Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 12 de enero de 2005 - Estrasburgo Edición DO

Deuda de los países en desarrollo
MPphoto
 
 

  Carlotti (PSE), en nombre del Grupo. – (FR) La Unión Europea y la comunidad internacional se disponen a cancelar una parte de la deuda iraquí y, en estos momentos, de la deuda de los países asolados por el tsunami. Por mi parte, lo celebro, desde luego, pero son reacciones en caliente, asociadas a una actualidad urgente. Ahora bien, debería tratarse con la misma urgencia y la misma celeridad toda la problemática de la deuda de los países del Sur, porque hay una gran urgencia en esta realidad deprimente a la que nos enfrentamos.

El importe anual del reembolso de la deuda del Sur excede en mucho el importe anual de la ayuda pública al desarrollo, y es el Sur el que financia al Norte. En veinte años, los países del Sur han reembolsado seis euros por cada euro prestado, y se les piden aún cuatro más. Para que el Sur avance, es preciso que la deuda retroceda, pero las respuestas tardan en materializarse. Celebro la iniciativa del Reino Unido, que anuncia que va a condonar su parte de la deuda de los países más pobres con el Banco Mundial. Espero con impaciencia que todos los países de la OCDE hagan lo mismo. Si todos esos países siguieran el ejemplo británico, podrían ir a la escuela 45 millones de niños más y 140 millones de personas podrían acceder a agua potable, a condición, por supuesto, de que la cancelación de la deuda vaya acompañada de un refuerzo de la ayuda al desarrollo y de que el Norte deje de coger con una mano lo que da con la otra.

Hoy es imperativo encontrar una solución global, justa y duradera al problema de la deuda, y el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo está convencido de que la Unión Europea y los Estados miembros pueden tomar esta iniciativa. Pueden hacerlo cancelando totalmente la deuda de los países más pobres, tomando medidas para aliviar la situación de los países situados en el umbral del desarrollo, dejando de imponer «ajustes estructurales» y, por supuesto, como se ha dicho, debemos inscribir este dispositivo en una política global de ayuda y buscar muy rápidamente nuevas fuentes de financiación.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad