Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 22 de marzo de 2006 - Bruselas Edición DO

Criterios para las operaciones de mantenimiento de la paz de la Unión Europea, en particular en la República Democrática del Congo (debate)
MPphoto
 
 

  Angelika Beer, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, el debate durante las últimas semanas ha revelado todo el dilema de la falta de dirección política que padecemos. Sería un error intentar cerrar los ojos y hacer como si nada.

Desde la carta del Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas, el señor Guéhenno, del 27 de diciembre sobre la intervención militar en la República Democrática del Congo, que cayó a principios del período vacacional anual y sorprendió incluso al Consejo de Seguridad, han pasado 12 semanas y sigue habiendo más preguntas que respuestas. Aún hay un gran trecho entre las palabras y los hechos. Aún no estamos convencidos. No apoyamos la resolución conjunta y permítanme explicar porqué.

El Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea está a favor, por supuesto, de apoyar el proceso de democratización en el Congo. Pero ¿cómo es posible que la cuestión de la implicación de la UE se haya reducido al despliegue militar en Kinshasa y al recuento de soldados? ¿Cómo es posible que nos encontremos debatiendo el envío de soldados y no la cuestión de un gran número de observadores electorales de la UE? ¿Cómo es posible que no se esté investigando todo el surtido de medidas amparadas en la Política Exterior y de Seguridad Común y de la Política Europea de Seguridad y Defensa? ¿Cómo es posible que surjan nuevas justificaciones cada día, como el interés de Europa en el rechazo a los refugiados? Quiero preguntar: ¿qué tiene que ver todo eso con facilitar unas elecciones democráticas en el Congo?

Los prolijos debates de las últimas semanas han planteado la pregunta de si el despliegue planeado en Kinshasa tiene que ver con la democratización o con que la UE guarde las apariencias. Yo creo que trata de esto último, porque la dinámica que ha puesto en marcha la investigación ha tomado vida propia. Han pasado meses desde la investigación y la infructuosa misión de estudio en el Congo y desde Nueva York, pero aún no hay señales de un plan político o de una tarea clara.

Señorías, un bonito gesto del señor Chirac no puede esconder las cuestiones que aún no se han abordado, es decir, ¿cómo van a garantizar los 1 500 soldados enviados a Kinshasa unas elecciones libres en todo el Congo? ¿Cómo podemos rebatir la acusación de que nos ponemos de parte de Kabila? ¿Cómo puede la UE desempeñar un papel en el Congo tras un despliegue de ese tipo? Y si la cuestión es la evacuación, y esto se ha convertido en el tema principal, ¿quién será evacuado? ¿Necesitamos desplegar tropas mandatadas por las Naciones Unidas para favorecer la causa de la democracia en el Congo?

Señorías, mi observación final es fundamental. Hablamos apasionadamente de la responsabilidad de Europa para con África, pero ¿cómo podemos reconciliar el debate de hoy con nuestra incapacidad para actuar en el genocidio en curso en Darfur?

 
Aviso jurídico - Política de privacidad