Propuesta de resolución - B9-0338/2022Propuesta de resolución
B9-0338/2022

    PROPUESTA DE RESOLUCIÓN sobre el Reglamento Delegado de la Comisión, de 9 de marzo de 2022, por el que se modifica el Reglamento Delegado (UE) 2021/2139 en lo que respecta a las actividades económicas en determinados sectores energéticos y el Reglamento Delegado (UE) 2021/2178 en lo que respecta a la divulgación pública de información específica sobre esas actividades económicas

    27.6.2022 - (C(2022)00631 – 2022/2594(DEA))



    Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios
    Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria
    Diputados responsables: Othmar Karas, Christophe Hansen, Alexander Bernhuber, Sirpa Pietikäinen, Paul Tang, Simona Bonafè, Martin Hojsík, Linea Søgaard‑Lidell, Emma Wiesner, Monica Semedo, Claudia Gamon, Róża Thun und Hohenstein, Bas Eickhout and Michael Bloss (en nombre de Verts/ALE), Silvia Modig and Dimitrios Papadimoulis (en nombre de The Left), Evelyn Regner, Rasmus Andresen, Jutta Paulus, Marie Toussaint, Roman Haider, Mick Wallace, Nikolaj Villumsen, Anja Hazekamp, Cornelia Ernst, Malin Björk, José Gusmão, Marisa Matias, Idoia Villanueva Ruiz, Martin Schirdewan, Chris MacManus, Manon Aubry, Manuel Bompard, Petros Kokkalis
    (Comisiones conjuntas – artículo 58 del Reglamento interno)

    Procedimiento : 2022/2594(DEA)
    Ciclo de vida en sesión
    Ciclo relativo al documento :  
    B9-0338/2022
    Textos presentados :
    B9-0338/2022
    Debates :
    Textos aprobados :

    B9‑0338/2022

    Resolución del Parlamento Europeo sobre el Reglamento Delegado de la Comisión, de 9 de marzo de 2022, por el que se modifica el Reglamento Delegado (UE) 2021/2139 en lo que respecta a las actividades económicas en determinados sectores energéticos y el Reglamento Delegado (UE) 2021/2178 en lo que respecta a la divulgación pública de información específica sobre esas actividades económicas (C(2022)00631 – 2022/2594(DEA))

    El Parlamento Europeo,

     Visto el Reglamento Delegado de la Comisión, de 9 de marzo de 2022, por el que se modifica el Reglamento Delegado (UE) 2021/2139 en lo que respecta a las actividades económicas en determinados sectores energéticos y el Reglamento Delegado (UE) 2021/2178 en lo que respecta a la divulgación pública de información específica sobre esas actividades económicas (C(2022)00631),

     Visto el artículo 290 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

     Vistos la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y su Protocolo de Kioto,

     Visto el Acuerdo de París[1], adoptado el 12 de diciembre de 2015 en la 21.ª Conferencia de las Partes en la CMNUCC (COP21), en particular su artículo 2, apartado 1, letra c),

     Visto el Reglamento (UE) 2020/852 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de junio de 2020, relativo al establecimiento de un marco para facilitar las inversiones sostenibles y por el que se modifica el Reglamento (UE) 2019/2088[2], y en particular su artículo 8, apartado 4, su artículo 10, apartado 3, su artículo 11, apartado 3, y su artículo 23, apartado 6,

     Visto el Reglamento (UE) 2021/1119 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de junio de 2021, por el que se establece el marco para lograr la neutralidad climática y se modifican los Reglamentos (CE) n.º 401/2009 y (UE) 2018/1999 (en lo sucesivo, «Legislación europea sobre el clima»)[3],

     Vista la Decisión (UE) 2022/591 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de abril de 2022, relativa al Programa General de Acción de la Unión en materia de Medio Ambiente hasta 2030[4],

     Vista la respuesta de la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles, de 21 de enero de 2022,[5] al Reglamento Delegado de la Comisión con arreglo al artículo 10, apartado 4, y al artículo 11, apartado 4, del Reglamento (UE) 2020/852,

     Vista la declaración del presidente de la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles, de 3 de febrero de 2022,

     Visto el informe final de la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles, de marzo de 2022, sobre las opciones de ampliación de la taxonomía en apoyo de una transición sostenible[6],

     Visto el artículo 111, apartado 3, de su Reglamento interno,

     Vistas las deliberaciones conjuntas de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, de conformidad con el artículo 58 del Reglamento interno,

     Vista la propuesta de resolución de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria,

    A. Considerando que el Reglamento (UE) 2020/852 establece los criterios para determinar si una actividad económica se considera medioambientalmente sostenible a efectos de fijar el grado de sostenibilidad medioambiental de una inversión;

    B. Considerando que el artículo 3 del Reglamento (UE) 2020/852 establece cuatro condiciones acumulativas para que una actividad económica se considere como medioambientalmente sostenible, a saber, que la actividad económica contribuya sustancialmente a uno o varios de los objetivos medioambientales establecidos en el artículo 9, de conformidad con los artículos 10 a 16, que no cause ningún perjuicio significativo a alguno de los objetivos medioambientales establecidos en el artículo 9 de conformidad con el artículo 17, que se lleve a cabo de conformidad con las garantías mínimas establecidas en el artículo 18, y que se ajuste a los criterios técnicos de selección que hayan sido establecidos por la Comisión de conformidad con el artículo 10, apartado 3, el artículo 11, apartado 3, el artículo 13, apartado 2, el artículo 14, apartado 2, o el artículo 15, apartado 2;

    C. Considerando que el artículo 10 del Reglamento (UE) 2020/852 hace una distinción entre las actividades económicas que se consideran que contribuyen de forma sustancial a mitigar el cambio climático por diversos medios, como se establece en el apartado 1, y las actividades económicas, establecidas en el apartado 2, para las que no existe una alternativa ni tecnológica ni económicamente viable de bajas emisiones de carbono, y que se considera que contribuyen de forma sustancial a la mitigación del cambio climático cuando apoyen la transición hacia una economía climáticamente neutra coherente con un plan para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 °C respecto de los niveles preindustriales, y cuando estas actividades registren unos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero que se corresponden con el mejor rendimiento en el sector o la industria, no obstaculicen el desarrollo y la implantación de alternativas de bajas emisiones de carbono, y no conlleven la retención de activos intensivos en carbono teniendo en cuenta la vida económica de dichos activos;

    D. Considerando que el artículo 19, apartado 1, letra i), del Reglamento (UE) 2020/852 exige que los criterios técnicos de selección tengan en cuenta el impacto potencial en el mercado de la transición hacia una economía más sostenible, en particular el riesgo de que los activos queden bloqueados como consecuencia de dicha transición, así como el riesgo de crear incentivos incompatibles con la inversión sostenible;

    E. Considerando que el artículo 23, apartados 4 y 5, del Reglamento (UE) 2020/852 exige que antes de adoptar actos delegados y durante su elaboración, la Comisión recabe todos los conocimientos especializados necesarios que establecen los criterios técnicos de selección, que actúe de conformidad con los principios y procedimientos establecidos en el Acuerdo interinstitucional, de 13 de abril de 2016, sobre la mejora de la legislación[7], y que notifique cualquier acto delegado simultáneamente al Parlamento Europeo y al Consejo tan pronto como lo adopte;

    F. Considerando que, de conformidad con el punto 13 del Acuerdo interinstitucional, de 13 de abril de 2016, sobre la mejora de la legislación, la Comisión debe realizar evaluaciones de impacto de sus actos delegados que previsiblemente tengan un impacto económico, medioambiental o social significativo, y los resultados finales de las evaluaciones de impacto deben ponerse a disposición del Parlamento Europeo, del Consejo y de los Parlamentos nacionales y publicarse en el momento de la adopción del acto delegado;

    G. Considerando que las directrices para la mejora de la legislación adoptadas el 3 de noviembre de 2021 establecen que las partes interesadas deben poder dar su opinión sobre los proyectos de actos delegados de aplicación general a través de una consulta pública de cuatro semanas de duración;

    H. Considerando que se transmitió a los Estados miembros un proyecto del Reglamento Delegado de la Comisión en la noche del 31 de diciembre de 2021, sin consultar al Parlamento Europeo;

    I. Considerando que el Parlamento Europeo, como colegislador, cuenta con igual posición en el proceso de toma de decisiones en relación con el Reglamento (UE) 2020/852, pero, a diferencia del Consejo, no ha tenido una oportunidad adecuada de aportar sus opiniones y comentarios antes de la adopción del Reglamento Delegado de la Comisión;

    J. Considerando que, en la carta de 18 de enero de 2022 dirigida a la Comisión por la presidenta de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, la mayoría de los coordinadores de dichas comisiones solicitaron que la Comisión abriera el proyecto de Reglamento Delegado a consulta pública y expresaron su preocupación en relación con la falta de una evaluación de impacto adecuada de dicho Reglamento Delegado;

    K. Considerando que, a pesar de la petición del Parlamento, el Reglamento Delegado de la Comisión no ha sido objeto de consulta pública específica ni de una evaluación de impacto específica, a diferencia del proceso que condujo a la adopción del Reglamento Delegado (UE) 2021/2139 de la Comisión[8];

    L. Considerando que el Grupo de Expertos Técnicos sobre Finanzas Sostenibles, creado por la Comisión para asesorarla sobre los criterios establecidos en el Reglamento Delegado (UE) 2021/2139, en su informe técnico sobre la taxonomía publicado el 9 de marzo de 2020[9], ya se había pronunciado sobre la base científica para incluir actividades en la taxonomía de actividades medioambientalmente sostenibles, como exige el artículo 19 del Reglamento (UE) 2020/852;

    M. Considerando que el artículo 20 del Reglamento (UE) 2020/852 instaura la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles, con el objetivo de proporcionar expertos y asesorar a la Comisión al establecer y actualizar los criterios técnicos de selección;

    N. Considerando que la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles concluyó en su respuesta de 21 de enero de 2022 que los criterios propuestos no eran compatibles con las disposiciones del Reglamento (UE) 2020/852, y que las actividades pertinentes no se pueden considerar sostenibles en el sentido de dicho Reglamento;

    O. Considerando que la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles pone de relieve las preocupaciones sobre la facilidad de uso y las reservas jurídicas de los posibles inversores, así como la preocupación por las pérdidas del mercado financiero;

    P. Considerando que el presidente de la Plataforma sobre Finanzas Sostenibles declaró el 3 de febrero de 2022 que el proyecto de Reglamento Delegado de la Comisión supone un alejamiento evidente de un enfoque basado en la ciencia, que corre el riesgo de debilitar la integridad de las finanzas sostenibles;

    Q. Considerando que el objetivo del Reglamento (UE) 2020/852 es aumentar la transparencia, la credibilidad y la coherencia en la clasificación de las actividades económicas y limitar el riesgo de blanqueo ecológico y de fragmentación en los mercados pertinentes;

    R. Considerando que, en cambio, el Reglamento Delegado de la Comisión aumentaría la complejidad de la toma de decisiones para los inversores institucionales y minoristas y crearía cargas administrativas adicionales para las entidades financieras;

    S. Considerando que el Reglamento Delegado de la Comisión corre, por tanto, el riesgo de perjudicar el objetivo del Reglamento (UE) 2020/852 al generar fragmentación y confusión en los mercados de la Unión y socavar la credibilidad de la taxonomía como guía para las inversiones;

    T. Considerando que el Banco Europeo de Inversiones ha expresado su preocupación por que el Reglamento Delegado de la Comisión pueda ser «desacreditado» y conllevar una pérdida de confianza de los inversores;

    U. Considerando que la taxonomía prevista en el Reglamento (UE) 2020/852 debe evitar cualquier incentivo que pueda ir en contra de la urgente tarea de la Unión de aumentar la seguridad y la soberanía energéticas;

    V. Considerando que algunas actividades económicas que no cumplen los requisitos del Reglamento (UE) 2020/852 y que, por tanto, no pueden incluirse en la taxonomía podrían, no obstante, contribuir a garantizar un suministro energético estable durante la transición a una economía sostenible;

    1. Formula objeciones al Reglamento Delegado de la Comisión;

    2. Encarga a su presidenta que transmita la presente Resolución a la Comisión y le comunique que el Reglamento Delegado no puede entrar en vigor;

    3. Considera que los criterios técnicos de selección propuestos en el Reglamento Delegado de la Comisión no respetan el artículo 3 del Reglamento (UE) 2020/852;

    4.  Considera que cualquier acto delegado nuevo o modificado que se adopte en virtud del Reglamento (UE) 2020/852 podría tener importantes repercusiones económicas, medioambientales y sociales, e insta, por tanto, a la Comisión a garantizar que dichos actos delegados se sometan sistemáticamente a una consulta pública y a una evaluación de impacto, de conformidad con el punto 13 del Acuerdo interinstitucional, de 13 de abril de 2016, sobre la mejora de la legislación;

    5. Encarga a su presidenta que transmita la presente Resolución al Consejo y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

     

     

    Última actualización: 4 de julio de 2022
    Aviso jurídico - Política de privacidad