Procedimiento : 2020/2649(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B9-0177/2020

Textos presentados :

B9-0177/2020

Debates :

PV 17/06/2020 - 30
CRE 17/06/2020 - 30

Votaciones :

Textos aprobados :

P9_TA(2020)0169

<Date>{10/06/2020}10.6.2020</Date>
<NoDocSe>B9‑0177/2020</NoDocSe>
PDF 164kWORD 53k

<TitreType>PROPUESTA DE RESOLUCIÓN</TitreType>

<TitreSuite>tras una declaración de la Comisión</TitreSuite>

<TitreRecueil>presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno</TitreRecueil>


<Titre>sobre el transporte y el turismo</Titre>

<DocRef>(2020/2649(RSP))</DocRef>


<RepeatBlock-By><Depute>Anna Deparnay‑Grunenberg, Tilly Metz</Depute>

<Commission>{Verts/ALE}en nombre del Grupo Verts/ALE</Commission>

</RepeatBlock-By>

Véase también la propuesta de resolución común RC-B9-0166/2020

B9‑0177/2020

Resolución del Parlamento Europeo sobre el transporte y el turismo

(2020/2649(RSP))

El Parlamento Europeo,

 Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que el turismo es una actividad económica transversal con un amplio impacto en muchos sectores diferentes, el desarrollo sostenible, el empleo, el desarrollo social y una economía sostenible;

B. Considerando que el sector turístico emplea a 22,6 millones de personas, lo que equivale al 11,2 % del empleo total de la Unión, que en 2019 aportó el 9,5 % del PIB de la Unión, que contribuye a equilibrar las desigualdades regionales y que tiene, a menudo, un impacto positivo en el desarrollo regional;

C. Considerando que el turismo consiste en una compleja cadena de valor de muchas partes interesadas con un vínculo directo con las actividades de transporte de pasajeros;

D. Considerando que el turismo, y especialmente el sobreturismo, también impacta de forma negativa en el cambio climático, ya que se calcula que aporta el 8 % de las emisiones de CO2 y tiene repercusiones negativas de tipo medioambiental y económico, como el aumento de la contaminación, la pérdida de biodiversidad, la congestión, los costes de mantenimiento de las infraestructuras y el aumento de los precios, tal como se documenta en el estudio de la Comisión TRAN titulado «Sobreturismo: repercusiones y posibles medidas de respuesta»[1];

E. Considerando que los sectores del transporte y el turismo han sido los más afectados por la COVID-19 de todos los sectores económicos más importantes;

F. Considerando que, al adoptar la Comunicación titulada «El turismo y el transporte en 2020 y en adelante» y el paquete sobre turismo y transportes el 13 de mayo de 2020, la Comisión dio el primer paso necesario para apoyar la recuperación de nuestros valiosos sectores del transporte y el turismo tras el brote de COVID-19, resaltando la necesidad de utilizar la recuperación con inteligencia, con miras a forjar una sostenibilidad más sólida en el sector;

G. Considerando que ha pasado mucho tiempo desde que la Comisión adoptara, en junio de 2010, la Comunicación titulada «Europa, primer destino turístico del mundo: un nuevo marco político para el turismo europeo», que estableció una nueva estrategia y un nuevo plan de acción para el turismo de la Unión, incluida la necesidad de su ejecución;

H. Considerando que, desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en 2009, se han atribuido a la Unión competencias complementarias al objeto de coordinar y completar las acciones en este ámbito con respecto a los Estados miembros[2];

Planes europeos de recuperación del turismo y el transporte tras el brote de COVID-19

1. Considera que es necesario prestar un apoyo rápido a corto plazo a los sectores del transporte y del turismo con miras a garantizar su supervivencia, y que la aplicación de medidas que inspiren confianza a los turistas para viajar de nuevo a Europa y dentro del continente y el aseguramiento de una recuperación que incorpore firmemente la sostenibilidad como un requisito para todas las actividades del transporte y el turismo son indispensables a fin de garantizar el desarrollo del sector a largo plazo; destaca que la crisis actual también representa una oportunidad histórica para modernizar el turismo en la Unión y hacerlo más sostenible, y que el punto de partida es considerarlo un ecosistema industrial en sí, con una necesidad de racionalizar las iniciativas en materia de sostenibilidad, las normas medioambientales, las opciones de transporte, los objetivos de inversión sostenible, las necesidades de innovación tecnológica y los indicadores de resultados sostenibles, que deben tener en cuenta unas mejores normas ecológicas y sociales, como la calidad de los puestos de trabajo creados y la calidad de vida de los residentes locales;

2. Acoge favorablemente la Comunicación titulada «Por un enfoque gradual y coordinado de la restauración de la libertad de circulación y del levantamiento de los controles en las fronteras interiores – COVID‑19», adoptada por la Comisión como parte del paquete, y la propuesta de un enfoque gradual y coordinado, cuyo objetivo es el retorno a la libre circulación sin restricciones de las personas; pide a la Unión que respalde el «relanzamiento del turismo» con una recomendación que haga hincapié en el «turismo sostenible» y convierta a las empresas y los destinos certificados de forma fiable en pioneros en el ámbito de los viajes y el turismo respetuosos con el medio ambiente, socialmente responsables y económicamente sólidos;

3. Reitera la importancia del principio de no discriminación en la progresiva supresión de las restricciones nacionales y transfronterizas, así como el reconocimiento mutuo de las medidas acordadas a escala de la Unión, y destaca la importancia capital de evitar acuerdos bilaterales entre los Estados miembros (los denominados corredores turísticos), a fin de salvaguardar la integridad del mercado único y la libertad de circulación; subraya que la aplicación de medidas de contención, así como su flexibilización, no debe provocar en ningún momento una reducción del elevado nivel de las normas de seguridad de la Unión y ha de tener en cuenta las recomendaciones basadas en la ciencia, que también restablecen la confianza y facilitan la apertura segura del sector turístico tras las medidas de bloqueo; insta a la Comisión a que impida la aplicación de cualquier tipo de medida discriminatoria y no epidemiológica por parte de los Estados miembros, que no haría sino socavar la integridad del espacio Schengen;

4. Pide que se establezcan unos criterios de evaluación uniformes en toda la Unión y estima necesario que se promuevan normas de la Unión que certifiquen y distingan los territorios que presenten ofertas seguras y sostenibles para los visitantes que demuestren cumplir unas condiciones epidemiológicas y sostenibles desde el punto de vista medioambiental;

5. Acoge favorablemente la Comunicación de la Comisión titulada «Directrices sobre el restablecimiento progresivo de los servicios de transportes y la conectividad — COVID-19», así como las orientaciones basadas en un marco de principios y un conjunto común de instrumentos que ayudarán a reanudar unos servicios de transporte seguros y sostenibles de todo tipo en toda la Unión gracias a la adopción de medidas coordinadas, no discriminatorias y proporcionadas;

6. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que acuerden medidas temporales, proporcionadas y no discriminatorias que estén claramente relacionadas con el brote de COVID‑19, pero que no requieran una cuarentena, y que estén basadas en pruebas científicas y una evaluación de riesgos sólida, de conformidad con las normas internacionales definidas por fuentes creíbles, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC);

7. Acoge favorablemente la Comunicación de la Comisión titulada «Orientaciones de la UE para la reanudación progresiva de los servicios turísticos y para los protocolos sanitarios en los establecimientos de hostelería — COVID-19», e insta a los Estados miembros a que compartan estas orientaciones con las autoridades competentes a nivel regional y local; pide, a este respecto, a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen financieramente al sector de los viajes y el turismo en la aplicación de estas medidas, con una plena cooperación con la industria de los viajes y el turismo y, en particular, respetando las ambiciones del Pacto Verde Europeo;

8. Pide a la Comisión que considere la posibilidad de crear un sistema de certificación de la Unión en materia de seguridad para establecimientos y operadores turísticos y de viajes, en cooperación con las autoridades públicas de los Estados miembros, las partes interesadas y las organizaciones internacionales del sector turístico, a fin de facilitar la aplicación de unos requisitos específicos basados en las orientaciones de la Unión y de mejorar la confianza y la seguridad de quienes visitan nuestros Estados miembros;

9. Pide a la Comisión que insista en el carácter voluntario de los bonos emitidos en relación con la COVID-19 y en la necesidad de que las empresas reembolsen a los viajeros y a los visitantes, según lo previsto actualmente en la legislación de la Unión, con miras a evitar otra aplicación fragmentada que dé lugar a un trato diferente de los consumidores y a distorsiones de la competencia en el mercado del transporte y del turismo; insta, además, a la Comisión a que utilice todos los medios a su alcance para garantizar una aplicación adecuada y uniforme del Derecho de la Unión y a que promueva la utilización de normas armonizadas sobre los bonos voluntarios;

10. Pide a la Comisión, a las autoridades públicas de los Estados miembros y a las partes interesadas que cooperen con el fin de elaborar lo antes posible planes de preparación adecuados y comunes ante una posible segunda ola de infecciones de COVID-19, que incluyan medidas de prevención y control de las infecciones en el sector de los viajes y el turismo;

11. Pide a la Comisión que lance una campaña de comunicación de la Unión específica sobre viajes y turismo destinada a fomentar los viajes dentro de la Unión, restablecer la confianza de los ciudadanos en los viajes y el turismo durante la COVID-19, educar a los turistas acerca de las medidas de seguridad y de salud en vigor y garantizar la aplicación estricta de criterios de sostenibilidad que garanticen el desarrollo de destinos turísticos sostenibles, responsables y accesibles en la Unión, así como el desarrollo del turismo local;

Refuerzo de la solidaridad y la coordinación en el sector turístico de la Unión

12. Pone de relieve la importancia de avanzar hacia una auténtica política europea del turismo que contribuya significativamente a aumentar la sostenibilidad de la Unión en este sector, promover la cooperación entre los Estados miembros y crear posibilidades de nuevas inversiones e innovaciones sostenibles con el fin de impulsar la transición ecológica del sector, así como crear y apoyar empleos locales y dignos;

13. Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de organizar una cumbre europea del turismo en la que participen las instituciones de la Unión, las empresas del sector, las regiones, las ciudades y las partes interesadas, a fin de reflexionar sobre el sector del turismo europeo del futuro, y apoya el desarrollo de una hoja de ruta para 2050 hacia un ecosistema turístico europeo sostenible, innovador y resiliente («Agenda Europea para el Turismo 2050»), con especial atención al apoyo a la biodiversidad y la protección de los paisajes;

14. Acoge favorablemente la iniciativa de la Comisión de ofrecer flexibilidad en cuanto a las normas sobre ayudas estatales; insiste, no obstante, en la necesidad de normas sociales y ecológicas, así como de orientaciones claras y específicas en los sectores del transporte y el turismo, a fin de permitir una coordinación eficaz entre todos los Estados miembros, y de garantizar que los regímenes nacionales de indemnización se utilicen de manera uniforme y se pongan en marcha durante un tiempo limitado, de manera oportuna y proporcionada, con el fin de abordar las pérdidas causadas por el brote de COVID-19 sin distorsionar indebidamente la competencia;

15. Acoge con satisfacción la propuesta de un plan de recuperación de la UE presentada por la Comisión el 27 de mayo de 2020, que incluye un presupuesto de la Unión a largo plazo reforzado (MFP 2021-2027) y un nuevo instrumento de recuperación de 750 000 millones de euros, que debe estar supeditado al respeto de las normas ecológicas y sociales;

16. Pide a la Comisión que otorgue la debida importancia al sector del turismo en el paquete de recuperación y que publique orientaciones para garantizar un acceso rápido y equitativo a la financiación en el marco de los programas en curso y futuros;

17. Reitera su llamamiento en favor de la creación de una línea presupuestaria específica para el turismo sostenible en el próximo marco financiero plurianual (MFP 2021-2027), y señala que no existe un instrumento financiero concreto y específico para ayudar a impulsar la prosperidad y la lucha contra el cambio climático en el sector;

18. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen urgentemente a las empresas, especialmente las pymes, para ayudarles a gestionar sus problemas de liquidez, mantener los puestos de trabajo y los servicios y reducir el impacto medioambiental del turismo; acoge con satisfacción, a este respecto, la nueva iniciativa SURE de la Comisión, que tiene por objeto cubrir los costes de los regímenes nacionales de reducción del tiempo de trabajo, permitiendo a las empresas salvaguardar puestos de trabajo y mantener reservas de efectivo;

19. Pide una estrategia horizontal europea para la recuperación de las pymes que les proporcione ayuda en lo que se refiere a los costes de acceso a la financiación y fomente las inversiones en cadenas de valor estratégicas en consonancia con el Pacto Verde Europeo; recuerda la necesidad de realizar los ajustes necesarios para cumplir las nuevas medidas de salud y seguridad, facilitando inversiones sustanciales a fin de garantizar la seguridad de los consumidores y el respeto del distanciamiento social, así como otras medidas de precaución pertinentes;

20. Destaca la importancia de una mayor cooperación entre las autoridades de la Unión, nacionales, regionales y locales y todas las partes interesadas pertinentes, con vistas a abordar las cuestiones transversales relacionadas con el turismo; pide, en este sentido, a la Comisión que establezca una estrategia de turismo sostenible de la Unión, que englobe un plan de acción claro con objetivos a corto, medio y largo plazo, incluidos los objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas, con la propuesta de que los Estados miembros fijen objetivos estratégicos y operativos claros orientados a resultados que den prioridad a la sostenibilidad medioambiental y a la calidad de vida y el bienestar en las comunidades locales;

21. Pide a la Comisión que publique directrices basadas en las mejores prácticas del sector del turismo para los casos tanto de una pandemia como de una crisis ecológica, asegure un apoyo financiero apropiado y facilite el desarrollo y la coordinación de plataformas en línea adecuadas en las que las partes interesadas puedan poner en común sus mejores prácticas e intercambiar información;

Hacia un sector turístico sostenible de la UE con futuro

22. Destaca que el sector del turismo es muy dependiente del sector del transporte, por lo que mejorar la accesibilidad y la conectividad sobre todo del transporte sostenible, manteniendo el máximo nivel de seguridad en todos los sectores del transporte (incluidos los desplazamientos a pie o en bicicleta), tendría seguramente un gran impacto para reforzar el sector turístico de la Unión; hace hincapié, a este respecto —en el contexto de 2021 como Año Europeo del Ferrocarril y ante la necesidad de reducir las emisiones del transporte—, en que la Comisión debe promover los trenes nocturnos como un modo de viajar alternativo y sostenible;

23. Insiste en que el sector del turismo debe desempeñar el papel que le corresponde en la reducción del consumo de combustibles fósiles y en el cumplimiento de las ambiciones del Pacto Verde Europeo, o mejor aún, en la consecución de una reducción del 65 % de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y en lograr la neutralidad climática a más tardar en 2040;

24. Destaca la necesidad de fomentar modos de viajar sostenibles, por ejemplo, mediante el aumento del apoyo a las infraestructuras turísticas para bicicletas y a los trenes nocturnos; resalta los beneficios económicos y medioambientales que los modos de transporte sostenibles, como la bicicleta, pueden aportar al turismo, y pide a la Comisión que fomente e invierta en infraestructuras para bicicletas con miras a facilitar este turismo; observa que el transporte aéreo de bajo coste, que es posible gracias a unas normas sociales y medioambientales más laxas, puede promover el turismo de corta duración, lo que incrementa la huella de carbono del turismo;

25. Pone de relieve la necesidad de que todos los Estados miembros dispongan de una red de infraestructuras desarrolladas, modernas, seguras y sostenibles, a fin de facilitar los viajes a través de la Unión y de hacer más accesibles los Estados miembros periféricos para el turismo intraeuropeo e internacional; pide, por tanto, a la Comisión que apoye el restablecimiento de conexiones ferroviarias transfronterizas regionales abandonadas o en desuso[3], que siga llevando a cabo controles de adecuación en la red de infraestructuras existente, y que proponga medidas adicionales inmediatas para las zonas menos avanzadas y remotas, que a menudo cuentan con las redes menos desarrolladas y precisan especial atención; señala que, si bien las regiones fronterizas representan el 40 % del territorio de la Unión y un tercio de su población[4], se enfrentan a la doble dificultad de tener a menudo un carácter rural y de estar situadas en la periferia, a pesar de que pueden ser uno de los destinos más atractivos para los turistas; pide a los Estados miembros que aseguren la puesta en marcha de una planificación adecuada a fin de completar las redes básicas y globales de la RTE-T para 2030 y 2050, respectivamente, indicando el calendario y la disponibilidad presupuestaria y si son necesarios cambios para garantizar el respeto del principio de «no ocasionar daños», prestando especial atención a los tramos transfronterizos, en particular en los Estados miembros que no progresan en estos ámbitos; hace hincapié en que dicho control de adecuación debe evaluar también si estos proyectos respetan el principio de «no ocasionar daños» que la Comisión ha situado en el centro de su paquete de recuperación[5] y en que, en caso contrario, deben proponerse unos cambios adecuados;

26. Pide a la Comisión que mantenga su marco de seguimiento, incluidos unos objetivos intermedios, y su estrategia de «se usa o se pierde» para evaluar los progresos realizados por los Estados miembros, que siga un enfoque sistemático y uniforme con plazos fijos para que los Estados miembros proporcionen datos de respuesta sobre los segmentos finalizados, y que adopte medidas adecuadas en la revisión del Reglamento sobre la RTE-T, con miras a mejorar la planificación del mantenimiento a largo plazo por parte de los Estados miembros;

27. Pide a la Comisión que examine la viabilidad y los beneficios potenciales de un mecanismo de gestión de crisis para el sector turístico de la Unión, con el fin de dar una respuesta adecuada y rápida a futuros brotes virales y pandemias; destaca la importancia de incorporar soluciones de financiación para carencias de financiación a corto plazo y también de prever asimismo la activación de marcos y estrategias a medio y largo plazo;

28. Recuerda la importancia de seguir desarrollando la capacidad para apoyar y complementar la acción de los Estados miembros en tiempos de crisis, con el fin de proteger a los trabajadores, ayudar a las empresas y garantizar que se respetan los derechos de los pasajeros y que su seguridad se sitúa en el núcleo de las medidas; subraya asimismo la necesidad de trabajar en estrecha cooperación con todas las partes interesadas pertinentes, con miras a abordar todas las especificidades y los aspectos de los sectores del transporte y el turismo relevantes;

29. Pone de relieve la importancia de contar con un enfoque común de la Unión acerca de la salvaguardia y la mejora de la estrategia de comunicación ante los ciudadanos, que resalte también las apuestas ecológicas y las alternativas sostenibles; hace hincapié además en el papel de la Unión de coordinación del sector del turismo, que debe mejorar a través de acciones de la Unión con valor añadido y facilitando en mayor medida el intercambio de mejores prácticas entre los Estados miembros; pide que se reduzcan las cargas administrativas y fiscales, se apoye la creación de empresas y se promuevan la accesibilidad para todos, también de las personas con discapacidad, y las ventas y la prestación de servicios transfronterizos;

30. Considera que la aparición de nuevas tecnologías y la intensificación de la digitalización aumentarían considerablemente el atractivo del sector de los viajes y el turismo, y que con unas plataformas fáciles de usar y unos nuevos modelos de negocio se reforzaría la sostenibilidad potencial del sector; cree, por consiguiente, que la formación periódica y la recapacitación de la mano de obra existente en el sector parecen revestir la máxima importancia, con una atención especial a la sostenibilidad, las capacidades digitales y las tecnologías innovadoras;

31. Destaca la importancia de promover, partiendo de nuevos modelos de negocio que se alejen del sobreturismo y su impacto destructivo, el turismo sostenible, que contribuye a la creación de empleo, la protección y la restauración de los ecosistemas naturales y el crecimiento y la competitividad; pide a la Comisión que facilite el acceso a la financiación de la Unión a las partes interesadas del sector turístico que participen en el desarrollo de productos y servicios turísticos de calidad innovadores, inteligentes y sostenibles, y que siga contribuyendo a la accesibilidad para todos (incluidas las personas con discapacidad), la sostenibilidad, la desestacionalización y la dispersión geográfica de los flujos turísticos; opina que deben prestarse apoyo y facilitarse una coordinación a escala de la Unión para mejorar la gestión del turismo a los niveles nacional, regional y local, por ejemplo, introduciendo una certificación de la sostenibilidad del turismo[6]; considera, asimismo, que los flujos financieros deben paralizarse en los sectores turísticos nocivos que apliquen prácticas insostenibles, como los grandes cruceros, o que pongan en peligro zonas medioambientales muy sensibles;

32. Señala, en relación con la etiqueta de turismo sostenible, que es esencial promover iniciativas locales, como campañas de promoción de la calidad y del etiquetado de sostenibilidad, así como la accesibilidad y el apoyo a las empresas a la hora de obtener una certificación; pide a la Comisión que apoye este tipo de campañas; pide asimismo a las instituciones de la Unión que exijan la contratación de empresas de turismo certificadas en la contratación pública de la Unión y en la financiación de proyectos;

33. Destaca la importancia del turismo para determinados países y áreas geográficas de la Unión, que son con frecuencia los más afectados por el cambio climático, pero en los que los servicios relacionados con el turismo suelen ser un factor vital de garantía del empleo y una de las principales fuentes de ingresos para la población local; pide a la Comisión que elabore medidas específicas cuando se restablezca la libertad de circulación y los enlaces de transporte entre los territorios ultraperiféricos e insulares y la Unión continental; señala que las rutas de conexión específicas y el apoyo financiero y administrativo adicional tienen la mayor importancia para estas regiones; destaca la importancia de desarrollar un aspecto costero y marítimo en la estrategia y las iniciativas de turismo de la Unión, con oportunidades de financiación e instrumentos de promoción y comunicación, así como de reforzar el funcionamiento de los mercados pertinentes, estableciendo políticas a medida en cooperación con las partes interesadas y las autoridades del lugar de destino;

34. Recuerda que el turismo cultural supone el 40 % de todo el turismo de la Unión y pide a la Comisión, por consiguiente, que proponga que los Estados miembros fijen en el próximo Plan de trabajo en materia de cultura unos objetivos de sostenibilidad estratégicos y operativos claros y orientados a resultados, y que mejoren el actual marco estratégico para la cultura; destaca que las inversiones en emplazamientos culturales deben considerarse y tratarse como un recurso para mejorar la economía circular basada en el patrimonio natural y cultural y las sinergias con los artesanos locales, los agricultores, etc., sin olvidar su valor intrínseco como una parte de nuestro patrimonio cultural que necesita protección, en particular frente al cambio climático y el sobreturismo;

35. Hace hincapié en los beneficios que aporta el turismo rural agroecológico, así como el turismo bien gestionado en zonas protegidas, y pide a la Comisión que siga promoviendo y apoyando iniciativas que generen fuentes de ingresos adicionales para las zonas rurales, creen oportunidades de empleo, eviten la despoblación e incrementen los beneficios sociales; destaca el papel que puede desempeñar el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), especialmente el programa Leader, a la hora de apoyar iniciativas de turismo local y rural, y pide que este programa reciba una financiación adecuada en el período de programación 2021-2027;

36. Destaca la importancia de turismo de salud, que comprende el turismo médico, el turismo de bienestar y los balnearios; pide a la Comisión que, cuando proceda, promueva en la Unión la prevención sanitaria, la balneología y el turismo médico sostenible y de montaña; destaca la necesidad de más inversiones para mejorar las infraestructuras del turismo sostenible y la importancia de una mayor visibilidad de las localidades europeas especializadas en balnearios y turismo de bienestar; pide a la Comisión que prevea más oportunidades de financiación con base científica, pues el turismo médico puede contribuir a reducir los costes sanitarios a través de medidas de prevención y un menor consumo de medicamentos, y podría mejorar también la sostenibilidad y la calidad del trabajo;

37. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución a la presidenta de la Comisión, al presidente del Consejo Europeo y a la Presidencia en ejercicio del Consejo.

 

[1] https://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2018/629184/IPOL_STU(2018)629184(SUM01)_ES.pdf

[2] El artículo 195, apartado 1, del TFUE establece que «[l]a Unión complementará la acción de los Estados miembros en el sector turístico, en particular promoviendo la competitividad de las empresas de la Unión en este sector».

[3] Informe de la DG REGIO «Comprehensive analysis of the existing cross-border rail transport connections and missing links on the internal EU borders» (Análisis exhaustivo de las conexiones ferroviarias transfronterizas existentes y de los enlaces pendientes en las fronteras interiores de la UE)

(Fuente: https://ec.europa.eu/regional_policy/en/newsroom/news/2018/06/06-06-2018-report-comprehensive-analysis-of-the-existing-cross-border-rail-transport-connections-and-missing-links-on-the-internal-eu-borders)

[5] https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/communication-europe-moment-repair-prepare-next-generation.pdf

Última actualización: 17 de junio de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad