Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 11 de mayo de 2005 - Estrasburgo Edición DO

18. Ejercicio 2006
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día, se procede a la presentación por la Comisión del anteproyecto del presupuesto general para el ejercicio 2006.

 
  
MPphoto
 
 

  Dalia Grybauskaitė, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, la Comisión desea presentar el anteproyecto de presupuesto que hemos aprobado el 27 de abril. Es el último presupuesto de las actuales perspectivas financieras. En este proyecto nos hemos centrado en los principales objetivos políticos acordados por la Comisión y el Parlamento, referentes a los cuatro grandes ámbitos políticos: relanzamiento de la Agenda de Lisboa, seguridad y solidaridad, ampliación y relaciones exteriores. Voy a comentar estos cuatro ámbitos políticos.

La prioridad central de este presupuesto es el relanzamiento de la Agenda de Lisboa, que busca reforzar el crecimiento económico y crear puestos de trabajo. El presupuesto europeo contribuye a este objetivo con tres conjuntos de políticas: políticas internas, desarrollo agrícola y políticas estructurales.

Por lo que respecta a las políticas internas, se ha previsto un aumento del 2 %. Como contribución directa a los objetivos de Lisboa, la investigación y el desarrollo van a registrar un incremento del 4,7 %.

La Política Agrícola Común también muestra un solapamiento claro con los objetivos de la Estrategia de Lisboa. 2006 será el primer año en el que los fondos procedentes de ingresos directos van a ser transferidos al gasto en desarrollo rural, que se va a elevar hasta el 13,6 %.

Los Fondos Estructurales europeos, en conjunto, experimentarán un incremento del 5 % y alcanzarán los 44 600 millones de euros. Su función primordial consiste en fomentar el potencial de crecimiento de las regiones retrasadas y aumentar las oportunidades de empleo. En conjunto, todas estas acciones contribuyen a los objetivos de la Estrategia de Lisboa y representan al menos un tercio del presupuesto.

Volviendo a los demás objetivos principales del presupuesto, la solidaridad y la seguridad, la propuesta de la Comisión prevé medidas para mejorar la seguridad social y medioambiental, garantizar los derechos fundamentales y promover la participación ciudadana activa, especialmente la de los jóvenes. La lucha contra el terrorismo, la mejora de la seguridad alimentaria y del transporte, y la seguridad de suministro energético se encuentran igualmente entre las medidas prioritarias, para las que el anteproyecto de presupuesto propone un aumento del 5 %.

Para terminar con las políticas internas, quiero señalar que la propuesta de la Comisión deja suficiente margen para que las autoridades presupuestarias, y en concreto el Parlamento, aumenten el presupuesto para aquellos programas que considere necesarios. Pero tales incrementos tendrán que debatirse con el Consejo. La Comisión está dispuesta, desde luego, a ayudar y apoyar esta iniciativa.

La siguiente prioridad consiste en culminar la ampliación con éxito. La progresiva incorporación de los nuevos Estados miembros también está reflejada en todas las rúbricas internas, con un aumento especialmente marcado en las políticas estructurales, hasta el 30 %, y las de desarrollo rural, hasta el 9 %. En el aspecto administrativo, esta incorporación también está reflejada en la solicitud de 700 nuevos puestos de trabajo.

Para los países candidatos, la Comisión propone presupuestar únicamente las cantidades que ya han sido aprobadas para las respectivas estrategias previas a la adhesión. A fin de soportar dichas estrategias previas a la adhesión, la Comisión también solicita 100 nuevos puestos de trabajo de personal externo.

En el ámbito de las relaciones exteriores, no resulta posible acomodar bajo el techo prefijado las nuevas prioridades del 2006 y garantizar, al mismo tiempo, la continuidad de los programas de cooperación en curso. Por esta razón, la Comisión propone recurrir al instrumento de flexibilidad para la mayor parte de la ayuda a la reconstrucción en Asia. Nos gustaría subrayar que, por quinta vez en siete años, no va a ser suficiente el techo fijado en Berlín.

Voy a referirme ahora a las cifras globales del presupuesto de 2006. La propuesta de la Comisión menciona la cantidad de 112 600 millones de euros en pagos y 121 300 millones de euros en compromisos. Los incrementos respectivos son el 6 % y el 4 %. Eso representa el 1,02 % de la RNB de la Unión Europea en pagos y el 1,09 % de la RNB de la Unión Europea en compromisos.

Teniendo presentes las negociaciones en curso sobre las futuras perspectivas financieras, quiero señalar que la Comisión pide lo que resulta necesario y suficiente en estos momentos para financiar las políticas de la Unión en 2006. Recuérdese que hoy estamos hablando del presupuesto anual. Este anteproyecto de presupuesto para 2006, que representa ya el 1,02 % de la RNB de la UE en cuanto a pagos, no contempla las necesidades de la futura ampliación con Bulgaria y Rumanía, ni la integración completa de los nuevos Estados miembros, concretamente en relación a las políticas agrícola y de cohesión que ya han sido aprobadas, ni por supuesto recoge la mayor inversión en crecimiento y puestos de trabajo, tal como exige el relanzamiento de la Agenda de Lisboa.

Estoy segura de que este va a ser un año importante para todos nosotros, y puedo asegurarles que la Comisión va a hacer un esfuerzo para ayudar a las autoridades presupuestarias con el fin de alcanzar un buen acuerdo sobre el presupuesto de 2006 para la Unión y sus ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni Pittella (PSE), ponente. – (IT) Señor Presidente, Señorías, mi esperanza es que la comparación que seguirá a la presentación de esta tarde permita obtener por fin un resultado favorable. Deseo que este sea un año positivo, pero a decir verdad, los primeros signos solo son parcialmente alentadores.

Reconozco de buen grado la labor de la señora Grybauskaité, cuyo proyecto de presupuesto contiene respuestas positivas a algunas cuestiones en las que tiene gran empeño el Parlamento y que figuran en sus directrices. Me refiero a la modulación de los gastos agrícolas a favor del desarrollo rural, al incremento de la rúbrica 2 para la política regional y al aumento de los gastos para los jóvenes y la cultura y de los gastos para las agencias.

No puedo decir lo mismo de la rúbrica 4 con respecto a las acciones exteriores y las intervenciones destinadas a las PYME. La señora Grybauskaité nos ha dicho que las intervenciones que tienen por objeto la estrategia de Lisboa abarcan más de un tercio del proyecto de presupuesto. Lo comprobaremos partida por partida, pero tras un primer examen me parece que los importes son insuficientes. No obstante, aunque esta evaluación fuese incorrecta, sin duda la referencia al acuerdo sobre el desarrollo sostenible alcanzado con ocasión del Consejo Europeo de Gotemburgo es insatisfactoria: no puede haber crecimiento competitivo sin crecimiento sostenible.

Además, la propuesta relativa a las acciones exteriores resulta decepcionante. Sin duda se trata de una vieja llaga, de una dolorosa herida que se abre con cada procedimiento presupuestario; sin embargo, un enfoque más valiente habría colocado al Consejo ante su responsabilidad y obtenido el pleno apoyo del Parlamento.

En general, habríamos esperado un mayor impulso, pero en cualquier caso nuestra actitud será constructiva. No queremos hacer la lista de gastos, sino defender las prerrogativas del Parlamento y de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Janusz Lewandowski (PPE-DE), Presidente de la Comisión de Presupuestos. – (PL) Señor Presidente, señor Comisario, puede parecer que los numerosos diputados que se hallan ausentes consideran la presentación de hoy un procedimiento rutinario. No lo es en ningún caso para mí ni para la señora Comisaria, que incluso me entiende si hablo en polaco.

¿Qué tiene de especial el ejercicio 2006? En primer lugar, es el último año de las actuales perspectivas financieras. Eso significa que han surgido tareas nuevas y costosas que no figuraban en nuestros planes anteriores, y en consecuencia, la financiación va a estar muy justa, sobre todo en las rúbricas tercera y cuarta. Tendremos inevitablemente que alcanzar acuerdos complementarios con la Presidencia, que para esas fechas será británica.

En segundo lugar, 2006 es un período de transición hacia las nuevas perspectivas financieras. Como tal, nos plantea un problema en cuanto al nivel de pagos, que es unos 7 000 millones euros más bajo que el límite máximo de pagos como porcentaje de la RNB, fijado en las perspectivas financieras, e inferior al nivel del 1,03 % de 2005. Deberíamos analizar detenidamente hasta qué punto va a cubrir nuestras necesidades reales en 2006.

Aunque algunas características del presupuesto de 2006 resultan conocidas de años anteriores, existen algunas prioridades nuevas. Entre ellas se encuentra un intento de revitalizar la estrategia de Lisboa por medio de una nueva inyección de fondos. Según la señora Comisaria, la financiación de esta Estrategia aumentará un 8 %, lo que se traducirá en recortes en otros ámbitos de gasto encuadrados en la rúbrica 3. Quiero añadir que una mayor financiación no puede constituir un sustitutivo de las auténticas reformas que constituyen la esencia de la Estrategia de Lisboa. Otra prioridad nueva comprende una serie de desafíos a los que nos enfrentamos en el terreno de la política exterior. Implican, sobre todo, la reconstrucción de los países asolados por la catástrofe del tsunami, y la dotación de apoyo por parte de la UE para el nacimiento de la democracia y la sociedad civil que está teniendo lugar más allá de nuestra frontera oriental. No existe ninguna duda de que esta prioridad va a obligar a recurrir al instrumento de flexibilidad. Otra de las prioridades que ha sido añadida por nuestro ponente es la juventud, y esa será la característica diferenciadora de la estrategia presupuestaria del Parlamento Europeo para 2006.

Ya he reseñado los sólidos vínculos que existen entre las negociaciones sobre el presupuesto anual y las relativas a las perspectivas financieras plurianuales. Es bastante evidente que resultará más sencillo para nosotros negociar el presupuesto de 2006 bajo la Presidencia británica, y que estas negociaciones se celebrarán en un clima más amistoso en caso de que la Presidencia luxemburguesa logre concluir las negociaciones sobre las perspectivas financieras plurianuales. No tengo ni idea de si se trata de una meta realista, pero creo que debería ser algo que compartiéramos todos.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Entiendo que el documento del anteproyecto del presupuesto se encuentra en la secretaría de la comisión, pero que a lo largo de la semana habrá más copias.

El debate queda cerrado.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad