Índice 
Debates
PDF 1397k
Martes 14 de noviembre de 2006 - Estrasburgo Edición DO
1. Apertura de la sesión
 2. Presentación de documentos: véase el Acta
 3. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta
 4. Decisión sobre la urgencia
 5. Presentación del informe annual del Tribunal de Cuentas - 2005 (debate)
 6. Empresa común para el sistema europeo de gestión del tráfico aéreo (SESAR) (debate)
 7. Aparatos de medición que contienen mercurio (debate)
 8. Crédito hipotecario (debate)
 9. Turno de votaciones
  9.1. Regímenes de ayuda directa en el marco de la PAC y ayuda al desarrollo rural a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) (votación)
  9.2. Acuerdo CE-Canadá (enseñanza superior, formación y juventud) (votación)
  9.3. Acuerdo CE-Estados Unidos (enseñanza superior y enseñanza y formación profesionales) (votación)
  9.4. Regímenes de seguridad social aplicables a los trabajadores y a sus familias que se desplazan dentro de la Comunidad (votación)
  9.5. Acuicultura: especies exóticas y especies localmente ausentes (votación)
  9.6. OCM de los productos de la pesca y de la acuicultura (votación)
  9.7. Acceso a la información, participación del público en la toma de decisiones y acceso a la Justicia en asuntos ambientales (votación)
  9.8. Franquicia del IVA y de los impuestos sobre consumos específicos de las mercancías importadas por viajeros procedentes de terceros países (votación)
  9.9. Tercera contribución comunitaria en favor del Fondo de protección de Chernóbil (votación)
  9.10. Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción (votación)
  9.11. Ayuda al desarrollo rural a través del FEADER (votación)
  9.12. Demanda de amparo de la inmunidad parlamentaria y los privilegios de Gabriele Albertini (votación)
  9.13. Demanda de amparo de la inmunidad parlamentaria y los privilegios de Gabriele Albertini (votación)
  9.14. Demanda de amparo de la inmunidad parlamentaria y los privilegios de Gérard Onesta (votación)
  9.15. Política comunitaria del medio marino (votación)
  9.16. Aparatos de medición que contienen mercurio (votación)
  9.17. Modulación facultativa de los pagos directos en el marco de la PAC (votación)
  9.18. Empresa común para el sistema europeo de gestión del tráfico aéreo (SESAR) (votación)
 10. Sesión solemne - Georgia
 11. Turno de votaciones (continuación)
  11.1. Informe anual sobre la zona del euro 2006 (votación)
  11.2. Estrategia del medio marino (votación)
  11.3. Crédito hipotecario (votación)
 12. Explicaciones de voto
 13. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
 14. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta
 15. Programa legislativo y de trabajo de la Comisión 2007 (debate)
 16. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
 17. Turno de preguntas (preguntas al Consejo)
 18. Juego y apuestas deportivas en el mercado interior (debate)
 19. Una nueva estrategia marco para el multilingüismo (debate)
 20. Sistema de preferencias generalizadas de la Unión Europea (debate)
 21. Orden del día del próximo período parcial de sesiones: véase el Acta
 22. Cierre de la sesión


  

PRESIDENCIA DE LA SRA. KAUFMANN
Vicepresidenta

 
1. Apertura de la sesión
  

(Se abre la sesión a las 9 horas)

 

2. Presentación de documentos: véase el Acta

3. Debates sobre casos de violaciones de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de Derecho (anuncio de las propuestas de resolución presentadas): véase el Acta

4. Decisión sobre la urgencia
  

Propuesta de Reglamento del Consejo relativo a la celebración del Acuerdo de asociación en el sector pesquero entre la Comunidad Europea y la República Islámica de Mauritania (COM(2006)0506 — C6-0334/2006 — 2006/0168(CNS))

 
  
MPphoto
 
 

  Rosa Miguélez Ramos (PSE), ponente de opinión de la Comisión de Pesca. (ES) Señora Presidenta, puesto que no está presente el Presidente de la Comisión de Pesca, señor Morillon, simplemente quiero decir, en nombre de dicha Comisión, que nos manifestamos a favor de esta urgencia. Creemos que es necesario, tal y como nos pide la Comisión, acelerar el trámite. Por lo tanto, la Comisión de Pesca está a favor de esta urgencia.

 
  
  

(El Parlamento aprueba la aplicación del procedimiento de urgencia)(1)

 
  

(1)Para más detalles, véase el Acta.


5. Presentación del informe annual del Tribunal de Cuentas - 2005 (debate)
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día, se procede al debate del Informe Anual del Tribunal de Cuentas. Me complace dar la bienvenida al Presidente del Tribunal de Cuentas, el señor Weber, a esta Cámara.

 
  
MPphoto
 
 

  Hubert Weber, Presidente del Tribunal de Cuentas. (DE) Señora Presidenta, Vicepresidente Kallas, honorables diputados, Señorías, me complace enormemente disponer hoy de la oportunidad de participar en su debate sobre el 29º Informe Anual del Tribunal de Cuentas sobre el ejercicio fiscal 2005, en la sesión plenaria del Parlamento Europeo.

Presenté este informe a la Comisión de Control Presupuestario en Estrasburgo el 23 de octubre y al Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (ECOFIN) en Bruselas el 7 de noviembre. Cada informe anual del Tribunal de Cuentas representa la culminación de una labor de auditoría compleja y exhaustiva, realizada in situ por nuestros auditores durante los 12 meses anteriores en todos los niveles de la administración de los recursos de la UE.

De acuerdo con los principios de las normas internacionales de auditoría y tal como corroboran expertos externos, las pruebas de auditoría del Tribunal se basan en el examen exhaustivo de muestras de transacciones tomadas en los distintos entornos presupuestarios, así como en la verificación del funcionamiento de los sistemas de control interno en lo referente al gasto. Únicamente los errores formales graves y aquellos que tienen consecuencias financieras, las partidas de gastos excesivas, los beneficiarios carentes de derecho para ello y los gastos no financiables constituyen la base de la declaración sobre la fiabilidad del Tribunal de Cuentas.

Una de las tareas primordiales del Tribunal, algo que en virtud del Tratado se ha exigido que se ejecute desde sus comienzos, es realizar los análisis de coste-beneficio, cuyos resultados publica el Tribunal en sus informes especiales. Además, las evaluaciones del Tribunal de los sistemas de control interno, que son necesarias para la declaración anual de fiabilidad, constituyen una parte importante de estos análisis de coste-beneficio.

Permítanme referirme a las principales constataciones de la auditoría del Tribunal para 2005. Con relación a los entornos en que los que se han logrado mejoras considerables, el Tribunal reconoce debidamente el éxito de la Comisión en la gestión y ejecución de la transición de una contabilidad de caja a una contabilidad de ejercicio. El Tribunal ha llegado a la conclusión de que las cuentas anuales consolidadas del presupuesto general de la UE para 2005, que ascienden a 105 000 millones de euros, son fiables. No obstante, tengo que matizar esta opinión de auditoría a la vista de la valoración excesiva de activos y la aplicación carente de coherencia de procedimientos de separación de los ejercicios.

Por lo que respecta a la legalidad y la regularidad de las operaciones subyacentes, el Tribunal emite asimismo una opinión sin reservas sobre los ingresos, los compromisos en cuanto a fondos, el gasto administrativo de la UE y la estrategia de preadhesión, con excepción del programa Sapard.

Un juicio positivo merece asimismo el Sistema Integrado de Gestión y Control (SIGC), que abarca el 56 % del gasto dentro del marco de la Política Agrícola Común. Al igual que en 2004, el Tribunal confirma que el SIGC, cuando se ha aplicado adecuadamente, ha desempeñado de forma satisfactoria su papel de cara a prevenir los gastos agrícolas irregulares. En la práctica, es lo que ocurre en la UE de los 15, a excepción de Grecia. En los nuevos Estados miembros, la implantación del SIGC ha progresado bien, aunque estos sistemas todavía no sean totalmente efectivos.

Tal como muestra la auditoría detallada del Tribunal, el resto de los ámbitos de gasto, que representa, en términos de valor, la mayoría del presupuesto de la UE, sigue caracterizándose por errores materiales de legalidad y regularidad en las operaciones subyacentes. Dicho de otra forma, el Tribunal se ve una vez más imposibilitado para aprobar sin reservas los ámbitos de gasto, concretamente, de agricultura (considerada en conjunto), las medidas estructurales y las políticas internas y externas. Eso es el resultado del alto nivel de irregularidades detectadas, que incluyen declaraciones de gastos excesivas, listados de costes duplicados, beneficiarios y/o proyectos no subvencionables, declaraciones de gastos no efectuados en la realidad y violaciones de las normas que rigen los procedimientos de licitación pública.

Estas irregularidades pueden producirse porque los actuales controles internos sobre el gasto de la UE son inapropiados. Según el Tratado CE, es responsabilidad de la Comisión garantizar que estén implantados los sistemas de control interno y que funcionen eficazmente en la práctica a todos los niveles de la administración de la UE El Tribunal no solo ha encontrado pruebas del funcionamiento inadecuado de los controles de los pagos bajo gestión compartida, a saber el gasto agrícola y las medidas estructurales, sino que también ha detectado que la Comisión no ha sido capaz de dar ejemplo en lo referente al gasto de la UE gestionado directamente por ella, es decir las políticas internas y externas. Por tanto, en el ámbito de la investigación, por ejemplo, la Comisión ha reducido notablemente sus controles sobre las declaraciones de gasto durante 2005, a pesar de los persistentes niveles de error y el riesgo inherente en este tipo de gasto.

La Comisión sostiene que los errores detectados y denunciados por el Tribunal son de escasa importancia, ya que los diversos mecanismos de corrección plurianuales detectan y corrigen los errores y las irregularidades cuando concluyen los programas.

La labor auditora del Tribunal demuestra que, en la práctica, estas correcciones son insuficientes y que no están aplicadas a los beneficiarios finales en todos los ámbitos. Además, existen numerosas insuficiencias en los procedimientos de recuperación. En los entornos de gestión compartida con los Estados miembros, por ejemplo, las constataciones del Tribunal han sido las siguientes. Por lo que respecta al gasto agrícola, los procedimientos de liquidación financiera están muy atrasados –el último ejercicio financiero totalmente liquidado fue 1998– y debido a los fallos del sistema, las decisiones de conformidad han impuesto multas únicamente a las autoridades de los Estados miembros. Puesto que, en la mayoría de los casos, las cantidades en exceso abonadas a los beneficiarios finales no se recuperan, la carga es soportada por los contribuyentes nacionales, en lugar de aquellos beneficiarios finales que declaran en exceso.

En cuanto a las medidas estructurales, todavía no se han cerrado completamente los programas de 1994-1999 y el Tribunal considera que varios de los programas que han sido cerrados, siguen presentando niveles de error considerables. Además, la Comisión ha cerrado una serie de programas sin realizar correcciones financieras, a pesar de existir reservas notables con respecto al gasto certificado. Esto realza claramente el riesgo de que los errores en declaraciones de pagos intermedios no sean corregidos en la práctica.

Quisiera resaltar el hecho de que el Tribunal, claramente, acoge con satisfacción las recuperaciones en beneficio del presupuesto de la UE. Sin embargo, es preciso señalar que las correcciones financieras globales se realizan por culpa de deficiencias en los sistemas de control de los Estados miembros. A resultas de ello, tales correcciones no conducen, por lo general, a la rectificación de los errores de legalidad y regularidad en las operaciones subyacentes a nivel de los beneficiarios finales.

A juicio del Tribunal, hay unas cuantas medidas que deberían adoptarse para subsanar estas deficiencias. Tiene que existir una cadena lógica de controles internos eficaces basados en reglas unívocas y apropiadas y en principios y reglas comunes, que tenga en cuenta la evaluación de riesgos de la naturaleza de las operaciones y tipos de gestión. Asimismo deberán aplicarse sistemas eficaces de recuperación y sanción en todos los ámbitos del presupuesto de la UE.

Por su parte, el Tribunal de Cuentas está dispuesto a explorar con mayor ahínco los entornos de interés común con las instituciones auditoras nacionales. Para la reunión del Comité de Contacto de los directores de las entidades fiscalizadoras superiores en Varsovia el mes que viene, el Tribunal ha sugerido ampliar los niveles actuales de cooperación para cubrir la evaluación de los sistemas de control interno en los Estados miembros.

La Unión Europea se enfrenta a nuevos retos en forma de reglas de cooperación, la finalización y el cierre de los actuales programas de gasto de los Fondos Estructurales y la apertura de los programas 2007-2013, así como la inminente adhesión de dos nuevos Estados miembros. Permítanme finalizar exponiendo cómo debe afrontar estos retos la gestión financiera de la UE.

La Comisión, junto con las autoridades en los Estados miembros, tiene que garantizar que existan sistemas de control interno eficaces y fiables a todos los niveles de la administración de la UE; que tales sistemas, a su vez, incluyan suficientes controles que se ejecuten, se documenten y se sometan a seguimiento de manera apropiada; y que los sistemas en cuestión estén basados en reglamentos simplificados que regulen el gasto de la UE.

Todos deberíamos aspirar a una Unión Europea que tenga su presupuesto bajo control eficaz por el bien de sus ciudadanos. Muchas gracias por su amable atención.

 
  
MPphoto
 
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. (ET) Señora Presidenta, señor Weber, Señorías, el 23 de octubre presenté a la Comisión de Control Presupuestario mi posición inicial relativa al informe anual. La comisión está realizando actualmente de manera activa las labores de seguimiento y corrección de errores que han sido detectados. El día después de que se publicara el Informe del Tribunal de Cuentas, la comisión envió una carta a los Estados miembros, en la que les pedía presentar comentarios y aclaraciones acerca de los errores detectados en los países afectados, y que eliminaran tales errores.

Así pues, presentaremos las conclusiones a la Comisión de Control Presupuestario para ser estudiadas de forma exhaustiva e inmediata. No obstante, al igual que ustedes, la comisión ha analizado el significado político del informe tras su publicación. Resulta evidente que el informe antes mencionado todavía no es una declaración de fiabilidad positiva en general.

Tal como ha expuesto el señor Weber, Presidente del Tribunal de Cuentas, este presenta una declaración de fiabilidad relativo a la «legalidad y regularidad» de los gastos, las obligaciones, el gasto de la estrategia preadhesión, los gastos administrativos y los gastos de la Política Agrícola Común que forman parte del Sistema Integrado de Gestión y Control. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas no presenta una declaración de fiabilidad positiva en lo concerniente a otros ámbitos, por ejemplo, los programas de investigación y los Fondos Estructurales. La razón principal para ello es que el Tribunal de Cuentas ha detectado demasiados errores en el muestreo de las operaciones en estos ámbitos. Según ha manifestado el señor Weber, la causa de estos errores se debe a «mera negligencia u omisión, escaso conocimiento de las normas complejas y, presuntamente, al fraude en conexión con el presupuesto de la UE».

Pienso que la crítica en el entorno de los programas de investigación que se ha formulado a consecuencia del control del año pasado es, por desgracia, justificada. La reducción a casi la mitad del número de auditores en este delicado ámbito y nuestros procedimientos de recuperación deberían ser más rápidos y más expeditivos. Es cierto que no hemos sido capaces de descubrir muchos errores que el Tribunal de Cuentas ha detectado después.

Creo que tanto en este ámbito como en otros, el deficiente conocimiento de las complejas reglas constituye la causa principal de los errores. Sinceramente, pienso que la Comisión ha hecho demasiado poco y con excesiva lentitud para simplificar y clarificar las reglas y las directrices. Estamos abordando estas cuestiones en el Plan de Acción y en las propuestas para el nuevo período de programación. Agradecemos la atención y el asesoramiento continuados por parte del Tribunal sobre cómo mejorar la situación.

Quisiera asimismo echar una ojeada al asunto del fraude. ¿Cuánto fraude existe en la ejecución del presupuesto de la Unión Europea? Cualquier sospecha de fraude será investigada a fondo por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), tal como atestiguan los dos casos recientemente denunciados en los medios de comunicación en conexión con el proyecto de Chernóbil y la Oficina de infraestructuras y logística en Bruselas. ¿Está todo el presupuesto de la Unión Europeo «plagado de fraude», tal como proclaman algunos periodistas año tras año?

Permítanme citar el informe sobre la gestión y la auditoría de los fondos de la UE, publicado ayer por la Cámara de los Lores del Reino Unido. El informe considera que «gran parte de la cobertura en prensa insinúa que existe una notable cultura de corrupción en las instituciones europeas. Nuestras investigaciones no han revelado ninguna evidencia que apoye esta insinuación».

Sobre la base de los datos procedentes de los Estados miembros, la Comisión posee estimaciones de fraude relativas a los dos entornos en los que es mayor el gasto: la agricultura y la ayuda regional. Estas estimaciones muestran que el 13-15 % de las irregularidades denunciadas son casos de sospechas de fraude, que corresponden al 0,05 % de los gastos de fondos agrícolas y de Fondos Estructurales y de Cohesión. El año pasado, la Comisión anotó a pérdidas financieras irrecuperables 90 millones de euros, que representan un 0,09 % del presupuesto. Así pues, la tasa de fraude es marginal. Eso no significa, desde luego, que no debamos combatir con seriedad cada caso específico.

Es algo que también parece confirmado en el trabajo de auditoría del Tribunal en 2005. De toda la información, auditorías y casi novecientas operaciones muestreadas que el Tribunal analizó en 2005, solamente en cuatro casos albergó el Tribunal sospechas de fraude o de grave violación de las leyes y reglamentaciones e informó a la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF). Sin embargo, una vez practicadas las comprobaciones, la OLAF no pudo confirmar ninguno de los casos de fraude sobre los que había sido informada. No obstante, el Tribunal ha proporcionado una vez más datos de utilidad que ayudan a la OLAF en su labor operativa.

Señor Weber, señora Presidenta, una vez expuestos estos comentarios acerca de nuestras deficiencias, de la necesidad de simplificación y del nivel de fraude, supongo que las autoridades de aprobación de la gestión querrán también evaluar el impacto de los errores sobre la «relación calidad-precio».

El informe del Tribunal de Cuentas (página 120) afirma que el Tribunal ha auditado 95 proyectos financiados con cargo a los Fondos Estructurales, detectando errores significativos en 60 de ellos. ¿Significa eso que se han perdido o malgastado dos terceras partes de los Fondos Estructurales? ¿Significa eso que no se han alcanzado los objetivos de estos proyectos? Está claro que no. Es posible que se hayan realizado investigaciones innovadoras sin completar todo el papeleo necesario, y a la inversa, existen proyectos que se han ejecutado de forma brillante en cuanto a los trámites formales, habiéndose completado todos los formalismos, pero no se han alcanzado los objetivos.

Por desgracia, el informe no proporciona ninguna información acerca del impacto real sobre las subvenciones comunitarias. Por tanto, uno se pregunta qué conclusiones puede extraer el Parlamento y el ciudadano de a pie en los Estados miembros en base a la descripción proporcionada por el Tribunal acerca de los errores en las política estructurales.

El Tribunal afirma con frecuencia que solo es un mensajero y que el Tratado obliga al Tribunal a elaborar una declaración de fiabilidad sobre el presupuesto completo todos los años. Y lo cumple mediante el muestreo de operaciones y otras auditorías. Verifica el cumplimiento de las normas. Esta labor la ejecuta el Tribunal de una manera profesional, dentro de los límites impuestos por sus recursos humanos.

¿Pero quién evalúa después el impacto de estos errores sobre la consecución de los objetivos de las políticas? ¿Sobre qué base debería efectuar el Parlamento tales evaluaciones? Al fin y al cabo, ustedes representan, junto con el Consejo, la autoridad presupuestaria y tienen la última palabra sobre futuras asignaciones presupuestarias. El informe del Tribunal debería proporcionarles una base para evaluar la eficacia de los presupuestos aprobados en el pasado.

A tal fin, creo que se debería invitar al Tribunal a que evalúe la importancia del impacto que han tenido los errores. Sabemos que el Tribunal posee la capacidad para hacerlo. Realiza este tipo de evaluaciones «calidad-precio» en informes especiales, que nos merecen una alta consideración. Entonces, ¿por qué no incluye el informe anual este tipo de análisis?

Para la Comisión, una gestión financiera válida significa alcanzar los objetivos políticos de una manera eficaz y a un coste razonable. Adopta, necesariamente, un enfoque plurianual de cada programa de ayuda y garantiza que el gasto en el control del programa sea equilibrado en cuanto a costes y beneficios.

La Comisión es consciente de que pocos de los profesores universitarios que solicitan subvenciones para programas de investigación son expertos contables, y sabe que algunos cometerán errores en sus solicitudes de financiación a cargo de la UE. ¿Se debería parar las subvenciones a la investigación por esta razón? Por supuesto que no. Reducimos el margen de error, pero vivimos con el que subsiste. A la hora de elegir, falta algo entre una declaración de fiabilidad negativa y una aprobación positiva.

El Tratado –el apartado 2 del artículo 248 del Tratado de las Comunidades Europeas– exige al Tribunal el examen de la buena gestión financiera. ¿No podría examinar también si, en un determinado año, la Comisión ha dado efectivamente los pasos necesarios para garantizar la relación calidad-precio? Eso no solo simplificaría la labor de la Comisión, sino que nos proporcionaría a todos un punto de vista más claro.

Tal vez piensen que suena demasiado radical. Quizá lo sea, pero la Cámara de los Lores del Reino Unido va incluso más lejos en un informe muy serio publicado ayer. La Cámara afirma que «la metodología sobre la que se sustenta la declaración de fiabilidad precisa mejoras sustanciales» y propone, entre otras cosas: que el Tribunal «distinga claramente entre irregularidad y fraude, publicando cifras independientes para el nivel de operaciones fraudulentas y los errores administrativos»; que «la declaración de fiabilidad se centre en proporcionar un resumen pormenorizado de la gestión financiera en cada una de las categorías de gasto y Estados miembros, enumerando aquellos Estados miembros que revelen una mala gestión de los fondos europeos». La Comisión va a estudiar con detenimiento este interesante informe.

Permítanme referirme al asunto de las recuperaciones. En la declaración DAS de este año, el Tribunal parece albergar dudas acerca de la relevancia de las recuperaciones para la DAS, argumentando que estas no subsanan los errores, ni disuaden al beneficiario final de cometerlos.

Esta Comisión piensa que eso no representa fielmente la situación real. Cada año, son significativas las cantidades que la Comisión recupera de los Estados miembros, y estos de los beneficiarios finales. Este sistema contribuye a la protección eficaz de los intereses financieros de la Unión. Posee un efecto preventivo, al conceder a los Estados miembros un incentivo para mejorar sus sistemas de gestión y control, a fin de evitar, detectar y recuperar los pagos irregulares a beneficiarios finales.

Nosotros –en realidad los Estados miembros– deberíamos recibir el reconocimiento por ello y debería afectar asimismo a la declaración DAS. Me gustaría continuar, señora Presidenta, en un tono más positivo. La Comisión ha establecido relaciones de trabajo con muchos organismos de auditoría nacionales y ha encontrado una actitud positiva en cuanto a auditar los fondos de la UE bajos gestión compartida. Me siento muy esperanzado por la declaración del Presidente Weber en el sentido de que el Tribunal pretende plantear auditorías conjuntas con estos organismos nacionales de auditoría, empezando por el ámbito de los Fondos Estructurales y las correcciones financieras realizadas en los Estados miembros.

En efecto, podríamos convencer mucho mejor a los Estados miembros para que asuman mayor responsabilidad en cuanto al gasto del presupuesto de la UE, si el Tribunal estuviera dispuesto a trabajar con –y llegado el caso, a utilizar– los resultados de las auditorías elaboradas a nivel nacional.

Quisiera finalizar con un comentario acerca de algunos de los puntos positivos del informe del Tribunal. Su Presidente, el señor Weber, ha señalado que «la Comisión ha implantado satisfactoriamente el nuevo sistema de contabilidad con notable celeridad y proporciona ahora información clave adicional que es bastante más completa que la ofrecida a través del anterior sistema de contabilidad de caja». Nos enorgullece esta mejora.

Resumiendo: la DAS es, una vez más, negativa. La Comisión lo lamenta. Corregirá los errores cometidos y adoptará medidas adicionales para subsanar las deficiencias sistémicas, tal como se anunció en el plan de acción para un marco de control interno. Si bien reconoce que queda todavía mucho trabajo por hacer, la Comisión también manifiesta que cada año se realiza un progreso importante y que la gestión global de los fondos de la UE es satisfactoria. Se encuentra bajo control, pero queda margen para la simplificación de las normas complejas. Al igual que mis compañeros, espero con impaciencia los debates sectoriales en detalle en las audiencias de aprobación venideras.

Por último, la Comisión quisiera volver a subrayar que falta un eslabón entre la lista de errores denunciados por el Tribunal y el procedimiento de aprobación de la gestión. La Comisión vería con buenos ojos un planteamiento de auditoría que también contemplara la efectividad de la «relación calidad-precio». Creemos que eso ayudaría a la autoridad de aprobación de la gestión a la hora de realizar su importante labor.

Muchas gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 
 

  Salvador Garriga Polledo, en nombre del Grupo PPE-DE. (ES) Señora Presidenta, señor Presidente Weber, señor Comisario, un año más nos llega el informe del Tribunal de Cuentas sobre la gestión del presupuesto comunitario y, un año más, el Parlamento Europeo lo tratará con la máxima atención, pues representa la versión más creíble, más fiable, de la salud de las cuentas públicas europeas. Como decía ayer la Comisaria de Agricultura, señora Fischer Boel, realmente vamos a realizar un auténtico chequeo médico a la salud financiera de la Unión.

No pretendo exigir más responsabilidades que las derivadas de las competencias de cada una de las instituciones. El Tribunal de Cuentas desempeña su papel, muchas veces con escasa cooperación de los Estados miembros y sus instituciones nacionales de control. Espero que el señor Weber consiga en Varsovia lo que no hemos podido conseguir a lo largo de estos años.

La Comisión Europea, a pesar de sus defectos, realiza una labor extraordinaria, enormemente difícil, debido a la escasez de medios y la ingente cantidad de trabajo. No queremos, por tanto, que este informe se convierta en un objeto de escándalo, sino en un instrumento real de mejora de las cuentas públicas.

El Consejo y los Estados miembros tienen también su propia responsabilidad, dado que, con la actual arquitectura institucional, es difícil ir más lejos en el control financiero del presupuesto y en la ejecución del gasto. Ya lo han mencionado los oradores: un 80 % se gasta en los Estados miembros y ni siquiera conseguimos que los ministros de Hacienda firmen la fiabilidad de los gastos en los propios Estados miembros.

Por tanto, queda mucho por hacer. Este ponente, entre otras cosas, piensa utilizar como base del análisis el coste-beneficio, el «value for money». El principio rector de nuestro informe será la buena gestión financiera. Daremos una gran importancia a la gestión, tanto a la compartida como a la gestión directa y a la descentralizada, y a la recuperación de los fondos.

Por último, señor Presidente, nos gustaría ver un nuevo enfoque de la declaración de fiabilidad, pero de eso hablaremos a lo largo de los próximos meses.

 
  
MPphoto
 
 

  Dan Jørgensen, en nombre del Grupo del PSE. (DA) Señora Presidenta, los miembros del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo también nos sentimos, por supuesto, contrariados por el hecho de que, por enésima vez, el Tribunal de Cuentas no haya sido capaz de aprobar sin reservas las cuentas del UE y de publicar una declaración de fiabilidad positiva. Nos gustaría comenzar, por supuesto, resaltando esta circunstancia pero, al mismo tiempo, diciendo que, si bien existen numerosos puntos de crítica, estamos trabajando de una forma equilibrada, progresiva y activa con vistas, desde luego, a resolver los problemas. No se trata solamente de criticar. En primer lugar y ante todo, se trata de descubrir con qué tipo específico de problemas nos estamos topando y cómo podemos resolverlos.

Pensamos que existe motivo suficiente para felicitar al Tribunal de Cuentas por su minucioso informe. El Grupo Socialista ha solicitado más detalles en multitud de ocasiones. Hemos buscado un mayor nivel de diferenciación en cuanto a los distintos tipos de error. Se nos ha dado, pero la situación todavía no es suficientemente satisfactoria. Nos hubiera gustado, por ejemplo, que se hubiera hecho una mayor distinción entre lo que, en términos reales, es un fraude y lo que realmente es un error.

Hay que elogiar a la Comisión por implantar un sistema contable nuevo: el sistema de control financiero integrado para el gasto agrícola. Existen bastantes entornos en los que se han realizado progresos, pero por supuesto también existen motivos para la crítica, sobre todo en relación a las políticas internas, respecto a las cuales el informe del Tribunal de Cuentas revela que la situación, de hecho, se ha deteriorado con relación al año pasado. Vamos a utilizar, desde luego, el procedimiento de aprobación de la gestión para analizar con mayor detenimiento estos asuntos, para pedir algunas respuestas y, presumiblemente, también para mirar hacia el futuro y plantear algunas soluciones mejor planteadas. Desde el Grupo Socialista hacemos un llamamiento serio al Comisario Kallas y al Tribunal de Cuentas para que continúen su colaboración con vistas a resolver estos problemas de la mejor forma posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Mulder, en nombre del Grupo ALDE. (NL) Señora Presidenta, este debate lo venimos celebrando desde hace muchos años, con una serie de temas recurrentes. Una vez más, sigue sin haber una declaración de fiabilidad, para disgusto de todos aquellos que muestran buena predisposición hacia la cooperación europea, y una vez más, no está del todo claro por qué ocurre esto.

Cada año solicitamos una información más detallada al Tribunal de Cuentas y, cada año, nos encontramos con esas frases típicas en el informe, algunas de las cuales les voy a citar: «el Tribunal de Cuentas ha llegado a la conclusión de que, por lo general, en lo relativo al gasto de la PAC, siguen produciéndose errores de interés material». En cuanto a los Fondos Estructurales: «en ambos períodos de programación (1994-1999 y 2000-2006), el Tribunal observó que los gastos no estaban libres de irregularidades importantes». De hecho, llevamos años solicitando componentes presupuestarios de alto riesgo y de bajo riesgo. ¿No podría ser el Tribunal de Cuentas un poco más preciso y, entre otras cosas, especificar qué porcentajes de error serían aceptables? Eso nos permitiría medir cualquier mejora que se haga.

Tengo la impresión de que la Comisión se está haciendo un poco más enérgica y entiendo que eso está totalmente justificado. No se trata solamente de un asunto de contabilidad, sino de efectividad. Resulta muy lamentable para este Parlamento que ni el Presidente del Tribunal de Cuentas, ni el Comisario Kallas hayan dicho una sola palabra acerca de las nuevas perspectivas financieras. Eso es algo nuevo. Queremos solicitar que alguien con responsabilidad política a un cierto nivel publique una declaración de fiabilidad anualmente. Para el Parlamento, el asunto es en esencia: ¿cómo pretende hacerlo la Comisión? Es de lamentar que la Comisión no haya proporcionado ninguna indicación al respecto y que el Tribunal de Cuentas, a su vez, tampoco lo haya mencionado. Puesto que forma parte del presupuesto plurianual, corresponde a los Estados miembros y a la Comisión ponerlo en práctica.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes, en nombre del Grupo Verts/ALE. (NL) Señora Presidenta, señor Weber, Comisario Kallas, ante todo agradezco al Tribunal de Cuentas su informe, que me parece sólido. También considero que su publicación continúa mejorando. El informe ha sido redactado en un lenguaje claro y, sobre todo, ha procedido a señalar con el dedo, cosa que aprecio enormemente. Nos encontramos ante una aprobación de la gestión especial, ya que es el primer presupuesto durante cuya vigencia completa la Unión Europea ha contado con 25 Estados miembros, y eso es algo que entra completamente dentro del cometido de la Comisión actual.

A ese respecto, he de decir que estoy algo sorprendido, incluso impresionado, por la intervención más bien a la defensiva que ha pronunciado hoy aquí el Comisario Kallas: impresionado, porque cuando tomó posesión de su cargo, fue quien afirmó personalmente en este estrado que, durante su mandato, al menos veríamos publicada una declaración de fiabilidad positiva. ¿Y con qué nos encontramos ahora? La crítica del Tribunal de Cuentas a los componentes clave del presupuesto sigue siendo irrefutable y el señor Kallas se pone a la defensiva con un informe, que leí ayer por la noche y que verdaderamente merece la pena leer, de la Cámara de los Lores. Desde luego, no es la forma adecuada de proceder.

Tras haber leído el informe del Tribunal de Cuentas, puedo decirle al Comisario Kallas que contiene elementos muy específicos. Por ejemplo, el sistema integrado de gestión y control para la agricultura funciona perfectamente en aquellos Estados miembros que lo aplican. Grecia no lo hace. Eso ya se mencionó en el informe del año pasado del Tribunal de Cuentas y fue un componente importante en la aprobación de la gestión del año pasado del señor Mulder. ¿Qué ha hecho usted al respecto desde entonces? ¿Qué ha hecho para llamar al orden a Grecia? De acuerdo con el susodicho informe del Tribunal de Cuentas, existen problemas graves en cuanto a las restituciones por exportación. En Dinamarca y los Países Bajos, los exportadores pueden sellar sus camiones sin que tengan que estar presentes los funcionarios de aduanas. ¿Qué ha hecho usted para detener esto? Al fin y al cabo, se trata de cuestiones específicas y no es necesario adoptar una actitud defensiva.

Tengo dos preguntas específicas para el señor Weber. La primera pregunta es: el 7 de noviembre, cuando se dirigió al Consejo de Asuntos Económicos y Financieros, ¿dejó finalmente claro a los Ministros que resulta vital para ellos rubricar sus cuentas? En segundo lugar, ¿va a considerar la solicitud formulada por la Cámara de los Lores en el sentido de elaborar, de una vez, una lista negra de Estados miembros que no gestionen muy bien los fondos europeos? Me gustaría que respondiera a las dos preguntas, señor Weber.

 
  
MPphoto
 
 

  Kartika Tamara Liotard, en nombre del Grupo GUE/NGL. (NL) El Parlamento tiene hoy el gusto de debatir el ilustrativo informe del Tribunal de Cuentas europeo sobre el gasto de los fondos europeos en 2005. Una vez más, los auditores no parecen tener una impresión favorable. Sigue habiendo demasiados errores que son demasiado importantes y demasiado estructurales por la forma en que se gastan los fondos europeos. En ese sentido, este informe no difiere mucho de sus once predecesores. Pero lo que sí es distinto es la reacción al veredicto negativo del Tribunal de Cuentas.

Las instituciones europeas, la Comisión entre ellas, hubiese recurrido en otros tiempos a sesiones regulares entonando el mea culpa y formulando promesas de mejora. Esta vez, la Comisión ha montado una ofensiva frontal, y el Tribunal de Cuentas está siendo acusado de ser excesivamente crítico y haber elaborado un informe ambiguo. Proclaman, incluso, que debemos aprender a vivir con ciertos errores.

Sin embargo, es un hecho que Europa es la orgullosa propietaria de 200 000 vacas virtuales que reciben subvenciones aun cuando no existen. Es un hecho cierto que, una vez más, se han detectado errores importantes en los ámbitos del aceite de oliva, las subvenciones a la exportación y los Fondos Estructurales. Es cierto que, en consecuencia, los fondos no van a parar a donde más se necesitan. Además, es un hecho que, por ende, la opinión pública europea está perdiendo progresivamente la fe en la Unión. Una institución madura debería ser capaz de sacar provecho de las críticas. Las instituciones europeas están demostrando que, incluso con 50 años, todavía no han alcanzado su nivel de madurez.

 
  
MPphoto
 
 

  Nils Lundgren, en nombre del Grupo IND/DEM. (SV) Señora Presidenta, todos en esta Cámara estamos proclamando que el Tribunal de Cuentas ha elaborado un buen informe: es ilustrativo y más claro que de costumbre. ¿Qué nos dice el informe? Bueno, nos dice que continúan produciéndose tantas anomalías como antes, y hemos de preguntarnos si debemos seguir viviendo con tales anomalías. Lo que tenemos delante, desde luego, es un enfoque totalmente improcedente de los problemas. Lo que hace falta es un examen de cómo y por qué las cosas han llegado a esta situación, así como propuestas claras por parte de la Comisión sobre lo que hay que hacer. Cualquier examen de esta naturaleza le conduciría a uno necesariamente a constatar que la mayor parte de lo que funciona mal tiene que ver con la política agrícola. Existen, al margen de esta, otras muchas razones para modificar la política agrícola, de hecho para suprimirla totalmente. Si eso sucediera, un enorme porcentaje de los problemas que detectamos en este contexto simplemente desaparecerían.

No obstante, me gustaría recordar a la Cámara que tiene una enorme parte de culpa en que la UE pierda su buena reputación entre las gentes de Europa. Esta Cámara siempre vota a favor de apoyar a todo el mundo, pero en la práctica jamás incide en la responsabilidad. Resultaba patético contemplar a los dirigentes del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo y del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos interviniendo aquí en el Parlamento, prácticamente a punto de llorar, diciéndonos que se sentían obligados a posponer la aprobación del propio Parlamento por culpa del escándalo en relación con los edificios de aquí en Estrasburgo. A pesar del hecho de que yo señalé que no debía otorgarse la aprobación a la Comisión de las Regiones, se le concedió. No podemos seguir así.

 
  
MPphoto
 
 

  Ashley Mote (NI). (EN) Señora Presidenta, el Tribunal de Cuentas ha confirmado que no existe ninguna auditoría independiente de ninguna parte de estas cuentas, incluida la función de tesorería, que a veces se sienta en un montón de 20 000 millones de euros o más. Me gustaría que el Tribunal señalara exactamente durante cuántos años ha llevado a cabo una auditoría completa y específica de la función de tesorería, así como que confirmara con cuánta frecuencia, por ejemplo una vez al año, podría desempeñar esta tarea en el futuro.

El Tribunal también ha confirmado que los fondos de la Unión Europea se mantienen en los Estados miembros individuales antes de asignarse a algún uso en ellos. El flujo de caja y los intereses que genera son importantes y, hasta la fecha, desconocidos. Los contribuyentes netos como el Reino Unido y Alemania están en desventaja, porque gran parte de sus fondos se guardan en países beneficiarios. Los franceses, por otro lado, siempre conservan los fondos de los contribuyentes netos y obtienen regularmente intereses en los mercados de capitales a un día. ¿Cuánto dinero han dejado de ganar los contribuyentes británicos y alemanes a causa de este sistema?

Por último, quiero subrayar que he estado preguntando esto al señor Weber durante seis meses y sigo esperando una respuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Daniel Caspary (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, Señorías, esta Cámara es responsable tanto del control del presupuesto de la Comisión, como de controlar los presupuestos de las denominadas «otras» instituciones, y si hay que conceder la aprobación positiva a la gestión de las mismas, tiene que estar claro que han utilizado adecuadamente el dinero de los contribuyente europeos. A este respecto hemos de debatir una serie de temas.

Si nos tomamos en serio nuestra función de control, también tenemos que auditar aquellas partidas de gasto que anteriormente dejábamos de lado, por ejemplo, la Política Exterior y de Seguridad Europea del Consejo; lamento que el Consejo no se halle hoy presente para que escuchara esto, ya que –en estrecha conjunción con el Presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, señor Brok– estoy aludiendo hoy, de manera muy deliberada, a este entorno político y formulando una petición de colaboración transparente por parte del Consejo.

Hay varios asuntos relacionados con el Comité de las Regiones que van a precisar un examen más detenido; los que yo citaría, a título de ejemplo, son la omisión de implantar las recomendaciones del auditor interno y la utilización cuestionable de la ponderación, por no hablar de la consideración totalmente inadecuada de este tema por la propia comisión.

La política inmobiliaria del Comité de las Regiones, del Comité Económico y Social Europeo y del Tribunal de Cuentas suscita cuestiones que también hay que resolver, y todavía quedan muchos asuntos por aclarar.

La OLAF, nuestra Oficina de Lucha contra el Fraude, también ha desempeñado un papel efectivo de control con respecto a otras instituciones durante los últimos años, y me pregunto por qué ni el Defensor del Pueblo ni el Supervisor Europeo de Protección de Datos han suscrito todavía un acuerdo con ella. Esos organismos también tendrán que responder a este interrogante.

Hago un llamamiento a todas las partes interesadas para que respondan a las preguntas de una forma transparente, para que desempeñen su papel a fin de permitir a esta Cámara obtener una visión panorámica y de trabajar juntas en el diseño de vías de mejora de la situación. Solo si hacemos eso seremos capaces de conceder la aprobación de la gestión de 2005.

 
  
MPphoto
 
 

  Szabolcs Fazakas (PSE). (HU) Señora Presidenta, el informe del Tribunal de Cuentas Europeo que, al igual que en años precedentes, es el resultado de una labor muy minuciosa y de alta calidad, afirma que el gasto del presupuesto europeo ha sido ejecutado básicamente con legalidad y regularidad. Quiero subrayar la importancia de esta declaración porque tampoco este año, al igual que en los 12 anteriores, el Tribunal es capaz de ofrecer una opinión positiva sin reservas.

La razón estriba en que cerca del 80 % del presupuesto de la Unión Europea se gasta de acuerdo con el sistema de responsabilidad compartida por los Estados miembros, donde el Tribunal de Cuentas ha detectado, en el transcurso de sus minuciosas inspecciones, niveles bastante elevados de error que poseen un impacto financiero. Eso no significa, en modo alguno, que todos los gastos del presupuesto de la Unión estén afectados por errores, ni que estos puedan interpretarse como indicios de fraude.

En su reacción inicial, la Comisión Europea se opone a la metodología del Tribunal de Cuentas, pero continúa teniendo como objetivo una DAS positiva para 2009. A tal fin, ha lanzado un proceso de reforma, dentro de cuyo contexto ha desarrollado un sistema integrado de control interno; la implantación de una gestión presupuestaria por objetivos puede señalarse asimismo como un avance notable. Ahora que los Estados miembros han reconocido, a instancias del Parlamento Europeo, que las declaraciones que se les ha pedido que presenten son necesarias, podemos esperar un Tribunal de Cuentas lleno de éxitos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jeffrey Titford (IND/DEM). (EN) Señora Presidenta, estoy tentado de pedirles que sencillamente lean el discurso que hice el año pasado. Los comentarios del Presidente del Tribunal de Cuentas lo resumen con bastante precisión. En general, la situación no ha cambiado sustancialmente desde el año pasado. De hecho, el comunicado de prensa del Tribunal deja muy claro que nada ha cambiado, con comentarios de que «el Tribunal… continúa encontrando un nivel significativo de errores» y –este es el plato fuerte– «se detectan errores con impacto financiero con demasiada frecuencia como para que el Tribunal concluya que todo está bien». La única diferencia real este año es que la Comisión ha negado con más estridencia su responsabilidad por este barullo. He de agradecer al Comisario Kallas que haya contado el chiste del año al decir que la percepción del fraude en las finanzas de la Unión Europea es «muy injusta» y que el gasto de dinero en la Unión Europea está estrictamente controlado. Sí, y Santa Claus baja realmente por la chimenea.

Responsabilizar a los Estados nacionales por la mayor parte del fraude es una vía de escape fácil. Se supone que la Comisión vela por el cumplimiento de las reglas y supervisa el gasto. Por tanto, ha de responsabilizarse de todas esas vacas invisibles de Eslovenia, un país que solo lleva dos años en la Unión pero que ha aprendido pronto cómo funciona el sistema. No se ha aprendido nada y los errores siguen repitiéndose.

 
  
MPphoto
 
 

  José Javier Pomés Ruiz (PPE-DE). – (ES) Señora Presidenta, hemos avanzado en muchas cosas, y así lo dice el informe, que agradezco, del Tribunal de Cuentas. Pero no hemos avanzado en una cosa: en señalar por separado a los Estados miembros. Somos un grupo de veinticinco y no se puede dar una nota global.

En las 300 páginas de su informe se pueden leer referencias a Grecia, pero nunca ha dicho usted qué Estados miembros son los principales responsables de que no superemos el listón ni —si no quiere ser solo verdugo— qué Estados miembros lo están haciendo bien o están mejorando mucho.

Esto lo hacen otras instituciones: el Banco Central Europeo señala por su nombre a los Estados miembros. Ustedes no son una junta de diplomáticos que defiendan intereses nacionales. Ustedes deben señalar en sus comunicados de prensa, entre otros, qué Estados lo están haciendo bien y cuáles no.

Aquí ni siquiera está presente una representación de la Presidencia finlandesa, pero a raíz del informe, que respetamos profundamente, de la Cámara de los Lores, en nombre del Grupo que coordino, el Partido Popular Europeo, voy a pedir un informe de iniciativa para estudiar la metodología del Tribunal de Cuentas.

No puedo olvidar cómo un miembro suyo, el miembro belga, señor Pinxten, tomó posesión de su cargo sin dimitir de ninguna responsabilidad económica y política. Al final, cuando se le amenazó con llevarlo ante los tribunales, tuvo que salir por la puerta de atrás. Eso es una vergüenza que desgraciadamente no está en el cuadro de honor del Tribunal que usted dignamente preside.

Quiero decirle una cosa al Vicepresidente Kallas. En su intervención ante la Comisión de Control Presupuestario del pasado día 23, usted dijo que se habían recuperado 2 100 millones. Usted criticó duramente al auditor —no sé si eso es lo mejor que usted podía hacer—, pero me gustaría que pudiera concretar, si es posible, con qué políticas, programas y Estados miembros están relacionados esos 2 100 millones recuperados.

 
  
MPphoto
 
 

  Herbert Bösch (PSE). (DE) Señora Presidenta, quiero felicitar al Tribunal de Cuentas por un buen informe, que refleja bastantes cosas; lo que pasa es que algunas personas no quieren verlas.

Tengo que decir al Comisario Kallas que no es de recibo que la nueva Comisión, aplicando el principio de «matar al mensajero», haga oídos sordos a las malas noticias procedentes de Luxemburgo. Si repasamos los Tratados, encontraremos que dicen que la Comisión –y nadie más– es responsable de la ejecución del presupuesto europeo.

Sin embargo, Comisario Kallas, leo en todas partes referencias a cosas de las que usted no es responsable, de las agencias, como usted mismo ha dicho –y tendremos que hablar más de ese tema– o, por ejemplo, de la omisión por parte de Grecia de implantar un Sistema Integrado de Gestión y Control (SIGC); en todas partes, la Comisión está desapareciendo de la escena y eso es algo que –ya que tenemos que tratar con la nueva Comisión por primera vez– habremos de someter muy seriamente a debate. Comisario Kallas, tiene que comenzar a asumir responsabilidades, o de lo contrario ocupa un cargo equivocado.

 
  
MPphoto
 
 

  Hubert Weber, Presidente del Tribunal de Cuentas. (DE) Señora Presidenta, para empezar doy las gracias a aquellos diputados a esta Cámara que han realizado una serie de comentarios tan positivos sobre nuestro informe, en particular a los señores Staes, Lundgren, Pomés Ruiz y Bösch.

En lo que se refiere al Vicepresidente Kallas, este ha declarado que resulta lamentable la atención constante que prestan los medios de comunicación al tema del fraude. Puedo asegurarles que, junto con el gran número de diputados que han intervenido hoy –entre ellos, los señores Jørgensen, Fazakas y Titford–, ofrecemos a la Comisión nuestro apoyo incondicional. No podemos permitir que se entone todo el tiempo la misma cantinela: «fraude, fraude y más fraude»; no tiene justificación alguna, resulta perjudicial y podemos prescindir de ello. Existen normas al respecto.

Retomaré ahora el segundo punto relativo a la recomendación de la Cámara de los Lores británica, sobre la cual deberíamos tomar medidas en opinión del señor Kallas. Tenemos un sistema. Nuestro informe no puede confirmar que se haya cometido fraude; esa tarea corresponde a los jueces, y no al Tribunal de Cuentas. No obstante, examinaremos detenidamente el informe de la Cámara de los Lores, que recibimos ayer a mediodía. Yo mismo participé en un acuerdo establecido con la Comisión, en virtud del cual, si sospechamos que se está cometiendo fraude, debemos pasar el asunto a la OLAF. Como acabo de comentar, los procedimientos están sujetos a determinadas normas.

Subrayo sin reservas las palabras del señor Garriga Polledo: la colaboración con nuestras autoridades asociadas es de vital importancia. Llevaremos con nosotros a Varsovia sus mejores deseos, por los que les estamos agradecidos.

El señor Mulder ha preguntado por qué no se han vuelto a aprobar las cuentas sin reservas, y la respuesta es muy sencilla. Las transacciones a las que se refieren las cuentas siguen sin someterse, en gran medida, a una gestión de riesgos adecuada. Solo será posible emitir una declaración de fiabilidad positiva cuando se lleve a cabo dicha gestión de las cuentas. En este sentido, la aparición de errores provocaría una vez más que los medios de comunicación centraran su atención en el fraude.

Le estoy muy agradecido al señor Staes por señalar que la emisión de una declaración de fiabilidad positiva sería uno de los resultados de la mejora de los sistemas de auditoría internos, así como por citar una serie de ejemplos; me veo obligado a respaldar sus comentarios. Mi intervención ante el Ecofin ha sido muy directa y la Cámara de los Lores británica ha resaltado una serie de problemas, entre los que se encuentran el refrendo y la lista negra. Ayer recibimos su informe y primero debemos examinarlo muy a fondo.

Para responder a los comentarios del señor Mote, diré que la atención se centra hoy en la declaración de fiabilidad, si bien no cabe duda de que los temas que ha mencionado tienen gran importancia. Me complace enormemente continuar con él el diálogo en el que ya nos hemos embarcado.

Ya he contestado, en esencia, a la mayoría de las preguntas que se me han planteado.

 
  
MPphoto
 
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, me gustaría dar las gracias a todos los diputados por sus observaciones. Esto es solo parte del proceso y la próxima semana darán comienzo más audiencias detalladas sobre la ejecución de nuestro presupuesto.

En respuesta a algunas de las observaciones, me gustaría decir que la Comisión no está señalando a nadie con el dedo. Está intentando obtener una imagen precisa que permita evaluar de forma adecuada y equilibrada la ejecución del presupuesto europeo. Somos plenamente responsables de todo lo que hacemos y estamos dispuestos a asumir esa responsabilidad.

Sin embargo, no sería realista esperar, en respuesta a un análisis de la ejecución del presupuesto europeo cuya idea central es que la Comisión es la mala, que la Comisión diga que no es mala, sino peor. Sería inapropiado, aunque reconocemos plenamente nuestros puntos débiles. Las cuestiones de política interior serán el aspecto más vulnerable de nuestras actividades de 2005. Durante los tres procesos de aprobación de la gestión presupuestaria en los que he participado, he visto mejoras reales y sé lo que podemos hacer para seguir mejorando la situación. Haremos todo lo posible por mejorar esta situación y estamos buscando una evaluación exhaustiva, adecuada y profesional de la ejecución del presupuesto de la UE en todos sus aspectos, ya sean logros o deficiencias, errores o fraudes, etc. Es nuestro objetivo y nuestro deseo mostrar a todos que, aunque la maquinaria es inmensa y podría mejorarse, las cosas no son tan malas. Al estar familiarizado con las experiencias de los Estados miembros en la esfera de la administración pública y sabiendo lo que ocurre en los distintos Estados miembros y otras organizaciones internacionales, puedo decir que las cosas no son tan malas. Es nuestro deseo que el público en general, los diputados al Parlamento y el Tribunal de Cuentas también vean este lado de nuestras actividades.

En cuanto a la pregunta del señor Mulder sobre las perspectivas financieras y la mayor participación de los Estados miembros en este proceso –la cuestión de las declaraciones nacionales–, acojo con satisfacción el cambio de actitud. Cuando empezamos a debatir esta cuestión, solo uno o dos Estados miembros compartían la idea de que los Estados podrían asumir más responsabilidad. Esa actitud está cambiando, pero por lo que sé a través de mi limitada experiencia en asuntos europeos, esto evidentemente necesitará tiempo. Nos complace que los Estados miembros hayan acordado aportar un resumen de las declaraciones de las agencias de pago, lo que supone un paso adelante, y estamos trabajando con los Estados miembros para seguir avanzando.

En cuanto a la propia declaración, comparto plenamente la opinión del Tribunal de Cuentas que esto no solucionará las cosas de por sí. Forma parte de una cuestión más amplia de control y auditorías sistemáticas y estructurales, que debería dar los resultados esperados.

Por tanto, discutamos cada aspecto y no omitamos nada en nuestros debates. Discutamos también la cuestión de la metodología y nuestras acciones y deficiencias. Celebremos un debate amplio, profesional y adecuado sobre esta cuestión y, entonces, todos estaremos contentos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ashley Mote (NI).(EN) Señora Presidenta, me ha interrumpido en mitad de mi intervención porque por lo visto usted no estaba correctamente informada del tiempo del que yo disponía. Por tanto, no he podido hacer lo que considero que es muy importante, a saber, llamar la atención de esta Cámara sobre otras palabras incluidas en un informe de la Cámara de los Lores publicado la noche pasada que dicen –y el señor Kallas no las ha mencionado– que la Comisión debería centrarse en exigir a los funcionarios y órganos de auditoría existentes que asuman la responsabilidad de sus sistemas y cuentas, y que este proceso debería culminar con la firma de una garantía de que las cuentas anuales de la Comisión son correctas. Me parece que esta ha sido una de las declaraciones más importantes que hemos tenido sobre este proceso de mejora de las normas en esta Cámara y quiero que se entienda plenamente.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Ha hablado en nombre de su Grupo, al que le correspondía un minuto de intervención en este debate, lo que significa que le he interrumpido en el momento oportuno. No es correcto que ahora, por así decirlo, recurra a cuestiones relacionadas con la observancia del Reglamento para tomarse más tiempo de uso de la palabra.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Mulder (ALDE). (EN) Señora Presidenta, me gustaría pedir al Comisario Kallas una aclaración. Ha sido un poco ambiguo al responder a mi pregunta y me gustaría volver a preguntarle: ¿cuándo recordará la Comisión a los Estados miembros sus obligaciones con respecto a las perspectivas financieras?

 
  
MPphoto
 
 

  Siim Kallas, Vicepresidente de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, ya hemos recordado a los Estados miembros esta obligación en una carta que les enviamos y haremos lo propio durante la reunión del Consejo, cuando estas cuestiones vuelvan a ponerse sobre la mesa. Estamos intentando fomentar la idea y estamos haciendo lo que podemos, pero, como ocurre con el Parlamento, nuestras acciones tienen un límite en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. El debate queda cerrado.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE). (EN) El gasto de la UE comparte las deficiencias comunes a muchas grandes organizaciones, Gobiernos, ministerios y organizaciones internacionales: se gasta el dinero en una gran variedad de actividades y en tantos lugares que los auditores no pueden garantizar que las cantidades exactas siempre se gasten de forma correcta. El presupuesto federal de los Estados Unidos lleva unos ocho años sin tener una declaración de fiabilidad positiva. El Departamento británico de Empleo y Pensiones no ha obtenido una declaración equivalente durante los últimos 15 años, ¡y su presupuesto es mayor que el de toda la UE!

Tal como informó ayer la Cámara de los Lores del Reino Unido, parece que en el presupuesto de la UE apenas hay fraude en la actualidad. Los auditores han encontrado más bien casos de irregularidades técnicas, que normalmente se traducen en un reembolso del presupuesto de la UE o un impago o trámites incompletos que tienen que solventarse más adelante. Los artículos de la prensa sensacionalista clasifican todo esto de «fraude», pero no lo es.

Es necesario seguir avanzando para eliminar estos errores. Me gustaría que tuviéramos un sistema en el que las declaraciones anuales de fiabilidad tuvieran que otorgarse a cada departamento de la Comisión y a cada uno de los 25 Gobiernos nacionales de forma individual y no en emitir una única declaración para toda la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE-DE).(FR) En su informe anual, el Tribunal de Cuentas emite una declaración de fiabilidad positiva sobre las cuentas de 2005 de la Unión Europea y felicita a la Comisión por la implantación del nuevo sistema contable del ejercicio. No obstante, en materia de legalidad y regularidad de las operaciones subyacentes –relativas a los ingresos percibidos y los pagos efectuados–, el Tribunal observa que no siempre está asegurada una gestión del riesgo adaptada en importantes capítulos de gasto.

La mayoría de esos errores se deben a un desconocimiento de las normas aplicables, a gastos inadmisibles o a intentos de fraude por parte de los beneficiarios finales (agricultores, autoridades locales o gestores de proyectos).

¿A quién imputar esta responsabilidad? En primer lugar, a la Comisión, pues según los Tratados es directamente responsable de la ejecución del presupuesto europeo. La Comisión debe mejorar la calidad del control interno y los procedimientos deben simplificarse para evitar la inobservancia de los criterios de admisibilidad, la doble contabilización de costes o la declaración de costes superiores a los reales. Por último, los Estados deben asumir también sus responsabilidades, en la medida en que el 76 % de los fondos los gastan administraciones nacionales o locales. El compromiso de los Estados miembros de aportar declaraciones anuales sobre el modo en que gastan los fondos de la Unión Europea me parece primordial.

 

6. Empresa común para el sistema europeo de gestión del tráfico aéreo (SESAR) (debate)
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0382/2006) de la señora Hennicot-Schoepges, en nombre de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, sobre la propuesta de Reglamento del Consejo relativa a la constitución de una empresa común para la realización del sistema europeo de nueva generación para la gestión del tráfico aéreo (SESAR) (COM(2005)0602 – C6-0002/2006 – 2005/0235(CNS))

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión. (FR) Señora Presidenta, Señorías, el informe de la señora Hennicot-Schoepges, sobre el que sus Señorías deben pronunciarse, es un informe muy completo y de gran calidad. Quiero dar las gracias a la señora Hennicot-Schoepges y a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, así como al señor Bradbourne, a la Comisión de Transportes y Turismo y a la Comisión de Asuntos Jurídicos, por el apoyo prestado a la propuesta de la Comisión sobre ese gran proyecto europeo que es SESAR.

Su informe, señora Hennicot-Schoepges, coincide con la posición de la Comisión y nosotros apoyamos la mayoría de sus enmiendas. No entraré en los detalles del debate sobre todas las enmiendas propuestas, sino que me limitaré a hacer algunas observaciones de carácter general.

En primer lugar, observo que con respecto a los grandes programas tecnológicos e industriales, como SESAR y GALILEO, el Parlamento y la Comisión comparten la misma visión de la importancia estratégica de estas iniciativas. SESAR es un programa esencial para la competitividad del sector aeronáutico europeo. Se inscribe en el esfuerzo de innovación tecnológica de la Comunidad, que ocupa un lugar central en la Estrategia de Lisboa.

Es esencial que en un sector tan crítico para la economía europea, las instituciones públicas y el sector privado pongan en común sus recursos para construir juntos lo que será la infraestructura de control aéreo más eficaz, más fiable y más segura del mundo. Esta colaboración entre el sector público y el privado requiere un reparto claro de las funciones de unos y otros, así como unos procedimientos transparentes que permitan evitar posibles conflictos de intereses. Por tanto, la Comisión acoge favorablemente las enmiendas del Parlamento que apuntan en este sentido.

Por lo que respecta a determinadas modalidades de intervención del Parlamento Europeo, hemos de tener en cuenta una cuestión de principio. SESAR es una colaboración entre el sector público y el privado, y la condición imprescindible de la participación del sector privado es que el programa sea gestionado con una lógica empresarial. Por otra parte, y la señora Hennicot-Schoepges lo destaca muy bien en su informe, los derechos de voto en el Consejo de Administración de la empresa común SESAR deben estar equilibrados, ponderados en función de la participación financiera, lo cual es un principio sano de buena gestión de cualquier empresa privada.

Por tanto, me parece difícil aceptar la enmienda propuesta por el Parlamento con vistas a obtener una representación parlamentaria en el Consejo de Administración. El Parlamento, que es la principal instancia de control presupuestario del conjunto comunitario, no puede efectuar dicho control y al mismo tiempo formar parte, aunque sea como mero observador, del Consejo que debe controlar.

En el mismo orden de ideas, la industria tiene interés en que la elección del director ejecutivo se efectúe con arreglo a criterios objetivos de experiencia y conocimientos técnicos, más que en función de criterios políticos. Es importante reconocer que la empresa común SESAR es un instrumento de gestión de un programa de investigación y desarrollo tecnológico y no desempeña ningún papel de tipo regulador.

Por consiguiente, la participación directa del Parlamento en el proceso de elección del director ejecutivo de la empresa común SESAR no tiene razón de ser. La Comisión apoya, en cambio, todas las enmiendas encaminadas a garantizar que el Parlamento esté debida y continuamente informado sobre el programa SESAR.

Señora Presidenta, celebro el trabajo del Parlamento. Estoy convencido de que estas pequeñas diferencias de puntos de vista no obstaculizarán nuestro esfuerzo común por hacer que este programa sea un éxito para la Unión Europea. Y añado que toda nuestra política ambiental recibirá un impulso adicional, en la medida en que SESAR supone que los aviones puedan despegar a su hora y no tengan que dar vueltas en el cielo y, por consiguiente, ahorren energía y eviten emisiones de carbono inútiles. Por esta razón, SESAR es, en todos los aspectos, para la seguridad de los pasajeros, para el ahorro energético y para la calidad del medio ambiente, un proyecto absolutamente esencial.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. ONESTA
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Erna Hennicot-Schoepges (PPE-DE), ponente. – (FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, examinamos hoy un informe cuyo objeto es la constitución de una empresa común para la realización del sistema europeo de nueva generación para la gestión del tráfico aéreo.

SESAR es la vertiente técnica del cielo único europeo, destinada a adecuar el control del tráfico aéreo a las nuevas tecnologías, garantizar la seguridad y la regularidad de los vuelos, organizar los servicios de navegación aérea y definir las funciones y responsabilidades de las autoridades de supervisión y los proveedores del servicio.

Como usted ha dicho, señor Comisario, el proyecto reviste, en distintos niveles, una importancia capital para el futuro sector de la aviación civil europea. Por lo demás, es uno de los proyectos comunes de infraestructura identificados por el Consejo Europeo en 1994. Hemos perdido ya bastante tiempo.

SESAR será indispensable para afrontar el aumento del tráfico aéreo, que aporta 220 000 millones de euros al PIB europeo y emplea a 3,1 millones de personas, se supone que aumentará más del doble en los próximos veinte años. Dado que la antigüedad de los equipos de control, cuya tecnología data en algunos casos del decenio de 1970, no permite ya garantizar su fiabilidad, SESAR repercutirá notablemente en la seguridad.

Lo mismo sucede con el medio ambiente. La realización de este proyecto permitirá un importante ahorro de carburante, gracias por un lado a la optimización de los itinerarios y un mejor uso del espacio aéreo y, por otro, a la reducción de las colas de espera de los aviones. La Comisión cifra la reducción de los gases de efecto invernadero entre un 4 y un 6 % por vuelo. Por consiguiente, también se reducirá el tiempo de espera de los pasajeros en los aeropuertos.

La Comisión propone la creación de una empresa común, que deberá constituirse rápidamente, antes incluso de la fase de definición, que se prolonga ya de 2005 a 2007 y que está cofinanciada con 60 millones de euros con cargo al presupuesto comunitario y a Eurocontrol. De 2008 a 2013, la empresa común llevará a cabo la fase de desarrollo, con un presupuesto de 300 millones de euros por año repartidos entre tres socios: la Comisión, Eurocontrol y un consorcio de empresas privadas. Después, el despliegue correrá a cargo del sector, y esta fase se prolongará, según las previsiones, de 2014 a 2020.

Esta primera colaboración público-privada en el ámbito de la aviación civil proporcionará muchas oportunidades de empleo. Será también un gran proyecto de investigación y desarrollo, que puede encontrar salidas en los mercados exteriores de la Unión, siempre que no se retrase su entrada en vigor. El procedimiento de cooperación reforzada entre las dos comisiones parlamentarias refleja la relevancia de este proyecto en dos ámbitos, a saber, la investigación y las redes de transporte.

La Comisión ha basado su proyecto en el artículo 171, de forma que el Parlamento ha quedado excluido de la codecisión. No obstante, quisiera destacar la buena colaboración con la Comisión y decir que el Parlamento se mantendrá muy atento al curso de los acontecimientos y empleará todos los medios de que dispone, aun cuando no esté representado en el Consejo de Administración.

Las modificaciones que hemos aportado aclaran el texto por lo que se refiere a los potenciales conflictos de intereses. También pedimos a la Comisión que elabore un nuevo documento relativo exclusivamente a la tercera fase, a fin de resolver buena parte de las dudas suscitadas por el primer proyecto.

SESAR es un proyecto que sirve al interés del ciudadano, que situará a la industria de la aviación civil europea a la cabeza del progreso y mejorará nuestra competitividad. El interés de la industria por este proyecto justifica su participación financiera y el reparto de los derechos de voto deberá evitar cualquier procedimiento administrativo complicado. El Parlamento ha creído oportuno mantener la posibilidad de crear un canon, dado que aún no está confirmada la participación de la industria, apoyada en cifras.

Lo que queda, señor Comisario, es expresar la esperanza de que SESAR no sufra ni los retrasos de Galileo ni el desastre de Airbus y que demuestre que la investigación europea, los conocimientos técnicos de Eurocontrol y la capacidad de las industrias interesadas pueden asociarse en interés del progreso. Por último, huelga decir, señor Comisario, que los Estados miembros deberán prepararse para organizar el reparto del control aéreo con arreglo a la evolución tecnológica.

Para terminar, quisiera dar las gracias a todos los colegas y, en primer lugar, a mi coponente, el señor Bradbourn.

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Bradbourn (PPE-DE), ponente de opinión de la Comisión de Transportes y Turismo. – (EN) Señor Presidente, el proyecto SESAR beneficiará en buena medida no solo a los sectores de la aviación europea, sino también a los consumidores. Cuando se lance SESAR, la eficiencia de las líneas aéreas mejorará, con una planificación de rutas más directa, menos congestión en los cielos y una mayor fiabilidad para los pasajeros. El medio ambiente también saldrá beneficiado con el sistema, porque acortará las rutas y reducirá las aglomeraciones y, por ende, reducirá las emisiones de CO2 causadas por la aviación.

Sin embargo, pienso que tratándose de un proyecto tan importante resulta inaceptable, dado que la legislación original sobre el cielo único fue abordada por el procedimiento de codecisión, que el proceso de implementación solo se lleve a cabo por el procedimiento de consulta. Esto, sin duda, plantea la cuestión de por qué la Comisión considera que puede decidir por su cuenta cuándo desea implicar en el desarrollo de estas propuestas a la única institución de la UE elegida democráticamente. Lo que resulta más preocupante es que la Comisión y Eurocontrol estén intentando reservarse el 60 % de los derechos de voto en el Consejo de Administración.

El proyecto SESAR debería estar dirigido por la industria y no por burócratas. No podemos esperar que la industria pague por el desarrollo de un proyecto sobre cuya dirección tendrá escaso control. Por este motivo, el coponente de la comisión competente para el fondo y yo, en nombre de nuestro Grupo, hemos presentado una enmienda con vistas a reducir los derechos de voto, para dar a la industria y a los proveedores de servicios de navegación aérea el incentivo de participar desde el principio.

El proyecto SESAR puede ayudar a dar forma al futuro de la aviación europea. Puede ser una fuerza positiva de cambio si recibe el apoyo de todos los agentes sectoriales en igualdad de condiciones. Por tanto, pido a la Cámara que apoye nuestra enmienda para encaminar este importante proyecto en la dirección exacta que necesita.

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (DE) Señor Presidente, durante los próximos años veremos cómo se produce un aumento del tráfico terrestre, marítimo y, sobre todo, aéreo. Y hay que tener en cuenta que un aumento del tráfico conlleva problemas nuevos y más numerosos. Es preciso hacer frente a este incremento cuantitativo y debemos abordar de forma satisfactoria los problemas ambientales y de salud asociados, lo cual costará un montón de dinero.

Lo que necesitamos hacer para afrontar los problemas que acabo de mencionar es, por encima de todo, buscar soluciones inteligentes, nuevas tecnologías y una logística mejorada, aspectos en los que deberíamos centrar hoy nuestra atención. Lamentablemente, todavía no hemos llegado a ese punto, si bien ya hay una serie de proyectos en marcha, tal como Galileo. Por el momento seguimos concentrándonos en una serie de cuestiones preliminares, por ejemplo: cómo se debe estructurar la organización administrativa, qué medidas tomar con respecto a Eurocontrol, cómo implicar al sector empresarial privado en nuestro proyecto y otros muchos aspectos.

Realizaré algunos comentarios de carácter reprobatorio acerca de las asociaciones público-privadas; aunque resulta conveniente debatir este tema y centrar nuestra atención en los posibles conflictos de intereses, tenemos que aumentar nuestros esfuerzos por conseguir una verdadera implicación del sector empresarial en nuestro proyecto. Hay que decir, no obstante, que las experiencias anteriores con los modelos de asociaciones público-privadas casi nunca han resultado plenamente satisfactorias. La única excepción –sobre todo porque su sucesor se pondrá en marcha en unas semanas– la constituye el programa Marco Polo, en el cual hemos conseguido una mezcla acertada de incentivos para el sector privado y el interés público. Este es el tipo de ideas que convendría tener presente en este momento, más si cabe que en el pasado.

Aparte de todo esto, he de decir que estoy enormemente agradecido a ambos ponentes por el trabajo que han presentado. Confío en que persigamos nuestro objetivo de manera unida y con concentración, dejando a un lado la cuestión de si esta Cámara debería ejercer la codecisión o solo ser consultada sobre este asunto. Quizás consigamos ajustar un poco los plazos. Las consecuencias serían muy, muy beneficiosas.

 
  
MPphoto
 
 

  Britta Thomsen, en nombre del Grupo del PSE. (DA) Señor Presidente, doy las gracias a la ponente por su excelente trabajo en el informe sobre un sistema europeo común para la gestión del tráfico aéreo, SESAR. Estoy de acuerdo con la idea de que es preciso desarrollar un sistema europeo de nueva generación en este sentido con vistas a garantizar un tráfico aéreo seguro y fluido durante los próximos 20 años. Los sistemas actuales de control del tráfico aéreo están anticuados y se rigen de manera excesiva por condiciones locales específicas. Por lo tanto, no resultan del todo apropiados para un desarrollo rápido, fiable y económicamente sostenible del tráfico aéreo en Europa. SESAR es, en esencia, una iniciativa sólida que aumentará la eficiencia del sistema de gestión del tráfico aéreo en Europa. SESAR permitirá disfrutar, a un precio razonable, de un transporte más seguro y eficiente que el que ofrecen los sistemas actuales de control del tráfico aéreo.

Sin embargo, en lo que concierne a las consideraciones medioambientales, la propuesta de la Comisión no explica con claridad los retos impuestos por el incremento del tráfico aéreo durante los próximos años en Europa. No basta con que SESAR garantice la gestión segura del tráfico aéreo. Las ventajas medioambientales también deben tenerse en cuenta. Por este motivo, apoyo aquellas enmiendas que resaltan la idea de que SESAR debe facilitar el uso de rutas más eficientes desde el punto de vista energético, en las cuales se reduzca la cantidad de combustible y se respete el medio ambiente.

Otro aspecto importante es que hay que aclarar qué beneficios van a obtener los Estados miembros en términos de derechos de propiedad sobre los activos materiales e inmateriales creados a través de la empresa común SESAR. Por ahora, no está claro lo que va a suceder en relación con los derechos de propiedad de dichos bienes cuando la propiedad de SESAR se transfiera en algún momento a la industria. Por consiguiente, es fundamental que los miembros constituyentes puedan tener acceso constante a los conocimientos y activos creados a través de SESAR para el desarrollo propio de productos no comerciales. Queremos evitar que, una vez que todos los Estados miembros hayan normalizado su tecnología en un sistema europeo de gestión de tráfico aéreo, los derechos de dicha tecnología terminen en manos de una empresa privada.

Doy gracias de nuevo a la señora Hennicot-Schoepges por su informe y espero que, con nuestros esfuerzos conjuntos, podamos poner en marcha SESAR dentro del plazo previsto.

 
  
MPphoto
 
 

  Fiona Hall, en nombre del Grupo ALDE. – (EN) Señor Presidente, quisiera dar las gracias a la ponente por su trabajo. Necesitamos un sistema de gestión del tráfico aéreo de nueva generación para que Europa mejore la seguridad del transporte aéreo y el comportamiento ambiental. SESAR ofrecerá lo que las arcaicas tecnologías de control del tráfico aéreo que se utilizan en la actualidad son incapaces de proporcionar.

La empresa común SESAR debe establecerse de forma que evitemos problemas innecesarios y más retrasos. El enfoque de una empresa común público-privada sigue siendo bastante nuevo y espero que la Comisión sea directa y transparente en relación con las lecciones aprendidas de la empresa común Galileo. La empresa común SESAR tiene que ser revisada periódicamente para asegurarnos de que no se repitan los problemas de puesta en marcha experimentados por Galileo.

El Parlamento, así como el Consejo, deberían estar al tanto y ser consultados sobre cuestiones como la adhesión de nuevos miembros y el nombramiento del director ejecutivo. En la comisión pensamos firmemente que el nombramiento del director ejecutivo debe realizarse mediante un procedimiento de concurso abierto y sobre la base de criterios de competencia y experiencia. De ningún modo debería ser un nombramiento político o una prima.

La comisión también destacó la importancia actual de Eurocontrol. Su participación es esencial, dada su experiencia y conocimientos.

Por último, sobre la cuestión de la ubicación de la empresa común, estoy de acuerdo con la propuesta original de la Comisión de que, por motivos prácticos, la sede debería estar en Bruselas. Abrir un debate sobre la sede supondría una pérdida de tiempo innecesaria y podría prolongar la fase de establecimiento de la empresa común. Sobre este punto estarán de acuerdo conmigo los diputados al Parlamento Europeo que lamentan la pérdida de tiempo, dinero y energía que causa la imposibilidad de ubicar la sede del Parlamento de forma permanente en Bruselas.

 
  
MPphoto
 
 

  Eva Lichtenberger, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, si se utiliza de manera adecuada y entra en vigor lo antes posible, SESAR podrá contribuir de manera importante a la reducción de los gases perjudiciales para el clima. A través de una buena cooperación con los servicios de previsiones meteorológicas y una gestión acertada de las velocidades y alturas de vuelo, será posible reducir no solo el número de aeronaves que sobrevuelan las ciudades, sino también las estelas de vapor que, según estudios recientes, constituyen una de las causas principales de los problemas climáticos.

La eficacia de su funcionamiento depende, entre otras cosas, de la creación de regiones de espacio aéreo que resulten apropiadas para el ahorro de combustible; resulta lamentable, no obstante, que el trabajo en este sentido se desarrolle de manera tan, tan lenta. Se trata de un ámbito en el que tanto Austria como sus vecinos del norte y el este tienen que tomar medidas.

La forma organizativa fue un tema importante de debate en nuestra comisión, y creo que bajo ningún concepto hay que marginar a Eurocontrol. Es preciso que exista un organismo central que actúe en defensa del interés público –que incluye, y en nuestra opinión debe incluir, aspectos tales como la protección del clima– y es probable que Eurocontrol esté más capacitado para ello que los simples votos de la industria, cuya participación en este terreno se puede asegurar por otros medios.

 
  
MPphoto
 
 

  Jaromír Kohlíček, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (CS) Señorías, el tráfico aéreo sobre Europa está empezando a toparse con las restricciones derivadas de la gran concentración de aeropuertos y de la necesidad de hacer frente al aumento del despegue de aviones. Algunos de estos problemas ya se han solucionado a través del acuerdo de la Organización de la Aviación Civil Internacional y de otra legislación aprobada en diferentes niveles. El problema del tráfico aéreo se resuelve principalmente mediante una convención internacional relativa a la gestión del tráfico aéreo de media altura sobre Europa central, la cual todavía está pendiente de entrar por completo en vigor. El programa SESAR preparará el terreno con vistas a registrar avances significativos en este ámbito.

Aprovecho esta oportunidad para plantear dos cuestiones. La primera se refiere a la financiación de los proyectos. Creo que no deberíamos fiarnos de usar capital privado, ya que se trata de uno de los proyectos clave en este campo. En mi opinión, es importante que el grueso de los fondos no provenga del sector privado, sino de los cargos de Eurocontrol y del presupuesto comunitario.

Otra cuestión que sin duda es fundamental y que lleva tiempo sin resolver tiene que ver con la definición de las partes de la flota aérea a las que se aplicará el nuevo sistema de tráfico aéreo. Aún sigue sin establecerse diferenciación alguna entre las aeronaves y los ultraligeros. La clasificación vigente en Europa difiere de la de los Estados Unidos. Por lo tanto, recomiendo que en los estatutos de la empresa común se defina el factor determinante como un peso en vacío de la aeronave de 600 kg. Considero que armonizar la definición de este modo beneficiará a las negociaciones futuras relativas no solo al tráfico aéreo, sino también al transporte aéreo en general. Para terminar, diré que mi Grupo da su firme apoyo al proyecto SESAR.

 
  
MPphoto
 
 

  Mieczysław Edmund Janowski, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, doy las gracias a la ponente por su trabajo. Los problemas del tráfico aéreo, el cual experimenta en la actualidad un ritmo aproximado de crecimiento del 5 % anual, requieren una solución que sea rápida, global y efectiva y en la cual, al mismo tiempo, se tenga en cuenta la perspectiva a largo plazo. Si no se adoptan de inmediato las medidas necesarias, el espacio aéreo europeo acabará en un estado de estancamiento. Por lo tanto, resulta positivo que se vaya a implementar la empresa común SESAR, que facilitará la gestión de la navegación aérea y el funcionamiento seguro de los aeropuertos europeos. Me complace saber que las medidas mejorarán la puntualidad de los enlaces y la seguridad aérea y que tendrán consecuencias positivas para el medio ambiente.

Es preciso que esta empresa ofrezca empleo a un gran número de ciudadanos altamente cualificados. La cofinanciación de este proyecto por la Unión Europea y el sector privado es un aspecto muy importante. Confío en que se apruebe este proyecto, ya que merece la pena ponerlo en marcha. Debería, no obstante, fomentar el establecimiento de soluciones compatibles en otras partes del mundo. Asimismo, tenemos que seguir buscando soluciones radicalmente innovadoras, tales como los centros aéreos de interconexión de vuelos.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Karatzaferis, en nombre del Grupo IND/DEM. (EL) Señor Presidente, señor Comisario, aunque el proyecto SESAR constituye una excelente idea, deberán explicarnos algo que ni siquiera ustedes saben: ¿cuál será su alcance? ¿Dónde está el espacio aéreo europeo del sudeste? ¿Lo sabemos? Es preciso determinar dicho espacio. Hace unos meses, un avión militar turco derribó un avión militar griego al sudoeste de Rodas en el espacio aéreo europeo, mientras un avión de pasajeros procedente de Egipto sobrevolaba la zona en el campo de visión. ¿Se imaginan lo que podría haber ocurrido?

Por lo tanto, hay que ver cómo podremos determinar su alcance si al sobrevolar la zona norte de Chipre, que pertenece a la Unión Europea, se aplica la FIR turca en lugar de la de Nicosia. Primero debemos determinar el alcance y luego podremos dar la bienvenida al proyecto SESAR, el cual, en cualquier caso, se ha diseñado para acelerar los desplazamientos de pasajeros. Bien, puede que tengamos éxito en el aire, pero qué vamos a hacer para solucionar la situación en la tierra, donde debido a diversos botes, perfumes y demás nos retrasamos otra media hora con tal de garantizar que nadie suba a bordo un gramo extra de desodorante. Es estúpido y ridículo. Para determinar algo de manera correcta, hay que hacerlo por completo.

 
  
MPphoto
 
 

  Emanuel Jardim Fernandes (PSE). (PT) Señor Presidente, Comisario, Señorías, en vista de su contribución al empleo y a la duplicación del PIB en las próximas dos décadas, el sistema europeo de nueva generación para la gestión del tráfico aéreo (SESAR) será una de las prioridades de la Unión Europea y sus Estados miembros, al tiempo que constituirá un factor esencial para afrontar los retos de las décadas venideras. Proporcionará seguridad y fluidez al transporte aéreo en el nivel europeo y mundial, y mejorará el funcionamiento del mercado, la competitividad, el impacto ambiental y la cohesión europea.

Quisiera mencionar algunos puntos importantes. En primer lugar, es preciso que la base jurídica no se limite al artículo 161, sino que tenga en cuenta también el artículo 163, con vistas a aumentar y mejorar la participación del Parlamento. En segundo lugar, tal como ha sugerido, Comisario, a fin de ofrecer una tecnología y una gestión del tráfico aéreo eficientes, sin que esto suponga una carga demasiado grande para el contribuyente, hay que garantizar a la iniciativa privada, la industria, los operadores y la comunidad científica un papel en el modelo de gestión. Asimismo, es preciso asignar un papel absolutamente central a la Comisión y a Eurocontrol, ya que se trata de las asociaciones con mayor responsabilidad pública en términos de contribución financiera y de participación en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Seán Ó Neachtain (UEN). (EN) Señor Presidente, la Unión Europea tiene que desarrollar este sistema de control del tráfico aéreo, agrupando las 40 redes distintas que actualmente existen en la UE, a resultas del aumento previsto del volumen del tráfico aéreo. Por este motivo, considero que el sistema SESAR reviste una gran importancia y felicito a ambos ponentes por su trabajo.

Por un lado, no creo que haya posibilidades de un acuerdo de cielos abiertos entre la UE y los Estados Unidos en el futuro próximo, debido al resultado de las recientes elecciones en los Estados Unidos. Por tanto, los Gobiernos europeos tendrán que llegar a acuerdos individuales con el Gobierno estadounidense en este terreno. De hecho, un miembro del Gobierno irlandés ha señalado que este es el camino que habrá que seguir para poner en práctica un acuerdo aeronáutico.

También quiero que conste en acta que cualquier acuerdo de este tipo debería garantizar el futuro del aeropuerto de Shannon en el oeste de Irlanda, en su forma actual, dada su importancia para esa región como plataforma económica crucial.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Barrot, Vicepresidente de la Comisión. (FR) Señor Presidente, quiero dar las gracias a todos los oradores, que han manifestado el interés del Parlamento Europeo por el proyecto SESAR, cuyas repercusiones serán muy provechosas para el transporte aéreo, pero también para la calidad del medio ambiente y el ahorro de energía.

Quisiera decir al señor Bradbourn que hemos elegido el fundamento jurídico que nos pareció más adecuado para la finalidad de este reglamento. Se trata de constituir una empresa común que se encargue de gestionar un programa de investigación y desarrollo tecnológico. Ese fundamento jurídico es el artículo 171 del Tratado, como acaba de decir el señor Fernandez y han confirmado la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento y la Comisión.

Quiero subrayar el hecho de que tenemos aquí, como ha dicho el señor Rack, un buen ejemplo de colaboración público-privada (CPP) con la presencia de Eurocontrol, por supuesto, en la que usted ha insistido, pero también la presencia de toda la industria del transporte aéreo, que será, evidentemente, la primera beneficiaria y está muy interesada en la puesta a punto de SESAR. Evidentemente, aunque el procedimiento en este caso prevé la consulta al Parlamento y no la codecisión, no hay que decir, señor Presidente, que me ocuparé de informar regularmente y con toda transparencia al Parlamento, ya que, como ha subrayado la ponente, la señora Hennicot-Schoepges, está claro que debemos procurar evitar cualquier retraso en estos programas.

Esto es lo que quería añadir, dando las gracias encarecidamente al Parlamento por el valioso apoyo que nos presta para llevar a buen término este proyecto, que, repito, debería dotar a la Unión Europea del mejor sistema posible de navegación aérea.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar hoy a las 11.30 horas.

 

7. Aparatos de medición que contienen mercurio (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0287/2006) de la señora Sornosa Martínez, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva 76/769/CEE del Consejo en lo relativo a las restricciones a la comercialización de determinados aparatos de medición que contienen mercurio (COM(2006)0069 - C6-0064/2006 - 2006/0018(COD)).

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señor Presidente, Señorías, para empezar doy las gracias a la ponente, la señora Sornosa Martínez, por su trabajo en torno a esta propuesta relativa a una directiva muy importante, que forma parte de la acción comunitaria destinada a abordar la cuestión del mercurio, cuya estrategia se debatió hace poco en esta Cámara.

Esto guarda relación con nuestro deseo común de evitar la liberación de una mayor cantidad de mercurio en el medio ambiente. Para eliminar cualquier idea falsa al respecto, hay que saber que no se trata simplemente de un viejo veneno, sino que resulta bastante peligroso, ya que el mercurio y sus compuestos tienen un nivel de toxicidad muy elevado para la salud humana y el medio ambiente. El objeto de la Directiva sometida hoy a debate es el de evitar que se pongan en circulación nuevos aparatos de medición que contengan mercurio. Si tenemos éxito en esta tarea, evitaremos que se liberen en el medio ambiente 30 toneladas de mercurio, cantidad que supone un riesgo muy importante para la salud.

La propuesta de Directiva prohibirá totalmente la comercialización de aquellos termómetros clínicos que contengan mercurio sobre la base de que hace tiempo que existen sustitutos. Asimismo, evitará la venta al público general de cualquier otro aparato de medición que contenga esta sustancia. Estas propuestas se formularon a partir de una evaluación del riesgo y una evaluación exhaustiva del impacto con vistas a la estrategia relativa al mercurio, seguidas de consultas con la industria y otras partes interesadas.

La propuesta de Directiva no solo garantizará la protección de la salud humana y del medio ambiente, sino que además permitirá mantener y reforzar el mercado interior, ya que las reglas armonizadas relativas a la comercialización de los aparatos de medición que contengan mercurio se aplicarán en toda la Comunidad.

Los diputados a esta Cámara han presentado una serie de enmiendas orientadas a conseguir determinadas excepciones. Estoy de acuerdo con ustedes en que se debe permitir la comercialización de instrumentos de medición antiguos, entendiendo por «instrumentos de medición antiguos» aquellos con una antigüedad mínima de 50 años. Al incluirse entre los principales artículos de los coleccionistas y debido a su valor, estos objetos son manipulados con extremo cuidado, se comercializan en cantidades muy limitadas y el riesgo de que acaben en vertederos es mínimo.

Asimismo, apoyo una excepción por un plazo de tiempo limitado para los nuevos barómetros que contengan mercurio y se fabriquen en un número reducido de pequeñas empresas especializadas. Un período de transición de dos años permitirá a estas empresas adaptar sus acuerdos de producción a las nuevas normas sin que el medio ambiente corra un riesgo desproporcionado. Aunque estoy de acuerdo con el plazo de dos años, he de dejar claro que no hay motivos para que se utilice mercurio en los aparatos elaborados por estos fabricantes, puesto que se pueden obtener los mismos resultados sin incluir esta sustancia y, en determinadas circunstancias, la alternativa resulta incluso mejor. No hay razones para apoyar la idea de que es imprescindible que los instrumentos de nueva fabricación contengan mercurio. En este caso no cabe argumentar que primero es preciso desarrollar nuevas tecnologías; existen alternativas desde hace bastante tiempo. Hay que esperar que estos fabricantes cumplan los requisitos de la legislación europea y voy a ser muy estricto al respecto; dos años es tiempo más que suficiente para la adaptación.

La situación difiere bastante en lo que se refiere al uso de instrumentos de medición en el sector sanitario. En esta Cámara se ha propuesto que exista una excepción a estas restricciones –sujeta a una revisión futura– para los aparatos de control de la tensión arterial, y estoy totalmente de acuerdo con esta idea. En cualquier caso, los esfigmomanómetros solo se utilizan para fines sanitarios concretos y son absolutamente indispensables en ciertas situaciones médicas en las que se requiere obtener mediciones de extrema precisión. Hemos estudiado esta cuestión con mucho detenimiento. Los profesionales sanitarios consideran que los esfigmomanómetros de este tipo son indispensables, sobre todo en determinadas situaciones de riesgo para la vida del paciente. Por este motivo, convendría esperar hasta que se desarrollen alternativas seguras y con el mismo nivel de fiabilidad que estos aparatos antes de hacer extensivas las disposiciones al sector sanitario. De aquí se deduce que no hemos llegado al final del proceso; al contrario, aún es preciso trabajar más en este ámbito.

A modo de conclusión, diré que el proceso de negociación se ha caracterizado por una estrecha colaboración entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión. Por tanto, la Comisión puede aceptar todas las enmiendas de transacción propuestas por su ponente, es decir, todas las enmiendas de la 12 a la 18. Espero realmente que podamos aprobar esta directiva en primera lectura.

 
  
MPphoto
 
 

  María Sornosa Martínez (PSE), ponente. (ES) Señor Presidente, señor Comisario, queridos colegas, en esta Cámara todos compartimos la idea de que es necesario reducir la demanda de mercurio en la fabricación de productos y acelerar su sustitución. Conviene introducir, a escala comunitaria, restricciones a la comercialización de aparatos de medición y control destinados al uso de particulares que contengan mercurio, con algunas excepciones en el sector sanitario.

Debemos evitar que considerables cantidades de mercurio entren en el flujo de residuos. De ese modo, contribuiremos a garantizar un mayor nivel de protección del medio ambiente y de la salud humana, así como a la preservación del mercado interior, de conformidad con el artículo 95 del Tratado.

El mercurio y sus compuestos son extremadamente tóxicos para los seres humanos, los ecosistemas y la naturaleza. La contaminación por mercurio, que empezó considerándose un difuso problema local, se reconoce ahora como un problema mundial, crónico y grave. En cuanto a la posibilidad de prohibir totalmente el uso de mercurio en todos los aparatos de medición, objeto de esta propuesta, hay que destacar que los expertos consultados por la Comisión llegaron a la conclusión de que los hospitales necesitan aparatos muy precisos para tratar afecciones potencialmente mortales, como la hipertensión, la arritmia y la preeclamsia. Los esfigmomanómetros de mercurio garantizan la precisión y fiabilidad necesarias para preservar la seguridad del paciente, por lo que, por el momento, en esta propuesta, abogamos por exceptuar estos instrumentos de la prohibición hasta que haya garantías totales en el funcionamiento de los posibles instrumentos alternativos.

Por otro lado, quiero recalcar a la Comisión la necesidad de que adopte medidas a corto plazo que garanticen que todos los productos que contienen mercurio y que se encuentran actualmente en circulación, sean recogidos separadamente y tratados de forma segura, ya que, de lo contrario, esta Directiva perdería eficacia en la práctica.

Su vertido en basureros o su eliminación inadecuada hace que los residuos de mercurio se infiltren en las aguas residuales y se dispersen en el medio ambiente. Se observa así la presencia de mercurio en productos alimenticios, con el riesgo particular para la cadena alimentaria acuática, lo que hace particularmente vulnerables a los consumidores de pescado y moluscos. Usted lo ha dicho, señor Comisario: en los vertederos 30 toneladas pueden quedar tratadas de forma inadecuada.

Asimismo, pido a la Comisión medidas que sensibilicen a la población, mediante la organización de campañas informativas sobre los riesgos sanitarios que entraña la exposición al mercurio y los problemas ambientales que puede provocar esta sustancia, ya que temo que los ciudadanos y las ciudadanas no estén aún suficientemente informados de su toxicidad.

En cuanto a las enmiendas presentadas, esperaba, como la mayoría de los Grupos políticos, que hubiese un acuerdo, al igual que lo ha habido con el Consejo y la Comisión, en lo que concierne a los barómetros. El acuerdo al que hemos llegado se refiere a la exención de las obligaciones que comportará esta Directiva para los instrumentos científicos que contienen mercurio, como es el caso de los barómetros con más de 50 años de antigüedad y que están destinados a la venta o comercialización en el mercado internacional de antigüedades.

En cuanto a la producción de mercurio de nuevos barómetros tradicionales, propusimos un acuerdo: que hubiese un período transitorio para los fabricantes con el fin de que se adecuaran a las nuevas normas. Lamentablemente, no todos los Grupos políticos lo han suscrito, aunque creo que en esta Cámara tendremos mayoría suficiente para aprobarlo.

Por último, espero que el Parlamento refrende el acuerdo con el Consejo en primera lectura, para que su aplicación sea efectiva lo antes posible y, de este modo, se reduzca la demanda industrial de mercurio, acelerando su sustitución por otros materiales no perjudiciales para la salud humana y la conservación del medio ambiente.

Para resumir, señor Comisario, estoy completamente de acuerdo con sus palabras. Le agradezco a la Comisión su trabajo y la posibilidad de haber llegado a un acuerdo en primera lectura. Gracias, igualmente, al Consejo y a los Grupos políticos que están de acuerdo con esta propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Callanan, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (EN) Señor Presidente, en primer lugar quiero alabar el trabajo que la señora Sornosa Martínez ha realizado con respecto a este informe, aunque no comparta todas sus conclusiones. Sin embargo, todos hemos colaborado bien en este tema.

En marzo de este año, la Cámara debatió la estrategia de la Comisión sobre el mercurio y le pidió que restringiera la comercialización y el uso de esta sustancia en todos los equipos de medición y control, pero que permitiera algunas excepciones. También pidió a la Comisión que permitiera el uso del mercurio por parte de un pequeño número de empresas profesionales en la UE que fabrican barómetros tradicionales. Sin embargo, lamento decir que la Comisión hizo caso omiso de los deseos del Parlamento en ese momento y propuso la Directiva que estamos debatiendo hoy.

La presente Directiva prohibirá la fabricación de nuevos barómetros. Como sabrán sus Señorías, la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria aprobó, en consecuencia, una enmienda presentada por mí, que pretende introducir una excepción para este tipo de arte europeo de larga tradición. Junto con el señor Blokland, hemos vuelto a presentar esa enmienda a la consideración del Pleno. Quiero señalar al Comisario que no estamos hablando de la introducción general de nuevas cantidades de mercurio en el medio ambiente, ya que la mayoría de estos fabricantes utilizan mercurio reciclado extraído del medio ambiente para la fabricación de estos nuevos instrumentos. En toda Europa hay muy pocas PYME que siguen cultivando este arte tradicional, principalmente en Bélgica, los Países Bajos, Francia, Portugal y el Reino Unido.

Si esta Directiva se implementa tal como desea el Consejo, estos negocios se verán seguramente obligados a cerrar, eliminando de este modo los lugares en que los consumidores pueden llevar sus instrumentos a reparar o revisar. No debemos olvidar que hay cientos de miles de barómetros tradicionales que cuelgan de paredes en toda Europa. Por supuesto, esta Directiva no afectaría a esto, pero sí podría hacer desaparecer lugares donde la gente lleva estos instrumentos para su reparación y mantenimiento.

La prohibición de nuevos barómetros no detendrá la contaminación; de hecho, esta podría adquirir mayor prevalencia por el hecho de que los ciudadanos en general no tendrían ningún sitio donde llevar sus instrumentos. También existen varias lagunas importantes en la legislación. Solamente se prohíbe la comercialización de nuevos dispositivos. No hay nada que evite que los fabricantes vendan nuevos barómetros sin mercurio, junto con instrucciones sobre cómo los consumidores pueden rellenarlos por sí mismos. Esto es seguramente más peligroso que permitir que se sigan fabricando en circunstancias bien controladas y autorizadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Linda McAvan, en nombre del Grupo del PSE. – (EN) Señor Presidente, creo que los argumentos a favor de este texto legislativo son convincentes. El Comisario ha dicho que hay alternativas a los termómetros de mercurio y, por tanto, apoyo todo lo que ha dicho mi colega, la señora Sornosa Martínez.

El mercurio es extremadamente tóxico. Es bioacumulativo, persistente en el medio ambiente y no existe un nivel de exposición seguro. Pido al Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos que vuelva a reflexionar. Al señor Callanan y a los Conservadores quiero decirles que en la conferencia de su partido su líder dijo que quieren sustituir los productos químicos peligrosos por otros seguros. El sitio web del partido tory afirma que van a hacerlo. Tienen que votar para cambiar las cosas y no solo decir que van a cambiarlas. Espero que el Grupo del PPE-DE apoye esta sensata medida para eliminar un producto químico extremadamente peligroso para nuestro medio ambiente.

Hemos ampliado a dos años el plazo para que las empresas eliminen su producción. No es lo que quería el Consejo, pero tenemos 25 Gobiernos, expertos de 25 países, la Comisión Europea y la mayoría de los Grupos políticos, y espero que la Cámara apoye el informe y sea coherente con el principio de sustitución de los productos químicos peligrosos.

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis, en nombre del Grupo ALDE. (EN) Señor Presidente, quiero dar las gracias a la señora Sornosa Martínez por su excelente informe y su cooperación con todos los ponentes alternativos. También quiero destacar la ayuda de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, así como la de la Comisión y del Consejo en la formulación de unas pocas enmiendas de transacción finales que eran necesarias.

Como ya saben, el mercurio es un sustancia muy tóxica que todos queremos eliminar de nuestras vidas y de las de las generaciones futuras, lo antes posible y de forma eficaz. La propuesta legislativa pondrá en práctica la estrategia sobre el mercurio que apoyamos en marzo de este año y prohibirá o reducirá sustancialmente la presencia de mercurio en varios aparatos no eléctricos y no electrónicos. Los que contienen mercurio, como el termómetro, serán sustituidos por otros más precisos y versátiles, más rápidos y seguros, que no contengan mercurio.

Durante la revisión de esta propuesta surgieron algunas diferencias de opinión, como ocurre con la mayoría de instrumentos legislativos. Por suerte, la mayoría de Grupos alcanzaron un acuerdo transaccional, pero algunos diputados aún tienen objeciones. El problema es que algunos colegas ingleses, neerlandeses y belgas han insistido en que los barómetros modernos de aspecto antiguo, fabricados por algunas pequeñas y medianas empresas en Inglaterra, los Países Bajos y Bélgica, sigan conteniendo mercurio. Esto a pesar de que se ha previsto un período de derogación transitorio de dos años después de la entrada en vigor de la Directiva; a pesar de que, al final de dicho período, la Comisión revisará la disponibilidad de alternativas más seguras que sean técnica y económicamente factibles en dichos aparatos; a pesar de que los barómetros verdaderamente antiguos, es decir, de más de 50 años, estarán exentos de esta Directiva; y a pesar de que, si fracasa el acuerdo transaccional sobre los barómetros, fracasará toda la propuesta legislativa y tendrá que volver a la mesa de trabajo.

No se dejen manipular por los que tal vez deseen matar la medida legislativa en su conjunto y los que quizá quieran usar la cuestión de los barómetros para fomentar sus opiniones euroescépticas. Por favor, voten a favor de las enmiendas de transacción y ayuden a eliminar el mercurio tóxico, por el bien de la salud.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Schlyter, en nombre del Grupo Verts/ALE. (SV) Señor Presidente, los termómetros de mercurio están prohibidos en Suecia desde hace más de 20 años. Ya es hora de que la Unión Europea siga por fin nuestro ejemplo. Los instrumentos de medición con mercurio son la tecnología de antaño. El mercurio es una sustancia química muy peligrosa cuyo uso hay que abandonar lo antes posible. Cualquier argumento en defensa de la inocuidad del mercurio es absurdo. Aún más preocupantes son las fugas de mercurio, aquel mercurio que se filtra en las instalaciones de combustión o se libera de cualquier otro modo hasta adoptar en el medio ambiente formas de fácil absorción que resultan aún más perjudiciales para las personas y los animales. No podemos, por motivos de nostalgia, seguir fabricando unos barómetros que constituyen un riesgo medioambiental. Todo el que lo desee puede adquirir una réplica electrónica cuyo aspecto es exactamente igual que el del barómetro tradicional. Si lo prefieren, además, pueden comprar uno de segunda mano, ya que la directiva solo se aplica a la comercialización de nuevos barómetros.

En el compromiso, se ha concedido una excepción de dos años para los barómetros, la cual resulta del todo innecesaria desde un punto de vista técnico, tal y como ha afirmado el Comisario. Lamentablemente, su establecimiento fue necesario desde un punto de vista político a fin de poder llegar a un compromiso a la luz de la excesiva facilidad para dejarse convencer por los grupos de presión del sector. Todo el que vote a favor de una opción distinta al compromiso estará saboteando la totalidad de este instrumento legislativo y evitando que se produzca la eliminación progresiva de los termómetros de mercurio. De ser así, tendríamos que volver a empezar desde el principio en el marco de REACH. La Comisión debe presentar durante los próximos dos años propuestas para la eliminación progresiva, si es posible, de otros equipos de medición, en particular, de los indicadores de la tensión arterial. He de recordar a la Comisión que el compromiso dice: tan pronto como existan alternativas fiables. Así sucede, por ejemplo, en el caso de los aparatos de control de la tensión arterial. Vaya a Bruselas y recopile lo antes posible un informe sobre la restricción de la comercialización de indicadores de la tensión arterial.

 
  
MPphoto
 
 

  Adamos Adamou, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (EL) Señor Presidente, aprovecho mi intervención, tras dar las gracias y felicitar a la señora Sornosa Martínez por su trabajo, para instarles a que apoyen las enmiendas de transacción orientadas a eliminar el mercurio de los aparatos de medición utilizados por los consumidores europeos. Estas enmiendas de transacción constituyen el enfoque mínimo y más realista para la protección de los consumidores, y reflejan el acuerdo entre el Parlamento Europeo y el Consejo.

En lo que respecta a la exención propuesta para los barómetros, les pido que la rechacen. Una excepción de este tipo pone en peligro la última oportunidad de limitar el uso de mercurio en aquellos aparatos de medición para los que existen soluciones alternativas antes de que se apruebe la legislación para el programa REACH. Esta medida específica es de primordial importancia para que se apruebe lo antes posible la legislación sobre los aparatos de medición que contienen mercurio. Al mismo tiempo, he de resaltar que si se aprueban las enmiendas relativas a los barómetros, a excepción de las incluidas en el paquete de enmiendas, la industria en cuestión no conseguirá nada importante aparte de, quizás, un plazo de uno o dos años más. Es casi seguro que la Comisión, ya sea a través de REACH o del procedimiento de comitología, regresará a su postura inicial, en la cual no se contempla excepción alguna para los barómetros.

Por último, he de subrayar que el paquete de enmiendas de transacción guarda relación con nuestra anterior resolución conjunta sobre el mercurio, para la cual actuó como ponente el señor Marios Matsakis.

Es preciso que nuestro objetivo vuelva a ser una vez más la protección del medio ambiente, de la salud pública y de los consumidores europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Urszula Krupa, en nombre del Grupo IND/DEM. – (PL) Señor Presidente, aunque el mercurio y sus compuestos, en particular el metilmercurio, tienen un nivel de toxicidad elevado, la prohibición de la venta de termómetros de mercurio, incluidos los termómetros especializados y otros aparatos de medición, con un período de transición de solo dieciocho meses, resulta excesiva y poco razonable, sobre todo en lo que concierne a Polonia y a otros países donde los termómetros de mercurio se utilizan de manera universal para realizar controles básicos en casa, y no solo en los hospitales. Un período de transición tan breve puede tener efectos negativos y comprometer la realización de diagnósticos, con los consiguientes riesgos para la salud de los pacientes, al tiempo que puede imponer una presión financiera adicional sobre los presupuestos domésticos y de los hospitales, en especial sobre aquellos menos acomodados.

En Polonia tenemos el siguiente dicho: «cuando el hombre corre, el diablo ríe». Es evidente que el diablo quiere enriquecerse con la venta de aparatos de medición electrónicos mientras habla en defensa de la salud de las personas. Estamos a favor de la existencia de un período de transición más extenso.

 
  
MPphoto
 
 

  Irena Belohorská (NI). – (SK) También acojo con satisfacción este informe sobre la liberalización de mercurio en el medio ambiente y los modos de reducirla.

Todos tenemos que admitir que cuando exista un sustituto para un aparato de medición que contenga mercurio, conviene eliminar dicho aparato del medio ambiente. En un único termómetro existe mercurio suficiente para contaminar los peces de un lago de veinte hectáreas. No obstante, también hay que tener en cuenta que en el sector sanitario se utilizan otros instrumentos que contienen mercurio para los que todavía no existe una alternativa equivalente, por ejemplo, los indicadores de presión, los barómetros y los manómetros.

Los esfigmomanómetros de mercurio que se utilizan en el tratamiento de la tensión arterial elevada o la arritmia no cuentan con un sustituto equivalente con la misma capacidad de precisión, y el uso de métodos alternativos sería demasiado costoso. Por consiguiente, apoyo la opinión de la ponente de que es preciso que la directiva no se aplique a los instrumentos del sector sanitario, porque al tiempo que reducimos la liberalización de mercurio en el medio ambiente podemos estar poniendo en riesgo las vidas de muchos pacientes.

En esta propuesta legislativa, debemos tener como prioridad la reducción de la cantidad de mercurio en los residuos domésticos. Es probable que resulte complicado, en particular en los nuevos Estados miembros, pedir a todos los hogares que sustituyan los termómetros que utilizan para medir la temperatura corporal; sin embargo, tenemos que intentar limitar su uso.

 
  
MPphoto
 
 

  Avril Doyle (PPE-DE). (EN) Señor Presidente, es hora de que reconozcamos que el mercurio puede causar graves problemas de salud. El envenenamiento por ingestión de alimentos contaminados con mercurio –normalmente el pescado– es la principal fuente de contaminación entre el público en general.

El mercurio y sus componentes no solo son tóxicos para los seres humanos: también tienen efectos muy negativos en la fauna silvestre y los ecosistemas. Por tanto, es muy aconsejable restringir el uso de mercurio.

Pero reconozco la necesidad de ser realistas a la hora de restringir ciertos aparatos de medición que contienen mercurio. Por tanto, acojo con satisfacción que algunos aparatos sanitarios se excluyan de momento del ámbito de aplicación de la Directiva. Los expertos médicos han afirmado que en algunos casos los aparatos que no contienen mercurio no resultan del todo fiables, por ejemplo en algunas dolencias cardíacas y en casos de preeclampsia. Por eso es preferible seguir usando aparatos de mercurio en esos casos hasta que la profesión médica examine y apoye alternativas adecuadas, pero con una cláusula de revisión a plazo fijo para la introducción de alternativas debidamente validadas. Dada la toxicidad del mercurio, se trata de una exigencia razonable e invito a la industria a que responda.

Apoyo la enmienda originalmente presentada por mis colegas, que prevé una derogación a favor de los barómetros antiguos y los aparatos científicos destinados a la venta o al comercio en el mercado internacional de antigüedades y para la producción y revisión de los barómetros tradicionales que usan pequeñas cantidades de mercurio en lugares controlados y autorizados. Cabe destacar que los fabricantes de barómetros tradicionales no introducen nuevas cantidades de mercurio en el mercado, sino que reciclan el mercurio existente y, de esta forma, ayudan a controlar y limitar la sustancia, por no mencionar el hecho de que normalmente los barómetros antiguos son artículos muy valiosos y es muy improbable que acaben en el flujo de residuos. Recordemos que el objeto de esta Directiva es prohibir la comercialización de aparatos que contienen mercurio. Si no aprobamos una derogación para los barómetros antiguos, estos se venderán con un frasco de mercurio separado que el consumidor podrá añadir después, lo que, en mi opinión, es una opción mucho más peligrosa.

 
  
MPphoto
 
 

  Dorette Corbey (PSE). – (NL) Señor Presidente, ante todo quiero expresar mi apoyo a la señora Sornosa por haber escrito un informe tan excelente. Como ya han señalado todos los oradores anteriores, dado que el mercurio es una sustancia muy tóxica, debemos prohibir su uso en todas las aplicaciones innecesarias. Puesto que existen alternativas disponibles, no hay ningún problema en que el termómetro de mercurio, por ejemplo, pase a la historia. Los barómetros son objeto de un intenso debate, como hemos podido presenciar hace un momento.

En los Países Bajos, el uso del mercurio está prohibido desde el año 2003, aunque los barómetros quedaron exentos hasta 2005 y después, en espera de nuevas normas comunitarias, hasta el 1 de enero de 2006. Esta Cámara aboga ahora por un aplazamiento adicional de dos años para los barómetros tradicionales, una propuesta que me parece increíblemente indulgente. Por supuesto, aunque puedo imaginar que a los fabricantes de barómetros les debe resultar difícil asimilar esta idea, si pretendemos prohibir totalmente el mercurio, tenemos que prohibir todos aquellos productos de consumo que lo contengan. Estos productos pueden romperse o presentar fugas, de forma que el mercurio acabe liberándose finalmente en el medio ambiente. Confío en que podamos concluir esta legislación de manera que la prohibición sobre el mercurio se introduzca lo más pronto posible.

 
  
MPphoto
 
 

  James Hugh Allister (NI). (EN) Señor Presidente, durante siglos la fabricación de barómetros en Europa ha formado parte de nuestro patrimonio. A menudo se recicla el mercurio de aparatos viejos. La amenaza ambiental y sanitaria es, a mi juicio, tan minúscula que no guarda proporción con la devastadora prohibición que esta Directiva impondrá en la producción futura de barómetros. Destruirá un oficio histórico y no beneficiará en nada. Por eso apoyo la enmienda 19 que pretende excluir a los fabricantes de barómetros del ámbito de esta Directiva.

En cierto modo, la inclusión de los barómetros ejemplifica el dogma fanático e irracional que demasiado a menudo pone en ridículo las propuestas de la Comisión, que por lo demás suelen ser razonables. En nombre del sentido común, confío en que digamos no a la prohibición de la producción de barómetros.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – La Comisión me comunica que no desea intervenir de nuevo. Por tanto, el debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar hoy a las 11.30 horas.

 

8. Crédito hipotecario (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0370/2006) del señor Purvis, en nombre de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, sobre el crédito hipotecario en la Unión Europea (2006/2102(INI)).

 
  
MPphoto
 
 

  John Purvis (PPE-DE), ponente. – (EN) Señor Presidente, estaba intentando decir que la intervención del señor Allister se escuchaba en un idioma extranjero por el canal inglés, o sea que se estaba traduciendo del inglés a otro idioma, no sé cuál. Lo siento, señor Allister, pero no sabemos qué ha dicho.

El saldo pendiente de los préstamos hipotecarios europeos asciende a 5 billones de euros, lo que equivale al 45 % del PIB de la UE, y ha aumentado un 9,4 % anual durante los últimos cinco años. La compra más importante de nuestras vidas es una casa, y la hipoteca es la obligación financiera más importante que contraen la mayoría de las personas. Por tanto, no es sorprendente que la Comisión se haya fijado en esta cuestión al pasar a prestar atención a los servicios financieros minoristas.

El mercado hipotecario está fragmentado y con su apertura los consumidores dispondrán de una gama de productos hipotecarios más amplia y a mejor precio. Habrá más oportunidades para las personas que actualmente tienen dificultades para obtener una hipoteca, como los compradores de la primera vivienda o los trabajadores con contratos de duración determinada. También beneficiará a las personas que se trasladan a otro país de la UE por motivos de trabajo o jubilación o las que quieren comprar una segunda residencia en el extranjero.

Un mercado más integrado ofrecerá a los prestamistas mayores economías de escala, reducirá los costes y rebajará los tipos de interés para los prestatarios. Por otra parte, la cultura y las tradiciones locales han conformado los productos disponibles y los consumidores no querrán que se debiliten las normas vigentes de protección del consumidor. Una plena armonización sería costosa para la industria y podría limitar la gama de productos que ofrece. En la mayoría de Estados miembros, el sector es altamente competitivo, así que no debemos tomar medidas contundentes que puedan dañar a este sector en auge. Queremos un mercado europeo de créditos hipotecarios con una amplia gama de productos a precios competitivos y cualquier cambio tiene que beneficiar sobre todo a los prestatarios.

Por tanto, estamos en contra de un gran instrumento legislativo de armonización. Sería perjudicial para los consumidores y para las empresas. En su lugar, la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios cree que debemos centrarnos en medidas destinadas a eliminar barreras concretas con que tropiezan las hipotecas transfronterizas. Cualquier medida debe tomarse únicamente después de que las evaluaciones de impacto hayan demostrado que los beneficios superan a los costes. Siempre que sea posible, es preferible recurrir a medios no legislativos.

Nuestra prioridad es mejorar el mercado financiero europeo. Existen varios obstáculos que lo impiden. Por tanto, me gustaría que se creara una base de datos que abarque los diferentes mercados y valores hipotecarios, para que los inversores puedan evaluar y tasar mejor los fondos hipotecarios. Sugerimos una gama de paquetes normalizados de hipotecas europeas para comerciar en los mercados de capitales. Los agentes hipotecarios pueden desempeñar un papel importante ayudando a los prestatarios a acceder a créditos hipotecarios de prestamistas nacionales e internacionales. Me complace que la Comisión se haya comprometido a evaluar los problemas relacionados con dichos intermediarios.

Necesitamos una norma europea sobre la cuestión del tipo anual efectivo global (TAEG). La mayoría de la comisión quería una norma europea que comprendiese todas las cargas aplicadas por el prestamista y que este facilite información sobre cualquier otro coste. El informe considera que toda restricción en materia de comisiones de cancelación anticipada y tipos de interés limitará el desarrollo de nuevos productos, en especial los productos a prestatarios de más alto riesgo, así como el del mercado financiero.

Otras cuestiones que hemos planteado son la eliminación de obstáculos a la transferencia de préstamos transfronterizos y la evaluación del potencial de la eurohipoteca. Tenemos que abordar la ley aplicable a los contratos de crédito hipotecario, con la revisión del Convenio de Roma de 1980. Sobre las bases de datos de créditos queremos un formato coherente y un acceso transfronterizo no discriminatorio tanto a los datos positivos como negativos sobre los clientes, siempre sujetos a la protección de la intimidad.

En el ámbito de las ventas forzosas, apoyamos la idea de un marcador que compare la duración y los costes de los procesos judiciales en los diferentes Estados miembros. Diversos organismos profesionales deberían establecer normas comunes de tasación de la propiedad inmobiliaria.

Respecto de los catastros, el informe aboga por fomentar el acceso a una información normalizada, y apoya el trabajo del Servicio Europeo de Información sobre el Territorio.

Los obstáculos fiscales siguen siendo un problema y deben examinarse, aunque su resolución dependa de los Estados miembros conforme al principio de subsidiariedad.

La función del Banco Central Europeo y de la Comisión es supervisar los riesgos potenciales de los crecientes niveles de deuda presupuestaria y su impacto potencial en los mercados de capitales.

Agradezco el apoyo y las contribuciones de mis colegas de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios. Parece que la Comisión apoya la línea de trabajo que proponemos. Esperamos con interés el Libro Blanco del año que viene y esperamos proseguir la excelente cooperación que hemos logrado hasta ahora en este importante tema.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlie McCreevy, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, Señorías, el Libro Blanco sobre la Política de Servicios Financieros 2005-2010 establece un plan de trabajo para la apertura de los fragmentados mercados europeos de servicios financieros minoristas. Uno de los elementos centrales de esta estrategia es nuestra iniciativa sobre el crédito hipotecario.

No debemos subestimar los retos que plantea la integración de los mercados hipotecarios europeos. Las diferencias de características de los productos y sistemas de distribución, de comportamiento de los consumidores y muchos otros factores económicos, estructurales y, de hecho, sociales tienen un impacto significativo en el sector. No debemos olvidar que para la mayoría de consumidores europeos, contratar una hipoteca es quizá la decisión financiera más importante de sus vidas.

Dada la importancia económica y social del préstamo hipotecario, la Comisión ha adoptado un enfoque abierto y consultivo. Las deliberaciones comenzaron en 2003 con el establecimiento de un foro de sobre el crédito hipotecario, y en julio de 2005 se publicó un Libro Verde. En agosto de 2005 se publicó un estudio de rentabilidad para determinar los beneficios potenciales de las iniciativas en el ámbito del crédito hipotecario.

La consulta pública que siguió a la publicación del Libro Verde confirmó que la Comisión iba por buen camino. Pero al mismo tiempo observó aspectos en los que había que llevar a cabo más estudios, por ejemplo sobre la financiación de las hipotecas, antes de que la Comisión pudiese tomar una decisión sobre las respuestas políticas adecuadas.

Su informe llega en un momento importante de nuestras deliberaciones. La fase de consulta está concluyendo y nos acercamos al momento en que la Comisión tiene que decidir sobre la forma de proceder.

Quiero dar las gracias a los ponentes por su gran esfuerzo en la preparación de lo que creo que es un informe pragmático y muy ponderado. Quiero centrarme en algunos aspectos del informe.

Me complace leer que ustedes también creen en las ventajas de la integración. Esta posición es coherente con nuestro propio análisis y con los comentarios que hemos recibido en la consulta sobre el Libro Verde. Las respuestas a dicha consulta señalan que hay mucho debate sobre los medios adecuados para conseguir esas ventajas. Ustedes proponen un enfoque pragmático y matizado que incluya medidas concretas y evaluaciones de impacto exhaustivas. Como saben, estoy muy a favor de «legislar mejor» con una evaluación de impacto completa que delimite los problemas y establezca objetivos y opciones. La Comisión examinará todos los instrumentos a nuestra disposición, no solo los legislativos, para encontrar la respuesta política más adecuada para cada cuestión que se aborda en el Libro Verde.

Acojo con satisfacción que el informe haga hincapié en las ventajas de mejorar la diversidad de los productos y pida a la Comisión que garantice que las medidas no obstaculicen la innovación y la competencia. Actualmente existe una amplia gama de productos disponible para los prestatarios en la Unión Europea. Sin embargo, no hay ningún país donde los consumidores puedan tener acceso a una gama de productos completa. En algunos mercados, ciertos prestatarios –por ejemplo, los trabajadores autónomos o los prestatarios con perfiles crediticios bajos o deficientes– tienen dificultades para obtener un crédito hipotecario o incluso están excluidos. También existen barreras que limitan la posibilidad de que los incentivos de los prestamistas hipotecarios sean transfronterizos, lo que impide la introducción de productos y procesos nuevos e innovadores en otros mercados europeos. A este respecto, creo que nuestros objetivos coinciden plenamente con los del informe.

El crédito hipotecario abarca muchos contextos y cuestiones técnicas, desde la protección del consumidor o la financiación hipotecaria hasta la tasación de la propiedad y las inscripciones catastrales, por mencionar tan solo algunas de las cuestiones que debemos abordar.

Tengo interés en proseguir nuestro fructífero diálogo con el Parlamento sobre la mejor manera de abordar los retos políticos que se derivan de esta cuestión para fomentar el desarrollo de un verdadero mercado único de créditos hipotecarios, que cree nuevas oportunidades tanto para los prestamistas como para los prestatarios y proteja de forma adecuada a la gran mayoría de europeos que toman la decisión financiera más importante de sus vidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Medina Ortega (PSE), ponente de opinión de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor. (ES) Señor Presidente, creo que la Comisión ha adoptado el enfoque adecuado en relación con el crédito hipotecario, porque, como ha dicho el Comisario, es, probablemente, el compromiso más importante que adquieren los ciudadanos europeos a lo largo de toda la vida: el crédito para comprarse una vivienda propia.

En consecuencia, es necesario recordar que estamos evolucionando hacia un mercado único y que, en ese mercado único, no tiene mucho sentido que haya 27 legislaciones nacionales diferentes o 27 sistemas hipotecarios diferentes.

Se trata, por otro lado, de un tema relacionado con los elementos más esenciales del sistema jurídico de cada Estado. Por tanto, la consecución de resultados no será ni inmediata ni fácil; se requerirá algún tiempo.

En todo caso, desde la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, queremos señalar la importancia de avanzar en el área legislativa. No es posible, desde luego, adoptar una reglamentación completa de la Unión Europea en materia hipotecaria, pero sí se pueden hacer algunos avances, por ejemplo, en materia de información, de tipos máximos autorizados, de repago de las hipotecas en un momento determinado, de forma que, cuando un ciudadano se traslade de un país de la Unión Europea a otro, no se encuentre en un ámbito jurídico completamente distinto de aquel en el que está acostumbrado a vivir.

 
  
MPphoto
 
 

  Kurt Lechner (PPE-DE), ponente de opinión de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Mercado Interior. – (DE) Señor Presidente, Señorías, el mercado del crédito hipotecario sigue dividido de acuerdo con las fronteras nacionales. ¿Por qué? ¿Se debe a las dificultades que impone el idioma, a las diferentes culturas financieras, al marco jurídico o al hecho de que la gente confía en aquellos prestamistas que les resultan familiares y que están a la vuelta de la esquina? Lo que propone hacer la Comisión es estudiar la posibilidad de armonizar el marco jurídico con vistas a aumentar el volumen de préstamos transfronterizos.

Se trata de una investigación digna de contar con nuestra aceptación. También resulta aceptable la declaración incluida en el Libro Verde en la que se considera que sigue siendo preciso llevar a cabo estudios más exhaustivos antes de poder hacer propuestas de reglamentos, así como el hincapié que hace el propio Libro Verde en la dificultad del asunto en cuestión.

Las diferencias jurídicas entre los Estados miembros no se encuentran en un solo ámbito, si bien su presencia en el terreno del derecho hipotecario es clara, sino que, tal y como han señalado el Comisario McCreevy y el señor Medina Ortega, afectan a numerosos aspectos del derecho, entre ellos al registro de propiedades, las prácticas notariales, la legislación relativa a las subastas forzosas, el derecho contractual y la protección de los consumidores, cuestiones que están todas interrelacionadas. En algunas de estas áreas, la Unión Europea no tiene competencias para promulgar normativas, y la armonización central de una de ellas podría tener graves consecuencias en el nivel nacional, resultando, finalmente, más perjudicial que provechosa.

Lo que cabe celebrar sin reservas es la intensificación del fomento de los sistemas de refinanciación, por lo cual doy un «sí» incondicional a la investigación y el análisis de esta cuestión y a los esfuerzos destinados a conseguir la integración, siempre y cuando se realicen principalmente a través de la convergencia. Si bien no quiero excluir la posibilidad de un reglamento a nivel europeo, nos mostramos bastante escépticos hacia la legislación comunitaria debido a su capacidad para destruir mercados operativos. En cualquier caso, es preciso llevar a cabo estudios más exhaustivos al respecto. Asimismo, quizás debamos afrontar el hecho de que en este punto nos hemos topado con el límite máximo de la capacidad de normalización en Europa a través de legislaciones de nivel comunitario. No creo que el papel de esta Cámara como órgano legislativo esté exento de aspectos problemáticos, puesto que, al afirmar la propia Comisión que es necesario realizar investigaciones más completas, en cierto modo debe contenerse y evitar reclamar iniciativas legislativas de manera precipitada, cosa que, en efecto, no ha hecho. Apoyo los aspectos fundamentales del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Harald Ettl, en nombre del Grupo del PSE. – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, doy las gracias al señor Purvis por el trabajo que ha realizado. El Libro Verde sobre el crédito hipotecario que publicó la Comisión en julio de 2005 desató un intenso debate acerca de si los legisladores de la Unión Europea deberían poner en marcha medidas y, de ser así, en qué ámbitos.

El intento de promulgar reglamentos aplicables en toda Europa podría toparse con diferencias muy marcadas entre los distintos sistemas jurídicos y, sobre todo, entre las culturas financieras. No obstante, la compra de un bien inmueble es la decisión más relevante en términos de gasto que tienen que tomar la mayoría de las economías domésticas, por lo que el crédito hipotecario necesario para financiar esta operación reviste una importancia enorme. Diversos estudios demuestran que los consumidores particulares –a pesar del euro y del mercado interior– siguen recurriendo a las entidades financieras de confianza, generalmente al banco en el que tienen una cuenta, y esto sin duda tiene que ver con el hecho de que, entre todos los mercados financieros, el del crédito hipotecario es el más complejo. Por lo tanto, la concesión de créditos hipotecarios se sigue realizando mayoritariamente en el ámbito nacional o incluso local.

De todo el crédito hipotecario, solo un 1 % se contrata a escala transfronteriza, sobre todo –al menos así cabe imaginar– debido a los obstáculos existentes en el plano fiscal y del mercado; una mayor integración supondría un beneficio neto aproximado del 1 % para los mercados hipotecarios europeos, una suma nada despreciable que se podría alcanzar en un plazo no superior a diez años. Por tanto, si pretendemos establecer un mercado interior en el ámbito del crédito hipotecario, tendremos que garantizar que las nuevas normas aplicables al mismo proporcionen un valor añadido apreciable para los consumidores particulares.

Uno de los aspectos más importantes desde el punto de vista del consumidor es la capacidad para comparar las distintas ofertas de crédito antes de firmar un contrato, junto con la opción de amortización anticipada de parte del préstamo y las condiciones en función de las cuales se puede acordar el establecimiento de intereses fijos o variables. Asimismo, es preciso que el cálculo de los costes asociados sea transparente y comparable.

Las nuevas normas también deben mejorar la situación de aquellos prestatarios con calificaciones de solvencia insuficientes o incompletas, sobre todo con vistas a permitirles la firma de una hipoteca. Entre las personas de esta categoría, se incluyen los trabajadores con contratos a corto plazo y los jóvenes en particular, un grupo de prestatarios potenciales que no debe quedar excluido del mercado hipotecario. La experiencia ha demostrado que no se ha respetado el código de conducta voluntario firmado por unos 3 000 prestamistas en 2003, por lo que también convendría que la Comisión revisara esta situación y tomara las medidas oportunas.

En cualquier caso, una mayor integración del mercado de crédito de la Unión Europea sería beneficiosa no solo para los consumidores, sino también para la economía.

 
  
MPphoto
 
 

  Margarita Starkevičiūtė, en nombre del Grupo ALDE. – (LT) Quiero dar las gracias al ponente por este informe tan bien elaborado y resaltar la importancia del debate iniciado en relación con la creación de un mercado hipotecario europeo común. En el sector hipotecario surgen constantemente nuevas necesidades debido a la rápida integración de los mercados laboral y de capitales de la Unión Europea, y al desarrollo del mercado interior. Creemos que es sumamente importante evaluar como es debido estos nuevos retos.

En primer lugar, es preciso reducir los costes relativos al aumento de capital mediante la creación de un mercado común para la financiación hipotecaria y la oferta de productos de inversión seguros y atractivos. En segundo lugar, es necesario establecer condiciones favorables para la transición entre los mercados hipotecarios de países diferentes con vistas a incrementar la movilidad de la población activa. En tercer lugar, hay que organizar de manera apropiada la red de servicios de consultoría de corretaje a fin de ofrecer a la población mejores opciones y un acceso más fácil a productos hipotecarios más flexibles y modernos. En cuarto lugar, es muy importante aumentar la transparencia del mercado, así como la competitividad, a través de la unificación de los procedimientos de pago de los diferentes productos hipotecarios y la especificación de todos los costes relativos a la adquisición de dichos productos.

La compra de una vivienda es una de las inversiones más importantes y significativas de nuestra vida; por lo tanto, hay que valorar y estudiar con detenimiento el impacto de todas las propuestas. En la actualidad, las operaciones de crédito hipotecario se efectúan sobre todo en los mercados nacionales y de forma muy fragmentada. El desarrollo de un mercado hipotecario único se considera una oportunidad para que los bancos ofrezcan sus productos hipotecarios a través de sus sucursales en otros países de la Unión Europea. Por consiguiente, la creación de un nuevo mercado hipotecario representará un reto enorme y difícil para todos nosotros.

 
  
MPphoto
 
 

  Marek Aleksander Czarnecki (NI). (PL) Señor Presidente, en estos momentos resulta difícil hablar de un mercado financiero europeo común. La fragmentación del mercado financiero es muy grande, lo que provoca problemas de tipo jurídico, fiscal y reglamentario. La mayoría de las hipotecas del mercado se financian con los ahorros de los pequeños ahorradores. Menos del 40 % de las hipotecas las financian los mercados de capitales, cuya participación, aunque crece poco a poco, es insignificante.

En Suecia y Alemania existen mercados bastante extensos de cédulas hipotecarias. En Dinamarca, por ejemplo, las entidades de crédito hipotecario emiten cédulas contra todo el valor de los préstamos hipotecarios. Aunque hay varios países de la Unión Europea donde los mercados de títulos hipotecarios son fuertes, hay otros en los que ni siquiera existen.

Durante los últimos diez años, aproximadamente, este mercado también ha experimentado un gran empuje en Polonia, lo cual ha influido notablemente en el crecimiento económico. Visto el fuerte impacto de este fenómeno en los mercados de nuestros países, apoyo el establecimiento de un marco jurídico que permita la realización eficaz de las operaciones de cartera.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlie McCreevy, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, el proceso de consulta iniciado con el Libro Verde está a punto de concluir. La creación de oportunidades transfronterizas para los prestamistas y los prestatarios plantea cuestiones políticas importantes, pero también muy complejas. No hay soluciones rápidas ni sencillas.

Durante las próximas semanas debatiré con mis servicios las posibles opciones para seguir avanzando. El informe equilibrado del Parlamento contribuye de forma significativa a ello. Doy las gracias al señor Purvis y al señor Medina Ortega.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar hoy a las 11.30 horas.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. MOSCOVICI
Vicepresidente

 

9. Turno de votaciones
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al Turno de votaciones.

(Para los resultados de las votaciones y otros detalles sobre las mismas: véase el Acta)

 

9.1. Regímenes de ayuda directa en el marco de la PAC y ayuda al desarrollo rural a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) (votación)

9.2. Acuerdo CE-Canadá (enseñanza superior, formación y juventud) (votación)

9.3. Acuerdo CE-Estados Unidos (enseñanza superior y enseñanza y formación profesionales) (votación)

9.4. Regímenes de seguridad social aplicables a los trabajadores y a sus familias que se desplazan dentro de la Comunidad (votación)

9.5. Acuicultura: especies exóticas y especies localmente ausentes (votación)

9.6. OCM de los productos de la pesca y de la acuicultura (votación)

9.7. Acceso a la información, participación del público en la toma de decisiones y acceso a la Justicia en asuntos ambientales (votación)

9.8. Franquicia del IVA y de los impuestos sobre consumos específicos de las mercancías importadas por viajeros procedentes de terceros países (votación)

9.9. Tercera contribución comunitaria en favor del Fondo de protección de Chernóbil (votación)

9.10. Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción (votación)
  

- Antes de la votación:

 
  
MPphoto
 
 

  Giusto Catania (GUE/NGL), ponente. – (IT) Señor Presidente, Señorías, para empezar doy las gracias a los ponentes alternativos por este informe, en particular, a la señora Mastenbroek y al señor Kudrycka, quienes han contribuido en la redacción del proyecto definitivo.

La corrupción constituye un grave problema para la gestión transparente de los asuntos públicos: disminuye la credibilidad, aumenta la desconfianza en las instituciones democráticas y pone en peligro los derechos humanos y el Estado de Derecho, facilitando así la expansión de la delincuencia organizada. La corrupción es un problema antiquísimo sobre el que existen numerosas referencias literarias: Cicerón ya mencionaba este fenómeno en sus escritos del año 70 a. C. Por desgracia, el cáncer de la corrupción también ha afectado al funcionamiento de las instituciones comunitarias. Resulta preocupante que el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea se niegue a aprobar el presupuesto comunitario debido a las dudas existentes en torno al uso apropiado de los fondos. Asimismo, resulta igualmente vergonzoso que el sistema judicial belga haya iniciado un procedimiento judicial contra los empleados de la Comisión en relación con supuestos sobornos para la adquisición de fondos asignados al desastre nuclear de Chernóbil.

Del mismo modo, el problema de la corrupción está presente en el uso de los fondos estructurales, ya que a menudo estos se suelen gestionar para el beneficio particular o, como sucede en mi región, se falsifican las clasificaciones, hasta el punto de que la Comisión Europea ha tenido que imponer multas de 75 millones de euros. Por este motivo, creo que los problemas de corrupción resultan al mismo tiempo delicados y peligrosos. La lucha contra la corrupción debe convertirse en una prioridad de la Unión Europea y, en nuestra opinión, es preciso que esta Convención la firmen todos sus Estados miembros. Por otra parte, instamos a la Comisión y al Consejo a que tomen las medidas oportunas de forma que, además de suscribir esta Convención, también se firme la Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Organizado Internacional. Considero que se trata de una aportación significativa a la lucha contra la delincuencia organizada, cuya presencia, lamentablemente, sigue aumentado en la Unión Europea.

(Aplausos)

 

9.11. Ayuda al desarrollo rural a través del FEADER (votación)

9.12. Demanda de amparo de la inmunidad parlamentaria y los privilegios de Gabriele Albertini (votación)

9.13. Demanda de amparo de la inmunidad parlamentaria y los privilegios de Gabriele Albertini (votación)

9.14. Demanda de amparo de la inmunidad parlamentaria y los privilegios de Gérard Onesta (votación)

9.15. Política comunitaria del medio marino (votación)

9.16. Aparatos de medición que contienen mercurio (votación)

9.17. Modulación facultativa de los pagos directos en el marco de la PAC (votación)
  

- Antes de la votación:

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – La Comisión de Agricultura propone al Parlamento que rechace la propuesta de reglamento.

(El Parlamento rechaza la propuesta de reglamento)

Dado que la propuesta ha sido rechazada, cedo la palabra al Comisario.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlie McCreevy, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, aunque la Comisión lamenta el resultado de la votación, ha tomado buena nota de la posición expresada por la mayoría de diputados.

De conformidad con el acuerdo marco entre el Parlamento y la Comisión, se planteará la cuestión en el Colegio de Comisarios para que la posición de la Comisión pueda estudiarse detenidamente a la luz de las circunstancias. La Comisión informará oportunamente al Parlamento sobre el resultado de dichas deliberaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Muy bien, señor Comisario. El informe se remite, pues, a la comisión competente en espera de las propuestas de la Comisión.

 

9.18. Empresa común para el sistema europeo de gestión del tráfico aéreo (SESAR) (votación)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Interrumpimos el turno de votaciones para dar paso a la sesión solemne.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. BORRELL FONTELLES
Presidente

 

10. Sesión solemne - Georgia
MPphoto
 
 

  El Presidente. Señor Presidente de la República de Georgia, señoras y señores diputados, en nombre del Parlamento Europeo, le doy mi más calurosa bienvenida.

Hace tres años, tras unas elecciones parlamentarias anuladas por el régimen de entonces, tuvo lugar en su país la «Revolución de las rosas» y su nombre, señor Saakashvíli, quedará en la historia asociado a esa revolución.

Con usted al frente, sus compatriotas exigieron unas elecciones limpias y que se acabara con la corrupción y el mal gobierno que asolaba su país.

(Aplausos)

Aunque el anterior régimen se negó a aceptar sus demandas, fue derribado sin el menor derramamiento de sangre. Prevaleció el «poder del pueblo» y el pueblo de Georgia tuvo la oportunidad de elegirle a usted como nuevo presidente votándole de manera masiva.

Señor Presidente, el Parlamento Europeo ha apoyado el cambio democrático en su país. Enviamos una misión de observación a las elecciones y nuestra Comisión de Asuntos Exteriores tuvo el placer de recibir su visita, poco después de su toma de posesión como Presidente, no aquí en Estrasburgo, sino en nuestra sede de Bruselas.

La «Revolución de las rosas» ha dado nueva vida a las esperanzas de una democracia real y no dirigida, en territorios situados todavía más al Este del Báltico y de la Europa Central y Oriental.

Un año más tarde, se produjo la «Revolución naranja» en Ucrania. El futuro pareció entonces llenarse de promesas, pero hoy constatamos que han aparecido también muchos problemas y obstáculos en un camino que no es ciertamente un camino de rosas.

Han conseguido ustedes mucho en los años que han pasado desde entonces, pero también se han agudizado los conflictos en las regiones escindidas de Osetia del Sur y Abjazia.

Es evidente que Rusia está ejerciendo ahora una gran presión sobre su país −puedo decirles que en la cena con el Presidente Putin se habló mucho de su país− y ahora tiene usted una gran ocasión, al dirigirse al Parlamento Europeo, de explicar cuál es la situación para que los representantes de los pueblos de Europa puedan conocer directamente, a través suyo, las difíciles circunstancias por las que atraviesa su país y los problemas que implica la dependencia energética de su gran vecino.

El Parlamento Europeo y la Unión Europea en su conjunto apoyan plenamente la soberanía y la integridad territorial de su país; no hay ninguna duda al respecto. Pero también hemos dicho que los conflictos de Osetia del Sur y de Abjazia deben resolverse en la mesa de negociaciones, y exclusivamente por medios pacíficos. No hay solución militar a ese problema tampoco.

En una resolución que aprobamos el mes pasado, aquí en Estrasburgo, exhortábamos a Rusia a que pusiera fin a todos los actos de represión y acoso contra las personas de origen georgiano que viven en Rusia y a que revocara todas las medidas adoptadas recientemente contra su país, incluida la suspensión de todos los enlaces de transporte y de servicios postales. Pero también pedimos contención en las manifestaciones verbales de todas las partes que puedan hacer subir innecesariamente la tensión.

Creemos que el Consejo y la Comisión deben encontrar la forma de ayudar a su país a superar y compensar las repercusiones económicas y sociales de las medidas rusas impuestas contra ustedes.

Señor Presidente, queremos expresarle el apoyo del Parlamento Europeo a la aprobación, por el Consejo de Cooperación UE−Georgia, del Plan de Acción sobre Política de Vecindad Europea, que ha tenido lugar hoy mismo en Bruselas.

Le damos de nuevo la bienvenida y creo que con su presencia aquí tenemos una oportunidad para que, a través del diálogo, podamos superar los problemas que afectan a su país y que también nos afectan a todos nosotros.

Señor Presidente, tiene usted la palabra.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Mikhaïl Saakachvili, Presidente de Georgia. (ES) Muchas gracias, señor Presidente, por estas palabras y por su invitación, muy importante para mi país.

(EN) Distinguidas Señorías, quiero darles las gracias por su amable invitación de hoy. Para mí resulta especialmente significativo que nos reunamos en Estrasburgo. Aquí fue donde descubrí por primera vez Europa en toda su diversidad y riqueza cuando era un joven estudiante recién llegado de la Unión Soviética. Aquí oí hablar por primera vez de los derechos humanos y supe de la solemne obligación del Estado de proteger en lugar de perseguir. ¡Qué revelación! Y aquí me atreví a soñar que lo que había estudiado un día podría aplicarse a mi propio país y que podría plantar esas semillas que por fin ahora han florecido. En aquel momento era un sueño radical y tal vez incluso peligroso, pero nunca lo he olvidado.

Estrasburgo también es importante para mí por otra razón. Aquí conocí a mi mujer, Sandra, en un curso sobre derechos humanos.

(Aplausos)

Llamé a mi madre desde una cabina de la Orangerie, frente al edificio del Consejo de Europa donde trabajaba de becario residente en aquel momento, y le dije que había conocido a una guapa muchacha neerlandesa. Ambas están ahora sentadas una al lado de otra, allí arriba, en la galería.

(Aplausos)

Estoy muy orgulloso de que nuestra familia multinacional esté hoy aquí representada con tres generaciones, incluida mi abuela. Por tanto, quiero darles las gracias y también agradecer a esta ciudad y a sus instituciones que me haya dado conocimiento y amor, dos valores inestimables de los que nunca me separaré.

Permítanme comenzar con algunas palabras en georgiano. No queremos inmiscuirnos en un debate sobre si pertenecemos a la vieja o a la nueva Europa, porque creo que somos la Europa más antigua, así que preferimos observar desde las gradas.

(El Presidente habla en georgiano. Esto es una traducción.)

En nombre de mi país, quiero expresar mi gratitud a todos ustedes –a la Unión Europea y a sus Señorías, los parlamentarios de Europa, en particular– por su existencia y su lucha.

Europa siempre ha albergado a muchas naciones diversas, grandes y pequeñas. Los georgianos son europeos desde la época en que Prometeo fue encadenado a nuestras montañas y los argonautas vinieron a nuestro país buscando el Vellocino de Oro. Cuando se celebran debates sobre la identidad de Europa, o sobre si los georgianos son europeos, nosotros no participamos en ellos. Somos una antigua nación europea. Los georgianos no solo son europeos, sino que son europeos entusiastas y siempre hemos buscado la ayuda y el apoyo moral de Europa en tiempos difíciles.

Nos une un vínculo común e irrompible basado en la cultura, en la historia compartida y en un conjunto de valores comunes que ensalzan la paz y el establecimiento de sociedades justas y prósperas. Esta es la esencia de lo que a menudo se denomina el «proyecto europeo». Mi nación se siente orgullosa de formar parte de ese proyecto y de contribuir a su estabilidad, fuerza y permanencia. Sepan que en Georgia tienen ustedes ahora a un socio firme y digno de confianza y lo seguirán teniendo en el futuro, porque tenemos un destino común.

(El Presidente vuelve a hablar en ingles.)

Quiero preguntarles si alguna vez han pensado en cómo sería el mundo postsoviético si no existiera una Unión Europea. En momentos como este recuerdo la visión y el liderazgo que condujo a una Europa unida, y que con tanta elocuencia expresó Robert Schuman en 1950. Me pregunto qué diría hoy Schuman si le enseñasen el mapa de Europa y sus retos actuales.

De los escombros de la guerra, ustedes han creado un modelo de justicia, paz y prosperidad. A ese respecto, sus acciones responden a mi pregunta, porque la visión de Schuman perdura.

En particular, su buena disposición a aceptar nuevos miembros de la antigua zona soviética ha fortalecido de manera significativa la paz y la democracia en Europa. El éxito de estos nuevos Estados miembros alienta a países como el mío a avanzar, porque nos hemos beneficiado y seguiremos beneficiándonos de su experiencia, y de su visión y prudencia.

Tal vez la mejor manera de expresar esa gratitud consista en declarar que queremos imitarles. Pero en este punto quiero que las cosas estén muy claras: no quiero alarmarles pidiendo que admitan a Georgia en la Unión Europea. La adhesión es un objetivo distante y no se encuentra en nuestros planes inmediatos. Más bien, los principios sobre los que se construye Europa son los que nos proporcionan los pilares de nuestro desarrollo. Tenemos motivos para el optimismo, basados en mejorar nuestra asociación. La Georgia que estamos creando está basada en el Estado de Derecho, los derechos humanos, la democracia y la paz. Nuestro camino europeo ha sido elegido por el propio pueblo georgiano. Para él y para mí constituye la encarnación de nuestra sempiterna identidad europea. Ese es el único camino que nos permite avanzar.

Estoy en Estrasburgo en un momento simbólico, porque pronto celebraremos el tercer aniversario de nuestra «Revolución de las rosas».

Como muchos de ustedes ya saben, hace tres años Georgia era un estado prácticamente fracasado. Imaginen un país donde la supervivencia fuera una lucha feroz para todos excepto para los privilegiados, donde reinase la inseguridad y el desorden, y donde la seguridad del país estuviese supeditada a los intereses de vecinos más grandes. Georgia era un país azotado por una corrupción galopante y una injusticia endémica y, por supuesto, no existía el Estado de Derecho.

Hoy, tres años después, Georgia está irreconocible. Estamos reformando nuestras instituciones y la economía para proporcionar una mayor prosperidad y estabilidad a nuestros ciudadanos y a nuestra región. Si no se hubiesen producido los cambios de los últimos años, hoy seríamos un Estado totalmente fracasado no solo en nuestra región, sino también en el vecindario de Europa.

Pero creo que hoy Georgia puede aceptar el reto de ser un vecino europeo modelo y ese es el mensaje que quiero compartir con ustedes esta tarde. Se lo digo porque durante los tres últimos años hemos luchado por cuatro sencillos objetivos: la restauración de la democracia y el Estado de Derecho, la erradicación de la corrupción, la creación de fuentes de ingresos para nuestros ciudadanos y la protección de nuestra integridad territorial.

Como podrán imaginar, dichos objetivos están interrelacionados y su primera premisa es el fortalecimiento de las instituciones y la responsabilidad pública. Para que cunda esta visión, la poesía de la democracia tiene que apoyarse en la prosa del Estado de Derecho. Eso significa sustancialmente aprobar reformas basadas en la comprensión de que la justicia debe reinar en el país. Cuando digo justicia me refiero a justicia en el sentido europeo: la democracia debe apoyarse en una infraestructura de valores e instituciones que protejan a todos los ciudadanos. El Estado de Derecho tiene que prevalecer de forma transparente e igualitaria. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, y acojo con satisfacción el apoyo de la Unión Europea en el cumplimiento de esa visión.

En Georgia hemos reformado totalmente nuestras fuerzas policiales. En consecuencia, los conductores georgianos ya no se preocupan de que la policía de tráfico les pare arbitrariamente exigiendo sobornos. Los empresarios georgianos ya no temen el acoso indiscriminado. Hace tres o cuatro años, un sondeo de Gallup indicaba que el nivel de confianza en la policía era inferior al 5 %. Las fuerzas policiales eran la institución más odiada del país, pero ahora la confianza ronda el 80 %. Es una de las instituciones más dignas de confianza del país y de cualquier otro país de la región postsoviética. Esto es un gran cambio.

Nos hemos comprometido de forma irreversible con la reforma de nuestro sistema judicial y, a través de una intensa colaboración con las instituciones europeas, creamos y estamos financiando un programa plurianual exhaustivo.

Quiero comentar algunos aspectos notables. Ahora estamos fortaleciendo la independencia y profesionalidad de nuestros jueces y de los profesionales jurídicos y, al mismo tiempo, recortamos los poderes del Presidente. Con los nuevos cambios constitucionales, el Presidente no podrá nombrar jueces directamente. Espero que esos cambios se aprueben en diciembre.

Reformamos nuestro sistema educativo legal y reforzando la protección de los derechos humanos mediante la formación de nuestros agentes policiales. Es una cuestión de interés nacional. Estamos construyendo nuevas prisiones que cumplan con las normas de los inspectores de derechos humanos y racionalizando los procedimientos legales para garantizar juicios justos a su debido tiempo. Se trata de aplicar los derechos fundamentales. Seguiremos revisando nuestro sistema judicial, porque sin él nuestras reformas carecerán de toda base.

Hoy me complace decir que nuestro Parlamento ejerce un nivel de supervisión sin precedentes. Como Jefe del Ejecutivo, puedo dar fe de que los presupuestos se examinan cuidadosamente, la supervisión es enérgica y se presta la debida atención al Parlamento en las decisiones del Ejecutivo.

Georgia también goza de uno de los entornos más liberales para la libertad de prensa y de una viva comunidad de ONG. Nuestra legislación sobre la libertad de prensa es una de las más liberales, si no la más liberal de todas. Por desgracia para los políticos, de acuerdo con la legislación de Georgia no se puede demandar a los medios de comunicación en ninguna circunstancia. Eso es positivo, porque ofrece más oportunidades.

Quizá lo que más lamente es que Georgia aún no tenga una oposición suficientemente fuerte para desafiar al Gobierno. No lo digo porque sí. No es bueno, pero nada sería más peligroso para una democracia inexperta que fabricar una oposición de manera artificial. Para un Gobierno que aspira a algo es malo no tener una oposición fuerte que sea más responsable y más competente y que ponga a prueba al Gobierno. Estoy seguro de que ese tipo de oposición surgirá a medida que se desarrolla la sociedad. Quizás un día –espero que no muy pronto– ganen unas elecciones abiertas y justas. Sin duda, hemos establecido un entorno político y legal en el que esto pueda suceder. Ahora los grupos de la oposición tienen que dar el próximo paso.

Nuestro camino de transformación comenzó con una idea muy sencilla: todos los ciudadanos deben sentirse seguros. Para ello, había que erradicar la corrupción y ese era nuestro principal objetivo. Para establecer una red de seguridad social, hemos sido audaces e imaginativos en nuestras reformas económicas. Hoy Georgia es un atractivo destino de inversiones. Para un país con relativamente pocos recursos naturales, solo podemos trabajar con nuestro ingenio y disciplina. Por eso hemos establecido los tipos fiscales más bajos de Europa, algunas de las leyes laborales más flexibles, y algunos de los procedimientos reglamentarios, comerciales y aduaneros más sencillos. Las reformas liberales han demostrado ser la mejor herramienta para combatir la corrupción, al tiempo que garantizan la libertad de empresa y la protección de los derechos de propiedad. También ha demostrado ser la mejor manera de generar ingresos, que nos permiten construir más carreteras, escuelas y hospitales. Hace dos años ninguna escuela en Georgia tenía acceso a Internet. Me siento orgulloso de que hoy el 80 % de nuestras escuelas tengan ordenadores y acceso a Internet, y el año próximo concluiremos el proceso. Estamos construyendo nuevas escuelas que están a la altura de las mejores escuelas de los Países Bajos, Alemania o la República Checa. Este año hemos construido 340. Es mucho para un país pequeño. Solo este año se han construido más carreteras que desde la independencia en 1991. En su reunión anual en Singapur este año, el Banco Mundial afirmó que Georgia es el país reformado de mayor éxito del mundo y uno de los mejores lugares para hacer negocios. En dos años hemos pasado de ser uno de los peores países del mundo para hacer negocios a ser uno de los mejores.

El crecimiento económico de Georgia este año será fuerte, puesto que, según el Banco Mundial, también somos el país que mejores resultados ha obtenido entre las economías de transición en Eurasia en la lucha contra la corrupción. De hecho, el BERD nos sitúa entre las tres naciones menos corruptas de Europa. Quizás otras cifras puedan hablar más de nuestros logros.

El año 2004, el primer año después de nuestra «Revolución de las rosas», fue la primera vez desde 1991 que tuvimos una tasa de inmigración y natalidad positivas. El año pasado, en un país de casi cinco millones de personas, regresaron casi 100 000 ciudadanos georgianos más de los que se fueron. De hecho estaban votando con los pies. Es una historia sorprendente. Así que no creo que Europa deba tener miedo de abrirse a esos ámbitos, porque los georgianos no van a huir a Europa de la noche a la mañana: están regresando al país.

(Aplausos)

Un símbolo de todo eso es el hospital central de Tbilisi. Dejó de ser un hospital y fue ocupado por personas desplazadas internamente a causa de la guerra en Abjasia. El año pasado llegó un equipo de profesionales georgianos de alto nivel de los Estados Unidos, España, Alemania y Rusia. Reabrieron el hospital. Les ayudamos y realizamos las reformas necesarias. Ayudamos a las personas desplazadas internamente para que pudieran marcharse y ahora es uno de los mejores hospitales del mundo. Algunos europeos han dicho que solo hay otro hospital de su especie en Europa.

Ese es el símbolo: georgianos como Nina Gedevanovna Ananiashvili, una gran bailarina del Bolshoi, están regresando e intentan recrear nuestro país. Abandonó una lucrativa carrera en el Bolshoi y regresó para recrear nuestro ballet desde la nada. Ahora es un grupo muy potente, quizás uno de los mejores en nuestra parte del mundo, y pronto hará una gira mundial.

Nuestro objetivo ahora es centrarnos en la creación de empleo. Junto con mi consejero económico, el señor Marklar, ex Primer Ministro de Estonia, que fue uno de los artífices del milagro económico estonio, hemos establecido programas de formación en el trabajo que han sido todo un éxito. Nuestras reformas en ese sector finalizarán cuando todos los georgianos sientan que tienen una oportunidad real de empleo.

Georgia es un país tremendamente hospitalario y de gran belleza. En efecto, acabo de enseñar al Presidente Borrell un álbum de lugares georgianos. Es un país que los turistas europeos disfrutaron en el pasado y que ahora están redescubriendo. En ese sentido, somos el secreto mejor guardado de Europa.

Quiero compartir con ustedes una breve cita de las obras de Sir Oliver Wardrop, que en 1888 escribió un libro titulado The Kingdom of Georgia. Escribió: «No hay razón para que Georgia no se convierta en un lugar popular de veraneo. No está tan lejos como la gente cree. Tiene la gran ventaja de ser casi desconocido para los turistas, los precios no son exorbitantes, como ocurre cerca de casa, y es más barato que Escocia». Por favor, que no se enfaden los escoceses. No es más que una cita. ¡Pero de hecho es cierto!

(Risas)

Revisando los efectos combinados de nuestras reformas, creo que es justo afirmar que esas medidas nos han permitido acercarnos a Europa institucional y culturalmente. A través de la Política de Vecindad, ustedes nos han proporcionado el marco para seguir creciendo. Hoy firmaremos el Plan de Acción que traduce muchas de nuestras prioridades mutuas en resultados concretos. Pero tenemos que seguir construyendo en el espíritu y la esencia de ese esfuerzo, porque quiero que mi país trabaje con Europa para que Europa sepa que en Georgia tiene un socio y un amigo leal.

No obstante, para algunos nuestra estrategia ha resultado irritante, y les parece que el camino de reforma de Georgia nos aparta de antiguas –y, a sus ojos, todavía vigentes– esferas de influencia. Como dijeron ustedes en sus históricas declaraciones de hace dos semanas sobre Georgia, creo que el momento de las «esferas de influencia» ya ha pasado.

(Aplausos)

Quiero darles las gracias por su declaración y por el lenguaje muy adecuado y específico que contiene. Cada nación debe tener la oportunidad de decidir libremente cómo y con quién quiere construir su futuro. Nosotros basamos nuestra estrategia en ser un socio seguro y fiable, no un satélite débil y manso. Somos una nación con una larga historia de independencia. Dicha independencia fue interrumpida hace 200 años con la violenta expansión del imperio ruso. Durante tres breves años, entre 1918 y 1921, disfrutamos de otro periodo de independencia. Volvieron a arrebatárnosla. ¿En qué circunstancias?

En 1921, el ejército bolchevique, so pretexto de proteger a una población minoritaria de una de nuestras regiones, entró en Georgia y la reconquistó. Durante ese período, más de 500 000 georgianos murieron en los gulags, incluidos varios miembros de mi familia. Pagamos un precio demasiado caro y no estamos dispuestos a volver a pagarlo. No permitiremos que la historia se repita, pase lo que pase. Después de todo, estamos en el año 2006, no en 1938 ó 1939, 1956 ó 1968.

¿A santo de qué se pide a los países pequeños que sacrifiquen sus aspiraciones de libertad? ¿Cuántas veces podemos pedir al bando menor que modere su voz y no responda a la provocación? Esperemos que nunca nos pidan que sucumbamos y tengamos que decir que la justicia depende del tamaño, los números y el poder en esta época, que el poder hace bien y no al contrario. Esperemos que cuando nuestra nación o cualquier otra nación europea se vea amenazada, la famosa referencia de un hombre de Estado de los años treinta, «disputas en un país lejano entre personas de las que no sabemos nada», no vuelva ser una respuesta adecuada.

Por suerte, espero que esa política haya quedado definitivamente atrás. Espero que un día los georgianos, así como los orgullosos representantes del entonces lejano país de la República Checa, formen parte de la familia europea.

(Aplausos)

Puesto que hoy hemos optado por acercarnos al máximo posible a Europa y alinearnos con las instituciones euroatlánticas, Georgia es castigada. Puesto que somos una democracia, las presiones a las que estamos sometidos han dado pie a una mayor consolidación de nuestra sociedad. Las personas que ejercen presión no lo entienden: no se puede presionar a una democracia porque se consigue justo lo contrario de lo que se quería. Como saben, para nosotros está resultando cada vez más complicado, porque Rusia ha cerrado su mercado a los productos georgianos. Nuestros apreciados vinos y nuestra agua mineral, que constituyen importantes fuentes de ingresos, están prohibidos en el mercado ruso. La situación ha empeorado en los últimos meses porque Rusia ha introducido unilateralmente una prohibición total de las conexiones de transporte y postales con Georgia. Hace solo unos días, Gazprom anunció que duplicaría el precio que Georgia tiene que pagar por el gas. Hablando claro, la suma de esas medidas puede calificarse de bloqueo económico.

No quiero aprovechar esta oportunidad para seguir aumentando la tensión entre Georgia y Rusia, o que esta tarde se convierta en una ocasión para crear un sentimiento antirruso en el corazón de Europa. Ya hay demasiadas tensiones e insultos. Esa retórica no es en absoluto constructiva. En lugar de eso, es el momento de la diplomacia, del debate, de la identificación constructiva de ámbitos de interés común y responsabilidad mutua.

(Aplausos)

En nombre de mi Gobierno y de mi pueblo, estoy dispuesto a mantener este enfoque porque es el único camino. Que estas palabras sirvan de invitación abierta a nuestros colegas y a todos los interlocutores para volver al camino de la normalidad y la armonía a través del diálogo. Creo que los dirigentes de ambos países comparten la responsabilidad de garantizar que, bajo su liderazgo, las relaciones entre los dos países no se deterioren irremediablemente. Avancemos rápidamente y con buenas intenciones. Al igual que todos ustedes, el pueblo de Georgia no es y jamás será antirruso.

Permítanme hacer referencia a otro gran hombre de Estado europeo, Konrad Adenauer, quien dijo en sus memorias lo siguiente sobre su situación de entonces: «Éramos un país pequeño y muy expuesto. Con nuestra propia fuerza no pudimos conseguir nada. No podemos ser tierra de nadie entre el este y el oeste, porque entonces no tendremos amigos en ninguna parte, pero sí un peligroso vecino en el este.»

La geografía actual es un poco diferente, pero algunas de esas palabras también pueden aplicarse a mi país. Las palabras del canciller Adenauer aún resuenan. Nuestra aspiración europea es sencillamente que nos permitan desarrollarnos como decidamos, en armonía con todos nuestros vecinos, igual que muchos de ustedes hicieron hace algunas décadas. A ese respecto, creo que las medidas actuales son temporales y que con paciencia y lucidez, a través del diálogo y el respeto mutuo, las suprimirán y nuestras relaciones se normalizarán.

Es un deseo que mi pueblo apoya plenamente. No obstante, hay una cuestión que me da que pensar en nuestras relaciones con Rusia; la UE la planteó de forma conmovedora en Lahti y Luxemburgo hace algunas semanas: la cuestión de la justicia.

A ese respecto, quiero hacer referencia al gran autor ruso Alexander Solshenitsyn, cuyos libros entonces prohibidos leí con gran pasión cuando era adolescente. Dijo lo siguiente: «La justicia es conciencia, no una conciencia personal, sino la conciencia de toda la humanidad. Quienes reconocen la voz de su propia conciencia suelen reconocer la voz de la justicia.»

Creo que su solidaridad durante este difícil período tiene que reflejar claramente el mismo sentido de justicia. Porque cuando se expulsa de las escuelas a niños que tienen nombres georgianos, todos nuestros niños están en peligro. Cuando se acosa y silencia a artistas, escritores, actores y deportistas famosos, nos están silenciando a todos. Cuando se deporta a miles de personas, cuando se las saca de la calle con las manos esposadas, nos están deportando a todos.

El pueblo de Georgia y yo les agradecemos su expresión de apoyo a nuestro país. Cuando temíamos el aislamiento, Europa izó la bandera de nuestros valores. En efecto, este Parlamento ha alzado la voz de la moralidad en Europa. Nunca olvidaremos su solidaridad.

Este es el despertar de los valores fundamentales a los que todos aspiramos. Están vivos en Europa, en su declaración.

Cuando fui a Lituania después de que Rusia prohibiese nuestro vino, vi a unos jóvenes voluntarios lituanos, estudiantes de las universidades de Vilnius y de Kaunas, que iban con sus profesores por los supermercados diciendo a los clientes que comprasen vino georgiano. Decían que era el vino de la libertad, que los georgianos estaban pagando el precio de la libertad y que necesitaban ayuda inmediata, y que los clientes debían comprar ese vino para ser solidarios.

El ejército polaco ha decretado que en las recepciones de los oficiales solo se sirva vino georgiano, y les estamos muy agradecidos. No necesitamos armas del ejército polaco, porque eso ya es una gran ayuda.

No obstante, la mayor expresión de solidaridad ha venido de la propia Rusia. De hecho, las voces más poderosas vienen de ese país. Los ciudadanos rusos que han alzado su voz me han conmovido. Hay muchos ejemplos: en muchas partes de Rusia han salido ciudadanos a la calle con estrellas amarillas con las palabras «soy georgiano»; en Moscú, algunos directores de instituto han amenazado con despedir a cualquier profesor que entregue listas de estudiantes con nombres georgianos a la policía, arriesgándose a que les despidan por ello; en San Petersburgo, los taxistas a los que el ayuntamiento les exige que no lleven a pasajeros con aspecto georgiano y que se nieguen a llevar a sus pasajeros a algunos de los numerosos restaurantes georgianos de la ciudad, se han negado a obedecer las órdenes y han amenazado con ir a la huelga si se les presiona.

Las acciones individuales marcan una gran diferencia. Las palabras de la famosa actriz rusa, Inna Churikova, que recientemente ha preguntado «¿Todas las desgracias son culpa de los georgianos?», me han conmovido. No me gusta que intenten lavarme el cerebro desde la pantalla de televisión. Los resultados ya son visibles: los ciudadanos se ponen en contra de los georgianos y pronto también se pondrán en contra de los armenios y de otros pueblos. Es vergonzoso. Yo pregunto a esa gente: ¿Qué estáis haciendo? ¡Despertad! Demostrad valor y determinación.

También quiero mencionar a otra persona, el famoso actor ruso Alexander Saladasky, que actualmente es el héroe moderno de Rusia porque ha pedido la ciudadanía georgiana en señal de protesta.

Otro héroe moderno ruso, y también europeo, es Shurshadze, antes llamado Shurshin, un joven estudiante de San Petersburgo que salió en la prensa. Junto con otros compañeros estudiantes, desafió las políticas xenófobas y el odio y decidió cambiarse el apellido de Shurshin a Shurshadze, que tiene una terminación georgiana.

Creo que a todos nos inspiran los ejemplos de esos ciudadanos rusos, que han optado por disentir de una política contraria a lo que llamamos valores europeos. Hoy quiero dar las gracias a todas las personas del Parlamento Europeo.

Mi objetivo al venir hasta aquí es compartir con ustedes la visión europea de Georgia. Parte de esa visión significa aplicar soluciones europeas del siglo XXI a los retos modernos. Somos una democracia pequeña que cree que nuestro país y nuestra región solo se convertirán en un socio seguro y duradero a través de Europa y con ella. Estamos inevitablemente unidos.

Y así, a través de los enfoques europeos sobre la conciliación basada en el interés mutuo, así como en los valores comunes, podemos llegar a soluciones que creen una sociedad integradora en la que nadie salga perdiendo.

Para cumplir esas normas, quiero darles garantías y algunas aclaraciones. En muchos círculos se tilda a Georgia de Estado provocador que está intentando restaurar su integridad territorial mediante el uso de la fuerza. Puedo afirmar categóricamente que no es cierto. Nuestras intenciones son pacíficas, porque sabemos qué es la guerra, sabemos qué aspecto tienen las víctimas porque viven entre nosotros, y sabemos que la fuerza no puede ser la solución.

Yo mismo he dedicado mi carrera y educación al estudio de los derechos humanos, y me he especializado en derechos de las minorías. Mi tesis universitaria en el Instituto de Derechos Humanos de Noruega versó sobre los derechos de las minorías, y más específicamente sobre los de los pueblos de Osetia del Sur y Abjasia. Hoy viven en Abjasia menos de 40 000 abjasios, y en Osetia del Sur menos de 20 000 osetios. Quiero que conozcan esas cifras porque a veces parece que estamos hablando de cientos de millones. Son muy pocos, y por eso soy especialmente sensible a sus preocupaciones. Sé lo que sienten. Por una parte, esos pequeños grupos se han convertido en títeres de un juego más grande, en rehenes, si quieren, de la alta política y de una visión maniquea, con el resurgimiento de sentimientos imperialistas. Por otra parte, tienen preocupaciones reales y genuinas que entiendo y con la que simpatizo profundamente.

Conozco sus preocupaciones y estamos intentando escuchar y atender sus necesidades. Por desgracia, hay muchos que siguen sufriendo con esos conflictos. Más de 300 000 georgianos, así como judíos, griegos, rusos y ucranios, han sido expulsados de Abjasia. Incluso ahora asistimos a la ocupación de las propiedades de los expulsados, que en muchos casos se venden ilegalmente. Recientemente, uno de los directores de cine más famosos, el georgiano-francés Otar Ioseliani, al comentar la reciente campaña, señaló que la historia se repite y se cobra las mismas víctimas por segunda vez. Reprochó al mundo su silencio, como ocurrió la primera vez.

Dijo lo siguiente: «La administración rusa llevó a cabo una limpieza étnica en Abjasia en 1993, a resultas de la cual hubo 500 000 refugiados. Los que no pudieron escapar a través de las altas montañas fueron masacrados a manos de mercenarios. Devastaron y destruyeron el país. Y, por cierto, entonces también todo el mundo permaneció callado.» Y ahora están arrestando a las mismas personas en las calles de Moscú. De camino al Parlamento Europeo esta mañana me he encontrado con dos personas de Abjasia. Me han dicho que habían sido deportados de Rusia, que habían sobornado a un policía para que les deportasen a Francia. Todo se repite. La primera vez ocurrió en 1993 y ahora vuelve a suceder.

Este es el doloroso legado que hemos heredado. Esta vez no podemos quedarnos callados. Hoy no necesitamos represalias. Los pueblos osetio y abjasio son nuestros conciudadanos, y de nuevo recuerdo las palabras intemporables de Sir Oliver Wardrop, que en su libro The Kingdom of Georgia escribió: «Al comienzo es necesario quitarle de la cabeza al lector una idea casi universalmente arraigada en Europa que es, quizá, la principal causa de esa apatía con la que los políticos miran al Cáucaso. Se suele creer, incluso por parte de algunos que han estado en el país, que Transcaucasia está habitada por un gran número de tribus, más o menos salvajes, que no tienen nada en común aparte de las dudosas ventajas del dominio ruso. Es totalmente falso. Los estudiantes de etnografía se divertirán haciendo elaboradas investigaciones sobre el origen de los jevsures, los svans, los pshavs, los osetios (y los abjasios), para nosotros es suficiente saber que estos pueblos son, al menos políticamente, georgianos, y que han luchado con los reyes kartvelianos desde la época de Guillermo el Conquistador.»

Georgia es un Estado multiétnico y creo que esa diversidad es una de nuestras mayores fortalezas. No es una debilidad, sino una fortaleza.

Estoy orgulloso de haber inaugurado hace algunos día una nueva escuela de lengua osetia fuera de Osetia del Sur, el territorio que controlamos, porque ahora mismo tenemos el doble de escuelas de lengua osetia fuera de Osetia del Sur que dentro.

Aún somos un Estado unitario, pero sin duda estamos abiertos a toda clase de acuerdos que sean aceptables para las minorías y a que todas disfruten de una autonomía considerable, como ocurre en Tirol del Sur y en muchos otros lugares de Europa. Por estas razones, nuestra labor es tender la mano a la paz, la justicia y la reconciliación, intentar solucionar nuestros problemas a través de la negociación y el compromiso para que estos ámbitos y todos los pueblos puedan compartir la misma prosperidad y las mismas garantías de seguridad que el resto de Georgia.

Algunos sugieren que nuestros problemas separatistas son sencillamente un asunto interno. Por desgracia, eso no es cierto. Nuestras disputas no han cesado porque están basadas en exigencias territoriales reincidentes, restos del período soviético en el que un imperio colapsó y las elites intentaron mantener sus privilegios y feudos. Los generales libraron guerras por las dachas de Abjasia porque eran la principal propiedad privada en la época soviética, y aún se aferran a ellas.

Ante esta situación, la táctica actual es apoyar a los poderes locales y bloquear institucionalmente las negociaciones bilaterales. Quienes salen perdiendo son las personas y las generaciones futuras nacidas en un clima de miedo y odio.

Mi mensaje esta tarde es la reconciliación, la apertura y el reconocimiento y la protección de los derechos de las minorías. No podemos tener soluciones del siglo XIX ó XX. Hacemos un llamamiento a su objetividad, a sus intereses, y sobre todo al juego limpio cuando evalúen esos retos.

(FR) Señorías, mis palabras descansan en la convicción de que hoy necesitamos construir soluciones europeas del siglo XXI, para que nunca resurjan las respuestas fatales del siglo XX, según las cuales «la fuerza prima sobre el derecho» y los Estados pequeños son inexorablemente desmembrados por Estados más grandes.

Tengo la esperanza de se sabrán reconocer la convicción y la responsabilidad que me incumben como dirigente demócrata. Nunca permaneceré en silencio o inactivo ante una grave amenaza para la democracia o la integridad territorial de mi país. Pero en una situación tan difícil, Georgia debe mostrar calma y probar que puede ser constructiva. Es justamente lo que haremos.

Nuestro objetivo es proseguir las reformas políticas, sociales y económicas, por muy difíciles que sean, y sacar partido de nuestros éxitos y progresos para transmitir un mensaje positivo.

En la década de 1990, Rusia recurrió al arma del bloqueo económico para impedir la integración de los Países Bálticos en la Unión Europea, pero a fin de cuentas esos bloqueos tuvieron como único efecto acelerar la reorientación de las economías bálticas del Este al Oeste. Lo mismo sucederá en Georgia.

Aprovecho hoy este foro para proponer una vía que llama a la intensificación de la cooperación entre la Unión Europea y Georgia, en particular mediante la consolidación de la cooperación en materia de política de vecindad, buscando los medios de profundizar esta relación, para que Georgia se convierta más que nunca en un modelo que demuestre lo que el ejemplo europeo puede realizar. Estamos preparados. Pero para conseguirlo necesitamos sus jueces, sus juristas, sus economistas y sus expertos en seguridad.

Queremos una Georgia que mejore la seguridad de sus fronteras, para que Europa misma sea más segura. Podemos superar la incidencia del embargo actual con su compromiso, en especial si se nos ofrece la posibilidad de comerciar libremente con Turquía y de progresar en esta vía con la Unión Europea.

Evítennos tener que pedir su ayuda autorizándonos a comerciar. Trabajemos juntos para superar nuestras controversias territoriales.

He propuesto entrevistarme con Moscú, así como con los jefes de las regiones separatistas, a fin de encontrar un terreno de entendimiento. Hemos pedido a las capitales europeas que intervengan para facilitar este proceso. Ha llegado el momento de generar confianza.

Con la OSCE, las Naciones Unidas y la Unión Europea hemos ofrecido las formas más amplias de autonomía a Osetia del Sur y Abjasia, y reitero esta propuesta hoy ante ustedes.

Nosotros, que hemos sido todos víctimas de las guerras en el pasado, construyamos hoy juntos un futuro mejor.

No redunda en interés de Europa, de Rusia ni de los países vecinos de Europa permitir que este problema perdure sin instaurar un nuevo marco para los desafíos emergentes.

Por tanto, si queremos evitar el separatismo servil, debemos abrir una nueva vía, una vía europea, que concilie inspiración individual a la autodeterminación e integridad territorial. Es crucial para nuestra seguridad colectiva. Y juntos podemos conseguirlo.

(EN) Hoy he tenido el privilegio de compartir con ustedes mis observaciones y pensamientos sobre la opción europea de Georgia. Creo que el camino a seguir –el del compromiso y el beneficio mutuo– está encontrando mayor resonancia en las capitales de Europa y en las instituciones europeas, y hay que alentar esa tendencia.

Para concluir, retomo las palabras de Robert Schuman: «Europa no se construirá de golpe o de acuerdo a un único plan. Se construirá a través de logros concretos que crearán en primer lugar una solidaridad de hecho». Creo que hoy estamos viendo cómo surge esa solidaridad. Sin duda está presente en esta Cámara, y está en nuestros corazones y en nuestras acciones mientras avanzamos juntos.

(La Asamblea, puesta en pie, aplaude al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. (en georgiano) Gracias, señor Presidente, por sus palabras.

(Aplausos)

Como puede ver, mi georgiano es mucho peor que su español. Pero en todo caso es una forma de manifestarle el afecto con que le recibe el Parlamento Europeo.

El Parlamento Europeo es amigo de Georgia; lo ha demostrado con su última resolución en la que hace un llamamiento para que finalicen los ataques contra ciudadanos de Georgia. Asimismo, espera que su presencia y sus palabras en el Parlamento Europeo contribuyan a la mejora de la situación en las relaciones entre su país y Rusia.

Puede contar usted, señor Presidente, con nosotros. Didi madloba.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. MOSCOVICI
Vicepresidente

 

11. Turno de votaciones (continuación)

11.1. Informe anual sobre la zona del euro 2006 (votación)
  

- Antes de la votación sobre la enmienda 13:

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Lipietz (Verts/ALE).(FR) Con el acuerdo del ponente, los Verdes estamos dispuestos a suprimir la enmienda 7, a condición de añadir, al final de la enmienda 13, una enmienda oral. Se trata, de hecho, de precisar las responsabilidades de cada cual en materia de política de cambio de divisas. Les leo el texto de la enmienda oral en inglés:

«Sin perjuicio de sus respectivos poderes y responsabilidades para hacer frente a los desequilibrios internacionales».

 
  
  

(El Parlamento rechaza la enmienda oral)

 

11.2. Estrategia del medio marino (votación)

11.3. Crédito hipotecario (votación)
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Con esto concluye el Turno de votaciones.

 

12. Explicaciones de voto
  

- Informe Joseph Daul (A6-0377/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI). (DE) Señor Presidente, los expertos están de acuerdo en que la tendencia a emigrar desde el campo se intensificará aún más en los próximos años, siendo una de las causas el alto índice de mortalidad entre los agricultores. Esta inquietante tendencia también se ha visto impulsada por el enfoque equivocado de nuestra política de ayudas, de la cual, generalmente, solo se benefician los grandes actores, por no mencionar los largos períodos en los que las zonas rurales se han visto olvidadas.

De aquí se deduce que tenemos que garantizar la supervivencia de las pequeñas propiedades agrícolas y de los residentes en zonas montañosas mediante la creación de condiciones de vida idénticas en la ciudad y en el campo, y que debemos seguir adelante con el desarrollo de las infraestructuras en todas las regiones y con el establecimiento de conexiones entre ellas. Por este motivo, he votado a favor de la aprobación del informe Daul.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) La propuesta de la Comisión relativa al desarrollo de cultivos energéticos y de producción de biomasa trata de poner fin a las situaciones de punto muerto originadas por la nueva PAC en la economía rural desde su primer año de aplicación, situaciones que se intensificarán cuando finalice dicha política y por las que se han visto afectados los trabajadores de las industrias de transformación de productos agrícolas y las pequeñas y medianas explotaciones.

No obstante, los incentivos incluidos en la propuesta y las condiciones previas para su reembolso benefician a las grandes explotaciones agrícolas de los países del norte de la Unión Europea, los cuales tienen una ventaja comparativa debido a sus condiciones climáticas y edafológicas y a su tamaño. Dicha propuesta deja de beneficiar a aquellos países con un clima veraniego seco y con pequeñas explotaciones, pasando por alto a propósito las diferencias con el grupo anterior.

En nuestro país, por ejemplo, no existen zonas incluidas en el régimen de ayudas para la retirada de tierras de la producción con vistas al establecimiento de cultivos energéticos, por lo que no obtenemos ventajas de esta medida. Por otro lado, la ayuda por superficie consistente en 4,5 euros por decárea resulta insignificante y no constituye un incentivo de ningún tipo.

Por este motivo, no estamos de acuerdo con la propuesta de Reglamento, a pesar de que consideramos que la propuesta de la Comisión resulta en principio positiva para los nuevos Estados miembros en lo que respecta a los cultivos energéticos, ya que se orienta hacia la igualdad de trato, si bien este no es el resultado que consigue.

 
  
  

- Informes Descamps (A6-0338/2006 y A6-0339/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) He votado a favor del informe de mi estimada colega, la señora Descamps, sobre la propuesta de Decisión del Consejo relativa a la celebración del Acuerdo entre la Comunidad Europea y los Estados Unidos de América por el que se renueva el programa de cooperación en materia de enseñanza superior y de enseñanza y formación profesionales. Este informe sigue la línea de una muy antigua tradición de cooperación, y es lógico que tejamos lazos privilegiados a través de los jóvenes de la Unión Europea y Canadá, que son los hijos de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Hélène Descamps (PPE-DE), por escrito. – (FR) Estos acuerdos tienen por objeto reforzar nuestra cooperación en los ámbitos de la enseñanza superior y la formación con Canadá, por una parte, y los Estados Unidos, por otra.

Así, tanto uno como otro renuevan por un período de ocho años –de 2006 a 2013– los programas de cooperación anteriormente celebrados con la Unión Europea en 1995 y en 2000.

El acuerdo de cooperación negociado con Canadá pretende desarrollar y ampliar el ámbito de aplicación del acuerdo anterior, aportando un nuevo marco de cooperación para la juventud.

Renovando en parte el programa anterior, el nuevo acuerdo celebrado con los Estados Unidos instaura innovadores programas que dan acceso a títulos transatlánticos. Tiende a favorecer los intercambios de estudiantes y docentes, a reforzar el programa Schuman-Fulbright y a alentar una colaboración institucional más estrecha en la enseñanza superior.

Estos dos acuerdos han demostrado su utilidad en el pasado. Su aplicación debería mejorar, en el futuro, la apertura y la competitividad de nuestros sistemas de enseñanza superior, favoreciendo al mismo tiempo la comprensión mutua y el acercamiento de nuestros pueblos.

Celebro que el Parlamento se haya pronunciado a favor de la conclusión de estos acuerdos, permitiendo así fortalecer las relaciones que unen a nuestros dos continentes.

 
  
  

- Informe Matsouka (A6-0346/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señor Presidente, la movilidad de los ciudadanos es cada vez mayor; hoy día no resulta nada extraño trabajar, estudiar o residir tras la jubilación en otro Estado miembro de la Unión Europea. En consecuencia, se plantean diversos y complejos problemas –aún sin resolver– en lo que respecta a la seguridad social. Aunque se han registrado algunos avances desde que hace 30 años se promulgaran las primeras normas y reglamentos comunitarios sobre este tema, es preciso que se adopten medidas adicionales en este sentido. El informe Matsouka no realiza ninguna contribución al respecto, razón por la que me he abstenido en la votación correspondiente.

 
  
  

- Informe Morillon (A6-0331/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) Las empresas implicadas en la actividad de la acuicultura, tras el rápido desarrollo del sector en la cría de especies indígenas de peces y mariscos, desean ahora introducir especies no autóctonas.

La propuesta de Reglamento contempla determinados procedimientos de seguridad porque existen riesgos evidentes de que la biodiversidad natural de la zona resulte afectada tras la introducción y liberación de las especies no autóctonas.

No obstante, es imposible garantizar una seguridad plena, sobre todo porque la información necesaria se ha solicitado a las partes interesadas, tal como sucedió con los organismos genéticamente modificados.

Por supuesto, desde el punto de vista histórico, hay especies como la carpa, la trucha y demás, cuya liberación en distintas zonas no ha tenido ningún tipo de repercusión. Sin embargo, no hay garantías de que se vayan a repetir los precedentes históricos, cualesquiera que sean las medidas y las válvulas de seguridad que se utilicen.

Por otro lado, la facilidad para importar estos organismos y los posibles beneficios económicos acumulables se podrían compensar mediante la pesca o la cría de dichas especies en los países donde constituyen poblaciones autóctonas – en otras palabras, allí donde no suponen peligro alguno para los ecosistemas naturales. Esta medida favorecería además el desarrollo de estos países y beneficiaría a sus ciudadanos de forma directamente desproporcionada con respecto a los resultados económicos que se podrían producir en los Estados miembros de la Unión Europea. Es decir, los intereses de las empresas saldrían ganando, pero no a expensas de la gente de los países de origen de las especies no autóctonas.

 
  
  

- Informe Morillon (A6-0311/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Lars Wohlin (PPE-DE), por escrito. (SV) Opino que la ayuda financiera de la Unión Europea a la industria pesquera se debería cancelar lo antes posible y que aquellos Estados miembros responsables de la sobrepesca tendrían que compensar por su cuenta a aquellos países en desarrollo perjudicados por los acuerdos de pesca comunitarios. Es preciso que dicha compensación deje de pagarse con el presupuesto de la Unión Europea.

A pesar de todo, he decidido votar a favor del informe porque reduce la posibilidad de que en las ayudas influyan determinados intereses particulares nacionales.

 
  
  

- Informe Catania (A6-0380/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE-DE), por escrito. (PT) La Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción constituye el primer instrumento global orientado a evitar y eliminar la corrupción.

El objetivo consiste en crear una estrategia y un marco mundiales con una serie de normas mínimas, pero significativas, que deberán ser aplicadas por todos los signatarios de la Convención. Las normas deben contribuir a la prevención, la investigación y el enjuiciamiento de la corrupción y al embargo preventivo, la incautación, el decomiso y la restitución del producto de los delitos.

La Comisión negoció este acuerdo, basado en los elementos de la Convención que entran dentro del ámbito de las competencias comunitarias, y finalizó las negociaciones en septiembre de 2005 en nombre de la Comunidad.

Acojo con satisfacción la suscripción de este acuerdo. No obstante, me siento muy decepcionado por el hecho de que tres Estados miembros –Suecia, Eslovenia y Estonia– todavía no hayan firmado la Convención.

Espero que el proceso de ratificación llevado a cabo por la Comunidad, y por aquellos Estados miembros que aún deben hacerlo, concluya lo antes posible. Quiero resaltar lo importantísimo que resulta que esta Convención entre en vigor a la mayor brevedad. Una vez que esto suceda, se podrán poner en marcha medidas más efectivas para la prevención y la eliminación de este tipo de delincuencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) Resulta inaceptable que la Unión Europea pretenda ahora comprometer a todos sus Estados miembros en un tratado internacional con un tercero. La idea principal de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción se basa en la participación voluntaria y el respeto del derecho nacional a la autodeterminación. El ponente, el señor Catania, ha optado por citar en su informe 26 artículos diferentes con vistas a respaldar la propuesta. Ninguno de estos artículos confiere a la Unión Europea el poder o la competencia para firmar un tratado legalmente vinculante con un tercero. Sería conveniente que la Unión Europea centrara su atención en la expansión de la corrupción dentro de sus propias instituciones. La corrupción interna en la Unión se ha convertido en un problema creciente que está minando la confianza de los ciudadanos en el concepto básico europeo.

La Lista de Junio cree que la Unión Europea está sobrepasando sus competencias y, por tanto, decide votar en contra de la propuesta en general.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. (PT) Como es lógico, he votado a favor de este informe. La lucha contra la corrupción en el mundo es un objetivo esencial para la gobernanza de todos los miembros de la comunidad internacional y, a su vez, constituye un factor clave para la paz y el desarrollo.

Al margen de las consideraciones de carácter ético y económico, existe un punto evidente que hace de la lucha contra la corrupción a escala mundial un factor clave en las relaciones internacionales. Los países con Gobiernos corruptos se rigen por normas, criterios e intereses que son incompatibles con aquellos que favorecen el desarrollo sostenible, la cooperación y la paz. Abordar este problema equivale a hacer frente a una de las causas de los conflictos y la pobreza.

Sin embargo, no basta con que firmemos convenciones de esta clase. Lo que necesitamos es que esta lucha pase a formar parte de nuestros criterios de acción en el nivel internacional, sobre todo en un ámbito de cooperación en el que la Unión Europea juega un papel tan significativo. Por eso he votado a favor.

 
  
  

- Informe Mulder (A6-0319/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Emanuel Jardim Fernandes (PSE), por escrito. – (PT) La propuesta de la Comisión, en la cual se basa este informe, tiene como objetivo poner en consonancia el Reglamento (CE) nº 1698/2005 con el Acuerdo del Consejo Europeo de 15/16 de diciembre de 2005 sobre las perspectivas financieras para el período 2007-2013 en lo que concierne a la limitación de las dotaciones del Fondo de Cohesión y a la exención de Portugal del cumplimiento del requisito de cofinanciación por el importe de 320 millones de euros.

De conformidad con los términos de este acuerdo, la cantidad de 320 millones de euros que se destinará a Portugal no estará sujeta al requisito de la cofinanciación nacional debido a las restricciones particulares a las que se enfrenta la agricultura portuguesa.

La disposición de una dotación financiera nacional en el contexto de un crédito global previsto por el nuevo instrumento de desarrollo rural (FEADER), y la duplicación de la cantidad propuesta originalmente, incrementada debido a la exención establecida en reconocimiento de las dificultades a las que se enfrenta la agricultura portuguesa, constituyeron para Portugal unos de los aspectos más positivos del nuevo acuerdo político alcanzado bajo la Presidencia del Reino Unido en las complicadas y largas negociaciones sobre el marco financiero para el próximo período 2007-2013.

Por consiguiente, he votado a favor del informe Mulder, en el cual se recomienda aprobar esta propuesta de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) La Lista de Junio considera que hay que poner fin a la política agrícola común (o de «desarrollo rural», como se denominará a partir de 2007).

Esta semana (la que comienza el 23 de octubre de 2006), el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha comentado por decimotercera vez consecutiva que solo puede garantizar que una pequeña parte de los 105 mil millones de euros del presupuesto comunitario se haya utilizado correctamente y para los fines previstos. Las ayudas contempladas en la política agrícola constituyen una de las principales áreas problemáticas que hay que controlar. Existen grandes dificultades para supervisar ciertos sectores, tal como el de las ayudas para la producción de aceite de oliva.

Esta situación no puede continuar. El grifo abierto en el que se han convertido los fondos comunitarios debe cerrarse de una vez. Por eso hemos votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Neil Parish (PPE-DE), por escrito. (EN) Este informe aprueba la propuesta de la Comisión de introducir dos cambios en el mecanismo de financiación del desarrollo rural en línea con el acuerdo del Consejo Europeo de diciembre 2005 sobre la financiación del desarrollo rural para el período 2007-2013. Los diputados conservadores rechazaron el acuerdo de diciembre de 2005 y, por tanto, no pueden apoyar las propuestas derivadas del mismo.

El Gobierno británico ha desperdiciado una oportunidad de oro de alcanzar una distribución más justa de los fondos para el desarrollo rural y ha permitido que algunos Estados miembros, incluso en esta fase temprana, se asignen sumas sustanciales de las ya reducidas cantidades. En última instancia, el Reino Unido ha acabado con tan solo un 3,5 % de los fondos disponibles para la UE de los 15. La propuesta en cuestión permite a Portugal autoeximirse de la obligación de cofinanciar las cantidades que consiguió en el Consejo de diciembre. Los conservadores creen que esto sienta un peligroso precedente.

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Queiró (PPE-DE), por escrito. (PT) Además de las consideraciones generales relativas a la necesidad de aumentar el grado de consonancia de la política agrícola y los fondos concedidos a los agricultores con los objetivos de desarrollo rural, otra razón para haber votado a favor del informe es que se ha tenido en cuenta la situación excepcional a la que se enfrenta Portugal y, en consecuencia, se ha eliminado el requisito de la cofinanciación nacional.

Por otra parte, tal y como se refleja en la pregunta que he planteado a la Comisión, los agricultores portugueses, la agricultura portuguesa y el potencial de desarrollo rural se han visto perjudicados recientemente por la incapacidad o la indisposición del Gobierno de este país para tomar medidas, quedándose sin utilizar una gran cantidad de fondos. Por este motivo, esta excepción especial está plenamente justificada.

 
  
  

- Informe Lienemann (A6-0373/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE), por escrito. (PT) He votado a favor del informe Lienemann (A6-0373/2006) sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino, porque esta Directiva sobre la estrategia marina implementará debidamente las propuestas del Sexto Programa de Acción Comunitario en materia de Medio Ambiente sobre el fomento del uso sostenible de los mares y los ecosistemas marinos.

Un porcentaje significativo de ciudadanos europeos viven en regiones costeras y dependen del mar para su sustento, mientras que para otros el mar es un lugar de ocio. El desarrollo de estrategias marinas nacionales –destinadas a lograr un buen estado ecológico y a proteger y preservar los ecosistemas marinos más vulnerables y la diversidad biológica– permitirá limitar las actividades en el medio marino a niveles que sean sostenibles y que no comprometan los usos y actividades de las generaciones venideras, ni la capacidad de reacción de los ecosistemas marinos ante cambios provocados por la naturaleza o el ser humano.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Acogemos con agrado la iniciativa de establecer un marco de acción en el ámbito de la política de medio ambiente marino, con los recursos financieros apropiados. Dada su importancia estratégica, los Estados miembros deben establecer estrategias de evaluación y objetivos medioambientales para sus medios marinos, en colaboración con los demás Estados miembros o con terceros países; no en vano, se trata de un terreno en el que las acciones de un país pueden repercutir en otro diferente.

Hay una cuestión clave en este proceso, y consiste en determinar quién posee y gestiona las zonas marinas a las que se aplica esta directiva. Tanto la Directiva propuesta como las enmiendas aprobadas hoy en el informe Lienemann empiezan con la definición de «aguas marinas europeas», en la que no se aclara la delimitación de nuestra zona económica exclusiva ni el papel que corresponde a cada Estado miembro en este contexto.

En lo que respecta a la creación de unos organismos supranacionales, no se indica si esta decisión solo se puede tomar de forma unánime sobre la base del principio de los Estados soberanos con igualdad de derechos o si, por el contrario, se puede imponer por mayoría, tal y como se propone en la denominada Constitución Europea. Dada la falta de claridad sobre estas cuestiones, nos hemos abstenido en la votación final.

 
  
MPphoto
 
 

  Duarte Freitas (PPE-DE), por escrito. (PT) El propósito de la Directiva sobre el medio marino consiste en establecer un nivel elevado de protección de los mares y océanos de Europa, en ampliar nuestro conocimiento de este patrimonio, del que aún queda mucho por descubrir, y en definir una estrategia de gestión basada en un enfoque integrado, con objetivos cualitativos y cuantitativos destinados a reducir la presión sobre los recursos marinos y sus ecosistemas.

Deseo subrayar que la referencia a la necesidad de que la UE cofinancie medidas que deban llevarse a cabo para aplicar la Directiva y su inclusión en los presupuestos de 2007 en adelante. Esta medida reviste gran importancia para Portugal, cuya zona económica exclusiva es enorme, la más extensa de la Unión, que implica unos costes muy elevados.

La aprobación del cambio de fecha límite para la consecución de los objetivos establecidos – de 2021 a 2017 – según la propuesta del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, es señal de la ambiciosa postura que mantiene el Parlamento con respecto a este asunto y de su nivel de compromiso en la persecución de un «buen estado ecológico» para el medio marino.

Las restantes medidas previstas, orientadas a garantizar la sostenibilidad de las actividades económicas desarrolladas en mares y océanos, a proteger la biodiversidad y a prevenir la contaminación, también propuestas por el PPE-DE, resultan de igual importancia, dado que mejoran de manera sustancial la propuesta de la Comisión…

(Explicación del voto acortada de conformidad con el apartado 1 del artículo 163 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Ambroise Guellec (PPE-DE), por escrito. – (FR) Celebro la aprobación en primera lectura del informe de la señora Lienemann sobre la Directiva «Estrategia para el medio marino», una Directiva esencial que se inscribe en la continuidad de la Directiva marco sobre el agua (DMA). No obstante, quiero expresar mi escepticismo por lo que se refiere a la fiabilidad del calendario que se acaba de aprobar. En efecto, el conocimiento del medio marino todavía no es suficiente para disponer, a corto plazo, de una evaluación eficaz de la situación ambiental de los mares europeos. Como vemos actualmente con la aplicación de la DMA, la fase de preparación y análisis de la situación siempre es difícil y más larga de lo previsto. Además, el medio marino tiene una inercia especialmente importante. Me parece, pues, que el calendario propuesto por la Comisión ya es bastante ambicioso.

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL), por escrito. – (PT) Acogemos con satisfacción la iniciativa de una política sobre el medio marino en el marco de la cooperación y coordinación necesarias entre los diferentes países, garantizando al mismo tiempo a cada uno de ellos la plena soberanía sobre sus territorios y recursos, y teniendo en cuenta los diferentes aspectos económicos, sociales y medioambientales.

La conservación de los recursos pesqueros se ha puesto en peligro debido sobre todo a la contaminación marina y al gran volumen del tráfico marítimo, dos problemas que afectan a la actividad pesquera. La pesca en sí es solo uno de los muchos factores influyentes y, sin duda, no se incluye entre los más importantes.

Las reservas de peces y su regeneración son un componente indispensable para asegurar el futuro de la actividad pesquera; sin peces no hay pesca. Por lo tanto, los pescadores son los actores interesados más importantes en lo que respecta a la protección y la regeneración del medio marino. Con este telón de fondo, es preciso que la recuperación de las reservas, con la financiación apropiada, implique una compensación económica y social imprescindible para el sector y sus trabajadores.

El aspecto clave es el respeto hacia la soberanía de los Estados miembros, en particular en lo que concierne a sus zonas económicas exclusivas y su capacidad para implementar medidas independientes para la defensa de sus recursos pesqueros.

Por último, aunque la estrategia marina y la PPC tienen que estar estrechamente vinculadas, conviene que esta última no imponga sus estructuras sobre las estructuras pesqueras.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. (EN) El medio ambiente marino necesita protección y conservación. Debemos alegrarnos de la declaración de Estado Ecológico Satisfactorio. Sin embargo, al apoyar la enmienda 91 aclaramos que la explotación de petróleo y gas en el medio ambiente marino puede continuar si cumple las normas internacionales. Es importante reconocer la contribución de la industria del petróleo y el gas a la economía escocesa.

 
  
  

- Informe Sornosa Martínez (A6-0287/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE). (EN) Señor Presidente, el mercurio es una sustancia altamente tóxica y peligrosa. La propuesta para eliminarlo del uso doméstico, un ámbito para que el existen sustitutos adecuados, es muy sensata y los 25 Gobiernos del Consejo la apoyan.

Sin embargo, el Grupo del PPE-DE, incitado por los conservadores británicos, ha votado a favor de que se permitan exenciones para aquellos productos que seguramente llegarán a ser de uso doméstico, que es el lugar más peligroso para ellos. Eso no cuadra con lo que dice David Cameron en el Reino Unido, ni siquiera con lo que dice la web del Partido Conservador sobre su compromiso de eliminar las sustancias químicas peligrosas.

Espero que al menos los conservadores británicos, después de hacer campaña durante semanas contra los llamados «dictados» de Bruselas, se abstengan ahora de usar ese lenguaje. Hoy habrán visto que el resultado de la legislación europea viene determinado por una votación democrática en este Parlamento, y no por los «dictados» de la Comisión Europea.

Aunque no lamenten lo que han hecho hoy, espero que al menos dejen de usar esa clase de vocabulario cuando hagan campaña sobre estas cuestiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE-DE), por escrito. – (PT) Esta propuesta guarda relación con la estrategia comunitaria sobre el mercurio aprobada en junio de 2005 y tiene como objetivo la reducción del uso de productos con esta sustancia mediante la prohibición de la comercialización de los aparatos que la contengan.

Una vez se apruebe el informe, quedará prohibida la comercialización de todos los instrumentos de medición y se modificará la propuesta original de la Comisión para que el nuevo reglamento pueda entrar en vigor a la mayor brevedad posible.

De este Reglamento quedan excluidos aquellos productos que ya estén en el mercado, los aparatos considerados como antigüedades y los objetos de coleccionista, y los barómetros, cuya fabricación debe contar con la autorización necesaria y se irá reduciendo progresivamente.

El uso de barómetros tradicionales en Europa es muy reducido, al igual que la cantidad total de mercurio que estos contienen. Su exclusión de esta propuesta y la de aquellos instrumentos de medición con más de 50 años representa una medida importante, por un lado, porque protege a los pequeños fabricantes existentes, y por otro, porque el mercurio se suele reciclar y reutilizar. Si se hubieran incluido –conduciendo a la ruina definitiva al sector de la fabricación de barómetros tradicionales– se habría producido una contaminación y unos flujos imprevistos de mercurio...

(Explicación del voto acortada de conformidad con el apartado 1 del artículo 163 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (PSE), por escrito. (PT) He votado a favor del informe Sornosa Martínez (A6-0287/2006) sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se modifica la Directiva 76/769/CEE del Consejo en lo relativo a las restricciones a la comercialización de determinados aparatos de medición que contienen mercurio. En vista de lo extremadamente tóxica que resulta esta sustancia para los seres humanos, los ecosistemas y la naturaleza, es preciso imponer restricciones a la comercialización de estos productos. De este modo, conseguiremos evitar que se liberen cantidades importantes de mercurio en el flujo de residuos y ayudaremos a conseguir un nivel elevado de protección del medio ambiente y la salud humana.

Los aparatos que contienen mercurio deben ser sustituidos siempre que haya alternativas más seguras en el mercado. No obstante, se pueden permitir determinadas excepciones en aquellos casos en los que todavía no existan sustitutos disponibles, así como en los casos raros de mantenimiento de barómetros tradicionales, colecciones de museos y patrimonio industrial.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. (EN) He votado a favor de que este informe limite el uso del mercurio, una sustancia altamente peligrosa. Me he quedado estupefacto al ver que los diputados conservadores británicos votaban en contra de la prohibición. Esto desmiente el compromiso expreso de su líder, David Cameron, de prohibir los productos químicos peligrosos. Es triste ver que los conservadores no se toman en serio la salud y la seguridad de las generaciones futuras. De nuevo, dicen una cosa en su país y otra diferente en el extranjero.

 
  
MPphoto
 
 

  Linda McAvan (PSE), por escrito. (EN) Un informe de The Lancet publicado en el Reino Unido la semana pasada subrayaba los peligros de los productos químicos tóxicos para la salud del feto y de los niños. El mercurio es extremadamente tóxico, bioacumulativo y persistente en el medio ambiente. No hay niveles de exposición seguros y, sin embargo, el mercurio llega a nuestro flujo de residuos a través de los productos domésticos desechados que contienen mercurio. Por eso los diputados laboristas están de acuerdo con los 25 Gobiernos de la UE y con la Comisión en que el mercurio debería eliminarse de todos los usos, excepto de los esenciales. Nos oponemos a una exención permanente de los barómetros de mercurio porque hay sustitutos disponibles, pero hemos propuesto y apoyaremos un período de eliminación gradual de dos años para los barómetros de mercurio a fin de que la industria se adapte a la nueva legislación.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito. – (FR) En enero de 2005, el Parlamento Europeo aprobó por muy amplia mayoría mi informe sobre el Plan de acción europeo 2004-2010 a favor del medio ambiente y la salud. Entre las recomendaciones formuladas figuraba la prohibición progresiva de determinadas sustancias químicas que, como el mercurio empleado para las amalgamas dentales y los aparatos no electrónicos de medida y control, son muy preocupantes para la salud humana. Es necesario sustituirlos por alternativas más seguras.

En efecto, las 33 toneladas de mercurio utilizadas cada año en la Unión Europea son responsables, al igual que otros metales pesados, de enfermedades neurológicas que afectan especialmente a niños.

De ahora en adelante, en nuestras sociedades, en las que la química está omnipresente, debe prevalecer un imperativo de salud pública. Por esta razón, lamento que 327 de mis colegas hayan creído oportuno, contrariamente a la opinión de la ponente, la señora Sornosa, limitar las prohibiciones de comercialización de objetos (termómetros, barómetros) que contienen mercurio y están destinados al público en general.

Mañana, sin embargo, habrá que ir más lejos y exigir a los 25 Estados miembros que tomen medidas ambiciosas para que el mercurio en todas sus formas desaparezca de espacios públicos tan sensibles como las maternidades, las guarderías, los hospitales y los colegios.

 
  
  

- Informe Goepel – propuesta legislativa (A6-0315/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE). (EN) Señor Presidente, esta votación demuestra que determinados intereses aún se oponen a la reforma de la Política Agrícola Común.

A pesar de ello, poco a poco la reforma ha ido disminuyendo el gasto de la PAC y ha cambiado el apoyo a los precios por mejoras más ecológicas, ayudas a la renta y al desarrollo rural. También se eliminarán las ayudas a la exportación. Pero hay que seguir tomando medidas en esa dirección. Lo conseguiremos, a pesar de la resistencia mostrada en la votación de hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Hynek Fajmon (PPE-DE). (CS) Señorías, los diputados al Parlamento Europeo del Partido Democrático Cívico checo han negado hoy su apoyo al informe Goepel sobre la propuesta de Reglamento del Consejo que establece las disposiciones relativas a la modulación facultativa de los pagos directos. El informe rechaza la propuesta presentada por la Comisión, sobre la base de un acuerdo con el Consejo, la cual está orientada a aumentar la flexibilidad de la Política Agrícola Común (PAC) aproximándola en mayor medida a las condiciones nacionales reales.

Esta postura del Parlamento resulta ridícula y no podemos respaldarla bajo ningún concepto. En la actualidad, la PAC discrimina a todos los nuevos Estados miembros, incluida la República Checa. Por este motivo, la referencia del ponente al principio de prohibición de discriminación constituye una burla a todos los agricultores de los nuevos Estados miembros ya que, efectivamente, dichos agricultores están siendo discriminados. Este año han recibido un 35 % de créditos en concepto de pagos directos, en comparación al 100 % percibido por los agricultores de los antiguos Estados miembros, lo cual sirve para justificar nuestro voto en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Michl Ebner (PPE-DE). (DE) Señor Presidente, pido disculpas por no haber prestado suficiente atención anteriormente.

Lo que quiero decir es que estoy totalmente de acuerdo con el enfoque y la línea seguidos por el señor Goepel, nuestro ponente, y que no entiendo bien el motivo por el que la Comisión se muestra tan obstinada en su postura. Durante los próximos dos meses que se nos han concedido en el nuevo calendario, espero que seamos capaces de encontrar modos y formas de evitar la renacionalización de la política agrícola en un momento en que es preciso distribuir dinero por toda la Comunidad. Dedicaré todos mis esfuerzos a trabajar en esta línea.

Creo que hay que dejar espacio a la negociación y confío en que la Comisión muestre una actitud más sensata en este sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Thijs Berman (PSE), por escrito. (NL) No hace falta decir que los diputados neerlandeses al Parlamento Europeo están a favor de que se incremente la modulación, de que se transfieran fondos del primer pilar del presupuesto agrícola al segundo. Desde un punto de vista social y democrático, la modulación supone una mejora considerable de las injusticias registradas en las actuales ayudas a la renta. Aquellos con explotaciones agrícolas más grandes reciben una cantidad de ayudas desproporcionadamente mayor que los que tienen explotaciones de menor tamaño. Además, las ayudas a la renta no son eficaces, porque no aumentan de forma suficiente el poder adquisitivo de los agricultores.

El desarrollo rural ofrece más oportunidades a los ciudadanos que residen en el campo. Tanto jóvenes como mayores necesitan unas instalaciones adecuadas, una infraestructura sólida y una economía diversa. Asimismo, el desarrollo rural beneficia a la gran mayoría de agricultores.

Aunque la modulación voluntaria resulta menos aceptable que la obligatoria debido a la posible distorsión de las relaciones competitivas entre los agricultores europeos, el Partido Laborista neerlandés secunda la propuesta porque representa un paso en la dirección correcta. No obstante, el Consejo ha tomado una decisión sin seguir primero la ruta más democrática. El Parlamento Europeo ni siquiera ha tenido noticias acerca de esta importante intervención en el presupuesto.

Lo lamentable es que, debido a este déficit democrático, nos resulta imposible apoyar la propuesta de resolución y, por tanto, nos hemos abstenido en la votación.

 
  
MPphoto
 
 

  Luis Manuel Capoulas Santos, Fausto Correia, Edite Estrela, Emanuel Jardim Fernandes, Elisa Ferreira, Ana Maria Gomes, Jamila Madeira, Manuel António dos Santos y Sérgio Sousa Pinto (PSE), por escrito. – (PT) Hemos votado en contra de la postura del ponente y, por consiguiente, en favor de la propuesta legislativa de la Comisión, porque la modulación –es decir, la posibilidad de transferir del primer pilar de la PAC al segundo hasta un 20 % de los créditos concedidos a los agricultores que reciben más de 5 000 euros por año– constituye un instrumento esencial para la introducción de cierta justicia en la distribución de las ayudas a la agricultura.

Queremos señalar que en Portugal solo un 5 % de los agricultores reciben más de 5 000 euros al año. No logramos entender cómo se puede preferir la situación actual a la alternativa propuesta de la modulación voluntaria.

Nosotros, los firmantes de esta explicación de voto, consideramos que la solución ideal es la modulación obligatoria, la cual se impondrá inevitablemente a corto o medio plazo. Dada la alternativa presentada, creemos que el rechazo por parte del Parlamento resulta incomprensible.

En el caso de Portugal, el modo de aplicación sugerido permitiría incrementar las ayudas al desarrollo rural en una cantidad aproximada de 50 millones de euros al año, beneficiando así a numerosos agricultores que en la actualidad quedan excluidos de cualquier apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) La idea central de este informe es que la propuesta de modulación de la Comisión no es auténtica. En una propuesta de modulación verdadera se incrementarían las ayudas destinadas a los que reciben menos, o nada, a costa de los que perciben una gran suma, con vistas a garantizar un nivel mayor de justicia en el reparto de las ayudas entre los productores, los países y las explotaciones agrícolas, y a apoyar a los pequeños y medianos agricultores y a las haciendas familiares.

Creemos que la Comisión debería presentar una nueva propuesta a fin de establecer una modulación auténtica, en virtud de la cual se garantice una mayor justicia en la distribución de los recursos financieros mediante la fijación de un límite máximo a las ayudas por explotación y el aumento en el porcentaje de las ayudas destinadas a los agricultores que perciben menos de la PAC (modulación), por ejemplo, proponiendo un aumento del 15 % al 20 % para aquellos agricultores que reciban menos de 5 000 euros en ayudas, teniendo en cuenta además otras circunstancias aparte de esta cifra.

Sin estas medidas, corremos el riesgo de que se agraven las desigualdades existentes. Por tanto, instamos a la Comisión a que vuelva a redactar la propuesta para evitar que una decisión sobre este tema provoque en última instancia la renacionalización de la PAC. Por este motivo, hemos votado en contra del informe, con la esperanza de preparar el terreno para una nueva propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Claude Fruteau (PSE), por escrito. – (FR) En un momento en que la Unión afronta un resurgimiento de los egoísmos nacionales, la propuesta de la Comisión de introducir una modulación facultativa de los pagos directos en el marco de la PAC marca una nueva etapa en la desintegración de la solidaridad comunitaria.

Ante este peligro, el Parlamento debía reaccionar y hacer oír su voz para reafirmar el apego de los representantes de los pueblos europeos a la defensa del carácter «común» de las políticas públicas de la Unión, de las que la PAC es el más brillante símbolo y la realización más lograda.

En esta óptica, he votado a favor del informe Goeppel, presentado hoy en sesión plenaria y, en particular, de la petición explícita de rechazo puro y simple de la propuesta de la Comisión Europea.

Esta posición, que expresa la opinión de la mayoría de los diputados hoy presentes, traduce la voluntad clara y sin ambigüedades del Parlamento Europeo de no traicionar su visión de la Europa futura y no hacer de la PAC una variable de ajuste destinada a paliar las deficiencias culpables de un presupuesto europeo lastrado por la falta de ambición de los Estados miembros de la Unión.

Señala la exigencia de mantener un sistema de ayudas a los productores basado en el principio de equidad, el único capaz de garantizar en el futuro la supervivencia de una agricultura europea viable y competitiva caracterizada por la solidaridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) Aunque votamos en contra de este informe, nos abstenemos de votar en relación con la propuesta de la Comisión sobre este tema.

La exposición de motivos del informe contiene una serie de opiniones en las que, por ejemplo, se critica el posible abandono o la renacionalización de la política agrícola común – algo que la Lista de Junio considera conveniente – y se argumenta que la propuesta infringiría el derecho de participación del Parlamento Europeo, impresión que la Lista de Junio no comparte.

Además, en la exposición de motivos se declara que el «chequeo» del presupuesto a largo plazo, o la revisión intermedia, como preferimos llamarlo, que está previsto se efectúe en 2008/2009, solo debe servir de base para la elaboración de propuestas para el período de financiación posterior a 2013. La Lista de Junio no comparte esta idea en absoluto. Creemos que la revisión intermedia debe llevar lo antes posible a la introducción de recortes en el presupuesto para el desarrollo agrícola/rural en el período presupuestario 2007-2013 tratado actualmente.

 
  
MPphoto
 
 

  Christa Klaß (PPE-DE), por escrito. (DE) Tras ofrecer el Consejo a los Estados miembros la opción de una modulación voluntaria del 20 por ciento de los pagos directos a la agricultura desde el primer pilar al segundo, esta idea se incorporó a la propuesta de la Comisión, lo cual provocará, sin duda alguna, recortes en las ayudas agrícolas. El Consejo, el Parlamento y la Comisión acordaron, en las perspectivas financieras, revisar el gasto de la Unión Europea en la política agrícola común – entre otras cosas – pero no antes de 2013. Nuestros agricultores necesitan seguridad para planear de antemano si mantendrán su nivel de competitividad. Por este motivo, debemos garantizar que no se introduzcan cambios en el dinero reservado para el presupuesto agrícola hasta 2013, y que estos fondos se destinen realmente a la actividad agrícola. Resulta inaceptable que en algunos Estados miembros las familias agricultoras puedan obtener un mejor apoyo financiero a través de los pagos de compensación. El objeto de la política agrícola comunitaria es asegurar a los agricultores europeos unas condiciones económicas equiparables en un mercado único. Puesto que la propuesta de la Comisión no fue precedida por una evaluación del impacto susceptible de poner de manifiesto cualquier trato desigual, al Parlamento le resulta imposible respaldarla.

He votado en contra con la esperanza de que se tengan en cuenta las demandas de los agricultores.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito. (EL) La Comisión está preparando un nuevo ataque contra las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas en su propuesta de reducir los pagos directos en un 20 %. La transferencia del 20 % de los recursos del primer pilar –es decir, los pagos directos– al segundo pilar, que beneficia básicamente a las empresas y a las grandes explotaciones, supone una reducción de la ayuda a los ingresos para las pequeñas y medianas explotaciones.

El resultado será acelerar la erradicación de las pequeñas explotaciones y la concentración de la producción agraria en menos manos. En muchos casos, la producción agrícola y el empleo incluso se reducirán, sin que ello se vea compensado por el desarrollo de las actividades del segundo pilar.

En cuanto a la propuesta de que esa transferencia se aplique voluntariamente, por un lado eso creará una agricultura de doble vía y, por otro, la perspectiva a corto plazo será que la transferencia voluntaria se haga obligatoria. Este tipo de modus operandi ya se ha utilizado en el pasado.

Los agricultores griegos están sufriendo los efectos negativos de la nueva PAC. La producción de tabaco ha disminuido en un 70 % y los cultivos de remolacha azucarera en un 40 %. La consumación de la PAC tendrá el mismo efecto negativo en otros cultivos básicos en mi país. La propuesta de hoy será un golpe más que se añade a los problemas graves y acumulativos que sufren los agricultores, y por eso la rechazamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Poul Nyrup Rasmussen, Ole Christensen, Dan Jørgensen, Britta Thomsen y Christel Schaldemose (PSE), por escrito. – (DA) Los socialdemócratas daneses hemos votado a favor de la propuesta de la Comisión, que hará posible que los Estados miembros apliquen una modulación voluntaria en la política agrícola, y por eso hemos votado en contra del informe del Parlamento Europeo, que rechaza la propuesta de la Comisión.

Queremos poner de relieve que los socialdemócratas daneses hubiésemos preferido una modulación total y obligatoria. Pero como no se ha podido llegar a un acuerdo en ese sentido, pensamos que la modulación voluntaria es una buena alternativa. Insistimos, no obstante, en que la modulación obligatoria, con la supresión permanente de las subvenciones directas, sigue siendo nuestro objetivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (PSE), por escrito. (EN) La PAC exige una reforma continua. Es decepcionante que la propuesta de la Comisión de introducir una modulación voluntaria de la PAC haya sido rechazada. La introducción de una modulación voluntaria de la PAC habría establecido un enfoque sostenible del desarrollo rural. Espero que todos los diputados que tienen un interés directo en la agricultura hayan declarado su interés y no hayan votado sobre esta medida.

 
  
MPphoto
 
 

  Geoffrey van Orden (PPE-DE), por escrito. (EN) La delegación conservadora ha votado en contra de la propuesta de modulación presentada por el señor Goepel para dar a la Comisión la oportunidad de presentar algo mejor. Nos oponemos firmemente al acuerdo que el Primer Ministro Blair improvisó las pasadas Navidades en el Consejo Europeo, que reducía los pagos únicos a los agricultores ingleses para subvencionar programas de desarrollo rural.

Mis agricultores en la zona de Witham y Maldon –alrededor de Coggeshall, Terling, Teys y Tolleshunts– y en otras zonas de Inglaterra esperan un acuerdo justo de la Política Agrícola Común. La modulación voluntaria del 20 %, que recorta el pago único, significará que nuestros agricultores recibirán un 20 % menos que sus homólogos galeses, escoceses y norirlandeses, por no hablar de los franceses. Mis agricultores no confían en que el Gobierno británico, a través de DEFRA o de la Agencia de Pagos Rurales, sea capaz de pagar a tiempo ni que pueda pagar a muchos agricultores. Además, ahora existe el peligro de que la Comisión Europea multe al Reino Unido por su ineptitud, y los agricultores pagarán los platos rotos. Nuestra comunidad rural necesita un acuerdo justo y este Gobierno incompetente la está defraudando.

 
  
  

- Informe Hennicot-Schoepges (A6-0382/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) El objetivo de la propuesta de la Comisión Europea, como se confirma en el informe aprobado hoy, es crear una asociación público-privada (APP) que se ocupe de la creación de un sistema de gestión del tráfico aéreo europeo. Esa APP sentaría un peligroso precedente, puesto que sería la primera APP europea con participación de la Comunidad Europea.

No queremos que se ponga en duda la necesidad de actualizar y mejorar constantemente los sistemas de gestión del tráfico aéreo, para hacerlos más fiables, más precisos y, sobre todo, más seguros, dada la importancia que tienen para la seguridad de todos los que trabajan y utilizan el espacio aéreo. Pero creemos que ese objetivo no se consigue mejor supeditándolo a los intereses y las presiones del sector privado. De hecho, ocurre más bien lo contrario.

Por otro lado, lamentamos que no se haya considerado la propuesta de enmienda que suscribimos en la Comisión de Transporte y Turismo (la comisión responsable de emitir un dictamen), cuya finalidad era salvaguardar los intereses de los organismos de representación del personal del sector de la gestión del tráfico aéreo en las decisiones tomadas por el Consejo de Administración de la empresa común. En consecuencia, no hemos podido apoyar este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Jörg Leichtfried (PSE), por escrito. (DE) El proyecto conjunto para un sistema de gestión del tráfico aéreo europeo de nueva generación ha obtenido mi apoyo.

Sobre todo en mi calidad de ponente sobre las competencias ampliadas de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), apoyo plenamente el objetivo declarado por la Comisión de garantizar una infraestructura de seguridad aérea de alto nivel que haga posible el desarrollo seguro, energéticamente eficiente y respetuoso con el medio ambiente del transporte aéreo, haciendo al mismo tiempo uso de los avances técnicos de programas como GALILEO.

Según las previsiones actuales, el volumen de tráfico aéreo en Europa se multiplicará por dos de aquí a 2025 y eso hace necesario que las comunicaciones entre pilotos y controladores del tráfico aéreo, que siguen transmitiéndose por radio, mejoren utilizando la más moderna tecnología.

Yo también defiendo una asociación público-privada, con participación de la Comunidad Europea, para garantizar el éxito a largo plazo de la AESA.

 
  
  

- Informe García-Margallo y Marfil (A6-0381/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Pierre Audy (PPE-DE), por escrito. – (FR) Me he abstenido de votar sobre el informe de mi estimado colega, el señor García-Margallo, relativo a la zona del euro en 2006, porque si bien desarrolla elementos muy interesantes, lamento que no plantee de entrada la cuestión de la transformación del euro de una moneda técnica en una herramienta política al servicio del crecimiento y el empleo. La política monetaria practicada por el Banco Central Europeo (BCE) parece estar en contradicción con la realidad: normalmente, el tipo de cambio debería ser fuerte cuando el crecimiento económico es fuerte y depreciarse cuando el crecimiento es bajo. Ahora bien, en Europa, se produce lo contrario desde el decenio de 1990. Mientras los Estados miembros se reforman, la búsqueda de la inflación cero a través de una política monetaria inadecuada conduce a Europa a obtener unos resultados mediocres en términos de crecimiento económico. Si esto continúa, en una época en que el precio de las materias primas y la energía se dispara en todo el planeta, tendremos inflación cero y crecimiento cero, y los fabricantes acabarán por instalarse en la zona del dólar. Con todo lo que está ocurriendo, es como si el BCE despreciase la política económica, mientras que su homólogo estadounidense no piensa más que en ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Como sabemos, la creación del euro fue una decisión política que no tuvo en cuenta las necesidades específicas de los miembros de la zona del euro, como bien demuestran las diferencias, en relación con 2005, entre esos Estados en cuanto al crecimiento económico, las tasas de desempleo y la inflación.

Siempre hemos dicho que, con una política monetaria única, dadas las restricciones presupuestarias impuestas por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, los trabajadores tendrían que pagar por los problemas asociados a la introducción del euro, para servir los intereses de los grupos económicos y financieros. El informe que hoy nos ocupa deja esto muy claro: «deberían flexibilizarse los mercados laborales y suprimirse aquellos aspectos de la legislación sobre el empleo permanente que pueden obstaculizar el ajuste del mercado laboral». En otras palabras, defiende la liberalización de los despidos y los contratos a plazo fijo. Pide igualmente, «que los salarios respondan con mayor rapidez a las circunstancias económicas cambiantes», o sea, que se reduzcan de acuerdo con el ciclo. Estas intenciones no pueden estar más claras.

No contento con eso, el ponente defiende también la liberalización de los servicios y de la energía, la aplicación estricta del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y el cumplimiento de la agenda de Lisboa: el proyecto mismo para el consenso neoliberal europeo.

Por eso hemos votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) Aunque Suecia decidió, a través de un referendo, no participar en la unión económica y monetaria (UEM), nosotros hemos decidido votar en contra del informe y quiero aprovechar esta oportunidad para explicar por qué lo hemos hecho.

El informe ofrece una clara descripción de cómo la UEM discurre en paralelo a la creación de un Estado comunitario. Según el informe, la política macroeconómica entre los países de la zona del euro tiene que coordinarse, y la zona del euro tiene que hablar con una sola voz en las instituciones financieras y los foros internacionales. En el informe se recomienda una mejor coordinación fiscal y, sobre todo, presupuestaria, así como la coordinación de los calendarios fiscales nacionales. Además, el objetivo de introducir una Base Imponible Común para el Impuesto sobre Sociedades en Europa podría conseguirse por medio del mecanismo de cooperación reforzada si los Estados miembros fueran incapaces de alcanzar un acuerdo unánime.

Solo podemos concluir que los representantes de la campaña del «no» en el referendo sobre la UEM celebrado en Suecia en 2003 tenían toda la razón con su argumento de que la UEM era un paso importante en el camino hacia unos Estados Unidos de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Timothy Kirkhope (PPE-DE), por escrito. (EN) La política del Partido Conservador en relación con el euro es clara e inequívoca: estamos firmemente decididos a mantener la libra esterlina.

No queremos formar parte de la moneda única, pero tampoco queremos que el proyecto fracase, porque creemos que el interés del Reino Unido es que haya una economía europea fuerte con una moneda estable que proporcione un buen entorno comercial para la industria y las empresas británicas.

En línea con nuestra vieja posición sobre cuestiones relacionadas con el euro y la zona del euro, mis colegas conservadores y yo nos hemos abstenido en la votación sobre este informe.

 
  
  

- Informe Kuskis (A6-0364/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Glyn Ford (PSE), por escrito. (EN) Como oceanógrafo, me complace apoyar este informe sobre la estrategia sobre el medio ambiente marino. La UE ha supeditado la política rural a la política agrícola durante demasiado tiempo. Por fin eso ha comenzado a cambiar para mejor, al reconocer que la agricultura es solo una pequeña parte, aunque importante, de la economía rural. Nos enfrentamos a un problema idéntico respecto de la política marítima. Siempre se ha considerado una política pesquera, pero ahora, con el documento de la Comisión sobre política marítima que actualmente es objeto de consulta –hace poco participé en una conferencia sobre el tema en Weymouth, organizada por la Agencia de Desarrollo Regional del Sudoeste–, con este informe y el informe Lienemann sobre el que hemos votado hoy, parece que finalmente vamos a cambiar de una política marítima unidimensional a una política que abarque nuestros mares, océanos y costas, que son fundamentales para la alimentación y el medio ambiente, el transporte y el turismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Hélène Goudin y Nils Lundgren (IND/DEM), por escrito. (SV) En este comentario sobre la estrategia relativa al medio ambiente marino, el ponente plantea muchas interesantes e importantes cuestiones. Un ejemplo es cuando dice que la Política Pesquera Común tiene que cumplir los requisitos para el desarrollo sostenible, mientras que los Estados miembros que deseen adoptar medidas más urgentes para proteger a una determinada población deben tener la oportunidad de hacerlo.

Entre los aspectos negativos del informe están los comentarios sobre financiación; el ponente está preocupado por la falta de recursos para poner en práctica las estrategias, siendo la implicación que los recursos del presupuesto comunitario deben contribuir a este fin y que sería una buena idea utilizar recursos de, por ejemplo, los Fondos Estructurales.

Hemos considerado que los elementos positivos del informe superan a los negativos y, por tanto, hemos votado a favor del informe en la votación de hoy.

 
  
  

- Informe Purvis (A6-0370/2006)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Este informe de iniciativa propia trata sobre la creación de un mercado único europeo para el crédito hipotecario y su promoción a escala transfronteriza. Los bancos y mercados de capitales tienen un gran interés en esta cuestión, teniendo en cuenta que, en 2004, el volumen de préstamos por liquidar era de 4 700 millones de euros, equivalente al 45 % del PIB de la UE. Se trata de un mercado en franco crecimiento.

El informe sigue la línea neoliberal. Defiende una mayor competencia en el sector, potenciando las hipotecas europeas o transfronterizas, un mercado secundario para el crédito hipotecario y la posibilidad de su negociación en el mercado de capitales, fusiones y adquisiciones transfronterizas en el sector de los servicios financieros, la apertura del mercado a otras instituciones que no sean de crédito, la libertad garantizada de prestación de servicios y la liberalización de estos servicios, restricciones en la capacidad de regulación del Estado, comercialización a través de Internet del crédito hipotecario y acceso por parte de entidades extranjeras a bases de datos de los créditos de los clientes y también de su incumplimiento.

No es difícil percibir los riesgos de todas estas propuestas para la volatilidad de los mercados financieros, poniendo en riesgo los bienes hipotecados, o sea, los ahorros de muchos trabajadores y otras personas que adquieren viviendas. Por tanto, hemos votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Jules Maaten (ALDE), por escrito. (NL) Ni que decir tiene que nosotros, en el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, estamos a favor de abrir los mercados, también el mercado de las hipotecas. Por tanto, mi disposición es buena hacia el informe Purvis, en el que se sugiere investigar diferentes medidas que pueden beneficiar al consumidor por medio, por ejemplo, de la competencia entre las entidades de crédito hipotecario, pero no tengo más remedio que votar en contra porque el informe no es muy claro respecto a los diferentes sistemas de ventajas fiscales cuando se liquidan y, sobre todo, se armonizan las hipotecas. Esta es la primera propuesta que debemos explorar y en la que, por encima de todo, destaca la petición de un análisis más profundo. La etapa legislativa queda muy lejos todavía.

 
  
MPphoto
 
 

  Toine Manders (ALDE), por escrito. (NL) Puesto que el mercado hipotecario está dentro del ámbito de la libre circulación de servicios, apoyo la creación de un mercado interior para los créditos hipotecarios. Pero me niego a dar mi apoyo a la armonización encubierta del sistema de deducciones fiscales de los intereses hipotecarios en Bruselas.

Una y otra vez, los políticos insisten en que Europa tiene que prestar atención a los temas importantes y a las cuestiones transfronterizas, pero esta declaración del Parlamento Europeo se contradice con eso. A la mayoría de sus diputados no parece preocuparles el hecho de que la política fiscal no sea competencia de la UE. Por eso la delegación neerlandesa del Partido Popular para la Libertad y la Democracia en el Parlamento Europeo ha considerado necesario votar en contra del apartado 45 del informe Purvis y, de hecho, también en contra de todo el informe. Me parece lamentable que, puesto que ninguno de los grandes Grupos se atreve a solicitar la votación nominal de esta cuestión, los ciudadanos europeos no puedan sino conjeturar qué habrán votado cada uno de los diputados al Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Eoin Ryan (UEN), por escrito. (EN) Acojo con satisfacción el Libro Verde sobre el Crédito Hipotecario, que analiza la forma en que la competencia en el mercado hipotecario europeo puede aumentar la el abanico de opciones del consumidor y reducir los costes.

La confianza del consumidor en los bancos reviste una importancia capital. Por tanto, la voluntad de un prestamista de hacer tratos con un prestatario extranjero vendrá determinada no solo por la competitividad de la hipoteca, sino también por el nivel de protección al consumidor que se aplique al prestamista extranjero.

Irlanda disfruta de un mercado de créditos hipotecarios relativamente sofisticado en comparación con el resto de Europa, que incluye el acceso a toda la gama de productos hipotecarios a un precio competitivo. La expansión transfronteriza de ese mercado puede desarrollarse naturalmente a través de filiales en el extranjero de forma más generalizada, si se fomenta el mercado en otros ámbitos. Por tanto, creo que la intervención legislativa solo debe usarse como último recurso y para subsanar una deficiencia probada del mercado.

Insto a la Comisión a que cree catastros electrónicos que sean accesibles en línea. La realidad es que los prestamistas no pueden entrar en otros mercados sin tener absoluta certeza respecto de la seguridad de sus garantías subsidiarias. Dada la experiencia que muchos ciudadanos han tenido al comprar propiedades en el extranjero, es fundamental crear un registro en línea que refleje todos los gastos relacionados con los derechos de propiedad inmobiliaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernadette Vergnaud (PSE), por escrito. – (FR) Hay 25 legislaciones nacionales que regulan el crédito hipotecario, y pronto serán 27 las que cierran el paso a un enfoque común europeo. El Libro Verde propuesto por la Comisión Europea permitirá, por fin, realizar los estudios adecuados sobre este tema y tomar las decisiones correctas.

Toda medida comunitaria relativa al mercado europeo del crédito hipotecario debe beneficiar ante todo y de forma directa a los ciudadanos. Ahora bien, los consumidores tropiezan a menudo con demasiados obstáculos, ya sean jurídicos o económicos.

Votando a favor del informe del señor Purvis, he optado por hacer que el mercado del crédito hipotecario sea accesible al mayor número de prestatarios potenciales.

En la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor yo había insistido personalmente, a este respecto, en que su ponente, el señor Medina Ortega, tuviera en cuenta a los prestatarios con un perfil crediticio inseguro e insustancial, trabajadores con contratos de duración determinada y personas que compran por primera vez.

 

13. Correcciones e intenciones de voto: véase el Acta
  

(La sesión, interrumpida a las 13.10 horas, se reanuda a las 15.10 horas)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. BORRELL FONTELLES
Presidente

 

14. Aprobación del Acta de la sesión anterior: véase el Acta

15. Programa legislativo y de trabajo de la Comisión 2007 (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. El siguiente punto es el debate sobre el programa legislativo y de trabajo de la Comisión 2007.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. (EN) Señor Presidente, Señorías, cuando la semana pasada se fue la luz en toda Europa, nuestra interdependencia como europeos quedó expuesta a ojos de todos. De repente, la mayor integración dejó de ser un ideal abstracto. Para millones de nuestros ciudadanos, se convirtió en necesidad. El incidente –me atrevo a decirlo– fue esclarecedor. La discusión sobre más Europa no se ha ganado, sino que más bien se ha vuelto superflua. Ahora es evidente para todos que nos enfrentamos a más retos compartidos que nunca, en parte gracias a las fuerzas desatadas por la globalización. Y los retos compartidos requieren soluciones compartidas, ya estén relacionados con el crecimiento y el empleo en un mundo cada vez más competitivo, con el cambio climático, la seguridad energética o el terrorismo internacional.

Hasta ahora podemos estar orgullosos de nuestra respuesta a este panorama que cambia a gran velocidad. En primer lugar, hemos renovado la Agenda de Lisboa y nos hemos centrado precisamente en el crecimiento y el empleo. Debido a ello, ha sido posible restaurar la confianza en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, situándolo en una posición más realista y factible.

Los líderes de Europa acordaron situar la globalización en el centro de su programa político, y la Comisión ha estado ocupada dotando a la Unión Europea de las herramientas que necesita y utilizando dichas herramientas en toda una serie de preocupaciones compartidas por los ciudadanos europeos. Con el fin de impulsar el crecimiento y el empleo, las instituciones europeas han seguido esforzándose alcanzar todo el potencial del mercado único. Al mismo tiempo, hemos renovado nuestro compromiso con la solidaridad social, incluida la creación del Fondo de Adaptación a la Globalización, un útil amortiguador del poderoso motor de la globalización.

Para asegurar la prosperidad de Europa en las economías del conocimiento del mañana, la innovación se convirtió en parte fundamental de nuestras estrategias económicas y sociales, y hoy es el centro de las preocupaciones de los líderes europeos. La creación del Instituto Europeo de Tecnología ayudará a revocar la fragmentación de los esfuerzos en materia de investigación, educación e innovación, que hasta ahora no han podido progresar.

El documento «Europa en el Mundo» aborda la necesidad de desarrollar una voz mundial que coincida con nuestro peso económico en el mundo. Dicho documento también reforzará nuestros esfuerzos en ámbitos en los que ya hemos ejercido nuestra capacidad de liderazgo, especialmente en el debate sobre un futuro régimen internacional de cambio climático.

Y hemos conseguido encaminar a Rumanía y Bulgaria hacia la pertenencia a la Unión Europea. Hemos propuesto los dos nuevos Comisarios y hemos distribuido las carteras. Uno será responsable de los asuntos del consumidor y el otro del multilingüismo, para proteger y reforzar el pluralismo y la diversidad cultural europea. Los aspectos interculturales son cada vez más importantes en la Europa de hoy en día. Estoy muy orgulloso de que se haya producido este paso adelante –que Rumanía y Bulgaria se incorporen a la Unión– y de que mi Comisión haya contribuido notablemente a dicho paso. Creo que todos debemos estar muy orgullosos de los logros alcanzados mediante sucesivas ampliaciones. Que no haya dudas: en siglos venideros, los historiadores afirmarán que la ampliación fue el mayor instrumento de paz, prosperidad y estabilidad de nuestra generación.

(Aplausos)

En ese sentido, quiero decir que ya es hora de que dejemos de hablar de «antiguos» y «nuevos» Estados miembros. Ahora más que nunca, somos una Europa, unida en toda nuestra diversidad, y eso es algo que debemos celebrar.

También hemos sentado los cimientos en muchos otros ámbitos que nos preocupan a todos, como el desarrollo sostenible, la política marítima y la eficiencia energética, por citar algunos.

Todavía tenemos muchos logros por alcanzar antes de que acabe el año. Espero que el Consejo Europeo apruebe el paquete de ampliación que adoptamos la semana pasada. Tenemos que avanzar en materia de inmigración y política de innovación, y todavía tenemos que adoptar importantes propuestas en ámbitos como la legislación laboral, los impuestos sobre derechos de autor, la política de vecindad, las emisiones de CO2 de los coches y el comercio de emisiones.

Por todo ello, los primeros años de esta Comisión, trabajando en un espíritu de colaboración con este Parlamento, han supuesto la renovación, la reorientación y el uso de nuevas herramientas para crear una Europa de resultados, una Europa equipada para enfrentarse a los retos compartidos del siglo XXI. Los esfuerzos ya están dando fruto: el crecimiento se ha revisado al alza para alcanzar su máximo nivel en seis años; el desempleo ha caído hasta un nivel mínimo desde que comenzamos a recoger datos de la UE de los 25 en 1998.

Ahora, en 2007 –el año en que celebramos 50 años de construcción europea– representará un punto de inflexión. Marcará el momento en el que una Europa de 27, tras una cuidadosa preparación, echa todo el peso de la maquinaria remozada de la Unión en la resolución de las cuestiones que preocupan a nuestros ciudadanos. Marcará el momento en el que un nuevo marco presupuestario liberará los programas de financiación modernizados, que avanzarán hacia el nuevo plan de trabajo de Europa.

Este es el contexto de nuestro Programa de Trabajo para 2007. Se trata de un nuevo tipo de programa, que se ha beneficiado enormemente de la contribución de este Parlamento, del Consejo y de las demás instituciones: una contribución valiosa que seguirá con este debate y la resolución que se apruebe.

Este Programa de Trabajo aborda muchas de las preocupaciones del Parlamento que se me han transmitido a mí mismo y a la Comisión. Este nuevo Programa de Trabajo es más político. Se centra en una lista más corta que incluye 21 iniciativas estratégicas. La Comisión se compromete a presentarlas todas el año que viene, y no serán objeto de revisión intermedia. Una segunda lista de iniciativas prioritarias completa nuestro trabajo en otros ámbitos importantes.

Además, hemos respondido a las solicitudes por parte del Parlamento para incluir una lista de medidas de simplificación y eliminación de propuestas legislativas en el Programa de Trabajo. Esto subraya el mensaje de que ahora el objetivo de «legislar mejor» forma parte integrante de las tareas cotidianas de la Comisión. Hoy, en la reunión del Colegio de Comisarios, hemos adoptado nuestra revisión estratégica de «legislar mejor», que tiene en cuenta el progreso realizado hasta la fecha y establece un programa ambicioso de nuevas iniciativas. Esto incluye nuevas medidas en los siguientes ámbitos: la evaluación de impacto, donde se establecerá un Consejo de Evaluación de Impacto; la simplificación, donde añadiremos nuevas iniciativas a nuestro plan de puesta en marcha y cargas administrativas, donde sugeriremos un objetivo para el Consejo Europeo de primavera el próximo año: recortar dichas cargas un 25 % en la Unión Europea y en el ámbito de los Estados miembros para 2012. Paralelamente, presentaremos un plan de acción en un período de dos meses que definirá ámbitos prioritarios.

También seguimos seleccionando, y en ocasiones abandonando, propuestas pendientes. Recomendamos que las futuras Comisiones hagan lo mismo al comienzo de sus mandatos como reflejo de la composición política distinta de la nueva Comisión, para así demostrar la importancia de la legitimidad y el liderazgo políticos. Esta revisión responde en gran medida a las prioridades del Parlamento Europeo, como se indica en varios informes de este año. Espero que preste su apoyo pleno a este paquete, incluida su aplicación práctica.

Entonces ¿qué incluye el Programa de Trabajo de 2007? Permítanme señalar algunos ámbitos clave, aquellos que creo que son muy sensibles políticamente.

El primero es la energía. Basándonos en nuestro Libro Verde y en las medidas encaminadas a incrementar la eficiencia energética, adoptadas a principios de año, presentaremos la primera Revisión Estratégica de la Energía para Europa. Dicha revisión incluirá los componentes de una política energética de la Unión Europea, como por ejemplo medidas para completar el mercado interior de electricidad y gas, para acelerar las reservas de nuevas tecnologías bajas en carbono y para diversificar y asegurar el suministro dentro y fuera de las fronteras europeas. El objetivo es una política energética común europea que garantice el suministro a la vez que mantenga la competitividad de Europa y asegure nuestros objetivos ambientales.

En estrecha relación con este tema –de hecho, podría decir que hay dos partes del mismo orden del día– se situará la acción relativa al cambio climático. Presentaremos opiniones con respecto a una política de la Unión Europea sobre el cambio climático y perspectivas para la cooperación internacional para después de Kyoto. Una revisión del mecanismo de comercio de emisiones de la Unión Europea proporcionará una mayor estabilidad para las inversiones y acelerará el impulso de la reducción de los gases de efecto invernadero.

El cambio demográfico de Europa exige mayores esfuerzos por atraer a emigrantes económicos, especialmente aquellos que están cualificados. Un régimen europeo de inmigración laboral proporcionará a dichos inmigrantes un estatuto jurídico seguro, a la vez que aclara sus obligaciones y derechos. Con el fin de reducir la inmigración ilegal y la explotación de los trabajadores, esto se combinará con medidas drásticas sobre los empresarios sin escrúpulos que contratan a nacionales de terceros países que entran ilegalmente en Europa.

La política pública europea puede tener un impacto fundamental sobre el modo en que viven los ciudadanos. Para que sea eficaz, debe responder a las necesidades de la sociedad moderna. La Comisión realizará un inventario fundamental de la sociedad europea, que servirá de base para la política europea de la próxima década. Como he dicho en varias ocasiones, Europa es algo más que un mercado. Sin el concepto de solidaridad, Europa no es una verdadera Unión Europea.

(Aplausos)

Nuestra actividad principal, con respecto a las competencias que nos otorgan los Tratados, tampoco será olvidada. La Comisión continuará defendiendo, ampliando y modernizando el mercado único. Un objetivo clave para 2007 será las industrias y mercados de defensa, que llevan fragmentados demasiado tiempo. También estableceremos el camino a seguir en los servicios de interés general en las próximas semanas.

Otro ámbito de preocupación para todos nuestros ciudadanos, finalmente, es la seguridad. La Comisión presentará medidas adicionales para luchar contra el terrorismo, centrándose especialmente en la lucha contra la propaganda terrorista y el intercambio de experiencias –por ejemplo, en materia de explosivos– con fines terroristas.

El año 2007 también representará un punto de inflexión en nuestra búsqueda de un arreglo institucional. La Declaración de Berlín, que marca el 50º aniversario del Tratado de Roma, permitirá a los líderes europeos renovar su compromiso con una Europa ampliada, global y competitiva en la que la solidaridad sea un principio central. Creo que debe ser una declaración breve y concisa que afirme lo que nos une y –sobre todo– que aclare adónde queremos llegar y cómo queremos que sea Europa en los próximos 50 años. Tras mi propuesta inicial, me complace ver que ahora todo avanza con el fin de conseguir una declaración conjunta, una declaración de los Estados miembros, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, que muestre así que el compromiso con la Unión Europea es hoy un compromiso compartido de las principales instituciones políticas de nuestra Unión.

Me complace ver que la búsqueda de un establecimiento institucional también es una prioridad de la Presidencia alemana. Confío en que se den los elementos para un cambio importante. Este punto es importante porque Europa necesita un establecimiento institucional. Se derivan costes importantes del hecho de no tener un Tratado Constitucional. Necesitamos el Tratado Constitucional porque, como Unión Europea, necesitamos más eficacia en nuestra toma de decisiones, más coherencia en nuestra acción exterior y más transparencia y democracia en nuestro trabajo. No nos equivoquemos: la Comisión será un interlocutor activo en la búsqueda de soluciones a este respecto.

Cuando esta Comisión comenzó su mandato, había asuntos sin terminar y otros por reformar. Con la ayuda de este Parlamento y del Consejo, estas cuestiones se han tratado, se han resuelto o se han reorientado: ahora contamos con las perspectivas financieras; ahora contamos con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento revisado. De hecho, espero que mañana podamos decir que tendremos la Directiva de servicios revisada, pendiente de aprobación por votación parlamentaria. Eso demuestra que estamos resolviendo algunas de las propuestas y de los problemas de planificación.

Ha sido un trabajo duro, pero ya está dando fruto. El Programa de Trabajo de 2007 se basa en estos nuevos cimientos.

Así que podemos concluir el trabajo sobre decisiones que ya estaban en el candelero, pero también lanzar nuevos proyectos, muy importantes para el trabajo de Europa, como la política energética. Por primera vez tenemos la oportunidad de tener un verdadero enfoque común en materia de energía que sea más ambicioso en la lucha contra el cambio climático, que considere la totalidad del ámbito de la justicia y la lucha contra la inmigración ilegal. Esta es una nueva frontera para Europa y necesitamos adoptar un enfoque europeo. Ya vemos que Europa está moviéndose. Hay problemas. Sabemos los problemas que existen, pero hay grandes posibilidades y hay, más que nunca, una necesidad de una Europa fuerte.

Así que cuando celebremos el 50º aniversario de Europa el año que viene, podremos hacerlo con mucha más confianza. Una vez más, creo que Europa podrá demostrar su relevancia reinventándose para el siglo XXI.

Para demostrar nuestro compromiso de obtener resultados prácticos y esforzarnos por conseguir una Unión Europea más fuerte, este puede ser un regalo de cumpleaños adecuado para el 50º aniversario de Europa, un regalo de cumpleaños para Europa y todos sus ciudadanos.

(Aplausos)

 
  
  

- Grandes orientaciones políticas

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (FR) Señor Presidente, señoras y señores Comisarios, en primer lugar quisiera felicitar a la Comisión Europea, que nos presenta hoy un programa mucho más político y que, por vez primera, integra plenamente la simplificación presentando un número reducido de sectores prioritarios en su programa legislativo y de trabajo para el año 2007. Esto nos será útil para un año que se anuncia decisivo para la Unión Europea, puesto que se celebrará el 50º aniversario del Tratado de Roma. En efecto, habrá que insuflar un nuevo impulso a la construcción europea, reanudando el vínculo con nuestros conciudadanos.

Nos presentan una serie de 21 iniciativas estratégicas –quizás demasiadas para algunos– que ocuparán un lugar central en la acción de la Comisión en 2007, así como una serie de iniciativas prioritarias que deberán aprobarse en los próximos 12 a 18 meses.

Esta legítima exigencia de flexibilidad parece presentar, al menos para el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, dos posibles inconvenientes. Por un lado, la definición en paralelo de dos listas de prioridades genera inevitablemente cierta confusión en cuanto a la jerarquía entre los distintos tipos de objetivos y los vínculos existentes entre las dos categorías. Por otro, la programación a 18 meses puede ralentizar los trabajos de la Comisión; nuestro Grupo considera, pues, que sería más oportuno mantener una estructuración anual de doce meses y comprometerse sobre todo a respetar los plazos, lo cual no siempre sucede hoy.

Conviene estar atentos también al hecho de que muchos de los ambiciosos objetivos anunciados por la Comisión Europea deben atenerse a las disposiciones presupuestarias en vigor. Tampoco hay que crear sin cesar estructuras inútiles. Pienso, por ejemplo, en la creación de nuevas agencias para resolver tal o cual problema. Da la impresión de que cuando no se consigue solucionar un problema se decide crear una agencia. Dicho esto, algunas agencias siguen a todas luces siendo eficaces, como la Agencia Europea de Medicamentos.

Pero antes de pensar en crear otras estructuras, hagamos balance de las estructuras existentes, si no, un día, puede suceder que nos propongan crear una nueva agencia para distribuir y controlar las agencias en cada Estado miembro. ¿Realmente debemos tener 27 agencias porque tengamos 27 Estados miembros? Los costes han de mantenerse dentro de lo razonable y ofrecer lo que nuestros amigos anglosajones denominan un satisfactorio value for money, es decir, una buena relación entre coste y beneficio.

El programa de trabajo de la Comisión hace hincapié asimismo en la importancia de los estudios de impacto y reitera su intención de crear una nueva entidad responsable del apoyo y el control cualitativo de estos últimos. El Parlamento estará atento a dichos estudios de impacto e insiste en la necesaria objetividad, a fin de que se realicen con la mayor transparencia.

Para mejorar la competitividad europea, velaremos por que se aligere cualquier forma de burocracia y se suprima cualquier legislación superflua. En este ámbito, es importante implicar más al Parlamento Europeo y mejorar la evaluación ex post de las medidas adoptadas.

Por esta razón, señor Presidente, nuestro Grupo estima que habría que reducir el número de iniciativas estratégicas para evitar el escollo de tener demasiadas; en efecto, se corre el riesgo de alejarse de un programa de trabajo concreto, lo cual podría perjudicar a la Unión Europea.

Nuestro Grupo se congratula, no obstante, de los seis ámbitos prioritarios definidos por la Comisión para el año 2007. No volveré sobre la enumeración de esos ámbitos prioritarios, pero quisiera insistir en algunos puntos, entre otros la cuestión energética. La creciente dependencia de la Unión Europea en materia energética es un elemento que ahora debemos integrar, máxime desde la avería que sufrimos la semana pasada. La Unión deberá buscar otros medios de reducir los efectos negativos derivados de la dependencia energética. Nuestro Grupo considera que la eficiencia energética, una mayor utilización de las energías renovables y un diálogo estructurado con los países productores y consumidores permitirán alcanzar este objetivo.

Algunos estudios indican que la Unión Europea podría crear un millón de puestos de trabajo directos e indirectos en el sector de la eficiencia energética. Así, la búsqueda de una mayor eficiencia no solo permitiría a la economía de la Unión Europea ahorrar sumas considerables, sino que también podría aportar una importante contribución a la competitividad y el empleo, objetivos clave de la agenda de Lisboa.

Pedimos también a la Comisión que siga desempeñando un papel motor en la lucha contra el calentamiento climático, que no solo tiene consecuencias en el plano estrictamente ambiental, sino también en el económico y el social. La Unión Europea deberá influir con todo su peso para imponer la utilización de determinados productos ecológicamente más eficientes.

Por otra parte, 2007 será el año de una nueva e importante etapa en el proceso histórico de ampliación de la Unión Europea, puesto que nuestros amigos búlgaros y rumanos se unirán a nosotros, y usted mismo, señor Presidente, acaba de decirnos que esta ampliación es el instrumento de paz más importante de los últimos cincuenta años.

Es esencial, pues, que estos ámbitos prioritarios se consideren otros tantos desafíos que superar, pero también es cuestión de comunicarse más con el conjunto de los ciudadanos europeos. Nuestro Grupo celebra, por lo demás, la iniciativa de la Comisión que hace de la comunicación uno de sus objetivos estratégicos.

Para concluir, señor Presidente, diré que llegados a mitad de la legislatura, tenemos casi ganas de decir: dejemos de hablar de programas, nuestros conciudadanos detestan las listas de promesas. Las consignas son: acción, más acción y todavía más acción. Señor Presidente, estamos dispuestos a apoyarle en esta andadura.

 
  
MPphoto
 
 

  Martin Schulz, en nombre del Grupo del PSE. (DE) Señor Presidente, Señorías, si ustedes leen con atención, como yo he hecho, el programa de la Comisión para 2007, dirán, con cierta satisfacción, que es un buen programa. Si todo eso se hace realidad, podremos sentirnos satisfechos, orgullosos y contentos.

Pero no obstante, al leerlo uno tiene la impresión de conocerlo, de haberlo leído antes. Pero dónde, me pregunté a mí mismo, así que busqué en mis archivos y encontré el programa legislativo y de trabajo para 2004. Ajá, lo sabía: ¡Era cierto que había leído todo eso antes!

Entonces llegué a la conclusión de que eso no es un argumento en contra del programa de 2007; sino todo lo contrario, es realmente una prueba de continuidad en las ideas que la Comisión está proponiéndonos hoy, y no hay nada malo en ello; no es una mala cosa, porque los objetivos establecidos en el programa de trabajo son buenos. Sí, efectivamente, el cambio climático es el desafío número uno; es indudable que la política enérgica tiene que ocupar un lugar central el año que viene.

Puesto que todos los que ostentan poder debajo de usted están presentes hoy aquí, señor Presidente de la Comisión, permítame decirle a usted y a ellos, hablando como padre, que la seguridad de los juguetes infantiles tiene una gran importancia, una importancia crucial. La supresión de los costes de itinerancia será una medida estupenda; dado que utilizo mucho el teléfono, le apoyo totalmente en eso. La reducción de la burocracia tiene una importancia vital si queremos hacer que la UE sea más eficiente. Todas estas cosas son importantes, y podría dirigirme a todos y cada uno de sus Comisarios y decirles: «¡Su cartera es la más importante de todas!»

No obstante, me pregunto por qué, cuando hacemos todas esas cosas buenas, acertadas e importantes, no llegamos a los ciudadanos. ¿Por qué ocurre que, a pesar de todas esas cosas, los ciudadanos no están entusiasmados con el proyecto europeo? Creo que he encontrado la explicación a eso. Durante años, los defensores acérrimos del libre mercado, entre ellos la Comisión, nos han estado diciendo que todo lo que se necesita es desregular, prescindir de las normas y los reglamentos y dejar que el mercado lo resuelva todo. Nos han estado diciendo que el mercado interior creará el dinamismo económico que necesitamos para crear empleo, para garantizar unos salarios que permitan vivir con seguridad, ¡pero la realidad es bien distinta! ¡Sí, venga, aplaudan!

Son ustedes, los defensores acérrimos del libre mercado, los que con la desregulación del mercado interior europeo, nos han permitido conseguir las cifras más altas de desempleo que Europa ha visto jamás; en eso ha quedado la realidad de este mercado interior.

(Aplausos)

Por eso, señor Presidente de la Comisión, una cosa que ha dicho usted en este debate, una cosa que ha dicho por primera vez en mucho tiempo, podría ser más importante que todo el programa de trabajo, y eso tan importante que ha dicho usted es que, sin solidaridad, sin responsabilidad social, el mercado interior no podrá existir. Si esa es la línea que la Comisión está siguiendo, si ese es el espíritu que motiva su programa de trabajo, entonces tienen ustedes nuestro apoyo.

El aplauso espontáneo del señor Poettering indica que es tan cristiano como social, y creo que su declaración es una de las más importantes que ha hecho en esta Cámara en mucho tiempo, y por esa razón el enfoque que han adoptado hoy es bueno.

(Interrupción: «¡CDU, no CSU!»)

Aunque estamos hablando de este programa de trabajo estratégico, quizás podría decir algo más al Presidente de la Comisión sobre su nueva Comisión, porque la Comisión que se sienta hoy aquí es antigua y a ella se sumarán dos nuevos Comisarios. He leído, señor Presidente de la Comisión, que quiere usted dar al candidato rumano el cargo de Comisario de Multilingüismo. Estoy seguro de que, a medida que progresen las audiencias, averiguaré más sobre lo que se entiende por eso, pero tengo que decir que me parece falto de contenido. La cartera de multilingüismo no es digna del señor Orban, como tampoco impone demandas suficientes a un Comisario, por lo que no entiendo por qué se le quiere dar una cartera tan poco voluminosa.

Supongo que refleja la opinión de que tenemos que proteger la diversidad de Europa, que tenemos que salvaguardar y apoyar el carácter multilingüe de la Unión Europea y que nos parece que eso es lo absolutamente correcto, ¿así que por qué no crear una cartera adecuada para él?

Algo que esta Cámara tiene que debatir una y otra vez en las últimas sesiones plenarias son las amenazas a las que se enfrentan las minorías en la Unión Europea, entre ellas el creciente riesgo de extremismo, sobre todo de extrema derecha, porque la xenofobia y el antisemitismo, porque las minorías, incluso en la Unión Europea, están cada vez más amenazadas, atacadas y necesitadas de protección. Las minorías y, por ejemplo, sus lenguas, son una señal de la diversidad que hace a Europa tan fuerte.

Por ese motivo les recomiendo que reflexionen sobre la ampliación de esta cartera y la inclusión en ella no solo del multilingüismo, sino también de la protección de las minorías en general. Eso dejaría totalmente claro lo que pretenden conseguir con ello, y entonces –o así lo imagino– podrían obtener un apoyo aún mayor a esa propuesta en esta Cámara.

Hablando en términos generales, me hubiera gustado contar con la Presidencia del Consejo para que tomara nota del programa de trabajo estratégico de la Comisión, porque muchas de las cosas que el Presidente de la Comisión ha venido a plantearnos aquí con sus Comisarios pueden conseguirse solo si los hombres y las mujeres de los distintos Gobiernos de la UE, a los que representa el Consejo, ponen en práctica las cosas que la Comisión propone y que nosotros promulgamos. Su ausencia en este debate es sintomática de su actitud hacia esta Unión Europea.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Silvana Koch-Mehrin, en nombre del Grupo ALDE. (DE) Señor Presidente, señores Comisarios, los investigadores del tiempo averiguaron la semana pasada que la segunda mitad de la vida transcurre mucho más deprisa que la primera, y eso que ocurre con la vida ocurre también con las legislaturas, así que puesto que a su Comisión no le queda mucho tiempo, tiene que ser más ambiciosa en la manera de enfocar su trabajo. En cuanto al programa de trabajo, esto significa que tendría que haber sido el preludio de un esfuerzo final por alcanzar una elevada y prometedora velocidad. ¿Pero puede decirse eso del documento que hoy nos ocupa? Los liberales y demócratas opinamos que no, porque no hay en él nada de eso.

Permítanme que empiece hablando sobre las cosas buenas que hemos encontrado en su programa, como la orientación hacia una reducción de la burocracia, la evaluación de los costes que supondrá la legislación, la simplificación; en otras palabras, el hincapié que se hace en legislar mejor –y ciertamente menos; esa es una buena aspiración y en ese sentido tienen todo nuestro apoyo. Lo que quiero decir en beneficio de aquellos que temen que la UE se convierta en una economía de mercado neoliberal y completamente desregulada –y al decir esto, destaco también al aplauso espontáneo del señor Poettering por lo que ha dicho el señor Schulz como ejemplo de lo que es la Gran Coalición– es que los que piensan que la UE es una economía de mercado neoliberal, probablemente piensen también que Cuba es una democracia.

Ahora mi segundo comentario: han dado ustedes prioridad a la comunicación con los ciudadanos, y eso nos parece también correcto; celebramos que lo hagan porque, si la UE pierde su apoyo y no logra construir una Europa de los ciudadanos, no conseguirá tampoco nada digno de mención. La UE necesita a los ciudadanos como interlocutores constantes, porque en ellos se sustentará una Unión Europea única.

Si me permiten pasar a la estructura del documento –y el señor Schulz debería leerlo con más atención–, este se diferencia sustancialmente del documento del año pasado en el sentido de que ahora se ve con claridad cómo encajan el texto y su anexo, cosa que no ocurría el año pasado y que motivó nuestras críticas. Les pedimos en aquella ocasión que establecieran una clara conexión entre ambos, cosa que han conseguido hacer y por la que les damos las gracias. Incluso especifican el fundamento jurídico de cada una de las iniciativas legislativas y eso también supone una gran diferencia. Además, explican esos fundamentos y eso hace que todo sea mucho más manejable. ¿Pero por qué no se indican también los actos jurídicos vigentes, los que continuarán en 2007? ¿Por qué no deja la estructura aún más claro qué es legislación y qué no lo es? ¿Por qué, entonces, están cambiando –en esencia– el panorama?

Permítanme que añada algo sobre el tema del multilingüismo. He escuchado en esta Cámara especulaciones –señor Barroso– en el sentido de que esa era su sutil forma de sugerir la posibilidad de que hubiese demasiados comisarios, y que esta cartera pretendía demostrarlo de una forma, por así decirlo, simbólica.

En este debate, mis colegas hablarán sobre distintos ámbitos de la política, energía, cambio climático y política jurídica entre otros, pero quiero aprovechar la oportunidad para darles una idea de la repercusión general que su programa ha tenido en nuestro Grupo. Decididamente nos vemos obligados a acompañarles en su trabajo con un espíritu de crítica constructiva y eso, por supuesto, significa cooperar con ustedes, pero haciendo hincapié en la crítica constructiva.

A nosotros este programa nos parece un rompecabezas formado por muchas piezas distintas, que en realidad no encajan unas con otras para formar un gran cuadro. No hemos podido encontrar en él directrices políticas claras, ni respuestas; ni siquiera intentos de responder a las grandes preguntas a las que se enfrenta la UE en relación con la ampliación y el Tratado constitucional. Tampoco podemos entender por qué no se dice ni una sola palabra en todo el documento sobre ayuda humanitaria y ayuda al desarrollo, ámbitos en que la UE es el mayor contribuyente del mundo. ¿Por qué no se mencionan? Aunque su Comisión no ha conseguido mucho –por decirlo suavemente– en cuanto a la realización del mercado interior, ustedes siguen empeñados en avanzar por el mismo camino, sin que podamos ver indicios de un enfoque holístico e integrador.

Se menciona también la innovación, que es importante para Europa y que constituye el núcleo de la Estrategia de Lisboa, pero solo de pasada y con referencia al Instituto Europeo de Tecnología y al Séptimo Programa Marco de Investigación. Nuestra opinión es que lo que necesita sobre todo la innovación es libertad y unas condiciones favorables, en lugar de instituciones y más medidas de apoyo, que tienden a llevarnos en la dirección incorrecta.

El programa de este año, de hecho, no tiene título. ¿Por qué no? Da la impresión de que no solo son difíciles de encajar las piezas del rompecabezas, sino que posiblemente falten algunas de ellas.

 
  
MPphoto
 
 

  Pierre Jonckheer, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (FR) Señor Presidente, señor Presidente de la Comisión, señoras y señores Comisarios, cuando redacté estas pocas líneas sobre su programa de trabajo, quería, en el poco tiempo de que dispongo, recordar el lema del proyecto de Tratado Constitucional, la «unidad en la diversidad», porque pienso que, en el contexto político internacional y europeo actual, necesitamos más unidad que diversidad en la Unión Europea. Necesitamos unidad, y a la Comisión en particular corresponde ser el estandarte, la abanderada, de esa unidad. Considero también que dada la actual debilidad del Consejo a causa de sus divisiones –pienso por ejemplo en el fracaso de la directiva sobre la ordenación del tiempo de trabajo−, no esperamos de la Comisión que anticipe las divisiones del Consejo, sino que no baje la guardia en las propuestas que debe presentarnos.

Cuando no se alcanzan los objetivos y no se cumplen las obligaciones autoimpuestas de producir resultados, no es cuestión de rebajar las aspiraciones o reducir los objetivos. Al contrario, hay que reclamar más medios y, en estas condiciones, pienso que tendrá usted el apoyo del Parlamento. Me refiero, en concreto, a algunos ámbitos que corresponden a prioridades estratégicas que nosotros compartimos, como por ejemplo el tema en el que mi Grupo probablemente ha trabajado más durante estos dos años y medio, es decir, el clima, la energía y el transporte. Hemos remitido a su departamento y a los departamentos de sus colegas los detalles de una estrategia política energética que nos permitiría alcanzar una tasa de emisión de CO2 y de gases de efecto invernadero del 30 % de aquí a 2020.

Señor Barroso, la Unión Europea debe cumplir los compromisos contraídos en el marco del Protocolo de Kyoto, pero actualmente no lo hace. Por esta razón, pensamos que hay que establecer mecanismos restrictivos, similares a los que ya conocemos en relación con la disciplina presupuestaria. Con esto quiero decir que la Unión Europea no solo debe contraer obligaciones en forma de resultados, sino también dotarse de medios suficientes. Por esta razón, pensamos que es preciso mejorar el sistema de comercio de emisiones y que lo coordine la Comisión, y que hace falta que el sistema debe permitir imponer sanciones a los Estados miembros que no respeten sus propios objetivos.

En el caso de las fuentes de energía renovables, pensamos que la Comisión debe proponer objetivos sectoriales y no solo objetivos generales. En el ámbito de la eficiencia energética, esperamos que la Comisión proponga una revisión de la Directiva de «edificios» para englobar el conjunto de los edificios. Como ha indicado la señora Grossetête, el sector de la construcción también genera actividad económica, como saben ustedes muy bien.

En este ámbito del clima, la energía y el transporte, debemos reducir, en otras palabras, las emisiones de gases, la dependencia de las importaciones de energía y los riesgos. Seguimos oponiéndonos a la energía nuclear debido a esta última preocupación. Finalmente, en Nairobi debemos preparar seriamente «Kyoto 2».

Quisiera citar otro ejemplo en el que ha de manifestarse la unidad europea: la necesidad imperativa de instaurar unas normas sociales mínimas comunes a escala europea. No podemos renunciar a este compromiso. Por esta razón, deseamos que la Comisión proponga una directiva marco sobre los servicios de interés general.

 
  
MPphoto
 
 

  Gabriele Zimmer, en nombre del Grupo GUE/NGL. (DE) Señor Presidente, aunque no tengo ninguna duda de que el personal de la Comisión, al preparar el plan de trabajo para 2007, hizo su trabajo con gran exactitud y precisión, tengo que decir que no me parece que las prioridades del trabajo previsto ni las tendencias que se ponen de manifiesto en el documento respondan realmente a las exigencias de nuestro tiempo.

Tienen que ver, más bien, con aspectos problemáticos de los que la UE es desde luego responsable, pero que transcienden claramente sus límites. Estoy pensando aquí en cuestiones prioritarias como son la pobreza, la exclusión social, el aumento de las desigualdades y divisiones en la sociedad o, de hecho, la comercialización de la vida social, la destrucción de la naturaleza y la cultura, el debilitamiento de la democracia, la represión, las guerras, la militarización o, hablando en términos más generales, la forma de abordar los problemas mundiales y el compromiso con la consecución de los objetivos de desarrollo del milenio, algo con lo que debemos tener especial cuidado, ya que la ONU ha vuelto a advertir que el número de seres humanos que padecen hambre sigue aumentando.

El hecho es que estos problemas y conflictos no ocupan el centro del programa de trabajo, ni la Comisión está centrando sus esfuerzos en ellos. Pese a las cosas buenas que tiene el programa de trabajo y que ciertamente apoyamos, creo que su puesta en práctica hará que estos problemas se agraven, porque lo que sigue siendo fundamental para los esfuerzos de la Comisión es la aplicación de la Estrategia de Lisboa, que tiene la competitividad como objetivo. Creo que eso hará que se agudicen los problemas sociales y económicos mundiales.

En todo ello no tiene cabida la cuestión de los modelos sociales, que hemos debatido durante tanto tiempo en esta Cámara. Al final, todo se reduce a que en el trabajo de la Comisión se necesita una mayor flexibilidad, y tengo que decir al señor Barroso que esa estrechez de miras no creo que permita que se haga realidad la dimensión social de la Unión Europea, como él ha anunciado.

Quiero referirme a un segundo ámbito prioritario. Se dice en el programa que lo que necesita la vida económica es más mercado interior y menos regulación, y se otorga prioridad a la creación y al desarrollo de un mercado interior europeo para los armamentos. Puede que sea una osadía por mi parte pedir que alguien me indique un solo déficit dentro de la Unión Europea que de verdad pueda remediar ese mercado interior europeo de las armas, fabricadas e introducidas de manera encubierta, y que además me diga quién ha autorizado en realidad a la Comisión para desarrollar un mercado así.

En el fondo, fue sobre todo por algo así por lo que fracasó y fue rechazado el proyecto de Constitución. Esto me parece irresponsable, y creo que se necesitan urgentemente algunos cambios si de verdad se quiere formular una política en la Unión Europea, en lugar de limitarnos a gritar eslóganes por todas partes. Esos cambios tienen que hacer que los ciudadanos puedan identificarse mucho más estrechamente con la Unión Europea.

Las declaraciones generales sobre la preocupación de los ciudadanos por el desmantelamiento de los servicios sociales no nos sirven de nada: tenemos que actuar para frenarlo. Lo que los ciudadanos necesitan son proyectos e iniciativas reales; por eso tenemos que resolver los verdaderos problemas. Pero sí que hay alternativas y creo que se pueden resumir en tres proyectos: hacer a la UE democrática; hacerla sostenible desde un punto de vista social y medioambiental; y convertirla en una fuerza de paz, una fuerza que se comprometa a resolver los problemas mundiales por la vía democrática y con espíritu de solidaridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley, en nombre del Grupo UEN. – (EN) Señor Presidente, me gustaría dar la bienvenida a la Cámara al Presidente Barroso y a los miembros de la Comisión.

Al escuchar las intervenciones y observaciones anteriores, inmediatamente me han llamado la atención dos cuestiones. En primer lugar, ¿desde cuándo es pecado ser radical? ¿Cuándo se ordenó que no intentáramos crear algo nuevo y distinto y que cuando viéramos errores no intentáramos corregirlos? En particular, el hecho de vivir en un mundo que cambia tan rápidamente debido a la innovación y a la tecnología exige una respuesta más rápida por parte de la Unión Europea para garantizar la defensa óptima de los intereses de todos los ciudadanos de la UE.

En segundo lugar, naturalmente va a haber cuestiones que se prorroguen de un año para otro, sobre las que hay que llegar a acuerdos. Esto ya lo hemos visto al tratar la Directiva de Servicios durante los últimos seis años, con la que incluso ahora seguimos estando en segunda lectura. Tendremos que tratar muchas más cuestiones como esa.

Sin embargo, me gustaría realizar tres observaciones. En primer lugar, con respecto a la Agenda de Lisboa, todavía faltan muchas cosas desde el punto de vista del marco legislativo necesario que es preciso establecer para hacer de Lisboa una realidad. Hablamos mucho de todo el ámbito de la innovación, la investigación y el desarrollo, pero todavía faltan medidas legislativas concretas para proteger el diseño, las patentes y los derechos de autor y para permitir inversiones adecuadas en investigación y desarrollo en términos financieros.

He hablado en múltiples ocasiones en esta Asamblea del Instituto Europeo de Tecnología y del espectacular avance y foco de excelencia que representaría. No obstante, este es el lado positivo de las cosas, y parece que estamos retrocediendo en otros ámbitos.

La Comisión habla de un sistema fiscal armonizado, pero en los casos en los que se ha producido una imposición armonizada ha sido en contra de la sana competencia, el crecimiento económico y el aumento del empleo. La competencia fiscal en el seno de la Unión Europea ha sido saludable para el crecimiento y beneficiosa y útil. Sin duda, tiene que haber igualdad de condiciones con respecto a las ayudas estatales y otros ámbitos similares, y con esto ya contamos. Podemos controlar a los Estados miembros, y con mucha razón, cuando van más allá de lo permitido en cuanto a la ayuda a las industrias o a la creación de empleo. No obstante, la fiscalidad es una cuestión de interés exclusivamente nacional. Es una cuestión que todavía requiere un acuerdo unánime, y creo que nos corresponde a nosotros ponernos en pie y afirmar que las bases jurídicas de los Tratados no permiten que la Comisión presente una propuesta de armonización fiscal. No permiten obligar a los países a aumentar los impuestos y no permiten obligarles a reducirlos.

Por último, la PESC ha sido uno de los éxitos clave de la Unión Europea. Por ejemplo, en Kosovo, África y otros casos habidos en todo el mundo, en los que la Unión Europea ha respondido de manera positiva enviando tropas de mantenimiento de la paz y fuerzas policiales y promoviendo otras medidas constructivas sobre el terreno. Debemos seguir ampliando y extendiendo ese papel.

 
  
MPphoto
 
 

  Jens-Peter Bonde , en nombre del Grupo IND/DEM.(DA) Señor Presidente, señor Presidente de la Comisión, menos mal que los Comisarios no tienen derecho a votar. Si lo tuvieran, podrían votar enseguida contra nosotros en esta Cámara. Es también una buena cosa que la Comisión esté proponiendo una mayor coordinación voluntaria con sus comunicaciones y no con normas vinculantes, pero me temo que el carácter obligatorio vendrá, más bien, del Tribunal Europeo de Justicia y del propio uso que la Comisión haga de las normas que regulan la competencia y la ayuda estatal. Eso es lo que ha hecho la Comisión, por ejemplo, con su comunicación sobre derechos musicales. El Parlamento había adoptado una posición, que a la Comisión no le gustaba. Posteriormente, la Comisión abordó asuntos relacionados con el abuso de monopolios y aprobó una comunicación en lugar de unas normas que posiblemente no se habrían aprobado nunca. El Parlamento Europeo y los Parlamentos nacionales deben exigir que se les remitan todos los proyectos de comunicaciones. De esa forma, podremos hacerles saber si queremos tener normas vinculantes o un cóctel de comunicaciones y de sentencias del Tribunal de Justicia Europeo.

Quiero elogiar a la Comisión por haber enviado, todas las semanas desde el 15 de septiembre, propuestas a los Estados miembros para someterlas a la prueba de proximidad y necesidad. Pero que yo sepa, los Parlamentos no han respondido ni una vez. ¿Cómo pueden ser tan vagos los representantes de los ciudadanos? El lunes y el martes, los Parlamentos nacionales se reunirán para celebrar la COSAC en Helsinki y no se debe perder esa oportunidad para poner cierto orden en la jungla de leyes que salen de Bruselas. Proponemos que las comisiones especializadas y las Comisiones de Asuntos Europeos codifiquen en color todas las propuestas: negro, si el Parlamento nacional quiere leyes comunitarias vinculantes; verde, si se quieren unas disposiciones mínimas con la posibilidad de mejorar la protección del bienestar, la salud, el medio ambiente, el lugar de trabajo, la seguridad, la protección del consumidor y el bienestar animal; amarillo, si se desea simplemente una coordinación voluntaria en lugar de leyes vinculantes; y rojo, si la UE debe quedarse completamente al margen de ese asunto. Con un código de colores como ese, sería muy fácil para la Comisión saber con un simple vistazo lo que se quiere. Así se podría obtener una cooperación europea ascendente, en lugar del centralismo que impera hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Frank Vanhecke (NI).(NL) Señor Presidente, deduzco del programa de trabajo que la Comisión –y cito textualmente– quiere escuchar más a los ciudadanos para implicarles más en el proceso político. Como podría haber dicho el humorista neerlandés Wim Sonneveld: nou breekt m'n klomp, «¡esto es el colmo!», o algo muy parecido. Puede que tenga que recordar a la Comisión que los ciudadanos europeos a los que se refiere tienen ya formadas perfectamente bien sus opiniones, por ejemplo sobre la llamada Constitución europea, rechazada en los referendos celebrados en los Países Bajos y Francia. A pesar de todo, la Comisión ha insistido hace solo unas semanas en que el espíritu de esta Constitución debe permanecer intacto, piensen lo que piensen los ciudadanos. Escuchen lo que acabo de decir sobre la participación de los ciudadanos pero, hagan lo que hagan, no me juzguen por mis acciones.

Curiosamente, no se hace ninguna referencia en el documento a la recogida de un millón de firmas de ciudadanos europeos en contra del circo ambulante que es el Parlamento Europeo y que tantos millones nos cuesta. Ya sé que, en términos estrictos, debería ser el Consejo a quien se le sermonease con esto, pero la Comisión –que en cualquier caso interfiere en Dios sabe qué y cuyo propio presupuesto, además, se ve vapuleado año tras año por el Tribunal de Cuentas– podría haber enviado una señal de que los ciudadanos europeos están cansados de eurócratas que derrochan el dinero y disfrutan de privilegios. No debemos seguir callados ante esto.

También hay que considerar a la opinión pública. Es indiscutible que los ciudadanos europeos rechazan en masa las negociaciones de adhesión con Turquía –que no es un país europeo–, pese a lo cual esas negociaciones simplemente continuarán, sin lugar a dudas, incluso hasta más allá de diciembre. Lo cual demuestra, en realidad, que el llamado «final abierto» de las negociaciones no es más que una bobada y que la eurocracia, incluida la Comisión, decidió hace mucho tiempo imponer a la fuerza y a toda costa la adhesión de Turquía a esos ciudadanos europeos a los que han escuchado tan bien, o eso dicen.

Quiero terminar con un último comentario sobre una cuestión importante, la llamada inmigración económica y la idea de que es preciso atraer a nuevos inmigrantes que, si dependiera de la Comisión, no serían solo desde luego un puñado de personas con un elevado nivel de educación. Esta visión acaba de ser confirmada por el propio Presidente de la Comisión. La absurdez de la idea de que la inmigración masiva de no europeos es económicamente rentable para paliar los efectos de la situación demográfica en Europa, ya se ha demostrado antes.

La inmigración que hemos experimentado de primera mano es la inmigración de personas que no saben leer ni escribir, y encima con religiones y culturas que no se pueden asimilar. Hablando claro, estamos importando más desempleo, más desarraigo, por no hablar de sus efectos, como delincuencia, zonas deprimidas y un apartheid de facto. Todo ello tiene también un enorme coste económico.

Por esos y muchos otros motivos, concluyo que no podemos hacer nada más que expresar nuestro rechazo a este programa de trabajo tan lleno de tópicos y de buenas intenciones que no pueden cumplirse y en el que se ignoran totalmente los verdaderos problemas de los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Barroso, Presidente de la Comisión. (FR) Señor Presidente, en primer lugar quisiera dar las gracias a sus Señorías por sus comentarios, que confirman que se trata de un programa más político, como ha reconocido la señora Grossetête, a quien agradezco su apoyo general al programa. Nuestro objetivo es, en efecto, unirnos a las demás instituciones, en especial el Parlamento, en abordar mejor las prioridades cada año y situarlas en el contexto del esfuerzo global de Europa.

Por lo que respecta a las preguntas concretas, como no puedo responder a todas, responderé al menos a las que me parecen especialmente importantes, comenzando por el principio de anualidad. Dicho principio no se pone en entredicho, ni mucho menos. Establecemos muy claramente las 21 iniciativas estratégicas para el año próximo, comprometiéndonos a no retirar ninguna de ellas en el camino. Pero al mismo tiempo ofrecemos al Parlamento y a las demás instituciones la posibilidad de conocer, en el curso de los seis meses siguientes, lo que estamos incluyendo en nuestro programa y sacar sus conclusiones con antelación si el trabajo está listo.

Este es un buen ejemplo de combinación de flexibilidad y seguridad. Seguros de conocer lo que podrá hacerse en el curso del año siguiente, tienen ustedes una mayor flexibilidad que, a su vez, significa que el Parlamento puede hacer un trabajo mejor en la elaboración de su programa. Es el fin que buscamos y espero que responda también a las necesidades desde el punto de vista de su trabajo.

El señor Schulz ha reconocido que había visto ya algunos elementos en otros programas. Es cierto, hay una continuidad. Queremos mantener una línea coherente. El trabajo realizado por la Comisión y por las instituciones europeas no puede consistir en reinventar la rueda cada año. Un gran pensador de mi país dijo que cuando se dice la verdad, no se puede ser original todos los días. Hay algo de cierto en ello. Nos adherimos a esos objetivos. Hay que insistir y demostrar una gran determinación. Gran parte de esos objetivos no dependen solamente de la Comisión y del Parlamento. Dependen también de los Estados miembros. Por esa razón debemos mantener la coherencia en el tiempo, a favor de una Europa más competitiva, pero también más solidaria, una Europa más resuelta a escala mundial. Y, a este respecto, en efecto, hay una línea de continuidad, que volvemos a encontrar en la fórmula «Unidad en la diversidad», a la que se han remitido el señor Jonckheer y otros diputados.

Para responder concretamente a la pregunta del señor Schulz le diría, como ya he dicho al señor Orban, que mi idea es, en efecto, que el Comisario designado por Rumanía se encargue no solo del multilingüismo, sino también del interculturalismo en Europa, complementando de este modo lo que hace, bajo mi dirección, la Oficina de Consejeros de Política Europea (OCPA), que organiza reuniones sobre este tema. Es también lo que hace el Comisario Figel' en materia de educación y cultura.

Por tanto, tan pronto las instituciones ratifiquen su nombramiento, el señor Orban se encargará del multilingüismo, que es un tema muy importante para Europa. No es en absoluto una cartera de «segunda clase». Cuando se toma conciencia del número de lenguas que se usan en la UE, y si queremos respetar realmente la diversidad en la UE, una política en materia de multilingüismo pero también de interculturalismo parece cada vez más necesaria. Hay que instaurar un diálogo entre las distintas culturas y trabajar por la integración de las distintas comunidades, sin descuidar por supuesto las comunidades minoritarias de la UE.

Por tanto, creo que se confiará al señor Orban, una vez aprobada su candidatura, una cartera de primerísima importancia.

En cuanto a la cuestión planteada por la señora Koch-Mehrin, me quedo sobre todo con el punto en que nuestro acuerdo es mayor, a saber, la lucha por menos burocracia y más eficacia. No se trata de una mera declaración de intenciones. En la reunión de la Comisión que ha tenido lugar hoy mismo, hemos aprobado una reducción de las obligaciones estadísticas de las pequeñas y medianas empresas de Europa: en vez de pedirles a todas que presenten las declaraciones previstas con fines estadísticos, solicitaremos la información por muestreo y nos limitaremos a pedir únicamente una parte de la información que esta disponible por otra vía. Creo que es una medida concreta para aligerar la carga administrativa de las empresas, en especial las pequeñas y medianas empresas.

Estudiaremos, por supuesto, las propuestas para la lucha contra el cambio climático que ha presentado el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea por boca del señor Jonckheer. Estén seguros de que tenemos un gran empeño en mantener nuestro liderazgo mundial en este tema, y en la Comisión Europea nos hemos comprometido, en particular, a reforzar el sistema de comercio de emisiones, a dar más importancia a las energías renovables y a trabajar por alcanzar unos niveles más altos de eficiencia energética. Quizás habrá algunas diferencias en términos de objetivos concretos, pero creo que existe una convergencia de puntos de vista entre nuestras instituciones en cuanto al sentido de la acción que es preciso llevar a cabo y la ambición subyacente.

Por lo que respecta a la cuestión del cambio climático, quiero decirles que consideramos que está estrechamente relacionada con el tema de la energía. En este ámbito vemos cómo aparecen los firmes contornos de un posible acomodo entre las preocupaciones de aquellos que, como ustedes, tienen una ambición mayor desde el punto de vista ambiental y aquellos que tienen una ambición mayor por lo que respecta a la competitividad. Ambos no se excluyen, al contrario. Hay aquí una posibilidad económica extraordinaria para la Europa de mañana.

Del mismo modo, pienso que tenemos que aprovechar una oportunidad desde el punto de vista de la innovación. Agradezco especialmente a este respecto al señor Crowley su apoyo al Instituto Europeo de Tecnología. Pienso que Europa tiene aquí las canteras del futuro. Cada vez más, los trabajos que se imponen son la lucha contra el cambio climático, la lucha por una política energética coherente y la lucha por una Europa más competitiva, pero también una Europa respaldada por una economía sostenible y solidaria, lo que supone, por supuesto, una mayor inversión en innovación.

Para concluir, trataré de responder a la pregunta que me ha formulado la señora Koch-Mehrin, que quiere saber cuál es el hilo conductor, dónde reside la coherencia. A primera vista, es difícil percibir la coherencia entre ámbitos tan diversificados. Pero ese punto común reside en el objetivo de preparar a la Unión para la era de la globalización, hacer frente a la globalización, no padecerla, no verla como el fin de Europa, sino al contrario, tener la valentía de afirmar nuestros valores y nuestros intereses contribuyendo, con nuestra doctrina, con nuestros valores democráticos, nuestros valores de libertad y nuestros valores de solidaridad a modelar esa globalización, a modelar el futuro en el siglo XXI. Ahí reside el hilo conductor que enlaza los ámbitos de la innovación, la energía y el cambio climático con los ámbitos de la justicia y los asuntos de interior, pero también con la innovación y la educación. Este es nuestro programa.

 
  
  

- Crecimiento - Empleo - Competitividad

 
  
MPphoto
 
 

  Ria Oomen-Ruijten, en nombre del Grupo del PPE-DE. (NL) Señor Presidente, yo también aprecio enormemente la declaración política del Presidente de la Comisión, el señor Barroso, y celebro que ahora entienda el neerlandés. Puede entender el neerlandés. El Presidente de la Comisión entiende el neerlandés. Quiero hacer cinco comentarios con respecto a la declaración.

Me complace su comentario de que Europa es algo más que solo un mercado. Pero cuando se dice una cosa así, hay que cumplirla también. Eso significa para nosotros –e incluiremos esta petición en la resolución– que tiene usted que explicar cuáles son las consecuencias del mercado interior para los ciudadanos europeos. Una vez explicadas esas consecuencias, podrán recibir la respuesta adecuada.

Quiero hacer un segundo comentario a modo de prioridad. La conciliación del trabajo y la familia, la incorporación de un mayor número de personas a este mercado laboral, es también una de las prioridades en el proceso de Lisboa. Nos gustaría ver más acción en este terreno.

Tercero, está pendiente de publicarse un Libro Verde sobre legislación laboral. Lo hemos visto anunciado desde hace mucho tiempo, ¿pero cuándo se publicará exactamente?

Cuarto, el Presidente Barroso ha mencionado la necesidad de atraer inmigración. Cuando escucho eso, me pregunto cómo debo justificarlo ante los colegas de Polonia, Bulgaria y Rumanía que se dirigirán a nosotros en breve, países donde esa libre circulación de trabajadores ni siquiera ha comenzado todavía. Agradecería una respuesta al respecto.

Quinto, le pido al Comisario de Asuntos Sociales que preste una mayor atención a todos los temas que siguen pendientes en el Consejo, como el registro de trabajadores o la legislación que regulará las horas de trabajo, pero también la movilidad de las pensiones, que sé que plantea graves problemas y en la que se está haciendo actualmente una serie de mejoras, también desde la propia Comisión. Nosotros, como Grupo representado en el Parlamento Europeo, celebramos poder seguir debatiendo con ustedes estas cuestiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Swoboda, en nombre del Grupo del PSE.(DE) Señor Presidente, hemos tomado nota de lo que tenía que decir el Presidente de la Comisión sobre el nuevo Comisario, señor Orban. Quiero decirles que sigue haciendo falta un buen número de aclaraciones, sobre todo en consulta con el Comisario Figel’, entre otras cosas respecto a la cuestión de quién debe ser responsable del diálogo entre culturas y religiones. Debe decirse también que este tipo de expansión ayuda a satisfacer las expectativas de socialdemócratas como nosotros.

En segundo lugar, y siguiendo con el mismo tema, preguntaremos, por supuesto, a los nuevos Comisarios por su compromiso con el programa para una Europa social y con la solidaridad, a la que ustedes han hecho referencia. Puesto que la Comisión es un órgano colegiado, preguntaremos a todos los nuevos Comisarios por su compromiso real con esa Europa social.

Tercero, señor Presidente de la Comisión, hay crecimiento y seguridad social; ha hecho usted bien en describir eso como un programa político, y es cierto que se han dado pasos importantes en esa dirección, pero permítanme que les ofrezca dos ejemplos de aspectos que pensamos que tienen necesidad de progreso. El sector energético, por ejemplo –aunque me parece que el Comisario Piebalgs no está aquí– es un factor importante para el crecimiento y la creación de empleo, pero cuando un Jefe de Gobierno pregunta cómo se supone que vamos a aplicar una política energética común europea cuando todo se orienta a la liberalización y a nada más, ahí es cuando la Comisión tiene que establecer un marco político para una política energética europea.

Si me permiten pasar a las redes transeuropeas, se ha hecho referencia indirecta hoy aquí a que en un tiempo estuvieron ustedes muy a favor de utilizar medidas adoptadas por los respectivos países como forma de presionar con coordinación, y es ese papel de coordinación el que les pido que asuman. Insisto una vez más en que creemos que la solidaridad es el objetivo principal de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Lena Ek, en nombre del Grupo ALDE. (SV) Señor Presidente, Comisión, colegas diputados, Señorías, pretendo dedicar mi intervención a tres elementos del programa de trabajo de la Comisión, que son la competitividad mundial, el crecimiento respetuoso con el medio ambiente y la energía. Estas tres cuestiones son dimensiones cruciales de una Europa competitiva.

Primero, entonces, la competitividad mundial. El futuro de Europa está en competir en la vanguardia de la investigación con calidad y capacitación. Solo así podremos conservar el modelo europeo. El Séptimo Programa Marco es, por tanto, el documento más importante sobre política industrial desde hace muchos años. Lamento tener que decir que este programa de trabajo carece, en cierto modo, de empuje. Es bueno e importante dedicarse a explorar el espacio, ¿pero cuáles son las ambiciones en relación con la industria médica? ¿Por qué se menciona la TI solo en el contexto de los delitos relacionados con la TI? Si tuviera que manifestar un deseo, sería tener un plan estratégico más cohesivo que nos permita competir en el siglo XXI.

Segundo, el medio ambiente y el crecimiento. Con demasiada frecuencia, cuando se presentan documentos como este, se tiene la sensación de que el medio ambiente y el crecimiento son, por alguna razón, mutuamente opuestos. Estoy convencida de que eso no tiene que ser así, como creo que se demuestra con el trabajo de REACH. En las próximas décadas, el mundo se verá obligado a hacer algo con respecto a la cuestión climática. Harán falta nuevas tecnologías para ahorrar energía, nuevas tecnologías para que los coches anden, etc. Habrá un mercado enorme para la tecnología respetuosa con el medio ambiente y para los productos eficientes en energía. Ahí es donde deben estar nuestras empresas europeas. Por tanto, deseo que el año que viene la Comisión pueda dedicar más energía al desarrollo del crecimiento orientado al medio ambiente.

Tercero, la energía. La competitividad de Europa se mantiene o disminuye dependiendo de que tenga o no un suministro de energía seguro y económicamente viable.

Es más fácil defender unos principios que aplicarlos, pero espero que la Comisión consiga esto último en lo que se refiere a la competitividad mundial, el crecimiento respetuoso con el medio ambiente y un suministro de energía seguro y sostenible.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean Lambert, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (EN) Señor Presidente, quisiera señalar al Comisario que vamos a tener que seguir hablando de antiguos y nuevos Estados miembros mientras sigamos teniendo los períodos de transición a los que se ha referido mi colega, la señora Oomen-Ruijten.

No obstante, también me ha complacido que el señor Barroso hablara de cómo tratar a empresarios sin escrúpulos. Supongo que se refiere a los empresarios que tienen a los trabajadores en condiciones rayanas en la esclavitud, les pagan muy mal y los explotan, y esto no solo se aplica, naturalmente, a aquellos que contratan a nacionales de terceros países, sino también a nacionales de la Unión Europea, como hemos escuchado recientemente. Asumo que esa medida formará parte del aumento de la calidad del empleo, de la que hemos hablado con frecuencia, eliminando el empleo de mala calidad y mal pagado, y espero que eso se mencione de manera más explícita en el programa de la Comisión.

Como han dicho otros oradores, nos complace mucho ver asimismo esta mención reiterada del desarrollo sostenible y la vinculación con el cambio climático, cosa que hemos defendido durante mucho tiempo, y estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho la señora Ek sobre el crecimiento impulsado por la ecología. Por ello, esperamos el plan de acción sobre producción y consumo sostenibles el año que viene, que suponemos será un paso adelante desde el punto de vista de la ecoeficiencia y de la definición de cómo vamos a desvincular el crecimiento del daño ambiental.

También esperamos el documento de inventario de la realidad social, que es muy importante con respecto a los indicadores comparativos de bienestar. Asumimos que esto incluirá factores ambientales, pues sabemos que las personas más pobres viven a menudo en los entornos y viviendas más pobres y degradados, con los efectos que esto tiene en la salud mental.

Preferiríamos contar con una directiva marco de servicios sociales, pero veremos si las propuestas presentadas también tienen en cuenta los efectos de la legislación europea vigente sobre el futuro de los servicios.

Por último, nos habría complacido algo que partiera de la estrategia de desarrollo sostenible con respecto a la cuestión de la formación selectiva en profesiones que ayuden a cumplir los requisitos para combatir el cambio climático. Si no se pueden colocar paneles solares y no se pueden reparar los sistemas de energía, no se cumplirán los objetivos de lucha contra cambio climático.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo, en nombre del Grupo GUE/NGL.(PT) Señor Presidente, al leer el programa legislativo y al escuchar la presentación del trabajo de la Comisión para 2007, no podemos más que concluir que estamos ante más de lo mismo; más del mismo neoliberalismo, que está cercenando los derechos sociales y laborales, que está haciendo el trabajo más inestable, que está volviendo a los viejos métodos de explotación, que está promoviendo la liberalización de los servicios, incluidos los servicios públicos, dejando a todos claras las intenciones de la llamada Estrategia de Lisboa.

En nombre de la flexibilidad, de la realización del mercado interior y de la globalización, se están destruyendo los vínculos contractuales y existe el peligro de más deslocalizaciones de multinacionales, como en el caso de GM Opel en Azambuja, Johnson Controls en Nelas y Portalegre, y Lear en Valongo, por citar algunos de los casos más graves que en este momento amenazan a miles de trabajadores portugueses, cuyo desempleo es ya muy elevado después de los despidos que se han producido en los sectores textil, de moda y calzado.

Son esos mismos trabajadores desempleados los que ahora están a merced de las empresas de trabajo temporal y de otros empleadores sin escrúpulos, como en los casos recientes que hemos conocido a través de los medios de comunicación de trabajadores portugueses, sin alimentos y sin salarios, en el sur de los Países Bajos. ¿Es esta la responsabilidad social de las empresas? Pero, al mismo tiempo, en nombre de la moneda única y de la estabilidad de los precios, el Banco Central Europeo impone cada cierto tiempo aumentos de los tipos de interés y los gobernantes usan el Pacto de Estabilidad para cercenar la producción, entorpecer el desarrollo social, debilitar a las pequeñas y medianas empresas y crear una cultura favorable a la vergonzosa explotación de los trabajadores, sean emigrantes o inmigrantes, y de sus familias.

Lo que se impone, pues, es una ruptura con estas políticas neoliberales. Es hora de dar prioridad a políticas de desarrollo social y bienestar y quiero pedir solidaridad con los trabajadores portugueses hambrientos y explotados como los del sur de los Países Bajos cuyo caso se acaba de conocer.

 
  
MPphoto
 
 

  Konrad Szymański, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, la integración europea es solo una parte de la solución a la cuestión del crecimiento económico en Europa. Los propios Estados miembros, con sus decisiones en materia de finanzas públicas y reforma económica, tienen un papel clave que representar aquí.

En este sentido, tenemos muchos ejemplos de buenas prácticas. El éxito de las reformas nacionales en algunos países ha permitido absorber rápidamente la ampliación en 2004 y adoptar los principios del mercado común en todos los ámbitos. El éxito de países como Irlanda, Finlandia, los Países Bajos o Gran Bretaña ha permitido a esos países contemplar con mayor tranquilidad la competencia mundial.

Por otra parte, un modelo social basado en horarios laborales rígidos y reducidos y en evitar la competencia no solo a escala mundial, sino también en el mercado común, es el camino seguro para acabar con una crisis social y económica.

Esta alineación política y económica de fuerzas dentro de Europa me suscita serias dudas sobre si el tan cacareado Tratado constitucional es una buena solución a nuestros problemas económicos. Dará a los países menos proclives a resolver sus problemas internos una mayor influencia en los asuntos de la UE. Perderemos el equilibrio entre diferentes modelos y se restringirá la competencia entre sistemas. Este diagnóstico de la alineación de fuerzas se produce como resultado de los debates sobre servicios, horas de trabajo y delegación de trabajadores. Hablando en términos figurativos, me preocupa un tratado que, en lo que respecta a los aspectos legislativos y reguladores, nos dará menos Gran Bretaña y más Alemania y Francia.

De todas las actividades que la Comisión tiene previsto realizar en 2007, las más importantes para mí son las relacionadas con una mejor regulación. Es lamentable que una organización que durante 50 años ha defendido las cuatro libertades básicas consagradas en sus tratados, cueste hoy a las empresas 600 000 millones de euros al año. Y es todavía más lamentable que a pesar de los acuerdos alcanzados el año pasado, no se haya podido reducir la burocracia ni mejorar la legislación europea.

Espero que 2007 traiga avances en estos campos. Pero esos avances no se producirán si no podemos responder sinceramente a las preguntas sobre las razones de este fracaso en 2006. ¿Por qué encuentran resistencia las propuestas para simplificar, codificar y unificar la legislación europea? ¿Quién se resiste a ellas? ¿Dónde están los nudos gordianos que no hemos conseguido deshacer?

Me gustaría mucho recibir hoy una respuesta a estas preguntas.

 
  
MPphoto
 
 

  Nils Lundgren, en nombre del Grupo IND/DEM. (SV) Señor Presidente, la seguridad jurídica significa que el ejercicio del poder y la administración de justicia se pueden anticipar sobre la base de normas jurídicas. El programa legislativo y de trabajo para 2007 deja claro que la Comisión espera que se apruebe el proyecto de Constitución. Eso a pesar de haber sido rechazado por amplía mayoría en los Países Bajos y en Francia. La lucha entre el estamento político y los ciudadanos de Europa continúa imparable, pues.

El proyecto europeo ha tomado un camino peligroso. El Tribunal de Justicia Europeo perderá su legitimidad por la actitud arrogante que muestra hacia los Gobiernos elegidos por los ciudadanos en los Estados miembros. El Tribunal de Justicia es, en realidad, un poder autoproclamado en Europa. Decidió erigirse en defensor del principio de la separación de poderes incluso antes de la Cumbre de Amsterdam de 1998. Lo hizo sin ningún tipo de base democrática ni política. El Tribunal de Justicia ha dejado también claro a los tribunales nacionales que no pueden considerarse a sí mismos independientes, sino que representan el brazo largo del Tribunal de Justicia, a través del cual desarrolla su activismo judicial.

Por tanto, quiero pedir a los diputados de esta Cámara que piensen bien las cosas antes de que sea demasiado tarde. La UE no necesita más concentración de poder sin base democrática. La UE necesita competencia, no solo entre empresas en el mercado para crear mejores productos, sino entre países para proponer soluciones políticas acertadas a los problemas de hoy.

 
  
MPphoto
 
 

  Roger Helmer (NI). (EN) Señor Presidente, la Comisión revisará el funcionamiento del mercado único; ya iba siendo hora. Espero que la Comisión lea el informe del Conseil d’Analyse Economique, un poderosos comité económico del Gobierno francés presidido por el Primer Ministro, el señor De Villepin. Dicho informe afirma que «la integración económica se ha estancado y ya no promueve el crecimiento». Afirma que la creación del euro no ha producido los beneficios en cadena esperados. Y después se pone serio: «Estamos convencidos de que la situación que describimos es peligrosa». Afirma que los malos resultados económicos están alejando la inversión y perjudicando el empleo y la previsión social, y habla de un «agotamiento manifiesto de los procedimientos comunitarios, que amenaza con provocar un círculo vicioso que desmantelará el acervo comunitario».

Espero que la Comisión tome nota del cálculo de su propio Vicepresidente, el señor Verheugen, quien dice que los costes de la regulación excesiva en el mercado único ascienden a 600 000 millones de euros al año. Eso es casi cuatro veces más que la cifra calculada por la Comisión de los beneficios comerciales del mercado único.

En una reciente encuesta entre más de mil directores generales de empresas del Reino Unido, encargado por el instituto de estudios Open Europe, una clara mayoría piensa que la Unión Europea hace más mal que bien y que el Reino Unido debería renegociar su relación con Europa para conseguir algo más parecido a un acuerdo de libre comercio. La posición es muy clara: la cuota de Europa en el comercio mundial está reduciéndose a un ritmo muy rápido. La pertenencia está costando mucho más que las ventajas que ofrece. La regulación de la UE y el modelo social europeo están ocasionando enormes perjuicios económicos. La UE nos hace más pobres, menos democráticos y menos libres, y ya hemos tenido suficiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Paul Rübig (PPE-DE). (DE) Señor Presidente, Comisarios, Señorías, estoy convencido de que el señor Helmer defiende el mercado interior británico, que considera geográficamente limitado, sin querer por ello debilitar el principio de la economía de mercado.

Creo, señor Schulz, que posiblemente tengamos aquí un problema semántico. Para mí, el mercado significa atender las necesidades de los clientes y ofrecer una serie de servicios y productos que el público termina comprando. Así es como yo entiendo el mercado. Por eso creo que su intervención ha recibido tantos aplausos. No podemos diseñar el mercado único europeo y decidir lo que ofreceremos en él en el futuro sin tener en cuenta las necesidades del público.

Lo segundo –y eso es algo que me parece muy importante– es la cuestión energética. La energía –junto con la agricultura– va a ser una de las grandes cuestiones. Necesitaremos que se emprendan más iniciativas en el frente de las energías renovables y, en el frente de los alimentos –considerando la creciente prosperidad de China, la India y muchos otros países en todo el mundo– necesitaremos mucha energía para obtener alimentos nuevos y de una calidad relativamente alta. Consideramos que la apertura de los mercados en la escena internacional es una prioridad absoluta. Debemos crear nuevos mercados para nuestros agricultores y productores de alimentos en los que puedan vender sus productos en el futuro.

Pasando al debate sobre el CO2, quiero preguntar: ¿qué se supone que debemos hacer cuando un barril de crudo se vende en Rusia por 8 dólares –y también a nuestra industria pesada– mientras que aquí nos tenemos que pagar hasta 80 dólares y el comercio de emisiones significa también que tenemos que pagar el impuesto sobre el CO2, de forma que nuestra energía –y por tanto nuestras industrias de materias primas– está sujeta a una doble fiscalidad? ¿Cómo se supone, en ese caso, que debemos conservar los puestos de trabajo en Europa?

Se necesita urgentemente un debate sobre estas disparidades en el mercado y también en la esfera de la política exterior. Con el tiempo veremos si Rusia permite a sus vecinos pagar los mismos precios que aplica dentro su país; esta cuestión dará lugar a interesantes debates en el futuro.

 
  
  

PRESIDENCIA DE LA SRA. ROTH-BEHRENDT
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 
 

  Stephen Hughes (PSE).(EN) Desde el punto de vista social y del empleo, este programa de trabajo me parece muy decepcionante. Una vez más se nos promete poco más que un conjunto de Libros Verdes y Blancos y de comunicaciones que reciclan el mismo material antiguo. Estamos a punto de que nos den un Libro Verde sobre Derecho laboral que enumera cuestiones que se plantearon y fueron contestadas hace diez años por Allan Larsson, cuando era Director General de Empleo de la Comisión.

La comunicación considera que la flexiguridad es un medio para aprovechar las oportunidades ofrecidas por los mercados de trabajo europeos. En realidad, se ha demostrado que no tiene significado positivo alguno para los trabajadores. Para millones de personas, la flexiguridad es una palabra engañosa, un eufemismo de explotación, inseguridad e incertidumbre. Necesitamos un marco legislativo de la UE para atajar el empleo injusto y explotador, así como las relaciones de seudoempleo. Todos los trabajadores de todas las regiones merecen el acceso a un trabajo digno para tener y dar a sus familias la oportunidad de una vida digna.

Mientras tanto, la Europa social se encuentra en un punto muerto. El último instrumento legislativo de la Unión Europea en el ámbito social se adoptó hace más de tres años. La falta de ambición de la Comisión refleja su propia perspectiva política desequilibrada. Legislar mejor significa no legislar en el ámbito social, pero también refleja las escasas posibilidades de cualquier propuesta en el Consejo de Empleo. Los Ministros de Empleo tienen que empezar a desempeñar un papel positivo, y podrían comenzar haciendo algo positivo con respecto al tiempo de trabajo y al empleo en empresas de trabajo temporal. Lisboa prometió más puesto de trabajo de mejor calidad. ¿Qué se ha hecho para cumplir esa promesa a los trabajadores? Bastante poco.

Por ello, mi mensaje, tanto a la Comisión como al Consejo, es el siguiente: Dejémonos de retórica y empecemos a cumplir.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Elizabeth Lynne (ALDE). (EN) El cambio demográfico es uno de los mayores retos para la competitividad europea. Queremos dar prioridad a la incorporación en el mercado laboral de las personas excluidas, incluidos los ancianos y los discapacitados. Por ese motivo, la Directiva de empleo de 2000 debería aplicarse plenamente. Pero debemos hacer más, sobre todo porque 2007 es el Año Europeo de la Igualdad de Oportunidades.

No obstante, acojo con agrado el compromiso de la Comisión con respecto al recorte de la legislación innecesaria. Por ello, pido a la Comisión que reafirme su intención de retirar la Directiva relativa a los trabajadores de empresas de trabajo temporal y también que se plantee separar la cuestión de la definición de lo que se considera tiempo de trabajo cuando alguien está de guardia, de la de la exclusión voluntaria individual de la Directiva sobre la ordenación del tiempo de trabajo.

Si realmente queremos crecimiento y competitividad, la legislación solo debería impulsarse en el ámbito del empleo si no se puede aplicar con éxito en el ámbito local o nacional. En el ámbito de la salud y la seguridad, debe impulsarse únicamente si las pruebas científicas y médicas demuestran que es necesario hacerlo, como es el caso de la enmienda a la Directiva sobre agentes biológicos de 2000 para proteger a los trabajadores de las heridas por agujas y de contraer hepatitis o el VIH. ¿Puede decirnos la Comisión cuándo presentará esa enmienda a la Directiva sobre agentes biológicos, en línea con el informe de propia iniciativa aprobado por el Parlamento Europeo?

 
  
MPphoto
 
 

  Adamos Adamou (GUE/NGL). (EL) Señora Presidenta, quiero comentar tres puntos del programa sobre empleo de la Comisión Europea. El primero está relacionado con la propuesta de la Comisión de fomentar la creación de principios comunes para reforzar la flexibilidad y seguridad en el empleo. La Comisión incluso dice que se ha reconocido la necesidad de esta combinación. ¿Quién la ha reconocido? Evidentemente, los empresarios que aprueban el marco del mercado puro. Pero nadie debe citar a los trabajadores, porque son ellos los que sufren las jornadas de trabajo mínimas, los incumplimientos de los horarios de trabajo y la flexibilidad del mercado.

Mi segundo comentario se refiere a la cuestión de la inmigración. La Comisión dice que, puesto que las necesidades del mercado han aumentado, es necesario atraer a inmigrantes. Ese es exactamente el mensaje que los explotadores están esperando para importar mano de obra barata y utilizarla para «romper» los mercados nacionales y reducir los salarios. Los inmigrantes no deben ser utilizados como arietes, sino como personas con los mismos derechos que los trabajadores nacionales.

Por último, a la Directiva sobre la liberalización de los servicios le pasa lo mismo que al programa de la Comisión: los trabajadores y ciudadanos no sufren un problema de percepción reducida, como dicen algunos; simplemente discrepan y nadie debe malinterpretar eso.

 
  
MPphoto
 
 

  Alessandro Battilocchio (NI).(IT) Señora Presidenta, Señorías, hablo en nombre del nuevo partido Socialista Italiano. La comunicación de la Comisión sobre competitividad es un paso necesario hacia la aplicación de políticas dirigidas a mejorar los resultados económicos de la Unión en el contexto mundial y en el marco de la Estrategia de Lisboa. Es importante, como se propone, crear un marco que favorezca el desarrollo tecnológico, la innovación y el apoyo al sector de la industria que, por medio de la investigación y el desarrollo, puede aumentar la competitividad de la UE en los sectores más innovadores.

Por tanto, apoyo las propuestas relativas al Fondo de Adaptación a la Globalización, la nueva generación de programas de cohesión y la guía para la innovación propuesta por la Comisaria Hübner, que insta a las regiones a centrarse más en el desarrollo y que, espero, proporcionará información y apoyo suficientes para permitir a nuestras empresas más pequeñas y vulnerables responder a los nuevos retos energéticos y comerciales en el contexto internacional. De hecho, creo que es fundamental apoyar un factor clave en la economía europea: las pequeñas y medianas empresas, sobre todo en el sector manufacturero, que son, por naturaleza, menos propensas a la innovación y más vulnerables a la globalización de la economía.

Aunque celebro la adopción de buenas prácticas internas, creo también que es esencial que las pequeñas y medianas empresas estén debidamente protegidas, sobre todo en el ámbito del comercio internacional y, en particular, en relación con los mercados que explotan la competencia desleal y que a menudo no rechazan prácticas que cercenan los derechos de los trabajadores, llegando incluso a violar el derecho de los niños a una infancia.

 
  
MPphoto
 
 

  Amalia Sartori, (PPE-DE). – (IT) Señora Presidenta, Señorías, yo también quiero dirigirme a la Comisión con algunas ideas y sugerencias. Precisamente porque en Europa existe el deseo de Europa, creo que las respuestas que esperan los ciudadanos son las propias de una Europa fuerte, capaz de dar, de dirigir y de proponer. Esa es la principal razón por la que creo que necesitamos hacer un resumen más claro de las propuestas realmente importantes en nuestros programas. Además, creo que la Comisión, el Parlamento Europeo y el Consejo están haciendo un buen progreso, al haber conseguido en los últimos años que se apruebe una serie de directivas y reglamentos en respuesta a las demandas de calidad del medio ambiente, calidad de vida y mayor integración.

No obstante, en algunos ámbitos importantes de la política europea e internacional tenemos que ser más audaces. Esos ámbitos ya se nos han indicado en muchas de las intervenciones de hoy: medio ambiente, energía, empleo, seguridad e inmigración. Un hilo conductor atraviesa todos estos temas, el de la igualdad de oportunidades para todos: para los jóvenes que se enfrentan al mundo laboral, que tienen un nivel de formación que difiere demasiado entre unos Estados miembros y otros, e igualdad de oportunidades para las mujeres que, en esta vieja Europa, no han conseguido todavía la igualdad a la que tienen derecho también en el mundo laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Pervenche Berès (PSE).(FR) Señora Presidenta, señor Comisario, diga al señor Barroso que si bien sus palabras están llenas de ambición, esperamos que se pase a los actos y, desde este punto de vista, necesitamos, si queremos recuperar la confianza de nuestros conciudadanos, tanto «legislar mejor», que no necesariamente quiere decir por fuerza «legislar menos», y, como dicen en inglés, «capacity to deliver».

En el ámbito de la asociación entre ecología y energía, en el que tanto interés tiene la Comisión, y que este Parlamento apoyará sin duda, debemos anticipar cuáles serán los recursos para conseguirlo. Estos no son únicamente esa capacidad en términos de competencias que la Constitución supuestamente nos habría dado, sino también la capacidad en términos presupuestarios y de fiscalidad. Es necesario, por consiguiente, que la Comisión no pierda tiempo y se ponga ya a trabajar sobre la revisión de las perspectivas financieras, de modo que este ejercicio no sea simplemente compensatorio, sino que se caracterice por una ambición equivalente a lo que está en juego para la Unión Europea en el siglo XXI.

De las 21 iniciativas estratégicas, solo una compete a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios: la idea de una comunicación, una más, sobre los servicios sociales de interés general. No se dice ni una palabra de la propuesta que han retirado ustedes del plan de trabajo de la Comisión, una decisión que el Parlamento ha condenado unánimemente. Me refiero a la retirada de la propuesta sobre la mutualidad. Pregunte al señor Barroso qué ha sido la iniciativa en este ámbito. El Parlamento espera una propuesta.

Por lo que se refiere a los mercados financieros, el ejercicio en que estamos implicados es un diálogo entre instituciones. Habíamos pedido algunas cosas precisas y concretas sobre los microcréditos, los fondos alternativos y las agencias de calificación. Las propuestas de la Comisión no tienen nada que decir de estos temas.

Una última palabra para pedirle que no deje de tomar medidas pertinentes en el ámbito de la contabilidad, para que la Unión Europea pueda estar a la altura de las ambiciones que debemos hacer nuestras.

 
  
MPphoto
 
 

  Salvador Garriga Polledo (PPE-DE). – (ES) Señora Presidenta, señora Vicepresidenta de la Comisión, señores Comisarios, señor Almunia, legislar cada vez mejor implica presupuestar cada vez mejor. No hay ni habrá nueva legislación ni nuevas iniciativas para el próximo año sin una completa evaluación por parte de las instituciones comunitarias, y en particular de la Comisión, sobre las disponibilidades financieras y la manera de aplicar los recursos de la forma solicitada por los ciudadanos de la Unión.

En otras palabras, se necesita, y necesita la Comisión Europea, que las prioridades legislativas y las prioridades presupuestarias vayan al unísono. De momento, el actual programa de trabajo de la Comisión ya no es coherente con la resolución que el Parlamento Europeo ha votado para la estrategia política anual ni con la primera lectura del Parlamento Europeo para 2007.

Le recuerdo el apartado 47 de nuestra resolución acerca de la Estrategía Política Anual, en el que insistimos en que las instituciones europeas deben alcanzar un acuerdo sobre este programa legislativo en diciembre de 2006, para coincidir con el término del procedimiento presupuestario para 2007.

Termino refiriéndome a los principios presupuestarios que el Parlamento Europeo ha expresado para las condiciones de liberación de la reserva para los puestos de trabajo de la Comisión Europea en 2007. En estas el aliado de la Comisión Europea es el Parlamento y no el Consejo. Solicitamos, sobre todo, un compromiso de mejora en el procedimiento de envío al Parlamento Europeo del programa legislativo y de trabajo de la Comisión que derive en la presentación, en febrero de 2007, de un programa legislativo de trabajo para ese año y que tome en consideración nuestro voto presupuestario del próximo mes de diciembre.

Ustedes, y particularmente la Comisaria de Presupuestos, conocen perfectamente la situación y, por eso, esperamos que en la conciliación del próximo día 21 podamos llegar a un acuerdo.

 
  
MPphoto
 
 

  Enrique Barón Crespo (PSE). – (ES) Señora Presidenta, señoras y señores Comisarios, el Presidente de la Comisión, que descortésmente se ha ausentado de este debate, ha justificado de modo asombroso la corrección de su programa citando a un anónimo filósofo, paisano suyo, que defendía la verdad. Como la infalibilidad de la Comisión no está en los Tratados, creo que sería más adecuado citar el viejo proverbio «rectificar es de sabios».

La Comisión ha rectificado en dos puntos importantes de cara al año que viene. En primer lugar, el Presidente de la Comisión ha empezado a hablar, yo no diría con pasión, pero sí con un cierto entusiasmo, de la Constitución Europea, lo que saludo. En segundo lugar, la Comisión ha introducido la inmigración como un tema de urgencia.

Pero quiero referirme más concretamente a un tema que es muy importante y es transversal a todo lo que estamos hablando y del que no ha hablado el Presidente de la Comisión: la necesidad de reconducir la Ronda de Doha de negociaciones por el desarrollo. Es un tema absolutamente crucial, que influye de una manera muy directa en la política europea de cara a la globalización, y del que no se ha dicho una palabra.

¿Vamos a seguir la línea propuesta por el Comisario Mandelson? ¿Vamos a dar más prioridad a lo bilateral que a lo multilateral? ¿Cómo vamos a articular este tema con la política de medio ambiente y la política de derechos humanos?

Me parece que es una cuestión que la Comisión debe tener en cuenta y que hoy no ha mencionado.

 
  
MPphoto
 
 

  José Javier Pomés Ruiz (PPE-DE). – (ES) Señora Presidenta, yo también echo en falta que no esté aquí el Consejo. El Consejo se está acostumbrando demasiado a estar ausente de los debates de este Parlamento y creo que sería bueno que le recordáramos que debería estar aquí y tomar buena nota.

Esta mañana tampoco ha estado en la presentación del informe del Tribunal de Cuentas. Aunque el señor Weber, Presidente del Tribunal de Cuentas, se haya reunido con el Ecofin, el debate político entre quienes representamos a los ciudadanos se realiza en esta Cámara. Por ello, desapruebo la ausencia de la Presidencia finlandesa.

Esta mañana hemos leído el informe de la Cámara de los Lores, que, como diríamos en España, nos pone de «chupa de dómine»: dice que lo hacemos mal, que no controlamos nuestros gastos. Asimismo, se ha presentado una vez más el informe del Tribunal de Cuentas, un informe que siempre ha sido negativo desde que yo llegué a este Parlamento, en 1994. Desde hace doce años en él se dice que la Comisión y el Consejo se esfuerzan, pero no aprueban.

Quiero decir que el programa de la Comisión, como ha dicho Françoise Grossetête, es un programa político y, por tanto, me parece que la Comisión hace bien en apuntar alto, pero hace poco en relación con el control de los gastos.

Quiero señalar a la Comisión aquí presente —lamento que no esté aquí nuestro Vicepresidente de la Comisión de Control Presupuestario y agradezco la atención de don Joaquín Almunia— que en la medida en que no gastemos bien, el Consejo seguirá bajando el listón del presupuesto y nos quedaremos sin políticas comunitarias.

Si ustedes, en su programa de trabajo, no dicen nada acerca del control del dinero de los europeos, ¿qué pasará al final? Ya no llegaremos ni al umbral del 1 %. El año que viene tendremos el 0,9 % de presupuesto y nos quedaremos en Europa sin políticas comunitarias.

Por favor, pónganse las pilas, hablen de que queremos gastar bien, mejor que los Estados miembros, de que queremos exigir a los Estados miembros que digan que están de acuerdo con la forma de efectuar el gasto. Los ciudadanos deben saber que, si se gasta mal, no es solo es culpa de la Comisión, sino también de los Estados miembros, de los agentes.

Pongámonos las pilas, hagamos algo no solo por la transparencia, sino por gastar bien.

 
  
MPphoto
 
 

  Evelyne Gebhardt (PSE). – (DE) Señora Presidenta, Señorías, quiero empezar haciendo lo mismo que el Presidente de mi Grupo, el señor Schulz, y poner de relieve lo que ha dicho el señor Barroso en el sentido de que «sin solidaridad, el mercado interior no podrá existir». Tiene toda la razón y lo mismo se dice en el texto del programa de trabajo en el que la Comisión se compromete – y cito: a «proponer una agenda política activa orientada a las expectativas y necesidades de los ciudadanos». Eso es precisamente lo que necesitamos.

Pero no basta simplemente con seguir diciendo eso; hay que ponerlo también en práctica. A mí me parece evidente, después de ver las medidas, que las que realmente importan en el mercado interior no están ahí, sobre todo las que son necesarias para la protección de los consumidores. El término «protección de los consumidores» no aparece en ningún sitio. Ahora están pensando en nombrar a un nuevo Comisario para que se ocupe de ello. ¿Significa eso que quieren reconsiderarlo o estudiarlo más a fondo y tratar de que la protección del consumidor ocupe realmente el centro de la escena política? Si así lo hacen, llegarán realmente a los ciudadanos europeos.

Observo también la falta de progresos hacia la armonización de la política europea que puedan apuntar a la contribución de los Estados miembros a ella, a la apertura de las fronteras en el mercado de los servicios y otros mercados, porque esas cosas tienen que afrontarse con mucho más vigor que hasta ahora, y queda mucho por hacer en esos frentes.

Por último, lo más importante es que la competencia primaria debe ser política. Están ustedes siempre hablando de evaluaciones de impacto, ¿pero qué tipo de evaluación de impacto debe realizarse? Todas las evaluaciones de impacto deben tener también en cuenta la vida social, la política de género y otros aspectos.

 
  
  

- Cohesión – protección de los recursos naturales

 
  
MPphoto
 
 

  Konstantinos Hatzidakis, en nombre del Grupo del PPE-DE. (EL) Señora Presidenta, todos los oradores tienden a considerar esta cuestión como la más importante del debate. Como estamos hablando del programa legislativo y de trabajo de la Comisión Europea, quiero decir –puesto que me referiré al desarrollo regional– que no tendremos cuestiones muy importantes que debatir el año que viene.

Este año hemos aprobado la legislación y el gran reto para la Comisión Europea es aplicar correctamente esa legislación. Tenemos que iniciar rápidamente la solicitud de programas, para que puedan transferirse los créditos y, sobre todo, pueda utilizarse el dinero de los contribuyentes europeos en beneficio de la cohesión social y económica. Este es el principal empeño, y el Parlamento Europeo quiere participar activamente en él, contribuyendo a él conjuntamente con los Estados miembros y las regiones. Por tanto, estaremos presentes para controlar lo que hace la Comisión Europea. En este contexto, el cuarto informe sobre cohesión que la Comisión Europea va a presentar y que esperamos con interés, será también importante, como es evidente.

En el marco de la iniciativa puramente legislativa está la cuestión del Fondo de Solidaridad; es decir, el fondo utilizado para hacer frente a los problemas originados por catástrofes naturales y tecnológicas. Aquí hemos finalizado la primera lectura, pero en el Consejo se ha producido un retraso injustificado. El antiguo reglamento se ha quedado obsoleto y la Unión Europea tiene que demostrar su solidaridad en las regiones afectadas, sobre todo cuando estamos hablando de grandes catástrofes, porque así es como conseguirá acercarse a sus ciudadanos. Por tanto, la Comisión tiene que apoyar al Parlamento Europeo. Tenemos que convencer juntos al Consejo, que, por el motivo que sea –posiblemente porque los Ministros de Finanzas, que son competentes, no quieren dar más dinero– no entiende la necesidad que tenemos de continuar. Seguimos esperando, pues, la prueba tangible de la Comisión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Riitta Myller, en nombre del Grupo del PSE. (FI) Señora Presidenta, la legislación aplicable a la Unión Europea en su conjunto tiene que basarse en un análisis de dónde estamos, cuáles de las medidas que ya se han adoptado han sido eficaces y qué nuevas medidas necesitamos para conseguir los objetivos que nos hemos fijado entre todos. Este tipo de enfoque es fundamental en una política medioambiental para poder centrarnos en las cuestiones que requieren una mayor atención que las demás.

La Comisión Europea ha prometido presentar este año una propuesta para revisar el Sexto Programa de Acción en Materia de Medio Ambiente. No hemos recibido ninguna. Tampoco se incluye en el Plan de Acción para el año que viene. No obstante, sería un instrumento concreto para evaluar específicamente dónde estamos y qué debe hacerse en el futuro.

La Comisión dice que pretende examinar el año que viene el Plan de Acción a favor de las tecnologías ambientales. Eso está bien. Pero tenemos también que examinar otros ámbitos además del desarrollo de la tecnología energética. Un reto al que nos enfrentamos es la legislación sobre productos químicos. Los productos químicos nocivos tienen que ser sustituidos por otros nuevos y seguros, y para eso necesitamos tecnología. Necesitamos tecnología para encontrar soluciones a la calidad del aire. Necesitamos nueva tecnología para la eficiencia de los materiales, y de esa forma podremos también cumplir nuestra promesa de mejorar la competitividad.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Jean Marie Beaupuy, en nombre del Grupo ALDE. – (FR) Señora Presidenta, señoras y señores Comisarios, Señorías, hay un tiempo para las palabras y otro para la acción. Creo que bastantes diputados que han intervenido esta tarde sobre distintos temas han puesto claramente de manifiesto la necesidad absoluta de que la Comisión Europea pase a los actos.

Queremos más innovación, más seguridad, más solidaridad, más competitividad, y me decepciona observar que el texto que nos ha presentado la Comisión solo contiene unas pocas líneas dedicadas a lo que es, en definitiva, la primera partida presupuestaria de la Unión Europea, puesto que las perspectivas financieras 2007-2013 conceden 308 000 millones de euros a los Fondos Estructurales. Ahora bien, si queremos dar respuestas reales a nosotros mismos y a nuestros conciudadanos, junto con los Estados miembros y con los distintos agentes, pensamos por supuesto utilizar las herramientas que ofrecen las medidas financieras incluidas en los Fondos Estructurales, que ascienden, repito, a 308 000 millones de euros.

¿Cuál es, pues, la cuestión para 2007? ¿Vamos a utilizar los millones de que disponemos para dar a nuestros conciudadanos respuestas reales en el marco de los reglamentos que aprobamos en esta misma Cámara en julio o, enredados en los circuitos administrativos y en problemas diversos y múltiples, llegaremos al 31 de diciembre de 2007 sin haber avanzado mucho? Mis colegas de la Comisión de Desarrollo Regional y yo hemos abordado estos temas con la señora Hübner; nos decepciona que hoy el documento de la Comisión apenas preste atención al modo en que la Comisión piensa actuar para alcanzar sus objetivos.

Queremos que en el marco de esos objetivos se tenga en cuenta, en particular, la situación de los nuevos Estados miembros, que van a recibir dinero, pero deben estar también en condiciones de utilizarlo bien. Hemos hecho propuestas, como sabe la señora Hübner, y ahora esperamos respuestas concretas para ayudar a esos países a utilizar ese dinero debidamente.

Hay otro punto que desde luego no puedo dejar de lado como presidente del intergrupo de Vivienda Urbana: ¿cómo pueden las ciudades grandes y pequeñas actuar de fuerza motriz real en esta Europa que necesita ser más competitiva y más innovadora? También en esta materia esperamos que la Comisión siga actuando.

Por último, en nombre de mi colega, el señor Davies, que no puede estar aquí porque asiste a otra reunión, quisiera decir a los Comisarios que el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa está satisfecho en parte con las propuestas en materia de medio ambiente, pero que, como sucede con el punto anterior relativo a los Fondos Estructurales, esperamos su puesta en práctica; esperamos acción.

En conclusión, señores Comisarios, no tenemos ninguna queja con respecto a su capacidad de comunicación, pero ahora esperamos medidas prácticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Schroedter, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señora Presidenta, señoras y señores Comisarios, Señorías, es evidente que la Comisión está insistiendo en una política que dividió profundamente a la sociedad europea el año pasado. ¿No fueron advertencia suficiente los disturbios ocurridos en los suburbios de París? Visto lo ocurrido, está claro que en Europa no podemos seguir con una política que rechaza a algunos miembros de nuestra sociedad. ¿Cómo es posible que, habiendo tenido esa experiencia, la Comisión trate de abordar, en el nuevo programa de trabajo, las cuestiones sociales al margen de la estrategia de crecimiento? ¿Por qué está abandonando el anterior consenso, según el cual la política de inclusión social formaba parte de la Estrategia de Lisboa y como tal era una expresión de cohesión social?

¿Vamos a tener en el futuro una situación en la que no se permitirá a todos, con independencia de su lugar de residencia o su posición social, compartir los éxitos económicos de Europa y su prosperidad? Nuestro Grupo no acepta una cosa así. No acepta que ciudadanos como los que viven en las banlieues de París no puedan ya beneficiarse de la estrategia de Europa a favor de la prosperidad, porque una política de división social nos exigirá pagar un alto precio a todos.

El programa de trabajo, lamentablemente, perpetúa esta tendencia general. Al igual que la Estrategia de Lisboa unilateral, la estrategia de Gotemburgo se va a tratar también por separado, dando mayor prioridad al crecimiento económico que al desarrollo sostenible en lo que es una política totalmente retrospectiva que representa la liquidación de nuestros recursos de vida y el olvido de las zonas rurales, abandonando así la interconexión de nuestros objetivos económicos, sociales y ambientales.

¿Cómo justifica la Comisión el uso del sistema de identificación individual en los fondos estructurales como un medio de quitar recursos a la cohesión territorial y al desarrollo sostenible de todas las regiones y hacer política solo para las ciudades prósperas y los centros económicos florecientes, mientras que a muchas regiones europeas, a los jóvenes en las banlieues y a sus homólogos en las zonas rurales, se les trata como si tuvieran menos importancia?

Eso no funcionará. El desarrollo sostenible tiene que volver a ocupar el centro de la política europea.

 
  
MPphoto
 
 

  John Bowis (PPE-DE). (EN) Señora Presidenta, en nombre de la Comisión de Medio Ambiente, agradezco a nuestros Comisarios el trabajo que realizamos con ellos: a menudo constructivo, basado en una profunda reflexión y con lo que espero que sean críticas constructivas. Digo a los Comisarios que esperamos con interés las medidas que van a tomar el año que viene, aunque quizás podría empezar con las que no van a tomar, porque sería útil que oyéramos de nuevo la lista de medidas que no van a tomar. Ya hemos experimentado el primer tramo de esto en el marco de la Agenda de Lisboa. Quisiéramos saber algo más sobre la rectificación de la Comisión para que pueda centrarse en las cosas que importan realmente.

Unido a esta cuestión, desde el punto de vista del objetivo de «legislar mejor», esperamos con interés el desarrollo de las evaluaciones de impacto ambiental y para la salud, de modo que se vea que contienen, y que en efecto contengan, un elemento de evaluación independiente. Creo que necesitamos un grupo de expertos independientes, no un edificio nuevo o una agencia nueva, sino personas a las que podemos llamar para que nos ayuden a garantizar la efectividad de las evaluaciones de impacto. Creo que también queremos garantizar la efectividad y la eficiencia de las agencias de las que somos responsables. Hay algunas de ellas que son clave en el ámbito de la salud, los medicamentos y la seguridad alimentaria y que necesitan apoyo. En su mayoría son nuevas y realizan un buen trabajo. Me gustaría que hubiera una escala de prioridades entre las agencias, al igual que un apoyo efectivo a las que se hallan bajo nuestra responsabilidad. También queremos que la legislación se aplique debidamente. Así, quizás el paquete es hacer menos que lo que hemos hecho en el pasado, pero hacer aún mejor lo que hacemos.

En nuestra comisión nos ocupamos del trabajo en el sector sanitario. Hemos visto que la prosperidad no es una alternativa al bienestar. La buena salud de los ciudadanos y del medio ambiente son requisitos indispensables para un crecimiento económico saludable, la competitividad y el empleo. Queremos que se dediquen más esfuerzos a la promoción de la salud, que haya colaboración entre servicios sanitarios, no solo en materia de movilidad de los pacientes, de su seguridad y de los nuevos ámbitos de salud mental, sino también en ámbitos continuados como los preparativos frente a la gripe.

El medio ambiente va de la mano con el crecimiento y el empleo. La innovación ecológica es un componente importante para ganar la lucha contra el calentamiento global. Insto firmemente a la Comisión a que encabece iniciativas en el proceso de después de Kyoto fuera de la Unión Europea, desarrollando el concepto de «diplomacia verde».

Habiendo estado recientemente en Gaza y habiendo visto allí los daños causados a las personas en los hospitales, instamos a que, con las nuevas oportunidades que comporte el nombramiento del nuevo Primer Ministro de la Autoridad Palestina, la Unión Europea trabaje estrechamente con esa Autoridad y con Israel para poner fin a lo que está ocurriendo en Gaza y para promover una reconciliación y una paz verdaderas.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Guy-Quint (PSE).(FR) El programa legislativo, tal como se nos presenta hoy, no es más que una prolongación tácita de los programas de años anteriores. Sin embargo, es notable que la Comisión no diga una sola palabra de dos grandes reformas en las que está trabajando actualmente, es decir, la revisión de las perspectivas financieras y la revisión intermedia de la Política Agrícola Común. Son cuestiones políticamente muy difíciles, pero no podemos ignorarlas. El hecho de que el debate constitucional, el presupuestario y debate agrícola tengan todos lugar en 2007, exige que las instituciones tienen que prepararse realmente.

En cuanto a la reducción de los costes administrativos prevista por la Comisión, se basa por lo general en una visión muy simplista y cicatera de la política europea, una visión a corto plazo que menoscabará nuestras prioridades políticas. Más bien deberíamos reconsiderar si los recursos, particularmente desde el punto de vista del personal, facilitados a la Comisión son suficientes para la aplicación de las políticas que queremos promover.

Es cierto que las soluciones propuestas por la Comisión en su agenda para los ciudadanos descansan en la idea de un programa político activo centrado en las expectativas y necesidades de los europeos. Por desgracia, sin embargo, no encuentro en este documento ninguna propuesta concreta o inédita para alcanzar los objetivos de ese programa. Lo mismo sucede con la Estrategia de Lisboa, que nos dicen que se ha relanzado. No puedo compartir su optimismo. Por último, no olviden que todos los años, el presupuesto total asignado se contradice de hecho con el documento que nos presentan hoy y distorsiona la voluntad política declarada y aprobada por este Parlamento. ¿No se reduce este documento hoy, en última instancia, a palabras y esperanzas piadosas?

 
  
MPphoto
 
 

  Reino Paasilinna (PSE). – (FI) Señora Presidenta, señor Comisario, nuestra competitividad y prosperidad dependen de nuestra capacidad para desarrollarnos de una manera sostenible. La investigación y la innovación son, por tanto, esenciales. Las nuevas tecnologías eficientes en energía, como el hidrógeno, la fusión, las luces LED y la energía solar y eólica, son importantes, por ejemplo. El consumo de energía en Europa está aumentando, pese a que debería estar disminuyendo. No podemos vivir así. El elevado coste de la energía afecta a los más pobres. En mi opinión, la Comisión debe establecer un programa social para suministrar energía a nuestros ciudadanos más pobres.

Se dice que sin solidaridad no habrá Unión. Yo sugiero introducir un barómetro para calibrar la solidaridad en toda la UE. Además de los resultados de las encuestas de opinión y los procedimientos por infracción de las reglas del mercado interior, Eurostat y la Comisión deben publicar una evaluación comparativa más amplia de los Estados miembros. Tenemos que saber mediante un procedimiento transparente, sencillo y con un formato comparativo en qué medida los países están cumpliendo sus promesas –en otras palabras, cuánta solidaridad hay entre nosotros. Los intrigantes deben ser penalizados. ¿Es adecuada y necesaria la publicación de un barómetro de la solidaridad? ¿Qué piensa la Vicepresidenta de la Comisión, señora Wallström? Al menos podría ayudar a los ciudadanos a entender mejor lo que está sucediendo. Es importante que consigamos aprobar el programa marco sobre investigación y desarrollo, así como otros programas.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Carmen Fraga Estévez (PPE-DE). – (ES) Señora Presidenta, quiero destacar la extrañeza que produce la ausencia de propuestas legislativas concretas para una política común como es la Política Pesquera Común. Que el documento de la Comisión tenga una visión muy horizontal de las prioridades no puede servir de excusa para la falta de compromiso con una política que atraviesa, además, un momento crucial tanto a nivel interno como internacional.

La gestión pesquera se va a ver afectada —lo está siendo ya— por toda una serie de medidas, programas y políticas que responden a los muy diversos compromisos adquiridos por la Unión Europea en el marco del Derecho del Mar, la Cumbre de Johannesburgo, el desarrollo sostenible, las estrategias medioambientales, el cambio climático y la biodiversidad, entro otros. En este contexto, la actitud general de la Comisión sobre la política pesquera está marcada por una sorprendente inactividad legislativa, la falta de impulso político y la ausencia de ambiciones y de compromisos ante estos desafíos.

La actividad legislativa en materia de pesca se concentra, cada vez más, en el seguimiento de los asuntos de rutina y las pequeñas modificaciones del día a día, tratando los grandes asuntos pendientes, cuando los trata, a base de meras comunicaciones sin ninguna consecuencia normativa, como en el caso de los descartes, o que llegan con un enorme retraso, como ha sucedido con el ecoetiquetado, o que corren el riesgo de morirse en los cajones, como la propuesta sobre el Mediterráneo.

Da la impresión de que, ante el calado de los desafíos mencionados, la política pesquera ha optado por mantener el nivel más bajo posible y dejarse llevar por las prioridades de otras políticas, despreciando que la pesca tenga, como tiene, mucho que decir.

Señora Presidenta, para concretar algún tema, que está pendiente y que es de máxima urgencia, pedimos a la Comisión que aborde de inmediato propuestas legislativas rigurosas y coordinadas sobre la pesca ilegal no declarada y no reglamentada.

 
  
  

- Asuntos de interior

 
  
MPphoto
 
 

  Martine Roure, en nombre del Grupo del PSE. – (FR) Señora Presidenta, Europa se ha limitado hasta ahora a desarrollar medidas para combatir la inmigración ilegal. Ha tratado de proyectar la imagen de «fortaleza Europa». La Comisión va a hacer dos propuestas decisivas con respecto a la inmigración de trabajadores manuales y altamente cualificados.

Rechazamos claramente la existencia de trabajadores no declarados y explotados. Por tanto, hay que abrir también vías de inmigración legal para las personas que buscan trabajo. Está prevista la mera consulta al Parlamento Europeo, pero deseamos obtener compromisos para que podamos participar plenamente y ser escuchados en el debate de estas dos directivas decisivas.

Asimismo acogemos con agrado su propuesta de establecer unas sanciones mínimas para las empresas que exploten a inmigrantes haciéndoles trabajar ilegalmente.

Mi Grupo ha visitado recientemente la región de Apulia, en Italia, donde cientos de inmigrantes están reducidos a la esclavitud en explotaciones agrícolas. Todos sabemos que no se trata solo de un problema italiano: la esclavización de miles de personas es un problema en toda la Unión Europea. Pedimos, por consiguiente, disposiciones comunes para la protección de los derechos de los inmigrantes en el trabajo, sanciones uniformes contra la explotación del trabajo ilegal, así como apoyo a las empresas que regularicen la situación de sus trabajadores. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophia in ‘t Veld, en nombre del Grupo ALDE. – (EN) Señora Presidenta, hace dos años el Parlamento Europeo dio luz verde a la Comisión del señor Barroso, pero solo después de que prometiera hacer de los derechos fundamentales una prioridad absoluta. No obstante, parece que el señor Barroso –que lamentablemente ya no está aquí– se olvidó de este compromiso al día siguiente, porque los derechos fundamentales han desaparecido por completo de los objetivos estratégicos. El programa de trabajo para 2007 carece de visión, ambición y valentía a este respecto, lo cual resulta bastante cínico en el año de la igualdad de oportunidades. Legislar mejor es un objetivo loable, pero en realidad necesitamos más medidas en materia de derechos fundamentales, no menos.

El Parlamento ha solicitado en repetidas ocasiones una directiva horizontal que prohíba toda forma de discriminación. Solicitamos medidas urgentes para combatir la discriminación de los homosexuales y la creciente homofobia. Nada de esto aparece en el programa de trabajo. ¿Por qué los derechos humanos no son el elemento central de la política exterior de la Unión?

Sin duda, la seguridad es una prioridad, pero no a cambio del sacrificio de la democracia y las libertades civiles. Se toman medidas acoradas a escondidas que no son objeto de fiscalización parlamentaria ni revisión judicial. Ni son proporcionadas ni efectivas, y los ciudadanos están cada vez más indefensos frente al abuso y los errores de las autoridades. ¿Dónde están las propuestas de la Comisión con respecto a esta cuestión y con miras a restablecer el equilibrio?

Finalmente, con respecto a la democracia y la transparencia, la Comisión presentó propuestas para una política europea de registro de datos de los pasajeros y de perfiles positivos en una reunión informal de Ministros, así que ¿cómo es que estas propuestas no aparecen en este documento oficial? ¿Y por qué la Comisión está de acuerdo con el Consejo en realizar reuniones informales en materia de política de seguridad, como las realizadas el 16 de agosto o con los Estados Unidos la semana pasada?

Me complacería mucho que me contestaran a estas preguntas.

 
  
MPphoto
 
 

  Kathalijne Maria Buitenweg, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (NL) Señora Presidenta, mi intervención sigue fácilmente el hilo de lo que ha dicho la señora In 't Veld. Puede que recuerden los interesantes debates en el pleno que acompañaron al nombramiento de esta Comisión. Después de todo, en su intervención, en la que el Presidente Barroso pidió la confianza de este Parlamento para su equipo, se ha referido al polémico nombramiento del señor Buttiglione y dijo textualmente:

(EN) «No obstante, habremos sacado algo positivo de este lamentable incidente: ha subrayado la importancia que concedemos a las medidas políticas decisivas por parte de la Unión Europea en la lucha contra cualquier forma de discriminación. Para esta Comisión, los derechos civiles y el planteamiento contra la discriminación serán prioridades absolutas.»

(NL) Se ha hablado de la creación de un grupo de Comisarios que preparará una acción concertada en contra de la discriminación, y quiero saber con qué frecuencia se reúne ese grupo, en qué consiste su programa de trabajo y qué ha conseguido hasta la fecha. ¿Por qué no han presentado todavía ninguna propuesta, como se ha sugerido aquí hace un momento, para ampliar el alcance de la directiva sobre la igualdad de trato, independientemente de la orientación sexual, religión o convicción, edad o discapacidad, al nivel de la Directiva sobre las razas, puesto que esta última no solo abarca el mercado de trabajo, sino también el suministro de bienes y servicios?

Al fin y al cabo, ¿podría explicarme usted, señora Presidenta, por qué, según las directrices europeas, un varón heterosexual de raza negra no puede ser discriminado cuando solicita un crédito a un banco o cuando alquila una vivienda, pero un varón homosexual, a todos los efectos, sí que puede serlo? El 16 de enero, el Comisario Frattini dijo que él quería reforzar este aspecto, pero que la Comisión no lo iba a proponer porque no conseguiría la unanimidad necesaria en el Consejo de Ministros.

Eso, señora Presidenta, no es liderazgo. ¿Acaso, a partir de ahora, la Comisión solo hará propuestas con las que el Consejo esté de acuerdo? Me parece que la manera de proceder no es la correcta. Además, debemos aprovechar la mayor transparencia exhibida por el Consejo de Ministros. Los Estados miembros deben admitir que se oponen a la igualdad de trato. Celebremos un debate público transfronterizo sobre este tema, porque me interesaría saber si la Comisaria Wallström está de acuerdo conmigo en que solo así podrá Europea acercarse al ciudadano.

2007 es el año de la igualdad de oportunidades y a mí me parece que, precisamente por eso, no tenemos tiempo que perder. Puesto que la Comisión no ha hecho todavía mucho en este ámbito, he querido hacer un poco más fácil la vida a la Comisión Europea. He presentado ya una propuesta para una nueva directiva en su nombre. Así no tendrá ya más excusas. Ahora le toca al señor Frattini poner en práctica las palabras cargadas de buenas intenciones que pronunció el Comisario Barroso en octubre de 2004, y yo misma entregaré la propuesta de directiva a la Comisión

 
  
MPphoto
 
 

  Giusto Catania, en nombre del Grupo GUE/NGL. (IT) Señora Presidenta, Señorías, observo que la estrategia de la Comisión ha cambiado: antes solíamos tener buenos propósitos; ahora ni siquiera eso. La intervención del Presidente Barroso nos ha dejado muy preocupados. De hecho, en lo que respecta a las prioridades de acción de la Comisión en 2007, creemos que existe una falta de empuje por parte de la Comisión para garantizar la adopción de una política práctica común sobre inmigración. Afirmar simplemente que debemos conjugar la seguridad con la solidaridad no me parece un buen principio legislativo para el año 2007. Parece una afirmación un poco vacía, carente de significado real, que no contribuirá a formular una verdadera política sobre la inmigración legal que salvaguarde la inmigración económica y que abandone el actual enfoque prohibicionista que está causando la muerte de cada vez más personas en el Mediterráneo o en el Océano Atlántico, y está animando a cada vez más emigrantes a llegar ilegalmente a nuestro territorio y a permanecer clandestinamente en él.

Creo que la Comisión debe proporcionar un empuje real, proponiendo una política sobre la entrada legal en nuestro territorio. En mi opinión, no es suficiente con afirmar que la seguridad es una prioridad, aunque así sea: tenemos también que ponernos de acuerdo en lo que significa seguridad. Creo que los ciudadanos europeos deben recibir garantías de que no habrá más vuelos ilegales de la CIA en Europa, de que los ciudadanos europeos y los solicitantes de asilo no volverán a ser secuestrados y de que se abandonarán los controles sistemáticos de ciudadanos europeos; me refiero al SWIFT, al PNR y a la retención de datos.

Por tanto, cuando hablamos de seguridad, creo que, por encima de todo, se debe garantizar a los europeos la protección de sus derechos. No me parece que los esfuerzos de la Comisión estén yendo en esa dirección.

 
  
MPphoto
 
 

  Michael Henry Nattrass, en nombre del Grupo IND/DEM. – (EN) Señora Presidenta, al mirar el programa de la Comisión para 2007, no solo me sorprenden los nuevos ámbitos en los que la Unión Europea pretende privar de más poder a mi país y a los antiguos esclavos y eunucos de la UE que lo dirigen, sino por la breve mención del término «Tratado Constitucional». Supongo que el programa y el plan ocultos para 2007 incluyen la resurrección de la Constitución, ese vampiro muerto, tras una pequeña transfusión de sangre. A los nacionales de aquellos países que la rechazaron se les dirá que voten de nuevo, porque no entendieron que era obligatoria.

La Comisión espera oscurecer la cuestión principal, que es su búsqueda de personalidad jurídica o soberanía de la UE. Y cada año la UE absorbe más poderes de las naciones.

Me opongo a que se dé por supuesto que los ciudadanos británicos están a favor de todo este expolio de poderes sin que se les permita votar sobre el tema. También observo una propuesta del Consejo de mejorar la cooperación entre las fuerzas de seguridad y la policía de la UE. A este respecto se incluye una propuesta sobre el intercambio de información a escala europea, incluido el intercambio con Europol. Esto ha sido cuestionado y objetado en el pasado. Se trata de una violación de los derechos de los ciudadanos británicos, algunos de los cuales ya tienen antecedentes penales en la UE por observar aviones. Mis paisanos quieren una respuesta honesta a la pregunta de qué piensa la Unión Europea que es y qué ha ocurrido con el concepto de comercio.

 
  
MPphoto
 
 

  Bert Doorn (PPE-DE). – (NL) Señora Presidenta, me gustaría empezar felicitando a la Comisión por su intención de reducir la carga administrativa un 25 %. Se trata de un objetivo muy importante y les aconsejo que sean tan prácticos como sea posible en sus esfuerzos por lograrlo.

En los Países Bajos hemos logrado una reducción del 25 %, pero la comunicación con las empresas y los ciudadanos se ha traducido en constantes quejas por la excesiva burocracia. Los ciudadanos y las empresas no notaron mucho los efectos, porque la reducción se produjo principalmente a nivel macroeconómico. Sin embargo, a escala microeconómica, persiste la burocracia. Se me ocurre una forma muy sencilla de resolver este problema, por ejemplo, incrementando el umbral mínimo de las licitaciones públicas.

Vivo en una aldea de 25 000 personas donde se está construyendo una nueva piscina que, conforme a las normas europeas, debe salir a licitación, con toda la burocracia que esto conlleva. ¿Es esto realmente necesario? ¿No podríamos aumentar un poco el nivel mínimo de modo que solo los proyectos realmente importantes, donde se necesita una verdadera competencia internacional, se inscriban en el ámbito de aplicación de esta norma?

En cuanto a la evaluación de impacto, en el Parlamento Europeo la hemos exigido repetidamente y hemos pedido q ue sea exhaustiva, que incluya nueva normativa, comitología que afecte a ciudadanos y empresas y Derecho indicativo. Después de todo, cada vez más cuestiones se regulan mediante el Derecho indicativo, lo que podría desencadenar una carga administrativa propia.

En segundo lugar, hemos repetido en muchas ocasiones que nos gustaría que la calidad de esta evaluación de impacto estuviera sometida a una revisión independiente. Por el momento, hemos visto muchas acciones de la Comisión a este respecto, pero ninguna ha sido satisfactoria. Queremos esta revisión independiente, dado que esto puede generar más transparencia. Por supuesto, sería un paso en la dirección correcta que esto se llevara a cabo bajo la Presidencia del señor Barroso, pero, dado que no existe transparencia en el seno de la Comisión, me temo que desencadenaremos una guerra de trincheras burocrática entre la oficina que se inscribe en el mando del señor Barroso y las oficinas de la Comisión que tienen que elaborar la evaluación de impacto.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Berger (PSE). (DE) Señora Presidenta, me he tomado la libertad de realizar un breve análisis estadístico del trabajo de la Comisión y de su programa legislativo, y he contabilizado 57 actos no legislativos y solo 37 de carácter legislativo, de modo que parece que la gran mayoría son no legislativos, y esto me confirma una tendencia que se ha hecho claramente visible en los últimos tiempos, a saber, que la Comisión tiende más a refugiarse en actos no legislativos como Libros Verdes, Libros Blancos, comunicaciones, etc., evitando en parte su propia labor legislativa.

Tengo claro que –al menos a primera vista– los instrumentos de Derecho indicativo parecen encajar mejor en el programa de «regular mejor», pero hay que decir que estos instrumentos no son ni ejecutables ni vinculantes y que terminarán siendo fuentes de si cabe más decepción para los ciudadanos y las empresas.

Me gustaría señalar, sobre la base de mi propia experiencia de trabajo, una serie de cosas que creo que faltan en el programa de trabajo legislativo, a saber, iniciativas que la Comisión ha prometido en otros contextos, pero que no se encuentran aquí, como la normalización del acervo en materia de protección del consumidor, el término de protección de los derechos de autor, más avances en la legislación sobre patentes y la aplicabilidad de la legislación comunitaria en el deporte. El TJCE ha dictado una nueva sentencia que cambia sustancialmente la posición a este respecto e introduce más incertidumbre jurídica.

Junto con el primer lote de iniciativas retiradas, el estatuto de las mutualidades y el estatuto para una ley europea de regulación de las asociaciones también se echaron para atrás, y, en el debate mantenido en aquel momento, el Vicepresidente Verheugen nos prometió que esto se revisaría y se consideraría la posibilidad de adoptar iniciativas mejoradas en este ámbito, pero no las veo por ningún lado; tal vez, no se consideren prioritarias. Me resulta totalmente indiferente que lo sean o no; lo que nos importa es que deberíamos saber si cabe esperar que aparezcan o no.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Alvaro (ALDE). (DE) Señora Presidenta, hay dos puntos en este programa de trabajo sobre los que quiero decir algo; uno tiene que ver con las libertades fundamentales y el otro con la participación de los ciudadanos en la Unión Europea. Con frecuencia se ha hecho referencia en este debate al problema inherente a la falta de preferencias o prioridades por parte de la Comisión en el ámbito de las libertades fundamentales y el tercer pilar; un problema que hemos abordar con carácter de urgencia, antes de establecer la causa de la falta de voluntad política.

Se ha hecho referencia al hecho de que el señor Barroso, al principio de este periodo legislativo, creó un grupo de trabajo formado por Comisarios y encargado de abordar la cuestión de las libertades fundamentales. Me pregunto qué ha estado haciendo este grupo de trabajo en los últimos dos años, ya que no se ha presentado informe alguno. ¿No han estado haciendo nada? ¿Beber café? Bromas aparte, sin embargo, si queremos tomarnos esta cuestión en serio, tenemos que saber lo que hay que debatir en este contexto.

Creo que en este programa de trabajo merece la pena criticar el hecho de que –en paralelo a los esfuerzos realizados por los Estados del G6 por hacer algo con respecto a la inmigración legal y por algunos Estados en conjunción con la República Federal de Alemania que han lanzando el Convenio de Prüm– se estén desarrollando estructura paralelas en un tercer pilar ajeno al tercer pilar sin que la Comisión –cuyo papel como guardiana de los Tratados implica algo más que hacer leyes– intervenga o haga comentarios públicos francos al respecto. El hecho es que, si queremos actuar en el frente de cooperación en materia judicial y política, tenemos que hacerlo en el marco que nos han fijado los Tratados.

Como se me acaba el tiempo, concluiré con un breve punto, que es que, en la página 10 del programa sobre participación cívica está escrito, en inglés, lo siguiente, y cito:

(EN) «Esto incluye un compromiso de escuchar y cumplir.»

(DE) Lo hemos hecho. Hemos entregado un millón de firmas a la Comisión y al Consejo en relación con la sede del Parlamento. Han pasado dos meses y medio y todavía no hemos recibido una respuesta. Creo que, en lo que a «escuchar y cumplir» se refiere, la pelota está ahora en el tejado de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Kyriacos Triantaphyllides (GUE/NGL). (EL) Señora Presidenta, una de las principales medidas para 2007 es el control de la fronteras. Esto se logrará con la segunda generación del Sistema de Información de Schengen, el VIS, las actividades de Frontex, un uso más generalizado de los datos biométricos y la creación de bases de datos centrales.

El pretexto de todo esto es la seguridad de los ciudadanos y la gestión de los inmigrantes que llegan a la Unión. Sin embargo, en realidad, se está creando una fortaleza europea, se está haciendo hincapié en políticas para poner freno a los inmigrantes, a pesar de la protección, y, al mismo tiempo, se está cumpliendo la creación de un Estado policial. En cuanto a la colaboración entre los sectores público y privado en el ámbito de la seguridad, como se propone, la cuestión que se plantea es quién ejercerá el control de la honesta función de los particulares y cómo. La posibilidad de intervención de los particulares –con intereses a menudo controlados políticamente– en la configuración y gestión de políticas de seguridad es inquietante.

Asimismo, una de las propuestas de la Comisión se refiere a la lucha contra la propaganda terrorista y lo que nos preguntamos es cuáles son los límites de la libertad de opinión fijados y quién los fijará, desde un punto de vista político e ideológico y de forma imparcial, cuando hoy en día se condena a los movimientos de liberación y se llama organizaciones terroristas a los partidos políticos.

 
  
MPphoto
 
 

  Malcolm Harbour (PPE-DE). (EN) Señora Presidenta, quiero comenzar con la cuestión del mercado interior. Creo que he perdido el hilo, porque varios colegas ya han hablado antes del mercado interior. No obstante, quiero acoger con satisfacción la revisión de la estrategia de mercado único en nombre de los diputados de nuestro Grupo. Me complace que ahora nos centremos en el nombre «mercado único», porque describe con mucha más precisión aquello por lo que trabajamos. Por lo tanto, apoyaremos en gran medida a la Comisión a este respecto, al igual que con respecto a otras iniciativas encaminadas a hacer que el mercado único funcione mejor.

Eso me lleva a una preocupación mayor que tengo con respecto al programa de trabajo y a las prioridades tal y como se nos presentan. Es una mejora considerable con respecto al programa del año pasado, con el que fui muy crítico y que contenía una lista larguísima de propuestas sin priorizar. Seguimos teniendo una lista larguísima de propuestas. Creo que hay 21 iniciativas, y como ha afirmado mi colega, el señor Grosch, la diferencia entre iniciativas estratégicas y prioridades no está del todo clara. Vuelvo a decir que una lista con más de cinco prioridades no es una lista de prioridades en absoluto.

Sin embargo, quiero dejar muy claro que la cuestión del cumplimiento, que me complace decir que está incluida, se califica pintorescamente de «cumplimiento de una tarea diaria», como si fuera una cuestión rutinaria; en Inglaterra los lecheros siguen cumpliendo su tarea diaria de traernos la leche a casa, y me complace decir que lo hacen en botellas de medio litro. No obstante, no es una cuestión rutinaria, sino fundamental. Quiero conocer realmente los recursos que dedica la Comisión a la aplicación de sus políticas. Con respecto al mercado único, sabemos que el señor McCreevy estima que el 90 % de la legislación ya está en pie. El cumplimiento es fundamental. ¿Dónde constan los recursos que dedica la Comisión a sus iniciativas? ¿Dónde constan los recursos que dedica la Comisión a un plan de transposición de la Directiva de servicios que aprobaremos mañana, que es un texto fundamental? Si la Comisión no la respalda con los recursos necesarios, no habrá cumplimiento.

Quisiera preguntar a la Comisaria Wallström, quien a mi entender es responsable de comunicación, por el próximo paquete que se va a confeccionar. No quiero que la política del mercado único se disperse por todo este documento: quiero que conste la prioridad del mercado único junto a las medidas correspondientes, a los recursos dedicados al cumplimiento y al plan de simplificación de la Comisión, y quiero que todo esto se agrupe indicando el porcentaje de recursos que la Comisión va a dedicar a todo esto. Eso sería un documento lógico y claro y una comunicación clara.

Por último, con respecto a la Directiva de servicios, me complace que el señor Schulz esté presente, porque veo en una nota de prensa que ha emitido hoy que la Directiva de servicios es un éxito enorme para el Grupo Socialista. Muy bien, Señorías de esta parte de la Cámara, se trata de un éxito enorme para este Parlamento y para todos nosotros que trabajamos juntos. Espero que la gente tenga la humildad de aceptarlo. No obstante, observo que finalmente se ha unido a nuestro club liberal, porque la nota afirma que apoya la flexibilidad necesaria para las empresas y la promesa de la nueva creación de empleo. Bienvenido al club de la liberalización del mercado, señor Schulz.

 
  
MPphoto
 
 

  Jo Leinen (PSE). (DE) Señora Presidenta, 2007 será, sin duda, un año importante ya que se decidirá si Europa logra conquistar a sus ciudadanos o si estos siguen distanciándose de ella.

Quiero hacer tres comentarios al respecto. El primero es que la declaración de Berlín representa una buena oportunidad para que demostremos la idea de Europa y el proyecto europeo. Espero que esta declaración se centre en el futuro y no tanto en el pasado. Los orígenes de Europa se encuentran en la energía y este mismo campo también presenta una visión para el futuro, si, por ejemplo, se propusiera un proyecto energético a gran escala que cumpliera todos los criterios a los que aspiramos. Me estoy refiriendo a la economía solar del hidrógeno, que constituiría un verdadero reto para este continente e incluso para la comunidad internacional.

Segundo, tenemos que avanzar en el proceso constitucional. Esto es responsabilidad de las Presidencias, por supuesto, pero también de las demás instituciones. Espero que la Comisión realice contribuciones que muestren a los ciudadanos lo que pueden perder si la Constitución no se ratifica y que haga propuestas para superar la crisis. En la cumbre de junio se habló de «elementos adicionales» que hay que desarrollar y espero que en 2007 veamos cómo la Comisión reflexiona sobre lo que esto significa en la práctica.

Señora Vicepresidenta, en tercer lugar, quiero referirme a las infraestructuras democráticas. Tenemos iniciativas de ciudadanos europeos. No debemos tirar a la basura un millón de firmas. Creo que necesitamos un marco que nos permita gestionar las peticiones masivas que recibe la institución. Estas son tareas importantes para 2007.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. OUZKÝ
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Genowefa Grabowska (PSE).(PL) Señor Presidente, he acogido con gran satisfacción los puntos de las dos últimas partes del programa presentado, es decir, la parte sobre las iniciativas estratégicas y las estrategias prioritarias. Aborda de manera concreta la cuestión de la comunicación y me gustaría dar las gracias a la Comisaria Wallström por haber preparado esta sección inusualmente importante, en particular en 2006, ya que 2007 es un año crucial. En 2007 habrá que llevar a cabo reformas internas y hacer preparativos para las reformas constitucionales, principalmente orientadas a la introducción de la Constitución europea.

Sin embargo, me temo que la Comisaria se quedó sin apoyos en este punto y que la Comisión no presta demasiado interés a este ámbito y no contribuye de manera suficiente a los preparativos necesarios para las reformas, aunque son las suyas propias. Me gustaría preguntar a la Comisión qué ha hecho para asegurarse de que siga siendo operativa en nuevas condiciones en 2009, conforme al nuevo Tratado, y si habrá un mayor número de Comisarios.

La última cuestión que quiero plantear son los asuntos internos de Europa, que debería convertirse en un lugar mejor y más seguro donde nuestros ciudadanos pudieran vivir. Esto es lo que esperan todos los ciudadanos de la Unión Europea, pero los ciudadanos de los nuevos Estados miembros se encuentran en una situación menos favorable. Tienen menos derechos en muchos ámbitos y son discriminados en ámbitos como los desplazamientos transfronterizos, en lo que se refiere al SIS y a Schengen, y me gustaría que este elemento se eliminara, pues entonces ya no tendríamos que hablar de campos de trabajos forzados en Europa.

 
  
  

- Asuntos exteriores

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Martens, en nombre del Grupo del PPE-DE. (NL) Señor Presidente, aunque me gustaría dar las gracias a la Comisión por esta comunicación, tengo que empezar haciendo algunas observaciones preocupantes. Lamento profundamente tener que decir que la comunicación de la Comisión carece de un punto de vista claro en materia de desarrollo. Me gustaría recordar a sus Señorías los tres objetivos de la política europea en materia de desarrollo que se describen en el Tratado, a saber, desarrollo sostenible, lucha contra la pobreza e integración gradual de los países en desarrollo en la economía mundial. Todo esto merece una mención especial en la comunicación, pero no se ha hecho.

Además, me gustaría lanzar un llamamiento a la Comisión para que aborde el problema de la relación entre otros ámbitos políticos y la política de desarrollo de forma más eficaz. En particular, me refiero a la relación con la pesca, el comercio y la inmigración. Este es un criterio importante a la hora de lograr nuestros propios objetivos de desarrollo y también para contribuir de forma significativa a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que todos hemos acordado.

Por último, apelo a la Comisión para que incluya en la lista de prioridades comunicaciones en los siguientes sectores: la situación con respecto a la contribución de la UE a los objetivos en materia de desarrollo; segundo, cualquier progreso realizado en la política europea de desarrollo con respecto a la ronda del desarrollo de la OMC, y tercero, las implicaciones de la propuesta de la Comisión relativa a los inmigrantes con un nivel de alfabetización más elevado en la fuga de talentos en los países en desarrollo. Por último, la ausencia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la lucha contra la pobreza resulta particularmente sorprendente y decepcionante en el apartado que describe a Europa como un socio mundial.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique de Keyser, en nombre del Grupo del PSE. – (FR) Señor Presidente, en primer lugar quisiera felicitar a la Comisión por haber dado una gran prioridad a la política de comunicación y, en particular, por haberla aplicado ya en el Parlamento. Puedo decir que en materia de asuntos exteriores mantenemos actualmente contactos constantes y constructivos con la Comisión.

Sin embargo, eso no hace sino aumentar la consternación con la que observamos el programa de la Comisión sobre política exterior y derechos humanos. Desde mi puntos de vista, las comunicaciones a este respecto han sido elípticas y casi subliminales. Ha habido un silencio total sobre el Mediterráneo. ¿Qué ha pasado entonces con el espíritu de Barcelona y el concepto de alianza de civilizaciones? Apenas se ha dicho nada sobre la política hacia África, aparte de la política de desarrollo, y han sido ustedes muy discretos con respecto a América Latina, incluso en una época en que el Parlamento Europeo participa en la construcción de Eurolat. Por último, no ha habido absolutamente ninguna referencia a nuestra política de derechos humanos, aunque sea nuestra imagen de marca en el exterior y acabemos de conseguir un instrumento específico para ella. A este respecto, cabe pensar que la conclusión de los programas de acción con Israel, Moldova y Ucrania dará lugar a unas negociaciones difíciles sobre las cuales no dice nada la comunicación.

Finalmente, la política exterior, tal como se presenta aquí, parece depender más de las relaciones bilaterales de la Unión Europea con determinados países que de una política regional o una política de grandes conjuntos. A todo esto le falta ambición, atractivo, vitalidad, y esto es una gran pena para los ciudadanos de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Andrew Duff, en nombre del Grupo ALDE. – (EN) Señor Presidente, 2007 será el año clave para que todos nosotros encontremos nuestro propio modo de escapar de la crisis constitucional, y me complace enormemente escuchar que el Presidente Barroso tiene previsto que la Comisión desempeñe un papel central a ese respecto.

La estrategia de la Comisión para el cambio en todo el espectro político debe encuadrarse en un contexto constitucional. La reforma política contará con un efecto práctico a través de su relación con las cuestiones de las competencias, instrumentos, poderes y procedimientos de la UE. Por lo que respecta a los asuntos exteriores, por ejemplo, la Unión necesita su personalidad jurídica. La opinión pública apoya a la UE como agente global. Necesitamos completar con éxito la Ronda de Doha para el comercio y el desarrollo. Debemos ser firmes al perseverar con la ampliación, a pesar de los problemas que experimentamos actualmente, algunos de los cuales, al menos, están sin duda previstos y son previsibles.

La Comisión y el Parlamento deben apoyar con firmeza el despliegue de las numerosas fuerzas europeas, sobre todo actualmente en el sur de Líbano, porque sin duda este ejercicio constituye la gran prueba de fuego del desarrollo de nuestra Política Exterior de Seguridad y Defensa.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Beer, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, Señorías, como coordinadora de la política exterior y de seguridad del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, me gustaría realizar algunas observaciones críticas.

Se han planteado unos cuantos puntos. La señora De Keyser ha expresado lo que pienso cuando pregunto de qué lado estamos. Podemos ver que la crisis se cierne sobre Iraq, Irán, Libia, Oriente Próximo. Europa, como protagonista en la escena mundial, hace declaraciones, pero presenta un programa de trabajo estático que consiste, por un lado, en una declaración banal de los problemas desprovista de cualquier sustancia política y, por otro, instrumentos que –aquellos que son realmente nuevos– la Comisión ni siquiera reconoce como salto cuantitativo.

En este punto, me gustaría expresar nuestra decepción por el hecho de que los cinco nuevos instrumentos de política exterior que deben entrar en vigor a partir del 1 de enero y que servirán de apoyo a la política exterior de la Comisión, la prevención de conflictos civiles, la gestión de crisis y los trabajos de reconstrucción por primera vez, no reciben suficiente atención y no son más que un mero apunte en el programa de trabajo.

Luego tenemos el concepto que la Comisión tiene de la «política de vecindad». La Comisión tiene que aclarar en términos políticos a lo que se refiere cuando la gente habla de «política de vecindad light». No se ofrece una definición política de este concepto. Se utilizan palabras al azar y tengo la impresión de que casi se está evitando dar una definición política.

Me gustaría terminar con un comentario positivo. Aplaudo el hecho de que la Comisión esté abordando por fin el mercado de equipamiento de defensa; pero lo que se dice en este programa a este respecto se lleva diciendo durante años. El Parlamento ha dado la luz verde y por fin espera resultados. Por tanto, me temo que no estamos satisfechos en este sentido.

 
  
MPphoto
 
 

  Konrad Szymański, en nombre del Grupo UEN. (PL) Señor Presidente, la Unión Europea ha hecho mucho para incrementar su visibilidad en la escena mundial en los últimos años. Para que este proceso de emancipación se desarrolle, tenemos que hacer frente a problemas importantes. Desde la ampliación de 2004, somos vecinos con una parte de Europa muy problemática al este, donde en los últimos años hemos visto cómo Rusia retoma una política de presión con respecto a sus vecinos, países que hoy en día también son vecinos de la Unión Europea. A menudo, estos países –como Georgia y Ucrania– se incluyen en nuestra política de vecindad, que la Comisión piensa, acertadamente, que hay que consolidar.

Sin embargo, no basta con llevar a cabo con éxito una reforma de los instrumentos de ayuda financiera. A fin de desempeñar un papel importante en el mundo, particularmente cuando pensamos en la Unión Europea como «poder de atracción», es necesario tener credibilidad. Esta credibilidad es una prueba vital y no podemos ser un agente mundial, o ni siquiera regional, si no protegemos a Belarús de la anexión a Rusia, algo que solo puede tardar unos meses.

No nos convertiremos en un agente mundial, si intercambiamos con Rusia derechos humanos por gas o si cerramos la puerta a las políticas pro-europeas, democráticas y pro-occidentales de Ucrania y Georgia con cobardía. Estos son objetivos fundamentales para nuestros instrumentos de política exterior. Si no logramos hacer uso de ellos de forma eficaz, el mundo seguirá viendo cómo se ensancha el abismo entre nuestras declaraciones, a menudo moralizantes, y la realidad. El mundo no necesita una Unión Europea así, y no cabe duda de que el mundo no respetará a una Unión Europea de este tipo.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Karatzaferis, en nombre del Grupo IND/DEM. (EL) Señor Presidente, ¿cómo termina 2006? ¿Cuál es nuestra política exterior? Lo vimos en Finlandia el otro día. Estamos maldiciendo a Rusia y mimando a Turquía. Esta es la realidad. Maldecimos a Rusia, con la que mantenemos una relación de dependencia energética, y mimamos a Turquía, que dice con provocación: «Yo soy Turquía y puedo imponer a Europa lo que se me antoje». Como ven, sigue insistiendo en que hablemos con ella en un momento en que no acepta al Estado miembro número 25 de la Unión Europea, Chipre. Esa es nuestra política. No vemos lo que está ocurriendo en Gaza. ¿Cuándo verá la Unión Europea, de una vez por todas, lo que está ocurriendo en esa parte del mundo, donde cada día mueren niños? Ha habido unas 500 000 muertes en Iraq. ¿Cuándo tomaremos la iniciativa de una vez por todas? ¿Cuando haya mil millones de muertos?

Entonces, ¿qué es Europa? Europa va a remolque de los Estados Unidos, que nos llevan donde quieren. Perfecto, les hemos entregado el volante, pero al menos tomemos el control de los frenos y hagamos ver que valemos para algo. De otro modo, no seremos más que siervos de la política exterior de los Estados Unidos, que nos llevan donde quieren, cuando quieren.

¿Qué ocurre con nuestras relaciones con China? ¿Lo sabemos? ¿Son hostiles? ¿Son amistosas? ¿Cómo abordamos este factor? Se está desarrollando un eje sino-ruso. ¿Qué seremos nosotros? ¿El jamón, el salami del bocadillo que los Estados Unidos de América quieren preparar? Decidamos nuestra propia política exterior. Hagamos nuestra propia política. No la podemos ver por ningún lado. No podemos ver la política europea por ningún lado. Seguimos la política estadounidense y no creo que esto nos lleve por el buen camino hacia unos logros democráticos adecuados.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Sturdy (PPE-DE). (EN) Señor Presidente, como coordinador del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, quiero hacer hincapié en los siguientes puntos.

Nos damos cuenta de la importancia de los aspectos de competitividad exterior de la Agenda de Lisboa, y de la coordinación de las medidas internas y externas, y reiteramos nuestro compromiso con el enfoque multilateral en materia de política comercial, así como nuestro apoyo a la OMC como foro principal de gestión de la globalización. Por lo tanto, deploramos la suspensión de las negociaciones de la OMC e instamos firmemente a la Comisión a que presente y luche por la conclusión de la Ronda de Doha en 2007.

Acogemos con satisfacción la Comunicación de la UE sobre una Europa global que compite en el mundo. No obstante, subrayamos que los acuerdos regionales bilaterales deberían seguir siendo complementarios, como he dicho, al sistema de comercio multilateral. Pero a este respecto estoy realmente preocupado y quisiera formular algunas preguntas a la Comisión sobre este punto concreto. ¿Por qué no hemos progresado con los Estados Unidos en cuestiones reglamentarias entre la UE y los Estados Unidos completando el mercado único trasatlántico? Debemos comprometernos a hacerlo en la próxima década. No podemos tener un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos; eso minaría el multilateralismo. Pero podemos disponer de un acuerdo sobre cuestiones reglamentarias ajenas al artículo 34.

Por último, algo que me atañe de manera especial: existe una grave preocupación por el creciente sentimiento de proteccionismo y el intento de fijar objetivos al margen de la Agenda de Lisboa. Los Estados miembros utilizan cada vez más métodos proteccionistas. Si queremos lograr un acuerdo, tenemos que distanciarnos de eso.

Por último, me preocupan seriamente los Acuerdos de Asociación Económica y las negociaciones de esos acuerdos, y apoyo a la Comisión en su propuesta. Debemos seguir adelante e impulsarlo. Es una verdadera oportunidad, probablemente la última oportunidad que vamos a tener para hacer algo por ayudar a esos pobres países. Si logramos un acuerdo con respecto a esa cuestión, será genial. Espero que así sea el año que viene.

 
  
MPphoto
 
 

  Margrietus van den Berg (PSE). – (NL) Señor Presidente, muchos ciudadanos se muestran escépticos ante el presente de Europa y su misión es ambigua. Se gasta demasiado dinero en viejas prioridades, como la agricultura, mientras que las nuevas, la Europa del futuro, como la educación, la política de inmigración y el comercio justo, son olvidadas. Europa debe ser social no solo hacia dentro, sino que también necesitamos una Europa social de puertas para afuera. En tanto que poder atrayente, una Europa unidad y cohesiva puede marcar la diferencia en el mundo.

No necesitamos acciones unilaterales como la invasión de Iraq, sino compromisos activos en Darfur con la ayuda del Consejo de Seguridad. No hay que recaer en acuerdos comerciales bilaterales, sino en alcanzar un acuerdo comercial multilateral en la Organización Mundial del Comercio que respete los servicios públicos nacionales como el agua, la educación, la seguridad social o la vivienda pública. Tenemos que decir no a las subvenciones a la exportación que generan competencia injusta para África. Estas subvenciones agrícolas que tanto distorsionan y las prácticas de dúmping deben cesar antes de 2013. Los fondos que se liberen en consecuencia pueden utilizarse para el desarrollo de los mercados agrícolas regionales en África.

También tenemos que abrir nuestros mercados a productos con valor añadido procedentes de estos países pobres. Ayudas y comercio, aboga usted a favor de unas iniciativas sólidas que fomenten la coherencia y la coordinación. En los ámbitos de inmigración, agricultura y comercio, siguen existiendo enormes inconsistencias. Estas inconsistencias podrían impedir seriamente la conclusión de acuerdos comerciales regionales que están actualmente en fase de discusión. En cuanto a la migración, se ha destacado la supresión del problema, pero seguimos sin tener una solución eficaz que ponga fin a la fuga de cerebros. ¿Por qué no abogar por una iniciativa del tipo de la tarjeta verde?

Por último, se ha aceptado el Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD), pero no se han hecho esfuerzos por racionalizar el Acuerdo de Cotonú del mismo modo. Asimismo, tampoco hay tiempo ni energía para la verdadera aplicación en 2007. En el caso de los documentos políticos nacionales, es necesario realizar consultas aquí y allí. Significa trabajar con documentos públicos. Significa crear un verdadero sentido de la responsabilidad en los países en desarrollo, junto con las ONG locales, los Parlamentos y los Gobiernos. Durante el despliegue del ICD, nuestro Parlamento debe contar con influencia y control reales.

2007 será el año de la verdad para la Comisión. ¿Seguirá existiendo un pensamiento de mercado unilateral a escala europea o prevalecerán la competencia justa y la solidaridad? ¿Demostrarán los europeos a África que los Objetivos de Desarrollo del Milenio pueden lograrse después de todo? África va cuesta abajo. 2007 debería ser el año del cambio de 180 grados.

 
  
  

- Cierre del debate

 
  
MPphoto
 
 

  Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión. (EN) Señor Presidente, en primer lugar quiero darles las gracias, en nombre de toda la Comisión, por sus importantes y constructivas contribuciones al debate sobre el programa de trabajo del año que viene, que llevo escuchando desde las tres en punto de la tarde. Mi primer comentario será político, y después me gustaría añadir algo sobre el proceso. Pero lo que he escuchado no deja de ser un llamamiento común al desarrollo sostenible, lo cual quiere decir que la mayoría de sus Señorías han mencionado la necesidad de crear empleo y crecimiento. Este es el comienzo del debate, pero tenemos que respetar el recurso más importante que tenemos, las personas, y garantizar un sistema de seguridad social y de protección social que llegue de manera efectiva a todos los ciudadanos.

Tiene que ser un crecimiento sostenible, lo cual significa que hemos de tener en cuenta los recursos naturales, las cuestiones energéticas y los imperativos ambientales. Eso es precisamente el desarrollo sostenible, asegurando que lo hagamos al modo europeo, que estos tres elementos estén incluidos en una política ambiciosa de empleo y crecimiento en Europa.

He escuchado estos llamamientos a la creación de empleos de calidad y a la inversión en educación e innovación, investigación y desarrollo. Como saben, esto forma parte de nuestra agenda política desde el primer día en que se formó la Comisión Barroso.

Proponernos responder a esta cuestión, porque está totalmente en consonancia con las ambiciones políticas de esta Comisión, y proponemos reformas en este programa de trabajo. Proponemos cohesión social y creo que es importante mencionar en ese contexto, puesto que también se ha debatido la política regional, que ahora tenemos todos los elementos que necesitamos –presupuestos, normativa, etc.– para una política regional de 2007 a 2013, y que actualmente estamos negociando con los Estados miembros sobre los programas.

Esperamos una estrecha cooperación con el Parlamento con respecto a la implementación. La Comisión se toma muy en serio la dimensión urbana. Las asignaciones tienen en cuenta las necesidades de las regiones más y menos avanzadas de Europa, porque se han hecho referencias a una política de cohesión injusta, y afirmamos que las tres dimensiones de la cohesión deben tomarse en serio. Este hecho se refleja asimismo en las nuevas reglamentaciones, en las que la asociación es, en principio, obligatoria, y el 82 % de los Fondos Estructurales se destina a las regiones más pobres. La inversión en los ciudadanos es uno de los tres objetivos de la política de cohesión, y creo que ese punto debe manifestarse en el debate.

También proponemos medidas de seguridad. La seguridad incluye la garantía de que podemos vivir libres de crímenes y amenazas terroristas y de la contaminación ambiental. Tenemos que enfocar este asunto con mucho optimismo y en asociación con todas las partes implicadas, pero cooperando con los Estados miembros.

Esto tiene que ver con la cuestión de la normativa blanda. Muchas de sus Señorías han mencionado la normativa blanda en comparación con otras medidas y actos legislativos. Es importante mencionar que el programa de trabajo de esta Comisión para 2007 incluye 34 propuestas legislativas que representan el 36 % del total, 57 propuestas no legislativas y un mandato de negociación. Esa cifra representa un aumento con respecto a las 24 propuestas legislativas, las 57 propuestas no legislativas y los cinco mandatos de negociación del año pasado. Esta cifra demuestra que la proporción de iniciativas legislativas ha aumentado del 27 al 36 %. Al mismo tiempo, la proporción de propuestas no legislativas se ha reducido ligeramente.

Ante una Europa más diversa también tenemos que invertir más en el trabajo con los Estados miembros para garantizar que nos preparemos para «legislar mejor» y para aplicar esa legislación. Por lo tanto, necesitamos mejores consultas y propuestas mejor elaboradas con el fin de obtener resultados mejores, y eso también se aplica a los métodos de trabajo.

El señor Harbour ha preguntado acerca de los recursos. En algunos casos, puede que la Comisión debiera pedir al Parlamento Europeo que nos concediera los recursos que necesitamos. Como saben, en este momento estamos debatiendo el modo en que podemos disponer de suficientes recursos para hacer todo lo que el Parlamento ha incluido en su lista de peticiones. He escuchado tantas propuestas con respecto a cosas que deberían añadirse a la lista y cosas que se les han escapado –iniciativas o propuestas legislativas– que deberían estar en esta lista: iniciativas en materia de energía e inmigración, la revisión del mercado único, el inventario de la realidad social, el régimen de comercio de emisiones, una estrategia europea de servicios sociales, un marco comunitario para unos servicios sanitarios eficientes, etc. Estos 21 objetivos estratégicos abarcan exactamente los tres pilares del desarrollo sostenible. Si vamos a añadir más iniciativas de este tipo o más trabajo, también necesitamos recursos, y no podemos pretender lo contrario. En la Comisión nos preocupa el presupuesto. Tenemos que explicar a nuestros auditores, al Parlamento Europeo y a las demás instituciones cómo utilizamos nuestro dinero. No obstante, podemos debatir la estructura hasta que las vacas vuelvan a casa, pero al final tenemos que escoger, y hemos decidido hacer de este un documento más político y explicar las prioridades de la Comisión Barroso.

La estructura distinta que proponen ustedes tiene mucho sentido, pero creo que este es el modo de garantizar un verdadero debate político sobre las prioridades. Ese ha sido nuestro deseo desde el principio, colaborar con el Parlamento Europeo para debatir el programa de trabajo. Esto refleja el tipo de diálogo que hemos mantenido con el Parlamento Europeo durante mucho tiempo, con aportaciones de todas y cada una de las comisiones. Creo que hablo en nombre de todos mis colegas cuando digo que hemos acogido con satisfacción este punto y que hemos disfrutado de este debate y del intercambio con el Parlamento Europeo.

También quisiera comentar que cuando varias de sus Señorías preguntan por cuestiones que creen que faltan, de algún modo eso es la punta del iceberg. Continuamente estamos haciendo muchas cosas en la Comisión y en nuestros departamentos. Aquí figuran los objetivos estratégicos, las iniciativas estratégicas a las que decimos que daremos prioridad. Al mismo tiempo hay una serie de cosas en curso. Tiene usted razón en ese punto, señor Harbour: tienen que decidir ustedes dar prioridad a algunas de ellas. También encontrarán una lista de prioridades de comunicación. Dicha lista es una respuesta a algunas de las observaciones muy importantes sobre derechos humanos y la lucha contra la discriminación.

Como saben, el año que viene será el Año de la Igualdad de Oportunidades. Esa es una de nuestras prioridades de comunicación, en la que sin duda colaboraremos con la demás instituciones. El hecho de que deba haber una directiva o no se debatirá constantemente con el Parlamento Europeo, pero solo podemos proponer directivas cuando estemos dispuestos y las circunstancias sean propicias. Esa cuestión se debatirá con las distintas comisiones. La lucha contra la discriminación y los derechos humanos forman parte de todo lo que hacemos, y sin duda son una prioridad política en todas nuestras actividades.

Acogemos con agrado sus aportaciones. En sus comentarios encuentro apoyo a las grandes ambiciones que tiene la Comisión para 2007, y también acojo con satisfacción su firme apoyo a nuestra colaboración para lograrlas. También nos comprometemos a escuchar a los ciudadanos y a cumplir lo prometido, a ser más responsables, transparentes y eficaces. Les agradecemos su trabajo en la prosecución y la intensificación de nuestros esfuerzos en aras de una mejor comunicación.

Ahora la Comisión estudiará el contenido de la resolución que aprobarán sus Señorías en diciembre. La Comisión responderá del modo más apropiado y oportuno. La presentación de la estrategia política anual para 2008 podría ser el momento en que la Comisión explique cómo pretende tener en cuenta la resolución sobre el programa de trabajo.

Quisiera reiterar que la Comisión concede la máxima importancia a nuestro acuerdo marco. Ha demostrado ser una base sólida para unas relaciones de trabajo productivas entre nuestras dos instituciones. Debería seguir siendo nuestro objetivo común para hacer el mejor uso posible del mismo.

Señor Duff, coincidimos a menudo en debates sobre el Tratado Constitucional, y como ya ha oído por boca del Presidente Barroso, también albergamos grandes esperanzas para el año que viene. Ahora vamos a empezar a prepararnos para impulsar las cuestiones institucionales, y esperamos que también el Tratado Constitucional, el año que viene. Tendremos que trabajar con los Estados miembros y comprometernos a celebrar un diálogo con ellos con respecto al modo de llevar esto a cabo de manera equilibrada y efectiva. Pero queda claro que los problemas abordados por la Constitución no han desaparecido. Están ahí, y se acentuarán con la ampliación del año que viene. Por eso tenemos que retomar la cuestión. Por eso tenemos que celebrar un debate. Sin embargo, no ha sido un rodeo decir que también tenemos que disponer de un período de reflexión y que tenemos que dialogar con los ciudadanos. Eso nos ha reportado mucho. Ha sido necesario, porque podemos ver que se ha producido un cambio de debate y de atmósfera en muchos Estados miembros. Es importante saber que podemos movilizar ese apoyo al intentar encontrar una solución a la cuestión constitucional.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar en el periodo parcial de sesiones de diciembre.

(La sesión, suspendida a las 18.10, se reanuda a las 18.30 horas)

 
  
  

PRESIDENCIA DE LA SRA. KAUFMANN
Vicepresidenta

 

16. Turno de preguntas (preguntas a la Comisión)
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día, se procede al Turno de preguntas (B6-0445/2006).

Empezaremos con las preguntas dirigidas a la Comisión.

Parte I

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta.

Pregunta nº 30 formulada por Manolis Mavrommatis (H-0881/06)

Asunto: Universidades europeas

Según los resultados de una investigación realizada en 2006 por el Times Higher Education Supplement sobre la clasificación de las universidades de los cinco continentes, entre las 100 primeras del mundo se cuentan 40 universidades europeas, principalmente de Gran Bretaña. La mayoría de las 60 restantes se encuentran en los EE.UU., Australia y China. En la investigación se afirma asimismo que el presupuesto anual de la universidad de Harvard, que ocupa también en 2006 el primer lugar, asciende a 26 000 millones de dólares.

¿Se propone la Comisión adoptar medidas ulteriores de apoyo a la competitividad de las universidades europeas? ¿De qué medidas se trata? ¿Tiene intención la Comisión de aumentar aún más la cofinanciación de los centros de enseñanza superior? ¿Piensa elaborar de forma oficial un cuadro del grado de visibilidad de las universidades europeas?

 
  
MPphoto
 
 

  Ján Figeľ, miembro de la Comisión. (EN) De acuerdo con el principio de subsidiariedad, cada Estado miembro de la Unión Europea mantiene la plena responsabilidad sobre el contenido y la organización de los sistemas educativos. Acabo de venir del Consejo de Educación, que hoy ha finalizado su trabajo bajo la Presidencia finlandesa. La Comisión desempeñó y seguirá desempeñando un papel en la creación de una política encaminada a la modernización de la educación superior en el marco de la implementación de la importante Estrategia de Lisboa, mediante el diálogo político y el aprendizaje mutuo, especialmente por el método abierto de coordinación en materia de educación y formación, al igual que en el ámbito de la investigación.

Tal y como se expone en la comunicación de la Comisión sobre el cumplimiento de una plan de modernización para las universidades, es preciso tomar medidas en el sector de la educación superior, desde la reforma de los planes de estudios hasta la de la gobernanza y financiación. Sin duda, la principal responsabilidad reside en las autoridades nacionales y las universidades de los Estados miembros.

También existe un apoyo financiero para la agenda de modernización con cargo a los programas comunitarios de educación e investigación. Hay potencial de apoyo sustancial procedente de los fondos estructurales, de acuerdo con los objetivos de competitividad y convergencia.

Con respecto a la investigación basada en la universidad, conviene señalar que el próximo Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo amplía considerablemente las oportunidades de mejora de las actividades de investigación universitaria. Como saben, el pleno acceso a los proyectos asciende del 50 % al 75 % y los programas de aprendizaje de por vida e investigación para los próximos siete años conocerán un aumento considerable de sus presupuestos en el período 2007-2013.

Creo que el Instituto Europeo de Tecnología encierra un mensaje muy importante. Eso no es ajeno al contexto de esta cuestión. Se trata de una iniciativa muy importante para impulsar la transferencia de conocimientos por parte de aquellos que intensifican la inversión en creatividad, en innovación y en la mejora de nuestra competitividad. El IET puede mejorar la competitividad europea en las tres partes del triángulo del conocimiento: educación, investigación e innovación.

Con respecto a la clasificación, que es una parte importante de la pregunta formulada por el señor Mavrommatis, de hecho existen varias clasificaciones internacionales en todo el mundo. Cada uno tiene sus propios lados fuertes y sus propias debilidades. Aunque son útiles en la medida en que ofrecen una visión de la posición competitiva de las universidades, la diversidad de las misiones de cada universidad implica que ningún conjunto individual de criterios puede considerarse una medida objetiva. Los distintos sistemas de clasificación ponderan de modo distinto diversos criterios, y por ello llegan a resultados diferentes. No obstante, siempre que los criterios sean explícitos, pueden ser una herramienta útil para políticos y gestores. Llegados a este punto, y respondiendo directamente a la pregunta, la Comisión no tiene previsto elaborar una clasificación oficial.

 
  
MPphoto
 
 

  Manolis Mavrommatis (PPE-DE). (EL) Señora Presidenta, señor Comisario, ¿cree que muchos de los centros de enseñanza superior en las primeras posiciones de la clasificación general de otras dos investigaciones realizadas en este tiempo deben principalmente sus progresos y el progreso de sus cursos y de sus estudiantes al hecho de que tienen normas educativas privadas y, en caso de que así sea, tiene intención la Comisión de conceder subvenciones a Estados miembros que intenten este esfuerzo, independientemente de las subvenciones privadas que reciben muchas de las universidades del mundo?

 
  
MPphoto
 
 

  Ján Figeľ, miembro de la Comisión. (EN) Creo que el señor Mavrommatis tiene razón cuando señala con el dedo la enseñanza, porque cuando la enseñanza se separa de otras actividades, por ejemplo, la investigación o la transferencia de los conocimientos –a través de la innovación– a la práctica efectiva y a la economía real, todos estos aspectos se debilitan o se vuelven mediocres, y descendemos en la clasificación y nos vemos relegados a la segunda división.

Por lo tanto, la mejor respuesta es invertir más y mejor. La pregunta se enfoca a incrementar la inversión en enseñanza e investigación, mientras que «mejor» significa eficacia y el modo en que nos organizamos, cómo transferimos el conocimiento y cómo construimos asociaciones entre intereses públicos y privados y entre academia y sociedad. Todo esto puede mejorarse con nuestras distintas políticas y en el IET, que antes he mencionado como uno de los ejemplos de integración de estas cuestiones. En segundo lugar, también es necesaria una mayor inversión.

Yo no llamaría a esto una subvención de la Unión Europea, sino apoyo a la cooperación europea, porque reunimos dinero y lo distribuimos de acuerdo con las normas establecidas, y dichas normas deben llevarnos a la excelencia, la transferencia de conocimientos y la recompensa o la promoción de la calidad, no solo de la cantidad, en nuestras instituciones académicas. Esa es nuestra responsabilidad compartida y nuestra tarea común.

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, respaldo por completo lo que el Comisario acaba de decir. La investigación es importante, pero la educación y la formación de los estudiantes es, sin duda, otro de los nobles objetivos de las universidades.

Cuando trabajaba como profesor, me entristecía ver que algunas universidades, en particular las que siempre aparecen en los primeros puestos de estas clasificaciones –por ejemplo, las universidades de elite británicas de Oxford y Cambridge– eran extremadamente reservadas en lo que al programa Erasmus se refiere, en contraste con muchas otras universidades. ¿Podría ser la participación en el programa Erasmus uno de los criterios?

 
  
MPphoto
 
 

  Ján Figeľ, miembro de la Comisión. (EN) Las clasificaciones que han aparecido y que, nos guste o no, formarán parte de nuestro debate, se basan en un conjunto específico de criterios seleccionados por instituciones que organizan dichas clasificaciones. Una famosa es la de la Universidad de Shanghai y otra la de The Times Higher Education Supplement.

Antes he afirmado que hay criterios limitados para la evaluación. No vamos a organizar nuestra clasificación en torno a Erasmus, pero Erasmus es una marca o un modo popular muy importante de mejorar la movilidad en Europa. Hay competencia, no solo en materia de acceso, como actualmente es el caso en la mayoría de universidades, sino también en cuanto a número y contenido de los programas Erasmus. Hace tres años creamos Erasmus Mundus. Erasmus no solo abarca a miles de personas estudiando en todo el mundo. El sistema europeo de transferencia de créditos surgió a raíz de esta cooperación en la década de 1990. Después comenzó el Proceso de Bolonia en 1999, como proceso lógico para que hubiera cada vez más estudiantes y ciudadanos en Europa con cualificaciones obtenidas o complementadas por estudios realizados en el extranjero.

En mi opinión, no vamos a organizar clasificaciones, pero queremos celebrar y promover Erasmus como una herramienta importante para la internacionalización de nuestros estudios y para hacer que Europa y las universidades europeas sean más atractivas en todo el mundo. Organizamos muchas acciones conjuntas en terceros países lejos de Europa. Cuando hablo de socios de fuera de Europa, veo que el programa Erasmus es muy conocido, especialmente ahora que Erasmus Mundus se considera un instrumento competitivo utilizado por las universidades europeas para crear una imagen distinta, externa e interna, de Europa. Por ello, preferiría no hablar de clasificaciones, sino de nuestras acciones para crear un espacio educativo europeo más atractivo.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 31 formulada por Chris Davies (H-0896/06)

Asunto: Emisiones de CO2 de los nuevos vehículos de motor

¿Cuál es, según la Comisión, el promedio actual de emisiones de CO2 de los nuevos vehículos de motor que se comercializan en el mercado europeo del automóvil?

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señora Presidenta, señor Davies, la Comisión confiere una gran importancia al compromiso voluntario por parte de la industria del automóvil de reducir las emisiones de CO2 de los automóviles. Estos compromisos han hecho posible lograr reducciones considerables en el consumo de los nuevos automóviles. En 2004, la media de emisiones de CO2 de los nuevos automóviles fue un 12,4 % menos que en 1995, reduciéndose de 186 gramos de emisiones por kilómetro a 163 gramos.

Redunda en el propio interés de la industria mantener el compromiso que ha contraído. Si no se logra el valor objetivo de los 140 gramos por kilómetro, entonces la credibilidad de los compromisos voluntarios se vería amenazada como alternativa a los reglamentos vinculantes desde el punto de vista jurídico. Hasta el momento, las tres asociaciones de la industria han logrado los objetivos intermedios que fueron fijados como parte de su compromiso voluntario. Aunque consideran que el objetivo final es muy ambicioso, todos han reafirmado su determinación de lograrlo.

No esconderé el hecho, sin embargo, de que todo esto me preocupa. Desde la aparición del informe sobre los logros conseguidos a finales de 2004, me ha preocupado el hecho de que la reducción media anual en los próximos años tendrá que ser mucho mayor que antes si queremos lograr el objetivo final. Todavía no tenemos datos definitivos para 2005, pero no espero una reducción mayor que la de 2004. Si se hace aparente que la industria no va a cumplir sus compromisos, la Comisión –como ya he anunciado– debe intervenir y proponer actos jurídicos para garantizar que las emisiones de CO2 se reducen al nivel que se considera necesario.

Actualmente, la Comisión está revisando la estrategia comunitaria de reducción de emisiones de CO2 de los automóviles. El Grupo de alto nivel CARS 21 recomienda que la futura estrategia consista en un enfoque integrado que implique a todas las partes interesadas relevantes y una amplia gama de medidas. Considero que este informe es esencial para seguir reduciendo las emisiones de CO2 de los automóviles a un coste razonable.

A finales de año, la Comisión adoptará una decisión sobre la futura estrategia. Esta estrategia requerirá, sin duda, mayores progresos en el sector de la ingeniería del automóvil. También estamos considerando establecer objetivos obligatorios para la eficiencia del combustible de los automóviles de motor, por ejemplo, pero también hay que tener en cuenta otros aspectos, como medidas políticas para fomentar el uso de combustibles de bajo contenido en carbono y el cambio de los hábitos de conducción.

A propósito, debería prestar más atención a los otros dos principales componentes de la estrategia: el etiquetado y las concesiones fiscales para los vehículos con emisiones reducidas de CO2. Cabe decir, lamentablemente, que estas dos partes de la estrategia han tenido muy poco efecto hasta el momento, pero creo realmente que es posible realizar mejoras a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Chris Davies (ALDE). (EN) Me complace que el Comisario esté preocupado, porque debe estarlo, ya que la industria del automóvil ha roto mayoritariamente sus acuerdos con la Unión Europea de cumplir estas reducciones. Eso se ha debido en gran medida a motivos de lucro, porque se puede ganar dinero con los vehículos utilitarios deportivos de tracción a cuatro ruedas o «tractores de Chelsea», como los llaman en el Reino Unido.

Hace tres semanas, desde ese mismo lugar, el Comisario Dimas dijo que, sin duda, sería necesario legislar. ¿Puede indicar el Comisario cuál será la fecha más temprana en la que se podrá proceder a legislar, después de que la Comisión haya realizado su revisión que será publicada en diciembre?

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Me gustaría empezar respondiendo a la valoración del señor Davies sobre el mercado europeo de los vehículos de motor. Uno de los motivos por los que no se cumplen los objetivos –pero solo uno de ellos– es el hecho de que las pautas del mercado europeo han cambiado, y tenemos un segmento del mercado que ha experimentado un crecimiento particularmente rápido, lo que no ha sido de gran ayuda con respecto al CO2. Estamos hablando del segmento de los VUD: los vehículos grandes todoterreno con un gran consumo de combustible. Sorprendentemente, estos vehículos pesados con unas emisiones particularmente elevadas han disfrutado de un trato regulador preferente hasta el momento. La propuesta de la Comisión sobre la norma «Euro 5» pretende poner fin al trato preferente de estos vehículos particularmente grandes y particularmente contaminantes. Este es un punto muy importante que está debatiendo actualmente en el Parlamento.

En cuanto a la cuestión del calendario, por motivos de equidad y formalidad, la industria tiene que tener el tiempo que le hemos concedido: Es decir, hasta 2008. Sin embargo, si vemos –como lo estamos haciendo– que los objetivos no se están cumpliendo, la Comisión tendrá que empezar a preparar legislación el año próximo para poder presentarla en 2008.

 
  
MPphoto
 
 

  Reinhard Rack (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, señor Vicepresidente de la Comisión, las emisiones de partículas de los vehículos diesel son un tema de actualidad. El Parlamento, junto con el Consejo, fija unos valores de contaminación elevados. ¿Qué planes hay con respecto a estas emisiones? ¿Existe alguna legislación relevante que se refiere a los vehículos diesel y esté dirigida a la industria de los vehículos de motor?

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Por supuesto, señor Rack. La propuesta de la Comisión presentada a finales del año pasado de introducir la norma «Euro 5» para vehículos reduce las partículas emitidas por vehículos comerciales ligeros y turismos. Nuestra propuesta reduce el valor límite para emisiones de hollín de los automóviles diesel a 5 miligramos por kilómetro a partir de 2009. No podemos fijar este valor más por debajo porque sería imposible de medir. Por consiguiente, en 2009 entrará en vigor el valor límite de 5 miligramos, lo que significa que, a partir de entonces, los vehículos diesel sin filtro de partículas pasarán a formar parte del pasado.

La situación con los óxidos de nitrógeno es más complicada, dado que para una gran mayoría de vehículos, todavía no existe la tecnología necesaria, al menos en la situación actual. La propuesta de la Comisión prevé una reducción de 200 miligramos por kilómetro, que actualmente se está debatiendo en el Parlamento. En estos momentos también se está debatiendo una segunda medida, mi propuesta de reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno para vehículos diesel de 200 a 80 miligramos. Esto entraría en vigor en 2014 o 2015.

 
  
MPphoto
 
 

  Jörg Leichtfried (PSE).(DE) Señor Comisario, estas emisiones de CO2 tienen una repercusión global y, por supuesto, las emisiones de CO2 a escala global también tienen una repercusión en Europa. Por este motivo, me gustaría preguntar si la Comisión conoce las cifras de otros centros industriales en relación con la situación relativa a la reducción de emisiones y, en segundo lugar, si la Comisión está intentando influir a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen, Vicepresidente de la Comisión. (DE) Estoy muy agradecido a su Señoría por plantear esta pregunta, ya que me ofrece la oportunidad de aclarar una idea errónea relativamente generalizada. Por supuesto, tenemos acceso a estas cifras y resulta reconfortante –en mi opinión– que los niveles de emisiones de los nuevos automóviles europeos se encuentren muy por debajo de la media de emisiones de los automóviles en otras partes del mundo. Se encuentran significativamente por debajo de los niveles de los países productores de petróleo, los Estados Unidos y Japón incluidos. Resulta interesante señalar en este sentido que estos países con unos niveles de emisiones más reducidos que los nuestros cuentan con normativas vinculantes desde el punto de vista jurídico en vigor para todos los sectores.

 
  
  

Parte II

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Dado que tratan sobre la misma cuestión, las siguientes preguntas se abordarán de forma conjunta.

Pregunta nº 41 formulada por Bernd Posselt (H-0898/06)

Asunto: Impuestos sobre la cerveza

¿Qué opina la Comisión sobre los planes de incrementar los impuestos aplicados a la cerveza?

Pregunta nº 42 formulada por Justas Vincas Paleckis (H-0925/06)

Asunto: Método de cálculo del aumento del impuesto especial sobre el alcohol

Las instituciones de la Unión Europea están estudiando actualmente la propuesta de la Comisión relativa al aumento del impuesto especial sobre el alcohol. Con el fin de tener en cuenta la inflación en el período comprendido entre 1993, fecha en la que entró en vigor el tipo mínimo de impuesto especial sobre el alcohol que se aplica actualmente, y 2005, se propone aumentar dicho impuesto especial hasta un 31 %.

Los nuevos Estados miembros que se adhirieron a la UE el 1 de mayo de 2004 se comprometieron a aplicar, a partir de esa fecha, un tipo mínimo de impuesto especial sobre las bebidas alcohólicas. En virtud de la propuesta de que se trata, estos Estados deberán aumentar el tipo de sus impuestos especiales teniendo en cuenta el nivel de inflación de los otros Estados miembros, en un momento en que los nuevos Estados miembros aún no habían adherido a la UE.

¿Cree la Comisión que este mecanismo es lógico y equitativo? ¿No sería preferible aplicar a los nuevos Estados miembros un método de cálculo específico del impuesto especial sobre el alcohol?

 
  
MPphoto
 
 

  László Kovács, miembro de la Comisión. (EN) Quisiera informar a sus Señorías de que el 8 de septiembre de 2006 la Comisión aprobó una propuesta para adaptar los tipos mínimos de los impuestos especiales sobre el alcohol y bebidas alcohólicas a fin de que tuvieran en cuenta la inflación desde 1993, cuando se establecieron los tipos vigentes. Esta propuesta fue inspirada por un llamamiento unánime del Consejo realizado el 12 de abril de 2005.

La propuesta establece que los aumentos propuestos entren en vigor a partir del 1 de enero de 2008. No obstante, para aliviar las dificultades que puede que tengan algunos Estados miembros a la hora de incrementar sus tipos nacionales para ajustarse al mínimo revalorizado, se han propuesto períodos transitorios hasta el 1 de enero de 2011.

El aumento inflacionario es del 31%, basado en datos de Eurostat y el índice armonizado de precios al consumidor. Para la cerveza, esto significa que la tasa mínima actual de 74,8 céntimos de euro por hectolitro y grado aumentará a 98 céntimos de euro. En otras palabras, el impuesto mínimo actual basado en medio litro de cerveza con un contenido de alcohol del 5 % subirá de 4,5 a 6 céntimos de euro, lo que supone un aumento de 1,5 céntimos de euro.

La mayoría de los Estados miembros no se ven afectados por esta propuesta, porque sus tipos nacionales ya superan el mínimo revalorizado que se propone. No obstante, el impacto en aquellos Estados miembros a los que afecta dependerá claramente del nivel de sus tipos nacionales actuales. Por ejemplo, Alemania tendrá que aumentar su tipo nacional sobre la cerveza un 24,5 % para ajustarse al mínimo revalorizado. Esto equivale a un incremento del impuesto sobre medio litro de cerveza de un poquito más de un céntimo de euro. Además, con el período de transición propuesto, Alemania tendrá tiempo hasta el 1 de enero de 2011 para realizar el aumento necesario. Sus Señorías pueden ver que el impacto de la adaptación a la inflación propuesta va a ser bastante modesto y no justifica la protesta de algunos Estados miembros.

En respuesta a la pregunta concreta formulada por el señor Paleckis, la Comisión señala que el propósito de lis tipos mínimos es limitar las distorsiones del mercado interior derivadas de distintos niveles impositivos establecidos por los Estados miembros. Por tanto, la tasa mínima debe ser la misma en toda la Unión Europea.

A juicio de la Comisión, no tiene sentido tener distintos tipos mínimos en función del momento en el que un Estado miembro u otro entre a formar parte de la Unión Europea. Como se ha dicho anteriormente, la propuesta de la Comisión incluye períodos de transición adecuados.

Por último, quiero añadir que actualmente la propuesta está siendo objeto de debate en el Consejo. Y dicho debate están resultando ser más difícil de lo esperado, teniendo en cuenta que la propuesta establece una adaptación puramente matemática, que tiene tan solo un efecto marginal en algunos Estados miembros.

Quiero informar a sus Señorías de que el 7 de noviembre, hace tan solo una semana, cuando lo debatimos por primera vez en el Consejo Ecofin, tres Estados miembros –Alemania, la República Checa y Lituania– se opusieron a la propuesta. Por lo tanto, no cuenta con el apoyo unánime necesario, por lo que hemos aplazado el debate y la decisión final hasta la próxima reunión del Ecofin, que se celebrará el 28 de noviembre. Como sus Señorías muy bien saben, también será objeto de debate en el Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt (PPE-DE). (DE) Señor Comisario, ¿sabía que, cuando Baviera se sumó al Reich alemán en 1871, lo hizo con la condición de que la cerveza fuera reconocida como alimento básico, cuyo consumo fuera permitido incluso durante el servicio militar? Por lo tanto, en Baviera la cerveza es un producto alimenticio básico. Asimismo, ¿debería establecerse una distinción clara entre la cerveza y los refrescos alcohólicos, es decir, entre un producto natural saludable y un montón de basura? Mi segunda pregunta para el Comisario es si, tal vez, deberían tenerse más en cuenta las tradiciones regionales y nacionales. En particular, me gustaría preguntarle si no sería una mejor idea reducir el IVA y la fiscalidad de la cerveza para el sector gastronómico, a fin de asegurar la supervivencia de nuestros establecimientos gastronómicos de gran calidad, que son esenciales para la salud. Cuanto más saludable sea la industria gastronómica, más sanos estarán nuestros ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  László Kovács, miembro de la Comisión. (EN) Conozco este concepto y lo aprecio. A mí me gusta la cerveza. Pero esta es una postura que no comparten ni la Comisión ni el Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE). – (LT) Hasta el momento, se ha aplicado un impuesto especial mínimo a las bebidas alcohólicas más populares como el vino y la cerveza, mientras que la cerveza, a diferencia del vino, se ha visto exenta de la aplicación de impuestos especiales; en estos momentos, se está intentando aumentar el impuesto especial de la cerveza. ¿Cómo puede la Comisión explicar estas diferencias con respecto a los impuestos especiales aplicables a las bebidas alcohólicas especialmente en este momento, en vista de las negociaciones emprendidas por Francia para lograr una exención para un tipo de vino concreto?

 
  
MPphoto
 
 

  László Kovács, miembro de la Comisión. (EN) El año pasado, cuando se debatió en el Consejo Ecofin el aumento de los impuestos especiales sobre el alcohol y las bebidas alcohólicas, algunos Estados miembros plantearon la cuestión de la diferencia entre la fiscalidad de la cerveza y la fiscalidad del vino. Como sus Señorías probablemente sabrán, desde 1992, cuando se fijaron los tipos actuales, no ha habido ningún tipo de impuesto especial positivo sobre el vino. En ese momento se acordó finalmente que el vino tendría un tipo cero. A menos que haya otra decisión para volver a evaluar el impuesto especial, cero sigue siendo cero, aunque se aumente el 31 % propuesto.

Agradezco las opiniones de aquellos que afirman que no hay mucha diferencia entre el vino y la cerveza, y también es un hecho que ambos están compitiendo en el mercado de consumo. No obstante, para cambiar la legislación es necesaria la unanimidad, y por lo que a mí respecta, al menos diez Estados miembros vetarían con seguridad los tipos positivos sobre el vino.

 
  
MPphoto
 
 

  Justas Vincas Paleckis (PSE). – (LT) Lamentablemente, debido a los cambios en el orden de las presentaciones de los Comisarios, me he perdido parte de la respuesta a mi pregunta; por tanto, me gustaría volver a preguntar al Comisario si puede dar alguna garantía de que los nuevos Estados miembros de la Unión Europea no serán discriminados en relación con las bebidas alcohólicas.

 
  
MPphoto
 
 

  László Kovács, miembro de la Comisión. (EN) Ya formaba parte de mi respuesta que, de acuerdo con la Comisión, no tendría sentido que existieran dos tipos distintos de impuestos especiales para los nuevos y antiguos Estados miembros.

En cuanto a la cuestión del punto de partida, y si deben ser o no los tipos de impuestos especiales fijados en 1992 que entraron en vigor en 1993, estos pueden ser un punto de partida, y esa es la base de la propuesta actual.

Si el Consejo Ecofin está de acuerdo, podemos encontrar otra fecha de partida, pero esta cuestión no se ha presentado oficialmente para la próxima reunión Ecofin, que tendrá lugar el 28 de noviembre. Sin duda, la Comisión está haciendo todo lo posible por encontrar una solución universal, igual para todos los Estados miembros, ya sean nuevos o antiguos, y espero que el 28 de noviembre finalmente logremos una solución aceptable para todos los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI). (DE) Señora Presidenta, señor Comisario, aunque a los europeos tradicionalmente les gusta beber, el consumo de alcohol lleva varios años descendiendo incluso sin impuestos ni advertencias sanitarias. De hecho, el ejemplo estadounidense demuestra lo que ocurre cuando se criminaliza el consumo de alcohol: los jóvenes se pasan a las drogas de diseño. ¿Tal vez, la Comisión haría mejor en intensificar la lucha contra las drogas ilegales en lugar de demonizar e incluso aumentar el impuesto sobre el alcohol, la droga preferida de la cultura europea?

 
  
MPphoto
 
 

  László Kovács, miembro de la Comisión. (EN) Sin duda, la Comisión no ha propuesto incrementar los impuestos sobre el alcohol, porque lo único que estamos haciendo es revalorizar.

Los tipos actuales del impuesto especial se fijaron en 1992 y entraron en vigor el 1 de enero de 1993. Entre entonces y ahora han perdido el 31 % de su valor. La propuesta simplemente revaloriza el impuesto especial, pero no lo incrementa ni siquiera en un céntimo de euro.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE). (EN) ¿Acepta, señor Comisario, que estamos ante una doble distorsión en nuestro mercado único, una distorsión entre la cerveza y el vino, lo cual es totalmente injusto, y que la distorsión surge debido a la gran diferencia entre los tipos impositivos ordinarios y especiales vigentes en los distintos Estados miembros? En mi país, ese es el motivo por el que cientos de furgonetas blancas van a Calais, cargan y vuelven al Reino Unido para vender en el mercado negro, en detrimento de la industria cervecera, los bares y los minoristas. Estoy seguro de que lo mismo ocurre en otras partes.

 
  
MPphoto
 
 

  László Kovács, miembro de la Comisión. (EN) Como representante del Reino Unido, seguramente sabrá que hay una serie de Estados miembros que se oponen firmemente a la armonización, en general y en principio.

Lo que la Unión Europea ya ha logrado es la armonización de los tipos mínimos de los impuestos especiales, y los Estados miembros son libres para fijar su tipo impositivo nacional muy por encima del mínimo. Hoy tenemos un tipo mínimo del impuesto especial sobre la cerveza y un tipo cero sobre el vino, y estoy de acuerdo en que ocasiona cierta distorsión, pero como he señalado, cambiar esta legislación exige una decisión unánime del Consejo Ecofin, y de momento no hay esperanzas de que se produzca.

También algunos Estados miembros se limitan a aplicar los tipos mínimos y algunos aplican tipos mucho más altos. Por ejemplo, con respecto a los licores, sé que hay algunos Estados miembros escandinavos en los que el tipo actual de los impuestos especiales supera en más de diez veces el mínimo obligatorio. Sin duda, eso puede ocasionar cierta distorsión. No obstante, corresponde a la jurisdicción de cada uno de los Estados miembros fijar el tipo mínimo u otro más elevado, pero sin duda no más bajo.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 43 formulada por Georgios Papastamkos (H-0891/06)

Asunto: Régimen descentralizado del Derecho de competencia

Con arreglo al Reglamento (CE) nº 1/2003(1), entre otros cambios, el régimen centralizado anteriormente vigente se sustituyó por un sistema de excepción legal directamente aplicable, en el que las autoridades de competencia y los órganos jurisdiccionales de los Estados miembros sean competentes no solo para aplicar el apartado 1 del artículo 81 y el artículo 82 del Tratado, directamente aplicables en virtud de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, sino también el apartado 3 del artículo 81 del Tratado.

¿Se dispone de primeras estimaciones acerca de la eficacia del nuevo régimen descentralizado? Además de las autoridades nacionales independientes de competencia, ¿se recomienda, como mejor práctica, la creación de órganos jurisdiccionales nacionales —familiarizados con la índole técnica y la complejidad de la materia de la política de competencia— que se encarguen exclusivamente de asuntos de protección de la competencia?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, de acuerdo con los principios de la autonomía institucional y procesal en que se sustenta el Tratado CE, corresponde a cada Estado miembro decidir los tribunales competentes en materia de competencia.

Como saben sus Señorías, la mayoría de los Estados miembros cuentan con normas procesales concretas para los asuntos relacionados con la competencia y entre estos se encuentran, por ejemplo, la remisión directa de los asuntos a los tribunales superiores, la limitación del número o tipo de tribunales o el uso de tribunales especializados.

Los tribunales nacionales tienen igualmente a su disposición una serie de mecanismos en caso de duda acerca de la aplicación de los artículos 81 y 82 a un procedimiento. En particular, en virtud de lo dispuesto en el artículo 15 del Reglamento 1/2003, los tribunales nacionales pueden pedir a la Comisión que se pronuncie sobre cualquier pregunta relativa a la interpretación de las normas comunitarias en materia de competencia que planteen los hechos de un asunto. Hasta ahora, los tribunales nacionales lo han hecho en unas veinte ocasiones. Si desea una interpretación vinculante de dichas normas, los tribunales nacionales pueden acudir al Tribunal de Justicia en el marco del procedimiento de procedimiento prejudicial, y varios Estados miembros ofrecen igualmente la posibilidad de que los tribunales remitan preguntas complejas a las autoridades nacionales en la materia.

La Comisión acoge favorablemente todas las iniciativas de los Estados miembros para mejorar los conocimientos de los sistemas judiciales nacionales sobre la legislación comunitaria en materia de competencia. La propia Comisión ha cofinanciado la formación de unos 1 900 jueces para la aplicación de la legislación comunitaria en materia de competencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papastamkos (PPE-DE). (EL) Señora Presidenta, ¿tal vez el solapamiento de competencias entre las autoridades nacionales en materia de competencia y las competencias de otras autoridades reguladoras está conduciendo a la fragmentación de la política de competencia en numerosos Estados miembros? ¿Es esto tal vez una fuente de inseguridad jurídica? Señor Comisario, ¿cree usted que una institución sólida que funda a las autoridades reguladoras –como, por ejemplo, ocurre en los Países Bajos, donde la autoridad de competencia ha absorbido a la autoridad reguladora de la energía y a la autoridad de las telecomunicaciones– sería un buen modelo también para otros Estados miembros?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión. (EN) Quizá sería posible ofrecer más información sobre la manera en que trabaja la Red Europea de Competencia en la situación que ha mencionado su Señoría. En todos nuestros contactos con las autoridades competentes intentaremos determinar lo que sea mejor en sus circunstancias concretas. Creo que nuestra fórmula puede resultar útil, si puede llevarse a cabo en el propio Estado miembro y si está vinculada a nuestras normas en este ámbito. Debemos tener en cuenta que los tribunales nacionales solo tenían derecho a aplicar plenamente los artículos 81 y 82 en las acciones ya incoadas.

La coordinación entre las autoridades nacionales y la Comisión es intensa y tiene lugar de forma cotidiana. Soy muy consciente de que el diálogo ha sido fructífero hasta ahora y no veo razón alguna para que esto cambie.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE). (EN) Se suponía que una de las ventajas de la centralización era que la Comisión podría concentrarse más en los casos de gran envergadura. Me gustaría preguntar, entonces, por qué la Comisión, que es la mayor autoridad del mundo en materia de competencia, nunca ha se ha opuesto decididamente a una de las mayores prácticas restrictivas del mundo, a saber, a la que lleva a cabo De Beers Diamond Company en lo que se refiere al denominado sistema de proveedor de elección, que impone fuertes restricciones a la competencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión. (EN) Permítanme comenzar felicitando a su Señoría, porque ha abordado una cuestión sumamente importante, y por el elogio de que somos la mayor autoridad en materia de competencia. El Comisario Figeľ respondió a una pregunta sobre clasificación, y en estos momentos nuestra clasificación en el ámbito de la competencia es el número uno. Ser el número uno es un honor, pero también un reto, ya que deseamos mantener esa posición.

Su Señoría ha hablado de De Beers y le responderé por escrito con todo detalle sobre lo que hemos hecho hasta ahora. Como su Señoría sabe, somos parte en el asunto ALROSA/De Beers, que está relacionado concretamente con la cuestión que ha abordado. Contamos con recursos limitados, pero al llegar a un cierto punto, cuando decidimos hacer frente a un monopolio o cuasimonopolio, llevamos las cosas más lejos. Nos mantendremos al tanto y seguiremos de cerca este asunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Katerina Batzeli (PSE). (EL) Señora Presidenta, me gustaría realizar un comentario sobre la posición de la Comisión con respecto a la fusión de las autoridades de competencia con las autoridades reguladoras. Me gustaría señalar en su respuesta que a la hora de salvaguardar la eficacia de las autoridades reguladoras, las autoridades de competencia y la transparencia son prioritarias. Estos son los principios básicos. Creo que las autoridades reguladoras, tal como decide y selecciona la Comisión, especialmente las autoridades reguladoras de la energía, desempeñan un papel importante en el mantenimiento de su independencia del comité de la competencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión. (EN) Para responder con franqueza a esta pregunta, diré que los Estados miembros pueden dividir su labor entre distintas autoridades, y la autoridad nacional de regulación se convierte en la autoridad nacional en materia de competencia, como su Señoría sin duda sabe.

Por lo que respecta al factor nacional, este forma parte de la red europea de defensa de la competencia y, como acabo de mencionar, las relaciones de trabajo dentro de dicha red son absolutamente cordiales. Conocemos las normas y estas son de hecho lo que acaba de mencionar su colega. En términos generales, nosotros nos ocupamos de los asuntos de gran importancia, o al menos los asuntos relacionados con nuestras normas en materia de fusión de sociedades, pero si se trata de un asunto nacional del que la autoridad nacional de defensa de la competencia quiere y puede ocuparse, es esta la que lo hace.

Sin embargo, no se trata de una legislación inamovible. Si la autoridad nacional de defensa de la competencia prefiere traspasarnos el asunto, estamos dispuestos y, sin duda, en condiciones de ocuparnos de él.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 44 formulada por Ruth Hieronymi (H-0899/06)

Asunto: Ayuda a las producciones cinematográficas en el Reino Unido mediante ventajas fiscales

En el Reino Unido se está debatiendo en estos momentos la ley nacional de presupuestos, en virtud de la cual únicamente los gastos específicos realizados en el Reino Unido podrán obtener ventajas fiscales.

De aprobarse dicha ley, producciones cinematográficas estadounidenses producidas en el Reino Unido se verían favorecidas en gran medida por estos beneficios fiscales, mientras que las coproducciones británicas producidas en la UE, no podrían obtener dichos beneficios.

¿Es este sistema de beneficios fiscales compatible con la legislación europea en materia de competencia? En caso afirmativo, ¿se puede permitir esta discriminación de las producciones europeas, teniendo en cuenta la misión de contribuir al florecimiento de la diversidad cultural dentro de la Unión en virtud del artículo 151 del Tratado de la Unión Europea? De no ser así ¿qué medidas puede tomar la Comisión Europea en un caso como este según el Tratado UE y ante todo según la legislación europea en materia de competencia?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión. (EN) La Comisión mantiene actualmente consultas con las autoridades británicas sobre el programa de incentivos fiscales a la industria cinematográfica de ese país, que fue notificado a la Comisión en virtud de las normas en materia de ayudas públicas.

La Comisión evalúa este caso sobre la base de la Comunicación sobre el cine de 2001, que contempla que los Estados miembros puedan conceder ayudas públicas a la producción cinematográfica si la película en cuestión tiene un contenido cultural, de acuerdo con criterios nacionales verificables. De conformidad con el principio de subsidiariedad, la Comunicación sobre el cine permite que los Estados miembros adopten dichos criterios nacionales verificables. El artículo 151 del Tratado y la Comunicación sobre el cine no excluyen la posibilidad de que las producciones de terceros países y las coproducciones se beneficien de las ayudas públicas que conceden los Estados miembros en apoyo de la industria cinematográfica. No obstante, la Comunicación sobre el cine permite a los Estados miembros exigir que hasta el 80 % del presupuesto de producción de la película se gaste en su territorio a cambio de dichas ayudas públicas.

El programa británico recoge este requisito. Asimismo, la notificación inicial del incentivo fiscal para la industria cinematográfica británica no dejaba claro si las coproducciones europeas que cumplan las condiciones establecidas en el Convenio europeo sobre coproducciones cinematográficas deben pasar la prueba de contenido cultural del Reino Unido para recibir las subvenciones contempladas en el programa. Las autoridades británicas han clarificado este extremo, a instancias de la Comisión, en las directrices que han publicado sobre el programa. Por consiguiente, las condiciones para las coproducciones europeas para beneficiarse del programa coinciden con las normas europeas de uso común. En cambio, las producciones estadounidenses y las coproducciones británico-estadounidenses deben pasar la prueba de contenido cultural para poder acogerse a las ventajas fiscales de este programa.

La prueba de contenido cultural del Reino Unido recoge los criterios nacionales verificables destinados a asegurar que las ayudas se destinen a un producto cultural. Ese es uno de los aspectos del programa que está siendo estudiado por la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Ruth Hieronymi (PPE-DE). (DE) Señora Comisaria, me gustaría preguntarle si los proyectos presentados por el Gobierno británico hasta el momento contienen estos criterios culturales para las coproducciones británicas y estadounidenses o si hay que añadirlos? Mi segunda pregunta es la siguiente. ¿Cuál es la situación con respecto a las coproducciones británicas en otros Estados miembros de la UE?

 
  
MPphoto
 
 

  Neelie Kroes, miembro de la Comisión. (EN) Su Señoría habla de la culminación de las actividades británico-estadounidenses en este ámbito. El coste de la participación de un actor estadounidense en una película británica será subvencionable en el marco del incentivo fiscal para la industria cinematográfica británica, pero el coste de un actor originario de otro Estado miembro también será subvencionable, siempre que el rodaje tuviera lugar en el Reino Unido.

Su Señoría plantea una situación en la que las películas son coproducidas por empresas británicas y de otros Estados miembros. Es cierto que el coste de la participación de un actor británico o europeo en un rodaje realizado en otro Estado miembro no podrá recibir subvenciones del programa británico. Sin embargo, el coproductor de otro Estado miembro podría incluir en el presupuesto de producción el coste del actor británico o europeo en su propio Estado miembro, y dichos costes podrían recibir ayudas de ese Estado miembro.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 32 formulada por Claude Moraes (H-0871/06)

Asunto: Prevención y tratamiento del VIH/SIDA en Sudáfrica

¿Puede facilitar la Comisión detalles de la actividad desarrollada por la Unión Europea en la prevención y el tratamiento del VIH/SIDA en Sudáfrica?

¿Qué hace la Comisión para promover el uso de medicamentos retrovirales en Sudáfrica? ¿Qué progresos se han hecho en cuanto disponibilidad de medicamentos y preparados no patentados para las personas afectadas por el VIH/SIDA en Sudáfrica?

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) Señora Presidenta, Señorías, sobre el tema del virus de inmunodeficiencia humana y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/sida), la Comisión apoya las actividades desarrolladas por los Ministerios nacionales y provinciales de Sanidad desde 1994. Una serie de organizaciones no gubernamentales han recibido asimismo un apoyo directo con cargo al Programa Europeo de Reconstrucción y Desarrollo o a la rúbrica presupuestaria relativa a las enfermedades asociadas a la pobreza. Las intervenciones han alcanzado en gran parte los resultados previstos para los distintos proyectos. No obstante, su sostenibilidad, en especial en el ámbito de los sectores sociales, es motivo de preocupación debido a los costes progresivos que entrañan.

Actualmente hay dos operaciones en curso con los Ministerios de Sanidad que gozan de una financiación con cargo al programa indicativo. En primer lugar están las asociaciones para la prestación de asistencia sanitaria primaria, incluido el VIH/sida, que han recibido 25 millones de euros: este programa establece asociaciones entre ONG y cinco de los nueve Ministerios provinciales de Sanidad. Las ONG financian becas e imparten una formación adecuada a los trabajadores sanitarios poco o nada formados. Esos trabajadores prestan asistencia básica para el tratamiento del sida a enfermos que anteriormente no tenían acceso a él. Actualmente hay 187 000 pacientes que reciben asistencia y 5 000 sanitarios. Estas cifras aumentarán considerablemente tan pronto esté operativo en 2007 el nuevo programa, al que se han asignado 45 millones de euros.

El segundo programa incluye el apoyo al Plan General de Gestión de la Asistencia y Tratamiento del VIH/sida del Gobierno sudafricano, con 25 millones de euros. Este programa fue aprobado por la Comisión en diciembre de 2004 y tiene por objeto apoyar la ejecución de este plan de lucha contra el sida, en especial por lo que respecta a la planificación de los recursos humanos, la autorización de comercialización de los medicamentos, la financiación de la asistencia y las actividades de promoción de la salud.

En el sector educativo hay un programa relativo al VIH/sida –el programa sobre el sida en la enseñanza superior, HEAIDS–, dotado con 20 millones de euros. Este programa es la continuación de un proyecto financiado por el programa del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DfiD) e Irlanda y está destinado a reducir la propagación del VIH/sida en un grupo de edad especialmente afectado y muestra signos de recaer en antiguas pautas de comportamiento, así como en la comunidad de la enseñanza superior en general.

En 2002, la Comisión aprobó un programa regional de sensibilización y enseñanza sobre el VIH/sida, que ha recibido una contribución comunitaria de 10 millones de euros, complementarios de los 20 millones de euros aportados por el Reino Unido, los Países Bajos e Irlanda. Es aplicado por Soul City, una ONG sudafricana. Desde hace 14 años, Soul City recibe una ayuda importante de la Comunidad Europea para desarrollar su enfoque «edutainment» –education and entertainment–, que consiste en utilizar las telenovelas y seriales, junto con desplegables y otros documentos multilingües, que profundizan en los temas desarrollados en los programas. Este programa no abarca Sudáfrica, sino ocho países vecinos. Aunque la acción llevada a cabo estos últimos años ha dado excelentes resultados, hay que constatar que este programa tropieza con problemas de tipo administrativo debidos a su carácter transfronterizo y al hecho de que está apoyado por varias fuentes de financiación.

Junto a los programas financiados por el programa de desarrollo regional, se encuentran actualmente en curso de ejecución en Sudáfrica seis proyectos financiados por distintas líneas presupuestarias temáticas, con unos 10 millones de euros. Todos ellos tienen objetivos relacionados con la lucha contra el sida. Cabe destacar entre estos últimos un proyecto de investigación de vacunas que asocia a institutos de investigación sudafricanos y europeos.

Por lo que respecta a la utilización y la disponibilidad de medicamentos, la Comisión no tiene ningún programa específico en Sudáfrica para promover el uso de medicamentos genéricos, pero apoya las medidas adoptadas por el Departamento sudafricano de Sanidad con vistas a racionalizar y mejorar la normativa sobre los medicamentos. Hay que recordar que muy a menudo el problema no reside en la no disponibilidad de medicamentos antirretrovirales, sino en la reticencia de los pacientes a ser examinados y tratados, y en el acceso a los equipos y al personal de sanidad, especialmente los farmacéuticos, que deben recibir a los pacientes y darles consejos antes de iniciar el tratamiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Claude Moraes (PSE). (EN) Gracias, señor Comisario, por esta respuesta tan completa.

Conozco su dedicación a este tema, pero durante el fin de semana me reuní con activistas de Zimbabue y Sudáfrica que luchan contra el sida, y la pregunta que me hicieron, que resulta difícil de responder, fue si la Unión está logrando resultados significativos, mediante la administración de antirretrovirales y las demás medidas que usted ha anunciado, en la lucha contra la pandemia del sida. ¿Marcan estas medidas realmente la diferencia? Lo que me preocupa es que en Zimbabue estamos perdiendo este combate debido a las condiciones especiales que reinan en ese país. Pero también me dijeron que la situación sigue siendo sumamente grave en Sudáfrica.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) Pienso que la lucha contra esta plaga pasa en primer lugar por una coherencia mucho mayor entre los distintos agentes. Desde este punto de vista, la Comisión también ha desembolsado una nueva e importante contribución al Fondo Mundial y también lo hará en el futuro. En la reunión para la refinanciación de Londres entregamos al Fondo Mundial algo así como 90 millones de euros más. Debo decir que esta reunión de refinanciación del Fondo Mundial no tuvo el éxito esperado: aun cuando se consiguió reunir un importe relativamente importante, no se reunió el importe que queríamos.

Después, creo que la Unión Europea, la Comisión, debe financiar proyectos y estrategias que sean eficaces. No tenemos ni los conocimientos expertos ni la capacidad necesaria para convertirnos en operadores o agentes en este terreno. Por tanto, debemos confiar en quienes tienen esos conocimientos y han demostrado ya cierta eficacia.

Será un combate muy largo. Quien piense que esta cuestión se puede resolver rápidamente, a mi entender, se equivoca. Creo que la acción es eficaz, pero el camino es aún demasiado largo. Por ejemplo, en ni opinión, nunca se alentará demasiado la educación, aunque solo sea primaria, de todas las niñas en África. En efecto, si queremos una medida realmente eficaz para luchar contra esta lacra en África, hay que comenzar por enviar muy pronto y masivamente a las niñas a la escuela primaria. Creo que será una de las medidas preventivas más eficaces para luchar contra esta plaga.

Por tanto, sí, Europa hace todo lo que puede. Pero me formula usted una pregunta a la que me resulta difícil responder. Me pregunta: ¿son ustedes eficaces? Sí, pienso que somos eficaces, pero no seremos nunca lo bastante eficaces. Tampoco puedo responder a la pregunta: ¿en qué plazo van a erradicar esta lacra? Solo podemos apostar por la cantidad de medios, por la estrategia de los expertos –que son numerosos, a veces incluso muy numerosos– y la estrategia y la buena voluntad de los actores –que son numerosos, a veces incluso muy numerosos.

Personalmente pienso que nos interesa disponer de estrategias coherentes y no estoy seguro de que dispersarlas, por así decirlo, entre todo tipo de actores diferentes sea la respuesta correcta. Estoy muy a favor de la idea de aplicar las estrategias directamente con los Gobiernos de los países afectados, porque pienso que los países deben hacer suyas las acciones que se llevan a cabo. Los países deben implicarse en ellas. En Botswana, por ejemplo, el Gobierno, el Estado de Botswana, está realizando un auténtico esfuerzo, realmente está yendo de puerta a puerta. Su acción consiste en ir a cada casa a explicar la prevención y los tratamientos. Creo que a este respecto hay que proceder sin duda de forma sistemática.

Volviendo a la pregunta que me ha formulado, me pone en un aprieto. No puedo decirle si somos eficaces, porque sería mentir si dijera que sí, que somos eficaces. Creo que somos eficaces, pero no puedo apostar por ello.

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE). – (LT) Señora Presidente, señor Comisario, tengo una pregunta con respecto a la prevención del VIH/sida. Tuve oportunidad de abordar esta cuestión en comunidades rurales en Mozambique. Todas las personas saben perfectamente lo que es esta enfermedad y que hay que luchar contra ella. Sin embargo, la protección es un problema: O no está disponible o es demasiado costosa. Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar esta enfermedad?

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) Acabo de esbozar la respuesta a esta pregunta. Personalmente espero mucho de ello, porque después de todo hay una lógica. Uno de los primeros Objetivos del Milenio es la escolarización primaria de todos los niños en edad de ir a la escuela primaria. Creo que debemos hacer un esfuerzo colosal a este respecto, ya que la realización de este objetivo pasa por la educación, por campañas de información y por una actuación más sistemática.

En segundo lugar, creo que debemos descentralizar mucho más esta estrategia. Pongamos, por ejemplo, el caso de África: es evidente para quienes conocen África que hoy uno de los dramas de África –no se habla mucho de ello, pero estoy muy atento a esta cuestión– es que todas las políticas están centralizadas. Hay muy poca descentralización y, cuando la hay, se descentralizan las competencias, pero sin los medios para llevar a cabo las acciones contempladas o ejercer dichas competencias. Por tanto, habría que movilizar mucho más a las comunidades de base. No debemos reparar en gastos con respecto a la educación.

Habla usted de medidas preventivas. No veo ninguna medida preventiva más importante que esta. Quisiera decir a este respecto –aunque quizás sea muy duro– que debemos dejar de cambiar continuamente de estrategia a fin de conseguir, por así decirlo, resultados inmediatos. Es necesario un periodo de acción; no se puede medir la eficacia de una política al cabo de tan solo unos años. Es una plaga dramática, terrible y, por tanto, hay que empezar todo partiendo más o menos de cero.

Puedo dar testimonio de varias estrategias: un país como Botswana realiza un trabajo y esfuerzos considerables. Hay otros países que realizan esfuerzos considerables. Acabo de hablar de este tema con la señora Zuma, Ministra de Asuntos Exteriores de Sudáfrica, país que está revisando un poco la política que ha practicado hasta ahora en este terreno. Sudáfrica quiere adaptarse, y creo que eso es bueno. Podría hablar de otros países más, pero la medida preventiva esencial es, creo, la educación. Realmente, no veo otro eje en torno al cual desarrollar nuestra estrategia.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Pregunta nº 33 formulada por Manuel Medina Ortega (H-0873/06)

Asunto: Immigración: apoyo a inmigrantes repatriados

Teniendo en cuenta que, en los últimos meses, miles de inmigrantes irregulares procedentes del África occidental han sido devueltos a sus países de origen, en los que persisten las condiciones económicas que forzaron su emigración, ¿se propone la Comisión, en el marco de sus políticas de desarrollo, adoptar medidas que faciliten el asentamiento en sus países de origen de los inmigrantes retornados?

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) Para verse coronada por el éxito, toda acción en materia de migración y desarrollo debe ser exhaustiva e integrada y debemos utilizar nuestros instrumentos financieros a corto y medio plazo y entablar un diálogo político reforzado, en especial con nuestros socios africanos.

La estrategia de la Comisión para ayudar a los países de África Occidental que se enfrentan al regreso de los emigrantes descansa así en tres ejes complementarios. En primer lugar, se trata de responder a la urgencia de la situación movilizando los instrumentos disponibles: pienso en la dotación B y en el mecanismo de reacción rápida. En el caso de Senegal, por ejemplo, la Comisión va a establecer una acción de acompañamiento y reinserción de los migrantes repatriados por un importe de 9,6 millones de euros, que es de hecho el saldo del noveno Fondo Europeo de Desarrollo, que irá acompañado de otras acciones financiadas por el mecanismo de reacción rápida por un importe de unos 1,9 millones de euros.

Después, hay que trabajar a medio plazo teniendo en cuenta los aspectos asociados a las migraciones en la aplicación de los instrumentos de cooperación. Las cuestiones relacionadas con las migraciones constituyen un capítulo importante de la programación del décimo Fondo Europeo de Desarrollo, como complemento de los instrumentos existentes. Así, hemos dotado un programa de «migración» con 25 millones de euros a partir del saldo de la dotación B del noveno FED.

Los tipos de acciones previsibles a medio plazo en materia de reintegración son múltiples: establecer, dentro del respeto de la dignidad y los derechos fundamentales de las personas, sistemas eficaces de readmisión en el conjunto de países afectados; hacer hincapié en la formación y la acogida para facilitar la reinserción de los inmigrantes en situación irregular de regreso a su país de origen; apoyar económicamente los programas nacionales y regionales destinados a la reintegración de los migrantes; promover campañas de información y sensibilización para los emigrantes potenciales sobre los riesgos de la inmigración ilegal.

Dicho esto, quisiera añadir, aún a riesgo de parecer un poco desfasado, que hay que velar por que las medidas de acompañamiento y de reinserción, sean cuales sean, no privilegien de forma manifiesta a los migrantes que regresan a su país respecto de aquellos que no se han marchado. Si no, tendrán evidentemente un efecto llamada y me parece sumamente importante velar por ello. Por último, a largo plazo, y lo sabemos, la verdadera respuesta es una política de formación y empleo de los jóvenes, que la Comunidad Europea apoya, entre otras cosas, a través de su apoyo a las políticas de integración económica, a través de la negociación de acuerdos de cooperación económica destinados a atraer inversiones y a potenciar el crecimiento económico, que son las condiciones necesarias para la creación de puestos de trabajo atractivos. Estas políticas ocupan un lugar central en las prioridades de desarrollo y en la estrategia relativa a África.

Debo decirles que, desde este punto de vista, soy de los que piensan que si el crecimiento no conduce necesariamente a la reducción de la pobreza, es seguro que no hay reducción de la pobreza sin crecimiento: tenemos que recordarlo. Por tanto, estoy convencido de que la respuesta a largo plazo consiste en promover los acuerdos de cooperación económica y apoyar la emergencia de mercados regionales integrados, que pueden ir parejos a una ayuda masiva de la Unión Europea para la actualización de las normas cualitativas de los productos, la transferencia de tecnologías, la construcción de infraestructuras regionales y subregionales, de infraestructuras para mejorar el acceso, etc.

Para terminar, me permitiré, señora Presidenta, una digresión bastante personal, que merece alguna reflexión. Están las medidas inmediatas, que debemos tomar necesariamente y que, por desgracia, se centran a menudo en la seguridad, lo cual comprendo, porque nuestros ciudadanos están preocupados, están inquietos, por el fenómeno, y tenemos dificultades para gestionar los flujos migratorios. Están también las políticas a largo plazo, que son las políticas de desarrollo. Junto a esas medias inmediatas y esas políticas, me pregunto si no sería útil abrir una reflexión sobre lo que denominaría la migración apoyada. No se trata de cuotas, una idea antigua, de la que no soy muy partidario por el momento. Pienso, más bien, por ejemplo, que podríamos financiar agencias de migración en los países de origen de los flujos, agencias que podrían informar a los candidatos migrantes y podrían trabajar también con los países europeos occidentales en los que existen posibilidades de empleo, sin por ello alentar la fuga de cerebros, que es otra de mis preocupaciones. Esas agencias podrían desempeñar de algún modo un papel de regulador en ambos sentidos. En efecto, hay una cosa que no me sacarán de la cabeza: no vamos a resolver la cuestión de los inmigrantes cerrando las fronteras, ni tomando medidas coercitivas, ni tampoco repatriando masivamente a la gente. Todavía vamos a tener que vivir durante muchos años con este fenómeno. La inmigración no es un fenómeno nuevo. Siempre ha habido migraciones. En Europa, da la impresión de que descubrimos de repente un fenómeno que no existía antes. Desde que el mundo es mundo ha habido migraciones. Lamento tener que repetirlo. Dicho esto, comprendo que sea difícil de gestionar, comprendo que debemos tomar medidas, a veces inmediatas, pero me pregunto: ¿no debemos, justamente porque somos europeos, porque somos portadores de valores europeos, abrir una reflexión sobre lo que denominaré una tercera vía, que me parece más realista? Las agencias de migración podrían muy bien impartir formación para que jóvenes de los países afectados pudieran convertirse, por ejemplo, en pequeños autónomos, comerciantes, pequeños artesanos, porque lo que más falta en los países pobres es una clase media importante. Falta tanto en el plano económico como en el plano político, porque la estabilidad política es en general mayor en los países en que existe una clase media importante.

Esta es, señora Presidenta, la pequeña digresión que deseaba hacer. Creo que es importante que seamos un poco más audaces en nuestra reflexión.

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Medina Ortega (PSE). – (ES) Gracias, señor Comisario, porque creo que está usted siguiendo el tema de la inmigración con la importancia que se merece y estoy de acuerdo con casi todas sus consideraciones.

Sin embargo, en este momento, se está produciendo, sobre todo en los países del Sur de Europa, una llegada masiva de inmigrantes en situación irregular que plantea no solo un problema económico y social, sino también político. La llegada masiva de inmigrantes a pequeñas islas del Mediterráneo y del Atlántico plantea un problema político.

Estoy de acuerdo con el señor Comisario en que no se puede «estimular» a los inmigrantes, pero quizá pueda considerar este fenómeno de la inmigración como la experiencia de que algo va mal en la ayuda al desarrollo. Esto daría lugar, en efecto, a una política complementaria de las actuales políticas que tenemos.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) He respondido ya a esa pregunta. Imaginemos, por ejemplo, que se puedan consagrar diez veces más recursos a nuestras políticas de desarrollo. No es menos cierto que si ustedes realizan proyectos de desarrollo en países en desarrollo en los que no hay, por ejemplo, capacidad de Estado, ni siquiera capacidad soberana de Estado, es decir, en los que el Estado no es capaz de dar acceso a la enseñanza que sea igual para todos los niños, un acceso a la administración, un acceso a la justicia o un acceso a la sanidad, su política de desarrollo no será realmente eficaz. No lo será mientras no tengan Estados capaces de proporcionar a los ciudadanos unos servicios básicos y de organizar la sociedad con criterios sociales.

Por esta razón, toda la filosofía que intento desarrollar en el décimo Fondo Europeo de Desarrollo es decir que es absolutamente necesario que hagamos que estos Estados sean más capaces de proveer. De esto trata el debate sobre la gobernanza.

Como saben, recientemente he presentado una comunicación sobre la gobernanza, que fue bastante bien acogida por los Estados miembros y que ha sido bien acogida también en el marco de la reunión del Banco Mundial en Singapur, donde marcamos la diferencia europea. Mañana, pasado mañana y el viernes se desarrollarán en Bruselas unas importantes jornadas sobre el desarrollo centradas en la cuestión de la gobernanza, con numerosas mesas redondas. El presidente del Banco Mundial participará en ellas. Estarán presentes 17 jefes de Estado o de Gobierno africanos, numerosos Ministros y expertos, Mark Malloch Brown del PNUD, etc. Todos se reunirán para llevar a cabo una verdadera reflexión sobre la gobernanza.

¿Cómo reforzar la capacidad de los Estados para garantizar? La experiencia que he adquirido en este ámbito me lleva a la conclusión de que no conseguiremos un desarrollo efectivo sin consolidar paralelamente los Estados afectados. Lo que vale para Europa –lo que ha valido para Europa, lo que ha valido para nuestros países– vale también para esos países. Pienso que si todo lo que volcamos en nuestras políticas de desarrollo, lo volcamos en Estados que fracasan, las consecuencias solo serán negativas: mucho derroche, muchas pérdidas, mucha pérdida de eficiencia.

Tengo una última reflexión para concluir. Por lo que respecta al desarrollo, el 75 % de los recursos que consagramos al desarrollo no son apoyo presupuestario a los Estados. Solo el 25 % de nuestro gasto a favor del desarrollo se destina a ayudar a los Estados, es decir, a consolidarlos o darles una oportunidad de conseguirlo. El 75 % restante pasa por agentes indirectos. Esos agentes indirectos son útiles e importantes, sin duda. Es necesario que sean socios. Pero me parece difícil dar a unos Estados en desarrollo esa capacidad para garantizar si solo les damos una cuarta parte del presupuesto de desarrollo. Reconozco que esta cuestión merece un debate contradictorio en profundidad, pero todo el mundo sabe que estoy a favor de un aumento sustancial del volumen de la ayuda presupuestaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Glyn Ford (PSE). (EN) Gracias, señor Comisario. Con esto ya ha respondido a una parte de mi pregunta complementaria. Sin embargo, ¿considera la Comisión que en lugar de pagar a los inmigrantes ilegales para que regresen a su país, estimulando así la inmigración, no sería preferible mejorar las condiciones que los obligaron a abandonar su patria? Dicha medida requeriría, por supuesto, un incremento considerable del gasto en desarrollo de la UE respecto al actual.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) He respondido ya a esa pregunta. Es muy compleja. En efecto, si la idea es que se dé a todos los que desean marchar de su país una cantidad para que se queden, equivale a establecer en los países en desarrollo un sistema generalizado de intervención centrado en los individuos. Esto no tiene nada que ver con el desarrollo. Es extremadamente peligroso.

En cambio, me sumo a su idea –porque es también mía– de que hay que invertir de forma masiva en proyectos de desarrollo que, por ejemplo, generen empleo o trabajo; pienso en trabajos de alta intensidad de mano de obra, que por lo demás financiamos. Por ejemplo, en Ruanda financiamos la construcción de carreteras directamente ejecutadas por desempleados, por personas que se han puesto a trabajar, que solo ganan, es cierto, un dólar y medio diario, pero que tienen una situación, que trabajan, que así mantienen a su familia.

Sí, estoy totalmente de acuerdo con usted: hay que invertir al máximo en desarrollo, pero en las condiciones que he dicho. Creo que contentarse con volcar medios sin un Estado que pueda regular, que pueda orquestarlo todo, no conducirá a gran cosa.

 
  
MPphoto
 
 

  Jörg Leichtfried (PSE). (DE) Señor Comisario, empezaré señalando que sus comentarios me han parecido muy estimulantes. Sobre mi pregunta en concreto: Las políticas de inmigración y asilo en la UE dan la impresión de que la política de la mayoría de los Estados miembros consiste en hacer lo que quieren, en no hacer lo que se supone que deben hacer y en que todos participan, incluso aunque sabemos que, probablemente, una política europea común en materia de inmigración y asilo es la única forma sensata de actuar. Por este motivo, me gustaría preguntar qué esfuerzos está haciendo la Comisión en aras de una política común de inmigración y cuánto tiempo necesitaremos hasta que, en su opinión, dicha política se inscriba en el ámbito de competencias y responsabilidades de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Louis Michel, miembro de la Comisión. (FR) Señora Presidenta, seré muy breve. No puedo sino adherirme a sus palabras sin reservas. Cada vez que la Comisión hace propuestas para unificar, para hacer converger las distintas legislaciones y enfoques de nuestros Estados, tropieza, hay que decirlo, con claras divisiones entre los Estados. Por tanto, creo que las cosas avanzan, que se progresa, pero veo también las dificultades existentes para convencer a los Estados de que tomen medidas concretas. Pongamos el ejemplo de los esfuerzos realizados por mi colega Frattini para incitar a los Estados miembros a aplicar una política mucho más coherente y mucho más unificadora. Por tanto, tiene usted mil veces razón. La Comisión hace todo lo que puede, pero, por desgracia, no puede forzar la mano de los Estados.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. Las preguntas que, por falta de tiempo, no han recibido respuesta oral, la recibirán por escrito (Véase el Anexo).

Con esto concluye el Turno de preguntas.

(La sesión, suspendida a las 19.50, se reanuda a las 21.00 horas.)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. DOS SANTOS
Vicepresidente

 

17. Turno de preguntas (preguntas al Consejo)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día, se procede al Turno de preguntas (B6-0445/2006).

Las siguientes preguntas van dirigidas al Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Pregunta nº 2 formulada por Manuel Medina Ortega (H-0872/06)

Asunto: Mayoría cualificada para un espacio de libertad, seguridad y justicia, y en materia de inmigración

En vista del retraso de la entrada en vigor del Tratado por el que se establece una Constitución para Europa y ante la perspectiva de una nueva ampliación que hará más difícil todavía la adopción de decisiones por unanimidad, ¿se propone el Consejo impulsar los cambios jurídicos necesarios para la toma de decisiones por mayoría cualificada para la consecución del espacio de libertad, seguridad y justicia, o al menos en el ámbito de la inmigración, en el que es necesario desarrollar con urgencia nuevas políticas?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, el Consejo Europeo que se reunió el pasado mes de junio pidió a la Presidencia finlandesa que trabajara de forma conjunta con la Comisión para buscar formas de mejorar el proceso de toma de decisiones y de acción en el espacio de libertad, seguridad y justicia sobre la base de los Tratados actuales. La Comisión ha presentado varias propuestas a este respecto en su comunicación «Ejecución del Programa de La Haya: el camino a seguir». Las propuestas están siendo examinadas por el Consejo Europeo, que se espera que las retome en su reunión de diciembre.

La principal propuesta de la Comisión para mejorar el proceso de toma de decisiones se refiere al uso de las «cláusulas pasarela» estipuladas en el artículo 42 del Tratado de la Unión Europea. De este modo, la cooperación en materia policial y judicial se inscribiría en el marco del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea. La propuesta se debatió en la reunión informal de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior en el mes de septiembre, aunque no consiguió el apoyo unánime necesario, según lo estipulado en el artículo 42 del Tratado de la Unión Europea. La Presidencia presentará un informe a este respecto en el Consejo Europeo de diciembre.

También pido a su Señoría que tenga en cuenta que el Consejo se pronunció el 22 de diciembre de 2004 sobre la aplicación del procedimiento de codecisión en determinadas áreas del Título IV de la Parte Tercera del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, que son medidas a las que se hace referencia en la letra (a) del apartado 2, el apartado 1 y el apartado 3 del artículo 62 y las letras (b) del apartado 2 y 3 del artículo 63, que se refieren, por ejemplo, al levantamiento de los controles en las fronteras internas, controles en las fronteras exteriores, condiciones relativas a viajes, carga de la responsabilidad compartida en cuestiones que tienen que ver con los refugiados, inmigración ilegal y residencia ilegal.

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Medina Ortega (PSE). – (ES) Señora Presidenta, creo que me ha dado usted la información que tiene en este momento. Simplemente, quería insistirle en un punto: la inmigración.

En este momento queremos crear un gran mercado de la Unión, un gran espacio de libertad, seguridad y justicia. Teóricamente hay unas fronteras exteriores y otras fronteras internas, pero las fronteras exteriores son diferentes de un Estado a otro y, por tanto, si no se pueden adoptar decisiones en el Consejo en esta materia para que la inmigración se regule y se aplique de manera uniforme en el conjunto de la Unión Europea, será imposible crear un gran mercado de la Unión.

¿Piensa usted que se podrá, en el Consejo de diciembre, avanzar, por lo menos en este punto, para que las decisiones relativas a la política europea de inmigración no se tomen por unanimidad, sino por mayoría, de conformidad con las «cláusulas pasarela» a que usted acaba de hacer referencia?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, la Presidencia tiene como objetivo específico fortalecer una política de inmigración comunitaria coherente y exhaustiva, que cubra tanto la inmigración legal como la ilegal. También hay que señalar que el segundo punto del apartado 2 del artículo 67 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea permite al Consejo decidir por unanimidad, previa consulta del Parlamento Europeo, sobre la aplicación del procedimiento de codecisión a la inmigración legal.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Corbett (PSE).(EN) ¿Podría la Presidenta en ejercicio confirmar que estas materias forman parte del Protocolo especial anejo al Tratado, mediante el cual el Reino Unido e Irlanda pueden excluirse voluntariamente de las medidas que se decidan?

Y en relación con ello, ¿no cree usted, señora Presidenta en ejercicio, que resulta muy poco razonable que algunos de los ciudadanos de esos países se opongan a la adopción de la votación por mayoría cualificada argumentando que con ello se perdería la soberanía nacional, ya que se trata de un ámbito en el que estos países pueden optar por quedarse dentro o fuera, y sería muy poco razonable bloquear dicha decisión por tales motivos?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, en mi calidad de representante del Consejo, no quiero adoptar una posición sobre debates en curso en los Estados miembros. Permítame decir tan solo que el uso de las pasarelas requiere la decisión unánime de los Estados miembros del Consejo, pero, hasta ahora, no se ha encontrado dicha unanimidad. Sin embargo, seguiremos examinando esta cuestión, dado que la cooperación en materia de justicia y asuntos de interior es el tipo de cooperación con respecto a la que los ciudadanos esperan que la Unión actúe de forma activa.

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE). – (LT) Señora Ministra, tengo una pregunta sobre inmigración. La Comisión Europea ha presentado su Libro Verde sobre el planteamiento de la UE sobre la gestión de la inmigración económica. Todos sabemos que se trata básicamente de inmigración económica. El Libro Verde indica que la entrada en un Estado miembro es una cuestión que compete a dicho Estado miembro. Por tanto, me gustaría saber si el debate sobre la transición a la votación por mayoría cualificada no viola el principio de subsidiariedad en este caso.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, cualquier cambio a la toma de decisiones por mayoría cualificada, por supuesto, se decidirá con referencia a los Tratados de la Unión Europea. Por tanto, hay cuestiones que son competencia de la Unión y me remito a la respuesta que di a la pregunta anterior cuando dije que, hasta el momento, no se ha alcanzado la unanimidad.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente.

Pregunta nº 3 formulada por Marie Panayotopoulos-Cassiotou (H-0874/06)

Asunto: Promoción de la agenda del trabajo digno para todos

En las declaraciones relativas a su programa, la Presidencia finlandesa señala que proseguirá el diálogo sobre los aspectos sociales de la mundialización basándose en la Comunicación de la Comisión Europea sobre «Promover un trabajo digno para todos» (COM(2006)0249 final.

¿Qué acciones concretas ha previsto el Consejo para hacer frente a los retos de la mundialización?

¿Cómo se enmarca en dichas acciones la promoción de la agenda del trabajo digno, considerando que la Unión Europea puede contribuir a su aplicación?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, en septiembre la Presidencia finlandesa propuso un proyecto de conclusiones del Consejo sobre trabajo digno. La propuesta ha sido debatida por tres órganos preparatorios del Consejo, donde los debates han abordado los aspectos sociales, cuestiones relativas al comercio y cuestiones sobre la cooperación al desarrollo, porque el trabajo digno es un factor vital en estos tres ámbitos políticos.

Se espera que el Consejo adopte sus conclusiones en diciembre. El proyecto de conclusiones de la Presidencia considera varias cuestiones con respecto a la comunicación de la Comisión sobre trabajo digno, que menciona su Señoría. Aparte de proponer un proyecto de conclusiones sobre trabajo digno, el Consejo, durante la Presidencia finlandesa, ha dedicado mucho tiempo y trabajo a la propuesta para un Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, que ha sido estudiada por el Parlamento Europeo. Finlandia espera que esto se finalice lo antes posible de modo que el fondo pueda utilizarse para ayudar a los trabajadores que tienen más probabilidades de sentir el impacto negativo de la globalización.

En la cumbre informal del Consejo de Empleo, Asuntos Sociales y Sanidad celebrada en Helsinki del 6 al 8 de julio, los ministros participantes debatieron cómo podría mejorarse la productividad mediante el desarrollo de la calidad de la vida laboral. Destacaron la importancia, por ejemplo, de la espiral de crecimiento del trabajo digno y de la productividad laboral.

En la sexta Cumbre ASEM en Helsinki los días 10 y 11 de septiembre, los Jefes de Estado o de Gobierno reconocieron la necesidad de fortalecer la dimensión social de la globalización y destacaron que el empleo productivo, el trabajo digno, los derechos de todos los trabajadores, el bienestar social y el diálogo en el mercado de trabajo son decisivos para el desarrollo socioeconómico sostenible. «El trabajo digno para todos» también fue el tema principal del segmento de alto nivel de la reunión del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas los días 3 y 5 de julio de 2006. La Comisión está organizando, además, una conferencia sobre trabajo digno en Bruselas el 4 y 5 de diciembre.

El Programa de acción para un trabajo digno cubre el empleo productivo elegido libremente y el respeto de los derechos en el lugar de trabajo, así como normas laborales, diálogo entre los agentes sociales, seguridad social e igualdad de género. El objetivo del Programa representa una oportunidad para que las instituciones de la UE, especialmente el Consejo Europeo y el Consejo, como legisladores, examinen, y alienten a varios órganos a que examinen, la noción de trabajo digno en su totalidad, tanto en Europeo como en el contexto de las relaciones comerciales y de cooperación al desarrollo de Europa con terceros países.

La dimensión social de la globalización y del trabajo digno son cuestiones prioritarias de la UE en sus esfuerzos por lograr la consistencia en la política al desarrollo. Cuando se asignen las ayudas del Fondo Europeo de Desarrollo, habrá que prestar una atención especial a varias cuestiones, incluido el trabajo digno. Las consideraciones relacionadas con determinados riesgos planteados por la globalización también se incluyeron en la agenda de la Cumbre social a tres bandas informal celebrada en Lahtí en octubre.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie Panayotopoulos-Cassiotou (PPE-DE). (EL) Señor Presidente, doy las gracias a la Presidenta en ejercicio del Consejo por su respuesta. Asimismo quería preguntar si la agenda sobre trabajo digno prevé también ayudas y si el Consejo ha llegado a un acuerdo sobre esta financiación.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, todavía no se ha tomado ninguna decisión con respecto a la financiación, que yo sepa, y obviamente el Parlamento, como importante autoridad presupuestaria, también puede influir hacia dónde se canalizan estos fondos comunes.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE-DE). (EN) Puesto que estamos debatiendo los desafíos que plantea la globalización, mi pregunta se refiere al Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización, nuestro nuevo fondo anual, nuestro nuevo instrumento financiero para hacer frente a los retos de la globalización. ¿Está el Consejo en condiciones de crear este fono lo antes posible, es decir, en 2007?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, tenemos intención de tomar decisiones sobre el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización tan pronto como sea posible, aunque se han producido debates muy intensos sobre los principios fundamentales sobre los que debe operar, es decir, los criterios para situaciones en las que el fondo puede intervenir y la cantidad de ayuda que podría concederse.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Pregunta nº 4 formulada por Sajjad Karim (H-0877/06)

Asunto: Acuerdo de libre comercio entre la UE y la India

El 28 de septiembre de 2006, la Resolución del Parlamento Europeo sobre las relaciones económicas y comerciales de la UE con la India (P6_TA(2006)0388) obtuvo el apoyo abrumador de todo el espectro político de la Cámara. La resolución deja claro que, si bien la UE no se retirará del multilateralismo, un acuerdo en Doha no excluye acuerdos bilaterales «OMC-plus», que vayan más allá del mínimo común denominador que podría ofrecer la OMC. ¿Conviene el Consejo en que solo una mayor apertura hacia las asociaciones estratégicas permitirá que la UE y la India alcancen sus objetivos comunes en ámbitos cruciales para el siglo XXI: la protección de los derechos de propiedad intelectual, la apertura de los mercados de servicios e inversiones, e instrumentos eficaces de defensa del comercio? ¿Qué opina el Consejo sobre esta resolución y, concretamente, qué opina de su recomendación de que se celebre un acuerdo de libre comercio entre la UE y la India? ¿Cuál fue el contenido de los debates celebrados sobre esta cuestión durante la Cumbre UE-India en Helsinki?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, el Consejo ha tomado nota de la Resolución del Parlamento Europeo sobre las relaciones comerciales y económicas entre la UE y la India.

La séptima Cumbre UE-India celebrada en Helsinki el 13 de octubre examinó las relaciones comerciales y económicas entre las partes. En particular, se abordó el informe elaborado por el Grupo de alto nivel UE-India. El Grupo fue creado en la cumbre de 2005 con el objetivo de analizar el modo de desarrollar y ampliar las relaciones comerciales y de inversión bilaterales.

El Grupo recomendó desarrollar una asociación comercial a gran escala mediante negociaciones sobre un amplio acuerdo comercial y de inversión. El Grupo consideró además que un acuerdo amplio y exhaustivo también sería importante a la hora de beneficiar tanto a la UE como a la India. El Grupo recomendó que, en el futuro, las negociaciones cubrieran los ámbitos expuestos en el informe, como el comercio de bienes y servicios, la inversión, el fomento del comercio, la contratación pública, los reglamentos técnicos, la propiedad intelectual y las indicaciones geográficas, la política de competencia y la resolución de disputas.

Los debates mantenidos en la Cumbre a este respecto fueron constructivos y reflejaron el apoyo por la labor realizada por el Grupo. La Cumbre UE-India consideró positivo el trabajo del Grupo y respaldó su propuesta de alcanzar en el futuro un amplio acuerdo comercial y de inversiones. En la Cumbre se acordó que las dos partes deberían fomentar el comienzo de las negociaciones sobre un acuerdo de este tipo. Ambas partes están celebrando en la actualidad debates internos a este respecto. La Cumbre fue asimismo la confirmación de la iniciativa y el compromiso de ambas partes por lograr una asociación estratégica y una estrecha cooperación, lo que ha ayudado a consolidar las relaciones entre la UE y la India.

 
  
MPphoto
 
 

  Sajjad Karim (ALDE). (EN) Señora Presidenta en ejercicio del Consejo, hace tan solo una semana, Kamal Nath me comunicó que consideraba que el informe que elaboré en nombre de la Comisión de Comercio Internacional es muy útil y que lo citó en las negociaciones.

La idea de celebrar un acuerdo de libre comercio con la India es sin duda uno de los elementos clave de la estrategia de revisión de las políticas externas denominada Europa Global, que lleva a cabo el Comisario Mandelson y que establece una estrategia clara para celebrar acuerdos comerciales bilaterales con economías emergentes, sobre todo en Asia. ¿Qué opina el Consejo de esta nueva estrategia? ¿Considera que dichos acuerdos bilaterales son el mejor mecanismo para fomentar el crecimiento y la competitividad de Europa y qué relación guardan estos acuerdos con nuestro compromiso con la Ronda multilateral de Doha?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, justo ayer en una reunión del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores, el Consejo adoptó sus conclusiones sobre esta revisión de la «Europa Global». El Consejo también considera que los acuerdos bilaterales pueden complementar los acuerdos comerciales multilaterales en el marco de la OMC. Así pues, no se excluyen mutuamente: son complementarios. Este es otro motivo por el que la Unión también se muestra proactiva en las negociaciones sobre acuerdos comerciales bilaterales.

El apoyo del Parlamento al acuerdo entre la UE y la India es, por supuesto, importante, pero el Consejo sigue debatiendo este mandato.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente.

Pregunta nº 5 formulada por Sarah Ludford (H-0879/06)

Asunto: Reunión del Consejo de Relaciones Exteriores del 15 de septiembre

Teniendo en cuenta que la transparencia es, de forma encomiable, uno de los temas de la Presidencia finlandesa, ¿puede la Presidencia identificar al Estado o Estados miembros que en la reunión del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores del 15 de septiembre de 2006 bloquearon una conclusión oficial sobre las actividades ilegales de la CIA, en respuesta a la admisión del Presidente Bush del 6 de septiembre de que las cárceles secretas de la CIA existen?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, el Consejo abordó la cuestión de los centros secretos de detención de la CIA en una reunión celebrada el 15 de septiembre. Los ministros de la UE reiteraron su compromiso con la lucha eficaz contra el terrorismo mediante todos los medios e instrumentos disponibles.

El terrorismo en sí es una amenaza para el sistema de valores sobre los que se basa el Estado de Derecho. El Consejo reiteró su insistencia en que los derechos humanos tienen que ser respetados y que hay que cumplir determinadas normas humanitarias en la lucha contra el terrorismo. Por tanto, los representantes de los Estados miembros acogieron con satisfacción la declaración del Gobierno de los Estados Unidos de que todos los prisioneros serán tratados de conformidad con lo establecido en la Convención de Ginebra y sus garantías de que el Comité Internacional de la Cruz Roja tendrá acceso a estos prisioneros.

La existencia de centros de detención secretos, donde se mantiene a los prisioneros en un vacío legal, es contraria al derecho humanitario internacional y a la justicia penal internacional Los ministros de la UE afirmaron que mantendrían el diálogo con los Estados Unidos de América que se centra en la noción de que respeto de los derechos humanos debe estar garantizado, incluso en la lucha contra el terrorismo. Este diálogo se ha continuado. Estos puntos de vista, que se expresaron con vehemencia en la reunión, aparecerán en el boletín de la reunión.

 
  
MPphoto
 
 

  Sajjad Karim (ALDE), en representación del autor. (EN) Sus palabras me tranquilizan un poco, señora Presidenta en ejercicio, pero lo que haya podido suceder o no sigue causando preocupación, por lo que tenemos que conocer los hechos.

Según un artículo publicado en el periódico italiano l'Unità el 7 de diciembre de 2005, Condoleezza Rice se expresó con gran franqueza ante los Ministros de la UE durante una cena en la que se habló de las detenciones y entregas extraordinarias. Me gustaría saber si esta cena realmente tuvo lugar. En ese caso, ¿quién estuvo allí? ¿Se habló de las entregas extraordinarias? En ese caso, ¿qué se dijo?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, la cena a la que se refiere su Señoría no fue organizada por la Presidencia de la UE, al menos. No tenemos conocimiento de las cenas que organizan los Estados miembros de la Unión Europea en el contexto de sus propias relaciones exteriores y, por tanto, no podemos hacer comentario alguno.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophia in 't Veld (ALDE). (EN) Disculpe si se trata de una cuestión de interpretación, pero me sorprende mucho escuchar lo que ha dicho, porque no creo que haya respondido a ninguna de las preguntas.

No ha respondido a la primera pregunta que se formuló por escrito. Usted dice que durante la cena del 7 de diciembre del año pasado se habló de las relaciones bilaterales entre los Estados miembros y los Estados Unidos. Si comprendo bien, fue una reunión en que estaban representados los Gobiernos de todos los Estados miembros y de los Estados Unidos, y si no me equivoco, también estuvieron presentes los señores Solana y De Vries. Me parece, señora Presidenta en ejercicio, que entretanto se han hecho muchas revelaciones sobre la existencia de prisiones secretas y vuelos clandestinos que tuvieron lugar en Europa.

¿Puede confirmar que esa cena tuvo lugar y que se habló de esta cuestión? ¿Cuando iniciará el Consejo su propia investigación y cuándo reconocerá lo que ya sabe el resto del mundo?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, lamentablemente, no tengo constancia de la supuesta cena organizada el 7 de septiembre de este año durante la Presidencia finlandesa y la sugerencia de que fue organizada por la Presidencia como evento de la UE. Vuelvo a decir, como hice en mi respuesta anterior, que la Presidencia finlandesa no organizó esta cena. Compruebe el calendario para ver si realmente se celebró este otoño.

He respondido a la primera pregunta y a la pregunta presentada por escrito en nombre del Consejo en su totalidad y con respecto a lo que se discutió y debatió en la reunión del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores de 15 de septiembre de 2006 y las cuestiones sobre las que se llegó a un consenso. Repito que el Consejo no es responsable de la forma en que los Estados miembros gestionan sus relaciones bilaterales con distintos países y que no tiene conocimiento de todo lo que ocurre.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Pregunta nº 6 formulada por Nils Lundgren (H-0885/06)

Asunto: Genocidio armenio

El Presidente francés Jaques Chirac afirmó en un discurso pronunciado en Armenia el 30 de septiembre que Turquía debe reconocer el genocidio perpetrado a los armenios para poder convertirse en miembro de la Unión Europea. Chirac calificó el reconocimiento del genocidio como un requisito para la futura adhesión a la Unión Europea. El 3 de octubre, Olli Rehn, Comisario competente para la ampliación, adoptó una postura opuesta al señalar que Turquía no necesita reconocer dicho genocidio para convertirse en miembro de la UE. En última instancia, corresponde al Consejo la decisión de aceptar nuevos miembros en la Unión Europea. ¿Opina la Presidencia que Turquía debe reconocer el genocidio perpetrado a los armenios? ¿Cuál es la posición del Consejo con respecto a esta cuestión política?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, las negociaciones de adhesión con Turquía empezaron cuando se consideró que este país cumplía los criterios políticos de Copenhague. Esto quiere decir que se asume que Turquía cumple con el proceso de reformas y que se está esforzando por introducir nuevas reformas. Como indica el marco negociador adoptado por el Consejo en octubre de 2005, los avances de las negociaciones dependen del progreso de Turquía en la aplicación de reformas.

El Consejo de la Unión Europea no se pronunciará sobre el supuesto genocidio de armenios en Turquía. Hacer juicios históricos corresponde a los historiadores. La Unión considera positivamente determinadas iniciativas, como la conferencia en Turquía sobre la cuestión armenia y la propuesta del Primer Ministro Erdogan de crear una comisión conjunta turco-armenia de historiadores para investigar los trágicos eventos de 1915. La Unión está animando con entusiasmo a Turquía para que haga todo lo posible para mejorar las relaciones con su vecina Armenia, especialmente con respecto a la apertura de la frontera entre ambos países, lo que podría ser un paso favorable para toda la región.

También este verano, el Consejo Europeo reiteró que cumpliría sus compromisos sobre la ampliación. No se deberían imponer nuevos criterios a mitad del camino del proceso de negociación.

 
  
MPphoto
 
 

  Nils Lundgren (IND/DEM). – (SV) Señor Presidente, no ha quedado claro si la Ministra considera que Turquía debe reconocer el genocidio o si es algo que deben solventar por su lado Turquía y Armenia. ¿Qué opina la Ministra al respecto?

Como el resto de miembros de la Lista de Junio sueca, estoy a favor de la adhesión de Turquía, siempre que este país cumpla las condiciones de adhesión. ¿No es motivo de preocupación que la moderna Turquía, que es una nación Estado fundada, de hecho, a principios de la década de los años 20, se niegue a reconocer una acción cometida por el Imperio Otomano muchos años antes? ¿Qué tiene que decir la Ministra al respecto?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, como he dicho en mi respuesta anterior, el Consejo de la Unión Europea no adoptará una posición sobre el supuesto genocidio de armenios en Turquía. Hacer juicios históricos corresponde a los historiadores. Sin embargo, la Unión considera positivamente determinadas iniciativas encaminadas a arrojar nueva luz sobre los trágicos acontecimientos de 1915. La Presidencia finlandesa y la Comisión también han manifestado que la admisión del genocidio armenio no es un criterio de la adhesión de Turquía a la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE). – (LT) Señora Ministra, estoy completamente de acuerdo en que son los historiadores los que se tienen que encargar de evaluar la historia; sin embargo, tienen actitudes diferentes. Un Estado democrático que es incapaz de evaluar su propio pasado no puede ser llamado democrático. Dudo que Turquía cumpla el primer criterio de Copenhague. Turquía tampoco cumple otros requisitos, como la especificación del Protocolo de Ankara de abrir los puertos turcos a Estados miembros de la Unión Europea. Parece que Turquía está dictando las condiciones de la adhesión a la UE; por tanto, si Turquía sigue dictando las condiciones, me preocupa que se produzcan graves resultados.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, es la propia Unión la que dicta e impone las condiciones de adhesión de los nuevos Estados miembros, pero es importante que no se impongan nuevas condiciones o criterios en mitad del proceso de adhesión.

La última vez que la Comisión realizó una evaluación de la medida en que se estaban cumpliendo las condiciones de adhesión fue en su informe el 8 de noviembre. Por último, en el Consejo Europeo de diciembre también se analizarán las negociaciones con Turquía.

 
  
MPphoto
 
 

  Piia-Noora Kauppi (PPE-DE). – (FI) Señor Presidente, Ministra Lehtomäki, ha mencionado usted dos veces la opinión de la Presidencia finlandesa de que el reconocimiento del genocidio armenio no puede ser una nueva condición para la adhesión de Turquía. La Comisión opina lo mismo. ¿Es esta la posición común del Consejo? Me refiero a si el proceso legislativo sobre el genocidio armenio que se encuentra en marcha en Francia ha sido debatido y si se han adoptado unas conclusiones comunes.

También me gustaría preguntar cómo pretende el Consejo abordar el informe sobre la capacidad de integración aprobado ayer por la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento que se aprobará en el periodo parcial de sesiones de diciembre.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, como he dicho en mi respuesta anterior, este verano el Consejo Europeo manifestó por última vez que se atendrá a sus compromisos sobre la ampliación. El Consejo también está comprometido con la idea de no imponer nuevos criterios a los países candidatos en cuanto a la capacidad de integración o de absorción. Se trata más de una cuestión del proceso de reformas que la Unión debe, en cualquier caso, ser capaz de hacer desde dentro.

Mi opinión es que el Consejo no ha debatido debidamente el genocidio armenio, pero se celebrará un amplio debate sobre la ampliación, sus criterios y opiniones comunes en el Consejo Europeo de diciembre, de modo que, seguramente, sabremos más después. El Consejo, en cualquier caso, tomará nota de la resolución del Parlamento a la que se refiere su Señoría.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Pregunta nº 7 formulada por Piia-Noora Kauppi (H-0887/06)

Asunto: Homofobia en Polonia

Desearía señalar a su atención el lamentable retraso que muestra Polonia en materia de aplicación de los derechos humanos fundamentales. El comité de selección polaco del programa Juventud ha decidido rechazar el Servicio Voluntario Europeo alegando que contribuiría a propagar el comportamiento y las actitudes homosexuales entre los jóvenes. Las declaraciones de este tipo son extremadamente discriminatorias y contrarias a los derechos fundamentales de la Unión Europea.

No es la primera vez que Polonia viola el artículo 13 del Tratado de Ámsterdam, que garantiza la igualdad de derechos a todas las personas, sea cual fuere su orientación sexual. Como Estado miembro de la Unión Europea, Polonia debe respetar los tratados y los valores a los que se ha comprometido.

¿Piensa el Consejo reaccionar a este tipo de violaciones de los derechos humanos fundamentales? ¿Qué medidas piensa adoptar para garantizar que el Tratado sea respetado en toda la Unión Europea?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki , Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, lamentablemente el Consejo no ha debatido este tema, ya que no está en el ámbito de sus competencias. Sin embargo, la promoción de los derechos humanos es una de las principales prioridades de la Unión Europea. El compromiso de parte de los Estados miembros de la Unión de respeto de los derechos fundamentales figura también en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE.

Los Estados miembros de la UE son también miembros del Consejo de Europa y por tanto están obligados a cumplir con sus compromisos en el marco del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Es de prever que una vez creada y puesta a funcionar la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, fortalecerá los instrumentos de control e información de la Unión, promoviendo de ese modo la implementación de los derechos fundamentales al máximo posible.

Pero hay que decir de una vez por todas que la supervisión de la aplicación de los Tratados de la Unión es responsabilidad de la Comisión, no del Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Piia-Noora Kauppi (PPE-DE). – (FI) Señor Presidente, señora Lehtomäki, existen, sin embargo, precedentes en los que el Consejo ha incluido en su agenda supuestas o inminentes violaciones de los derechos humanos por parte de un Estado miembro. Cuando fue elegido el nuevo Gobierno austriaco, algunos Estados miembros propugnaron la imposición de sanciones contra Austria a la vista de su programa de Gobierno. Sin embargo, en este caso se trata de decisiones concretas que han tomado organismos oficiales de Polonia, es decir, el rechazo frontal de la solicitud perfectamente razonable de financiación del programa JUVENTUD sin ninguna buena razón. ¿No piensa el Consejo que esto sería al menos una cuestión tan importante como lo fue el programa del Gobierno austriaco, aunque este no llegó a generar ninguna violación tangible de los derechos humanos?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, siguiendo con el caso al que creo que se refiere su Señoría, la situación de los derechos fundamentales en la labor de la Unión se confirmó de nuevo, de hecho, en los Tratados de la Unión. Sin embargo, no existe actualmente ningún plan para actuar sobre la base de ningún tipo de precedente, y la aplicación de este programa comunitario y las cuestiones relativas a sus criterios son por supuesto responsabilidad de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Dado que su autor no está presente, la pregunta nº 8 decae.

Pregunta nº 9 formulada por Elena Valenciano Martínez-Orozco (H-0894/06)

Asunto: Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) ha terminado su segundo período de sesiones sin adoptar ninguna de las resoluciones que habían sido planteadas. Los debates estuvieron dominados por los Estados que cuentan con un historial de abusos hacia los derechos humanos, con la ausencia de liderazgo por parte de los Estados considerados como defensores de los derechos humanos. Por otra parte, aunque la reforma pretende otorgar poderes para actuar rápidamente frente a graves violaciones de los derechos humanos, el Consejo tampoco se pronunció sobre la situación en Darfur, los ataques a civiles en Sri Lanka o las consecuencias de la violencia en el Líbano y los territorios ocupados.

¿Cuál es la opinión del Consejo sobre el resultado de la segunda sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas? ¿Qué papel está dispuesto a asumir en las deliberaciones del CDHNU? ¿Qué medidas están previstas para hacer frente a los retos ante los que se enfrenta para ser un organismo eficaz?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, la Unión Europea tuvo un papel activo en la primera y segunda sesiones del Consejo de Derechos Humanos. El Consejo de Derechos Humanos debe estar a la altura de las grandes esperanzas que la comunidad internacional ha depositado en él, y debe emplear mecanismos eficaces y fructíferos para poder cumplir todas sus tareas.

La Unión Europea cree que es demasiado pronto para juzgar adecuadamente el trabajo del Consejo de Derechos Humanos. Estamos creando un nuevo organismo con nuevos procesos y métodos de trabajo y ello exigirá tiempo, paciencia y creatividad. El amplio mandato del Consejo de Derechos Humanos cubre la prevención de violaciones y el desarrollo de la cooperación y los recursos, pero las situaciones urgentes de derechos humanos tienen también un papel principal. La cooperación y el diálogo, contenidos en la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, sobre cuya base se estableció el Consejo de Derechos Humanos, son fundamentales en la función de este nuevo organismo. Por ello la UE pretende seguir trabajando firmemente con otros países en el mismo espíritu, y espera que los otros actores implicados estén igual de comprometidos.

La visión de la UE de la segunda sesión del Consejo de Derechos Humanos es que ha sido un logro muy positivo que se celebraran debates sobre situaciones tanto por temas como por países, en el contexto de los procedimientos especiales y con el organismo de derechos humanos de las Naciones Unidas. Permitir un tiempo extra para los procedimientos especiales fue una gran mejora de las prácticas del Consejo de Derechos Humanos. La calidad del diálogo y el elevado número de asistentes fueron un tributo al importante papel que desempeñan los procedimientos especiales y el organismo de derechos humanos dentro de la maquinaria de derechos humanos, por ejemplo, al acercar los debates a la realidad práctica y actuar como un sistema de alerta rápida. Este trabajo debe desarrollarse en futuras sesiones.

La UE acoge favorablemente la activa participación de ONG en el debate tanto en temas particulares como en situaciones nacionales. La UE sigue apoyando su participación activa en todo el trabajo del Consejo de Derechos Humanos. La UE apoyó los esfuerzos del señor De Alba, Presidente del Consejo de Derechos Humanos, para redactar una resolución «ómnibus» concreta, basada en un consenso en torno a los resultados del Consejo de Derechos Humanos y relativa a ciertas materias y situaciones acuciantes de derechos humanos. La UE lamenta que las conversaciones sobre el texto no generaran consenso. La UE está a favor de un enfoque basado en el consenso siempre que sea posible, y trrató de conseguirlo en la segunda sesión del Consejo de Derechos Humanos. Continuaremos por esta senda también en el futuro.

Para la UE fue una decepción que no se lograsen resultados tangibles sobre las gravísimas violaciones de derechos humanos que se han producido en Darfur. También se necesita acción por parte del Consejo en otras situaciones urgentes como la de Sri Lanka. La UE quiere seguir siendo activa de modo que el Consejo de Derechos Humanos pueda cumplir todas las tareas en el marco de su mandato en sesiones futuras.

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Medina Ortega (PSE), autor suplente. (ES) Muchas gracias, señora Presidenta en ejercicio del Consejo, por responder a esta pregunta. En este momento nos encontramos con el problema de que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adolece de los mismos defectos que la Comisión de Derechos Humanos, concretamente su incapacidad para adoptar resoluciones.

La Unión Europea y sus Estados miembros, sobre todo los que son miembros del Consejo de Derechos Humanos, pueden contribuir a superar esta situación. Concretamente, mañana, 15 de noviembre, se celebra una reunión especial sobre la violación de los derechos humanos por parte de Israel en los territorios ocupados, y del 27 de noviembre al 8 de diciembre el Consejo retoma sus decisiones.

¿Piensa la Presidencia en ejercicio del Consejo que los Estados de la Unión Europea podrán impulsar la consecución de resultados en estas dos reuniones pendientes?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, la Unión tiene un papel importante que desempeñar en el trabajo del Consejo de Derechos Humanos y ya están llevándose a cabo los preparativos para la tercera sesión del Consejo. Este se centrará principalmente en la formulación de las prácticas de trabajo del Consejo. La Unión está participando muy activamente en el trabajo preparatorio que se está desarrollando en Ginebra. También se está debatiendo la futura agenda del Consejo. La UE pretende impulsar sus propios objetivos en estas conversaciones, por ejemplo asegurar la preservación y el refuerzo del sistema del mecanismo especial. Además, la Unión participará en los debates sobre el establecimiento de una nueva revisión periódica.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE-DE). – (LT) Señora Ministra, como miembro de la delegación de la subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo he participado en la sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y he visto cómo los Estados miembros de la Unión Europea negociaban sus posiciones e intentaban hablar con una sola voz. Mi pregunta es la siguiente: ¿qué temas se plantearon por iniciativa de la Unión Europea a debate en el Consejo de Derechos Humanos durante la Presidencia finlandesa?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, si su Señoría se refiere al desarrollo de las prácticas de trabajo del Consejo de Derechos Humanos, entonces, como acabo de decir, esta cuestión será el tema principal de la tercera sesión y la Unión está muy activamente implicada en los preparativos de la misma. El Consejo de Derechos Humanos ya ha debatido algunos temas a iniciativa de la UE, pero todas las iniciativas que se presentaron en la segunda sesión se han pospuesto hasta el inicio de la sesión de noviembre-diciembre y los preparativos correspondientes ya están en marcha.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Pregunta nº 10 formulada por Chris Davies (H-0895/06)

Asunto: Acuerdo de asociación UE-Israel

¿Cuándo ha examinado el Consejo por última vez si las acciones emprendidas por Israel en los territorios ocupados palestinos se ajustan a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, en concreto el respeto de los derechos humanos, los principios democráticos y la libertad económica, tal como se exige en el Acuerdo de asociación UE-Israel?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, el Consejo evalúa regularmente la situación de Oriente Próximo, y lo ha hecho por última vez en sus sesiones de 17 de octubre y 13 de noviembre. Fue entonces cuando el Consejo adoptó sus conclusiones sobre estas cuestiones. En ellas se contampló la posición del Consejo con respecto a varios temas. Además, incluían una expresión de inquietud con respecto a Israel y cuestiones sobre las que le gustaría que Israel adoptara varias formas de acción.

El Consejo plantea estas cuestiones a Israel en el marco del Acuerdo de Asociación UE-Israel en reuniones que celebra regularmente con este país. Una oportunidad para esto último se presentó durante la reunión del Acuerdo de Asociación UE-Israel celebrada el 13 de junio de 2006. Una reunión del grupo de trabajo sobre derechos humanos del 7 de junio de 2006 representó una oportunidad para un debate en mayor profundidad sobre las preocupaciones particulares de la UE sobre Israel. Además, la subcomisión de diálogo político y cooperación celebró en su segunda reunión de 9 de noviembre un debate dedicado en gran parte a esas cuestiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Chris Davies (ALDE). (EN) Señor Presidente, lo que está sucediendo en Gaza equivale ni más ni menos a una sangrienta masacre. ¿Cuántos palestinos tienen que morir para que el Consejo reconozca que Israel podría haber violado sus obligaciones en materia de derechos humanos que contempla el Acuerdo de Asociación?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, la situación de Gaza y Oriente Próximo en general se ha debatido por última vez en la reunión del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores celebrado ayer. En esa reunión se adoptaron conclusiones sobre esta situación.

La Unión está especialmente preocupada por la terrible situación humanitaria de Gaza. La Unión ha prestado su propia ayuda humanitaria y también ha planteado regularmente a Israel, en muchos contextos diferentes, la cuestión de las medidas necesarias para mejorar la situación humanitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Dado que su autor no está presente, la pregunta nº 11 decae.

Pregunta nº 12 formulada por Brian Crowley (H-0902/06)

Asunto: Relaciones UE-Balcanes

¿Puede el Consejo Europeo dar a conocer qué medidas de carácter tangible se han llevado a cabo este año con el fin de establecer unas relaciones económicas y políticas más estrechas entre la Unión Europea y los Estados balcánicos?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, el Consejo no ha escatimado esfuerzos por asegurar que la Unión se comprometa en el futuro a estrechar las relaciones entre los países de los Balcanes Occidentales y Europa. En la Declaración de Salzburgo, de marzo de 2006, confirmé su pleno apoyo a la agenda fijada en la Cumbre de Salónica de 2003 y a la profundización del Proceso de Estabilización y Asociación.

Uno de los principales desafíos de esta Presidencia ha sido asegurar el apoyo a las conversaciones en curso sobre la situación de Kosovo, presididas por el Enviado Especial de las Naciones Unidas, Martti Ahtisaari. Las conversaciones también han delineado un plan para la posición y presencia futuras de la UE, especialmente en los ámbitos de vigilancia policial, Estado de Derecho y economía.

Desde el referendo de Montenegro y la declaración de independencia de la República de Montenegro, la Unión Europea y sus Estados miembros han acordado entablar relaciones con Montenegro otorgándole el tratamiento de país independiente y soberano, y han instado a Serbia y Montenegro a continuar con su diálogo franco y constructivo sobre las relaciones futuras.

El Consejo acogió con satisfacción el hecho de que las elecciones en la República de Montenegro se desarrollaran pacíficamente y sin problemas, así como la reanudación de las conversaciones sobre el Acuerdo de Estabilización y Asociación. El Consejo recalcó que el ritmo del progreso de las conversaciones y su conclusión dependían particularmente del progreso de Montenegro en la aplicación de las reformas necesarias.

Ha continuado el trabajo para concluir las negociaciones en torno al Acuerdo de Estabilización y Asociación con Bosnia y Herzegovina. Después de las elecciones de primeros de octubre, el Consejo recalcó que las instituciones políticas recién elegidas debían acelerar la aplicación de todas las reformas necesarias para concluir el Acuerdo. El Consejo también acogió con satisfacción el informe de Javier Solana y Olli Rehn sobre el refuerzo de la presencia de la UE en Bosnia y Herzegovina. La finalidad del refuerzo de su presencia es preparar y hacer efectivo el paso de la situación actual a una mayor responsabilidad local.

Las conversaciones con Serbia continuarán una vez que muestre su plena cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). El Consejo repitió que una Serbia pacífica y próspera y plenamente aliada con las naciones europeas es muy importante para la estabilidad de toda la región.

En conformidad con los compromisos contraídos en la Cumbre de Salónica de 2003 y la reunión de Salzburgo de 2006, el Consejo se ha empeñado en hacer más tangibles estos vínculos estrechos con la UE, por ejemplo intensificando los contactos entre los pueblos mediante acuerdos, concluidos con todos los países de los Balcanes Occidentales, para facilitar la expedición de visados. El Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores adoptó ayer el mandato para la negociación de estos acuerdos. Asimismo, se adoptó el mandato para la negociación de acuerdos de readmisión con Bosnia y Herzegovina, la República de Macedonia en la antigua Yugoslavia, Montenegro y Serbia. Albania tiene ya un acuerdo de readmisión con la UE.

Las negociaciones con todos los países de los Balcanes Occidentales comenzarán el 30 de noviembre en Bruselas. El objetivo es concluir las conversaciones lo antes posible.

El Consejo, además, ha apoyado la cooperación regional y la responsabilidad local de varios foros regionales, especialmente la reforma del Acuerdo Centroeuropeo de Libre Comercio y su expansión para incluir a todos los países balcánicos. El Consejo acogió con satisfacción la entrada en vigor del Acuerdo Centroeuropeo de Libre Comercio el 9 de noviembre en todos los países de la región balcánica, con excepción de Bosnia y Herzegovina y Serbia. El Consejo anticipa que el Acuerdo de Libre Comercio se firmará según lo previsto el 19 de diciembre durante la Cumbre del Acuerdo Centroeuropeo de Libre Comercio en Bucarest.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley (UEN). (EN) Gracias, señora Presidenta en ejercicio, por esta respuesta tan completa.

Me gustaría concentrarme en otros dos ámbitos que usted ha mencionado en su respuesta. En primer lugar, en relación con el papel del señor Martti Ahtisaari en Kosovo y su relación con los compromisos que ha asumido la Unión Europea en el marco de la Política Exterior y de Seguridad Común, ¿qué cantidades se destinan a renovar las fuerzas policiales y el sistema judicial en esa zona?

En segundo lugar, ¿se ha deliberado sobre la idea, avanzada en un principio por Croacia, de crear un nuevo mercado semiúnico entre las antiguas repúblicas de Yugoslavia a fin de intentar una regeneración económica dentro de esta zona? ¿Y se ha pedido a la UE que participe en ella o asesore a sus partes?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, debemos recordar que las gestiones que está realizando el Enviado Especial Martti Ahtisaari para encontrar una solución al estatuto de Kosovo están auspiciada por las Naciones Unidas. Con todo, la Unión apoya plenamente los esfuerzos del señor Ahtisaari y espera que se encuentre una solución a la cuestión del estatuto. Es muy importante que se mantenga la estabilidad en la región y que puedan reunirse las condiciones a largo plazo para el desarrollo. La Unión Europea está preparándose para un apoyo y una presencia diversos en Kosovo incluso para después de que se tome una decisión sobre su estatuto.

Con respecto a la segunda pregunta de su Señoría, me remito a mi análisis del Acuerdo de Libre Comercio de mi primera respuesta. Los proyectos relacionados con el Acuerdo de Libre Comercio están bastante avanzados y esperamos que sean firmados en diciembre.

 
  
MPphoto
 
 

  Agnes Schierhuber (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta en ejercicio del Consejo, ¿hasta qué punto las autoridades locales de los países de los Balcanes Occidentales y también de los países que ha mencionado usted están realmente dispuestas a colaborar con la UE en torno a una Política Exterior y de Seguridad Común, y particularmente en la lucha contra la delincuencia organizada?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, las cuestiones planteadas por su Señoría, la lucha contra la delincuencia organizada y la Política Exterior y de Seguriad Común, son naturalmente cuestiones esenciales de cooperación en la Unión Europea. Sin duda, cuando esté en marcha o comience el Proceso de Estabilización y Asociación o incluso el proceso de las negociaciones de adhesión, deberemos estar ya plenamente comprometidos también en estos ámbitos de cooperación.

Puesto que su Señoría quiere saber la profundidad del compromiso en este ámbito por parte de las autoridades de los países de los Balcanes Occidentales, hay que decir que sin duda existen diferencias de actitud entre los países de la zona.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente.

Pregunta nº 13 formulada por Liam Aylward (H-0904/06)

Asunto: Programas de eficiencia energética de la UE

¿Podría indicar el Consejo qué medidas está adoptando a nivel de la UE para fomentar programas de eficiencia energética?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, la política energética comunitaria se basa en el tercer pilar: seguridad de suministro, competitividad y sostenibilidad ambiental. La eficiencia energética es una forma de promover la consecución de estos tres objetivos principales de la política energética comunitaria. Pretendemos lograrlo, por ejemplo, mejorando la seguridad del suministro a través de la reducción de nuestra dependencia de fuentes externas. Del mismo modo, es importante elevar la competitividad de la Unión Europea para poder desarrollar nuevas tecnologías en el ámbito de la eficiencia energética, reforzar la posición de la industria de la Unión en el campo de los productos y servicios de mayor eficiencia energética, y reducir los costes energéticos de las empresas y autoridades. Para lograr estas metas, también debemos promover la sostenibilidad ambiental, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los demás efectos adversos sobre el medio ambiente derivados del uso de algunas formas de energía.

La eficiencia energética y el ahorro de energía pueden considerarse la piedra angular de la política energética comunitaria y un objetivo prioritario, con el que el Consejo lleva mucho tiempo comprometido. Este compromiso se refleja claramente en las medidas legislativas y en otras medidas que se han adoptado últimamente o está previsto que se adopten en las conclusiones del Consejo sobre eficiencia energética y ahorro de energía y en las conclusiones de la Presidencia adoptadas en las reuniones del Consejo Europeo de marzo y junio de 2006.

En lo relativo a la investigación y el desarrollo, remito a su Señoría a las propuestas del Séptimo Programa Marco, sobre el que ha habido intensos debates entre el Parlamento Europeo y el Consejo. La eficiencia energética es uno de los objetivos en el campo de la energía que pretendemos promover. Hay que prestar una atención especial a la coordinación de las opiniones sobre el uso razonable y eficiente de la energía en el programa marco y en otros programas y políticas comunitarios.

Como ustedes sabrán, el Consejo por su parte ya ha aprobado los resultados de las negociaciones a tres bandas celebradas el 26 de octubre, lo que significa que se harán esfuerzos para lograr un acuerdo sobre el Séptimo Programa Marco en segunda lectura. Creo que el Consejo y el Parlamento seguirán cooperando efectivamente y que será posible adoptar el Séptimo Programa Marco a finales de este año.

Seguramente conocen el Programa Marco de Competitividad e Innovación para el período 2007-2013, adoptado recientemente y que se publicará muy pronto en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas. El presupuesto del programa «Energía inteligente para Europa» de dicho Programa Marco es mayor que antes; por tanto, facilitará la aplicación de acciones concretas en el campo de la eficiencia energética.

Entre las medidas legislativas y otras medidas adoptadas últimamente o que se adoptarán pronto, vale la pena mencionar particularmente la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo de 2005 para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos que utilizan energía y la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo de 2006 sobre la eficacia en el uso final de la energía y los servicios energéticos. Estos dos ambiciosos instrumentos legales, combinados con las medidas contenidas en el Plan de Acción sobre la eficiencia energética adoptado por la Comisión, favorecerán la consecución del objetivo de ahorro potencial de energía del 20 % propuesto por la Comisión hasta el año 2020.

En su reunión de 23 de noviembre, el Consejo celebrará un debate general sobre el documento de la Comisión «Plan de Acción sobre la Eficiencia Energética: haciendo realidad el potencial» y adoptará sus conclusiones sobre él. Estas conclusiones servirán de base para las instrucciones del Consejo a la Comisión, los Estados miembros y otros participantes sobre la aplicación de las medidas contenidas en el Plan de Acción de la Comisión. La aplicación de muchas de las medidas propuestas en el Plan de Acción de la Comisión es uno de los aspectos prioritarios del Consejo durante los próximos años.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley (UEN), en representación del autor.(EN) Gracias, señora Presidenta en ejercicio, por su respuesta. Quisiera formular otras dos preguntas al respecto.

El Presidente Barroso ha dicho hoy aquí en el Parlamento que el cambio climático y la energía son algunos de los principales retos a los que se enfrentará la Unión Europea en los próximos diez años. Un elemento relacionado con la eficiencia energética es que si apagamos completamente nuestro televisor en lugar de dejarlo en espera, podemos ahorrar un 25 % de la electricidad que consume un televisor. Cuando hablamos de diseño y de diseño energéticamente eficiente, probablemente deberíamos eliminar estas características de diseño de nuestros televisores, radios y ordenadores, de forma que no exista estado de espera.

En segundo lugar, en cuanto al informe Stern sobre cuestiones económicas relacionadas con el medio ambiente, soy consciente de que usted no puede hablar en nombre de Finlandia, pero también sé que su país es uno de los que mejores resultados ha obtenido en materia de consumo de energías alternativas y recuperación de energía. El informe Stern expone claramente el ahorro económico que podría obtenerse con la eficiencia energética. ¿Se propondrán programas legislativos con ese fin?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, el cambio climático se ha convertido con el tiempo en un tema cada vez más importante, no solo en los debates internos de la Unión Europea, sino también en las relaciones de la Unión con terceros países, y es significativo, por ejemplo, que el tema del cambio climático se mencione asimismo en la resolución de la Cumbre de la ASEM. Además, la política climática estará en el orden del día del Consejo Europeo que se reunirá la próxima primavera.

La Agencia Internacional de la Energía ha señalado que el consumo de energía en los últimos 30 años habría crecido alrededor de un tercio si no se hubiesen adoptado medidas para incrementar la eficiencia energética. Esto demuestra que estas medidas redundan en una disminución del crecimiento del consumo de energía, de modo que es importante ponerlas en práctica. En lo que respecta a la Unión, hay que decir que existen importantes diferencias entre los Estados miembros sobre la amplitud de las medidas adoptadas o no para estimular la eficiencia energética.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Pregunta nº 14 formulada por Eoin Ryan (H-0906/06)

Asunto: Ayuda de la UE a Mozambique

¿Puede comunicar el Consejo cuál es el importe entregado por la Unión Europea a través de sus programas de asistencia al desarrollo para ayudar al pueblo de Mozambique en 2006?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, el programa de cooperación al desarrollo de la Comunidad con Mozambique y otros Estados de África, el Caribe y el Pacífico se llevan a cabo a través del Fondo Europeo de Desarrollo. El uso del fondo es responsabilidad de la Comisión, que es la institución adecuada para responder a esta pregunta.

Sin embargo, puedo decir que Mozambique es uno de los principales países receptores de fondos de cooperación al desarrollo de la UE entre los países ACP y su cuota en la financiación del FED es también una de las más grandes de África. De acuerdo a la información que hemos recibido, los créditos asignados para Mozambique este año serán de unos 165 millones de euros. La institución adecuada para facilitar información sobre los pagos del FED es la Comisión, por lo que sugiero a su Señoría que consulte también a la institución competente en esta materia.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley (UEN), en representación del autor.(EN) Tan solo quiero decir que comprendo que exista una confusión en este caso entre diferentes normas. Sin embargo, Mozambique es el principal beneficiario de la ayuda al desarrollo de Irlanda y la razón de ello es que el Gobierno irlandés colabora muy estrechamente con la Clinton Foundation para luchar contra le enfermedades, entre ellas el sida, así como para ofrecer educación en ese país.

¿Podría estudiar el Consejo la posibilidad de dar mayor apoyo a fundaciones como la Clinton Foundation, que ha tenido tanto éxito en varios países?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, la posición significativa de Mozambique entre los receptores de cooperación al desarrollo es sin duda un claro reflejo del pacífico desarrollo que se ha producido allí y de la transición efectiva que ha realizado el país en los últimos 15 años desde que terminó el conflicto.

Con respecto a lo que ha mencionado su Señoría sobre la financiación adicional con cargo al FED o al presupuesto comunitario para la Fundación Clinton, esto es, por supuesto, responsabilidad de la Comisión. Sin embargo, puedo decir que, según tengo entendido, varios Estados miembros apoyan también este tipo de acciones en el contexto de sus programas nacionales de cooperación al desarrollo y, como su Señoría se ha referido al ejemplo de Irlanda, yo, en mi calidad de Ministra responsable de la cooperación al desarrollo de Finlandia, puedo añadir que Mozambique desempeña también un papel importante en los programas de cooperación al desarrollo bilaterales de Finlandia.

La presencia de la Unión Europea en Mozambique, ya sea a través de la Comunidad o de los Estados miembros, es por ello importante en su conjunto, porque, como ya he dicho, los créditos asignados a Mozambique en el presupuesto comunitario ascienden a 165 millones de euros este año, y la presencia nacional de los Estados miembros y la contribución que hacen son también sin duda considerables.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. La pregunta nº 15 ha sido retirada.

Pregunta nº 16 formulada por Robert Evans (H-0913/06)

Asunto: Islandia

¿Qué negociaciones ha mantenido el Consejo con la República de Islandia sobre la matanza de ballenas?

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, el Consejo es consciente de que Islandia ha dicho que ha reiniciado la caza comercial de ballenas a pesar de la moratoria sobre la caza de ballenas de la Comisión Ballenera Internacional, que está en vigor desde 1984. Esta cuestión se debatió en la reunión del Consejo de Medio Ambiente del 23 de octubre bajo la rúbrica «otros asuntos».

El 10 de octubre de 2002, Islandia se reincorporó al Convenio Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas de 1946, aunque expresó reservas con respecto a la moratoria sobre la caza de ballenas. Como sabe su Señoría, todo país que haya ratificado oficialmente la Convención de 1946 puede participar en la Comisión Ballenera Internacional. Los Estados miembros pueden decidir libremente su adhesión a una convención internacional dedicada a cuestiones que no son competencia exclusiva de la Comunidad. Hasta ahora, 18 Estados miembros se han adherido a la Convención, y también son miembros de la Comisión Ballenera Internacional.

La Comisión se ha comprometido a proteger las ballenas, tal como ha ratificado en la Directiva sobre hábitats. La Directiva establece altos niveles de protección para las ballenas, prohibiendo al mismo tiempo toda caza y matanza deliberada de ballenas en aguas comunitarias. Además, la importación de carne de ballena y de otros productos derivados de la ballena a la Comunidad con fines primordialmente comerciales está limitado estrictamente por el Reglamento del Consejo (CE) nº 338/1977.

Cuando Islandia declaró que reiniciaría la caza comercial de ballenas, 15 Estados miembros de la UE que pertenecen a la Comisión Ballenera Internacional, junto con Australia, los Estados Unidos de América y otros ocho países afines a esta postura iniciaron contactos oficiales con Reikiavik, urgiendo a Islandia a respetar la moratoria y poner fin a sus actividades de caza comercial de ballenas.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Evans (PSE).(EN) Gracias, señora Presidenta en ejercicio, por su respuesta. Es más de lo que esperaba y por ello estoy muy agradecido.

Islandia, como usted y todos aquí sabemos, no es miembro de la Unión Europea; sin embargo, es miembro de la AELC y de Schengen, aunque esto evidentemente no está relacionado con este tema. Sin embargo, viene a demostrar que Islandia mantiene estrechas relaciones con la UE. Quiero invitar a la Presidenta en ejercicio a que durante su mandato y el de sus sucesores haga todo lo posible por que Islandia no mantenga la innecesaria y a mi juicio cruel matanza de uno de los mayores mamíferos del mundo por razones injustificadas. Aplaudo lo que ha dicho la Presidenta en ejercicio acerca de no permitir la caza de ballenas en aguas comunitarias y prohibir la importación de productos de ballena.

Continúe así y siga presionando sobre las autoridades islandesas.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, en realidad la pregunta es más un comentario que una auténtica pregunta y se lo agradezco sinceramente. Sin embargo, quiero mencionar algunas medidas futuras sobre esta cuestión que están siendo debatidas actualmente, en particular en el seno de la Comisión Ballenera Internacional. La próxima reunión anual se celebrará el próximo mes de mayo en los Estados Unidos de América y podemos estar absolutamente seguros de que al menos los países que comparten la estricta opinión contraria de la Unión al respecto querrán que haya un debate sobre la pesca islandesa, por lo que este tema estará muy presente en las deliberaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. Las preguntas que, por falta de tiempo, no han recibido respuesta oral, la recibirán por escrito (Véase el Anexo).

Con esto concluye el Turno de preguntas.

 

18. Juego y apuestas deportivas en el mercado interior (debate)
MPphoto
 
 

  El Presidente. De conformidad con el orden del día, se procede al debate de la pregunta oral presentada por la señora McCarthy, en nombre de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, sobre el juego y las apuestas deportivas en el mercado interior (O-0118/2006 - B6-0443/2006).

 
  
MPphoto
 
 

  Arlene McCarthy (PSE), autora. – (EN) Señor Presidente, no soy la autora de la pregunta, sino la presidenta de la comisión que formula la pregunta en nombre de sus miembros. Quiero subrayar que los miembros de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor tomaron la decisión unánime de presentar esta pregunta oral para pedir a la Comisión que nos informe de la situación de los procedimientos de infracción en curso contra nueve Estados miembros por las restricciones impuestas a los mercados de apuestas deportivas.

En particular, la comisión parlamentaria desea que la Comisión nos diga qué avances se han hecho en los procedimientos de infracción iniciados el 4 de abril de 2006 y qué medidas tiene previsto adoptar en este terreno en el futuro. ¿Se plantea el Comisario adoptar un marco legislativo para las apuestas por Internet?

Puesto que estamos a punto de llegar a un acuerdo en torno a la Directiva de servicios, todos somos plenamente conscientes de que es necesario que los Estados miembros cumplan las obligaciones que les impone el artículo 49 del Tratado en materia de libre circulación de servicios. El Comisario ya conoce la decisión de la Comisión parlamentaria de no incluir las apuestas de la Directiva de servicios, sobre todo debido a la complejidad que presenta el mercado de las apuestas. Sin embargo, en el caso del sector de las apuestas, la libre prestación de servicios ha entrado en conflicto con la legislación nacional de varios Estados miembros, que han adoptado una legislación restrictiva que limita la prestación transfronteriza de servicios de apuestas y juegos por Internet.

Apoyamos los esfuerzos de la Comisión por garantizar que esta legislación sea compatible con el artículo 49, al tiempo que respeta el derecho de los Estados miembros a proteger el interés público, siempre que estas normas resulten necesarias, proporcionadas y no discriminatorias, es decir, no discriminatorias para otros operadores comunitarios. Resulta hipócrita que los Estados miembros impidan, por motivos de interés público, que otros operadores comunitarios en línea entren en su mercado nacional, al tiempo que permiten que su mercado nacional en línea crezca considerablemente al no aplicar dichas normas de interés común. Ese es el problema que esperamos que resuelva la Comisión.

Me gustaría dar a este debate un sesgo diferente. Creo que la UE debe responder al reto que representa el mercado mundial de apuestas por Internet. Se trata de un mercado que alcanzará un valor de 20 000 millones de euros de aquí a 2010. En 2003, el sector comercial del juego, loterías, casinos y apuestas de los 25 Estados miembros representaba un volumen de negocio de 51 500 millones de euros, y en todo el mundo existen unos 2 300 casinos en línea. En el Reino Unido, por ejemplo, durante los partidos de la Copa Mundial de fútbol, un 30 % de las personas que hicieron apuestas en línea utilizando servicios del país eran mujeres. Este fenómeno se da en todas las clases y generaciones. El amplio crecimiento de los servicios en línea y de los juegos de azar y apuestas por Internet ya ha borrado de hecho las fronteras nacionales.

Sin embargo, no debemos seguir el ejemplo de los Estados Unidos y promulgar una legislación como la adoptada por el Gobierno Bush en 2006, la Ley de apuestas ilegales en Internet, que castiga penalmente a los bancos si procesan o transfieren fondos a través de sitios de apuestas por Internet. Se trata de un burdo proteccionismo oculto tras la pantalla de humo de una supuesta protección de los consumidores contra los excesos de los juegos de azar. En realidad se trata de una ley destinada a impedir que los operadores extranjeros compitan con el mercado de los casinos y apuestas de los Estados Unidos, mientras el Estado de Nevada y Las Vegas siguen desarrollando sus propios servicios de apuestas en línea y remotos.

Creo que sería bueno que el Comisario pusiera en marcha una campaña, en nombre de los 25 Estados miembros, para llegar a un acuerdo internacional sobre normas para regular las apuestas por medios electrónicos. Esta es una manera de reducir las diferencias que existen no solo en la comunidad internacional, sino también entre los Estados miembros, para que a fin de cuentas todos los Estados adopten normas estrictas tanto para los operadores como para los consumidores. El objetivo sería que desarrolláramos normas que protejan a los consumidores vulnerables, en particular a los adultos jóvenes y menores de edad, para infundir un sentido de responsabilidad social en los buenos operadores e inversores y para garantizar que los juegos de azar no se utilicen como una actividad delictiva o financien este tipo de actividades.

El genio de Internet ha salido de la botella, pues 3,3 millones de ciudadanos de la Unión participan regularmente en juegos de azar en línea. Y este mercado crecerá. Por ello la UE debe formar parte de una amplia campaña internacional para la adopción de estrictas normas de calidad. Necesitamos una mayor cooperación internacional para poner freno al problema de los juegos de azar, y realizar más estudios sobre el grado de participación en los juegos de azar por Internet. El estudio que la Comisión encargó sobre los servicios de apuestas en el mercado interior pone de relieve que es necesario encontrar normas internacionales comunes e imponer obligaciones reglamentarias que protejan a los ciudadanos de la UE y permitan al mismo tiempo el funcionamiento de este mercado.

Espero que el debate de esta noche aliente al Comisario a proseguir con los procedimientos de infracción. Sin embargo, esta es, en realidad, una tarea ingrata cuya solución requerirá años, y las soluciones a menudo no serán satisfactorias, por lo que creo que la mejor manera de avanzar es que la UE asuma un papel de liderazgo, impulsando normas internacionales estrictas de alta calidad que sirvan para reducir las diferencias, protejan a los consumidores e impongan una responsabilidad social a los operadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlie McCreevy, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, los servicios de juegos de azar son sin duda servicios incluidos en el ámbito del Tratado, y los principios de este, entre ellos la libertad de establecimiento y la libre prestación de servicios, se aplican a los juegos de azar. La Comisión tiene la obligación de velar por que la legislación de los Estados miembros sea plenamente compatible con el Tratado. Por ello, la Comisión decidió en el mes de abril pedir a siete Estados miembros más información sobre su legislación que limita la prestación de servicios de apuestas deportivas. La Comisión ha respondido a varias reclamaciones formuladas por operadores del sector de las apuestas deportivas.

Tras reunirse con las autoridades de los siete Estados miembros, mis servicios estudian actualmente las respuestas formales que recibimos de cada uno de ellos. Por el momento no puedo prejuzgar el resultado de dicho examen. Quiero comunicar al Parlamento que espero que el examen concluya en las próximas semanas. Presentaré una propuesta al Colegio de Comisarios sobre la forma de proceder que se basará en este examen. A continuación será el Colegio el que decida las medidas que deban adoptarse.

Además de los siete procedimientos iniciados en abril, la Comisión decidió el 12 de octubre enviar solicitudes de información formales sobre el sector de los juegos de azar a otros tres Estados miembros. Las reclamaciones de los operadores, a las que ha respondido la Comisión, se refieren sobre todo a los servicios de apuestas deportivas. De ahí que nueve de los diez expedientes abiertos hasta ahora están relacionados con la prestación de servicios de apuestas deportivas, algunos de ellos a través de Internet. Sin embargo, la Comisión realizó en octubre una investigación sobre la legislación nacional austriaca, que prohíbe la publicidad de casinos que están autorizados y funcionan en otros Estados miembros. Nos preocupa igualmente que la legislación austriaca exija a los casinos de ese país que protejan únicamente a sus nacionales contra pérdidas excesivas, sin imponer la misma protección para los jugadores extranjeros.

En su calidad de guardiana de los Tratados, la Comisión estudiará todas las reclamaciones que reciba. Al mismo tiempo, sin embargo, no quiero subestimar las sensibilidades que despiertan los juegos de azar en numerosos Estados miembros. Los Estados miembros tienen pleno derecho a velar por objetivos de interés general, como la protección de los consumidores. No obstante, estas medidas deben ser necesarias, proporcionadas y no discriminatorias. Deben aplicarse de forma sistemática y coherente, en particular, a los operadores tanto nacionales como extranjeros.

La Comisión no pretende liberalizar de ningún modo el mercado, sino que más bien desea asegurarse de que las medidas que adopten los Estados miembros sean plenamente compatibles con la legislación comunitaria vigente. Los Estados miembros conocen perfectamente la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo, que espero siga desarrollándose.

La Comisión aceptó la solicitud del Parlamento de excluir todos los servicios de juegos de azar del ámbito de aplicación de la propuesta de Directiva de servicios. En esa ocasión entendí claramente que la reglamentación de los juegos de azar debería ser asunto de los Estados miembros. Estoy totalmente de acuerdo, siempre que dicha legislación nacional sea compatible con el Tratado. Estoy dispuesto a colaborar estrechamente con los Estados miembros en el marco de los procedimientos de infracción para garantizar la compatibilidad de la legislación nacional con las obligaciones comunitarias y para permitir que se imponga una protección adecuada y eficaz, por ejemplo, a fin de proteger a los consumidores y menores de edad.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. ONESTA
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Malcolm Harbour, en nombre del Grupo del PPE-DE. (EN) Señor Presidente, antes de poner en marcha el reloj, permítame hacer una observación. Según el orden del día, el inicio de este debate estaba programado para las diez y media. Estaba muy claro y señalo que muchos colegas han hecho un esfuerzo por estar aquí a esa hora. Por eso me molesta que me haya perdido la mayor parte de la intervención de mi colega, la señora McCarthy, pues al parecer el debate ha comenzado por lo menos diez minutos antes de la hora anunciada. No me parece aceptable, si me permite decirlo, y siento mucho que la persona que le ha precedido en la Presidencia ya se haya marchado. Si el orden del día indica que un debate comienza a las diez y media, le pido que comience a las diez y media, incluso si hay que intercalar una breve pausa.

Ahora sigo con mi intervención y si tiene la bondad de volver a poner en marcha el reloj, presentaré mis observaciones de fondo.

Me felicitó de que el señor McCreevy se encuentre aquí para abordar esta cuestión y me alegro de que, bajo el liderazgo de la señora McCarthy, hayamos tomado la iniciativa que espero arroje alguna luz sobre este tema. Como ha explicado el Comisario, se trata de una cuestión muy delicada que presenta numerosos aspectos de interés público. Sin embargo, la situación deja mucho que desear, como usted ha dicho, desde la óptica del funcionamiento del mercado único, que para nosotros representa también un interés primordial.

Estamos a la espera de los resultados de sus investigaciones, pero propongo que al menos tenga a bien avanzar algún tipo de directrices para regular la actitud que deben tener los Estados miembros al recibir solicitudes de operadores de juegos de azar reputados y bien establecidos que lo único que desean es poder operar en otros países de la UE de acuerdo con su respectiva normativa, a lo que tienen pleno derecho. Uno de los aspectos que usted no ha mencionado, pero que me parece extraordinario desde el punto de vista de la práctica discriminatoria, es que algunos Estados miembros han intentado restringir el acceso a sus mercados argumentando que no desean fomentar los juegos de azar. No obstante, estos Estados miembros promocionan al mismo tiempo la participación en sus loterías nacionales recaudando miles de millones de euros por toda Europa. Esto es francamente incoherente. Me parece sensato y positivo que el Tribunal Europeo de Justicia haya anulado algunas de estas restricciones, pero creo que es importante que haya directrices. Como ha señalado la señora McCarthy, para la protección del interés público es sumamente importante que los operadores sean respetables.

La cuestión más importante que debemos afrontar son los juegos de azar por Internet. Independientemente de que los Estados miembros deseen o no mantener un monopolio, lo cierto es que los consumidores juegan en línea. Creo que es mucho mejor, en aras del interés público, que los servicios de juegos de azar en línea se encuentren bien regulados a que en Europa existan servicios sin control procedentes de otros países en los que la Unión Europea carece de competencias.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – Antes de dar la palabra al siguiente orador, responderé a una cuestión de procedimiento.

Tiene usted toda la razón, el debate se había anunciado para la hora que ha indicado. No obstante, en la página web del Parlamento Europeo se precisó, a primera hora de la tarde, que el debate podría comenzar un poco antes si el Turno de preguntas resultaba más corto de lo previsto, como ha sucedido. Por otra parte, los servicios de sesión han intentado ponerse en contacto con todos los oradores. Han conseguido localizarlos a todos, salvo a usted, señor Harbour, pero pienso que su presencia en la Cámara esta tarde demuestra que no se ha perdido mucho del debate. Dicho esto, he pensado que era mi deber darle estas explicaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Donata Gottardi, en nombre del Grupo del PSE. (IT) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, «Rien ne va plus» («No se admiten más apuestas») es el curioso inicio del reciente dictamen emitido por el Abogado General Dámaso Ruiz-Jarabo Colomer al Tribunal de Justicia Europeo, a quien se había pedido por tercera vez que se pronunciara sobre la legislación italiana en materia de juego, tras las sentencias Zenatti y Gambelli, la última de las cuales se cita expresamente en la pregunta oral objeto de debate.

Es realmente importante conocer muy bien no solo las conclusiones de la Comisión, sino también las últimas medidas adoptadas por los Estados miembros contra los que se han abierto procedimientos de infracción y, concretamente, los pasos que la Comisión pretende dar. Creo que también es importante que existan normas moderadas, pero definidas, en este sector, que impliquen también directamente al Parlamento Europeo. Esta es la única forma de ayudar a los Estados miembros expuestos al riesgo de demandas y sentencias negativas en lo que sigue siendo un loable intento de protección de los individuos, en particular de los menores y los más vulnerables, como ya se ha dicho.

El auge del juego, las loterías y las apuestas en línea es un problema que no puede dejarse en manos de la liberalización del mercado, aunque es obvia la dificultad que supone con respecto al principio de no discriminación. Debo señalar simplemente que la «Directiva de servicios», a la que ya se ha hecho referencia, excluye el juego precisamente por razones de orden público y protección del consumidor.

 
  
MPphoto
 
 

  Toine Manders, en nombre del Grupo ALDE. (NL) Señor Presidente, doy las gracias a los Comisarios y a mis colegas diputados por tomarse la molestia de debatir este asunto, que, al fin y al cabo, es apasionante. Excluimos el juego en directo y en Internet de la Directiva de servicios porque no nos atrevimos a tomar una decisión al respecto. Aún así, entra dentro del ámbito de los artículos 43 y 49 del Tratado y actualmente, como evidencian los once procedimientos de infracción, existe una enorme incertidumbre jurídica en los Estados miembros y las empresas. ¿Cómo resolverlo?

Me complace que la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor haya planteado esta pregunta oral, porque los problemas, después de todo, son reales. Existe el problema de que, por una parte, es muy lucrativo para los Estados miembros en términos de ingresos fiscales pero, por otra, también acarrea problemas sociales. El problema principal, sin embargo, es que si no existe un marco jurídico sólido en un mercado donde se puede hacer mucho dinero, esto abre las puertas a un gran número de prácticas ilegales en las que las organizaciones criminales campean a sus anchas.

Por ello creo que los políticos, y espero que el Comisario esté de acuerdo conmigo en esto, deben recoger el guante y atreverse a tomar decisiones. No debemos rendirnos a los sapientísimos jueces de Luxemburgo que tienen la onerosa tarea de cargar con el mochuelo. Me temo que seguirán muchas más sentencias del Tribunal de Justicia Europeo mientras nosotros como políticos no adoptemos las decisiones correctas.

Espero que la Comisión y el Consejo lo hagan finalmente. Si no, espero que el Parlamento mismo presente un informe de propia iniciativa para garantizar la seguridad jurídica, que urge desesperadamente ante los muchos problemas que existen, incluida la adicción, los problemas de salud pública, los fondos ilegales, el lavado de dinero, etc. Debemos resolver esto con una directiva firme y clara sobre el juego en directo y en Internet. Espero que el Comisario nos aconseje sobre cómo debe resolver esto el Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Kathy Sinnott, en nombre del Grupo IND/DEM. – (EN) Señor Presidente, me complace la declaración del Comisario de que debemos proteger a los menores de edad. Para ello es absolutamente necesario examinar detenidamente y con ojos crítico la política de Irlanda, que no impone un límite de edad para jugar a las quinielas estatales. En Irlanda se permite que los niños hagan apuestas en los canódromos e hipódromos, si estas forman parte de esa quiniela. Otros juegos de azar están reservados a los mayores de 18 años. Existen pruebas grabadas en vídeo de niños irlandeses de hasta cuatro años que apuestan legalmente en la quiniela estatal. No es raro que los regalos en efectivo hechos con motivo de los cumpleaños, la Navidad o la primera comunión acaben en la quiniela estatal irlandesa y, a fin de cuentas, en el erario público de ese país.

Cuando se pidió al Director General de Horse Racing Ireland su opinión sobre las apuestas infantiles en Irlanda, dijo que no eran un problema y que deseaba desarrollar a la clientela del futuro. Usted, señor Comisario McCreevy, cuando fue Ministro de Hacienda de Irlanda, se negó a modificar la Ley de apuestas deportivas y a prohibir las apuestas infantiles en su país. ¿Cambiará usted de actitud, ahora que es Comisario, y apoyará que se impongan restricciones a las apuestas en línea de niños en hipódromos, en oficinas de apuestas, en aviones y en cualquier otro lugar en que persista esta insidiosa práctica?

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Thyssen (PPE-DE). – (NL) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, desde la primera votación en la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor decidimos dejar las actividades de juego, incluidas las loterías y las apuestas, fuera del ámbito de la Directiva de servicios. Puede que algunos, como ha dicho el señor Manders hace un momento, tuvieran miedo de adoptar una decisión. Estoy convencida de que muchos pensaban que podíamos dar a los Estados miembros un poco de libertad para tratar este complejo asunto a su modo, en sintonía con las sensibilidades y las situaciones de sus países y de acuerdo a sus propias tradiciones.

No hace falta decir que en este sentido los Estados miembros deben respetar el Tratado y ya sabemos la respuesta del Tribunal a varias preguntas prejudiciales que se han planteado en el pasado. Espero, señor Comisario, que las preguntas que quedan por hacer no le animen inmediatamente a aconsejar a la Comisión a empezar a emitir normas y reglamentos. Si bien la Comisión es, por supuesto, la guardiana de los Tratados, y esperamos que asuma su papel seriamente, puede hacerlo también con ciertas restricciones.

Hacer que el mercado interior funcione es necesario y positivo en todos los aspectos, pero no debe ser necesariamente a expensas de la protección efectiva del orden público, la seguridad y la salud mental del consumidor. Espero que también haya espacio para los Estados miembros que, a través de monopolios estatales o sin ellos, según el caso, se comprometan a canalizar la pasión por el juego, supervisar que haya juego limpio y dedicar las ganancias económicas, siempre que puedan, a fines culturales, sociales y deportivos. La existencia de normas jurídicas claras puede ser sin duda útil, pero la legislación no es siempre la respuesta. No estoy hablando, claro está, en nombre de todo mi Grupo, sino en nombre de una serie de colegas de mi Grupo que no han podido intervenir esta noche.

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Medina Ortega (PSE). – (ES) Señor Presidente, el juego no es un servicio cualquiera, es una actividad peligrosa. Peligrosa porque se está jugando con la inocencia e ignorancia de la gente. En la mayor parte de nuestros Estados miembros, el juego está hoy sometido a regulación.

No entiendo cómo es posible que, desde instancias supranacionales, se pretenda ahora imponer a los Estados miembros una liberalización de los servicios del juego, cuando la mayor parte de nuestras sociedades no la aceptan.

Recientemente el Congreso de los Estados Unidos ha prohibido el juego on line, y me parece que, en este momento, en la Unión Europea, deberíamos seguir el ejemplo estadounidense, por un lado, para proteger a nuestros consumidores frente a las organizaciones mafiosas y, en segundo lugar, para proteger a ese conjunto de instituciones sociales que hoy, en cada uno de los países miembros, se nutren de la actividad lícita, legal, del juego que permiten las autoridades nacionales.

Por tanto, desde mi punto de vista, yo creo que la Comisión hace bien en examinar el tema del juego, pero tiene que tratarlo desde el punto de vista de la protección de los consumidores y de la protección de las instituciones que hoy se benefician del juego legal en la mayor parte de nuestros Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Schwab (PPE-DE). (DE) El Comisario McCreevy también ha tenido hoy un día extremadamente fatigoso y por ello entenderá nuestro deseo de presentarle el asunto con la claridad y brevedad necesarias.

En mi opinión personal, el juego y la abundancia de loterías encierran dos elementos diferentes. Por una parte está el auténtico mercado transfronterizo para los proveedores en línea, cuya actividad solo pueden regularse a escala europea. Como ha señalado el señor Medina Ortega, los Estados Unidos han conseguido ya regular su mercado. También Europa podrá resolver la cuestión del mercado en línea tan solo si se une a los Estados miembros e introduce una normativa paneuropea.

Por otra parte, está el mercado de los juegos de azar tradicionales y las apuestas deportivas tradicionales, que suelen realizarse en forma escrita. En contraste con los procedimientos de infracción abiertos por la Comisión, es decir, el Comisario McCreevy, debemos actuar según el principio de que si los Estados miembros tienen éxito en la prevención eficaz de la adicción orientando sus monopolios nacionales hacia una gama de servicios tan limitada como sea posible y ofrecen la mayor protección posible al consumidor, debemos darles la posibilidad de mantener estos monopolios en el futuro bajo el control y los auspicios de la legislación europea y la Comisión Europea.

Hay que asegurar, sin embargo, que los monopolios que ya tienen los Estados miembros persigan realmente un solo objetivo, es decir, la prevención de la adicción, y que los Estados miembros no los usen para buscar otros objetivos, como la ayuda a la recuperación de las finanzas públicas o la promoción del deporte.

En este contexto, me complacería mucho que el Parlamento y la Comisión pudieran ponerse de acuerdo en un régimen que, por una parte, estableciera una normativa europea sobre el mercado en línea y, por otra, mantuviera la normativa nacional en el campo de los monopolios para las apuestas deportivas tradicionales, siempre que sean compatibles con el mercado interior.

 
  
MPphoto
 
 

  Joel Hasse Ferreira (PSE).(PT) Señor Presidente, Señorías, la exclusión del juego, incluidas las loterías, de la Directiva de servicios parece haber introducido cierta claridad en el sector, pero tenemos que ir más lejos. Somos conscientes de que existen una serie complicaciones que afectan a varios tipos de juegos y apuestas. Por ello es necesario garantizar la protección del consumidor y asegurar una supervisión eficaz de los circuitos financieros relacionados con estas actividades para impedir o combatir el blanqueo de dinero.

Naturalmente, no debemos confundir la adecuada protección del consumidor con el proteccionismo indebido que un Estado miembro individual puede desear o aplicar. En cualquier caso, sin embargo, conviene señalar que todo Estado miembro tiene derecho a regular el fenómeno de las apuestas monetarias en su territorio hasta que se promulgue otro instrumento jurídico a escala europea. En este sentido, el juego en línea merece especial atención por parte de la Comisión y de forma inmediata del Parlamento, tal como han mencionado los oradores anteriores y se desprende claramente del debate. Por último, acojo con satisfacción el hecho de que la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor planteara esta cuestión, con el resultado de que hemos conseguido alguna clarificación esta noche.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Toubon (PPE-DE).(FR) Señor Presidente, intentaré ir rápido y lento a la vez. Este informe es muy oportuno y, por otra parte, creo que las observaciones que acaban de hacerse son positivas. Todos deseamos que la Unión Europea intervenga de un modo que no sea solo la jurisprudencia. Este asunto afecta, en efecto, a una serie de empresas y servicios: los casinos, las loterías y otros juegos de azar a través de los canales tradicionales o por Internet. Por tanto, va mucho más allá de las apuestas deportivas en línea, a las que se refiere la pregunta de la señora MacCarthy.

Aunque es normal que estos servicios apliquen los principios del mercado interior, señor Comisario, ¡libertad no debería ir de la mano de la ley de la jungla! Por razones de interés general, de salud, moralidad y seguridad, es preciso regular y controlar. Los Estados miembros deben poder autorizar y controlar a los operadores públicos y privados en situación de competencia leal. No obstante, la importancia de los juegos «transfronterizos» obliga a rebasar el marco nacional. A este respecto, lo que acaban de decidir los Estados Unidos es la demostración de que, si no se puede controlar a quienes juegan y a quienes hacen jugar, es mejor prohibir. Es mejor tomar demasiadas precauciones que demasiado pocas.

Por ello, señor Comisario, el enfoque actual de la Comisión, que descansa exclusivamente en los Tratados y el Tribunal de Justicia, me parece insuficiente y peligroso. Hoy está claro que la idea de que las leyes nacionales son compatibles con los Tratados es insatisfactoria. Señor Comisario, debe usted colaborar con el Parlamento para establecer una legislación derivada que organice este se