izaskun Bilbao Barandica, Engin Eroglu, Bernard Guetta, Moritz Körner, Nathalie Loiseau, Javier Nart, Frédérique Ries, María Soraya Rodríguez Ramos, Nicolae Ştefănuță, Marie Pierre Vedrenne, Charles Goerens
en nombre del Grupo Renew

Véase también la propuesta de resolución común RC-B9-0169/2020

Procedimiento : 2020/2665(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
B9-0169/2020
Textos presentados :
B9-0169/2020
Votaciones :
Textos aprobados :

B9‑0169/2020

Propuesta de Resolución del Parlamento Europeo sobre la Ley de Seguridad Nacional de la República Popular China para Hong Kong y la necesidad de que la Unión defienda el elevado grado de autonomía de Hong Kong

(2020/2665(RSP))

El Parlamento Europeo,

 Vista su Resolución, de 18 de julio de 2019, sobre la situación en Hong Kong[1],

 Vista la declaración del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), en nombre de la Unión Europea, sobre Hong Kong, de 29 de mayo de 2020,

 Vista la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK), que se aprobó el 4 de abril de 1990 y entró en vigor el 1 de julio de 1997,

 Vista la Declaración Conjunta del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y del Gobierno de la República Popular China sobre la cuestión de Hong Kong, de 19 de diciembre de 1984, también denominada Declaración Conjunta Chino-Británica,

 Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que la decisión de la Asamblea Popular Nacional china, de 28 de mayo de 2020, de promulgar una nueva Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong, eludiendo totalmente el proceso legislativo propio de Hong Kong, es el último y más flagrante intento de Pekín en la larga campaña que ha llevado a cabo durante años para limitar la libertad y autonomía de Hong Kong y las libertades civiles de los ciudadanos;

B. Considerando que la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong establece disposiciones que garantizan la autonomía de la RAEHK para mantener la seguridad y el orden (artículo 14) y para promulgar ella misma medidas legislativas destinadas a prohibir todo acto de traición, secesión, sedición o subversión contra el Gobierno Popular Central (artículo 23);

C. Considerando que, en el transcurso de abril y mayo de 2020, cuando gran parte de la atención mundial se concentraba en el vertiginoso número de víctimas de la COVID-19, Pekín aprovechó la crisis para redoblar sus esfuerzos por imponer sus normas a Hong Kong, mientras silenciaba, detenía y perseguía a cientos de activistas partidarios de la democracia y a grupos de oposición; que el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional china impone las nuevas normas por su cuenta, sin consultar a los legisladores de Hong Kong, a pesar de que así lo exige el principio de «un país, dos sistemas»;

D. Considerando que, en el marco del plan nacional de seguridad propuesto, se podrá prohibir y enjuiciar a los grupos de activistas, los tribunales podrán imponer penas de cárcel de larga duración por violación de la seguridad nacional, las agencias de seguridad de China podrán operar abiertamente en la ciudad, y una nueva prohibición del terrorismo otorgará a las autoridades y fuerzas de seguridad y militares chinas amplias facultades discrecionales y sin control para operar en Hong Kong en abierta violación de la Ley Fundamental del país;

E. Considerando que la dirigente de Hong Kong, Carrie Lam, ha defendido la legislación propuesta por Pekín admitiendo que no se celebrará una consulta pública en Hong Kong sobre el plan de seguridad y afirmando que los derechos y libertades no son absolutos;

F. Considerando que el poder judicial de la China continental carece de independencia respecto del Gobierno y del Partido Comunista chino y es conocido por las detenciones arbitrarias, las torturas y otros malos tratos, las violaciones graves del derecho a un juicio justo, las desapariciones forzadas y los diversos sistemas de detención en régimen de incomunicación sin juicio previo;

G. Considerando que, el 27 de mayo de 2020, fueron detenidos en Hong Kong más de 360 activistas partidarios de la democracia durante unas manifestaciones para oponerse a la ley china contra la sedición, que criminaliza las ofensas al himno nacional chino;

H. Considerando que la policía de Hong Kong ha utilizado las medidas de distanciamiento físico relacionadas con la COVID-19 como pretexto para hacer un uso innecesario y excesivo de la fuerza contra los manifestantes, mayoritariamente pacíficos, lanzando gases lacrimógenos, balas de goma, «beanbags» y gas pimienta;

I. Considerando que una coalición internacional pluripartidista dirigida por el antiguo gobernador de Hong Kong, Lord Patten, a la que hasta ahora se han unido 893 diputados y responsables políticos de 42 países, emitió una declaración crítica con la introducción unilateral por Pekín de medidas legislativas en materia de seguridad nacional en Hong Kong y en la que se pedía a los gobiernos favorables que se unieran contra este flagrante incumplimiento de la Declaración Conjunta Chino-Británica;

J. Considerando que la imposición directa de medidas legislativas en materia de seguridad nacional a Hong Kong por las autoridades de Pekín erosiona considerablemente la autonomía de Hong Kong; que entra en conflicto directo con las obligaciones internacionales de China con arreglo a la Declaración Conjunta Chino-Británica, registrada en las Naciones Unidas y jurídicamente vinculante;

K. Considerando que la legislación propuesta atentará irremediablemente contra el principio de «un país, dos sistemas», aumentando la posibilidad de ser perseguido por delitos políticos en Hong Kong y socavando los compromisos vigentes para proteger los derechos de la población de Hong Kong, incluidos los contemplados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales;

1. Condena enérgicamente la constante y creciente injerencia de China en los asuntos internos de Hong Kong;

2. Destaca que la Unión comparte las preocupaciones expresadas por los ciudadanos de Hong Kong con respecto a la propuesta de Ley de Seguridad Nacional; subraya que el proyecto de ley tiene consecuencias de gran alcance para Hong Kong y su población, para la Unión y para los ciudadanos extranjeros, y que dañará la confianza de las empresas en Hong Kong, poniendo en peligro las perspectivas futuras de las empresas internacionales;

3. Apoya la apreciación del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) de que hacen falta una estrategia nueva y más sólida para tratar con una China más resuelta, dirigida por un régimen autoritario, y un diálogo abierto y honesto; insta al Consejo y al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) a que adopten una posición más enérgica en apoyo de una autonomía jurídica permanente de Hong Kong; destaca que esto es fundamental para que los partidarios de la democracia en Hong Kong y la comunidad internacional en general sepan que Europa seguirá defendiendo los valores fundacionales de libertad, democracia, respeto de los derechos humanos y Estado de Derecho;

4. Destaca que la comunidad internacional debe trabajar en estrecha cooperación para presionar a Pekín con el fin de garantizar que sus acciones estén en consonancia con los compromisos internacionales contraídos por el país en virtud de la Declaración Conjunta Chino-Británica de 1984;

5. Destaca que la prosperidad y el atractivo de Hong Kong para los inversores internacionales dependen del Estado de Derecho consagrado en la Ley Fundamental del país; expresa, por lo tanto, su profunda preocupación por el hecho de que una infracción permanente del marco de gobierno autónomo de Hong Kong repercutirá gravemente en la economía del país y en su imagen internacional;

6. Insta al Consejo a que avance en lo que se refiere al marco de derechos humanos de la Unión —utilizando un modelo similar a la Ley Magnitsky estadounidense— para abordar las violaciones de los derechos humanos y aplicar sanciones contra personas acusadas de violaciones de los derechos humanos en todo el mundo, incluidas la inmovilización de bienes y la prohibición de viajar; considera que este marco de derechos humanos podría utilizarse para imponer sanciones de tipo Magnitsky a los dirigentes que aplican estas medidas represivas contra Hong Kong y su población y son responsables de graves violaciones de los derechos humanos; destaca que estas sanciones deben debatirse y, cuando sea posible, coordinarse con aliados democráticos como Australia, Canadá, los Estados Unidos, Japón y Corea del Sur;

7. Destaca que la Unión es el principal destino de las exportaciones chinas; considera que la Unión debe utilizar su influencia económica para responder a la represión de los derechos humanos por China;

8. Pide a la próxima Presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea que dé prioridad a la situación de Hong Kong en la próxima cumbre con el presidente chino Xi Jinping que se celebrará en Leipzig;

9. Subraya que la situación actual refuerza su convicción de que el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales debe ser un elemento importante de las negociaciones de un acuerdo de inversión entre la Unión y China;

10. Pide al Gobierno de la RAEHK que libere inmediatamente a todos los manifestantes pacíficos y a todos los detenidos por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión durante las protestas o en el período anterior a las mismas, y que retire todos los cargos contra ellos;

11. Pide una investigación independiente, imparcial, eficaz e inmediata sobre el uso de la fuerza contra los manifestantes por parte de la policía de Hong Kong;

12. Apoya la idea de encargar a un relator especial de las Naciones Unidas que evalúe la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Hong Kong, y pide al Consejo, a la Comisión y a los Estados miembros que procuren materializar esta idea;

13. Espera que la Unión y sus Estados miembros se sumen a la iniciativa de crear un grupo de contacto internacional para supervisar la situación en Hong Kong y coordinar una acción conjunta;

14. Expresa su gran preocupación por el continuo deterioro de los derechos civiles, de los derechos políticos y de la libertad de prensa; expresa su profunda preocupación por la presión sin precedentes sobre los periodistas y su creciente autocensura por lo que se refiere, en particular, a la cobertura de cuestiones sensibles en la China continental o a asuntos relativos al Gobierno de la RAEHK;

15. Pide al Gobierno de la RAEHK que garantice la elección libre y justa del Consejo Legislativo en septiembre de 2020; insta a China a que se abstenga de interferir en los procesos electorales de la RAEHK; confía en que la Unión envíe una misión de observación electoral a la RAEHK; 

16. Pide a la Unión y a sus Estados miembros que estudien medidas concretas para ofrecer asilo y protección a los activistas de Hong Kong y a los grupos partidarios de la democracia perseguidos por las autoridades chinas;

17. Pide a la Unión, a sus Estados miembros y a la comunidad internacional que estudien cómo pueden hacer un uso eficaz de los mecanismos adecuados de control de las exportaciones, y de la tecnología de cibervigilancia; pide, en este sentido, a los colegisladores que acuerden una posición común sobre la reforma del «Reglamento sobre productos de doble uso»; insiste en que ha desarrollado y reforzado la propuesta de la Comisión sobre la inclusión de controles estrictos de las exportaciones de tecnología de cibervigilancia registradas y no registradas;

18. Obra en favor de la imposición de mecanismos adecuados de control de las exportaciones para negar a China, y en particular a Hong Kong, el acceso a las tecnologías utilizadas para vulnerar derechos básicos;

19. Pide al VP/AR, al SEAE y a los Estados miembros que insistan en plantear estas inquietudes y que garanticen un diálogo con los Gobiernos de la RAEHK y de China;

20. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al VP/AR, al Gobierno y al Parlamento de la República Popular China, así como a la jefa ejecutiva y a la Asamblea de la RAEHK.

Última actualización: 16 de junio de 2020
Aviso jurídico - Política de privacidad