Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2005/0042B(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0032/2006

Textos presentados :

A6-0032/2006

Debates :

PV 16/03/2006 - 6
PV 16/03/2006 - 15
CRE 16/03/2006 - 6
CRE 16/03/2006 - 15

Votaciones :

PV 23/03/2006 - 11.6
CRE 23/03/2006 - 11.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2006)0107

Debates
Jueves 16 de marzo de 2006 - Estrasburgo Edición DO

6. Programa de acción comunitaria en el ámbito de la protección de los consumidores (2007-2013) (debate)
PV
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0032/2006) de la señora Thyssen, en nombre de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, sobre la propuesta de Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un programa de acción comunitaria en el ámbito de la salud y la protección de los consumidores (2007-2013) – aspectos relacionados con los consumidores (COM(2005) 0115 – C6-0225/2005 – 2005/0042B(COD)).

Antes de ceder la palabra al Comisario, tengan en cuenta, Señorías, que solo nos quedan veinte minutos para el debate antes del Turno de votaciones. Como comprenderán, en estas condiciones no podremos terminar el debate. Prefiero decírselo ahora: me veré obligado a suspender el debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Markos Kyprianou, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, en primer lugar quiero dar las gracias a la ponente, la señora Thyssen, y a los diputados al Parlamento y los miembros de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor por su excelente y estrecha colaboración y por el apoyo que han dado al programa de acción comunitaria en el ámbito de la protección de los consumidores.

Permítanme disculparme anticipadamente por repetir algunas cosas que ya he dicho cuando hablaba de la parte del programa dedicada a la salud. Sin embargo, dado que estamos manteniendo debates independientes, es importante volver a puntualizar algunas cosas en relación con el programa de protección de los consumidores.

El problema del presupuesto es similar: la reducción del presupuesto provocará una reducción de las políticas y, también en este caso, tendremos menos dinero para la Unión de 27 –25 más 2– que el que teníamos para los 15.

En la era de la protección de los consumidores, en la que tenemos que poner en práctica iniciativas de gran alcance, sobre todo en los nuevos Estados miembros y en los países en vías de adhesión, esto provocará graves problemas y, como es lógico, afectará a la ayuda que podamos ofrecer a las organizaciones de consumidores, sobre todo en lo relativo a la financiación de proyectos y la formación del personal.

Sobre la misma cuestión, quiero volver a recordarles la carta enviada por el Presidente Barroso al Presidente Borrell, en la que hablaba de esas preocupaciones, explicando que si el compromiso se mantiene, significaría menos dinero del que teníamos en 2006 y pidiendo esfuerzos adicionales en este ámbito. En el ámbito de la salud, si finalmente se produce un recorte tan importante de nuestro presupuesto, no podremos repartirlo entre muchas acciones. Si los fondos son limitados, tendremos que llevar a cabo una reevaluación y establecer prioridades, decidiendo dónde queremos concentrarnos, dónde podemos conseguir los mayores beneficios. Espero que el presupuesto pueda corregirse y que finalmente se proporcione financiación y podamos cubrir el programa como se había propuesto.

En lo tocante a la división de los programas, tengo que repetir que comprendo plenamente la posición de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor. Entiendo por qué preferiría tener dos programas independientes. Como he dicho antes, creemos que podríamos añadir cierto valor si mantuviéramos un programa conjunto, en el que distinguimos claramente las acciones en el ámbito de la salud y las acciones en el ámbito de la protección de los consumidores; pero podemos beneficiarnos de tener áreas comunes y conseguir mejores economías de escala.

No obstante, dado que las negociaciones sobre las perspectivas financieras no han concluido todavía, esto afectará a la posición de la Comisión sobre la división del programa. En este punto, por lo tanto, no podemos tomar una decisión definitiva sobre la división y tenemos que rechazar las enmiendas relativas a la misma. Cuando concluya el debate sobre las perspectivas financieras, la Comisión volverá a analizar esta cuestión. Repito que el Parlamento ha dejado muy claros sus deseos y he tomado nota de la firme posición –casi unánime– de la Cámara.

No voy a hacer comentarios sobre cada una de las enmiendas. Se facilitará al Parlamento una lista completa de la posición de la Comisión sobre cada una de las enmiendas, que les ruego se incluya en el Acta literal de esta sesión(1).

Las enmiendas que rechazamos se refieren en su mayoría a la división, y lo hacemos por la razón que acabo de explicar o porque escapan del alcance de la política de consumo comunitaria. No es que estemos en desacuerdo con el fondo de estas propuestas, sino que creemos que se salen un poco del ámbito de la política de consumo comunitaria y –dada la situación actual– no podríamos financiar algunas de ellas.

Estamos de acuerdo sobre otras cuestiones, sobre todo en lo que respecta a la necesidad de integrar los intereses de los consumidores en otras políticas. Espero obtener el apoyo del Parlamento para garantizar que los intereses de los consumidores reciban la atención necesaria en muchas otras iniciativas de política de consumo de vital importancia.

Este es un breve resumen de la posición de la Comisión sobre esta cuestión. Espero con impaciencia este interesante debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Thyssen (PPE-DE), ponente. (NL) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, como ponente de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor quiero confirmar explícitamente lo que, de hecho, ya era obvio en el debate anterior. La comisión se opone a un programa integrado de salud pública y protección de los consumidores y, con el apoyo de la Conferencia de Presidentes, solicitamos un programa plurianual distinto para la protección de los consumidores. Como tengo la impresión de que el Comisario no está plenamente convencido, le presento de nuevo los motivos resumidos.

Las competencias comunitarias en cada uno de estos dos ámbitos son demasiado dispares. Esto también es cierto en el caso de los objetivos sociales de las organizaciones de la sociedad civil involucradas; la distribución interna de las competencias, también en los Estados miembros, a menudo no concuerda con un planteamiento integrado. Un paciente es ligeramente distinto de un consumidor y, como mínimo, deseamos seguridad en relación con la proporción del presupuesto disponible para los asuntos del consumidor y queremos evitar que, cuando nos enfrentemos a una crisis de salud pública, la política del consumidor sea la víctima presupuestaria de una necesidad urgente de salud pública que normalmente debería resolverse mediante un instrumento de flexibilidad.

A decir verdad, a falta de perspectivas financieras, me siento un poco incómoda hablando hoy sobre este informe, ya que no tenemos idea alguna del nivel del presupuesto. A la vez, soy muy consciente de que el alcance del presupuesto y el desarrollo del programa por lo que respecta al contenido son dos caras de la misma moneda. Sin embargo, es difícil contener nuestra ambición en el ámbito de la política de protección de los consumidores. Durante años, todas las instituciones europeas han empleado la política comunitaria de los consumidores para ilustrar que Europa se preocupa enormemente por atender a la gente normal. En épocas de ampliación, cuando la necesidad de dotar al mercado interior una dimensión de protección del consumidor es mayor que nunca, cuando también nos encontramos ante la necesidad de permitir que la Unión Europea mantenga su faceta humana, en épocas como estas no podemos poner freno a las ambiciones en el ámbito de la protección de los consumidores sin que ello tenga repercusiones.

Como las tres instituciones están hoy presentes –y supongo que la Presidencia austriaca está adecuadamente representada– considero únicamente por esta razón que es útil discutir hoy a favor de mantener el presupuesto tal como se especifica en la propuesta de la Comisión. Pienso que realmente debemos atenernos a ello.

Previa consulta con el señor Trakatellis, de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, hemos dividido cuidadosamente el presupuesto de acuerdo con la escala de reparto usada por la Comisión. En consecuencia, para la protección de los consumidores llegamos a una suma de 233 millones de euros repartidos en siete años. De acuerdo con nuestro negociador para las perspectivas financieras, el señor Böge, no añadimos nada a la IMCO, pero no debe haber malentendidos: ello no significa en absoluto que en una fase posterior vayamos a darnos por satisfechos con menos. Instamos a las tres autoridades presupuestarias a que se tomen este mensaje al pie de la letra. No nos damos por satisfechos con menos ante la importancia de la cuestión, el creciente ámbito de acción derivado de la ampliación y la confianza vital del consumidor en el mercado interior.

Deseo dar las gracias a mis colegas de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor porque nos apoyan en este tema y también porque hemos logrado limitarnos a dos grandes ámbitos adicionales de interés en la propuesta de la Comisión que, por cierto, han sido objeto de una gran labor explicativa por parte del Comisario.

1. Queremos que el procedimiento de programación sea más abierto a la participación de los Estados miembros que no cuentan con una larga tradición en la protección de los consumidores, el movimiento de los consumidores, la capacidad de desarrollo de asociaciones de consumidores y su participación en la elaboración de políticas.

2. Conviene prestar especial atención al fenómeno del envejecimiento de la población, así como a otros grupos de consumidores vulnerables. Los expertos jurídicos en materia de consumo saben que no podemos proporcionar medios suficientes a estos grupos vulnerables mediante una legislación cuyo ámbito de aplicación es por definición general; sin embargo, en un programa destinado a los consumidores podemos centrarnos en grupos de destinatarios y acomodar a los consumidores vulnerables, cosa que debemos hacer si queremos avanzar hacia una sociedad cálida y humana.

Este es el primer informe de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor en más de diez años en el que su antiguo presidente, el señor Whitehead, no ha tomado la palabra. Todavía le echamos de menos, y los años de sincera y amistosa cooperación me han empujado a dedicarle este informe. Señorías, solicito su apoyo a todo esto y también solicito el apoyo de la Comisión y el Consejo a nuestra propuesta. Les agradezco su cooperación, les agradezco su respeto por el señor Whitehead, ya que se lo debemos, y yo también estoy en deuda con las personas de la secretaría de la comisión que han marcado el curso de este informe con tanta profesionalidad.

Señor Presidente, permítame decir unas palabras a modo de conclusión. Es poco probable que todos los diputados tengan la oportunidad de intervenir antes del almuerzo; por lo tanto, deberemos alcanzar un acuerdo sobre la votación, ya que no se trata de un informe de codecisión. Si no interviene todo el mundo antes del almuerzo, sugiero aplazar la votación al período parcial de sesiones de la semana que viene en Bruselas, pues considero que no podemos permitir que las coincidencias determinen el resultado y que no podemos votar sobre un asunto de este tipo con un número muy reducido de diputados presentes. Es mi sugerencia como ponente.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Señora Thyssen, su petición de aplazamiento de la votación será sometida a la Cámara dentro de un momento, justo al comienzo del Turno de votaciones, por el Vicepresidente que me sustituya.

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, deseo mencionar la misma situación que la señora Thyssen ha planteado con razón. Ayer nos quejábamos, con toda la razón, de que había intervenciones de personas y se invitaba a intervenir a los Comisarios mientras los diputados todavía estaban entrando y en realidad nadie podía escucharles. Ahora nos encontramos con la misma situación.

Si esta Cámara es incapaz tanto de organizar debates que se ajusten al horario como de prever un margen de tiempo entre la votación y el final del debate, realmente deberíamos plantearnos hacer las cosas de forma distinta. En cualquier caso, apoyo plenamente en un aspecto la sugerencia de la señora Thyssen: la votación debería posponerse a una fecha en la que los diputados puedan estar de hecho presentes.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Le comprendo perfectamente, señor Rack, pero debo precisar que decidimos comenzar el debate sobre este informe esta mañana a petición de la propia ponente, que, si he comprendido bien, no podrá estar aquí por la tarde.

Oiremos ahora a los ponentes de opinión.

 
  
MPphoto
 
 

  Brigitte Douay (PSE), ponente de opinión de la Comisión de Presupuestos. – (FR) Señor Presidente, además de su salud, de la cual acabamos de debatir, los 460 millones de europeos quieren que se les proteja cada vez mejor en su calidad de consumidores. En el contexto de las crisis sanitarias pasadas y presentes o en el de la globalización, que no garantiza ya la trazabilidad de todos los productos, la política europea de protección de los consumidores adquiere pleno sentido. En efecto, el mercado interior no puede funcionar correctamente sin la confianza de los consumidores. Demostrando a los europeos que se preocupa realmente por su salud y su seguridad y que se dota realmente de los medios para actuar, la Unión Europea puede favorecer la claridad política ante ellos.

Quiero dar las gracias a la señora Thyssen por la calidad de su informe. La Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (IMCO) propone un presupuesto de 233 millones de euros, escalonado en siete años, específicamente para la acción de «protección de los consumidores»; este presupuesto, que supone un aumento con respecto al programa actual, es indispensable si queremos alcanzar los objetivos fijados, que son ambiciosos dadas las nuevas necesidades creadas por la ampliación. Esperemos que estas acciones no se vean afectados por drásticos recortes en caso de acordarse unas perspectivas financieras mínimas, porque lo que necesitan los consumidores europeos es un presupuesto que esté a la altura de las políticas que esperan en respuesta a sus preocupaciones. Esto no sería posible si la Unión Europea se ve sometida a una dieta de hambre.

No obstante, lamento que las enmiendas sobre la información y la lucha contra la falsificación adoptadas por la Comisión de Presupuestos, no hayan sido recogidas por la Comisión IMCO. Desde el punto de vista económico, la falsificación es una auténtica plaga, tanto para la salud como para los consumidores. Afecta a las grandes marcas, a las PYME y a todos los sectores de la actividad económica y humana: medicamentos adulterados, electrodomésticos defectuosos, recambios no conformes, juguetes peligrosos, cosméticos tóxicos, por citar tan solo algunos ejemplos.

Me parece importante, en el marco de una política de protección de los consumidores, informar mejor a los clientes potenciales de los falsificadores de los peligros que corren; por esta razón, aunque la lucha contra la falsificación está incluida en otras acciones de este programa, quiero insistir una vez más en este aspecto de la protección de los consumidores.

 
  
MPphoto
 
 

  Aloyzas Sakalas (PSE), ponente de opinión de la Comisión de Asuntos Jurídicos. – (LT) Quiero felicitar a la señora Thyssen por elaborar un espléndido análisis del documento de la Comisión Europea. También debemos ensalzar el hecho de que los líderes del Parlamento Europeo hayan decidido separar el documento sobre la protección de los derechos de los consumidores del documento sobre la protección de la salud. Si esto no se hubiera realizado, la protección de los consumidores seguiría estando eclipsada por la protección de la salud. No obstante, que se hayan separado los documentos no significa todavía una separación real de estos problemas. Si no se divide el control de estos dos sistemas, ambos sectores estarán gobernados por la misma agencia. La Comisión de Asuntos Jurídicos considera que para mejorar la protección de los derechos de los consumidores es esencial integrar la protección del consumidor en el derecho civil. Mientras tanto, la Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores debe cooperar estrechamente con la Dirección General de Justicia y la Dirección General de Mercado Interior, ya que la protección de los consumidores también es responsabilidad parcial de estas direcciones generales. Está perfectamente claro que, con la expansión del mercado interior, para un Estado individual es prácticamente imposible aplicar la protección de los derechos del consumidor sin cooperar estrechamente con otros Estados miembros de la UE. Por tanto, la agencia europea de protección de los derechos del consumidor también debe cooperar estrechamente con las agencias nacionales, en particular los organismos públicos, ya que disponen de toda la información sobre las violaciones de los derechos de los consumidores. Debemos reconocer que los consumidores más vulnerables son los niños y los ancianos, al ser incapaces de defender sus derechos con eficacia. Las agencias deben prestar especial atención a estas categorías de personas. La Comisión de Asuntos Jurídicos ha presentado enmiendas que consolidan las propuestas anteriormente mencionadas. Insto a todo el mundo a aprobar el informe de la señora Thyssen junto con las enmiendas propuestas por la Comisión de Asuntos Jurídicos.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Señorías, tengo un pequeño problema que les expondré muy brevemente. Acabamos de oír a los ponentes de opinión de las distintas comisiones competentes. Se supone que tengo que suspender el debate en este momento, antes del bloque de oradores que intervendrán en nombre de los Grupos. Dicho esto, como el orador que interviene en nombre del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, el señor Stubb, no podrá estar aquí por la tarde, ha pedido intervenir ahora. Su tiempo de uso de la palabra es de tres minutos. En aras a la equidad, debo preguntar a los demás oradores que intervendrán en nombre de los Grupos, es decir, a la señora Patrie por el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, a la señora Malmström por el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, a la señora Svensson por el Grupo Confederal de la Izquierda Unida Europea/Izquierda Verde Nórdica, al señor Batten por el Grupo Independencia y Democracia, al señor Kristovskis por el Grupo de la Unión por la Europa de las Naciones y al señor Mölzer en calidad de diputado no inscrito, si están de acuerdo en dejar intervenir al señor Stubb esta mañana. Si uno solo de los diputados que acabo de mencionar se opone a ello, no podré dar la palabra al señor Stubb. En cambio, si no hay oposición, el señor Stubb intervendrá durante tres minutos.

¿Alguno de los seis diputados que acabo de citar se opone a que el señor Stubb intervenga a continuación?

Nadie se opone y les doy las gracias a todos por ello. El señor Stubb será pues el último orador de esta mañana en este debate, que se reanudará a las 15.00 horas.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Stubb, en nombre del Grupo del PPE-DE. (EN)

(Fuerte ruido de fondo en la Cámara)

Señor Presidente, hay un antiguo dicho swahili: «Nunca te sitúes entre un río y un hipopótamo». ¡Así es como me siento ahora!

Quisiera dar las gracias a la señora Thyssen por su excelente informe. En nombre de mi Grupo y en el mío propio, apoyo cada palabra del mismo. Quiero mencionar tres puntos.

En primer lugar, no creo que necesitemos un programa de acción en el ámbito del consumo especial para los nuevos Estados miembros. Somos una gran familia. Mantengamos esa línea básica.

En segundo lugar, debemos mejorar la colaboración, pero no necesitamos una nueva agencia para hacerlo, así que quiero pedir a la Comisión que no cree otra agencia.

En tercer lugar, intentemos activar a los consumidores y recordar que el dinero que asignamos a la política de consumo en realidad no es tanto: 40 millones de euros al año, lo que representa el 0,03 % del presupuesto total.

De nuevo quiero felicitar a la señora Thyssen por su excelente trabajo.

(Aplausos del Grupo del PPE-DE)

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Gracias por haber dejado que el hipopótamo volviera al río.

Se suspende el debate sobre el informe de la señora Thyssen. Se reanudará esta tarde a las 15.00 horas.

Anexo - Posición de la Comisión

Informe Thyssen (A6-0032/2006)

La Comisión puede aceptar las enmiendas 13, 26, 28, 34, 35, 42, 43, 44, 47, 48 y 54.

Las enmiendas 10, 41 y 50 pueden aceptarse en parte.

La Comisión rechaza las enmiendas 14, 17, 36, 37, 38, 39, 49, 56, 57, 58 y 59.

La Comisión rechaza por razones de división las enmiendas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 9, 11, 15, 18, 19, 20, 27, 29, 30, 31, 32, 40, 45, 46, 51, 52, 53 y 55.

La Comisión rechaza/puede aceptar el contenido relativo al consumo de las enmiendas 8, 12 y 16.

La Comisión no puede aceptar las enmiendas 21, 22, 23, 24, 25 y 33, que deben reformularse.

(Las enmiendas subrayadas son nuevas enmiendas presentadas por los Grupos políticos el 8 de marzo de 2005.)

 
  

(1)Posición de la Comisión sobre las enmiendas del Parlamento: cf. Anexo.

Aviso jurídico - Política de privacidad