Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B6-0585/2006

Debates :

PV 15/11/2006 - 12
CRE 15/11/2006 - 12

Votaciones :

PV 16/11/2006 - 6.3
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


Acta literal de los debates
Miércoles 15 de noviembre de 2006 - Estrasburgo Edición DO

12. Convención sobre la prohibición de armas biológicas y toxínicas (CABT), bombas de fragmentación y armas convencionales (debate)
PV
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede a las declaraciones del Consejo y de la Comisión sobre la Conferencia de examen de la Convención sobre la prohibición de armas biológicas y toxínicas (CABT), que tendrá lugar en 2006.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, los temas relacionados con las armas de destrucción masiva y el control de armamentos han ocupado un lugar destacado en estos últimos días para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea. No obstante, las acciones multilaterales en materia de control de armamento y desarme han tenido que hacer frente a enormes retos en los últimos años y los resultados obtenidos han sido modestos. Es necesario cambiar urgentemente esta tendencia.

La tercera Conferencia de los Estados Parte encargada del examen de la Convención sobre la prohibición de ciertas armas convencionales se celebra actualmente en Ginebra. Tanto esta conferencia como la sexta Conferencia de los Estados Parte encargada del examen de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas que se celebrará a finales de noviembre y principios de diciembre representan una oportunidad para demostrar que la comunidad internacional es capaz de responder a los retos que plantean hoy día el control de armamento y el desarme.

La población civil es víctima con demasiada frecuencia del uso de armas incluidas en la Convención sobre la prohibición de ciertas armas convencionales. La eliminación de los restos explosivos de guerras se ha convertido en una carga cada vez más pesada para la comunidad internacional. Todos debemos hacer un esfuerzo para que todos los países suscriban el Protocolo V sobre los restos explosivos de guerra anejo a la Convención sobre la prohibición de ciertas armas convencionales y para su aplicación efectiva. La Unión Europea acoge con beneplácito la entrada en vigor de este Protocolo que tendrá lugar durante la Conferencia de examen.

El Protocolo sobre restos explosivos de guerra fue redactado como respuesta a la amenaza humanitaria que presenta la munición de artillería sin explotar, incluyendo las bombas de racimo, para la población civil tras una guerra.

Los recientes acontecimientos ocurridos en el sur del Líbano nos recuerdan los peligros que engendran los restos explosivos de guerra para la población civil, en particular las bombas de racimo, así como la dificultad y el gasto que suponen su eliminación. Este problema debe resolverse sin demora. Por ello, la UE ha propuesto que los trabajos del Grupo de Expertos Gubernamentales creado por la Convención sobre la prohibición de ciertas armas convencionales prosigan en 2007. El mandato actual de este Grupo contempla la elaboración de medidas preventivas para mejorar el diseño de determinados tipos de municiones con el fin de reducir al mínimo el riesgo que representan para la humanidad. Además, varios Estados miembros de la UE se han comprometido por su parte a iniciar negociaciones sobre un protocolo jurídicamente vinculante para hacer frente a los riesgos que encierran las bombas de racimo para la humanidad. Sin embargo, los Estados miembros de la UE no tienen un punto de vista común sobre como abordar el tan restringido ámbito de las bombas de racimo en el marco de la Convención sobre la prohibición de ciertas armas convencionales.

Esta mañana en la Conferencia de examen se acordó apoyar la posición de la Unión respecto a las bombas de racimo, y se tomó la decisión de proponer la creación de un Grupo de expertos, cuya tarea consistiría en elaborar recomendaciones para aprobar medidas en el futuro para ocuparse de las bombas de racimo en el marco de esta Convención.

Durante los cinco años que han durado las negociaciones sobre minas terrestres antivehículos, la UE ha señalado constantemente que nuestro objetivo es un protocolo jurídicamente vinculante que apoye el Derecho humanitario internacional y le aporte valor añadido. No obstante, parece poco probable que se llegue a un acuerdo sobre este protocolo en la Conferencia de examen.

Durante más de treinta años, la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas ha servido de piedra angular normativa y legal para el desarme biológico y la no proliferación de estas armas. Hoy día, las ciencias de la vida son una de las ramas de la ciencia que avanzan con mayor rapidez, lo que implica posibilidades infinitas para hacer tanto el bien como el mal. Es necesario que la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas pueda adaptarse a los avances científicos para responder a los problemas que estos puedan conllevar. Las Conferencias de examen brindan una oportunidad para hacerlo.

La Unión Europea ha realizado preparativos exhaustivos para la Sexta Conferencia de examen de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas, de acuerdo con los objetivos de la Estrategia de la UE contra la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva. Entre estos objetivos destaca la aplicación a escala mundial de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas, la promoción de la aplicación y cumplimiento a escala nacional de la Convención y el refuerzo de la misma.

El Consejo adoptó en el mes de febrero de este año una posición común sobre la Sexta Conferencia de examen. La posición de la Unión establece un equilibrio entre un planteamiento realista y un planteamiento ambicioso, si bien insiste en un examen exhaustivo de la Convención y en la introducción de mejoras prácticas para su aplicación. Como adición a esta posición común, la Unión ha redactado una serie de documentos de trabajo sobre diversos temas.

Además de la acción común, la UE ha acordado un Plan de acción sobre la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas. En ella, los Estados miembros se comprometen a adoptar medidas destinadas a reforzar la Convención, como el anuncio de las medidas de fomento de la confianza que hayan adoptado. Estas medidas concretas harán que las principales metas de la posición común de la UE sobre la Conferencia de examen de la Convención resulten más plausibles.

La Tercera Conferencia de examen de la Convención sobre la prohibición de ciertas armas convencionales ofrece buenas posibilidades de éxito, aunque quizás no óptimas. No obstante, esperamos un buen resultado. La Sexta Conferencia de examen de la Convención sobre las armas biológicas y toxínicas presenta igualmente muy buenas posibilidades de éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión. (EN) Señor Presidente, las armas de destrucción masiva son posiblemente la mayor amenaza para la seguridad europea y, en cuanto a la capacidad de provocar muertes masivas, las armas que más preocupan son claramente las nucleares y biológicas.

Aunque todos llevamos dentro la memoria colectiva de los horrores de Hiroshima y Nagasaki, no hay imágenes comunes equivalentes para las armas biológicas. Las muertes masivas causadas por agentes biológicos, o las enfermedades causadas por plagas, parecen formar parte en cambio de la «historia antigua» o de la ciencia ficción.

Esperemos que siga siendo así, pero no podemos confiarnos demasiado. Consideremos lo siguiente. En primer lugar, al contrario que las armas nucleares, las armas biológicas no dependen de suministros limitados de uranio y plutonio de la clase utilizada para la fabricación de armas. El rápido desarrollo y la divulgación de las ciencias de la vida están poniendo las capacidades armamentísticas al alcance de quienes pueden hacernos daño. El peligro de que seres humanos, animales o plantas puedan ser atacados por agentes biológicos es real.

En segundo lugar, los informes oficiales indican que los terroristas están buscando armas biológicas. Si los terroristas empezaran a cometer atentados biológicos contra Europa, muchas vidas podrían verse amenazadas y nuestra forma de vida podría cambiar profundamente.

En tercer lugar, las armas biológicas se han utilizado en un pasado reciente. Los atentados con ántrax en los Estados Unidos a finales de 2001 mataron a pocas personas, pero causaron una honda preocupación social y política y sus responsables siguen sin ser detenidos.

¿Hasta qué punto estamos protegidos hoy? Desde la entrada en vigor de la Convención sobre armas biológicas en 1975, está prohibido todo uso y posesión de armas biológicas. Sin embargo, esta Convención es la más débil de los regímenes que tratan sobre las armas de destrucción masiva. No contiene ninguna disposición relativa a la verificación de su cumplimiento o aplicación y, al contrario que el Tratado de No Proliferación de armas nucleares y la Convención sobre armas químicas, no existe ningún organismo central que realice labores de supervisión. Además, las partes que han ratificado el Convenio son menos que las que han ratificado cualquiera de los otros dos tratados.

Por tanto, nuestra seguridad aumentaría si se pudiera reforzar la eficacia de la Convención sobre armas biológicas y toxínicas y se mejorara su aplicación. Debemos instar a los Estados a que aborden estos puntos débiles en la próxima conferencia de revisión que tendrá lugar este mismo mes.

La seguridad empieza en casa. Mi colega, el Comisario Frattini, es muy consciente de la necesidad de actuar. La Comisión está calibrando las posibles respuestas por medio de un enfoque marco común. Las respuestas nacionales a las amenazas biológicas son claramente insuficientes. Al tiempo que trabajamos por fortalecer la salud pública y la vigilancia y respuesta médicas, en la primavera de 2007 publicaremos un Libro Verde sobre la preparación de Europa para hacer frente a un atentado biológico.

Las catástrofes y las enfermedades no conocen fronteras. El problema de las amenazas biológicas es que las políticas internas y externas están inextricablemente unidas. Se puede conseguir mucho si mejoramos la colaboración y coordinación internacional. Trataremos de compartir las mejores prácticas en preparación para ataques biológicos: ayudando a proteger a otros, nos protegeremos mejor a nosotros mismos.

Quiero decir también unas palabras sobre un tipo muy diferente de arma letal. La munición de fragmentación sin explotar representa un peligro para la seguridad humana y el desarrollo sostenible. Ese tipo de munición mata a personas inocentes todos los días y el 30% de los que mueren son niños. Plantea grandes retos, tanto para la política como para la vida cotidiana en zonas que han estado en guerra.

En la actualidad se está llevando a cabo una Conferencia de Revisión. Entrará en vigor el Protocolo V de la convención, relativo a los «remanentes explosivos de guerra»; es decir, artefactos explosivos que han fallado o munición o submunición procedente de bombas de fragmentación. La aplicación de este protocolo, cuya finalidad es poner fin a la amenaza que representan esos legados de la guerra para las poblaciones, será un paso adelante que acogemos con satisfacción.

Los acontecimientos del Líbano este verano han puesto de relieve este problema, sobre todo ante el elevado porcentaje de fallos de la submuniciones de fragmentación empleadas. La ayuda al Líbano para la difícil tarea de retirar esos remanentes mortíferos de la guerra es importante y hemos contribuido a ella con cerca de 5 millones de euros. Apoyamos también la necesidad de dedicar mayor atención a reforzar y asegurar el cumplimiento del derecho humanitario internacional en este ámbito.

La asistencia y cooperación de la Comisión en el desarme humanitario –que es lo mismo que decir la actuación relacionada con las minas, retirando los residuos explosivos de guerra y luchando contra la distribución ilícita de armas pequeñas– tiene el efecto positivo de mejorar la seguridad humana. Contribuyen a la sostenibilidad de nuestras políticas de desarrollo. Agradecemos el apoyo prestado por el Parlamento Europeo a estas iniciativas.

 
  
MPphoto
 
 

  Elizabeth Lynne, en nombre del Grupo ALDE. – (EN) Señor Presidente, con la Convención sobre Armas Convencionales que se ratificará esta semana y la Convención sobres armas biológicas y toxínicas la semana que viene, es importante que la UE haga oír su voz.

Un aspecto importante que me preocupa –la Comisaria ha hablado de eso– es el uso de las bombas de fragmentación. Hemos visto su uso generalizado en conflictos recientes, como los de Iraq, Afganistán y el Líbano, por nombrar unos cuantos. Al no estar contempladas en el Tratado de 1997 sobre minas terrestres, estas armas se utilizan con impunidad, pero siguen teniendo el mismo efecto devastador, matando a civiles o mutilándolos para siempre.

Según el informe «Huella mortal», publicado este mes por Handicap International, las Fuerzas de Defensa de Israel lanzaron al menos cuatro millones de pequeñas bombas sobre el Líbano entre julio y agosto de este año. En todo el mundo, el 98 % de las víctimas mortales causadas por bombas de fragmentación son civiles. Esta es una de las razones por las que pido al Consejo y a la Comisión que apoyen el creciente movimiento a favor de un cambio dentro de la comunidad internacional y la decisión en algunos países, entre ellos Bélgica y Noruega, de establecer prohibir legalmente las municiones de fragmentación dentro de sus territorios y sus fuerzas armadas. Quiero aplaudir también a la Cruz Roja por su campaña y pedir que se prohíba el uso de bombas de fragmentación, que se destruyan sus arsenales y que se intensifiquen los programas de retirada de estas bombas.

En cuanto a las armas biológicas y toxínicas, tenemos que presionar más al Gobierno de los Estados Unidos, que se ha negado a aceptar un protocolo de verificación legalmente vinculante. Eso daña al futuro de la Convención sobre armas biológicas y toxínicas y a su credibilidad. Tenemos que asegurarnos también de que se cree una secretaría permanente para supervisar la aplicación de la Convención.

 
  
MPphoto
 
 

  Angelika Beer, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señor Presidente, señora Presidenta en ejercicio del Consejo, Comisaria Wallström, Señorías, tras la guerra viene la muerte, y en lugar de pensar que las bombas de fragmentación simplemente caen del cielo, debemos ser conscientes de que son los aliados europeos quienes las lanzan, y que esos mismos aliados continúan fabricándolas y exportándolas.

Usted afirma que las bombas de fragmentación y las municiones no detonadas representan un desafío para las antiguas zonas de guerra, pero debo contradecirla en este aspecto; todo lo contrario, no suponen un reto para las antiguas zonas de guerra, sino más bien un desafío para la Unión Europea, que debe asegurarse de que ninguno de sus Estados miembros produzca, exporte o use dichas armas, y que no debe permitir por más tiempo que sus aliados lo hagan en la forma en que los estadounidenses o los israelíes lo han hecho en la guerra más reciente.

Teniendo esto en cuenta y considerando la incapacidad de la Unión Europea de tomar medidas, hace una quincena escribimos una carta a la Presidencia finlandesa –y cuando digo «nosotros» no me refiero a «nosotros los Verdes», sino a los coordinadores de los conservadores, los socialistas, los liberales y yo misma– con un llamamiento urgente a la formación de una postura europea a favor de la presentación de una prohibición total en dicha conferencia, una oportunidad histórica para la prohibición de las municiones de fragmentación.

Ha dejado claro ante esta Cámara que no está dispuesta ni es capaz de llevarlo a cabo. Ha dicho que establecerá un grupo de trabajo, pero estoy segura de que conoce el dicho: cuando uno no sabe cómo seguir adelante, crea un grupo de trabajo. Es también la forma cínica de enfrentarse a los problemas, si uno piensa en el hecho de que, todos los días, los restos de estas armas ponen en peligro las vidas de los civiles, los agentes de la policía y las tropas de la ONU que enviamos a las regiones afectadas por las crisis.

Por lo tanto, una vez más, quisiera instarle de manera contundente a que tome la iniciativa ahora y, dado que es capaz de ello, asegure que los Parlamentos nacionales de los Estados miembros de la UE describen estas municiones de fragmentación como lo que en realidad son, es decir, como una forma de armamento que merece ser proscrita y a la que los europeos deben renunciar de una vez por todas, rechazar su uso o la aceptación de su uso en cualquier guerra.

 
  
MPphoto
 
 

  Vittorio Agnoletto, en nombre del Grupo GUE/NGL. (IT) Señor Presidente, Señorías, mi Grupo sin duda está a favor de una prohibición general mundial de la producción y uso de armas biológicas, así como de su comercio, y esperamos que en la próxima Conferencia de Ginebra se decida reforzar los convenios internacionales relevantes. Me es grato destacar que la Unión Europea se encuentra a la vanguardia de estas cuestiones, y espero que la Comisión haga todo lo humanamente posible para lograr una prohibición mundial de estas espantosas armas.

Sin embargo, debemos reconocer el hecho de que el principal escollo para alcanzar dicha prohibición tiene un nombre por todos conocido: George W. Bush. El Presidente de los Estados Unidos es personalmente responsable del boicot político estadounidense a las negociaciones de Ginebra. De hecho, ha decidido abandonarlas. En lugar de ello, los Estados Unidos han convertido el aumento de su arsenal biológico y el uso de fósforo blanco y de uranio empobrecido en un punto fuerte de su agresiva e inaceptable política militar. Asimismo, tampoco han ratificado el Convenio para la prohibición del uso, almacenamiento, producción y traslado de minas antipersonales y para su destrucción, ni han firmado el Tercer Protocolo de la Convención sobre ciertas armas convencionales (CCAC), y además han reactivado el programa de la Guerra de las Galaxias.

Esta actitud de los Estados Unidos es una amenaza a la seguridad mundial. La Unión Europea debe superar su inercia y convertir la presión sobre los Estados Unidos en un punto clave de las negociaciones de Ginebra.

 
  
MPphoto
 
 

  Gerard Batten, en nombre del Grupo IND/DEM. – (EN) Señor Presidente, la señora Lehtomäki ha hablado del plan de acción de la Unión Europea en relación con la Conferencia de revisión de la Convención sobre armas biológicas y toxínicas. Una vez más, la Unión Europea asume falsamente los atributos de un Estado político capacitado para decidir la política sobre lo que son medidas militares y de defensa, una responsabilidad que compete a las naciones soberanas.

La UE no ha tenido nunca que defender militarmente a sus ciudadanos y esperemos que no tenga que hacerlo, sea cual sea la razón. Mientras tanto, países como el mío, Gran Bretaña, que son grandes potencias militares, tienen que asumir esa responsabilidad. Las bombas de fragmentación sí que necesitan una mayor regulación internacional, sobre todo con respecto a las llamadas bombas simples, que no tienen mecanismo de autodestrucción. Gran Bretaña es también una gran potencia en investigación de la defensa contra las armas biológicas y toxínicas, y dada la actual amenaza terrorista que representa el islam fundamentalista, Gran Bretaña tiene que mantener su independencia y su libertad de actuación en esta esfera.

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Claeys (NI). – (NL) Señor Presidente, la fabricación y el uso de armas biológicas solía ser competencia en exclusiva de los Estados. Hoy en día, se han hecho tales progresos en el ámbito de la biotecnología que cada vez son necesarios menos recursos para producir virus, bacterias y venenos peligrosos, y la consecuencia de ello es que las organizaciones terroristas también pueden recurrir a la guerra biológica.

En marzo de este año, Interpol destacó que existen indicios serios de que Al Qaeda se está preparando para cometer actos de terrorismo biológico. La magnitud de la destrucción que podría derivarse de esta forma sobrepasaría de lejos la de los ataques de Nueva York, Madrid y Londres. Es imposible firmar acuerdos con terroristas de la misma forma en que los Estados lo hacen entre ellos. Es de importancia fundamental que las fuerzas policiales sigan formándose con el fin de impedir y controlar la amenaza biológica. Es muy posible que deba adaptarse cierta legislación con el fin de posibilitar la comprobación de investigaciones científicas confidenciales.

Todavía debe prestarse atención al intercambio de información entre los servicios de inteligencia dentro de la Unión Europea, así como con nuestros socios en los Estados Unidos, Rusia y en todas las demás naciones que desean cumplir sus responsabilidades en la lucha contra el terrorismo.

 
  
MPphoto
 
 

  Achille Occhetto, en nombre del Grupo del PSE. – (IT) Señor Presidente, Señorías, el Grupo Socialista en el Parlamento Europeo apoya incondicionalmente este proyecto de resolución porque lo considera un paso decisivo en la estrategia de oponerse a la proliferación de armas de destrucción masiva que se aprobó Europa en diciembre de 2003, y también porque otorga la máxima prioridad a la reducción de la amenaza de las armas biológicas. Al mismo tiempo, otra iniciativa importante es que estamos haciendo un llamamiento a todos los países que todavía no han acatado la legislación por la que se prohíben las armas biológicas, entre otras cosas con el fin de lograr esa universalidad que es parte integrante y vinculante del derecho internacional.

Dentro de este marco básico, en cualquier caso existen medidas diseñadas para garantizar que la Convención se aplica de forma eficaz, a pesar de que en la mayoría de los análisis recientes, los Estados Unidos no han cumplido estas medidas. También quisiera destacar la importancia del llamamiento realizado en la resolución para concluir un Protocolo 6 específico por el que se prohíba de forma inequívoca la fabricación y el uso de bombas de fragmentación, armas viles usadas incluso en guerras humanitarias para sortear el Convenio para la prohibición del uso, almacenamiento, producción y traslado de minas antipersonales y para su destrucción.

Al mismo tiempo, Europa debe mostrar que existe un vínculo directo entre las tendencias hacia la proliferación, que debe reprimirse enérgicamente, y el fracaso del desarme. Occidente contará con una mayor autoridad moral para oponerse a la proliferación de cualquier tipo de armas si: 1) Estados Unidos deja de oponerse a la aprobación de medidas de inspección y la prohibición de bombas de fragmentación; y 2) se reanuda el proceso de desarme, incluso en el seno del club nuclear. En consecuencia, lo que hoy ha sucedido es un paso importante, pero se trata únicamente del primero en el largo camino hacia una prohibición de todas las armas de destrucción masiva.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE). – (ES) Señor Presidente, como tantos otros instrumentos que regulan las armas a escala mundial, la existencia de la Convención sobre Armas Tóxicas y Biológicas es una herramienta necesaria, aunque no suficiente, en la lucha contra la irracionalidad humana.

Por ello, solo hay una opción aceptable ante la sexta conferencia de revisión que debe empezar el próximo 20 de noviembre: el fortalecimiento de dicho instrumento, especialmente para desarrollar verdaderos mecanismos de verificación, así como la promoción de su universalidad.

Por otro lado, en relación con las bombas de racimo, no puedo sino secundar de manera firme la petición de que la Convención sobre Armas Inhumanas se dote de un sexto protocolo y, yo diría, incluso de un tratado específico y completo, que prohíba sin ambigüedades la producción, el almacenamiento, la transferencia y el uso de ese tipo de armas, tal y como ocurre ya con las minas antipersona.

Dado el carácter indiscriminado de las bombas de racimo, así como el gran impacto que tienen sobre la población civil, el uso de dichas armas no puede, de ningún modo, seguir siendo tolerado. El caso del Líbano, bajo investigación en estos momentos, es solo uno de tantos ejemplos que lo ponen de manifiesto.

 
  
MPphoto
 
 

  Ana Maria Gomes (PSE). (PT) En los últimos años hemos sido testigos del deterioro de los instrumentos jurídicos más importantes para combatir la proliferación de armas de destrucción masiva, y la Convención sobre la prohibición de armas biológicas y toxínicas no es ninguna excepción. Somos más vulnerables que nunca a los ataques terroristas devastadores.

Las ideas principales contenidas en esta resolución, respecto a la cual todos los Grupos políticos en el Parlamento han alcanzado un consenso notable, tienen una antigüedad de décadas y también son aplicables a otras convenciones. Estas ideas pueden resumirse en tres palabras: universalización, aplicación y verificación. Deben combatirse las bombas de fragmentación y las minas antipersonales de tan mala fama. Estas armas inmorales también deben prohibirse. Estas bombas esparcen la muerte de forma indiscriminada y el hecho de que cuenten con un bajo porcentaje de explosión inmediata significa que continúan matando a gente inocente muchos años después de la finalización de los conflictos.

La reciente guerra en el Líbano, en la que Israel dejó el país minado con miles de bombas de fragmentación debería darnos el impulso para prohibir, de una vez por todas, la fabricación y uso de todos los tipos de bombas de fragmentación, tal y como hemos hecho con las minas antipersonales. Tal vez no sea suficiente añadir un nuevo protocolo a la Convención vigente contra determinadas armas convencionales; tal vez haya llegado el momento de una convención específica. Ello no importa, siempre y cuando la UE tome medidas y la raza humana una sus fuerzas para eliminar estas armas atroces.

 
  
MPphoto
 
 

  Paula Lehtomäki, Presidenta en ejercicio del Consejo. (FI) Señor Presidente, Señorías, la Unión y el Consejo están muy preocupados por el hecho de que las personas en las zonas en conflicto resulten heridas o muertas una vez el conflicto en sí ha terminado. Ello salta a la vista en el caso del Líbano actual, donde las bombas sin explotar constituyen un auténtico problema para la población civil.

La Presidencia se muestra complacida de que haya entrado en vigor el Protocolo relativo a la munición sin estallar. En el futuro trabajaremos para asegurar que el daño causado a la población civil por las municiones permanezca bajo mínimos. Por lo que respecta a la cooperación internacional a partir de ahora en relación con las bombas de fragmentación, continuaremos esforzándonos por llegar a una posición común en la Unión Europea y avanzar sobre la base de la misma.

Finalmente, deseo decir que la señora Beer y sus compañeros recibirán en un futuro muy cercano una respuesta a su carta remitida a la Presidencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Margot Wallström, Vicepresidenta de la Comisión. (EN) Señor Presidente, el debate informado que ha tenido lugar sobre estas cuestiones es un hilo más del argumento en contra de la guerra y otro argumento para la prevención que esperemos sea capaz de evitar el uso de estas armas.

Como saben, según se establece en la Política Exterior y de Seguridad Común, estos no son ámbitos que competan a la Comisión. No obstante, nosotros somos parte de la solución para afrontar el período de posguerra. El sufrimiento humano, las municiones sin estallar y los problemas humanitarios que producen las guerras en todo el mundo son un reto para nosotros.

La Comisión seguirá, por supuesto, ayudando a retirar estas armas, trabajando con la comunidad internacional y con las ONG. La guerra en el Líbano ha durado unos cuantos días, pero el sufrimiento humano continuará durante muchos años.

 
  
MPphoto
 
 

  El Presidente. – De conformidad con el artículo 103, apartado 2, del Reglamento, he recibido seis propuestas de resolución(1).

El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar mañana jueves.

 
  

(1) Cf. Acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad