Index 
 Előző 
 Következő 
 Teljes szöveg 
Eljárás : 2006/2221(INI)
A dokumentum állapota a plenáris ülésen
Válasszon egy dokumentumot :

Előterjesztett szövegek :

A6-0025/2007

Viták :

PV 14/03/2007 - 17
CRE 14/03/2007 - 17

Szavazatok :

PV 15/03/2007 - 5.9
CRE 15/03/2007 - 5.9
A szavazatok indokolása
A szavazatok indokolása

Elfogadott szövegek :

P6_TA(2007)0080

Viták
2007. március 14., Szerda - Strasbourg Lektorált változat

17. Az Európai Unió és a Közép-Amerika közötti társulási megállapodás tárgyalása - Az Európai Unió és az Andok Közösség közötti társulási megállapodás tárgyalása (vita)
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. L'ordine del giorno reca, in discussione congiunta,

- la relazione presentata dall'on. Willy Meyer Pleite, a nome della commissione per gli affari esteri, sulla raccomandazione del Parlamento europeo al Consiglio sul mandato negoziale relativo all'accordo di associazione tra l'Unione europea e i suoi Stato membri, da un lato, e i paesi dell'America centrale, dall'altro (2006/2222(INI)) (A6-0026/2007), e

- la relazione presentata dall'on. Luis Yañez-Barnuevo García, a nome della commissione per gli affari esteri, sulla raccomandazione del Parlamento europeo al Consiglio sulle linee di negoziato relativo all'accordo di associazione tra l'Unione europea e i suoi Stati membri, da un lato, e la Comunità andina e i suoi paesi membri, dall'altro (2006/2221(INI)) (A6-0025/2007).

 
  
MPphoto
 
 

  Luis Yañez-Barnuevo García (PSE), ponente. – Señor Presidente, en la Cuarta Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe, celebrada en Viena la pasada primavera, se dio luz verde al inicio de negociaciones para un acuerdo de asociación estratégica entre Europa y la Comunidad Andina. En este informe propongo una treintena de recomendaciones para que el Consejo y la Comisión las tengan en cuenta a la hora de establecer las líneas de negociación. Una asociación que pretendemos sea ambiciosa, amplia y de largo alcance, en línea con las gemelas, digamos, con Mercosur y América Central, porque consideramos que es una necesidad estratégica para ambas regiones.

América Latina y Europa están llamadas por la historia, la lengua, la cultura, las creencias y los valores, así como por la común visión del mundo, el apoyo al multilateralismo y al sistema de las Naciones Unidas, a convertirse en aliados estratégicos en un mundo globalizado. Ello es así especialmente para los países andinos donde se encuentran algunas de las bolsas de pobreza extrema y las mayores desigualdades del continente.

El acuerdo deberá tener tres pilares. Uno de carácter político-institucional, uno de cooperación y uno comercial. En el ámbito político y de seguridad deberíamos conseguir una carta euroandina para la paz y la seguridad, la instalación de un diálogo político permanente, la promoción de la calidad de la democracia, la cohesión social, el apoyo a la gobernabilidad, la reducción de la pobreza, los intercambios humanos, la lucha contra el terrorismo, la prevención de conflictos y la coordinación para la reforma de las Naciones Unidas, junto con las operaciones de gestión civil y militar de las crisis.

El segundo pilar es la promoción del desarrollo humano sostenible y el acceso progresivo de los productos andinos a los mercados europeos, en condiciones competitivas, teniendo en cuenta las enormes asimetrías económicas y de grado de integración entre europeos y andinos, lo que significará la revisión de la PAC y de las subvenciones por parte de la Unión.

El tercer pilar es el comercial propiamente dicho, pero a diferencia de otros modelos con terceros países, por ejemplo, los acuerdos de los países andinos con los Estados Unidos, no deben ser stricto sensu acuerdos de libre comercio, o acuerdos de libre comercio sin más, sino que deben tener en cuenta el abismo citado que separa ambas regiones. Sin medidas económicas de acompañamiento, cooperación y existencia financiera, las puras políticas comerciales no cumplirían en esas condiciones su función de contribuir al desarrollo.

La inclusión de los derechos laborales, especialmente de los pueblos indígenas y tribales, la protección de las condiciones dignas de trabajo, la no discriminación y la igualdad laboral entre hombres y mujeres y la erradicación del trabajo infantil deben ser incluidos en el acuerdo. Hay que señalar asimismo especialmente la importancia de la inversión europea como elemento esencial para el desarrollo de aquellos países y, también, la necesidad de que las empresas europeas apliquen, en lo que respecta a las condiciones de trabajo, los mismos estándares que aplican en los países europeos.

La inmigración, como fenómeno y fuente de oportunidades, debe recogerse en el acuerdo, cuidando los derechos de los inmigrantes, así como facilitar, abaratar y dar mayor transparencia y seguridad a las transferencias de remesas.

En el capítulo medioambiental, que debe ocupar un lugar destacado en el acuerdo, se ha de incluir la puesta en común de políticas encaminadas al ahorro de energía, la diversificación, la promoción de energías alternativas y renovables y la reducción de emisiones contaminantes, en la dirección en que ha ido el último Consejo Europeo.

En resumen, el objetivo, señor Presidente, señor Comisario, debe ser, en opinión de este ponente, que en la Quinta Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe, que se celebrará en Lima en 2008, estemos en condiciones de poder firmar este ambicioso acuerdo de asociación estratégica entre la Unión Europea y sus países miembros y la Comunidad Andina y sus países miembros.

 
  
  

PRESIDENZA DELL'ON. MARIO MAURO
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer Pleite (GUE/NGL), Ponente. – Señor Presidente, a nadie se le escapa que este debate que va a tener lugar en la Cámara se produce en un momento importante para América Latina en general, cuyos pueblos parece que están contestando, con mucha fuerza, la política que les ha empobrecido: una política de recetas neoliberales que, en estos momentos, están en cuestión. La reciente visita del Presidente Bush a América Latina es una evidencia más que clara.

Concretamente, respecto del Acuerdo de Asociación con América Central, la Unión Europea tiene una deuda histórica con América Central. Jugamos un papel muy importante en la década de los ochenta, en el proceso de pacificación y democratización de América Central —los acuerdos de San José, Acuerdo de Esquipulas—, en los que la Unión Europea se despegó, con una posición autónoma, respecto de los Estados Unidos y jugó un papel fundamental.

Indudablemente, el momento por el que pasa América Central es muy claro: hay un crecimiento económico muy débil —estamos en el 0,6 %—, niveles de pobreza que siguen siendo similares a los de la década de los noventa, y las desigualdades aumentan.

La verificación de los acuerdos de paz es una asignatura todavía pendiente, lo mismo ocurre en materia de derechos humanos, de impunidad, de corrupción, y la integración regional es todavía muy débil.

En ese contexto, este modesto ponente optó por un determinado informe para concretar el tipo de asociación. Y lo basó en tres pilares fundamentales: el diálogo político para la buena gobernanza, la cooperación al desarrollo que contribuya a eliminar las causas estructurales de la pobreza y de la desigualdad, y un comercio en condiciones de justicia y beneficio mutuo basado en la complementariedad y la solidaridad. Un acuerdo que apueste por una integración regional que contribuya a la redistribución equitativa y justa del ingreso y de la riqueza de Centroamérica. Ése era el contexto. Pretendíamos un acuerdo que no se convirtiera en un acuerdo de zona de libre comercio y de privatización de los servicios públicos. En definitiva, pretendíamos no subordinar la cooperación y el diálogo político a las recetas del libre comercio.

Estoy convencido de que un acuerdo comercial marcadamente neoliberal entre regiones desiguales —en todo el sentido de la palabra—, solamente lleva a profundizar esa desigualdad y propicia el aprovechamiento de una élite empresarial, profundizando un círculo mayor de dependencia, exclusión, pobreza y altísimos costes sociales y medioambientales.

Creo que se debe producir un comercio y una cooperación en función de un desarrollo sostenible a nivel regional para beneficiar a los pueblos, y no una serie de proyectos en beneficio del capital transnacional como el Plan Puebla-Panamá o el Banco Europeo de Inversiones.

Con esa intención elaboré este modesto informe, contando con muchas organizaciones de la sociedad civil de Europa y de América Central. Lógicamente, el informe recibió las consiguientes opiniones de la Comisión de Desarrollo y de la Comisión de Comercio Internacional de la Cámara. Vaya por delante mi agradecimiento a todas las aportaciones que mejoraron el texto desde esta filosofía que pretendía mantener a lo largo de todo el texto.

Expreso mi agradecimiento especial a don Miguel Ángel Martínez por sus siempre justas y solidarias aportaciones, en este caso de la Comisión de Desarrollo. En la opinión de la Comisión de Comercio Internacional, el señor Gianluca Susta, incorporó al texto enmiendas, enmiendas muy importantes que realmente desnaturalizaron el informe que yo pretendía presentar ante la Cámara.

La verdad es que se pretendía un informe equilibrado, basado en esos tres pilares que antes mencioné, pero, en la práctica, el conjunto de enmiendas configuraban un documento que perseguía, fundamentalmente, establecer una zona de libre comercio.

En ese punto, en fin, lo que me cabía era intentar amortiguar al máximo esa visión, es decir, que se intentara hacer ver o creer en Centroamérica que lo que perseguíamos los europeos, fundamentalmente, era una zona de libre comercio. Alcanzamos —y lo agradezco— siete enmiendas de transacción con los señores Salafranca, del Grupo PPE-DE, Obiols, del Grupo del PSE, y Susta, del Grupo ALDE, a los que agradezco, insisto, sinceramente, ese intento para aproximarnos a una amortiguación y no desvirtuar el informe.

Pero también, lógicamente, agradezco las enmiendas del señor Obiols y de la señora De Kayser, del Grupo Socialista Europeo, y del señor Romeva, del Grupo Verde, porque, efectivamente, adjetivan y mejoran este interés por convertir el mandato en un mandato claro de un acuerdo de asociación en esos términos, que excluyera la zona de libre comercio.

Esto ha sido, en parte, afortunado, porque hemos conseguido amortiguar, como decía, puntos tan importantes como la letra v) en donde se recomendaba explícitamente que la zona de libre comercio debería ser un objetivo estratégico prioritario, incluso haciendo menciones al Plan ALCAC y, lógicamente, lo hemos conseguido amortiguar pero no lo suficiente.

No sé si se habrá dado en otras ocasiones, pero voy a hacer una recomendación a mi Grupo para que se abstenga al votar este informe, porque considero que, efectivamente, no alcanza el objetivo que pretendía, a saber, ser un informe equilibrado.

Yo, de todas maneras, tengo mucho interés en conocer la opinión del Parlamento de América Central, el Parlacen, de las organizaciones políticas de América Central, y, lo que sí espero y deseo es que la Comisión Europea, cuando empiece la negociación, tenga en cuanta que allí lo que se nos está pidiendo no es una fotocopia de los Estados Unidos, sino una posición equidistante, diferente y autónoma.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Mandelson, Member of the Commission. Mr President, let me first welcome, also on behalf of my colleague, Benita Ferrero-Waldner, the remarkable work of the two rapporteurs as well the constructive analysis and comments made by the Committee on Foreign Affairs, the Committee on Development and the Committee on International Trade concerning the different aspects and perspectives for future agreements with these regions.

The conclusion of association agreements with Central America and the Andean Community is a long-standing strategic objective for both regions, confirmed repeatedly by the Heads of State and Government at the summits in Guadalajara and Vienna.

With the negotiation of these agreements, the EU shows its commitment to the region and its determination to reinforce its relations with all Latin American countries. Europe and Latin America are natural partners, and closer ties with Central America and the Andean Community will contribute to a stronger partnership, both politically and economically.

The agreements will be negotiated on a region-to-region basis in order to provide further impetus to the regional integration processes both in Central America and in the Andean Community. As repeatedly emphasised, also by the European Parliament, regional integration is key to political and social stability. It will also help to insert these regions more successfully into the world economy by developing larger and more stable economies able to attract investment. Nevertheless, it is worth dispelling the idea that the EU tries to ‘impose’ its own model: regional integration should be developed by each region on the basis of its own ambitions and agenda.

The association agreements are envisaged as comprehensive agreements, embracing the whole array of the multifaceted relations of the EU with both regions: political dialogue, cooperation and trade.

The respect and promotion of democratic principles, fundamental human rights, the rule of law and good governance will remain at the core of our relations with Central America and the Andean Community. In addition, the Commission is of the opinion that the association agreements should pay particular attention to the effective implementation of internationally-agreed standards in the human rights, social, core labour and environmental fields in order to enhance sustainable development.

Concerning political dialogue, these agreements will aim to tackle a wide range of matters, such as climate change, energy, migration and the fight against drugs. These are vital not only for both our regions but also for the entire planet. An enhanced dialogue with Central America and the Andean Community aims to seek constructive engagement towards effective multilateralism and international governance that may respond to the world challenges of the 21st century.

The political chapter of the association agreements will be accompanied by measures aiming to enhance bi-regional trade and investment in a balanced and fair way. This should be pursued not only through the progressive and reciprocal liberalisation of trade in goods and services, but also by establishing a fair and transparent regulatory framework. Asymmetries between our regions should also be taken into account. The trade part of the agreement will be fully consistent with WTO rules and obligations, while going beyond its basic rules, so as to maximise the mutual and long-term benefits of bi-regional trade liberalisation.

Cooperation between the two sides is to be deeply rooted in the global objectives and principles established by our development policy, such as the European Consensus on Development, as well as by the international agreements to which we are party, including the Millennium Development Goals, and the Paris Declaration on Aid Effectiveness. Social cohesion will be a priority. The cooperation chapter should reflect the willingness to work jointly and to exchange experiences. It should also reflect solidarity towards the poorest and most excluded people.

Let me conclude with an overview on the preparation of these negotiations: the draft negotiating directives were adopted by the Commission on 6 December 2006 and are currently under discussion with Member States. The Commission hopes to have the negotiating directives adopted and, if conditions allow, actually to start negotiating with these two Latin American sub-regions within the first half of this year. If we manage to stick to this ambitious timetable, it will be largely thanks to your support and determination to enhance relations between the EU and Latin America, in particular with these two regions.

 
  
MPphoto
 
 

  Miguel Angel Martínez Martínez (PSE), ponente de opinión de la Comisión de Desarrollo. – Señor Presidente, el informe inicial que nos presentó el señor Willy Meyer sobre el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y los países de Centroamérica sirvió de base para la opinión que elaboramos en la Comisión de Desarrollo. Obtuvimos un acuerdo muy general con sus planteamientos y también estuvimos de acuerdo en una serie de recomendaciones de nuestra Comisión de Desarrollo al respecto. El señor Willy Meyer se mostró muy receptivo y firmamos conjuntamente siete enmiendas para introducir las preocupaciones específicas de la Comisión de Desarrollo.

Debo reconocer, colegas, que encuentro muy descafeinado el texto que nos llega al Pleno de la Cámara con respecto a las propuestas iniciales, reorientándolas en gran medida en clave neoliberal, acaso reflejando el pensamiento de la mayoría del Parlamento.

La verdad es que nosotros podemos vivir con esos textos gracias a los compromisos, los votaremos, pero los votaremos sin ningún entusiasmo, sabiendo que no encajan en las necesidades de Centroamérica ni en las aspiraciones de sus pueblos y sabiendo, también, que no aumentará con este texto el crédito de la Unión Europea en esas sociedades.

De las siete enmiendas propuestas por la Comisión de Desarrollo, tres han sido aceptadas, y subrayan que el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica debe incluir la dimensión de la cooperación al desarrollo y, por lo tanto, recoger, como ha dicho el señor Comisario, las prioridades definidas en el consenso europeo de cooperación: es decir, la erradicación de la pobreza y la realización de los Objetivos del Milenio. Acaso esos reconocimientos y la necesidad que sentimos del acuerdo salven, en el texto que votaremos, los mínimos exigibles para nuestro apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Małgorzata Handzlik (PPE-DE), autorka projektu opinii Komisji Handlu Zagranicznego. – Panie Przewodniczący, Panie Komisarzu! Chciałabym podziękować panu posłowi sprawozdawcy za kompleksowe i zrównoważone sprawozdanie, który ma dzisiaj wyjątkowy wymiar. Stanowi bardzo ważny kierunkowskaz i pomoc do negocjacji układu o stowarzyszeniu między Unią Europejską a Wspólnotą Andyjską w bardzo szczególnym dla tego regionu momencie przemian politycznych i gospodarczych.

Wspólnota Andyjska jest wydajnym i spójnym systemem integracyjnym poszczególnych krajów Ameryki Łacińskiej. Dla obu stron, zarówno dla Unii, jak i dla Wspólnoty Andyjskiej, korzystne jest pogłębianie wzajemnych relacji politycznych i gospodarczych. Wytyczne przygotowane dla Rady są spójnym i kompleksowym dokumentem zawierającym potrzebne elementy dla stworzenia warunków satysfakcjonującej współpracy. Sprawozdawca akcentuje ważną rolę, jaką ma do odegrania dialog polityczny, promocja zrównoważonego rozwoju i edukacji, prawa człowieka, ale także walka z handlem narkotykami, bronią oraz zorganizowaną przestępczością. Podkreśla, że podstawą tej współpracy powinien być wolny handel. Układ stowarzyszeniowy musi sukcesywnie liberalizować handel i rozwijać relacje polityczne, przy jednoczesnym promowaniu demokracji, praw socjalnych i kulturalnych charakterystycznych dla regionu.

Z dużym zadowoleniem przyjmuję uwzględnienie we wskazówkach do negocjacji roli małych i średnich przedsiębiorstw w procesie stowarzyszeniowym, którą podkreśliłam w mojej opinii w Komisji Handlu Międzynarodowego. Jak wszyscy dobrze wiemy sektor małych i średnich przedsiębiorstw jest jednym z głównych źródeł wzrostu gospodarczego, ma też kluczowy wpływ na poziom życia mieszkańców oraz na zmniejszenie sfery biedy. Dlatego uważam, że należy położyć szczególny nacisk na promocję tego sektora przez ułatwianie małym i średnim przedsiębiorcom dostępu do pożyczek, eliminowanie niepotrzebnych barier handlowych i wdrażanie programów mających na celu innowację i rozwój.

 
  
MPphoto
 
 

  Gianluca Susta (ALDE), relatore per parere della commissione per il commercio internazionale. Signor Presidente, onorevoli colleghi, io mi soffermo sulla relazione Meyer, che indirizza un'iniziativa importante per l'Unione europea che deve tornare a guardare all'America centrale come un'opportunità e incoraggiare gli scambi commerciali, ridurre progressivamente, nel tempo, le barriere tariffarie e non, la libera circolazione delle persone, dei beni, dei servizi, valorizzando le peculiarità di quei paesi.

Questo significa intensificare la cooperazione e lo sviluppo, la tutela delle dignità sociale e individuale dei soggetti più deboli e la progressiva apertura dei nostri mercati soprattutto ai loro prodotti agricoli tipici, su cui si fonda ancora molta parte del prodotto interno lordo di quei paesi.

La commissione INTA ha offerto un contributo tipico e proprio alle sue competenze ma certamente la crescita della competitività dei paesi dell'America centrale è la condizione essenziale per la stabilizzazione politica di un'area che soffre ancora le conseguenze dello scontro violento tra le istituzioni tiranniche e le forze rivoluzionarie di alcuni anni fa, che ha provocato centinaia e centinaia di migliaia di morti e che ha sconvolto quell'area geopolitica.

L'approccio culturale e politico della relazione è pertanto positivo e non ritengo che sia stata annacquata dalla proposta della commissione INTA. Inoltre, il fatto che siano state recepite sostanzialmente alcune sue indicazioni è stato un contributo inteso a unire la questione della creazione della zona di libero scambio alla più generale complessità dei problemi legati allo sviluppo della democrazia in quell'area geopolitica.

 
  
MPphoto
 
 

  José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, en nombre del Grupo PPE-DE. – Señor Presidente, señor Comisario, señorías, los informes que presentan los señores Yañez y Meyer responden a una vieja reivindicación de nuestro Parlamento para que las comunidades andinas y centroamericanas puedan gozar también de acuerdos de asociación, como sucede con otras áreas de la región, y, por lo tanto, beneficiarse de los instrumentos más afinados, más desarrollados, de que la Unión Europea dispone para sus relaciones con países terceros.

Es evidente, señor Presidente, que no son las dos únicas áreas con las que la Unión Europea está negociando estos acuerdos de asociación. Aprovecho la presencia —con nosotros esta noche— del Comisario de Comercio para pedirle un esfuerzo especial con unas negociaciones que se están dilatando ya desde hace demasiado tiempo, que son las negociaciones que tiene la Unión Europea emprendidas hace tiempo con el Mercosur.

Comprendo las dificultades que pesan sobre ese proceso negociador. No son imputables exclusivamente, por supuesto, a la voluntad de la Unión Europea, pero creo que tendríamos que hacer un esfuerzo para intentar darles un empujón y poder progresar en esta línea.

Quiero señalar, señor Presidente, que en las generaciones primera y segunda de acuerdos entre la Unión Europea y los países de América Latina, se puso el acento en la investigación y el desarrollo, en la tercera generación se puso el acento en la cláusula democrática, y en esta cuarta generación de acuerdos de asociación se pone el acento en una liberalización progresiva y recíproca de los intercambios.

Naturalmente, esto no quiere decir que los aspectos comerciales sean los más importantes. Yo entiendo que esta asociación, como decía el señor Comisario hace un momento, es una asociación que pone los fundamentos de la relación en el diálogo político, en el respeto a los derechos humanos, a los valores democráticos, el respeto al imperio de la ley, y en la lucha contra la corrupción.

Pero es evidente que no podemos soslayar la importancia del libre comercio, que es una reivindicación de los países centroamericanos y andinos, y, en este sentido, lo único que podría recomendar, señor Presidente, es que este calendario tan ambicioso del que nos ha informado el señor Comisario, habida cuenta de que la Comisión ha aprobado las directivas de negociación y el Parlamento las va a aprobar también mañana, se pueda sustanciar en los plazos más cortos y más breves posibles, porque ya hemos esperado demasiado tiempo para que estas comunidades, andina y centroamericana, puedan gozar de estos acuerdos de asociación, como los que tienen México y Chile que, por cierto, han producido excelentes resultados.

 
  
MPphoto
 
 

  Raimon Obiols i Germà, en nombre del Grupo PSE. – Señor Presidente, nuestro Grupo ha estado a la búsqueda de consenso en relación con los informes que han suscrito nuestros colegas, el señor Yañez y el señor Meyer. Hemos buscado enmiendas de transacción, porque consideramos importante transmitir el mensaje a las subregiones latinoamericanas concernidas de que lo que la Unión Europea propone no es un simple tratado de libre comercio, sino un tipo de acuerdo más global que tenga en cuenta fundamentalmente los aspectos de concertación política y de cooperación al desarrollo.

Si he comprendido el fondo de la discusión que se ha producido en este Parlamento alrededor de estos dos informes, entiendo que lo que hay es la posición de representantes del Grupo Popular, que enfocan más estas eventuales negociaciones desde una perspectiva de énfasis en los aspectos de libre comercio, mientras que otros, entre los cuales se incluye nuestro Grupo Socialista, dan más importancia a los aspectos de concertación política, de solidaridad, de apoyo a la institucionalidad democrática, a la lucha contra la pobreza y contra la violencia.

Si contemplamos lo que es el cuadro concreto de las relaciones comerciales entre la Unión Europea y América Central, por ejemplo, vemos que el comercio de la Unión Europea con América Central representa aproximadamente un 0,3 % de nuestros intercambios comerciales exteriores y que, incluso en América Central, la relación de intercambio comercial con la Unión Europea representa no más del 9 o el 10 % de su relación comercial exterior.

Si aplicamos la máxima clásica primum vivere, deinde philosophare, podemos llegar rápidamente a la conclusión de que lo más vital en nuestra relación, teniendo en cuenta la situación en estos países, no es tanto el intercambio comercial como aspectos de lucha contra la pobreza, contra la inseguridad, contra la violencia y, en algunos países, contra el peso crecientemente determinante del narcotráfico y del crimen organizado. Ahí está el tema fundamental.

Hace poco tiempo murió un gran periodista europeo, el polaco Kapucinski, que, refiriéndose a estos países, decía que sólo atraen nuestra atención cuando hay derramamiento de sangre y añadía «esto es triste, pero es así». Me parece evidente que estamos frente a una situación en la cual la pérdida de atención, después de diez años de la firma de los acuerdos de paz en América Central, debe revertir en una atención superior y en aprovechar al límite las posibilidades que se ofrecen con la apertura de negociaciones para un acuerdo de asociación que debe contar, desde nuestro punto de vista, con el apoyo más consensuado y mayoritario de esta Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Leopold Józef Rutowicz, w imieniu grupy UEN. – Panie Przewodniczący! Chciałbym podziękować sprawozdawcom panu Pleite i panu García za dobrze wykonaną pracę w sprawie układów stowarzyszeniowych z państwami Ameryki Środkowej. Cel polityczny polegający na zwiększeniu współpracy, sprawozdania te wyczerpują.

Kraje Ameryki Środkowej związane z kulturą europejską, łacińską są nam bliskie i naturalną sprawą jest podjęcie negocjacji o stowarzyszeniu. Układ ma zabezpieczyć nam oraz im lepszą pozycję w zglobalizowanym świecie. Nasza pomoc dla tego obszaru ma obecnie w większości charakter humanitarny. Dajemy rybkę a nie wędkę. Wędkę dają Chiny, Indie, kapitał światowy budując drogi, kopalnie, zakłady, dając pracę i z powodzeniem sprzedając swoje towary.

Nasze negocjacje o stowarzyszeniu powinny nam zabezpieczyć takie związki gospodarcze, które będą korzystne dla Europy i innych państw stowarzyszonych Ameryki Środkowej. Tylko na takim fundamencie można budować trwały układ gospodarczy, polityczny i związki między społeczeństwami. Niech kapitał europejski, oprócz wsparcia Chin i Indii, silniej zaangażuje się w państwach, z którymi zamierzamy zawrzeć układ o stowarzyszeniu.

Układy stowarzyszeniowe innych państw z Unią Europejską mają duże znaczenie polityczne i o ile będą trwale zabezpieczać współpracę gospodarczą zdadzą swój egzamin.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor Presidente, yo también quiero empezar felicitando a los dos ponentes por el esfuerzo de buscar un consenso entre los grupos, a la hora de establecer el mandato de negociación de los acuerdos de asociación con América Central y con la región andina.

Sin embargo, como también se ha dicho, hemos podido constatar, en el proceso de elaboración de estos informes, que existen profundas e importantes diferencias entre los grupos. A pesar de los esfuerzos de los ponentes, el texto final ha quedado realmente desequilibrado en los tres elementos fundamentales de este acuerdo: el diálogo político, la cooperación y el comercio.

A nuestro entender, una zona de libre comercio no es un objetivo realista ni adecuado para regiones tan vulnerables como las que aquí estamos tratando.

Por ello, entendemos que se ha perdido una buena oportunidad para alentar unas relaciones birregionales que permitan fortalecer una visión multidimensional de las mismas y que garanticen un desarrollo humano sostenible de los pueblos andino y centroamericano. Por ello, nuestro Grupo —a nuestro pesar y con la intención de mostrar que queremos seguir trabajando, pero lamentando que no se haya conseguido un resultado mejor en ambos informes— se abstendrá en la votación de mañana.

 
  
MPphoto
 
 

  Jens Holm, för GUE/NGL-gruppen. – Herr talman! Dessa betänkanden kräver att utvecklingsländerna skall avreglera, ge europeiska företag makten vid offentlig upphandling, skydda europeiska och nordamerikanska patent, göra allt för att europeiska storföretags investeringar skall skyddas. I ett av betänkandena kräver man t.o.m. att det skall upprättas ett frihandelsområde och nu citerar jag ”utan att exkludera någon sektor”. Sug på den formuleringen. Nej, det är inte denna väg vi skall gå. Ju mer man avreglerar desto bättre blir det kanske för storföretagen, men desto sämre för dem som skall skyddas av de lagar man tar bort, dvs. arbetarna, miljö och lokala småföretag.

Två exempel: Det är bra för Monsanto om de lyckas patentera grödor i Sydamerika, men dåligt för bönder och miljön och bra för europeiska vårdbolag om vårdsektorn konkurrensutsätts, men dåligt för dem som inte har råd att betala för vården. Det finns ett alternativ: rättvis handel istället för otyglad frihandel, samarbete och trygghet istället för konkurrens och marknadsvansinne. Det är både vad Europas och Latinamerikas folk behöver. Nu ska jag avsluta med den förenade vänstergruppens hållning, nämligen att vi avstår från att rösta.

 
  
MPphoto
 
 

  Gerard Batten, on behalf of the IND/DEM Group. – Mr President, what is the best way of increasing living standards and human and civil rights in Central American and the Andean Community countries? The question could equally well be applied to the whole of Central and South America and the rest of the economically developing world.

It is in the long-term self-interest of the economically developed and democratic world to use its economic strength to promote economic growth and democracy in the developing world. The best way to do this is by reducing trade barriers worldwide and by concluding trade and cooperation agreements conditional on respect for the rule of law, respect for property and contract rights and respect for human and civil rights.

We have seen how China, even while under the yoke of a dictatorial communist regime, can nevertheless achieve staggering economic development when it embraces capitalist, free-market practices. Capitalism, for all its faults, works. It delivers prosperity, choice and the conditions required for democracy and civilised values. Socialism, for all its idealism, does not work. It delivers oppression, lack of choice and material and political stagnation.

So what the developing countries of the world need is not to follow the example of the quasi-Marxist European Union. They do not need what these reports recommend, which is the export of the worst features of the European Union: economic and political integration and harmonised legislation.

The last thing that these countries need is to follow the example of the failing economic model and increasingly centralised European Union, with its increasingly undemocratic and unaccountable political institutions. These reports call for free trade – which is good – but that must not be conditional on recreating the failing structures of the European Union.

 
  
MPphoto
 
 

  Marcello Vernola (PPE-DE) . – Signor Presidente, onorevoli colleghi, innanzitutto mi congratulo con il relatore Luis Yañez-Barnuevo García per la relazione sull'accordo con la Comunità andina, perché è basata sui tre pilastri, ha offerto un quadro non limitato agli aspetti economici. Era infatti nelle aspirazioni di tutte le istituzioni di includere nel futuro accordo di associazione le questioni come la disoccupazione, la sicurezza, la migrazione, lo sviluppo sociale, l'ambiente, lo sviluppo sostenibile, e quindi la stabilità politica.

È nostra preoccupazione affermare la tutela dei diritti umani, civili e politici, economici e sociali e ancora, in linea con le politiche dell'Unione europea, la biodiversità e la protezione degli ecosistemi. Si pone l'esigenza di combattere il lavoro minorile e di garantire investimenti nell'istruzione, nella ricerca, nella scienza e nella tecnologia. Le grandi diversità, interne all'area della Comunità andina, impongono un impegno sulla riduzione delle povertà. Abbiamo anche voluto tutti sottolineare la necessità di sconfiggere la piaga del narcoterrorismo e fare il possibile per sradicare la criminalità organizzata, la corruzione, l'impunità, il terrorismo, il riciclaggio di capitali e il traffico delle armi. Attraverso questo accordo occorre dunque promuovere l'occupazione e soprattutto le coltivazioni alternative alla droga.

Auspichiamo inoltre che l'associazione dia nuovo impulso alle liberalizzazioni del mercato e degli scambi commerciali con la zona di libero scambio, alle tariffe doganali controllate, nonché alla semplificazione e all'armonizzazione dei regimi doganali. E ancora, occorre garantire sicurezza giuridica per gli investitori, ribadendo un secco no alle nazionalizzazioni di imperio che abbiamo visto effettuare in questi ultimi tempi.

 
  
MPphoto
 
 

  Józef Pinior (PSE). – Panie Przewodniczący, Panie Komisarzu! Przede wszystkim pragnę wyrazić uznanie dla Willy Meyera Pleite za przygotowanie sprawozdania zawierającego zalecenia Parlamentu Europejskiego dla Rady w sprawie wytycznych dotyczących negocjacji o stowarzyszeniu między Unią Europejską a krajami Ameryki Środkowej oraz dla Luisa Yañez-Barnuevo Garcíi za przygotowanie sprawozdania zawierającego zalecenia Parlamentu Europejskiego dla Rady w sprawie wytycznych dotyczących negocjacji układu o stowarzyszeniu między Unią Europejską a Wspólnotą Andyjską.

Zalecenia Parlamentu Europejskiego podkreślają, że zarówno stopniowa liberalizacja wymiany handlowej, jak i dialog polityczny i współpraca, wspieranie trwałego rozwoju społecznego, spójności społecznej, utrwalania demokracji, państwa prawa oraz pełnego poszanowania praw człowieka, praw obywatelskich, politycznych, gospodarczych, społecznych, nie zapominając o kulturowym i środowiskowym wymiarze tychże praw, są celami układów stowarzyszeniowych.

Kraje Wspólnoty Andyjskiej oraz kraje Ameryki Środkowej dokonały w ostatnich dwudziestu latach pokojowego przejścia od systemów autorytarnych do demokracji. Wspólnota Europejska odgrywała w latach 80’ znaczącą rolę w tych procesach. Parlament Europejski w swoich zaleceniach odwołuje się właśnie do tej tradycji.

Liberalizacja handlu nie może być obecnie celem samym w sobie, powtarzam, liberalizacja handlu nie może być obecnie celem samym w sobie, lecz drogą do utrwalenia w Ameryce Łacińskiej demokracji i rządów prawa, rozwoju społecznego i zrównoważonego rozwoju. Układy o stowarzyszeniu Unii Europejskiej z krajami Ameryki Środkowej oraz ze Wspólnotą Andyjską muszą łączyć politykę, handel i rozwój.

 
  
MPphoto
 
 

  Ryszard Czarnecki (UEN). – Panie Przewodniczący! W Ameryce Środkowej pojęcie Unia Europejska staje się powoli pojęciem ze słownika wyrazów nieznanych. Europejskie wpływy polityczne w tym regionie maleją, mimo, że jeszcze w latach osiemdziesiątych właśnie kraje europejskie wspierały proces demokratyzacji tego regionu.

W ciągu jedenastu lat o 11% spadły obroty handlowe między Unią a Ameryką Środkową, do 13% obecnie, mimo jednostronnych preferencji z naszej strony. Układ o stowarzyszeniu może tę sytuację nieco zmienić.

Drugi układ stowarzyszeniowy ze Wspólnotą Andyjską przypada na bardzo ciekawy politycznie okres w tym regionie. Zwycięstwa antyamerykańskiej lewicy w Wenezueli, Boliwii, zmiana układu sił na tym obszarze stanowi dla Unii wyzwanie. Faktycznie sprzyja to procesowi integracji gospodarczej i politycznej całej Ameryki Łacińskiej w stopniu większym niż gwarantuje to MERCOSUR.

Dziękuje za pracę wykonaną przez sprawozdawców Williego Meyera Pleite'a oraz Luisa Yañez-Barnuevo Garcíę. Żałuję, że w tak ważnych kwestiach debatujemy niedługo przed północą.

 
  
MPphoto
 
 

  Willy Meyer Pleite (GUE/NGL). – Señor Presidente, en este caso aprovecho el turno de intervención para exponer la posición de mi Grupo, el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, en relación con el informe de mi colega, el señor Yañez.

Como él bien entenderá, la orientación que vamos a dar al voto va a ser la misma que la que dimos para el informe que he tenido el gusto de presentar a la Cámara, es decir, una abstención. Por los mismos motivos, y sabiendo que el señor Yañez ha realizado un verdadero esfuerzo por presentar un proyecto muy equilibrado con el acento en lo más fundamental que en este momento está pidiendo América Latina, que es la parte del diálogo político y de la cooperación. Porque en la parte referente a la cooperación podemos jugar un papel muy importante respecto al papel que están desempeñando los Estados Unidos en América Latina y, desgraciadamente, la pluma de otros colegas, fundamentalmente la pluma de la Comisión de Comercio Internacional, que ha variado de forma sustancial este enfoque.

Nos vamos a la abstención. La verdad es que a veces nos pide el cuerpo incluso ir un poquito más lejos. Pero vamos a la abstención porque también creemos que tenemos que escuchar la opinión de América Latina y, en este caso, también a las organizaciones sociales de allí. Vamos a estar muy atentos para contribuir desde esta abstención al debate fundamental que va a ser el Acuerdo de Asociación con América Central, de una manera muy crítica, para que, efectivamente, se alcance un acuerdo de asociación que no sea una zona de libre comercio.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE-DE). – Panie Przewodniczący! Mimo niezaprzeczalnego wkładu, jaki Unia Europejska wniosła w umacnianie procesu pokojowego i budowanie demokratycznych struktur w rejonie Ameryki Środkowej, jej rola w ostatnim dziesięcioleciu wyraźnie osłabła.

Jak już tu zostało powiedziane tę tendencję można również zaobserwować w stosunku do wymiany handlowej, która zmniejszyła się z 24% do zaledwie 13% w roku 2001. Ta sytuacja bardzo wyraźnie wskazuje jak istotne jest podpisanie nowego układu stowarzyszeniowego między Unią Europejską a krajami Ameryki Środkowej.

Układ ten, oprócz niekwestionowanych korzyści gospodarczych, będzie nakładał na kraje Unii Europejskiej także pewne obowiązki, związane przede wszystkim ze wspieraniem procesów demokratycznych i decentralizacyjnych oraz poprawą efektywności administracji w walce z przemocą, korupcją czy problemem naruszenia praw człowieka. Obowiązki te są więc powodem, dla którego przyszła umowa stowarzyszeniowa powinna być nie tylko umową handlową, ale również powinna zawierać współpracę na gruncie politycznym i społecznym. Walka z ubóstwem, nierównością społeczną może stać się narzędziem niezwykle pomocnym w procesie umacniania demokracji, odzyskiwania zaufania przez instytucje publiczne, a także elity polityczne, które powinny stać na straży tych wartości

Kolejnym, bardzo ważnym elementem zawartym w przyszłym układzie stowarzyszeniowym wydaje się być określenie norm związanych z ochroną środowiska naturalnego. Pomocnym środkiem w ich egzekwowaniu z pewnością będzie sprawdzony we wcześniejszych przypadkach system zachęt.

Wszystkie wymienione przeze mnie elementy powinny stać się częścią przyszłej umowy stowarzyszeniowej i zarazem filarami współpracy między Unią Europejską a krajami Ameryki Środkowej. Tylko bowiem poprzez aktywną rolę i zaangażowanie w tym rejonie można przyczynić się do jego rzeczywistego rozwoju gospodarczego, stabilności społecznej i politycznej oraz utrwalania wartości demokratycznych.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. La discussione è chiusa.

La votazione avrò luogo giovedì alle 12.00.

 
Jogi nyilatkozat - Adatvédelmi szabályzat