Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2005/2242(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0158/2007

Textos presentados :

A6-0158/2007

Debates :

PV 24/05/2007 - 4
CRE 24/05/2007 - 4

Votaciones :

PV 24/05/2007 - 9.3
CRE 24/05/2007 - 9.3
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0214

Debates
Jueves 24 de mayo de 2007 - Estrasburgo Edición DO

4. Cachemira: situación actual y perspectivas (debate)
PV
MPphoto
 
 

  La Presidenta. De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0158/2007) de la baronesa Nicholson de Winterbourne, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores sobre Cachemira: situación presente y perspectivas futuras (2005/2242(INI)).

 
  
MPphoto
 
 

  Nicholson of Winterbourne (ALDE), ponente. – (EN) Señora Presidenta, tengo el honor de presentar el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores titulado «Cachemira: situación actual y perspectivas futuras».

Este informe contrasta acertadamente la democracia secular más grande del mundo, que tiene estructuras delegadas en todos los niveles –la India, que incluye Jammu y Cachemira–, y Pakistán, que aún no ha aplicado la democracia plenamente en Azad Jammu y Cachemira y tiene que tomar medidas hacia la democracia en Gilgit y Baltistán. También subraya el hecho de que hay pruebas suficientes de que durante muchos años Pakistán ha proporcionado a los combatientes cachemires entrenamiento, armas, financiación y refugio y les ha alentado a cometer atrocidades en el lado administrado por la India. Denuncia con firmeza las violaciones de los derechos humanos en Jammu y Cachemira.

También es constructivo porque subraya el patrimonio común compartido por la India y Pakistán, ejemplificado en la antigua cultura de Jammu y Cachemira, y reconoce y valora el pluralismo, el multiculturalismo y la pluralidad religiosa y las tradiciones seculares de los pueblos de Jammu y Cachemira, que se han mantenido vivos en la parte india de la región.

Se trata de un informe equilibrado, que denuncia el terrorismo y a quienes lo apoyan; promueve una visión de paz, coexistencia, amistad e integración económica y comercio entre los pueblos de ambos lados de la frontera y en Gilgit y Baltistán en la línea del modelo de la Unión Europea.

Insto a esta Cámara a que lo apruebe en su totalidad, con determinadas enmiendas, para enviar un mensaje inequívoco a los que alteran la paz en esa parte del mundo de que la comunidad internacional no tolerará el extremismo ni el terrorismo y de que respetamos y defendemos los derechos y la identidad étnica del pueblo de Cachemira.

Tengo conmigo una declaración firme –de esta mañana– de Mohtarma Benazir Bhutto, Presidenta del Partido Popular de Pakistán, en la que acoge con satisfacción este informe porque llama la atención sobre el derecho de autodeterminación del pueblo de Cachemira; porque reafirma el compromiso de la UE con la resolución de disputas por medios pacíficos; porque toma nota del impacto del terremoto e insta a la Unión Europea a ayudar y apoyar a los cachemires; porque apoya el papel del proceso de paz y avanza hacia una solución duradera para los cachemires basada en la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales; porque insta a los Gobiernos indio y pakistaní a facilitar el alto al fuego en la Línea de Control pidiendo a los grupos armados que se desarmen, se desmovilicen y rehabiliten; porque insta al Gobierno pakistaní a transformar el alto al fuego imperante en Siachin desde 2003 en un acuerdo de paz duradero; porque insta a ambos Gobiernos a permitir que las organizaciones internacionales de derechos humanos tengan acceso inmediato e ilimitado a todas las partes del antiguo principado para investigar las situación de los derechos humanos; porque pide al Gobierno indio que ponga fin a todas las prácticas de asesinatos extrajudiciales, desapariciones, torturas y detenciones arbitrarias en Jammu y Cachemira; porque pide a las autoridades indias y pakistaníes que reduzcan las restricciones de viaje entre Srinagar y Muzaffarabad; porque pide a Pakistán que revise sus conceptos de derechos fundamentales y libertad de expresión, libertad de asociación, libertad de credo en Azad Jammu y Cachemira y Gilgit y Baltistán; porque pide que se celebren las primeras elecciones en Gilgit y Baltistán y una mayor representación democrática en las Regiones del Norte. Apoya firmemente este informe.

Estoy orgullosa de informar a la Cámara de que el diputado Imran Khan, ex capitán del equipo de críquet de Pakistán y jefe del partido político Tehreek-e-Insaaf, ha declarado hoy su pleno apoyo a este informe.

La situación del pueblo cachemir preocupa a la comunidad internacional desde hace casi 60 años. La Unión Europea apoya firmemente la integración regional, la liberalización comercial y la cooperación económica. El Parlamento Europeo está realmente interesado en todos los aspectos de la situación.

Permítanme llamar su atención sobre los cientos de jóvenes que se han manifestado a favor de este informe, reclamando las libertades democráticas que nosotros recomendamos. La policía les ha golpeado, destruyendo sus pancartas y peticiones a la ONU. Han vuelto a manifestarse. Han secuestrado a doscientos familiares suyos y desde entonces no se sabe nada de ellos. Posteriormente, miles de ciudadanos de Azad Jammu y Cachemira han celebrado reuniones y han prometido su apoyo al informe.

A lo largo de la frontera en Jammu y Cachemira, la India sigue siendo criticada por fuerte presencia militar. El informe se muestra firme sobre los derechos humanos en Jammu y Cachemira, así como en las otras regiones.

En Gilgit and Baltistán, los ciudadanos siguen viviendo en la pobreza, el analfabetismo y el retraso.

El informe deja claro su apoyo al actual proceso de paz. Reconoce la herencia antigua y única del pueblo cachemir. Refleja muchos principios de la Unión Europea. Espero sinceramente que esta Cámara apoye el informe de todo corazón en la votación de hoy igual que lo apoyó la Comisión de Asuntos Exteriores.

 
  
MPphoto
 
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, he seguido con gran interés el animado debate en la Comisión de Asuntos Exteriores acerca del informe sobre Cachemira de la baronesa Nicholson. Este informe nos da mucho que pensar. Es demasiado completo para responder en detalle, pero quiero reflexionar sobre algunas cuestiones que plantea.

La insistencia en Cachemira es oportuna. En el frente político ha habido muchos acontecimientos positivos que, por primera vez en muchos años, alientan un poco la esperanza de que se resuelva este antiguo contencioso. Tanto la India como Pakistán han indicado que la Línea de Control podría convertirse en una «frontera blanda».

La Unión Europea ha expresado su firme apoyo al proceso de reconciliación entre la India y Pakistán. Pero el camino sigue lleno de trampas. Es alentador que el proceso de diálogo siga adelante a pesar del terrorismo. Yo estaba en Delhi cuando ocurrieron los terribles atentados contra el expreso diario Lahore-Samjhota el pasado mes de febrero.

Sin duda sería trágico que los terroristas tomaran de rehén el proceso de paz. La única alternativa es que ambos países aborden sus diferencias a través del diálogo. Esto conducirá finalmente, espero, a una resolución de todas las cuestiones bilaterales. También creo que es importante que los propios cachemires se hayan implicado más en la organización del proceso de paz.

Quiero decir unas palabras sobre el terrible terremoto que asoló Cachemira la mañana del 8 de octubre de 2005 y que, como describe el informe de la baronesa Nicholson, tuvo un efecto devastador en las vidas de los cachemires a ambos lados de la Línea de Control, sobre todo en la Cachemira administrada por Pakistán y en la Provincia Fronteriza del Noroeste. Tuve la oportunidad de visitar las zonas afectadas por el terremoto cuando visité Pakistán para representar a la Comisión Europea en la conferencia de reconstrucción tras el terremoto de noviembre de ese año.

La Comisión Europea respondió a esta tragedia prestando en concepto de ayuda humanitaria 48 millones de euros y comprometiéndose, en diciembre de 2005, a llevar a cabo un programa de 50 millones de euros sobre «Recuperación tras el terremoto y apoyo a la reconstrucción de Pakistán», que abarca rehabilitación y educación y ayuda sanitaria a las zonas afectadas, un programa de educación de emergencia y programas de recuperación del modo de vida basados en la comunidad. Así pues, estamos intentando hacer lo que recomienda el informe, a saber, ayudar a los más vulnerables y restaurar las actividades económicas en la zona afectada.

Esta respuesta al terremoto se añade a otros programas de desarrollo en Pakistán amparados en nuestra estrategia para el país. Aunque la Comisión ha reaccionado rápido a este desafío, creo que el esfuerzo de reconstrucción durará unos años. El programa de reconstrucción de la Comisión se aplicará durante un período de cinco años.

En cuanto a las Regiones del Norte de Pakistán, durante muchos años la Comisión ha desarrollado activamente los recursos humanos, mejorando el sistema educativo público y cooperando con los Servicios de Educación Aga Khan. Al aplicar nuestros programas, nos aseguramos de que todas las comunidades –y escuelas estatales– se beneficien de los proyectos.

Antes de concluir, quiero dar las gracias a la baronesa Nicholson por las palabras de aliento que ha encontrado para reconocer el trabajo de las delegaciones de la Comisión en Islamabad y Nueva Delhi. Se lo agradecemos.

Solo quiero añadir que me encantaría quedarme para todo el debate pero, como he comunicado, tengo que irme antes del final debido a compromisos previos que no he podido aplazar tras el cambio del orden del día del Parlamento, pero mi colega, la señora Grybauskaitė, se quedará hasta el final del debate.

 
  
MPphoto
 
 

  Charles Tannock, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (EN) Señora Presidenta, la trágica y sangrienta disputa entre el hermoso territorio del Himalaya y el antiguo principado de Cachemira entre los dos grandes países del sudasiáticos, la India y Pakistán, es una de las más antiguas del mundo, y se remonta a las resoluciones número 39 y 47 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 1948.

Apoyo firmemente el informe Nicholson y felicito a la ponente por su contenido y calidad, después de reequilibrarlo notablemente en comisión, tanto en el tono como en términos de su enfoque. El informe es preciso y sobre todo reconoce que las actuales conversaciones bilaterales destinadas a recuperar la confianza entre los Gobiernos indios y pakistaní siguen siendo la mejor estrategia para conseguir una paz justa y duradera entre estos dos Estados dotados de armas nucleares. Mi colega británico, el señor Bushill-Matthews, que votó en contra del informe en la Comisión de Asuntos Exteriores, me informa de que ahora apoyará el informe, lo que indica cómo ha progresado en el paso por sus diferentes fases.

Por suerte, desde el alto al fuego del 25 de noviembre de 2003, ahora estamos presenciando uno de los períodos más pacíficos en términos de acción militar, desde la guerra indo-pakistaní de 1971: un alto el fuego que ha sobrevivido a graves provocaciones contra el Gobierno de la India, incluidos los bombardeos terroristas en Mumbai. No obstante, los Pandits cachemires siguen afirmando que los terroristas que se infiltran por las fronteras están intentando hacer una campaña de limpieza étnica en contra de la población local hindú, aunque en una escala muy reducida.

Asimismo, el informe pide que se limite la presencia militar india y que las fuerzas de seguridad respeten los derechos humanos, el bienestar de la población civil y la observancia de las órdenes del tribunal.

El informe subraya la falta de una verdadera democracia en Azad Cachemira y, en particular, por primera vez, la situación de los habitantes de Gilgit-Baltistán. También se han expresado preocupaciones en AJK sobre una serie de cuestiones, incluidos los derechos de las mujeres y los derechos de las minorías religiosas. Yo, y muchos colegas, acogemos con satisfacción en 2005 el lanzamiento de un servicio de bus en la línea de control entre Srinagar y Muzaffarabad, lo que permitió que familias separadas se reunieran después de casi 60 años, y espero que, en última instancia, las fronteras, incluida la línea de control, solo sea una línea en el mapa cada vez más irrelevante.

La UE ya lo ha demostrado con sus cuatro libertades de circulación de personas, mercancías, servicios y capital. Una visión de futuro similar de una comunidad económica del sur de Asia para 2025 exigirá libre comercio en la línea de control. Tanto la India como Pakistán han cooperado positivamente tras el terremoto de octubre en Cachemira y han prestado ayuda humanitaria a miles de víctimas y de personas desplazadas. Pero queda mucho por hacer para instalar permanentemente a las poblaciones desplazadas.

En mi opinión, el papel de la UE es ayudar a una solución pacífica del problema sobre el antiguo principado y actuar como un honesto agente pacificador, pero solo si los Gobiernos soberanos nos piden ayuda, pues en última instancia, consideramos que la disputa de Cachemira es una cuestión bilateral.

Por último, quiero aprovechar esta oportunidad para repetir mi llamamiento a todas las partes que apoyan a los radicales que favorecen una yihad violenta para que detengan sus actividades de inmediato.

 
  
MPphoto
 
 

  Jo Leinen, en nombre del Grupo del PSE.(DE) Señora Presidenta, Señorías, la India y Pakistán han librado tres guerras por la región de Cachemira. Esto me recuerda la disputa entre Alemania y Francia por la región de Alsacia-Lorena, lugar donde se está celebrando esta sesión. En esta región también se libraron tres guerras, pero tras la Segunda Guerra Mundial Alemania y Francia decidieron poner fin a la confrontación y hacer de la cooperación la máxima de su política. Los éxitos de esta política pueden verse hoy en la Unión Europea.

Al Grupo Socialista en el Parlamento Europeo también le gustaría que la India y Pakistán dejaran la confrontación e hicieran de la cooperación la máxima de su política. Los ciudadanos de la región de Cachemira se beneficiarían enormemente y toda la región florecería. Creo que la SAARC (Asociación para la Cooperación Regional de Asia Meridional) tiene el potencial de ser un éxito similar.

Evidentemente, la paz florece donde prevalece la democracia. En este informe somos muy críticos con la ausencia de democracia –los déficit democráticos– en la región de Cachemira, y también con las muchas violaciones de los derechos humanos. Los ciudadanos están sufriendo a ambos lados de la Línea de Control. Por tanto, pedimos a todas las partes implicadas que introduzcan la democracia y el respeto de los derechos humanos de una vez por todas.

Sabemos que hay muchísima violencia dentro de la región y también infiltración del exterior, y que 80 000 personas han perdido sus vidas. Tiene que haber un final a la llegada de grupos violentos a la región desde el otro lado de la frontera. Por supuesto, también pedimos al ejército que respete los derechos humanos. Solicitamos asimismo a las comisiones de derechos humanos que penalicen, incluso en los tribunales, las violaciones de este tipo que suceden en ambos países. Es inaceptable que se secuestre, se torture y se mate con impunidad.

En nuestra opinión, la UE debería apoyar la rehabilitación ambiental y económica de la región. Se ha hecho un excelente trabajo en el ámbito de la ayuda humanitaria, como he podido ver con mis propios ojos. Este compromiso debe proseguir. Este informe es el primero en el mundo que trata el tema de Cachemira. Quiero dar las gracias a la ponente por el valor que ha tenido al incluir bastantes cosas en su informe. Hemos estado luchando durante meses. Creo que este informe ayudará a los habitantes de la región y también al proceso de paz entre India y Pakistán.

 
  
MPphoto
 
 

  István Szent-Iványi, en nombre del Grupo ALDE. (HU) En primer lugar, quiero felicitar a la baronesa Nicholson por su exhaustivo e importante informe. Sé que ha estado sometida a toda clase de presiones, pero ha sido capaz de resistirlas. Soy consciente de que no es fácil para un diputado británico liberarse de las consideraciones políticas interiores, y ella lo ha conseguido. Por tanto, merece todo nuestro respeto, y yo apoyo el informe.

La Unión Europea está asumiendo un compromiso importante para reparar el daño causado por el terremoto en Cachemira. Hemos acordado dar una ayuda de 100 millones de euros, y en los próximos años ofreceremos 200 millones a Pakistán y 470 millones en forma de ayuda al desarrollo. Esto significa que tenemos una base moral para expresar una opinión sobre estas cuestiones.

A todos nos preocupa mucho que a ambos lados de la Línea de Control estén ocurriendo graves violaciones de los derechos humanos. Pero es muy alentador que el Primer Ministro Singh de la India haya anunciado una política de tolerancia cero, y durante los últimos años se han dado pasos muy positivos en el territorio controlado por la India. Esperamos lo mismo de Pakistán.

También esperamos que Pakistán tome medidas mucho más firmes contra los extremistas y los terroristas, y que no les permita pasar la frontera hacia el territorio controlado por la India. El conflicto no es solo una cuestión de fronteras. No puede resolverse de un día para otro. La primera condición para crear confianza es que se resuelva el conflicto.

El informe de la baronesa Nicholson demuestra que se necesita una mejora real en la situación actual. Hay que crear las condiciones sociales y económicas necesarias. La reunificación familiar tiene que ser posible. Hay que fomentar los vínculos comerciales, desarrollar la infraestructura, establecer nuevas instituciones educativas y crear empleo. Pero esto no basta. Es necesario, pero no suficiente. Es importante que comience el diálogo político con el Gobierno indio, el Gobierno pakistaní y todo el espectro de la vida política cachemir, con todas las autoridades que están dispuestas a abandonar el uso de la fuerza.

Es muy importante que los cachemires se impliquen en encontrar una solución al problema, porque no habrá solución duradera al problema de Cachemira mientras los líderes elegidos libre y democráticamente no puedan tomar parte. En mi opinión, la India ha demostrado un alto grado de flexibilidad en los últimos tiempos, y por esta razón esperamos lo mismo de Pakistán, puesto que nos unen vínculos muy estrechos con ambos países. Ambos países son socios importantes para nosotros, y redunda en nuestro interés que pongan fin a su conflicto de forma pacífica y constructiva, y que mientras tanto todo se haga en una atmósfera de confianza y diálogo.

 
  
MPphoto
 
 

  Cem Özdemir, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señora Presidenta, Señorías, quiero comenzar dando las gracias a la ponente, baronesa Nicholson, por su informe. También quiero dar las gracias a los diputados que han ayudado a conducir este difícil y controvertido informe en la dirección de un compromiso, y que por tanto nos han ayudado a todos a avanzar. Pero creo que aún nos queda un trecho por recorrer en la votación de hoy antes de tener un informe que –sin atraer la censura de la India, Pakistán u otro país– en última instancia sirva a nuestro objetivo común de ayudar a Cachemira a convertirse en una región caracterizada por la paz, la prosperidad y el respeto por el medio ambiente y los derechos humanos. Podemos hacer una importante contribución si juntos encontramos la fuerza de voluntad y nos centramos en el núcleo de la cuestión. Este es un informe sobre Cachemira, no sobre la India o Pakistán. Es perfectamente justificable elaborar informes similares.

Quiero señalar que una gran parte de la crítica a la India o Pakistán en el informe es sin duda legítima; en particular en el caso de Pakistán podría haberse dicho mucho más. Pero este no es el lugar para un debate sobre Pakistán, puesto que estamos hablando de Cachemira. Desde tiempos inmemoriales, Cachemira ha sido un cruce de caminos entre Oriente Próximo, Asia Central y el sureste asiático. La región, que ha sido objeto de una canción de Led Zeppelin, puede volver a ser una región en la que las personas de todas partes de Cachemira puedan vivir juntas, en paz y prosperidad. Contribuyamos hoy a eso. Sería la mejor contribución que podríamos hacer en la lucha contra el terrorismo. La región no necesita más fuerzas armadas; necesita menos armas, menos fuerzas armadas. El Parlamento debería enviar hoy una señal a la India y Pakistán para que sigan por el camino de la paz; para que hagan todo lo posible por aumentar la irrelevancia de la frontera, para que un día Cachemira pueda ser una región pacífica y próspera.

 
  
MPphoto
 
 

  Erik Meijer, en nombre del Grupo GUE/NGL. (NL) Señora Presidenta, durante mucho tiempo Europa decidió cómo debían gobernarse otras partes del mundo. Uno de los efectos de eso fue que todos los Estados de una gran parte del sudeste asiático se convirtieron en un enorme imperio colonial británico. Algunas partes estaban gobernadas directamente por oficiales de la colonia y otras indirectamente por los sucesores de soberanos tradicionales que se habían sometido a la autoridad colonial suprema.

En 1947, el futuro de los estados anteriormente gobernados por esos soberanos estaba en manos de los propios soberanos. Pudieron unirse a uno de los dos nuevos estados que habían ganado la independencia durante ese año y en los cuales se había desmembrado el imperio colonial: la India, que era grande y secular y Pakistán que, aunque en aquella época también comprendía Bangladesh, era pequeño e islámico. Los estados más antiguos fueron incapaces de volver a ganar la independencia y no hubo un referendo para saber si querían unirse a la India o a Pakistán.

En la mayoría de zonas esto no ocasionó problemas insuperables, porque la preferencia del soberano y de la mayoría de habitantes coincidía. Cachemira fue la excepción a la regla. Seguramente el pueblo habría elegido Pakistán, mientras que el soberano optó por la India. Esto explica en cierto modo los problemas de los últimos 60 años.

La India es la mayor democracia del mundo, pero esa democracia está sufriendo serios reveses a causa de la superposición de una gran parte de Cachemira con el territorio indio. Sin un apoyo mayoritario de sus habitantes, Cachemira solo puede seguir bajo control indio mediante el ejército y la policía.

La democracia no puede funcionar bajo esas condiciones. La India, una democracia secular, tiene ventajas considerables sobre Pakistán, donde los fanáticos religiosos y el ejército siempre han tenido demasiada influencia. Pero los habitantes de Cachemira no ven esos beneficios que la India puede ofrecerles.

En los contactos entre la Unión Europea y la India, deberíamos llamar la atención sobre el problema en lugar de esconderlo bajo la alfombra, y es una idea que no encuentro en el texto original de la ponente, que se ha centrado en tres componentes: la recuperación tras el terremoto, cimentar las relaciones entre la Unión Europea y la India y fomentar el comercio y el transporte como medio de mejorar las relaciones entre los líderes de la India y Pakistán.

Pero el pueblo de Cachemira no tiene ningún papel en todo esto. Se ha omitido expresamente su deseo a largo plazo de un referendo sobre el futuro y el apoyo internacional a dicho referendo, aunque ahora parece que el resultado final será más equilibrado.

 
  
MPphoto
 
 

  Bastiaan Belder, en nombre del Grupo IND/DEM. (NL) Señora Presidenta, el tema de la semana Cachemira-EU a principios de junio será «la construcción de la paz en Cachemira», y es una importante iniciativa dadas las violaciones de los derechos humanos en esa región, donde queda de manifiesto la necesidad de ayuda a ambos lados de la frontera, sobre todo por las acciones de los grupos militantes tanto en los estados indios de Jammu y Cachemira como en la parte pakistaní de Azad Cachemira. Es importante que la ayuda europea se ofrezca a todas las víctimas de Cachemira.

Pero la ayuda humanitaria no implica interferencia política. Las Naciones Unidas han visto a principios de este mes lo difícil que resulta gestionar las operaciones de ayuda en la región: ochenta y tres funcionarios tuvieron que ser evacuados porque, según un portavoz de la ONU, los grupos locales que no habían conseguido proyectos de reconstrucción habían estado enfrentando a la población contra ellos.

La ponente también señala acertadamente que no se le ha pedido a la Unión Europea que actúe como mediador externo en el conflicto de Cachemira, si bien el espacio que se da en el informe a la SAARC (Asociación para la Cooperación Regional de Asia Meridional) contrasta fuertemente con esta opinión. La UE no puede perder de vista el valor de la intervención, la ayuda y la mediación internacional. Es una omisión que se dedique tan poca atención a este valor en el informe. ¿Cómo tienen pensado el Consejo y la Comisión ayudar a todos los cachemires y a los socios regionales asiáticos?

 
  
MPphoto
 
 

  Philip Claeys, en nombre del Grupo ITS. (NL) Señora Presidenta, huelga decir que la Unión Europea tendrá que contribuir de forma significativa al proceso de paz en Cachemira. Es importante que los canales de comunicación entre todas las partes interesadas estén y se mantengan abiertos.

Voy a tratar uno de sus muchos aspectos, el problema del terrorismo. Es un hecho que muchos actos terroristas los cometen grupos que operan desde Pakistán, o apoyados por este país, por ejemplo Lashkar e-Taiba y Hizb ul-Mujahideen. El Presidente Musharraf se ha comprometido en varias ocasiones a abordar el problema del terrorismo, pero me temo que aún le queda mucho camino por recorrer.

Lo mismo puede decirse del Islamismo extremista que se fomenta a gran escala a través de las llamadas escuelas madrasas. Si Pakistán no consigue controlar este problema, el proceso de paz está destinado al fracaso a largo plazo. Por eso la Unión Europea no debe seguir contentándose con promesas de Pakistán; también debe esperar medidas concretas.

 
  
MPphoto
 
 

  James Elles (PPE-DE).(EN) Señora Presidenta, me complace mucho el debate de esta mañana. Es la culminación de un largo proceso que comenzó en marzo de 2000, cuando la Cámara votó por gran mayoría a favor de un informe objetivo sobre la cuestión de Cachemira. Así se ha convertido no solo en un problema británico, sino que se ve cada vez más como un problema europeo, como demuestra nuestro debate de esta mañana. Hemos mantenido intensos debates en comisión y ahora tenemos un informe más equilibrado que cuando comenzamos esta mañana. Se han presentado 450 enmiendas y se han incluido unas 180 en este documento, así que ha habido una revisión sustancial.

Aún hay algunos ámbitos que no me satisfacen, en particular la enmienda 21, que se refiere a la cuestión de los pasaportes de Pakistán legibles a máquina. Entiendo que en AJK eso no les preocupa. Tenemos que mantener la objetividad del informe. Pero hay tres enmiendas en particular sobre las que quiero llamar la atención de los colegas y que apoyaré. La primera es la que ha presentado el señor Tannock en nombre de mi Grupo, y le doy las gracias por haberlo hecho, según la que para crear un clima de confianza y buena voluntad es esencial eliminar todos los obstáculos y barreras para que todos los cachemires viajen libremente en todo el Estado de Jammu y Cachemira.

En segundo lugar, esto se refiere en particular a los aspectos financieros del terremoto. Todos sabemos que hubo mucho sufrimiento. Ha habido una petición para conseguir más fondos del Gobierno de Azad Cachemira, pero creo que aún no han tenido una respuesta completa, por lo que la enmienda 41 pide una respuesta clara de la Comisión para que sepamos lo que tenemos que hacer en términos presupuestarios. El último aspecto se refiere a la desmilitarización, y por eso hemos presentado la enmienda 55 junto con la señora Lambert.

El artículo en The Economist del 7 de abril fue muy claro y lo recomiendo a la Cámara. Dice que hay tres razones fundamentales para que presionemos por la desmilitarización. La primera es que no se necesitan los números actuales. Hace tres años que hay un alto al fuego y los peligros del radicalismo han disminuido notablemente. La segunda es que sería enormemente popular en Cachemira, donde, y cito a The Economist, hay una alienación «de la dominación india muy arraigada, la retirada del ejército se vería no como una retirada de un escudo protector, sino como la desaparición de una lacra opresora». La tercera es que la retirada de las tropas de Cachemira sería un gran impulso al laborioso acercamiento entre la India y Pakistán.

En conclusión, como han hecho uno o dos colegas, quiero llamar la atención sobre el trabajo de mi colega, señor Bushill-Matthews. Votaré a favor de este informe porque tiene un mensaje positivo y arroja una luz de esperanza sobre los problemas a los que se enfrenta cada día el pueblo de Jammu y Cachemira. Deberíamos mantener esa luz encendida y asociar a todo el mundo al proceso para encontrar una resolución al problema del pueblo cachemir.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Howitt (PSE).(EN) Señora Presidenta, el papel positivo de la Unión Europea a la hora de enfrentarse a cualquier conflicto en el mundo y nuestro papel en relación con Cachemira será apoyar los procesos de paz y respetar el Derecho internacional. Nuestras enmiendas del Partido Laborista a este informe se centraban en avanzar la retirada de las tropas en ambos lados, ampliando la ayuda al desarrollo y fomentando la implicación práctica del propio pueblo cachemir: equilibradas, constructivas, diplomáticas en su enfoque.

Cuando estuve en Cachemira en marzo al mismo tiempo que el Comisario, vi una AJK más abierta que nunca; los indios estaban dispuestos a hablar con los secesionistas y ambos Gobiernos eran optimistas con respecto a su diálogo mixto, y cuando esa bomba en un tren de Nueva Delhi a Lahore mató a 68 personas en febrero, la política de culparse unos a otros fue sustituida por una solidaridad mutua para derrotar a los terroristas.

Pero el apoyo que la ponente liberal-demócrata pide para su informe esta mañana es posible solo porque en la comisión parlamentaria hemos derrotado sus propuestas de cortar las relaciones comerciales con una parte y no con la otra; de prestar ayuda económica a una parte; de anular la resolución de la ONU a favor de la autodeterminación; y, lo más ofensivo de todo, de marcarse tantos políticos sobre el sexto peor terremoto de la historia de la humanidad.

Hoy observo que la enmienda liberal-demócrata 58 culpa a una parte de impedir un plebiscito y que la enmienda Conservadora 5 rechaza un plebiscito en el futuro. Los diputados Laboristas y Socialistas se opondrán a ambas.

En este informe, lamento decir que hemos visto a una ponente declarar que respeta el principio de primum non nocere –no dañar– pero lo único que ha hecho es dañar. Aviso a otros en este debate y en nuestra votación: no hablen por la India o por Pakistán; hablen por Europa, por la paz y los derechos humanos, y harán un gran favor al pueblo de Cachemira y al honor de este Parlamento.

 
  
MPphoto
 
 

  Sajjad Karim (ALDE).(EN) Señora Presidenta, acojo con satisfacción los comentarios de la Comisión. En octubre de 2005, el terremoto catastrófico abrió los ojos del mundo a la situación desesperada del pueblo cachemir. Esta tragedia ofrecía a la India y Pakistán una oportunidad de hacer las paces desde la catástrofe. También brindaba a la comunidad internacional la posibilidad de implicarse en una región previamente cerrada.

El Consejo ha subrayado que la India y Pakistán tienen que cerrar un acuerdo duradero para Jammu y Cachemira que tenga en cuenta los deseos de todo el pueblo de Cachemira. Este es un enfoque justo y responsable que la Cámara debe seguir si quiere contribuir de forma constructiva al debate de Cachemira.

Como liberales cuyos antepasados dieron forma al concepto, la pasión de mi Grupo tiene que ser la autodeterminación, la autodeterminación y la autodeterminación. Es un derecho absoluto consagrado por las Naciones Unidas y respetado y protegido por la Unión Europea. Es un proceso democrático que esta Cámara tiene el deber de apoyar.

La UE ha de apoyar las ideas positivas que se presentan: sistemas de autogobierno, eliminación de las fronteras, y gestión conjunta en la Línea de Control. No nos corresponde a nosotros rechazar ninguna opción. Pero tenemos que insistir en que se exploren a través de una consulta completa con los cachemires y, si las condiciones son adecuadas, tenemos que apoyar su deseo de decidir su destino a través de un plebiscito democrático. Con una historia de abusos de los derechos humanos, una solución sostenible es imposible sin acabar con la impunidad y garantizar que los derechos humanos sean los componentes básicos de la paz. La India y Pakistán son miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Ser miembro implica la responsabilidad de dirigir.

Las mujeres y los niños han cargado con el peso del conflicto y el terremoto. Las mujeres se han quedado viudas y los niños huérfanos. Todos se esfuerzan en reconstruir sus vidas. La UE, a través de sus relaciones comerciales y económicas con India y Pakistán, tiene que proteger a los más vulnerables a corto plazo y garantizar su sustento a largo plazo. La mayor tragedia del terremoto fue la pérdida de una generación entera de cachemires. Tenemos que llorar sus muertes. Para los que quedan, nuestros objetivos principales tienen que ser la paz, la justicia y la autodeterminación para la próxima generación de cachemires.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean Lambert (Verts/ALE).(EN) Señora Presidenta, estoy de acuerdo con todo lo que acaba de decir mi colega, el señor Karim, especialmente que la autodeterminación tiene una importancia crucial, y más, si cabe, para los pueblos divididos por la Historia.

Estamos de acuerdo en que las condiciones para un plebiscito no se cumplen actualmente, pero no deben dejarse de lado. De ahí que nuestras enmiendas 18 y 56, presentadas junto con colegas del Grupo ALDE, tengan una importancia crucial para nosotros.

Este conflicto de Cachemira ha llevado al mundo más cerca del conflicto nuclear que ningún otro desde la década de los sesenta. Por consiguiente, es muy importante para todos los presentes en esta Cámara. Independientemente de que nuestros países se encuentren implicados históricamente o no, la Unión Europea sin duda tiene un interés. Acogemos favorablemente las medidas que refuerzan la confianza. El medio ambiente representa una preocupación común para los pueblos de cualquier lado de la Línea de Control, y puede ser un elemento valioso para la construcción de la paz. Necesitamos la normalización de las relaciones en todos los niveles, desde el pueblo llano al nivel político, y la flexibilización de la frontera como medida intermedia.

 
  
MPphoto
 
 

  David Casa (PPE-DE).(MT) Gracias, señora Presidenta. A lo largo de los años, el conflicto en Cachemira ha dejado miles de víctimas, sobre todo miles de víctimas separadas de sus familias y otros tantos miles que se han visto obligadas a abandonar su país para buscar una vida mejor en otra parte. Por tanto, creo que todos estaremos de acuerdo en que ha llegado la hora de que la Unión Europea haga todo lo posible por buscar una solución a largo plazo sin violencia, una solución que beneficie a todos los implicados. Seguro que todos estarán de acuerdo en que tras años de inseguridad, derramamiento de sangre y promesas incumplidas no es una tarea fácil, aunque haya consenso a nivel oficial. Sin embargo, tenemos que asegurarnos de que lo que hemos conseguido hasta ahora no se pierda, y también debemos apoyar plenamente el diálogo permanente entre India y Pakistán. Tanto India como Pakistán deben tener la oportunidad de perseverar con sus medidas para recuperar la confianza y de seguir permitiendo que los ciudadanos crucen las líneas de control. Este paso fue acogido con satisfacción tras muchos años de división. Estoy seguro de que la Unión Europea apoyará cualquier iniciativa que pueda lograr la paz, aunque sea un proceso largo y lento. Como ha dicho el Comisario, tenemos que asegurarnos de que las personas que se encuentran en campos de refugiados reciban toda la ayuda humanitaria que necesiten, sobre todo tras el devastador terremoto que dejó a tantas personas en una situación desesperada. Hay que aumentar la ayuda y los campos que han existido durante tanto tiempo deben tener alguna forma de categoría oficial. Pido encarecidamente a todas las autoridades indias y pakistaníes que cumplan con sus obligaciones y otorguen a la población cachemir la dignidad que se merece, porque todos tenemos derecho a esa dignidad. Por último, creo que necesitamos tomar medidas para proteger la historia única de ese pueblo. La población india, pakistaní y cachemir tienen que centrarse en los factores que los unen. Solo así tendrá éxito el proceso de paz. Por último, quiero dar las gracias a la ponente por todo el trabajo que ha realizado para que este informe tenga éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Neena Gill (PSE).(EN) Señora Presidenta, quiero felicitar a la baronesa Nicholson por su labor en torno a lo que ya se ha convertido en uno de los informes más comentados de iniciativa propia de esta Cámara.

Cuando encabecé una delegación a Pakistán el pasado mes de diciembre, nos hablaron de este informe casi en todas partes y, habiendo seguido de cerca la tramitación del informe, no subestimo los retos que ha habido al sacar a la luz los hechos fundamentales relativos a estas cuestiones. Estoy segura de que, con el tiempo, se convertirá en un informe de referencia sobre este asunto.

Yo también he visitado una parte de la dividida región de Cachemira y siento profundamente la difícil situación en que se halla el pueblo cachemir, especialmente tras los trágicos efectos del terremoto. Este informe también ha sacado a la luz por primera vez las condiciones que prevalecen, no solo en Cachemira, sino también en las zonas del norte. Mientras estuve en Pakistán, conocí a mucha gente que expresó un gran deseo de más democracia y más cauces de expresión popular. Por lo tanto, espero que un resultado de este informe sea más democracia y más estructuras democráticas, especialmente en Gilgit y Baltistán, en el próximo futuro.

Una de las cuestiones que divide más a los diputados de esta Cámara ha sido la cuestión de un plebiscito. No obstante, acojo con satisfacción el consenso que se ha desarrollado ahora sobre esta cuestión en el informe, y es importante recordar que la resolución de las Naciones Unidas que solicitaba la celebración de un plebiscito afirmaba que debería celebrarse únicamente cuando se cumplieran las condiciones. Por lo tanto, es lamentable que las condiciones en las que pueda convocarse no se hayan cumplido hasta la fecha.

Habiendo presidido la Delegación para las relaciones con los países del sur de Asia y la Asociación para la Cooperación Regional de Asia Meridional, y ahora la Delegación para las relaciones con la India, reconozco que este asunto ha obstaculizado el desarrollo adecuado entre los países vecinos y la región en su conjunto. Por lo tanto, acojo con gran satisfacción las medidas de creación de confianza que tanto la India como Pakistán se han comprometido a impulsar en los últimos años. Les insto a que sigan por este camino con fronteras flexibles y más comercio, porque esto ya ha arrojado dividendos en cuanto a la prosperidad regional, y sinceramente espero que en el futuro consiga mejoras en todos los frentes para el pueblo de Cachemira.

 
  
MPphoto
 
 

  Elizabeth Lynne (ALDE).(EN) Señora Presidenta, este informe trata de las perspectivas actuales y futuras del pueblo cachemir, y eso no debemos perderlo de vista. Este informe no trata de la India ni trata de Pakistán. Me complace que el informe se haya modificado de manera sustancial en comisión. No obstante, he intentado modificarlo todavía más, y muchas de las enmiendas presentadas por mi Grupo –aunque no todas– son las que espero que puedan ustedes aprobar.

La enmienda 18 solicita que el pueblo de Cachemira ejerza su derecho a la autodeterminación mediante un plebiscito en el futuro. En mi opinión, esta es la cuestión principal. Creo que todas las personas deben tener derecho a determinar su propio destino. Eso es lo que el pueblo de Cachemira lleva pidiendo muchos años. Hace sesenta años, las Naciones Unidas aprobaron las resoluciones y todavía siguen sin entrar en vigor. ¿Cómo podemos ser tan selectivos con respecto a las resoluciones de las Naciones Unidas a las que nos adherimos? No obstante, quisiera que fueran más allá y que cualquier plebiscito tuviera las tres opciones: gobierno de la India, gobierno de Pakistán o independencia. De ahí la enmienda 57.

Otra preocupación que tengo con respecto a este informe, aunque ahora está mucho mejor de lo que estaba, es que parece centrarse demasiado en las deficiencias del Gobierno pakistaní en Pakistán, en lugar de adoptar un enfoque equilibrado con respecto a los errores de la India y Pakistán en Jammu y Cachemira en general.

Por último, debemos apoyarnos en los pasos positivos que han dado tanto la India como Pakistán y no socavarlos. No obstante, ninguna solución es posible sin que el pueblo cachemir tenga la última palabra.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE-DE). (PL) Señora Presidenta, desde el punto de vista de las organizaciones de derechos humanos, Cachemira ha sido uno de los lugares más volátiles del mapa en los últimos 56 años. La población civil lleva muchos años en una situación complicada y no ha recibido prácticamente ninguna ayuda o protección de la comunidad internacional. Hay luchas continuas en Cachemira. Las organizaciones de derechos humanos informan que, desde la insurrección de los muyaidines de 1989, más de 30 000 civiles han muerto en Cachemira.

Cachemira debería pesar mucho sobre todas nuestras conciencias. Todas las democracias europeas que se enorgullecen de tener una tradición de diálogo y libertad, en especial sobre cuestiones de fe, no parecen darse cuenta o ignoran la tragedia a la que se enfrenta la población civil en Cachemira. La Unión Europea tiene que formar parte de la difusión y promoción de la democracia por todos los medios posibles, en especial en las zonas afectadas por el conflicto religioso o racial armado durante muchos años.

En este momento, en vista de las negociaciones que se están llevando a cabo entre India y Pakistán sobre la cuestión de Cachemira y que, por desgracia, es improbable que acaben con éxito, necesitamos que la Unión Europea demuestre una voluntad fuerte de apoyar a la población civil de Cachemira. Necesitamos que la Unión Europea demuestre la misma actitud activa de apoyo al proceso de paz en Asia que demostró al apoyar la Revolución Naranja y a Aleksander Milinkiewicz cuando le otorgó el premio Sajarov.

No podemos olvidar que Asia será el socio más importante de la Unión Europea en el futuro, gracias a sus recursos naturales y a sus recursos humanos. Ignorar conflictos es una señal de ignorancia y estupidez, algo que no podemos permitirnos en el siglo XXI, sabiendo que pueden usarse armas de destrucción masiva en estos conflictos.

 
  
MPphoto
 
 

  Inger Segelström (PSE). – (SV) Quiero dar las gracias a todos por haber alcanzado un compromiso aceptable. La India, Pakistán y Cachemira no constituyen una cuestión tradicional para mí como socialdemócrata sueca y diputada al Parlamento Europeo, pero me comprometí cuando leí el primer borrador y oí a representantes de diferentes partidos, sobre todo del Reino Unido, en este debate.

Nuestra tarea no es vivir en el pasado ni adoptar una posición a favor o en contra de la India y Pakistán. Tenemos una responsabilidad por lo que está ocurriendo en Cachemira y por la situación de los derechos humanos. Nuestra tarea como diputados al Parlamento Europeo es ver si podemos desempeñar un mayor papel y luego ofrecer nuestra ayuda y experiencia y así ayudar a resolver el conflicto en Cachemira.

Lo que está sucediendo, y lo que lleva sucediendo desde hace tanto tiempo, es un escándalo. Creo que dos países civilizados como la India y Pakistán deberían poder compartir más responsabilidad, pensar en un plazo para alcanzar resultados prácticos y, por supuesto, ayudarse unos a otros a combatir el terrorismo. Si esto no ocurre, las Naciones Unidas y la Unión Europea tendrán que intervenir más seriamente que en el pasado. La estrategia de la UE es presionar a través de acuerdos, ayuda y contactos. Me habría gustado que hubiésemos ido más lejos y que hubiéramos apoyado un referendo, pero entiendo que aún no estamos en posición de hacerlo.

Los deseos de Cachemira tienen que guiarnos en nuestro trabajo futuro y guiar a todos los que desean aceptar la responsabilidad de la región. Pido a todos que piensen en términos de paz y no de prestigio, de presente y de futuro y no de historia. Como ha dicho el señor Leinen, si Francia y Alemania fueron capaces de crear paz en Europa y fundaron la UE, estoy convencida de que la India y Pakistán podrán conseguir la libertad y la paz en Cachemira.

 
  
MPphoto
 
 

  Dalia Grybauskaitė, miembro de la Comisión. (EN) Señora Presidenta, la Comisión desea subrayar su convicción de que ahora existen esperanzas renovadas de que la cuestión de Cachemira pueda acercarse a una solución.

Creemos que ambas partes han enviado señales que parecen ser más flexibles ahora que en el pasado. No obstante, esperamos un proceso lento y gradual, más que resultados rápidos. Pero es importante –y en esto la ponente es muy clara en su informe– que la clave para la resolución de este conflicto sean, en gran medida, las aspiraciones políticas de los ciudadanos de ambos bandos y de ambos países.

La Unión Europea continuará apoyando el proceso de reconciliación entre la India y Pakistán y, por su parte, la Comisión está totalmente dispuesta a seguir prestando ayuda a la región mediante sus distintos programas de cooperación; en respuesta al señor Elles diré que ya hemos decidido aportar 50 millones de euros para los trabajos de reconstrucción, que creemos que se alargarán durante algunos años. No hemos recibido ninguna otra petición de recursos adicionales de ninguno de los dos Gobiernos, pero estamos abiertos a debatir esta cuestión en el futuro si nos llegan solicitudes en este sentido.

Este programa también ayudará a recuperar el desarrollo económico y la gobernanza de ambos países. Esta es la condición principal y fundamental para encontrar una solución sostenible para la situación de Cachemira.

 
  
MPphoto
 
 

  La Presidenta. El debate queda cerrado.

La votación tendrá lugar hoy a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito

(artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. – (EN) Cachemira ha sufrido más que la parte de la tragedia que le corresponde, y el caso más reciente ha sido el devastador terremoto. A veces, de la tragedia surge la esperanza, por lo que después del terremoto, tanto la India como Pakistán han mostrado su deseo de cooperar para mejorar las vidas de la población cachemir. Debemos animar a que todas las partes continúen con las medidas de confianza y sigan «flexibilizando» la frontera. India debe reducir el efecto de sofoco de sus tropas en Cachemira y Pakistán debe seguir atajando el terrorismo. Cuando llegue la hora, la población de Cachemira debe tener voz para determinar su futuro.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad