Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 15 de febrero de 2000 - Estrasburgo Edición DO

Aditivos en la alimentación animal
MPphoto
 
 

  Kindermann (PSE). – (DE) Señor Presidente, estimadas y estimados colegas, la presente propuesta de modificación de la Directiva del año 1970 sobre los aditivos en la alimentación animal es la primera de una serie de propuestas sobre el tema de los alimentos para animales. Es decir que en los próximos meses volveremos a debatir otras propuestas sobre el mismo tema en el Parlamento. El enorme interés que han suscitado entre la opinión pública europea los escándalos de la dioxina, los antibióticos, los fangos de depuradora, etc., demuestra la importancia central de esta cuestión. Nos encontramos, por lo tanto, ante un elemento importante para la protección de la salud pública. Por esto, consideramos que se debería aplicar el fundamento jurídico del artículo 152 y no el del artículo 37, como propone la Comisión.

La modificación propuesta por la Comisión, esto es, la igualdad de trato para los aditivos autorizados antes del 31.12.1987 y los autorizados después de esa fecha, es indiscutible y la apoyamos plenamente. La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural aprobó, no obstante, por unanimidad algunas enmiendas importantes a la propuesta de la Comisión.

La regulación que propone la Comisión entraña el riesgo de que se establezcan monopolios para la comercialización de determinados aditivos. En efecto, sólo se admite el derecho a solicitar la autorización a las empresas que obtuvieron la autorización original, pero no a las que puedan haberla obtenido con posterioridad. Debemos evitar que se puedan crear monopolios de este tipo –que podrían provocar un aumento de los precios de los alimentos para animales–, concediendo una autorización provisional a todas las empresas que en fecha 1 de abril de 1988 comercializaban una sustancia determinada. Dicha autorización provisional será válida hasta que se haya completado la nueva evaluación.

La modificación más importante con respecto a la propuesta de la Comisión es, no obstante, la incorporación a la directiva sobre los aditivos de las disposiciones relativas a los organismos modificados genéticamente, tal como recomienda el ponente. Para ello se ha basado en el compromiso alcanzado entre el Parlamento y la Comisión con respecto a la autorización de OMG al margen de la Directiva sobre su liberación en el medio ambiente. Dicho compromiso ya constituye el fundamento para la autorización de OMG. Por consiguiente, parece lógico, a la vista de las disposiciones ya adoptadas en otros ámbitos –como el relativo al material de reproducción forestal, por citar sólo un ejemplo–, prever también en el caso que nos ocupa disposiciones específicas para la incorporación de aditivos modificados genéticamente a los alimentos para animales.

Un aspecto particularmente importante en este contexto es la identificación de los aditivos modificados genéticamente. Ésta permite, por un lado, una decisión informada del agricultor sobre si desea utilizar o no esa clase de alimentos y, por el otro lado, ofrece al consumidor la posibilidad de abstenerse de adquirir alimentos en cuya producción se hayan empleado OMG.

Antes de acabar, quiero manifestar, en nombre de mi Grupo, nuestro más sincero agradecimiento al ponente, que ha trabajado con ahínco. Yo creo que la expectación con que aguardamos la respuesta del Sr. Byrne está justificada.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad