Procedimiento : 2021/2741(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B9-0328/2021

Textos presentados :

B9-0328/2021

Debates :

PV 08/06/2021 - 11
CRE 08/06/2021 - 11

Votaciones :

Textos aprobados :

P9_TA(2021)0293

<Date>{07/06/2021}7.6.2021</Date>
<NoDocSe>B9‑0328/2021</NoDocSe>
PDF 157kWORD 49k

<TitreType>PROPUESTA DE RESOLUCIÓN</TitreType>

<TitreSuite>tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión</TitreSuite>

<TitreRecueil>presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno</TitreRecueil>


<Titre>sobre la represión sistemática en Bielorrusia y sus consecuencias para la seguridad europea a raíz de los secuestros llevados a cabo en un avión civil de la Unión interceptado por las autoridades bielorrusas</Titre>

<DocRef>(2021/2741(RSP))</DocRef>


<RepeatBlock-By><Depute>Sandra Kalniete, Michael Gahler, Paulo Rangel, David McAllister, Jerzy Buzek, Andrius Kubilius, Radosław Sikorski, Traian Băsescu, Vladimír Bilčík, Tomasz Frankowski, Andrzej Halicki, Rasa Juknevičienė, David Lega, Miriam Lexmann, Antonio López‑Istúriz White, Liudas Mažylis, Luděk Niedermayer, Janina Ochojska, Michaela Šojdrová, Eugen Tomac, Isabel Wiseler‑Lima</Depute>

<Commission>{PPE}en nombre del Grupo PPE</Commission>

</RepeatBlock-By>

Véase también la propuesta de resolución común RC-B9-0328/2021

B9‑0328/2021

Resolución del Parlamento Europeo sobre la represión sistemática en Bielorrusia y sus consecuencias para la seguridad europea a raíz de los secuestros llevados a cabo en un avión civil de la Unión interceptado por las autoridades bielorrusas

(2021/2741(RSP))

El Parlamento Europeo,

 Vistas sus anteriores resoluciones sobre Bielorrusia,

 Vistas las Conclusiones del Consejo de 12 de octubre de 2020 sobre Bielorrusia,

 Vista la declaración del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad en nombre de la Unión, de 24 de mayo de 2021, sobre el desvío forzoso del vuelo de Ryanair FR4978 a Minsk el 23 de mayo de 2021,

 Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de 24 de mayo de 2021 sobre Bielorrusia,

 Vista la declaración conjunta de los ministros de Asuntos Exteriores del G‑7 y del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 27 de mayo de 2021, sobre Bielorrusia,

 Vista la Decisión (PESC) 2021/908 del Consejo, de 4 de junio de 2021, por la que se modifica la Decisión 2012/642/PESC relativa a la adopción de medidas restrictivas habida cuenta de la situación en Bielorrusia[1], por la que se prohíbe el sobrevuelo del espacio aéreo de la Unión y el acceso de compañías aéreas bielorrusas de todo tipo a los aeropuertos de la Unión,

 Visto el artículo 132, apartado 2, de su Reglamento interno,

A. Considerando que, el domingo 23 de mayo de 2021, las autoridades bielorrusas interceptaron el vuelo FR4978 de Ryanair con la participación de un avión de caza MiG-29 de las Fuerzas Aéreas bielorrusas y lo desviaron para forzar un aterrizaje de emergencia bajo el falso pretexto de una amenaza de bomba;

B. Considerando que las autoridades bielorrusas no descubrieron ningún dispositivo explosivo, pero detuvieron a dos pasajeros, Raman Pratasevich, de nacionalidad biel0orrusa, y su compañera Sofia Sapega, ciudadana rusa y estudiante de la Universidad Europea de Humanidades de Vilna;

C. Considerando que Raman Pratasevich es periodista y bloguero bielorruso y uno de los fundadores del canal Nexta Telegram, que desempeñó un papel fundamental en la movilización de protestas en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales fraudulentas celebradas el 9 de agosto de 2020; que Raman Pratasevich residía permanentemente en el exilio en Polonia y Lituania para evitar ser detenido en Bielorrusia sobre la base de acusaciones falsas contra él; que las autoridades bielorrusas incluyeron a Raman Pratasevich en la lista de observación de terroristas y que ahora puede ser condenado a la pena capital, ya que Bielorrusia es el único país de Europa que aún aplica la pena de muerte;

D. Considerando que otros tres pasajeros no embarcaron en el vuelo FR4978 después del aterrizaje forzoso en Minsk;

E. Considerando que tanto Raman Pratasevich como Sofia Sapega fueron exhibidos en los medios de comunicación de masas bielorrusos el lunes 24 de mayo; que Raman Pratasevich declaró que gozaba de buena salud y que estaba recibiendo un trato adecuado y confesó haber participado en la organización de protestas masivas en Minsk el año pasado; que Raman Pratasevich llevaba una espesa capa de maquillaje, posiblemente para cubrir las magulladuras provocadas por representantes de los servicios de seguridad bielorrusos tras su detención; que Raman Pratasevich dio una entrevista al canal estatal ONT el miércoles 2 de junio en la que hizo más «confesiones»; que, al igual que con su anterior aparición en los medios de comunicación, Raman Pratasevich no daba la impresión de hacer una confesión por su propia voluntad; que sus abogados siguen sin poder acceder a él;

F. Considerando que el aterrizaje forzoso del vuelo FR4978 puso en peligro la vida de otros 171 pasajeros y miembros de la tripulación, muchos de los cuales eran ciudadanos de la Unión;

G. Considerando que el aterrizaje forzoso del vuelo FR4978 vulneró numerosas normas jurídicas internacionales, en particular el Convenio de Chicago relativo a la Aviación Civil Internacional y el Convenio de Montreal para la represión de actos ilícitos contra la seguridad de la aviación civil;

H. Considerando que en Bielorrusia hay más de 400 presos políticos reconocidos, incluidos siete menores; que, desde las protestas que siguieron al robo de las elecciones presidenciales del 9 de agosto de 2020, 35 000 personas han sido encarceladas, se han abierto 3 000 causas penales contra manifestantes por motivos políticos y se han presentado más de 4 600 denuncias por torturas, violencia y malos tratos;

I. Considerando que el régimen bielorruso viola sistemáticamente los derechos humanos y las libertades de su pueblo; que la situación general de la democracia y el Estado de Derecho en el país se ha deteriorado significativamente antes, durante y después de la celebración de las elecciones presidenciales del 9 de agosto de 2020;

J. Considerando que el cierre de medios de comunicación independientes en Bielorrusia, la intensificación de las detenciones de periodistas, estudiantes, trabajadores sindicales, activistas de la sociedad civil y de partidos políticos, la invención de sus cargos en los llamados «tribunales», la intimidación, la tortura y el etiquetado de presos políticos con tarjetas amarillas y los asaltos a ciudadanos inocentes en la calle y en sus hogares constituyen un terror estatal sistémico;

K. Considerando que el número de víctimas mortales del régimen bielorruso está aumentando a un ritmo alarmante; que recientemente algunos detenidos han intentado suicidarse tras sufrir torturas físicas y mentales mientras se encontraban en prisión;

L. Considerando que el aterrizaje forzoso del vuelo FR4978 y la detención de un enemigo del régimen bielorruso se concibió para enviar un mensaje a todos sus opositores, en particular a los que viven en el extranjero, para que sepan que el régimen está decidido a capturarlos y que no están seguros en el extranjero;

1. Condena el secuestro y el aterrizaje forzoso del vuelo FR4978 por parte de las autoridades bielorrusas; que este horrendo acto supone una violación del Derecho internacional y constituye un acto de terrorismo estatal;

2. Exige la puesta en libertad inmediata e incondicional de Raman Pratasevich y Sofia Sapega; reitera sus anteriores peticiones de que se libere a todos los demás presos políticos retenidos en cárceles bielorrusas;

3. Lamenta la condena de Pavel Sevyarynets, Yauhen Afnahel, Andrei Voynich, Pavel Yukhnevich, Zmitser Kazlou, Maksim Vinyarski e Iryna Shchasnaya en un juicio a puerta cerrada en la ciudad de Mahilyou;

4. Insta a las autoridades bielorrusas a que pongan fin a todas las formas de malos tratos y torturas contra detenidos y presos políticos y les permitan acceder a tratamiento médico y asesoramiento jurídico;

5. Reitera su no reconocimiento de la elección de Aliaksandr Lukashenkha como presidente de Bielorrusia; considera que el régimen bielorruso actual es ilegítimo, ilegal y criminal; condena la represión contra los miles de bielorrusos que protestaron pacíficamente en defensa de su derecho a la libertad, la democracia y la dignidad;

6. Condena los ataques sistémicos perpetrados por el régimen contra civiles, que desde las elecciones robadas de agosto de 2020 han obligado a 14 000 bielorrusos a huir del país, a través de la violencia, la intimidación y otras formas de coacción; reitera que esta campaña de represión en curso y el desplazamiento forzoso de civiles constituyen graves violaciones de los derechos humanos;

7. Subraya que la situación actual es una prueba de la credibilidad de la Unión Europea y de la eficacia de nuestra política exterior; recuerda que la situación en Bielorrusia, país vecino y miembro de la Asociación Oriental, tiene un impacto directo en la Unión, quien debe mostrar suficiente determinación para ofrecer apoyo tangible y a largo plazo a las fuerzas democráticas que se esfuerzan por llevar la libertad y la democracia a Bielorrusia;

8. Hace hincapié en que la Unión está decidida a abordar la situación de los derechos humanos en Bielorrusia y a movilizar a la comunidad internacional en apoyo del pueblo bielorruso, en particular en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la OSCE y el Consejo de Europa;

9. Destaca que la libertad de expresión y de protesta, la independencia de los medios de comunicación de masas, el derecho a un juicio justo y el respeto de los derechos humanos en general son valores fundamentales que constituyen la base misma de las sociedades democráticas y de la Unión Europea; lamenta que, en la actualidad, Bielorrusia sea el único país de Europa que sigue aplicando la pena de muerte;

10. Hace hincapié en que, para derrotar a regímenes autoritarios como el de Lukashenka en Bielorrusia y el de Putin en Rusia, y para promover los valores democráticos en la región, la Unión Europea y sus Estados miembros deben apoyar firmemente una cooperación reforzada con los países asociados de la Asociación Oriental (Georgia, Moldavia y Ucrania); destaca que la creación de un sólido espacio democrático en la frontera de Europa Oriental y ejemplos concretos de una transformación democrática satisfactoria podrían beneficiar tanto a la seguridad y la prosperidad de nuestros ciudadanos como a la democratización de Bielorrusia y de la Federación de Rusia;

11. Apoya firmemente la idea de poner en marcha una conferencia política de alto nivel sobre la resolución de la crisis en Bielorrusia, que debería celebrarse sin demora; reitera su petición anterior, apoyada por la gran mayoría de sus diputados y grupos políticos, en la que insta al presidente y a la Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo a que inicien una misión de alto nivel en la que participen antiguos funcionarios europeos de alto nivel para explorar todas las vías posibles para poner fin a la violencia y liberar a los presos políticos, lo que podría contribuir a crear un entorno propicio a un diálogo político interno integrador en Bielorrusia;

12. Pide a la Agencia de la Unión Europea para la Seguridad Aérea y a la Organización de Aviación Civil Internacional que investiguen urgentemente este acto sin precedentes de terrorismo de Estado contra un avión civil de la Unión, a fin de evaluar si se puso en peligro el transporte aéreo y la seguridad de los pasajeros; destaca que este grave incidente violó significativamente la confianza y que cada Estado actúe de manera responsable en el cumplimiento de sus obligaciones en virtud del Convenio de Chicago, de modo que las aeronaves puedan operar de forma segura y segura; hace hincapié en que dicha investigación debe explorar la posibilidad de que ciudadanos rusos hayan participado en los actos terroristas perpetrados por el régimen bielorruso; subraya que, si se considera que ha sido así, cualquier nacional ruso implicado directa o indirectamente en la operación debería ser sancionado en virtud del régimen de sanciones de la UE de alcance mundial en materia de derechos humanos (Ley Magnitski de la Unión);

13. Destaca la importancia de la contribución de la Unión a la investigación, en particular mediante la participación de organismos de la Unión como Europol, Eurojust o la Fiscalía Europea en la labor de los equipos y operaciones conjuntos de investigación;

14. Pide a Interpol que revise inmediata y exhaustivamente las solicitudes de notificaciones rojas de Bielorrusia y que adopte todas las medidas adecuadas para evitar que ese país haga un uso indebido de Interpol con fines políticos;

15. Acoge con satisfacción la respuesta abrumadoramente positiva de las compañías aéreas de la Unión para evitar o intentar evitar volar sobre el espacio aéreo bielorruso; lamenta que, en algunos casos, se vean obstaculizados por el control del tráfico aéreo ruso; acoge con satisfacción el cierre del espacio aéreo de la Unión a las compañías aéreas bielorrusas; subraya que la prohibición de la Unión de que las compañías aéreas bielorrusas utilicen el espacio aéreo de la Unión debe seguir en vigor hasta que se haya liberado a todos los presos políticos, incluidos Raman Pratasevich y Sofia Sapega; hace hincapié en la necesidad de que la Unión introduzca de manera anticipada su cuarto paquete de sanciones, que debería ser más ambicioso y específico; recomienda que se introduzcan sanciones sectoriales y que se prohíba la importación de productos petrolíferos, fertilizantes de potasio, productos metálicos, madera y productos de la madera; insiste en la urgente necesidad de sancionar a todas las empresas estatales pertinentes que contribuyan a apoyar el régimen mediante ingresos en divisas; destaca la importancia de intensificar la lucha contra el contrabando de cigarrillos procedentes de Bielorrusia, que se ha convertido en una fuente muy importante de ingresos para el régimen bielorruso;

16. Considera que la lista de personas sancionadas a las que se ha prohibido entrar en la Unión y cuyos activos han sido congelados debe ampliarse sustancialmente e incluir a todas las personas vinculadas con la represión estatal, pero también a las personas que apoyan el régimen y le proporcionan apoyo económico o de cualquier otro tipo, como el periodista del régimen Marat Markau, que entrevistó a Raman Pratasevich en el canal estatal ONT el 2 de junio de 2021; recuerda, a este respecto, la necesidad de aprovechar plenamente las opciones de medidas restrictivas que ofrece el régimen de sanciones de la UE de alcance mundial en materia de derechos humanos (Ley Magnitsky de la Unión); aconseja a los Estados miembros que consideren la posibilidad de expulsar al personal diplomático bielorruso, del que se sabe que trabaja para los servicios secretos bielorrusos;

17. Subraya que todas las medidas punitivas contra Bielorrusia deben coordinarse e introducirse junto con los socios del G‑7 y otros socios afines; acoge con satisfacción las próximas cumbres entre la Unión Europea y los Estados Unidos y entre los Estados Unidos y Rusia, y estima que son oportunidades importantes para coordinar posiciones entre la Unión y sus socios; recuerda al presidente Putin las consecuencias de seguir apoyando el régimen de Alyaksandr Lukashenka; destaca, en este contexto, la importancia de introducir nuevas sanciones contra la Federación de Rusia por el papel que desempeña en el apoyo al régimen bielorruso;

18. Señala la responsabilidad moral y política de los partidos políticos de la Unión que se benefician voluntariamente de recursos financieros proporcionados por la Federación de Rusia a cambio de su apoyo político y de otro tipo en el Parlamento Europeo y en otros foros a las políticas y los objetivos rusos, en detrimento de los intereses y valores de la Unión;

19. Pide la creación de un tribunal internacional que conozca de los delitos cometidos por el régimen bielorruso y por Alyaksandr Lukashenka, en particular por librar una guerra contra los ciudadanos de Bielorrusia; solicita a la Unión que adopte las medidas necesarias, también mediante la utilización de plataformas de la Unión para reclamar justicia y luchar contra la impunidad, como la Plataforma contra la Impunidad del Parlamento Europeo, el Centro de Justicia de la Unión y las redes de jurisdicción universal;

20. Subraya el compromiso constante de la Unión con una Bielorrusia democrática; acoge con satisfacción el proyecto de paquete de apoyo económico de la Comisión para la futura Bielorrusia democrática por valor de 3 000 millones de euros; observa que la Unión debe proponer un conjunto completo de medidas para preparar a las fuerzas democráticas de Bielorrusia para la aplicación de este paquete; destaca que este paquete transmite el importante mensaje de que la Unión estará dispuesta a prestar asistencia tangible y polifacética a una Bielorrusia democrática y a situar al país en la senda de la reforma y la modernización; insiste en la importancia de que la Unión se prepare para un acuerdo bilateral ambicioso para acoger el cambio democrático en Bielorrusia;

21. Reitera la importancia que revisten los medios de comunicación y periodistas bielorrusos independientes y el importante papel que desempeñan en la sociedad bielorrusa; pide, a este respecto, a la Unión y a otras organizaciones internacionales que presten apoyo financiero y técnico a todos los medios de comunicación y periodistas independientes para que puedan llevar a cabo su misión de informar a la sociedad sobre los acontecimientos que se están produciendo en Bielorrusia; reitera, a este respecto, su llamamiento en favor de una mayor apoyo a la cadena de televisión Bielsat;

22. Insiste en anteriores llamamientos para que se refuerce la asistencia a la sociedad civil bielorrusa, prestando especial atención a aquellos que encuentran refugio en la Unión, desde donde siguen luchando; pide a los Estados miembros que ofrezcan a estas personas protección personal y oportunidades para centrarse en su trabajo cívico facilitando la obtención de visados y simplificando las normas de residencia, y que ofrezcan apoyo, incluido financiero, a las instituciones exiliadas, como la Universidad Europea de Humanidades de Vilna, que están formando a una nueva generación de ciudadanos de Bielorrusia que cuestionan su sistema corrupto e ilegítimo;

23. Pide que se expulse a Bielorrusia de los organismos deportivos internacionales, incluido el Comité Olímpico Internacional; insta a la Unión de Federaciones Europeas de Fútbol (UEFA) a que cancele los derechos de retransmisión para el torneo de fútbol EURO 2020 de la televisión pública bielorrusa TVR y los asigne gratuitamente a la televisión independiente Bielsat;

24. Reitera la necesidad de que todos los Estados miembros adopten una posición unificada en la respuesta al terrorismo estatal orquestado por el régimen de Alyaksandr Lukashenka y apoyado por el Kremlin; expresa su preocupación por las acciones del Gobierno en funciones en Bulgaria, nombrado por su presidente, por la destitución de altos funcionarios de seguridad que tratan de destapar las redes de espionaje rusas que actúan en la Unión;

25. Subraya la importancia de que la Unión contrarreste la desinformación sobre la situación en Bielorrusia dentro de la Unión, así como otras formas de amenazas híbridas llevadas a cabo por terceros a este respecto;

26. Expresa su solidaridad con Letonia tras la expulsión injustificada de sus diplomáticos por parte de Bielorrusia; condena que el fiscal general de Bielorrusia haya iniciado una investigación penal contra el ministro de Asuntos Exteriores de Letonia, así como contra el alcalde de su capital, Riga;

27. Condena enérgicamente los actos de represión y las acciones hostiles llevadas a cabo por las autoridades contra los representantes de la minoría polaca y contra el sistema escolar polaco en Bielorrusia; pide, a este respecto, la liberación incondicional de Andżelika Borys, Andrzej Poczobut y otros presos políticos;

28. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, así como a las autoridades de la República de Bielorrusia.

[1] DO L 197 I de 4.6.2021, p. 3.

Última actualización: 9 de junio de 2021Aviso jurídico - Política de privacidad