Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2004/0001(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0375/2006

Textos presentados :

A6-0375/2006

Debates :

PV 15/11/2006 - 3
CRE 15/11/2006 - 3

Votaciones :

PV 15/11/2006 - 7.1
CRE 15/11/2006 - 7.1
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2006)0490

Acta literal de los debates
Miércoles 15 de noviembre de 2006 - Estrasburgo Edición DO

3. Servicios en el mercado interior (debate)
Acta
MPphoto
 
 

  El Presidente. El primer punto es el debate sobre la recomendación para la segunda lectura, de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, respecto de la Posición Común del Consejo con vistas a la adopción de la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a los servicios en el mercado interior (10003/4/2006 - C6-0270/2006 - 2004/0001 (COD)) (Ponente: Evelyne Gebhardt (A6-0375/2006).

 
  
MPphoto
 
 

  Evelyne Gebhardt (PSE), ponente. – (DE) Señor Presidente, señor Presidente en ejercicio del Consejo, señor Comisario, Señorías, llegamos hoy al final de un debate que se ha venido celebrando en esta Cámara durante más de dos años sobre el tema de la Directiva de servicios. Creo que podemos sentirnos plenamente felices y orgullosos del trabajo que hemos llevado a cabo en este asunto.

Por supuesto, no soy la única que ha trabajado en esta cuestión. Muchos de mis colegas diputados han contribuido a asegurar una colaboración constructiva. Permítanme citar a algunas personas a las que quiero dar las gracias en particular, y a través de ellas a todos los que han prestado una colaboración tan positiva. Así,, quiero dar las gracias a mis colegas el señor Goebbels, el señor Swoboda, la señora Van Lancker y la señora McCarthy, así como a la señora Thyssen, del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, al señor Jonckheer y a la señora Rühle, del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea, y a la señora Jäätteenmäki, del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa. Todos han contribuido en gran medida a nuestro éxito.

Sin embargo, hay una persona que deseo destacar, y es el ponente alternativo del Grupo del PPE-DE, el señor Harbour.

(Aplausos)

También quiero dar las gracias, en nombre del señor Schulz, que anoche me pidió muy encarecidamente que lo hiciera, por la cooperación constructiva de que ha gozado, pues no ha sido fácil crear un texto común, dadas las diferencias de opinión representadas en esta Cámara –un texto capaz de lograr un consenso amplio y que no provocara divisiones entre el Parlamento y los ciudadanos de la Unión Europea–, ni era evidente que fuera posible lograr esta hazaña.

Esta colaboración constructiva puede verse también en el texto que estamos debatiendo hoy. Hizo que hubiera una simbiosis entre los intereses de los trabajadores y consumidores y los de la economía. Hemos logrado, con este texto, hacer una contribución real para situar más a las personas en el centro de la política. En mi opinión, es esencial para nuestro futuro trabajo en el Parlamento dejar muy claro que estamos dando forma a la política alrededor las personas, alrededor de los ciudadanos de Europa. La economía es importante, la estabilidad es importante, pero lo más importante de todo son las personas en cuyo nombre hacemos política.

Con este texto común que hemos creado logramos, gracias a la eliminación del principio de país de origen, por un lado proteger los derechos de los trabajadores, en concreto el Derecho laboral, el Derecho social, la protección de los consumidores y otros temas importantes relacionados con los derechos, y por otro asegurar la existencia de una normativa positiva. Ha sido muy importante para nosotros asegurar que se favorecieran los derechos de los trabajadores, evitando así una competencia malsana entre los sistemas sociales de los Estados miembros.

Eliminando los artículos 24 y 25 aseguramos que la Directiva de servicios no afecte o comprometa la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores y que seamos capaces de trabajar bien juntos en este terreno. Excluyendo elementos bastante importantes de los servicios de interés general del ámbito de aplicación de la Directiva de servicios hemos asegurado que encontraríamos una solución a un problema realmente grande. Esto se debe a que esta directiva de servicios es de hecho, por supuesto, una directiva relativa a los servicios comerciales, lo que significa que los servicios de salud y los servicios sociales, que comportan requisitos totalmente diferentes, por los intereses especiales implicados, no encajan en el ámbito de la Directiva.

Sin embargo, no hemos hecho algo solamente para los trabajadores; hemos asegurado también que esta Directiva de servicios beneficie también a la economía, a los proveedores de servicios. Hemos asegurado que exista una mayor facilidad para la libre circulación transfronteriza de los proveedores de servicios. Hemos logrado esto, por ejemplo, mediante la codificación real del principio de libertad de prestación de servicios, dejando muy claro que las medidas proteccionistas deben eliminarse en los Estados miembros, y mediante la disponibilidad de puntos de contacto únicos para ayudar a los proveedores de servicios a circular por toda la Unión Europea.

Hay todavía un par de puntos que debemos debatir en el Parlamento y son puntos que ya hemos tratado. Creo que la Comisión puede dar hoy una respuesta importante a estas cuestiones. Concretamente puede aclarar una serie de puntos que son absolutamente fundamentales para nosotros, relativos en particular al Derecho laboral, a aspectos de la seguridad social, al Derecho penal y a las orientaciones que la Comisión debe facilitar en el marco de la Directiva de servicios y que la Comisión, hasta donde yo sé, no usará para pretender formular interpretaciones de la aplicación de la Directiva de servicios, sino para asegurar que la Directiva de servicios sea una ayuda para los Estados miembros. La interpretación de los textos es una tarea del Tribunal de Justicia y no de la Comisión. La Comisión lo ha entendido y esto es algo con lo que estamos muy de acuerdo.

Señor Presidente, espero con impaciencia la declaración de la Comisión al respecto.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Charlie McCreevy, miembro de la Comisión. (EN) Señor Presidente, la votación en segunda lectura sobre la Directiva relativa a los servicios en el mercado interior será un hito en la historia del Parlamento Europeo, no solo por la importancia de esta Directiva para los ciudadanos y las empresas europeas, sino también por el papel destacado que ha desempeñado el Parlamento en el proceso legislativo.

Es innegable que la Directiva de servicios es un elemento esencial de nuestros esfuerzos por impulsar la economía europea y liberar el potencial del mercado interior de servicios.

El texto que está ahora sobre la mesa aportará un verdadero valor añadido al mercado interior, recortando la burocracia, eliminando barreras y mejorando la seguridad jurídica para empresas y consumidores. Sienta sólidas bases para un nuevo marco del mercado interior con un efecto positivo en la libertad de establecimiento y la creación de nuevas empresas.

Esto es crucial para impulsar el espíritu empresarial y promover el crecimiento y el empleo. Los proveedores de servicios pueden estar seguros de que están tratando con regímenes de autorización justos y transparentes y procedimientos rápidos y sencillos. Podrán obtener información y cumplir las formalidades administrativas a través de puntos de contacto único en cualquier Estado miembro y, además, en formato electrónico. Esto simplificará, acelerará y reducirá el coste de creación de nuevas empresas y eliminará la necesidad de tratar con autoridades de diferentes niveles.

Igualmente, la Directiva supondrá un impulso beneficioso de la prestación transfronteriza de servicios. La nueva disposición sobre libertad de prestación de servicios, que fue el núcleo del compromiso en primera lectura, establece un buen equilibrio entre la garantía de los derechos de los proveedores de servicios a un acceso libre y al libre ejercicio de una actividad de servicios, al tiempo que concede a los Estados miembros el derecho a invocar sus requisitos más básicos en circunstancias claramente definidas. Esto mejorará definitivamente la seguridad jurídica para los proveedores de servicios y los consumidores.

Un aspecto importante es que la Directiva se apoyará en las obligaciones impuestas a los Estados miembros de cooperar y ayudarse mutuamente a fin de garantizar que las empresas estén debidamente supervisadas de modo eficiente en toda la Unión Europea, evitando al mismo tiempo la duplicación de controles.

Estos tres elementos –simplificación del establecimiento, libertad de prestación de servicios y asistencia y cooperación entre Estados miembros– han sido siempre el núcleo central del esfuerzo de la Comisión por abrir el mercado de servicios. La posición del Parlamento Europeo ha sido crucial para llegar a un amplio consenso en torno a estas cuestiones.

En este expediente, el Parlamento Europeo ha demostrado su madurez y capacidad para encontrar compromisos bien equilibrados respecto de cuestiones muy complejas. En primera lectura, la Cámara llevó sin duda la voz cantante y logró suscitar el amplio consenso que buscábamos.

Llegar a un consenso en el Consejo no fue sencillo. Algunos Estados miembros han tenido serias dificultades para aceptar el delicado compromiso de este Parlamento respecto del ámbito de aplicación de la propuesta y del mecanismo de la libre prestación de servicios. Al final, y tras una vigorosa defensa por parte de la Comisión y de la Presidencia del compromiso alcanzado en el Parlamento, se aprobó la Posición Común. Es una Posición Común que respeta y refleja el compromiso político del Parlamento, con algunos ajustes menores introducidos sobre todo para proporcionar una mayor claridad jurídica.

Son ustedes conscientes de que el compromiso reflejado en la posición común es muy delicado y frágil. Los intentos de reabrir el texto plantearán inevitablemente un nuevo debate en el Consejo y pondrán en peligro el compromiso alcanzado. Pido al Parlamento que reconozca que la Posición Común refleja fielmente la primera lectura del Parlamento y que se abstenga de introducir nuevos cambios a través de enmiendas. La votación del 23 de octubre de 2006 en la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor demuestra que esto es posible.

En este contexto no existen enmiendas «técnicas» o «menores».

Sé que en los debates previos a la votación en comisión se han planteado ciertas cuestiones institucionales y jurídicas que preocupan a algunos diputados a esta Cámara. En este contexto quiero hacer las siguientes declaraciones para abordar las preocupaciones que algunos de ustedes han planteado.

«Con respecto a la criba de requisitos nacionales que los Estados miembros aplican a los servicios prestados desde otros Estados miembros, el Consejo ha pedido a la Comisión que proporcione orientaciones y análisis y la Comisión hará todo lo que pueda por desempeñar esta tarea. Esto no otorgará poderes adicionales a la Comisión, que en virtud del Tratado, si lo estima necesario, puede formular recomendaciones y emitir opiniones sobre cuestiones abordadas en el Tratado. Las orientaciones simplemente consistirán en prestar asistencia a los Estados miembros para la correcta aplicación de la Directiva de servicios. No proporcionarán una interpretación jurídicamente vinculante de la Directiva, que es prerrogativa del Tribunal de Justicia Europeo, ni modificarán las disposiciones de la Directiva de servicios, que es prerrogativa del Parlamento Europeo y del Consejo. La Comisión desempeñará esta tarea de forma abierta y transparente en estrecha cooperación con las demás instituciones. En particular, informará con regularidad al Parlamento Europeo sobre los resultados y las consecuencias de su análisis.

En relación con la necesidad de contemplar una mayor armonización, en la futura revisión de la Directiva de servicios la Comisión evaluará si en el ámbito de los servicios se necesitan más medidas y, en este caso, qué tipo de medidas son apropiadas. En particular, la Comisión examinará si para ciertos servicios o ciertas cuestiones se necesita una armonización adicional.

Por tanto, la Comisión tendrá en cuenta las propuestas del Parlamento Europeo, sobre todo en la primera lectura de la Directiva. Cuando sea necesario, y de acuerdo con nuestro enfoque de “legislar mejor”, la Comisión formulará propuestas concretas, inclusive propuestas de armonización, cuando estén justificadas.

Con respecto al impacto de la Directiva de servicios en el Derecho laboral, el Parlamento Europeo y el Consejo han querido evitar que la Directiva de servicios afecte al Derecho laboral o a los derechos de los interlocutores sociales de defender sus intereses colectivos. La Comisión quiere establecer inequívocamente que la Directiva de servicios de hecho no afecta al derecho laboral consagrado en la legislación nacional y a las prácticas establecidas en los Estados miembros y que no afecta a los derechos colectivos que disfrutan los interlocutores sociales de acuerdo con la legislación nacional y las prácticas establecidas. La Directiva de servicios es neutral con respecto a los diferentes modelos de los Estados miembros relacionados con la función de los interlocutores sociales y la organización de la defensa de los intereses colectivos de acuerdo con el derecho y las prácticas nacionales. Sin embargo, el derecho comunitario, y en particular el Tratado, siguen aplicándose en este terreno.

Con respecto al impacto de la Directiva de servicios en el Derecho penal, tal y como se establece en el texto, la Directiva de servicios no afectará a las normas de Derecho penal de los Estados miembros. Esto significa que en general los Estados miembros podrán aplicar sus normas de Derecho penal no solo a los proveedores de servicios establecidos en su territorio, sino también a proveedores de servicios de otros Estados miembros que prestan servicios en su territorio. Esto es así porque las normas de Derecho penal en general se aplican a todas las personas de la misma forma, independientemente de si se presta un servicio. No obstante, los Estados miembros no pueden burlar o impedir la aplicación de las disposiciones de la Directiva de servicios haciendo uso del Derecho penal.

Con respecto al impacto de la Directiva de servicios sobre los servicios sociales, los relacionados con la vivienda social, el cuidado de los niños y la ayuda a las familias y personas necesitadas son una manifestación del principio de cohesión social y solidaridad en la sociedad y los prestan el Estado, proveedores de servicios en nombre del Estado u organizaciones caritativas reconocidas. Por tanto, estos servicios han quedado excluidos del ámbito de aplicación de la Directiva Servicios. Es evidente que esta exclusión también abarca servicios prestados por iglesias y organizaciones eclesiásticas con una finalidad caritativa y benévola.»

He dispuesto que el texto de esta declaración se entregue a la secretaría para que lo incluya en las actas de este período parcial de sesiones.

Espero que estas declaraciones contribuyan a tener en cuenta las preocupaciones planteadas por algunos. La Comisión espera que facilitarán la aceptación de la Posición Común por parte del Parlamento.

Antes de concluir, me he dado cuenta de que la señora McCarthy ha presentado tres enmiendas en nombre de su comisión relativas al nuevo procedimiento reglamentario con escrutinio. Estas enmiendas se derivan del acuerdo alcanzado el verano pasado entre las tres instituciones en torno a la revisión del procedimiento de comitología y la Comisión puede aceptarlas.

La próxima semana hará dos años que la Comisión tomó posesión y yo pasé a ser Comisario de Mercado Interior y Servicios. El debate sobre la Directiva de servicios ha sido el centro de atención durante gran parte de todo este periodo. Creo que ahora deberíamos pasar a aprobar la Directiva y empezar a aplicarla. Espero con interés escuchar la opinión de esta Cámara.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Mauri Pekkarinen, Presidente en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, señora Gebhardt, señor Comisario, Señorías, como ya han dicho otros oradores antes que yo, hoy marcamos un hito en la historia del mercado interior.

Durante casi tres años el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión se han dedicado a un trabajo ambicioso y meticuloso en torno a la Directiva de servicios. Para ser completamente sincero, el trabajo no siempre ha sido fácil y el progreso a veces ha sido lento. Nos puede consolar el hecho de que hay un mayor sentimiento de consenso hoy en esta Cámara que nunca antes durante el proceso de redacción.

La Directiva representa una importante reforma europea. No es de extrañar, entonces, que haya habido numerosos obstáculos en el camino hacia el acuerdo. Ha habido auténticas diferencias de opinión sobre su contenido, así como pequeños malentendidos esporádicos.

Aunque hoy todos queremos mirar al futuro, quisiera sin embargo plantear uno o dos asuntos surgidos durante el proceso de redacción. En primer lugar, quiero recordar a todos la votación en el Parlamento la pasada primavera, cuyo resultado puede considerarse un compromiso histórico. El Parlamento consiguió llegar a un compromiso, en lo que fue una situación política muy difícil, que permitió que la propuesta de directiva pasara a la posterior fase de redacción, que ha sido un éxito.

En este contexto con esto, quisiera dar las gracias una vez más al Parlamento Europeo por este compromiso, especialmente a la ponente, la señora Gebhardt, a la Presidenta de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, la señora McCarthy, a los ponentes alternativos y a muchos otros diputados que han trabajado arduamente para encontrar soluciones comunes.

Seis presidencias del Consejo se han visto implicadas en la difícil tarea de redactar la directiva. En cuanto a Finlandia, como país que ocupa ahora la Presidencia, la situación es ahora mismo un reto a la vez exigente y bienvenido. La Presidencia finlandesa ha sido capaz de aprovechar los resultados conseguidos por anteriores Presidencias, especialmente la austriaca. La Posición Común del Consejo desde la última primavera dio a la Presidencia un fuerte mandato para sacar este asunto adelante.

Hubo también mucho trabajo que hacer de cara a la adopción de la Posición Común del Consejo, que exigió una buena dosis de flexibilidad y un auténtico deseo de compromiso. Aprecio asimismo especialmente el hecho de que el Parlamento Europeo haya demostrado sensibilidad en el asunto de una decisión común también aquí y el valor añadido que esto supone.

El papel de la Comisión en el proceso de selección ha sido también crucial. Cuando el debate en el Parlamento y en el Consejo ha alcanzado su mayor intensidad, la Comisión, de acuerdo con su papel fundamental, ha procurado usar argumentos constructivos para llevar el proceso de redacción en una dirección sostenible.

El Comisario McCreevy ha mencionado hoy algunas cuestiones delicadas de la directiva, sobre las que se ha requerido a la Comisión que adopte una posición. Hablando en nombre de la Presidencia, apoyo totalmente y acepto el mensaje del Comisario, así como la necesidad de una declaración y su contenido. El papel personal del Comisario durante el complejo proceso de redacción fue ejemplar en términos de su objetividad y en la manera en que respetó las opiniones de ambas instituciones.

Un resultado de este extenso proceso de redacción es que la propuesta de directiva ha cambiado ahora de muchas maneras durante el debate. El objetivo común y la intención de desarrollar el mercado interior ha permanecido sin embargo invariable. La directiva abrirá un número de puertas, tanto a los prestadores de servicios como, al mismo tiempo, a los receptores de los servicios, ya sean consumidores o empresas.

La Directiva de servicios no representa, sin embargo, el final del desarrollo del mercado interior de servicios. Al contrario, la Directiva es un único paso adelante hacia el desarrollo del mercado interior de servicios viables. Ha quedado claro en estos últimos años que las disposiciones del Tratado no bastan por sí solas para regular con absoluta claridad el mercado interior de los servicios, que es el auténtico corazón de la Unión. Creo que la Directiva de servicios facilitará a los actores del mercado precisamente el tipo de seguridad jurídica que han estado esperando durante tanto tiempo. Este es el mayor valor añadido de la Directiva.

La Presidencia finlandesa del Consejo acoge con gran satisfacción el hecho de que hoy solamente quedan por votar algunas de las enmiendas. De estas quisiera mencionar las tres enmiendas relativas a la comitología, presentadas durante el debate en el Pleno.

Puedo confirmar la aceptación por el Consejo de estas enmiendas y a este respecto el Consejo puede enmendar su Posición Común. Con respecto a las demás enmiendas, espero que la Posición Común permanezca invariable.

Señor Presidente, espero que el Parlamento tome hoy una decisión definitiva sobre la Directiva de servicios en este período parcial de sesiones. Entonces el objetivo del acuerdo compartido por ambas instituciones, el Parlamento Europeo y el Consejo, se conseguirá en segunda lectura.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Evelyne Gebhardt (PSE), ponente. – (DE) Señor Presidente, creo que con la declaración oficial de la Comisión se han aclarado las últimas incertidumbres jurídicas relativas a determinados aspectos como, entre otros, la legislación laboral y en materia de seguridad social. Por tanto, ahora me siento capaz de recomendar a la Cámara que apruebe la Posición Común como nos la presentó el Consejo de Ministros sin ninguna enmienda, exceptuando por supuesto las tres enmiendas relativas al procedimiento de comitología sobre las que ya nos hemos puesto de acuerdo entre nosotros.

Creo que en esta Cámara lo hemos hecho muy bien y quisiera, una vez más, dar las gracias a la Comisión y a la Presidencia del Consejo por haber aceptado nuestro texto apenas sin cambios.

Hay una cuestión más que quisiera puntualizar, sin embargo, que es un poco desagradable. Quisiera recomendar a la actual Presidencia del Consejo y a las que le sucedan que desistieran del tipo de conducta que han mostrado hasta ahora. No es aceptable que la Presidencia repita constantemente durante una segunda lectura que no es posible seguir discutiendo el asunto y que no podrá aceptar enmiendas que el Parlamento desea porque se ha conseguido un acuerdo muy frágil en el Consejo. También en esta Cámara se negoció un compromiso igual de frágil, y es importante garantizar que los derechos del Parlamento, del Consejo de Ministros y de la Comisión se expresen plenamente en el transcurso de la codecisión.

Por esta razón, la manera en que han pasado las cosas en esta ocasión no puede servir de modelo para futuros procesos legislativos. Lo he aceptado esta vez porque se había adoptado el 90 % del texto del Parlamento y porque en esta Cámara no hemos sufrido grandes pérdidas. Este no será siempre el caso, sin embargo. Cuando esto suceda, el Consejo no debe decir «no» ni insistir en que no hay más discusión posible sobre este asunto. Esta no es una cooperación constructiva y espero realmente que se trate de un ejemplo aislado y que, en el futuro, seamos capaces de nuevo de gozar de una cooperación normal en el proceso de codecisión.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Malcolm Harbour, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (EN) Señor Presidente, señor Comisario, este es un día importante para los ciudadanos europeos. Hago hincapié en ello porque a veces, cuando hablamos de conceptos como el mercado interior, nos olvidamos de que estamos comprometiendo a los ciudadanos en el meollo de lo que ocurre y en nuestra labor política en esta Cámara. Esta Directiva versa sobre la mejora del nivel de vida de todos los ciudadanos en la Unión Europea y sobre el fomento del crecimiento y el dinamismo de la economía. Es tan fundamental como eso.

Lo importante de esta Directiva –a veces quizá lo olvidamos al calor de nuestros grandes debates– es que en realidad ha sido el resultado de un trabajo concienzudo por parte de la Comisión, a la que quiero rendir homenaje. Aborda las profundas frustraciones que las empresas, en particular las pequeñas, han tenido que afrontar en el ejercicio de sus derechos en el mercado único. De esto es de lo que trata esta Directiva. Sus disposiciones son muy detalladas. Reclama a los Estados miembros no menos de 40 medidas concretas para derribar barreras y 65 disposiciones para mejorar sus procedimientos. Ahora la pelota está en el tejado de los Estados miembros. Ellos van a tener que cumplir y nosotros vamos a vigilarlos para asegurarnos de que lo hagan.

En particular quiero destacar el hecho de que por primera vez tenemos un requerimiento concreto a los Estados miembros para que promuevan el mercado único en relación con sus empresas, animen a las empresas a sacar provecho del mercado único en el sector de los servicios y salir y operar más allá de las fronteras nacionales. El mercado único es un proyecto compartido por todos nosotros. No se decide aquí, en realidad se decide en los Estados miembros. Podemos esforzarnos al máximo y esta directiva es un paso importante en este sentido.

Uno de los aspectos destacables de esta Directiva es que es fruto de una buena política. ¿Por qué digo esto? Porque es el resultado de muchas discusiones constructivas y detalladas: largos debates y votaciones en comisión, porque las diferentes partes quieren reforzar su posición, negociación y compromiso.

Es fruto de la buena política y en el centro del proceso ha estado la señora Gebhardt. Ha sido suficientemente generosa como para rendirme homenaje y quiero decirle que ha sido un placer trabajar con ella. A veces ha sido un desafío, porque ha impulsado esto con mucha decisión, pero creo que lo que hemos hecho juntos será bueno para los ciudadanos europeos. Sin embargo, nosotros no somos los únicos que hemos trabajado en esto, sino todos los miembros de nuestra comisión, además de otras personas. En particular, quiero agradecer a mi propio equipo de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, muchos de cuyos miembros intervendrán en breve, aunque también hemos colaborado muy estrechamente con nuestros colegas liberales, en particular en la votación crucial que la Presidencia ha tenido la amabilidad de mencionar antes. Ahora intervendrán para entrar más en los detalles.

Quiero concluir dando las gracias a la Federación de Pequeñas Empresas del Reino Unido y decir hoy dos cosas a la Cámara sobre la importancia de esta Directiva. La primera es que las pequeñas y medianas empresas representan casi el 90 % del sector de los servicios. Son cruciales para esta propuesta. En segundo lugar, si cada una de las pequeñas empresas de Europa crearan un puesto de trabajo más, habríamos acabado con el problema del desempleo en la Unión Europea.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Hannes Swoboda, en nombre del Grupo del PSE. – (DE) Señor Presidente, quisiera, por supuesto, dar las gracias a la señora Gebhardt en nombre del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, y especialmente al señor Goebbels, que por desgracia no puede estar hoy aquí. Como ponente, la señora Gebhardt ha manejado con habilidad el timón de la Directiva de servicios por muchas aguas agitadas.

Quisiera dar también las gracias a mis colegas diputados de otros Grupos políticos, especialmente al Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos. Aunque, por supuesto, nuestras diferencias desde el punto de vista sociopolítico siguen en pie, creo que hemos cumplido nuestra responsabilidad de presentar una solución tangible que sea aceptable para el público europeo.

Estoy especialmente agradecido al Comisario McCreevy, sin el cual este proceso no habría estado tan bien estructurado, y a las Presidencias del Consejo, especialmente a la finlandesa, pero también a la Presidencia del Consejo austriaca. Quiero pedir al Consejo que tenga en cuenta que la Presidencia austriaca creó un precedente cuando nos invitó a los diputados al Parlamento Europeo a una reunión del Consejo. Esto no debería ser un caso aislado; la posibilidad debería permanecer definitivamente abierta también en otros contextos.

Quisiera dar las gracias también a la Confederación Europea de Sindicatos por mantener unas consultas tan intensas con nosotros y por hacer también posible un compromiso sobre esto.

Nací en un punto en el que se encuentran el este y el oeste de antaño –entre Viena y Bratislava–, por lo que conozco los miedos, pero también las esperanzas, asociados al mercado interior de servicios. Si el nacionalismo y el proteccionismo ganan ahora terreno una vez más en muchos de los países de transición, y también en muchos de los «viejos» Estados miembros de la Unión Europea, una de las razones puede ser que la gente está abrumada por la velocidad, a veces incluso la brutalidad, con que se establece este mercado interior. Por eso era tan importante encontrar la manera de establecer este mercado interior –que es necesario–, haciendo también justicia a consideraciones sociales.

Después de todo, las políticas a escala de la UE no solo consisten en suprimir los obstáculos al mercado interior –esta es una parte de la historia–, sino también en crear las condiciones políticas que hagan que este mercado interior sea aceptable para la población. Por estas razones, mi Grupo apoyará plenamente la Directiva. Naturalmente, tenemos algunas reservas –que se expresarán más tarde– pero, en su conjunto, mi Grupo apoya este buen compromiso al que se ha llegado.

Deberíamos tener la valentía de aprobar este compromiso hoy y defenderlo hacia fuera. Una vez más, mi más sincero agradecimiento a la señora Gebhardt.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Anneli Jäätteenmäki, en nombre del Grupo ALDE. – (FI) Señor Presidente, quisiera agradecer a mis colegas, el señor Harbour y la señora Gebhardt, y a muchos otros, su gran voluntad de cooperación. En particular quiero dar las gracias al Comisario McCreevy, ya que, sin su enfoque racional de la cooperación, seguramente no habría habido progreso.

Los servicios son una fuente fundamental de crecimiento y empleo en la UE. Durante el periodo 1997-2002, alrededor del 96 % de los nuevos puestos de trabajo se crearon en el sector de los servicios. Por tanto, es importante suprimir las barreras innecesarias al crecimiento a escala nacional. La Directiva de servicios es un paso en la dirección correcta.

Sé que hay personas en esta Cámara que están insatisfechas porque creen que no hemos ido suficientemente lejos, pero también hay quienes creen que el Parlamento y el Consejo han avanzado demasiado. La propuesta que tenemos ahora delante de nosotros es un compromiso; es lo que ha sido posible llevar a cabo teniendo en cuenta la situación.

Se ha acusado al Parlamento Europeo de reducir la propuesta original de la Comisión. Al mismo tiempo, sin embargo, nadie se ha molestado en mencionar el gran número de ámbitos en los que se sigue aplicando la Directiva. La Directiva de servicios abarca sectores como la construcción, los servicios empresariales, equipamiento e instalaciones, comercio y distribución y los servicios de viajes y ocio. El abanico es muy amplio.

El propósito de esta propuesta es por tanto liberalizar los servicios, reduciendo de este modo su coste. La demanda de varios servicios se basa en el precio, pero la confianza es igual de importante. Si un prestador de servicios hace las cosas bien y en el plazo previsto, la confianza crece y lo mismo, entonces, hace el mercado. No es la Directiva la que lo determinará: la responsabilidad incumbe al prestador de servicios.

La libre movilidad de los trabajadores es tan importante como la Directiva de servicios para un mercado interior viable en la Unión Europea. En el momento de la ampliación hacia el este, solo Suecia, Irlanda y el Reino Unido permitieron de inmediato que los nacionales de los nuevos Estados miembros accedieran libremente a sus mercados de trabajo. Ahora que se va a producir una nueva ronda de ampliación, vuelve a haber Estados miembros que levantan barreras. Estas nuevas barreras potenciales son muy molestas y dificultan la liberalización del mercado interior. Son un paso atrás. Si queremos dar un paso adelante con la Directiva de servicios, cabe esperar que el progreso se haga de la misma manera en el ámbito de la libre circulación de los trabajadores.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Heide Rühle, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, señor Presidente en ejercicio del Consejo, Señorías, señora Gebhardt, nos decepciona la negativa de los tres principales Grupos, la mayoría de esta Cámara, a proceder hoy a la debida segunda lectura de la Directiva de servicios.

La señora Gebhardt ha luchado hasta el final, pero eso hace que nos resulte todavía más difícil entender cómo puede calificar de gran triunfo para el Parlamento un resultado del que recientemente ha dicho que contenía algunos puntos que eran jurídicamente imprecisos y poco claros. Reconozco que el Consejo nos ha presionado mucho declarando desde el principio que cualquier enmienda a su texto abocaría al fracaso del conjunto de la Directiva, pero eso lo hizo el mismo Consejo que declaró en su primera lectura que había asumido el texto del Parlamento prácticamente hasta la última coma. Tristemente, sin embargo, no había asumido nuestro texto por completo y en algunos puntos hay ahora falta de claridad, principalmente en cuestiones que tienen que ver con la Europa social.

Esta falta de claridad se refiere a la definición y exclusión de los servicios en general y de los servicios de interés económico general en particular. Se refiere específicamente a la exclusión de los servicios sociales y al reconocimiento de los acuerdos colectivos negociados por los interlocutores sociales. No son asuntos de poca monta; son las cuestiones fundamentales que esgrimieron los que se oponían a la Constitución para reclamar el voto del «no» en el referendo francés. Podíamos haber tomado la palabra al Consejo cuando hacía hincapié una y otra vez, después de los referendos, en que la nueva versión de la Directiva de servicios respetaría plenamente los derechos sociales. Por desgracia, no es este el caso.

Hay una diferencia entre dar el ejemplo de los servicios sociales o conformarse con una lista incompleta, que deja grandes lagunas en el caso de algunos Estados miembros y por ello al final ha de ser el Tribunal de Justicia Europeo el que decida. Es incomprensible cómo puede la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor haber aceptado esto. Después de todo, la ponente de esta comisión, la señora Rudi Ubeda, quien por cierto es miembro del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, declaró en su informe sobre servicios sociales que estos servicios diferían mucho entre los Estados miembros y que, por consiguiente, se necesitaba una definición. ¿Cómo es posible excluir de una manera coherente con la seguridad jurídica un sector que no está debidamente definido?

Tristemente, sin embargo, la comisión no ha prestado más atención a este asunto, sino que en su lugar reiteró simplemente sus reticencias a causar cualquier problema al Consejo. Por consiguiente, en sus prisas por obedecer, prescindió de su tradicional derecho a realizar una segunda lectura propiamente dicha de la Directiva de servicios. Sin duda no es un triunfo del Parlamento; al contrario, es una derrota, una derrota que lamentaremos durante mucho tiempo en el futuro.

Esto no lo cambia ni siquiera la declaración de la Comisión. En el mejor de los casos, obliga a la actual Comisión, pero no es jurídicamente vinculante, ya que la interpretación del Derecho sigue correspondiendo al Tribunal de Justicia, como ha reiterado hoy el Comisario McCreevy.

 
  
MPphoto
 
 

  Francis Wurtz, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (FR) Señor Presidente, en las relaciones del Parlamento con el Consejo estamos familiarizados con la codecisión y la conciliación. Hoy, con la Directiva de servicios podemos añadir la capitulación. ¿Cómo llamar de otro modo la inverosímil decisión tomada por los Grupos mayoritarios de ceder a las conminaciones del Consejo aceptando retirar todas las enmiendas examinadas por la Comisión de Mercado Interior y aprobar sin oposición una Posición Común del Consejo, que representa indudablemente un paso atrás sobre su propio compromiso del 16 de febrero de este año?

Les recuerdo que la Confederación Europea de Sindicatos ha considerado necesario modificar este texto en puntos que según él revisten «gran importancia», en particular con respecto a una «exclusión más clara del Derecho laboral y de los servicios sociales de la Directiva y un mayor respeto de los derechos fundamentales».

De hecho, el texto del Consejo supedita la preservación del Derecho laboral en los Estados miembros al respeto del Derecho comunitario. Una fórmula vaga que remite a las normas de la competencia. Algunos de ustedes se consuelan con una declaración tranquilizadora del Comisario McCreevy. Es un razonamiento muy extraño, desde luego. Me atrevería a recordar que precisamente el señor McCreevy fue quien, hace un año, justificó en nombre del Derecho comunitario la negativa de una empresa de Letonia a reconocer los convenios colectivos de Suecia en el asunto Waxholm, que tuvo una gran repercusión.

Por otra parte, el Consejo ha restituido a la Comisión un poder de control exorbitante –a priori y a posteriori– sobre la legislación de los Estados miembros, un poder que el Parlamento quería justamente restringir. El señor McCreevy ve en este cambio una mejora crucial, cosa que es perfectamente comprensible, pero ¿qué ve el Parlamento? Nadie dice nada.

Por último, las ambigüedades y las zonas grises del texto de la directiva –que, en nombre de mi Grupo, había denunciado ya en primera lectura porque, decía, se prestan a las incontrolables interpretaciones de la Comisión y del Tribunal de Justicia– han empezado a ser explotadas ya en el sentido que cabía temer. Así, la Comunicación de la Comisión sobre los servicios sociales desarrolla una visión extremadamente reduccionista de estos servicios, sobre los cuales, dicho sea de paso, el Comisario Špidla ha querido subrayar que entran cada vez más en el ámbito de aplicación del Derecho comunitario relativo al mercado interior y la competencia.

Otra Comunicación de la Comisión, que trata del desplazamiento de los trabajadores, ataca las reglamentaciones consideradas desproporcionadas de determinados Estados miembros con respecto a los proveedores de servicios de otros países de la Unión. También en esta cuestión la Comisión se apoya en la inagotable jurisprudencia del Tribunal. ¿Dónde están pues las salvaguardas que se suponía nos preveía la Directiva contra este deslizamiento de toda la vida social hacia la competencia a ultranza?

De un modo general, el Presidente en ejercicio lo dijo muy claramente: «la interpretación del Tribunal será necesaria en muchos casos». Pues bien, esta gigantesca empresa de desregulación no será avalada por mi Grupo. Más allá incluso de la cuestión de los servicios, se plantea a nuestro entender la de la concepción de la construcción europea. ¿Queremos armonizar a través de la ley unas normas protectoras y que evolucionen al alza, o aceptamos la armonización a través del mercado y la competencia de unas normas que en consecuencia se verán fatalmente arrastradas a la baja? ¿Queremos promover la democracia parlamentaria y ciudadana, o vamos a dejarnos gobernar a golpe de jurisprudencia y comunicaciones interpretativas?

A pocas semanas del cincuentenario del Tratado de Roma, es legítimo plantearse estas cuestiones y apostamos a que muchos de nuestros conciudadanos se las plantearán dentro de poco con fuerza.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Jerzy Bielan, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señor Presidente, el sector de los servicios es responsable de casi el 70 % del PIB de la Unión Europea y es la fuente principal de crecimiento económico. Hay, sin embargo, miles de obstáculos administrativos que dificultan el desarrollo de este sector.

El principal objetivo de la Directiva de servicios es reducir este papeleo, lo que facilitaría la prestación de servicios transfronterizos en los mercados de los 25 Estados miembros. La Comisión Europea ha identificado más de 90 obstáculos que los prestadores de servicios, como los mecánicos, los contables y los especialistas informáticos, tienen que superar para llevar a cabo sus actividades en otro Estado miembro.

Por norma general, esas dificultades las crean deliberadamente países que temen la competencia de empresarios de otros Estados y quieren proteger sus propios mercados a cualquier precio. Normalmente esto perjudica al consumidor, al que se ofrecen servicios que son más caros y de menor calidad.

Incluso en su forma descafeinada, la Directiva de servicios es un paso en la dirección correcta en el largo y tortuoso camino para hacer competitiva la economía europea y facilitar las cosas, especialmente a los pequeños empresarios. Los próximos años demostrarán si, como afirma el Comisario McCreevy, será un hito en el camino hacia la supresión de los obstáculos a la prestación de servicios en el mercado interior. Únicamente sabremos el resultado cuando los Estados miembros incorporen la Directiva en el Derecho nacional de manera que realmente se minimicen estos obstáculos, que son incompatibles con el principio de la libre prestación de servicios consagrado en el Tratado y que perjudican a los consumidores y empresarios europeos.

La Comisión Europea debería desempeñar un papel significativo en este asunto y actuar de guardián para garantizar el cumplimiento de los Tratados y de la legislación europea. Por fortuna, hemos conseguido evitar que se corrompa todavía más la Directiva de servicios rechazando, en la reunión de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, todas las enmiendas presentadas por la ponente, la señora Gebhardt. Descafeinar todavía más la Directiva de servicios, que ha sido ratificada por el Consejo y es un compromiso difícil en cualquier caso, no solo sería perjudicial para el mercado libre de servicios, sino que también podría ocasionar que todo el proyecto se viniera abajo y que se echaran a perder tres años de duro trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jens-Peter Bonde, en nombre del Grupo IND/DEM. (DA) Señor Presidente, lo que aprueba hoy el Parlamento es una directiva para abogados y jueces. Serán los jueces de Luxemburgo quienes determinarán lo que se ha decidido. Las normas son muy poco claras. He intentado en vano suprimir las peores imprecisiones presentando tres enmiendas inequívocas.

1. Los Estados miembros podrán exigir a todos los prestadores de servicios el cumplimiento de los convenios locales. 2. Los Estados miembros podrán decidir por sí mismos qué servicios deben prestarse bajo la tutela pública y qué debe dejarse al albur del mercado. 3. Los Estados miembros también podrán recaudar el IVA y los impuestos sobre los servicios suministrados desde territorio extranjero. Estas son tres cuestiones importantes a las que no he recibido una respuesta clara. El Movimiento de Junio está a favor de que haya también un mercado común de los servicios y acogemos con los brazos abiertos, en particular, a trabajadores y empresas de los nuevos Estados miembros, pero deben aplicar las escalas salariales danesas. La competencia no debe basarse en salarios más bajos, en unas condiciones de trabajo menos estrictas o en unos tipos más bajos del IVA o de otros impuestos.

 
  
MPphoto
 
 

  Marine Le Pen (NI).(FR) Señor Presidente, Señorías, nueve meses después de su aprobación en primera lectura, el Parlamento Europeo pone el broche a la Directiva de servicios, la denominada Directiva Bolkestein, aprobando sin enmiendas la Posición Común del Consejo. Es una victoria de la socialdemocracia aliada con el ultraliberalismo económico.

A excepción de los servicios de interés general no comerciales, nada escapa a la liberalización de los servicios: ni siquiera los servicios sociales quedan totalmente excluidos del informe Gebhardt. Engañan a nuestros pueblos, Señorías. Esta directiva no hará desaparecer el dúmping social, fiscal y salarial. Los proveedores de servicios hábiles y deshonestos seguirán apostando por las legislaciones nacionales y aprovechando los puntos débiles de la directiva apoyándose en las directivas sectoriales.

Por ejemplo, más de 100 000 trabajadores de la construcción han sido desplazados a Francia con contratos temporales, la mayoría de ellos no declarados. Existe un dúmping social legal en marcha con respecto a la responsabilidad, pues los trabajadores desplazados siguen estando afiliados a la seguridad social de su país de origen. En este caso se incumple el Derecho laboral legalmente.

Por último, nos oponemos a los mecanismos de evaluación de las restricciones nacionales a la prestación transfronteriza de servicios, pues suponen un control inadmisible de los Estados miembros por parte de la Comisión y un nivel excesivo de burocracia comunitaria.

Por estas razones votaremos en contra del informe Gebhardt.

 
  
MPphoto
 
 

  Marianne Thyssen (PPE-DE). (NL) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, hemos conseguido convertir una propuesta cuyo ámbito de aplicación era demasiado horizontal, demasiado radical en su propósito de desregular y poco realista en su aplicación, en una directiva que hace exactamente lo que se supone que debe hacer, a saber, suprimir obstáculos para las empresas que desean establecerse en el extranjero y permitir a los prestadores de servicios llevar a cabo actividades transfronterizas, permitiendo así a todo el mundo, incluidas las PYME, gozar de sus derechos fundamentales con arreglo al Tratado.

A pesar de las grandes discrepancias de partida, no solo entre los Grupos, sino también en el interior de los mismos, y sin duda también entre Estados miembros, y a pesar de los malentendidos generalizados sobre el contenido y las repercusiones de la propuesta, hemos logrado presentar un producto final equilibrado y defendible, en parte prestando oído unos a otros y a los ciudadanos y trabajando conjuntamente de manera constructiva.

Desde el punto de vista económico y social, estamos procediendo a una mayor apertura el mercado interior en beneficio de los servicios, de un mayor crecimiento y del empleo sin perjudicar al consumidor ni a la protección social. Desde el punto de vista institucional, hemos demostrado que la democracia europea funciona y que el Parlamento se toma sus responsabilidades en serio. Desde el punto de vista jurídico, aunque la redacción deja algo que desear, sin duda tratamos de aportar valor añadido por medio de una mayor seguridad jurídica.

Espero pues que sigamos así cuando votemos y que consigamos apoyar la posición común por una amplia mayoría, porque es, después de todo, un buen reflejo del compromiso que hemos negociado no sin esfuerzo. Quisiera expresar también mi gratitud a todos los que, en el transcurso de estos dos últimos años, han conseguido trabajar juntos, no solo a aquellos con responsabilidad política en las tres instituciones, sino también al personal.

 
  
MPphoto
 
 

  Arlene McCarthy (PSE). (EN) Señor Presidente, hoy, como presidenta de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, me siento muy orgullosa de la labor y la entrega de nuestra ponente y de los miembros de la comisión a fin de capacitar a Europa para dar finalmente luz verde a la apertura del mercado de servicios. Han sido los diputados al Parlamento Europeo y el Parlamento como tal quienes hallaron el compromiso que permitió salvar la Directiva de servicios del bloqueo nacional y de la parálisis en el Consejo.

Para mi sorpresa, hasta en la prensa británica se ha elogiado al Parlamento por saber actuar unido como «una institución seria y eficaz». El artículo dice a continuación que la clave del éxito de la Directiva de servicios se forjó aquí en Estrasburgo. Estoy de acuerdo con el periodista cuando dice que ya va siendo hora de prestar más atención al Parlamento Europeo.

Quiero das las gracias al Consejo y a la Comisión por tener en cuenta el derecho del Parlamento a la fiscalización reglamentaria en los nuevos procedimientos y por aceptar nuestras tres enmiendas. Este ha sido el instrumento legislativo más controvertido, pero también el más importante en la UE. A pesar de nuestras diferencias ideológicas y nacionales, los diputados y diputadas al Parlamento Europeo hemos logrado encontrar una forma de abrir el mercado, impulsar el empleo y el crecimiento y confiar en nuestros ciudadanos a la hora de acceder a estos servicios y utilizarlos en toda Europa.

La ley ha sido controvertida a la hora de reducir los trámites burocráticos para las empresas, pero tenemos que garantizar un alto nivel de calidad y capacidad de elección a los consumidores, respetando al mismo tiempo las condiciones laborales y las normas de seguridad e higiene. El Parlamento ha estado atento a las preocupaciones y temores de los ciudadanos, y la libertad de prestación de servicios no es la libertad para socavar los derechos de los consumidores o empleados. Cada uno de los Estados miembros debe garantizar ahora el libre acceso a su territorio y ha de tener igualmente claro que el derecho a mantener las reglas nacionales, a proteger la política pública, la salud pública, la seguridad o el medio ambiente no ha de significar que la protección legítima se convierta en proteccionismo negativo. Ha de ser justificable y proporcionado y no debe discriminar a otros operadores.

Miremos al futuro. La piedra de toque será si logramos abrir el mercado a las empresas y proporcionar las ventajas a nuestros consumidores. No podemos anunciar a gritos las ventajas si no cumplimos.

Nuestra labor aún no ha terminado. Las tres instituciones tenemos que seguir colaborando para cumplir lo que hemos prometido. De hecho, como Presidenta de la Comisión de Mercado Interior, estoy lista para cumplir nuestro compromiso de ayudar a la Comisión y al Consejo a garantizar que se respeten los derechos de los consumidores y empleados y que se cumpla lo prometido a las empresas de toda Europa.

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. FRIEDRICH
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Toine Manders (ALDE). (NL) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, acabamos de marcar un hito histórico, porque en esta Cámara, como órgano político, hemos tomado una decisión propia sobre una de las libertades básicas. Dejaremos el resto al Tribunal de Justicia Europeo para que se ocupe de ello, porque anoche estábamos preocupados –esto es con referencia al juego– ante la tarea de abordar el auténtico trabajo sucio. Haremos que los jueces del Tribunal de Justicia Europeo, que no son elegidos, sean quienes lo hagan por nosotros. Me complace que ahora, por fin, los políticos, los representantes electos de los ciudadanos de Europa, hayan adoptado una decisión sobre la libre circulación de los servicios. Estoy especialmente agradecido a la señora Gebhardt por encargarse de que su Grupo no presentara ninguna enmienda.

He notado también que la atmósfera, ahora que el compromiso está sobre la mesa, ha mejorado mucho porque esta situación provocó mucha tensión. Desde mi punto de vista, sin embargo, no se trata de la tensión entre Polonia y Francia, entre los Países Bajos y los Estados bálticos ni nada por el estilo. Se trata de Europa, China y la India. Así pues, como europeos, debemos mantener vivo el impulso cuando están implicados los diferentes pueblos.

 
  
MPphoto
 
 

  Pierre Jonckheer (Verts/ALE).(FR) Señor Presidente, señor Comisario, señor Pekkarinen, Señorías, desearía hacer dos comentarios. Quisiera insistir en el hecho de que las ocho enmiendas que ha presentado nuestro Grupo fueron votadas por el Parlamento en primera lectura por una mayoría suficiente, lo que demuestra claramente que la Posición Común del Consejo no refleja por completo el texto del Parlamento.

El segundo comentario que quisiera hacer es el siguiente: antes de deshacernos en elogios sobre el alcance histórico de la Directiva, valdría la pena esgrimir cierta prudencia. Les recuerdo que esta Directiva será incorporada a la legislación nacional de todos los Estados miembros a más tardar en 2009 y que el primer informe de evaluación de la Comisión no se presentará al Parlamento Europeo hasta 2010. Hasta entonces no veremos, por tanto, cuál es el efecto real del texto en los distintos Estados miembros, al término del procedimiento de evaluación previsto en el artículo 39 de la Directiva. Pido a quienes nos prometen un brillante futuro y hablan de millones de nuevos puestos de trabajo que sean prudentes: no prometamos a los ciudadanos europeos cosas que no tal vez no seamos capaces de cumplir.

Para concluir diré algunas palabras sobre la filosofía general que sostiene esta propuesta: nuestro Grupo ha sido favorable a la libre prestación de servicios, en particular de servicios transfronterizos. Pero al mismo tiempo siempre hemos afirmado nuestra exigencia de disponer de todas las garantías relativas a las condiciones de trabajo y la prohibición del trabajo ilegal y al respeto de dichas condiciones en todo el territorio de la UE. Desde este punto de vista, señor MacCreevy, celebro su declaración, pero políticamente solo compromete a la Comisión actual, y en 2010 habrá otra distinta.

 
  
MPphoto
 
 

  Sahra Wagenknecht (GUE/NGL). (DE) Señor Presidente, Señorías, desde el comienzo la Directiva de servicios ha sido el proyecto de los que quieren que en Europa prevalezca el capitalismo sin ninguna protección social. La Directiva estimulará la liberalización, la desregulación y la privatización y también el dúmping salarial y social a una escala que no tiene precedentes. Las empresas estarán encantadas, pero para la mayoría de las personas será un desastre. A pesar de todas las protestas y toda la oposición, el Parlamento va a aprobar esta directiva hoy, y todos los que van a salir ganando con ella deben agradecérselo especialmente a quienes en el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo han hecho todo lo posible por echar arena en los ojos de los ciudadanos con mentiras y engaños.

El compromiso que debe aprobarse hoy no mantendrá vivo lo que queda de la Europa social. Es un martillo neoliberal destinado a destruir todos los aspectos sociales. Todos los que lo apoyan tienen que hacerlo con los ojos abiertos. Continuaremos oponiéndonos a este ataque neoliberal.

 
  
MPphoto
 
 

  Guntars Krasts, (UEN) . – (LV) Es habitual creer que las nuevas leyes mejoran, refuerzan y contribuyen de alguna manera al éxito de las actividades de la Unión Europea. Este no es el caso del proyecto de directiva que se debatimos hoy. La anterior Comisión Europea basó el proyecto de directiva en el principio del Estado de origen, un principio que ha desarrollado el Tribunal de Justicia Europeo y que se ha consolidado en la jurisprudencia del Derecho internacional privado. La Comisión actual se precipitó a acomodar el proyecto de directiva, basado en el principio del Estado de origen, dentro de los principios de los documentos estratégicos de la Unión Europea, incluida la Estrategia de Lisboa. Esta llave para la apertura del mercado de los servicios europeos se rompió, sin embargo, en las manos del Parlamento. El principio del Estado de origen ha desaparecido del texto de la directiva, y la redacción de su artículo 16 se parece al principio del reconocimiento mutuo, un principio que puede resultar en la práctica más subjetivo y difícil de manejar para abrir el mercado de servicios. Hoy el Parlamento Europeo delegará en los Estados miembros toda la responsabilidad para decidir si, cuándo y cómo se desarrollará el mercado de servicios de la Unión Europea. Solo podemos esperar que esto ocurra, en efecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Patrick Louis (IND/DEM).(FR) Señor Presidente, Señorías, en vísperas del referendo de Francia, la UMP juraba que la Directiva Bolkestein había sido retirada y los socialistas decían que había ido a parar al cubo de basura de la Historia. No solo mintieron ambos partidos, sino que ahora agravan su situación por lo menos en cuatro aspectos.

En primer lugar está el principio del país de origen. Dejamos las manos libres al Tribunal de Justicia, que es el inventor de este concepto en su sentencia en los asuntos «Cassis de Dijon» y «Säger». Cuesta imaginar que vaya a sacrificar a su propia criatura.

El segundo punto se refiere a la protección de los trabajadores. El Derecho laboral, que es de competencia nacional, se supedita a la conformidad con el Derecho comunitario, sin ningún Tratado y sin ninguna ratificación. ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar con la sustitución del Derecho laboral por la legislación comercial?

En tercer lugar está la cuestión del control de los prestadores de servicios. Colocamos a los Estados miembros en una posición insostenible al impedir que ejerzan control alguno. ¿Qué pueden llegar a saber de las condiciones de trabajo en una empresa polaca de la que no saben nada?

El cuarto punto que quiero tratar se refiere a los servicios incluidos. Se amplía de nuevo el ámbito de aplicación de la Directiva, que afectará a unos 6 000 oficios, o quizás incluso más, dada la ambigüedad del texto.

En conclusión, considero que con este compromiso que han querido todos los 25 Estados miembros, el Tribunal y la Comisión obtienen un enorme poder para completar el mercado interior, sin preocuparse por el dúmping social que aplasta a nuestros trabajadores y que agravará aún más el desempleo. Los ciudadanos han sido engañados sobre la adhesión turca y timados en el asunto del IVA, su rechazo del superestado ha sido desdeñado y ahora han sido traicionados con la Directiva Bolkestein. Francamente, ¿cuántos de nosotros son capaces ahora de mirar a los ojos al electorado?

 
  
MPphoto
 
 

  Mario Borghezio (NI). (IT) Señor Presidente, Señorías, a la vista de los intereses generalizados del sistema de pequeñas y medianas empresas, especialmente las de Padania, creemos entre otras cosas que los objetivos –en relación con el proyecto original de la Comisión, que era ya igual de peligroso– de imponer una normativa única a todos los Estados miembros de la Unión Europea siguen siendo muy peligrosos, porque conducen a una competencia a muerte en el sector de los servicios que, no lo olvidemos, representa el 70 % del PIB producido en la Unión Europea.

Es razonable preguntarse si, en una cuestión tan sensible como esta, los comentarios hechos por la sociedad civil han sido realmente escuchados y tenidos en cuenta, y si los peligros del dúmping social y económico se han eliminado realmente de esta nueva versión edulcorada de la Directiva Bolkestein. Por desgracia, dondequiera que se mire estos días, los empresarios sin escrúpulos compiten deslealmente, en detrimento del sistema de las pequeñas y medianas empresas, que, a diferencia de estos empresarios, trabajan totalmente dentro de la ley. Este es el resultado de la liberalización que querían tanto la Comisión como el Tribunal de Justicia Europeo. Estamos en contra de este centralismo burocrático de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  József Szájer (PPE-DE). (HU) Señor Presidente, junto con otros muchos diputados al Parlamento Europeo de los nuevos Estados miembros, el año pasado no voté a favor de la Directiva de servicios en primera lectura. En esta votación, sin embargo, la apoyaré. Entonces no la apoyé porque quería advertir de que en la Europa nuevamente unificada no es admisible descuidar los intereses de los nuevos Estados miembros cuando se adopta una nueva legislación importante. Esta advertencia ha conseguido su propósito. En efecto, esto es lo que ha ayudado al Consejo a avanzar, por ejemplo en los ámbitos controvertidos del Derecho penal y laboral que obstaculizaban la libre prestación de servicios.

Quisiera señalar que el nuevo texto exige a todos los Estados miembros que revisen sus leyes vigentes que impidan la libre prestación de servicios. Todos estos son pasos en la buena dirección. En los trámites posteriores a la primera lectura se ha buscado más activamente la implicación de los nuevos Estados miembros y de los diputados al Parlamento Europeo. Confío en que el final del a menudo difícil y amargo debate sobre la Directiva de servicios ayude a la Unión a superar ese periodo de crisis, añada un nuevo impulso al mercado interior y dé una oportunidad a las pequeñas y medianas empresas para crear más puestos de trabajo y contribuir a un crecimiento económico más rápido de la Unión.

Sin embargo, también necesitamos aprender de este proceso. Tenemos que trabajar más para recuperar la confianza entre viejos y nuevos Estados miembros. Para ello, hay que poner fin al alarmismo de que los servicios y la mano de obra más barata de los nuevos miembros amenazan el modelo social de los viejos. Esto carece de fundamento y es una traición al principio de libre competencia que constituye la base de la economía de la Unión.

Los nuevos miembros abrieron sus mercados a los bienes y al capital hace tiempo, y eso no siempre fue una tarea fácil. Ahora les toca a los viejos miembros abrir sus mercados a los servicios. La Directiva de servicios que está a punto de nacer es un paso adelante. Hubiéramos preferido dar un paso mayor, pero todo el mundo ha renunciado a algo. Ahora la Directiva de servicios tiene que superar las pruebas de viabilidad y del Tribunal de Justicia Europeo. Le deseo mucho éxito en ambas.

 
  
MPphoto
 
 

  Harlem Désir (PSE).(FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, gracias al esfuerzo y la firme voluntad de la ponente, la señora Gebhardt, y gracias a las movilizaciones del movimiento sindical europeo, el Parlamento descartó en primera lectura los principales peligros de la Directiva de servicios en su versión inicial, la del Comisario Bolkestein. El Parlamento consiguió, en concreto, excluir todos los servicios sociales, incluida la vivienda social, los servicios sanitarios, el sector audiovisual, todos los transportes y las agencias de trabajo temporal. Tampoco podían verse afectados ni la Directiva sobre el desplazamiento de los trabajadores ni el Derecho laboral, eliminando así los principales peligros de dúmping social, y se suprimió asimismo el principio del país de origen. No obstante, subsistían dos grandes problemas: por un lado, no todos los servicios de interés económico general se habían excluido del ámbito de aplicación debido a la oposición del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos y del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa y, por otro, la nueva versión del artículo 16, que si bien descartaba el principio del país de origen, no establecía claramente el principio del país de destino.

Estos problemas no han quedado resueltos en la Posición Común del Consejo y esta, que recoge efectivamente lo esencial de las conclusiones en primera lectura del Parlamento, representa de hecho un retroceso en otros puntos, en particular los servicios sociales y el Derecho laboral, como ha destacado la Confederación Europea de Sindicatos. Todo el mundo ha reconocido la necesidad de aclarar estas cuestiones, entre otras, como los efectos sobre el Derecho penal, el sentido de las orientaciones de la Comisión y la necesidad de una futura armonización, y usted ha hecho una declaración en este sentido, señor Comisario. Sin embargo, habría sido más lógico, dado que el procedimiento de codecisión no se ha completado, aprobar enmiendas para aclarar estos elementos en los propios artículos. Por desgracia, observo que el PPE ha neutralizado la segunda lectura rechazando todas las enmiendas propuestas por la ponente en el debate en la Comisión del Mercado Interior y Protección del Consumidor. Este Grupo ha privado en cierto modo al Parlamento Europeo de su derecho de enmienda y esto me parece deplorable.

La delegación socialista francesa ha presentado por tanto una serie de enmiendas por considerar que el compromiso no es satisfactorio tal como está y deja la puerta abierta a demasiadas incertidumbres con respecto a la interpretación del Tribunal. Creo que, cuando se trata de distinguir entre liberalización, por un lado, y derechos sociales y fundamentales, por otro, el papel del legislativo es aclarar las cosas y no dejar la puerta abierta a la jurisprudencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Nathalie Griesbeck (ALDE).(FR) Señor Presidente, Señorías, hace 50 años los padres fundadores preveían ya la posibilidad de prestar servicios libremente en toda Europa para crear el mercado interior. En el sector de los servicios, que representa una parte considerable no solo de nuestra economía, sino también de nuestro empleo y nuestra competitividad, una reforma y adaptación no solo eran lógicas, sino también esenciales.

Quisiera hacer dos comentarios: el primero, de orden político, es que la propuesta Bolkestein, presentada por un antiguo comisario a un antiguo Parlamento, era inaceptable, y muchos aquí la combatimos. Hoy, tras el inmenso trabajo realizado, estamos muy lejos de aquella propuesta Bolkestein.

El segundo comentario se refiere al fondo: este texto reafirma el principio de la libre circulación de los servicios, pero al mismo tiempo mantiene las perspectivas de proseguir con la armonización en la Unión. Celebro que el proyecto actual incorpore el 90 % de las exigencias del Parlamento, excluyendo de su ámbito de aplicación los servicios de interés general no económicos, determinados servicios sociales y los servicios sanitarios.

Para concluir, quisiera destacar que el examen de este texto ha sido un ejemplo excelente de ejercicio democrático de los poderes del Parlamento y le ha permitido –al margen de los puntos de vista de la extrema derecha y de la extrema izquierda de esta Cámara– demostrar su madurez.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (Verts/ALE).(FR) Señor Presidente, señor Comisario, es innegable que el Parlamento ha realizado un enorme trabajo en torno a esta Directiva y que este texto ya no tiene mucho que ver con la directiva propuesta por la Comisión hace ahora dos años.

No obstante, como acabamos de oír en esta Cámara, el hecho de que el Consejo Europeo haya cambiado una serie de frases importantes tras la primera lectura hace que la segunda lectura no va suficientemente lejos, y eso es una lástima. Así, los trabajadores, nuestros conciudadanos y los consumidores no comprenden ya muy bien la necesidad de una Directiva de servicios. Les cuesta entender que se proceda a una liberalización sin que haya nada preciso sobre los servicios sociales y los servicios sanitarios. Todavía hay demasiada vaguedad, demasiadas zonas grises, en este compromiso propuesto por la Comisión y el Consejo Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Kartika Tamara Liotard (GUE/NGL). (NL) Señor Presidente, el Parlamento está a punto de votar sobre la Directiva de servicios europea, probablemente por última vez. Parece un hecho consumado porque los Grupos más grandes ya me han hecho pensar que tienen la intención de apoyar el compromiso y no presentar ninguna enmienda. Parecen pensar que la Directiva en su forma actual es tan perfecta que están dispuestos a renunciar a su derecho democrático a presentar propuestas de mejora.

Mi Grupo es menos entusiasta. La Directiva de servicios sigue siendo una amenaza para la calidad de los servicios y las conquistas de los trabajadores en toda Europa. El texto sigue estando poco claro y admite diferentes interpretaciones. Además, las mejoras hechas en la lectura anterior corren ahora el riesgo de verse minadas, por ejemplo, por el hecho de que se esté recortando al máximo la Directiva sobre el desplazamiento de trabajadores. Por esta razón, mi Grupo votará en contra del informe Gebhardt.

 
  
MPphoto
 
 

  Nigel Farage (IND/DEM). (EN) Señor Presidente, algunas personas me han dicho que esta es una Directiva que el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) puede apoyar en la votación. Trata de mercados libres. Trata de cómo ayudar a las pequeñas empresas a operar más allá de sus fronteras nacionales. Va a favorecer a las empresas.

Bueno, esto no es nada nuevo, ¿no es verdad? Porque entramos en un mercado común que desembocó en un mercado único y ¿cuál ha sido el resultado de todo ello? El resultado es regulación, coste y oportunidades perdidas en el extranjero.

El mes pasado se llevó a cabo un sondeo entre un millar de empresas británicas. El sesenta por ciento dijeron que querían que el Reino Unido renegociara nuestra relación con la Unión Europea para convertirla en un simple acuerdo de libre comercio y nada más. Pero eso no fue un mero exabrupto de un puñado de pujadistas. Citaré a Michael Spencer, directos ejecutivo del ICAP y que recientemente elegido el hombre más poderoso de la City de Londres, quien dijo que las empresas están hartas de la voluminosa y costosa regulación que produce la UE. En la City cunde el escepticismo con respecto a lo que sacamos de todo eso.

Es evidente que las empresas británicas reconocen ahora que el coste de una directiva tras otra de instituciones como esta está teniendo un efecto negativo. El mercado único no está preparado para la economía mundial del siglo XXI y creo que serán las empresas británicas las que nos sacarán de él.

 
  
MPphoto
 
 

  Jana Bobošíková (NI). (CS) Señorías, si esta Directiva sobre los servicios se adopta en su forma actual, que representa un mal compromiso, podríamos señalar cínicamente que por lo menos hemos cumplido parcialmente con el Tratado de Roma. Dado que el Tratado se firmó hace casi 50 años, es un resultado bastante magro. Es una crítica a políticos que, en los debates en torno a la Directiva, tienen miedo a la competencia internacional y a que las llamadas normas sociales prevalezcan sobre las visiones de una Unión que prospera con la libre circulación de las personas y de los servicios. Es también una crítica a políticos que han olvidado que la competencia es uno de los instrumentos del desarrollo económico y que las normas sociales son los frutos, y no las semillas, de la prosperidad.

Creo firmemente que al suprimir uno de los pilares de la Directiva, el principio del país de origen, un acto populista y verdaderamente cobarde, hemos desperdiciado cualquier posibilidad de mejorar decisivamente el nivel de vida de los ciudadanos. Hemos desperdiciado las posibilidades de mejorar la prestación de servicios, de recortar los precios y de crear nuevos puestos de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Jacques Toubon (PPE-DE).(FR) Señor Presidente, Señorías, mi intervención, en esta ocasión, estará dedicada a hacer una breve evaluación y a rendir algunos homenajes. El Parlamento Europeo ha unidos sus fuerzas para elaborar la Directiva sobre el mercado interior de los servicios. Esta Directiva lleva su marca. Es una victoria del Parlamento Europeo, una victoria sobre la morosidad europea, una victoria sobre las ideas fijas, una victoria del modelo europeo, que está basado en el equilibrio: el equilibrio entre las reformas necesarias y la preservación de los logros que nos unen.

La Directiva abre realmente el mercado interior de los servicios y obliga a los Estados a eliminar todos los obstáculos a la libre prestación de servicios. Abre una importante perspectiva de crecimiento y empleo para todos. Al mismo tiempo, la Directiva preserva las normativas comunitarias vigentes, no permite ningún quebranto de los derechos sociales, excluye la liberalización de los servicios públicos y tiene en cuenta el interés público. Este compromiso –lo puedo atestiguar, puesto que he seguido su desarrollo desde el verano de 2004– tiene su origen en las propuestas formuladas por mi Grupo político y en el acuerdo alcanzado en su seno entre lo que al comienzo eran posiciones nacionales e ideológicas divergentes. La declaración que acaba de hacer el señor Szájer así lo atestigua. Esta Directiva tiene su origen en el diálogo, que es la esencia misma de nuestra vida parlamentaria.

Por esta razón, quisiera dar las gracias en primer lugar no solo a nuestro principal supervisor, el señor Harbour, sino también a la señora Thyssen, con quien he trabajado mano a mano, el señor Karas, el señor Szájer y la señora Handzlik, la señora Gebhardt, quien ha dominado el asunto de principio a fin y ha tenido la amabilidad de prestar oído al diputado inexperto que soy, así como a la señora McCarthy y al señor Whitehead, a quien sin duda no quisiera olvidar. Fuera del Parlamento quiero expresar mi agradecimiento al Comisario McCreevy, que ha cumplido sus promesas al Parlamento desde el comienzo, y también al señor Bartenstein, que ha desempeñado un papel decisivo.

Sin embargo, he oído algunos comentarios increíbles hace un momento. Señorías, lo mejor es enemigo de lo bueno. La Posición Común representa el 95 % de nuestro texto. Señor Presidente, ¿ejerceremos realmente nuestro poder abriendo un procedimiento de conciliación, que sabemos acabará en que nos quedemos sin directiva? El papel del Parlamento y nuestro derecho es, por el contrario, asumir nuestras responsabilidades. Por ello, los diputados franceses de la UMP votaremos a favor de la posición común, optando por lo que es realmente importante.

 
  
MPphoto
 
 

  Lasse Lehtinen (PSE). (FI) Señor Presidente, hace dos años expresé la preocupación en esta Cámara de que en algunos países el debate sobre la Directiva de servicios hubiera sacado también a la luz sentimientos de xenofobia y reivindicaciones de proteccionismo económico, cuestiones que no pueden enorgullecer a esta Comunidad. El Primer Ministro de Luxemburgo se preguntaba recientemente por qué tenemos ahora más miedo de las personas que vienen del este que de los misiles que nos apuntaban desde allí hace 20 años.

A pesar de todo hemos conseguido, a través del debate, un compromiso con el que podemos vivir, ya que esta Directiva abrirá finalmente el mercado de los servicios, aunque solo sea parcialmente.

Esta Directiva parece que protege a los profesionales altamente cualificados y expone a los grupos profesionales menos cualificados a la competencia. Los médicos y farmacéuticos quedan fuera de su ámbito, pero los carpinteros y peluqueros están incluidos en él.

El miedo y los prejuicios, sin embargo, se dispersarán con el tiempo, porque la práctica al final superará a la teoría. Además, en el futuro la Directiva se volverá evidentemente más práctica y abierta en sus repercusiones sobre todos los ciudadanos de Europa.

Tenemos que aprender que en este continente no podemos competir con éxito con otros continentes si ni siquiera tenemos el valor de competir entre nosotros.

 
  
MPphoto
 
 

  Ona Juknevičienė (ALDE). – (LT) Señor Presidente, Señorías, en primer lugar quisiera dar las gracias a la señora Gebhardt, que ha elaborado este complicado documento. Algunos de nosotros han calificado de gran logro que fuéramos capaces de alcanzar un compromiso. Estoy en parte de acuerdo con esto. Sin embargo, creo que nuestro objetivo no se ha conseguido todavía.

Nuestro objetivo es liberalizar el mercado, ya que su potencial es crucial para el crecimiento económico de la Comunidad y para la creación de empleo. Hoy está estancado.

La directiva propuesta puede fomentar la aparición de nuevos servicios sentando las bases jurídicas. Lo bueno es que la segunda parte de la Directiva define claramente las medidas que no se pueden oponer a los prestadores de servicios. Sin embargo, no estoy de acuerdo con la decisión de reducir tan drásticamente la lista del tipo de actividades, ya que los países de destino todavía tienen la oportunidad de levantar barreras contra la prestación de servicios.

Señor Presidente, Señorías, la liberalización del mercado de servicios nos da la oportunidad de elegir. Por tanto, debemos garantizar que en toda la Comunidad haya disponibles servicios de alta calidad a precios competitivos. La Directiva de servicios debería garantizar esto. Sin embargo, esta todavía no lo hace.

 
  
MPphoto
 
 

  Ian Hudghton (Verts/ALE). (EN) Señor Presidente, reconozco que este compromiso mejora algo la propuesta inicial de la Comisión. También reconozco que es necesario y deseable eliminar los obstáculos que quedan para la prestación transfronteriza de servicios comerciales. Sin embargo, creo que, en el proceso, deberíamos crear seguridad jurídica –y quiero decir «seguridad»– para los proveedores de servicios públicos esenciales y, sobre todo, tranquilizar a los muchos ciudadanos que dependen en gran medida de los servicios sociales prestados a escala local.

Los jueces no se van a basar en las promesas orales de buena fe, lo acepto plenamente, en caso de producirse acciones judiciales en el futuro. Lo importante será el texto de una Directiva. Por eso he suscrito varias enmiendas, como la enmienda 31, que dejan absolutamente claro que serían los Estados miembros quienes definirían los servicios de interés general en su territorio. Quiero pedir a los colegas que acepten que se trata de una enmienda razonable y que debería ser aprobada, entre otras.

 
  
MPphoto
 
 

  Eoin Ryan (UEN). (EN) Señor Presidente, creo que la Directiva de servicios es uno de los textos legislativos más importantes que aprobaremos en este Parlamento. Quiero felicitar al Comisario McCreevy, a la señora Gebhardt y al señor Harbour por todo su trabajo. Sin duda alguna se trata de un paso en la dirección correcta.

La Directiva hará que Europa sea más competitiva y así se crearán más puestos de trabajo y se ofrecerá más valor a sus ciudadanos. La gente dice que estamos dando gato por liebre a los ciudadanos. Al contrario: si no introducimos cambios en nuestra economía, como estamos haciendo hoy, entonces sí que estaremos dando gato por liebre a nuestros ciudadanos.

Tanto si nos gusta como si no, la realidad es que vivimos en un mundo globalizado y Europa debe ser más competitiva si quiere competir a escala mundial. Alrededor del 50 % del comercio mundial se desarrolla hoy en las economías emergentes y, si queremos competir con ellas y seguir el modelo social europeo, necesitamos una economía vibrante para invertir en el tipo de servicios que consideramos importantes para los ciudadanos de Europa. Esta Directiva es un paso en la dirección correcta; es el tipo de reforma que debemos realizar a escala europea si queremos conservar los valores que creemos que son adecuados para nuestros ciudadanos. Acojo esta Directiva con gran satisfacción.

 
  
MPphoto
 
 

  Nils Lundgren (IND/DEM). (SV) Señor Presidente, la Posición Común del Consejo es la victoria de la razón. Se intensificará la competencia en el sector de los servicios, al mismo tiempo que se respeta la independencia nacional de los Estados miembros. Este es un buen compromiso. La Lista de Junio se opone al proteccionismo nacional, a la burocracia y a los restos del sistema gremial en Europa. Esas restricciones dificultan la competencia, el desarrollo y el crecimiento del sector de los servicios. La Lista de Junio acoge con satisfacción el hecho de que el Consejo, de común acuerdo con el Parlamento, decidiera rechazar el principio del país de origen. Seguramente habría facilitado el aumento de la competencia en algunos sectores de servicios, pero las desventajas eran totalmente desproporcionadas. El principio del país de origen habría obligado a los Estados miembros a abandonar la autodeterminación nacional en algunas de la áreas más importantes de la vida social. Es evidente que las leyes, normas y tradiciones que se aplican en un país son fruto de un auténtico proceso democrático y deben ser respetadas por todos los que operan en su territorio. La Lista de Junio acoge con agrado, por tanto, la Posición Común del Consejo sobre la Directiva de servicios.

 
  
MPphoto
 
 

  James Hugh Allister (NI). (EN) Señor Presidente, el abandono del principio del país de origen y la reducción de los servicios abarcados, especialmente la omisión de los servicios sociales y los servicios no económicos, hace que esta Directiva sea una propuesta más aceptable que cuando se debatió por última vez. Sin embargo, conservo aún algunas reticencias, sobre todo la prisa por programar la armonización de la legislación nacional sobre la prestación de servicios, con su inevitable avalancha de normas y el temor de que el resultado sean unos puestos de trabajo poco seguros, ofrecidos por proveedores de servicios extranjeros que pagarán los salarios mínimos, creando así unas condiciones peores en los países anfitriones, sobre todo si se les permite tener una actividad temporal y después escapar de los controles del país anfitrión.

Sobre un punto específico, agradezco que las actividades relacionadas con el juego queden fuera del ámbito de esta Directiva. Su inclusión habría alimentado el crecimiento de ese sector destructivo y habría fomentado aún más la miseria y la inestabilidad social que tan a menudo genera.

 
  
MPphoto
 
 

  Othmar Karas (PPE-DE). – (DE) Señor Presidente, Señorías, este año comenzó con manifestaciones contra la Directiva y termina con un triunfo del parlamentarismo. Nadie se ha interpuesto en el camino de otros, no nos hemos dejado utilizar; en lugar de ello, la mayoría de nosotros nos hemos superado y asumido nuestra responsabilidad en nombre del público europeo.

Este documento legal europeo es un triunfo del Parlamento y del diálogo, y debería animar a todos los Parlamentos. Somos legisladores, no gobernantes. Hemos demostrado liderazgo y cortado el nudo gordiano. Ojalá sigamos así por mucho tiempo. La libertad de prestación de servicios es un derecho fundamental; la decisión de hoy representa un paso importante en el uso de esta libertad.

Esta decisión ha disipado también muchos prejuicios sobre la UE. En primer lugar, la Directiva es un triunfo del sistema europeo de economía social de mercado, en el que no se opone el mercado a la seguridad social. Tenemos que hacer realidad las cuatro libertades de un modo coherente, pero del mismo modo debemos implicar cada vez más a los ciudadanos.

En segundo lugar, hemos dialogado con los interlocutores sociales. Nos hemos constituido en parte en las negociaciones en el Consejo. A este respecto, agradezco al Ministro Bartenstein y al Canciller Schüssel que se hayan puesto de nuestra parte. Esto nos ha permitido conseguir más mercado, un mercado interior más fuerte, y también crecimiento y empleo, así como garantizar la seguridad social.

Pero quisiera dar las gracias también a mis compañeros diputados, especialmente a los que se negaron desde el principio a apoyar los esfuerzos por conseguir una mayoría cualificada en primera lectura, porque el compromiso es siempre más difícil de defender que la posición individual. Hemos simplificado muchas cosas, creado seguridad jurídica y ofrecido al público un modelo de trabajo parlamentario.

(Aplausos de la derecha)

 
  
MPphoto
 
 

  Manuel Medina Ortega (PSE). – (ES) Señor Presidente, creo que las intervenciones realizadas hasta este momento son claras: una gran mayoría de este Parlamento se va a pronunciar a favor del texto adoptado, por lo que no tenemos que temer un rechazo de la propuesta de directiva.

No será necesario, por tanto, recurrir al procedimiento de conciliación. Y esto se debe al gran trabajo realizado por nuestra colega Evelyne Gebhardt, pero también al gran trabajo realizado por el Comisario McCreevy. A los dos los quiero felicitar aquí sinceramente.

Agradezco al Comisario McCreevy la declaración en nombre de la Comisión sobre las excepciones en favor del derecho laboral, social y penal, que, como ha dicho él, eran necesarias porque están en el Derecho de la Unión, pero aclaran la situación.

Creo que, frente a lo que han dicho algunas casandras, esto es un gran progreso. No se puede decir, por ejemplo, como ha dicho algún diputado, que no podemos mirar a nuestros electores. Al contrario. Al contrario, mis electores están encantados de que el Parlamento haya desempeñado este papel en este momento.

Y tampoco se puede criticar el exceso de reglamentación. Sin reglamentación no hay sociedad organizada. Los que tenemos conocimiento de lo que está ocurriendo, por ejemplo, en el tercer mundo —se trata de países en los que no hay reglamentación— , sabemos que la reglamentación es necesaria. A través de la reglamentación que hemos aprobado, el Parlamento, la Comisión y el Consejo van a dar a la sociedad europea un sistema de libertad, de prestación de servicios, que garantice, al mismo tiempo, el alto nivel de condiciones laborales, sociales e incluso ambientales que tenemos en este momento.

Creo que las tres instituciones han hecho un gran esfuerzo.

Las enmiendas que se van a aprobar en materia de comitología eran necesarias. Me alegro también de que tanto la Comisión como el Consejo las hayan recogido, y esperamos que el desarrollo posterior de esta Directiva, a través de los procedimientos de comitología, de acuerdo entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión, permita que se refine, se perfeccione, y que se aclaren las dificultades que pueda presentar.

En definitiva, señor Presidente, creo que este es un gran día para el Parlamento Europeo, para el Consejo, para la Comisión y para el conjunto de los ciudadanos de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Lambsdorff (ALDE). (DE) Señor Presidente, el salto dado hoy por la gran coalición de Bruselas, con exclusión en gran medida de sus diputados de los nuevos Estados miembros, no ha ido muy lejos en ningún aspecto. Apuntaba en la buena dirección, pero simplemente se ha quedado corto. Es cierto que el establecimiento de ventanillas únicas ayudará por lo menos a concentrar los trámites administrativos. Otra mejora es que a las pequeñas y medianas empresas ya no estarán obligadas a mantener un establecimiento permanente en otro Estado miembro.

Cuando en 2006 celebramos el hecho de que las restricciones impuestas a los prestadores de servicios extranjeros deban justificarse y las medidas nacionales tomadas contra ellos deban ser proporcionales, estamos realmente celebrando, sin embargo, la consecución de algo que debió haberse dado por hecho a más tardar en 1994.

En el camino hemos olvidado por qué y para qué empezamos a trabajar sobre la Directiva de servicios: queríamos suscitar un impulso palpable al crecimiento y favorecer así la verdadera creación de empleo. El fracaso sigue una pauta conocida. Alianzas de empresarios y organizaciones intersectoriales claman contra el cambio, la competencia y la apertura del mercado. De forma casi nunca vista en ningún otro debate, los riesgos se han exagerado desmesuradamente y las oportunidades se han minimizado. El alarmismo organizado acerca de los trabajadores del este europeo ha hecho estragos y los perdedores son los parados en toda Europa.

Incluso la Comisión tiene que preguntarse por qué le faltó valor para defender a su protegida de los ataques de los demagogos. Ahora se pide que se supervise de cerca la aplicación en los Estados miembros, de manera que no se impongan nuevas cargas a las PYME, en particular a través de la puerta trasera nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Irena Belohorská (NI). – (SK) La Directiva que tenemos ahora ante nosotros contiene solamente una parte del texto original, ya que casi todos los elementos, incluido el principio fundamental del país de origen, han sido suprimidos.

Hemos excluido los servicios médicos y sociales y los servicios de interés general, así como todas las referencias al desplazamiento temporal de trabajadores. Estos deberán abordarse separadamente sector por sector. Sin embargo, la cuestión es cuándo, si es que se hace. Una directiva vacía puede que no haga daño, pero al tampoco puede hacer bien.

Yo diría que esta Directiva no vale para nada y no resuelve nada en su actual forma descafeinada. El principio del país de origen significa que a una pequeña empresa de Bratislava se le puede aplicar el Derecho eslovaco cuando sirve a un cliente en Viena. Sin embargo, el Estado miembro anfitrión insistirá en la aplicación de su propia legislación si ello, por ejemplo, redunda en interés de la política estatal, el orden público, la protección de la salud, la protección ambiental, etc. Esta redacción de la directiva deja la aplicación del principio original a la discreción de los funcionarios.

Se ha demostrado que los viejos Estados miembros se benefician del trabajo barato de los diez nuevos Estados miembros, y nuestras enfermeras, asistentas o expertos informáticos han demostrado su valía. Sin embargo, temen que una enfermera que presta sus servicios como pequeña empresa genere demasiada competencia y disfrazan…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Schwab (PPE-DE). (DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, no repetiré una por una las gracias que el señor Toubon expresó a todos los diputados al Parlamento Europeo, pero se hacen eco de mis sentimientos. Creo, como ha dicho el señor Karas, que hemos visto una gran convergencia de las posiciones de todos los diputados al Parlamento Europeo, y que estos han desempeñado un papel positivo ayudando a aliviar los temores por parte de los países de origen. El hecho de que se hayan disipado es atribuible por lo menos en parte a la apertura de un camino hacia la plena realización del mercado interior de servicios.

Estas negociaciones, en las que el Parlamento ejerció una influencia particular, han requerido también un gran esfuerzo de nuestro personal y, como ya se ha señalado, el Parlamento ha demostrado que tiene influencia y es una fuerza motriz, pero al mismo tiempo es conciliador como institución. El señor Harbour, nuestro ponente alternativo, ha dicho que este es un buen día para los ciudadanos europeos. Solo queda por decir que queda todavía por andar el camino de la realidad que esta directiva marco lleva a los ciudadanos europeos, y que los Estados miembros deben andarlo cuidadosa y constructivamente, ya que la directiva solo pone las bases para la futura conclusión del mercado interior europeo de los servicios.

El principio del país de origen se ha convertido en el principio de la libre prestación de servicios. El mercado interior debe realizarse plenamente, pero como ha dejado claro recientemente el instituto Bruegel, debe ser impulsado con más fuerza por los Estados miembros, los agentes de la sociedad civil e incluso la Comisión y el Parlamento, también para facilitar la comprensión del público. Esto representa otro gran reto para nosotros.

Personalmente, considero que las críticas formuladas por algunos respetados diputados a esta Cámara de que se iban a transferir demasiadas tareas al Tribunal de Justicia Europeo tras la implementación de la Directiva son bastante mezquinas ya que, en cualquier caso, la principal responsabilidad al amparo de una directiva marco sigue correspondiendo a los Estados miembros. Insto al Ministro, como representante del Consejo, a que este último asuma su principal responsabilidad en particular.

 
  
MPphoto
 
 

  Edit Herczog (PSE). (HU) Señor Presidente, hoy da gusto ser diputado al Parlamento Europeo. Da gusto porque podemos informar de grandes resultados. Es un gran logro que después del atolladero de la Constitución y antes del cierre de la quinta fase de ampliación de la UE, hayamos conseguido establecer la libre circulación de servicios, probablemente con una amplia mayoría. ¿Recuerdan ustedes? Hace año y medio, el caso del fontanero polaco encarnó toda una xenofobia condenable en todas sus formas. Hace año y medio, no veíamos esperanzas de acuerdo entre empresarios y trabajadores, entre viejos y nuevos Estados miembros, entre la izquierda y la derecha.

Es un logro enorme que hoy los diputados al Parlamento Europeo rechacen categóricamente la discriminación. Hoy la discriminación entre viejos y nuevos Estados miembros ha desaparecido. Es un logro enorme que creemos nuevas oportunidades para todos los 476 millones de habitantes de la Unión. Es un logro enorme que creemos una oportunidad legal para aquellos que ahora se ven obligados a trabajar en la economía sumergida. Y es un gran logro que trabajadores con quejas legítimas tengan una alternativa a los largos procesos ante el Tribunal de Justicia Europeo de Luxemburgo para hacer valer sus derechos.

Es un logro enorme que empresarios y trabajadores, pequeñas y medianas empresas, grandes empresas y consumidores salgan beneficiados y se acerquen a los objetivos de Lisboa que nos hemos fijado todos nosotros. Es un logro considerable que el Parlamento conseguido formular el mensaje político de la Directiva y, de modo parecido, que entre las dos lecturas muchos hayan decidido apoyar la propuesta después de todo.

Si los Estados miembros transponen la ley como es debido, dentro de diez años podremos mirar hacia atrás con orgullo y decir que hicimos lo que reclamaban nuestros países y Europa. Les agradezco su atención y felicito a todos los participantes por su contribución.

 
  
MPphoto
 
 

  Luigi Cocilovo (ALDE). (IT) Señor Presidente, Señorías, en el espacio de un minuto es imposible decir todo lo que se hay que decir, así que seleccionaré lo que sea posible. En primer lugar, estoy convencido de que la adopción de esta Directiva en su forma actual puede ayudar a Europa. La Directiva ayuda a podar las ramas muertas y superar los obstáculos y barreras que han dificultado la unificación del mercado de servicios y la iniciativa de las empresas de servicios, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales.

Al mismo tiempo, sin embargo, la directiva da garantías y aumenta la perspectiva de un mercado estructurado, extendido por Europa, en el que la libre circulación sea posible no solo para la competencia, aplastada como está por la competencia de costes y el riesgo de dúmping social, sino también para los buenos usos y costumbres, que tienen por objeto proteger principios e intereses inalienables, como los relativos a la garantía de servicios universales, de intereses generales –inclusive en áreas de importancia económica–, de objetivos de calidad de las empresas, de protección ambiental, de seguridad y de salvaguardias sociales básicas. Para concluir, señor Presidente, espero que en el futuro no solo tengamos más Europa, sino una Europa mejor.

 
  
MPphoto
 
 

  Ryszard Czarnecki (NI). (PL) Señor Presidente, seamos sinceros y digamos que la Directiva Bolkestein era mejor, ya que abría de verdad el mercado de los servicios, y que las objeciones expresadas en esta Cámara van en contra del espíritu de solidaridad en la Unión Europea. Sin embargo, este difícil compromiso tiene sin duda algún valor y es mejor que no tener ninguna directiva en absoluto. Esto es un hecho.

¿Hay motivos para preocuparse? Bueno, para llamar al pan pan y al vino vino, el gran número de excepciones es un problema. Yo dudaría en calificar esto de éxito, y me abstendría también de decir que vivimos un momento histórico. Esperemos a ver qué pasa en la práctica. Estas excepciones pueden crear una situación en la que el ubicuo fontanero polaco se convierta en un invitado indeseable. Para concluir, el león no es tan fiero como lo pintan y el fontanero polaco no es tan terrible como se ha sugerido, incluso por algunos diputados a esta Cámara.

 
  
MPphoto
 
 

  Małgorzata Handzlik (PPE-DE). (PL) Señor Presidente, la Directiva de servicios no es simplemente un documento legislativo sobre los servicios. No es simplemente un paso hacia la liberalización de los servicios que facilita las cosas a los prestadores de servicios europeos. La Directiva de servicios es, ante todo, una prueba. O una prueba para todos los europeos de que podemos trabajar en común en una Europa unida, y que eso proporciona notables beneficios al ciudadano medio. Es una prueba de que juntos podemos conseguir cosas importantes en la Unión Europea y de que, basándonos en nuestra experiencia combinada, es posible conseguir un compromiso ampliamente aceptado.

El trabajo en torno a la Directiva ha demostrado que podemos superar las divisiones de carácter nacional, de partido e históricas y elaborar un documento legislativo equilibrado para un mercado de 450 millones de consumidores que sirva a los intereses tanto de los prestadores de servicios como de los consumidores.

Me satisface la actual propuesta de compromiso, aunque me esperaba un mayor grado de apertura y que se respetara el principio del país de origen. Muchos critican la Directiva por ser demasiado liberal, demasiado social. Sin embargo, en mi opinión, gracias a los cientos de horas de trabajo que se le ha dedicado y a la implicación de mucha gente, la Directiva se ha convertido en un documento legislativo de compromiso para una Europa unida en la que, aunque se abre y se liberaliza el mercado de servicios, garantizamos también que los consumidores y los prestadores de servicios gocen de un grado de protección suficiente.

En los Estados miembros, incluida Polonia, la Directiva suscita muchas esperanzas de mejores oportunidades de trabajo, que es algo que muchos prestadores de servicios y consumidores han estado esperando con impaciencia.

Estoy convencido de que, como representantes de los ciudadanos de Europa, hemos cumplido con nuestro deber y podemos votar hoy a favor de la Directiva con la conciencia tranquila. Es un paso importante hacia la integración del mercado único, aunque queda mucho trabajo por hacer para abrirlo completamente. Es también un hito que materializa los principios establecidos en el Tratado de Roma, que no hemos conseguido aplicar antes, y cuyo 50º aniversario celebraremos el año que viene.

El trabajo en torno a la Directiva de servicios ha sido especialmente importante para los nuevos Estados miembros. Durante la primera lectura hemos visto muchos ejemplos de egoísmo, proteccionismo y oportunismo nacionales, pero también hemos sido capaces de encontrar un común denominador que sirve a los intereses de todos los Estados miembros europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Anne Van Lancker (PSE). (NL) Señor Comisario, Señor Presidente en ejercicio del Consejo, Señorías, no hace falta decir que deseo, en primer lugar, enviar mi agradecimiento más caluroso a la señora Gebhardt y a todos mis colegas diputados con los que he trabajado en torno a esta Directiva durante tantos meses, porque gracias a esta cooperación, y gracias también, por supuesto, a la movilización de los sindicatos y ONG, tenemos ahora sobre la mesa una Directiva de servicios en la que se respetan plenamente el Derecho laboral, los convenios colectivos, los derechos sociales y los derechos de los consumidores. Deberíamos estar encantados con este resultado.

Estoy también encantada de que bastantes de la áreas sensibles, a saber, los servicios sociales, los servicios sanitarios y las empresas de trabajo temporal, no entren en el ámbito de esta Directiva porque requieren, por supuesto, normas más estrictas si no queremos que estén simplemente a merced de la libre prestación de servicios. Estoy agradecida por el hecho de que el Parlamento se haya adherido en gran medida a la Posición Común del Consejo en esto.

Los diputados que han dicho que hay varias ambigüedades en la Posición Común del Consejo tienen razón, por supuesto, señor Presidente en ejercicio, y junto con algunos colegas diputados yo habría querido eliminarlas por medio de varias enmiendas. Sigo creyendo que nuestro trabajo como legisladores es elaborar textos legales claros, inteligibles, que no estén abiertos a la interpretación. El contenido de estos textos, en vista de que afecta a asuntos como la autonomía del Derecho laboral y la definición de los servicios sociales excluidos, no carece de importancia, y comparto el sentimiento de pesar del ponente de que no hay voluntad en absoluto por parte del Consejo de arreglarlo con enmiendas.

Aunque creo que el significado jurídico de la interpretación de la Comisión es limitado, estoy sin embargo muy agradecido a la Comisión por su interpretación, porque creo, señor Comisario, que la interpretación tiene un significado político muy fuerte –de compromiso de la Comisión– que mis colegas diputados y yo estamos seguros que se lo recordaremos a esta Comisión y a las que la sucedan. Así que depende de nosotros establecer una mayor seguridad jurídica para los servicios sociales y sanitarios en la futura legislación.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophia in 't Veld (ALDE). (NL) Señor Presidente, algunas personas han llamado a esto un regalo de cumpleaños para el 50º aniversario de la Unión. Si yo recibiera ese tipo de regalos de mis amigos, creo entonces que cambiaría de amigos. Aunque no quiero menospreciar en absoluto el trabajo que se ha hecho, he votado en contra la primera vez, y me temo que ahora tampoco puedo apoyar el compromiso.

Por desgracia, los sentimientos de temor, el conservadurismo y el proteccionismo han impregnado todo este debate. Este compromiso añade poco a lo que ya está consagrado en el Tratado. Puede que esta no sea, en sí misma, una razón suficiente para votar en contra, pero sí lo es el hecho de que esta Directiva parezca crear motivos para justificar que se exceptúen los servicios públicos de las normas de la libre competencia. Creo que este es un precedente muy peligroso y además –hace un momento se ha hablado de la claridad jurídica– las definiciones usadas son notables por su ambigüedad jurídica.

La razón por la que veo que este debate está impregnado de hipocresía es que cuando Europa Occidental compró las empresas de Europa Oriental a comienzos de la década de 1990, no hubo ninguna discusión en absoluto. Señor Presidente, esta es una increíble oportunidad perdida para Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Konstantinos Hatzidakis (PPE-DE). (EL) Señor Presidente, la Directiva que debatimos hoy es un éxito para Europa, un éxito para el desarrollo y un éxito para los trabajadores.

Es muy importante que después de un periodo muy largo de debate se haya encontrado el equilibrio y tengamos así, por una parte, la apertura del mercado de servicios y facilidades para la inversión eliminando los obstáculos burocráticos, legales y técnicos y, por otra, el respeto absoluto de los derechos de los trabajadores –como aceptaron los sindicatos europeos en febrero– y, al mismo tiempo, por supuesto, la exclusión de determinados sectores.

La OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, dice en uno de sus informes que se crearán 2,5 millones de nuevos puestos de trabajo gracias a esta Directiva. Sería una lástima que aun salvaguardando los derechos de los trabajadores no se aprovechara esta oportunidad. Fracasaríamos en nuestro deber para con los ciudadanos, especialmente los trabajadores.

La propuesta inicial de la Comisión dio lugar a objeciones y malentendidos. Es particularmente positivo que este proceso concluya con un acuerdo muy amplio en la Unión Europea. Ha habido unanimidad en el Consejo y hay una mayoría aplastante de diputados al Parlamento Europeo que apoyan la Posición Común del Consejo. El Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos, los liberales y los socialistas han llegado a un enfoque común y eso demuestra que Europa todavía puede dialogar, calmarse y llegar a soluciones que necesitan los ciudadanos, especialmente los más débiles desde el punto de vista económico y social.

Creo que todos deberíamos estar muy satisfechos de que el Parlamento Europeo haya desempeñado un papel particularmente importante en este proceso positivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Joseph Muscat (PSE). (MT) ¿Por qué ha resultado que ha tenido éxito el debate sobre esta directiva? Yo diría que por dos razones. En primer lugar, no hemos tratado a los trabajadores como a números; en lugar de ello, hemos situado los derechos de los trabajadores y de otras personas por encima de las demás consideraciones. La segunda razón es que hemos suprimido los obstáculos a la circulación de personas, no enfrentando a unos trabajadores con otros, sino intentando hacer uso de esta libertad de circulación para reforzar los derechos de los trabajadores. No hemos facilitado que se ofrecieran servicios en las peores condiciones posibles, ni hemos fomentado que los trabajadores lo hicieran. Esta votación debería emitir un enérgico mensaje de que no debería seguir habiendo explotación alguna, ni intento alguno de explotar a trabajadores extranjeros ofreciéndoles condiciones peores. Tampoco habría que presionar a los trabajadores de un país determinado, a través de esta estratagema, para que acepten peores condiciones. Además, habría que informar a los trabajadores de las condiciones que se ofrecen a otros trabajadores. Quisiera dar las gracias a la señora Gebhardt, al señor Harbour y también al Comisario McCreevy por el excelente trabajo realizado.

 
  
MPphoto
 
 

  Karin Riis-Jørgensen (ALDE). (DA) Señor Presidente, gracias por darme la palabra. Por fin, la elaboración de la Directiva de servicios llega a su fin. Por fin podemos respirar tranquilos después de más de 12 años de alegría y jolgorio y por fin podemos esperar el futuro mercado interior de servicios, que puede que tenga amputado un miembro, pero es mejor que nada. Quisiera utilizar mi breve intervención para subrayar los problemas que implica tener una directiva amputada. El juego ha sido excluido del ámbito de aplicación de la directiva. ¿Qué ocurre, sin embargo? La Comisión, con el señor McCreevy a la cabeza, está investigando los monopolios sobre las quinielas en no menos de 10 Estados miembros. Los servicios de salud también se han excluido del ámbito de la directiva, pero hace menos de un mes la Comisión presentó un ambicioso plan relativo a la movilidad de los pacientes. En otras palabras, las consecuencias de una Directiva descafeinada son que la legislación viene a cuentagotas en lugar de tener normas claras y precisas en materia de servicios para todos los sectores y zonas la Unión Europea. Me parece molesto, pero hoy votaré a favor, porque si no puedes obtener lo que quieres debes querer lo que obtienes.

 
  
MPphoto
 
 

  Zuzana Roithová (PPE-DE). (CS) Creo que la Directiva que aprobaremos hoy liberará al sector de los servicios del tipo de burocracia y discriminación que se deriva del alto grado de desconfianza que reina entre países y de la falta de confianza en la competitividad nacional. El debate ha demostrado cuánto ha crecido el abismo entre los países. Hoy vamos a construir un puente que representa un laborioso compromiso después de tres años de negociaciones entre el Parlamento y el Consejo. Creo que deberíamos rechazar las propuestas de la izquierda, que socavarían los cimientos de ese puente.

Se han excluido tantos tipos de servicios de la directiva que parece haber perdido todo su significado. Sin embargo, no es este totalmente el caso, ya que comportará cambios fundamentales en las normas. Los Estados tendrán que revocar todas las normas discriminatorias del sector de los servicios. Se establecerán puntos de contacto integrados, que supervisarán todas las formalidades para la prestación de servicios temporal y a largo plazo en otro Estado. La autorización debe ser transparente y accesible para todos. Ya no será posible denegar el permiso sin razones para ello o demorar la respuesta durante varios meses. Si las autoridades no responden en la fecha tope, el permiso se concederá automáticamente. Las empresas ahorrarán tiempo y dinero porque no tendrán que presentar documentos superfluos en su lengua original o copias certificadas con sus traducciones. Nadie necesitará contratar un seguro en el país de prestación del servicio ni tener sumas de capital poco realistas. Se aceptarán documentos adecuados para autorizar los negocios en casa. La información preceptiva también podrá facilitarse electrónicamente. Estará prohibido obligar a las empresas a registrarse o establecer una oficina en la que los servicios se presten solo temporalmente. Las autoridades empezarán a cooperar por encima de las fronteras para controlar las actividades y los sistemas serán interoperables.

Podíamos haber ido más lejos, pero esto supondrá una contribución significativa para completar el mercado interior. Tras años de indecisión se ha construido finalmente un puente sobre los abismos de la desconfianza europea. Este puente llevará a la libre prestación de servicios sin discriminación, a la creación de cientos de miles de nuevos puestos de trabajo para los europeos y a la mejora de la calidad de los servicios. Esta es, después de todo, una de las razones de ser de la Unión. Para terminar, quisiera dar las gracias a los ponentes, especialmente al señor Harbour.

(Aplausos de la derecha)

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Falbr (PSE). (CS) Señorías, bajo la consigna de Bolkestein, o tal vez debería decir Frankenstein, incluso los sindicatos europeos protestaron contra la propuesta original de directiva heredada de la Comisión Prodi. Ahora, después de más de dos años y medio de negociar y buscar un compromiso, puedo levantar la mano a favor de la propuesta que tenemos sobre la mesa, y eso que soy un antiguo sindicalista. La señora Gebhardt y todos los que han contribuido a conseguir el resultado final deben llevarse todo el mérito de que ahora tengamos una Directiva aceptable en vez del lío original.

Quisiera decir que aunque no estoy satisfecho, la cosa podría haber sido peor. Estoy encantado de observar, sin embargo, que con la buena voluntad de todo el mundo, esta Directiva será un éxito. La propuesta que hemos aprobado no carece de fallos, pero en la vida –y especialmente en la vida política– uno no puede tener todo. Agradezco al Parlamento Europeo el resultado. Para muchos checos insatisfechos esto puede parecer mera fachada, pero sigo siendo optimista.

 
  
MPphoto
 
 

  Šarūnas Birutis (ALDE). – (LT) Creo que hoy el Parlamento demostrará su madurez impulsando las reformas de Lisboa. La señora Gebhardt y el Parlamento ya han trabajado mucho en torno a esta Directiva desde su primera lectura. Todavía recordamos afirmaciones en la prensa de que toda la Directiva se había vuelto patas arriba. Triste, pero cierto.

Señorías, la Comisión y el Consejo han demostrado su respeto al Parlamento, y por ello tenemos hoy un texto que refleja la opinión de más del 90 % de sus diputados. Debemos asegurar la realimentación. Somos responsables ante los ciudadanos europeos por la fiabilidad de las decisiones comunes y el mantenimiento de un auténtico compromiso europeo. El Parlamento sentará un buen precedente y dará señales de bienvenida a los empresarios y consumidores europeos.

Insto a todos los diputados a aprobar la Directiva con un voto favorable del 70 %; es el momento de liberar el potencial del sector que garantiza nuestro bienestar del lastre burocrático y dar un firme, aunque pequeño, paso adelante.

 
  
MPphoto
 
 

  Alexander Stubb (PPE-DE). (EN) Señor Presidente, permítame empezar con una observación en mi calidad de francófono, y es que cuando han hablado la señora Le Pen de la extrema derecha francesa y el señor Wurtz de la extrema izquierda francesa, ambos han sacado exactamente las mismas conclusiones. ¡Quizás deberían casarse!

Hoy tenemos un motivo de celebración, un poco de tristeza y un poco de esperanza. El motivo de celebración es que ya tenemos una Directiva de servicios, que supone realmente un paso adelante. Yo también quiero felicitar tanto a la señora Gebhardt como al señor Harbour por el trabajo que han realizado. Creo que debería llamarse Directiva Gebhardt-Harbour.

También me complace que el Parlamento Europeo haya desempeñado un papel muy importante en el proceso, y quiero felicitar a la Presidencia finlandesa, al señor Pekkaninen y, especialmente, a la señora Mäkinen, que ha redefinido lo que puede ser un duro negociador finlandés.

El motivo de mi tristeza es el siguiente. Creo que el ambiente en el que se ha desarrollado el debate sobre la Directiva de servicios estaba un poco enrarecido. Había indicios de nacionalismo y de proteccionismo, y un toque de xenofobia, tal como ha dicho el señor Lehtinen. Hemos hablado de la Directiva Bolkestein y del fontanero polaco, etc. y muchas veces hemos intentado reducir el alcance de la Directiva en vez de ampliarlo. Y eso puede ser un poco triste, porque significa que hemos perdido un poco de confianza mutua.

¿Por qué esperanza? El motivo de la esperanza es que podemos vivir con esta Directiva. Creo que la clave es que los Estados miembros pueden empezar ahora a aplicar la Directiva y el Parlamento Europeo podrá realizar un seguimiento de esa aplicación. Y también espero que el Tribunal de Justicia Europeo interprete esta Directiva en un sentido liberal.

Quisiera terminar diciendo que deberíamos recuperar la confianza que ha habido entre Estados miembros, y recordar que en 1957, hace 50 años, establecimos que esa Unión se basara en cuatro libertades, que son la libre circulación de servicios, mercancías, dinero y personas.

(Aplausos del centro y de la derecha)

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Andersson (PSE). (SV) Señor Presidente, también yo quiero empezar dando la gracias a todos los implicados y, muy en especial, a la ponente, señora Gebhardt, que ha hecho un trabajo increíblemente bueno. En el minuto que tengo para intervenir me centraré en la legislación laboral. Yo pensaba que la redacción del Parlamento en primera lectura era mejor. Pensaba que la redacción que la señora Gebhardt quiso que aprobara la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor era mejor que la que vemos hoy. Estoy, sin embargo, completamente satisfecho con lo que se dice de la legislación laboral, los convenios colectivos y demás, porque hay también una declaración de la Comisión.

He oído al señor Wurtz mencionar el caso Vaxholm, y sé que abogados especializados en legislación laboral en Suecia eran extremadamente críticos con el señor McGreevy en relación con ese caso. He hablado con los mismos abogados hoy y creen que la declaración de la Comisión es excelente en la cuestión de la legislación laboral. Comparto su punto de vista y creo que la declaración, combinada con el propio informe, es rotunda.

En conclusión, quiero decir que esos asuntos son importantes y que lo que tenemos aquí son las propuestas del Parlamento. El Parlamento ha visto que todos sus puntos de vista importantes han quedado reflejados. Por ello resulta fácil votar hoy a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE). – (SK) En este momento estamos decidiendo el destino de uno de los documentos legislativos más importantes que vienen del Parlamento Europeo.

Junto con diputados al Parlamento Europeo de los nuevos Estados miembros, con toda sinceridad política la Directiva Bolkestein no nos parecía un «espantapájaros», sino una clara oportunidad para la Unión Europea ampliada. Desde el mismo comienzo de nuestro mandato parlamentario hemos participado activamente en debates tormentosas y explicado que la liberalización del mercado de servicios es necesaria para crear nuevos puestos de trabajo, incrementar la tasa de crecimiento en la Unión Europea y cumplir nuestra ambición de convertirnos en el agente dominante de la competencia global. Hemos intentado persuadir a nuestros colegas de que el fontanero polaco no es una amenaza, sino una ventaja para el mercado interior europeo.

El Parlamento Europeo ha aceptado un compromiso que liberaliza en parte el mercado, pero sigue protegiéndolo en varias áreas. Aunque no sea la solución ideal, se puede estar contento con el hecho de que el principio elaborado por el PPE-DE –la libre prestación de servicios– garantiza el equilibrio entre una Europa social y liberal en lo que respecta a la apertura del sector de los servicios y, al mismo tiempo, establece procedimientos sensatos para las pequeñas y medianas empresas, así como una alta calidad de los servicios y protección del consumidor.

Quisiera mostrar mi agradecimiento por el trabajo de la señora Gebhardt, del señor Harbour y de todos los ponentes alternativos, y estoy encantada de que la Comisión y el Consejo hayan aceptado el compromiso conseguido por el Parlamento Europeo en los aspectos delicados. La buena noticia es que el documento de la Posición Común del Consejo es similar a la posición alcanzada por el Parlamento Europeo en su primera lectura.

Señorías, con la votación histórica de hoy el Parlamento Europeo puede convertirse en el arquitecto del mercado común de servicios de la UE. Espero que los Estados miembros actúen con el mismo sentido de la responsabilidad e incorporen la Directiva de servicios en su legislación nacional en menos de tres años. Estoy segura de que la Directiva de servicios será exactamente el regalo correcto para celebrar el aniversario de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Dariusz Rosati (PSE). (PL) Señor Presidente, hoy, después de dos años de difíciles negociaciones, el Parlamento Europeo aprobará finalmente la Directiva de servicios. Es un buen día, no solo para el fontanero polaco, sino también para los consumidores y las empresas de Europa. El sector de los servicios abarca el 70 % de la economía europea. Por eso es tan importante abrirlo a la competencia y dar a las sociedades la oportunidad de tomar y prestar libremente los servicios por toda Europa.

Por supuesto, el compromiso alcanzado es sin lugar a dudas ideal y no satisface todas nuestras expectativas. Durante el debate hubo muchos malentendidos y desacuerdos ideológicos, hubo demasiada propaganda sobre el asunto del dúmping social y se pensó demasiado poco en los intereses de Europa en su conjunto. El miedo racional a la competencia de otros Estados miembros ha significado también que no se tuvieran suficientemente en cuenta argumentos racionales y elementos de lógica económica. Mientras tanto, la liberalización del mercado de servicios redundará en el crecimiento del PIB de todos los Estados miembros y es un poderoso estímulo para la creación de cientos de miles de nuevos puestos de trabajo.

Aunque el proyecto de directiva que se debate hoy no es perfecto, es un importante paso adelante y pido que se apruebe sin enmiendas.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (UEN). (IT) Señor Presidente, Señorías, si Europa va a apoyar el crecimiento y el empleo, necesita expandir el mercado y eliminar el excesivo papeleo burocrático que existe en este sector. Sin embargo, esto no debe perjudicar los derechos de los trabajadores o llevar a la explotación o al dúmping social. A pesar del hecho de que, después de una batalla parlamentaria muy reñida, se hayan excluido de la directiva original una serie de servicios socialmente importantes, el texto sobre el que estamos a punto de votar sigue siendo ambiguo y todavía no establece claramente los límites entre esta Directiva y el Derecho laboral y las garantías sociales nacionales.

A pesar de ñas palabras tranquilizadoras de esta mañana, estas son las razones por las que pedimos que la Directiva, cuando se aplique realmente, respete las prácticas de conciliación nacional y no pase por encima de los convenios colectivos sectoriales. Después de todo, pedimos que la aplicación de la Directiva se controle estrictamente, de manera que no se violen las normas que protegen los derechos de los trabajadores y consumidores y la salud y seguridad en el trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Stefano Zappalà (PPE-DE). (IT) Señor Presidente, Señorías, durante la pasada legislatura y una parte de esta he estado trabajado sobre otras directivas e iniciativas relativas a la realización del mercado interior, junto con la señora Gebhardt y el señor Harbour. Lo menos que puedo hacer es dar las gracias formalmente a la señora Gebhardt esta mañana, porque, además de la Directiva de suministros y servicios, también hemos trabajado juntos en torno a la Directiva sobre el reconocimiento de las cualificaciones profesionales durante la pasada legislatura.

La Directiva en cuestión, que como se ha señalado es una parte fundamental de la aplicación prevista en los tratados del mercado interior, es también, a fin de cuentas, el resultado de otras actividades legislativas que hemos llevado a cabo con la señora Gebhardt y el señor Harbour. Esta Directiva de importancia fundamental llevará seguramente el nombre de la señora Gebhardt, a quien quisiera dar las gracias por la habilidad con la que se ha desenvuelto, no ahora, sino antes, en la fase de primera lectura, para llevar la Directiva en cuestión a un final feliz en un sector tan importante como este.

No estoy seguro de si está claro para todo el mundo que la legislación que aprobamos pretende armonizar los sistemas nacionales y no imponerse sobre ellos: este es un concepto que, desde mi punto de vista, debería estar claro para todo el mundo. Mientras nos preparamos para dar otro paso en el camino hacia la plena realización del mercado interior, debemos reconocer y señalar claramente una vez más –habiendo oído un nombre que ya no existe flotar todavía en esta Cámara– que, en comparación con los intereses nacionales egoístas representados por el Consejo y con los intereses de distinto tipo representados por la Comisión, el Parlamento Europeo es la institución que consigue resolver cuestiones muy significativas.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Matsouka (PSE). (EL) Señor Presidente, Señorías, la mayoría del Parlamento Europeo considera que la Directiva Bolkestein no existe desde el pasado febrero. De hecho la propuesta inicial se ha mejorado y se han abolido algunas de sus disposiciones peligrosas. Esto se ha hecho después de una dura batalla librada por los socialistas y la izquierda. El espíritu neoliberal, sin embargo, permanece en la Posición Común del Consejo, en la medida en que no se han clarificado cuestiones cruciales sobre los derechos de los trabajadores europeos. Además, los servicios de interés económico general no han sido excluidos de su ámbito de aplicación y, en el artículo en cuestión sobre el principio del país de origen, prevalece el principio de la ambigüedad. Se pedirá al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que rellene las lagunas creando, como ha hecho en otros sectores, una jurisprudencia liberal que favorezca las garantías so pretexto de completar el mercado interior.

Hemos presentado enmiendas conjuntamente con los socialistas franceses y belgas y apoyaremos las que permitan mejorar el texto. Sin embargo, más allá de los mismos textos, que están adolecen de esta deliberada ambigüedad, está la realidad y esta realidad está determinada por los trabajadores en paro, pobres y desilusionados. Que no se les dé la espalda o, por lo menos, que no se haga burla de ellos.

 
  
MPphoto
 
 

  Charlotte Cederschiöld (PPE-DE). (SV) Señor Presidente, hoy vamos a dar un gran paso en materia de principios en el Parlamento Europeo. Tal como lo veo, el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y de los Demócratas Europeos y el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa son quizás los que mejor han sido capaces de mantener vivo el compromiso. Quiero dar especialmente las gracias no solo al señor Harbour, que creo que ha hecho una contribución fundamental, sino también, por supuesto, a la señora Gebhardt. El Parlamento Europeo ha hecho juegos de manos para conseguir un amplio apoyo de un conflicto político. Muchos desean la Directiva de servicios. Quisiera señalar la firmeza con la que se consagra el derecho de establecimiento en la Carta de los Derechos Fundamentales.

El nuevo Gobierno de Suecia intenta ahora simplificar las normas del mercado laboral y hacer que funcione de modo más rentable. Esta Directiva da un impulso adicional a estos esfuerzos, que hacen que los mercados europeos sean más accesibles. Las sociedades encontrarán ahora menos obstáculos en uno de los mayores mercados del mundo con grandes oportunidades para el crecimiento. De acuerdo con algunas estimaciones, se crearán unos 600 000 nuevos puestos de trabajo. Para el mercado laboral sueco, con el 70 % de puestos de trabajo en el sector de los servicios, esto comporta grandes mejoras.

Sin embargo, lo que aporta la Directiva de servicios es una base. Es un primer paso, y no el último. Seguramente se podría haber deseado mucho más, pero creo que los demás pasos se darán también en el momento oportuno. El número excesivo de servicios excluidos –por ejemplo, los de salud– están contemplados, por supuesto, en las normas del Tratado, como también sabe el Comisario, por fortuna. Así que el trabajo en este ámbito continúa. Quiero dar las gracias a todos los que han aportado su grano de arena. Quiero dar las gracias a la Comisión por sus esfuerzos por mejorar las cosas para las empresas y los consumidores, esfuerzos que ojalá beneficien a los ciudadanos mejorando la calidad y rebajando los precios en el caso de determinados servicios.

 
  
MPphoto
 
 

  Proinsias de Rossa (PSE). (EN) Señor Presidente, quiero felicitar a la señora Gebhardt por su enorme tenacidad y sabiduría política. Está claro que también otros han tenido un papel importante, pero me temo que ella ha soportado la carga más pesada.

Dadas todas las circunstancias, este resultado es un éxito para los ciudadanos como trabajadores, consumidores y prestadores de servicios. El resultado demuestra que es posible conseguir resultados justos y eficaces con 25 Estados miembros, a pesar de todas nuestras diferencias. Quienes ignoran esa diversidad siguen rechazando este compromiso, especialmente el Grupo kamikaze de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, que pasa por alto el hecho de que, en realidad, ha conseguido la principal reivindicación que tenía: la supresión del principio del país de origen.

Ahora el Consejo debe dejar de jugar con los derechos laborales en Europa. La farsa de la semana pasada con la Directiva relativa al tiempo de trabajo fue vergonzosa. Dennos una directiva sobre el tiempo de trabajo que sea factible y operativa y una directiva eficaz sobre el desplazamiento de trabajadores. A menos que así lo haga el Consejo, seguirá presidiendo a unos ciudadanos que temen por la calidad de su vida laboral y temen la carrera hasta el fondo, y esos temores están socavando el corazón de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Simon Coveney (PPE-DE). (EN) Señor Presidente, hoy es un buen día para la Unión Europea. El proceso para llegar a un acuerdo en torno a la Directiva de servicios no ha sido fácil. Aunque ningún Grupo político del Parlamento ha conseguido exactamente lo que quería, hemos podido llegar a un compromiso viable y aceptable para la gran mayoría de los diputados. Lo más importante es que el Parlamento envía hoy un firme mensaje a la Comisión y al Consejo para que avancen y hagan de esta Directiva una realidad tan pronto como sea prácticamente posible. Por este motivo, mi Grupo ha adoptado la postura de no modificar la Directiva en esta fase, reconociendo que no sería de ninguna utilidad reabrir el debate en el Parlamento o en el Consejo.

La aplicación de la Directiva de servicios representará un impulso muy necesario para la aletargada economía de la UE en esta fase. El sector de los servicios es esencial para el crecimiento económico y la prosperidad de Europa, ya que representa casi un 70 % del PIB europeo. Las empresas y los consumidores por igual deberían beneficiarse de la creación de un mercado común más abierto para los servicios. En estos momentos los servicios constituyen solo un 20 % del comercio entre Estados miembros. El objetivo de la Directiva es eliminar muchas de las barreras al comercio y a los servicios transfronterizos y reducir la burocracia que las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, deben superar cuando intentan cruzar las fronteras en busca de nuevos mercados de la UE. Hasta ahora, las pequeñas y medianas empresas de Europa con capacidad para crecer se han visto especialmente obstaculizadas por los costes relacionados con la administración y los requisitos legales. Ahora pueden esperar los beneficios de esta Directiva, que reduce drásticamente esa carga para el futuro comercio transfronterizo.

Esta Directiva es de gran importancia para mi propio país porque es un exportador neto de productos y servicios. Espero que ahora las empresas y los proveedores de servicios irlandeses puedan aprovechar ese entorno simplificado para prestar servicios en toda la Unión Europea.

La Directiva de servicios facilitará el crecimiento, la creación de puestos de trabajo y una mayor actividad económica en el sector de los servicios de la UE, a la vez que garantizará la protección social y del trabajador.

Como último orador del Parlamento en este debate, deseo mucha suerte al señor Comisario a la hora de asegurar que esta Directiva se convierta en realidad sin más demora.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Charlie McCreevy, miembro de la Comisión. (EN) Para que conste en acta, confirmo que la Comisión aceptará las enmiendas 40, 41 y 42, que se refieren a la comitología e introducen el procedimiento regulador con escrutinio. La Comisión rechaza todas las demás enmiendas.

Ya he hablado de los asuntos a que hacen referencia esas enmiendas en mi intervención al inicio del debate. Algunos diputados han hablado de seguridad jurídica y de si esta Directiva provocará o no una larga lista de conflictos que deberán dirimirse ante el Tribunal de Justicia Europeo. No comparto esta preocupación. Existe un amplio consenso sobre este texto entre los Estados miembros. No recuerdo que ningún Estado miembro votara en contra de la Posición Común. La amplia mayoría de diputados a esta Cámara indican que la apoyarán en la votación que tendrá lugar dentro de poco. Dado este amplio consenso, no veo por qué los Estados miembros tendrían que intentar no respetar la Directiva. Todo el mundo está de acuerdo en que necesitamos impulsar el sector de los servicios. Eso es exactamente lo que hará la Directiva.

En el debate de ayer sobre el programa de trabajo de la Comisión, el señor Harbour y otros hicieron un comentario muy válido sobre la implementación y los recursos que se le asignaban. En la Comisión empezaremos a centrarnos inmediatamente en la transposición y la implementación de esta Directiva. Simplificar la vida a los proveedores de servicios y sus clientes será una tarea ardua. Los Estados miembros tienen tres años para poner en práctica la Directiva. Deberían empezar inmediatamente, y no porque yo lo diga, sino porque sus economías necesitan esta Directiva, y la Comisión pedirá cuentas a los Estados miembros.

El amplio consenso que se ha manifestado hoy aquí es el resultado de varias innovaciones importantes en nuestro enfoque legislativo en la Unión Europea. En primer lugar, el Parlamento ha asumido su papel de colegislador y, en vez de adoptar la opción fácil de rechazar una propuesta tan controvertida, los diputados se pusieron manos a la obra y llegaron a un acuerdo en torno a los cambios esenciales del texto que lo harían aceptable para todo el arco político. Para mí fue un indicio importante de madurez de esta institución.

En segundo lugar, la Presidencia se ha unido a ese planteamiento y está haciendo un gran esfuerzo para unirse a este consenso. Además de invitar a miembros del Parlamento Europeo al Consejo informal de Competitividad, lo que les permitió discutir directamente con los Ministros, la Presidencia organizó una serie de reuniones con los agentes sociales. Todo ello ha contribuido en gran manera al acuerdo que votaremos hoy mismo. Es normal que algunas de esas innovaciones se introdujeran con la Presidencia finlandesa, porque ese es el lema de la Presidencia finlandesa.

Finalmente, dos observaciones. Al dar las gracias a la señora Gebhardt y al señor Harbour y a todas las demás personas –muchos diputados de todos los sectores de esta Cámara han trabajado para llegar al amplio consenso que hemos conseguido y se ha trabajado mucho y se ha rendido un gran homenaje a los diputados a este Parlamento– quiero hacer notar también que varios funcionarios de la Comisión también han trabajado muy arduamente para efectuar los cambios y pasar del texto que el Parlamento presentó en primera lectura al texto que llegó al Consejo. También quiero reconocer eso.

Para aquellos de nosotros que a veces hacemos apuestas –¡y no es que sea algo que la mayoría de los miembros de esta Cámara quieran hacer!–, no creo que hace un año hubieran apostado demasiado dinero a favor de que llegaríamos a la posición que vamos a conseguir hoy. Y eso es gracias a un gran número de personas, de este Parlamento pero también de los diversos Estados miembros y de la Comisión. Quiero rendir un homenaje especial a esto.

Por último, para mí, personalmente, ha habido al menos un beneficio adicional no previsto: en los últimos dos años he conocido a muchos diputados de todos los Grupos de este Parlamento. Y no habría sido necesariamente así si no hubiera tenido que vérmelas con esta Directiva de servicios tan controvertida. Les doy las gracias por ello.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 
 

  Mauri Pekkarinen, Presidente en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, quisiera darles las gracias brevemente por el debate, que ha sido muy interesante y constructivo. El objetivo común de la Unión Europea es mejorar nuestra economía desde el punto de vista de su productividad y competitividad, e incrementar el empleo. El establecimiento de un mercado interior de los servicios más viable es muy importante si queremos alcanzar esos objetivos.

Quisiera dar las gracias a todos. Espero con impaciencia la próxima votación.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar hoy a las 12.30 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Pedro Guerreiro (GUE/NGL). (PT) A los ojos de la UNICE (asociación de la patronal europea), el acuerdo alcanzado por el Consejo respecto a la Directiva Bolkestein constituye un paso adelante «importante» y «prometedor». Por consiguiente, la Directiva debe «trasponerse y aplicarse correcta y rápidamente» para que la UNICE y sus miembros nacionales –en Portugal, la Asociación Industrial Portuguesa (AIP) y la Confederación de la Industria portuguesa (CIP)– «hagan una contribución activa».

Eso es lo que dicen los representantes de los principales grupos económicos y financieros. Consideran que este «paso» es una nueva oportunidad para explotar a los trabajadores y para la dominación económica. La Directiva servirá para socavar la soberanía nacional de los Estados miembros a la hora de definir, proteger y financiar servicios públicos y para definir normas sobre la forma de prestar servicios en general. Asimismo vendrá a reforzar las competencia de órganos supranacionales como la Comisión y el Tribunal de Justicia, sobre los Estados miembros. Se hará hincapié en la competencia, lo que tendrá consecuencias desastrosas para los derechos de los trabajadores y los servicios que se prestan a la población.

Se trata de una propuesta inaceptable, que debemos rechazar.

Por último, me gustaría destacar el papel que han desempeñado los socialdemócratas (el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo), que mediante sus argucias «tácticas» contribuyeron a rebajar los objetivos y el ámbito de aplicación de la propuesta de directiva objeto de examen. Ellos fueron los que presentaron la propuesta original, hicieron algunas enmiendas (cosméticas), tan solo para reiterar su apoyo a lo que afirmaban haber rechazado previamente.

 
  
MPphoto
 
 

  Katalin Lévai (PSE). (HU) Esta Directiva es sin lugar a dudas un paso importante que permitirá ir más allá de los principios teóricos del Tratado de Roma y establecer condiciones en la práctica para la libre circulación de servicios. Espero que al aplicar una de las cuatro libertades fundamentales, sea posible eliminar las malas prácticas mediante las cuales los Estados miembros han evitado, por medio de diversos métodos, la aplicación de este principio.

Al mismo tiempo y en vista de las enmiendas relativas a las exclusiones cabe preguntarse qué ámbitos quedarán fuera en la práctica del ámbito de aplicación de la Directiva sobre la libre circulación de servicios y si cumple su finalidad original en su versión actual. Creo que el Parlamento ha dejado pasar una gran oportunidad para exigir una propuesta que promoviese realmente una mayor competitividad en la UE mediante la creación de un mercado interno unificado.

Por otra parte, me parece encomiable que la Directiva respete plenamente los derechos de negociación y firma de convenios colectivos, que amplían y aplican los convenios colectivos, así como el derecho de huelga y a ejercer medidas de presión en conflictos laborales, de conformidad con las disposiciones reglamentarias de los Estados miembros que regulan las relaciones laborales.

En resumen, creo que no podemos estar totalmente satisfechos del resultado, en vista de que la lista de exclusiones y condiciones de limitación probablemente resulta demasiado larga; sin embargo, la Directiva comprende un amplio espectro de actividades económicas e impondrá un cierto grado de disciplina a los Estados miembros. Considero igualmente de gran importancia que gracias a la Directiva, las empresas estarán mejor informadas y serán menos dependientes.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Toussas (GUE/NGL). (EL) La Directiva sobre la liberalización de los servicios promueve las ambiciones reaccionarias del capital europeo. Fortalece el monopolio de los mercados de servicios, lo que tendrá repercusiones especialmente desfavorables para la calidad, la seguridad y el coste de los servicios. Permite a los monopolios gozar de servicios de «bajo coste» de proveedores de servicios de otros Estados miembros. Aprovecha el mercado interior único para reducir el precio de la mano de obra y explotarla, obteniendo así beneficios excesivos. Promueve la liberalización y la penetración de las grandes empresas en una serie de servicios y empresas públicos. Pone en duda derechos que son fruto de una ardua lucha. Ejerce presión sobre las clases trabajadoras de todos los Estados miembros al permitir discriminaciones entre los trabajadores a fin de reducir las relaciones laborales al menor denominador común. Introduce cambios legislativos en detrimento de las clases trabajadoras y sus derechos. Va acompañada de cambios reaccionarios al Derecho laboral que ya están siendo elaborados en las alas de la asociación tripartita entre los Gobiernos de la UE, la plutocracia y las fuerzas sindicales conciliadoras.

El Partido Comunista Griego pide a las clases trabajadoras y a los movimientos de base que intensifiquen su lucha contra toda la política dirigida contra los movimientos de base que llevan a cabo la UE y los Gobiernos de los Estados miembros, que ayuden a modificar las relaciones de poder a nivel político y sindical, y que hagan más eficaz sus acciones a fin de satisfacer las necesidades modernas de la familia que forman los sindicatos y los movimientos de base.

 
  
  

(La sesión, interrumpida a las 11.30 horas en espera del Turno de votaciones, se reanuda a las 11.45 horas)

 
  
  

PRESIDENCIA DEL SR. VIDAL-QUADRAS
Vicepresidente

 
Aviso jurídico - Política de privacidad