Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2006/0163(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0245/2007

Textos presentados :

A6-0245/2007

Debates :

PV 23/10/2007 - 19
CRE 23/10/2007 - 19

Votaciones :

PV 24/10/2007 - 8.18
CRE 24/10/2007 - 8.18
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0463

Debates
Martes 23 de octubre de 2007 - Estrasburgo Edición DO

19. Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente (debate)
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. − De conformidad con el orden del día, se procede al debate del informe (A6-0245/2007) de Mario Mantovani, en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, sobre una propuesta de recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo relativa al establecimiento del Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente (COM(2006)0479 – C6-0294/2006 – 2006/0163(COD))

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Mandelson, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, me gustaría dar las gracias al señor Mantovani, también en nombre de la Comisión, así como a las comisiones responsables de su compromiso proactivo y su apoyo en las negociaciones sobre el Marco Europeo de Cualificaciones (MEC) para el aprendizaje permanente.

Esta recomendación apunta al centro de lo que significa la UE: movilidad, cooperación entre países, fomento de la prosperidad y ayuda a los ciudadanos. Proponemos el MEC porque ustedes, el Parlamento Europeo, y los Estados miembros nos pidieron buscar formas de fomentar la movilidad y el aprendizaje permanente, sin los cuales no podemos lograr los objetivos de Lisboa. El MEC se ha creado en el marco del programa de trabajo «Educación y Formación 2010», la dimensión educativa de la Agenda de Lisboa.

Con el MEC se tratan de superar las barreras que impiden a los trabajadores y a los europeos en proceso de aprendizaje cambiar de trabajo o trasladarse a otro país por motivos laborales o educativos. Los ciudadanos de Europa encuentran con demasiada frecuencia dificultades para utilizar sus cualificaciones en otro país europeo. Incluso en su propio país se encuentran con sus carreras educativas bloqueadas por la deficiente integración de las diferentes partes de su sistema educativo nacional.

El MEC adaptará los diferentes sistemas de cualificaciones nacionales, actuando como mecanismo de conversión. Por lo tanto, hará que las cualificaciones de otros países resulten más comprensibles, de forma que los ciudadanos puedan trasladarse a otro país para trabajar o estudiar.

A nivel nacional, estimulará —de hecho, ya lo está haciendo— el desarrollo de los marcos de cualificaciones nacionales. Los marcos de cualificaciones fomentan el aprendizaje permanente, en particular al facilitar el traslado de personas entre los diferentes tipos de centros educativos y de formación, por ejemplo, de la formación profesional a la superior.

Debería reconocer que el MEC es un instrumento técnico e incluso complejo. Quienes lo utilizarán serán, principalmente, expertos y autoridades educativas, si bien redunda en beneficio de los ciudadanos.

Lo que estamos debatiendo hoy es el resultado de un esfuerzo colectivo entre la Comisión, los Estados miembros, los interlocutores sociales, las asociaciones educativas y de formación, así como otras partes interesadas. El MEC se ha basado en gran parte en un consenso y hemos tratado de que todas las partes interesadas nos acompañaran a lo largo del proceso.

De este modo, se recomienda que los países adapten sus sistemas de cualificaciones al MEC para 2010 y se garantiza que las cualificaciones nacionales individuales lleven una referencia al nivel adecuado del MEC para ese mismo año. Estas fechas fueron propuestas por el Consejo y el Parlamento.

Nos ha complacido igualmente aceptar la inclusión de una nueva recomendación sobre la Garantía de Calidad propuesta por el Parlamento, que consideramos refuerza la importancia de estos principios.

También dimos el visto bueno a la propuesta del Parlamento de incorporar una referencia a los sistemas de transferencia de créditos, en que se reconoce el rápido desarrollo y aplicación de estos componentes de los marcos de cualificaciones.

Estimamos que el Parlamento y el Consejo han mejorado efectivamente el texto. El enfoque adoptado por el Parlamento, el Consejo y la Comisión en las negociaciones refleja el consenso al que se llegó con el MEC en Europa.

Ahora el MEC se está viendo impulsado: la gran mayoría de los países reconoce su potencial para la movilidad y lo considera como un instrumento de aprendizaje permanente.

La amplia mayoría está elaborando un marco de cualificaciones nacional que se adapte al MEC, por lo que esta propuesta está teniendo una importante repercusión en los sistemas de educación y formación europeos.

Espero que accedan a respaldarla en primera lectura, de modo que en las próximas semanas pueda aprobarse formalmente en el Consejo.

 
  
MPphoto
 
 

  Mario Mantovani (PPE-DE), ponente. (IT) Señor Presidente, señor Comisario, señorías, creo que esta noche marca el comienzo de un proyecto muy importante que Europa, los Estados miembros y las regiones y ciudades de la Unión Europea llevan esperando mucho tiempo, una meta por la que han estado años trabajando las diversas partes en los campos de la educación, el empleo, el comercio y la economía, y algo que desea la sociedad en su totalidad.

Mañana, con la aprobación del Marco Europeo de Cualificaciones, sentaremos las bases de un futuro mejor en el que las generaciones venideras tendrán un punto común de referencia para su empeño cultural, educativo y profesional y, desde luego, laboral.

De acuerdo con la Estrategia de Lisboa, el Marco Europeo de Cualificaciones representa un canal directo para mejorar las conexiones entre la escuela, la universidad y el lugar de trabajo, y entre el aprendizaje permanente formal, informal y no formal, garantizando la transparencia en el reconocimiento de los títulos y certificados, tanto a escala nacional como sectorial, y siempre dentro del marco europeo. Por último, fortalecerá la cooperación entre los Estados miembros en un área tan sensible como la comparación entre diferentes sistemas.

Este ha sido el lema que, de acuerdo con la Estrategia de Lisboa, nos ha llevado a asumir la adecuada responsabilidad, con una alternativa que fomentará, estoy seguro, el crecimiento, el desarrollo y la competitividad en una Europa obligaba a reconocer la cohesión social como uno de sus objetivos.

Es un proyecto antiguo que tiene sus orígenes en el proceso de Bolonia, en forma de sistema de acumulación y transferencia de créditos, antes de reaparecer en la Cumbre de Barcelona como sistema para la formación profesional. Se mejoró en Bergen en 2004, y nuevamente en el Consejo de 2005, que reiteró la necesidad de adoptar el marco actual. Un viaje histórico que ilustra claramente la ambición de los responsables políticos europeos de crear un instrumento nuevo, considerado por muchos como revolucionario, pero necesario para el proceso de integración europeo que tantos años llevamos persiguiendo.

Estoy convencido, señor Presidente, señoría, que este marco no sólo promoverá la movilidad transfronteriza, sino que actuará como fuerza impulsora de la movilidad interna de la UE: pensamos en los estudiantes, los trabajadores, los investigadores y los voluntarios en general, así como en todos los que necesitan moverse libremente por Europa sin causar alarma ni preocupaciones inútiles. Recuerden la historia del fontanero polaco que aterrorizó a toda Francia: fue uno de los elementos determinantes de que los franceses votaran contra la Constitución europea en el referéndum.

Bien, el texto que tenemos ahora delante es el resultado de muchos meses de trabajo, de la estrecha colaboración con los representantes del Consejo bajo la Presidencia portuguesa, que reconoció de inmediato la importancia de este ambicioso proyecto.

La Comisión, representada por el Comisario Figeľ, ha vigilado de cerca este proceso en todo momento, y gracias a este espíritu de colaboración pudimos mejorar el texto e insertar conceptos fundamentales para la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales. Deseo expresar mi profundo agradecimiento por ello a mis compañeros, a los ponentes alternativos —veo a la señora Castex, al señor Kusstatscher, a los liberales— así como al señor Mann y el señor Kasoulides, y a todos los que participaron en él. Gracias a su generosa dedicación y compromiso pudimos incluir los conceptos siguientes: la integración social; los requisitos del mercado de trabajo; el desarrollo personal a lo largo de diferentes vías de formación; la no discriminación con la inclusión de las personas desfavorecidas; la igualdad de oportunidades; el respeto del principio de la subsidiariedad y la creación de puntos de coordinación dentro de los Estados miembros

También nos aseguramos de que la recomendación, aunque de naturaleza legislativa, no fuera vinculante. Obviamente esto no se debió a ninguna debilidad, sino más bien a un sentido de responsabilidad y realismo para alentar y promover la aplicación de este instrumento en los países que necesitan más tiempo. En resumen, no cabe duda de que puede mejorarse, como todo en esta vida. Pero estoy convencido de que tenemos ante nosotros un texto con un alma y una conciencia.

Creo que el trabajo del Parlamento Europeo es legislar en interés real de los ciudadanos. Y eso es lo que hemos hecho en este caso. La aprobación del texto en primera lectura es una prueba de ello, en parte gracias al señor Gaľa en la Comisión para la Cultura y la Educación, a la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Genero y a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, cuyas aportaciones fueron muy positivas.

 
  
MPphoto
 
 

  Pilar del Castillo Vera (PPE-DE), Ponente de opinión de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. – (ES) Señor Presidente, señor Comisario, yo quiero empezar dando la enhorabuena al ponente porque, realmente, ha afrontado un tema que va mucho más allá de lo que podemos pensar.

Realmente, en un mundo globalizado, Europa y los distintos países de la Unión Europea, serán lo que sea la cualificación de sus recursos humanos. Si tuviéramos que sintetizar en un pilar qué es lo que va a permitir a Europa que sea competitiva en este mundo global, y a cada uno de los países que la componen, es la cualificación que tengan los recursos humanos, los ciudadanos europeos.

En ese sentido, es absolutamente fundamental que la educación a lo largo de la vida, la formación a lo largo de la vida sea una formación adaptada a las demandas del mercado laboral y que éstas estén permanentemente atendidas. Si no es así, será imposible competir.

Además, nos encontraremos con la siguiente paradoja: cada vez las personas son más mayores, pero son mayores cada vez más jóvenes y potencialmente más activas y, en cambio, tienen unos recursos que son muy insuficientes para poder seguir rindiendo y dando a la sociedad, y realizándose ellas mismas en el mundo laboral.

En ese sentido, el primer aspecto es que la formación a lo largo de la vida, basada fundamentalmente en una dimensión tecnológica, que es lo que aporta un valor añadido, sea una preocupación fundamental. Pero hay una segunda, que concierne al futuro europeo y es la integración de esos recursos humanos en un mercado interior competitivo, para lo que hacen falta esas certificaciones reconocidas por todos los Estados, lo que permitirá que unos ciudadanos de unos países puedan competir con otros, en función de la formación reconocida por todos.

Por tanto, porque es necesario para desarrollarse en un mundo tan competitivo y porque es necesario para desarrollar el mercado interior, estamos ante un tema que va mucho más allá de la importancia que tiene quizá el debatirlo a esta hora tan tardía.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Gracias, señora Del Castillo, pero los debates vespertinos son siempre los más interesantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Milan Gaľa, ponente de opinión de la Comisión de Cultura y Educación. – (SK) En primer lugar, quisiera agradecer al ponente, señor Mantovani, su trabajo en el informe sobre el Marco Europeo de Cualificaciones. Hemos estado debatiendo este asunto en el Parlamento Europeo desde la primavera de 2006.Como sabemos, una parte integrante de la Estrategia de Lisboa es un mandato fuerte para el Marco Europeo de Cualificaciones. Servirá de dispositivo de traducción entre diferentes sistemas de cualificaciones y sus niveles, y su ejecución aumentará la transparencia, la comparabilidad y la facilidad de transferencia de las cualificaciones de los ciudadanos en los distintos Estados miembros. Además, el Marco Europeo de Cualificaciones ayudará a las organizaciones sectoriales internacionales a mejorar las conexiones entre sus sistemas de cualificaciones sectoriales y sus sistemas de cualificaciones nacionales, contribuyendo así a aumentar la movilidad de trabajadores y estudiantes.

Con arreglo al principio de subsidiariedad, expreso mi respaldo a la naturaleza no vinculante del Marco Europeo de Cualificaciones en los Estados miembros, y a la creación de sistemas de cualificaciones nacionales de conformidad con legislación y las prácticas nacionales. En todo caso, el Marco Europeo de Cualificaciones se convertirá en un instrumento eficaz para el reconocimiento y la comparabilidad de las cualificaciones a escala europea sólo si se aplica sistemáticamente como una parte de los sistemas de aprendizaje permanente en los Estados miembros de la UE. Ya que el Marco Europeo de Cualificaciones está directamente vinculado a la manera en que los ciudadanos se hacen valer en el mercado de trabajo y afecta a la calidad de la educación y la formación profesional, también puede considerarse una herramienta importante para impulsar la competitividad.

 
  
MPphoto
 
 

  Thomas Mann, en nombre del Grupo PPE-DE.(DE) Señor Presidente, el Marco Europeo de Cualificaciones es el punto de partida para la emancipación de la formación profesional a escala de la UE, ya que permitirá el reconocimiento de las cualificaciones profesionales en toda Europa, como sucede con las cualificaciones académicas. Esto lleva tiempo y exige voluntad de cooperar, coordinar y cambiar la mentalidad. Las personas que defienden sólo lo que saben y evitan las experiencias nuevas no deberían sorprenderse de no tener movilidad.

Necesitamos mayor claridad. Las cualificaciones formación nacionales deben ser comparables, aunque esto no significa que tienen que normalizarse. Ya llamé la atención sobre ello el año pasado, en el informe de propia iniciativa sobre el Marco Europeo de Cualificaciones que preparé para el Parlamento. Han pasado muchas cosas desde entonces. El temor de que los Estados miembros perdieran competencias se ha disipado, también en mi país. El aprendizaje permanente y el Marco Europeo de Cualificaciones fueron hitos fundamentales de la Presidencia del Consejo alemana, lo que se consideró un éxito. Ahora avanza a toda marcha en la creación de un marco de cualificaciones nacional, algo que no resulta precisamente fácil, dada la organización federal de Alemania dada y la autonomía de cada Estado federado.

Quisiera agradecer a Mario Mantovani en nombre del Grupo DE-PPE por su tenacidad en el trato con la Comisión y el Consejo, por mantener informados a todos los integrantes de los Grupos relacionados con los progresos del Marco. Espero de verdad que el informe sea aprobado mañana en primera lectura.

De ahora en adelante, conforme entremos en detalles, será necesario mantener el debate abierto entre formadores, profesores e instituciones de formación. Ayer mismo asistí a una reunión con profesores de la escuela de formación profesional de Hesse. En la clasificación de cualificaciones, por ejemplo, el certificado alemán de maestro artesano o comerciante se corresponde al menos con el tercero o el cuarto de los ocho niveles. Otros no están en absoluto familiarizados con esta cualificación. El punto fuerte del sistema dual alemán no es patente, a menos que uno lo haya experimentado por sí mismo.

En nuestro taller europeo de enseñanza y aprendizaje, basado en el principio de la subsidiariedad, las dimensiones laboral y profesional se reforzarán notablemente en la educación y formación. Juntos debemos conseguir —y lo conseguiremos— una meta ambiciosa: incluir una norma de calidad, el Marco Europeo de Cualificaciones, en los certificados y diplomas de aquí a 2010.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex, en nombre del Grupo PSE. – (FR) Señor Presidente, en primer lugar, quisiera agradecer y felicitar al ponente por su excelente trabajo de concertación sobre esta recomendación relativa al Marco Europeo de Cualificaciones. También agradezco a la Comisión y al Consejo su disposición para escuchar y atender a todos.

El Marco Europeo de Cualificaciones es una herramienta que sirve para la movilidad de los ciudadanos europeos, ya sea como parte de las vías de formación o como parte de la movilidad profesional. La libre circulación de las personas, que figura en nuestros Tratados, sigue tropezándose con la dificultad de los ciudadanos para que se reconozcan en toda la UE las cualificaciones que se les reconocen en sus países de origen. Estas cualificaciones, que concede cada Estado miembro con arreglo a sus propios procedimientos y sistemas, entran dentro de la soberanía de cada Estado Miembro y el Marco respeta este criterio.

Sin embargo, cada vez es más habitual que sea necesario usar las cualificaciones fuera del país en el que fueron expedidas, algo que deseamos promover por respeto al valor que el diploma o cualquier otra cualificación otorga a su titular. Por consiguiente, necesitamos una herramienta de comparación, en especial para convalidar las cualificaciones de un Estado miembro a otro. Es un punto particularmente necesario y delicado en relación con las cualificaciones profesionales. Por eso, la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales mostró su disposición para incorporar las cualificaciones profesionales en el MEC. Se ha hecho y nos alegramos de ello.

Los trabajadores y las empresas son cada vez más móviles en el mercado de trabajo europeo. Sin embargo, los trabajadores y los empleadores necesitan garantías, en todos los Estados miembros, en relación con los elementos que miden la competencia y el valor de un trabajador, a saber, sus cualificaciones profesionales, independientemente de cómo las adquirió.

En todo caso, deseo, señor Comisario, subrayar otro punto. Por el momento el EQF es una concha bonita pero vacía. Para que adquiera una dimensión adecuada, los diplomas, las cualificaciones y los certificaciones creadas en cada Estado miembro deben calibrarse y registrarse en comparación con las referencias del Marco Europeo de Calificaciones. Esto representará una gran cantidad de trabajo para todos los Estados miembros y requerirá mucha energía y la pericia de los especialistas. El apoyo de la Comisión Europea será esencial, como lo será el de las agencias europeas —me refiero, en particular, al Cedefop. La participación de los interlocutores sociales será también fundamental, en todos los niveles. Deben propiciar esta participación, como se declara en la recomendación, los Estados miembros y las comisiones de diálogo sectoriales a escala comunitaria.

Por último, para que el Marco Europeo de Cualificaciones sea completo y eficaz, será necesario también que los socios económicos, las divisiones profesionales, lo comprendan y lo apliquen. Y no sólo porque ellos son los que expiden las cualificaciones que se incluirán en el MEC, sino porque las empresas necesitan puntos de referencia para clasificar sus puestos de trabajo y sus criterios de selección de personal. Es preciso que el Marco Europeo de Cualificaciones se convierta cuanto antes en su marco común de referencia; yo sueño con una fecha límite apropiada en la que el MEC será el marco de referencia en todas partes, incluso en los convenios colectivos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ona Juknevičienė, en nombre del Grupo ALDE. (LT) En primer lugar, debo felicitar al señor Mantovani por preparar este documento tan significativo.

El principal objetivo del mismo es encontrar una manera de determinar y comparar diferentes cualificaciones dentro del mercado de trabajo y el sistema de educación.

Sin duda, el Marco Europeo de Cualificaciones (MEC) tendrá una repercusión beneficiosa en la eficiencia y la flexibilidad del mercado de trabajo de la UE. Y, lo que es más importante, el MEC ayudaría a reducir la discriminación tanto contra inmigrantes como contra los ciudadanos de la UE en el lugar de trabajo.

Lamentablemente, tanto los lituanos como los ciudadanos de otros países de la UE tienen dificultades con sus cualificaciones en otros Estados miembros. Es muy habitual que los empresarios o las instituciones no las reconozcan.

Las personas se sienten discriminadas porque no tienen igualdad de oportunidades para competir en el mercado de trabajo. A menudo tienen que aceptar trabajos peor remunerados y que están por debajo de sus cualificaciones. En una reunión con ciudadanos lituanos que viven y trabajan en Londres, me informaron de bastantes quejas con respecto a la discriminación en el lugar de trabajo y las dificultades para conseguir el empleo para el que están cualificados.

Esto les hace sentirse como ciudadanos «de segunda clase», aunque sus cualificaciones y aptitudes sean a menudo mucho mayores que las de los ciudadanos de esos países que hacen la misma clase de trabajo. No pueden conseguir el trabajo desean o un sueldo adecuado, sencillamente porque sus cualificaciones no se reconocen.

En resumen, este documento es de gran importancia para la mayoría de la gente. Por desgracia, ni la Comisión ni nosotros, los diputados al Parlamento, hemos podido resolver este problema en 22 años.

En 1985, el Consejo decidió presentar un sistema para convalidar las cualificaciones profesionales de los diferentes países. Todavía no ha dado resultados. Lamentablemente, una vez más, no mostramos ninguna prisa y proponemos que se introduzca en 2012.

Es más, se está dejando a discreción de los Estados miembros. Es una vergüenza que seamos tan ineficientes. Deberíamos aprender de nuestra experiencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Zdzisław Zbigniew Podkański, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señor Presidente, el establecimiento del Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente reviste una enorme importancia para la Europa de hoy y del futuro. El que una persona se sienta realizada en su vida personal y en la sociedad depende, después de todo, de la preparación que tenga para la vida y para el trabajo. Factores determinantes históricos y contemporáneos han dado lugar a la necesidad de prestar especial atención a las personas de 50 o más años, así como a jóvenes de familias con dificultades económicas, en especial en los nuevos Estados miembros. No todos ellos pueden, o deben, ir al extranjero en busca de trabajo. Es necesario crear las condiciones necesarias para que las personas se desarrollen en su propio entorno, en el lugar en el que viven. Los marcos de cualificación nacionales deben constituir un instrumento que sirva para clasificar las cualificaciones de acuerdo con los criterios establecidos para niveles de estudio específicos y alcanzables. La Unión Europea debe apoyar los esfuerzos de los Estados miembros tanto legal como económicamente. La Unión debe ofrecer a los ciudadanos no sólo la posibilidad de circular libremente, sino también el reconocimiento de sus cualificaciones profesionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Sepp Kusstatscher, en nombre del Grupo Verts/ALE.(DE) Señor Presidente, en primer lugar, deseo expresar mi agradecimiento a Mario Mantovani, que ha seguido los pasos de su vecino de escaño en esta cuestión.

Tenemos ante nosotros el resultado, que exigirá que las autoridades educativas de los Estados miembros usen este marco compartido como dispositivo de traducción y elemento de referencia. Se puede aplicar mucha más presión para aumentar la transparencia, mejorar la comparabilidad y, en consecuencia, la igualdad y la convalidación de diferentes cualificaciones dentro de la UE.

En particular, recibo con beneplácito el hecho de que la formación profesional se mencione expresamente junto con la educación general, que se le haya concedido igual categoría y que se compararán con los criterios de referencia no sólo los diplomas formales, sino también las aptitudes informales que las personas adquieren en el lugar de trabajo o en casa.

Se suelen utilizar trucos para dificultar el acceso al mercado de trabajo. Muchas veces, las autoridades educativas, las juntas de formación profesional y las asociaciones profesionales intentan resistir la competencia del exterior mostrándose renuentes a reconocer las cualificaciones de la educación terciaria y profesional adquiridas en otros lugares, por criterios de forma. En 2010 esa actitud será una cosa del pasado.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Roland Clark , en nombre del Grupo IND/DEM. – Señor Presidente, «fomentar el aprendizaje permanente», con la UE trabajando abiertamente por el bien de los ciudadanos y el empleo, suena bien, ¿verdad?

Justo esta mañana, el señor Barroso ha declarado que no le gustaban las cláusulas de exclusión («opt-outs»), pero que se mostraba a favor de los compromisos con respecto a la diversidad. Son unas palabras excelentes, pero aquí nos topamos con otro intento por arrasar nuestra maravillosa diversidad para obtener un panorama común, armonizado y sin rasgos distintivos.

Ahora le toca a la educación, por decirlo en términos generales. Sin embargo, la educación no entra dentro de la competencia de la UE. Sólo está cubierta por propuestas con arreglo a los artículos 149 y 150 del Tratado. Por lo tanto, también se trata de un intento de arrogarse subrepticiamente una competencia. Si la UE desea tener competencia en educación, que lo haga honestamente, mediante los canales habituales y con la transparencia de la que tanto oímos hablar.

Según el modelo del Marco de Bergen, el establecimiento de los Suplementos Europass al Título Superior, junto al sistema de transferencia de créditos europeo, requerirá un nivel MEC armonizado. Al emitir cualificaciones a nivel sectorial y regional, así como nacional, esta propuesta de la UE garantizará un control casi completo de las cualificaciones. Además, mediante la publicación de notas y el otorgamiento de cualificaciones, asegurará que la UE evite pasar por las universidades y los gobiernos nacionales.

El Gobierno del Reino Unido se muestra a favor de la armonización de cualificaciones. Se está preparando para ello confiriendo el control de las universidades al Consejo Privado de la Reina, que está listo para someter las universidades al control de la UE. Lo que piensan las universidades de esto parece ser irrelevante.

La verdadera posición del Gobierno de su Majestad queda revelada por su única objeción a este régimen. No desea que el logo de la UE figure en los documentos de las cualificaciones. Esto se debe a que no desean que la gente sepa que la educación se ha transferido a la UE.

Les ruego me digan ¿por qué mi Gobierno ha adoptado esta postura? ¿Por qué está a favor de un proyecto comunitario, pero quiere ocultárselo a los ciudadanos? ¿Han adoptado este talante otros gobiernos nacionales? No me sorprendería que sí, porque también podrían querer ocultar a los ciudadanos que sus universidades se utilizan de tal modo.

Podrían deducir que no me gusta este proyecto, pero no se debe a razones de orgullo nacional de las universidades e institutos del Reino Unido. No. Se debe a que, como profesor, valoro la educación y reconozco que los países europeos tienen universidades de las que simplemente se sienten orgullosos, excelentes centros de aprendizaje, cuyos alumnos han contribuido a lo largo de los siglos al arte, la literatura y la ciencia enriqueciendo así las vidas de personas de todo el mundo.

Reconozco también que este desarrollo de la civilización sucedió porque esas sedes de aprendizaje evolucionaron separada e independientemente, cada uno creando su particular estilo e identidad.

Resulta extraño, ¿verdad?, que, en una época en la que la identidad personal se preserva celosamente y el robo de identidad se considera como el delito que es, algunas personas traten irreflexivamente de destruir la identidad única de las instituciones que les hicieron como son, negando a otros la educación que recibieron allí.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie Panayotopoulos-Cassiotou (PPE-DE). - (EL) Señor Presidente, no habríamos podido debatir la propuesta de recomendación de un Marco Europeo de Cualificaciones (MEC) hoy, si nuestro colega diputado señor Mantovani no hubiera hecho tan buen uso de la experiencia de diputados anteriores que trabajaron sobre esta cuestión o que colaboraron adecuadamente con la Comisión y el Consejo. Hoy, por lo tanto, podemos abordar el establecimiento de los ocho niveles de cualificación que abarcan la educación general, la educación de adultos, la educación y formación profesional, y los tres niveles de cualificaciones de la educación terciaria.

En la respuesta al colega diputado que me ha precedido, recalcamos que los artículos 149 y 150 del Tratado constituyen el fundamento jurídico correcto para la recomendación propuesta, sencillamente porque permiten el aprendizaje vitalicio. Bajo ninguna circunstancia aceptamos que la educación sea un área de responsabilidad de la UE: sigue siendo competencia nacional. Con todo, la comparación de las cualificaciones dentro del MEC pasa por alto los métodos didácticos y los tipos del centros de enseñanza. En consecuencia, tal comparación se refiere sólo al conocimiento, la capacidad de comprensión y la aplicación práctica del conocimiento y las aptitudes.

Grecia y muchos otros Estados son particularmente partidarios de la naturaleza optativa del MEC. Se ha expresado oficialmente que la promoción de tablas de clasificación en materia de cualificaciones no tiene nada que ver con la configuración de los sistemas educativos nacionales o con el reconocimiento de los certificados de estudios. Además, en el caso de la educación informal y no formal, debido a su diversidad y a las especiales circunstancias en que se adquieren, la certificación automática no es posible, es sólo una referencia.

También debemos tener presente que la misma persona puede tener varias cualificaciones en diversos niveles.

 
  
MPphoto
 
 

  Joel Hasse Ferreira (PSE). - (PT) Señor Presidente, señor Comisario, señorías, el Marco Europeo de Cualificaciones para el aprendizaje permanente es un documento decisivo para permitir que los marcos de referencia nacionales y sectoriales de las cualificaciones puedan compararse a escala europea.

La certificación de las cualificaciones obtenidas es decisiva para permitir que el progreso obtenido fuera de la educación formal, especialmente en la vida profesional, pueda integrarse con los avances conseguidos en los sistemas formales. Por lo tanto, contribuye a una mayor democratización en toda la UE en relación con la gestión de las carreras profesionales personales.

Esta Directiva, como subraya una de las modificaciones propuestas y aprobadas en Parlamento, promueve la validación de estas cualificaciones de conformidad con las conclusiones del Consejo sobre los principios europeos comunes para la identificación y la validación del aprendizaje informal y no formal.

Señor Presidente, esto nos permitirá avanzar hacia un único marco jurídico europeo cuyo objetivo es ser coherente sin disminuir las garantías que en algunos casos existen ya. Señorías, la propuesta de Directiva que estamos debatiendo será una herramienta decisiva para aumentar la flexibilidad en los mercados de trabajo, ofreciendo una mejor defensa de los intereses de los trabajadores y mayores probabilidades de ofrecer servicios de calidad. En este momento sólo puedo recibir con beneplácito los esfuerzos de la Presidencia portuguesa en el campo de la educación para avanzar de forma segura y relativamente rápida hacia la aprobación en primera lectura por parte del Parlamento. Está claro que en estas circunstancias también debemos destacar el trabajo llevado a cabo por el ponente, señor Mantovani, y por los ponentes alternativos, en particular la señora Castex.

Para ser más eficaces, para obtener mayores beneficios de la movilidad profesional y académica en la zona europea, hemos de trabajar aún más eficazmente al aplicar el Marco Europeo de Cualificaciones y al vincularlo con el sistema europeo de créditos, y este informe promueve un avance significativo en esa dirección. Así pues, la propuesta de directiva promueve la igualdad de oportunidades en la sociedad del conocimiento en que vivimos, con el objetivo de integrar mejor los mercados de trabajo de los diversos Estados miembros, teniendo en cuenta la riqueza debida a la diversidad de los diversos sistemas nacionales. Por consiguiente, merece una respuesta positiva por nuestra parte.

 
  
MPphoto
 
 

  Ewa Tomaszewska (UEN). - (PL) Señor Presidente, la transparencia y la comparabilidad de las cualificaciones adquiridas en circunstancias, sistemas y países distintos facilitan la evaluación del nivel de conocimientos tanto de los trabajadores como de los empleadores, lo que aumenta la movilidad en el mercado de trabajo. Esto se refiere tanto a las profesiones reglamentadas —médicos, profesionales de enfermería y otras profesiones, en las que las cualificaciones son reconocidas por los países de la UE— como a otras profesiones. La introducción de los Marcos de Cualificaciones dará lugar a una mayor cohesión social.

En todo caso, debería prestarse un tratamiento diferente a las instituciones y profesiones en el ámbito de la enseñanza artística, en el que el talento y las dotes personales no deben estar constreñidos por las disciplinas, ni promediados, y en el que el profesor no es representado como objeto, sino que sigue siendo un maestro.

Mis felicitaciones al ponente.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Mandelson, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, en mi opinión, este debate ha sido extremamente fructífero y marca el inicio de un proyecto de gran importancia, que yo considero oportuno, necesario y, como ya han señalado otros, constituye una plataforma para la actual y las futuras generaciones.

Es fundamental para el funcionamiento del mercado único, el desarrollo social de Europa y la capacidad de los ciudadanos europeos de afrontar el cambiante mercado económico y laboral. Representa un pasaporte para el progreso personal y la integración de la sociedad. Ha sido un debate muy constructivo y armonioso, con excepción, supongo, de la intervención de un compatriota que dio muestras de una gran exageración teñida de la justa cantidad de prejuicio ideológico para distorsionar totalmente lo que se pretende y propone.

Se trata de una recomendación y nada más, es de carácter voluntario. El MEC no otorgará cualificaciones: eso sigue dependiendo de los países, las universidades y otras instituciones, que siguen siendo autónomas. Habrá un nivel de referencia del MEC para las cualificaciones —por ejemplo, el nivel 4—, pero el nivel nacional también figurará en la cualificación.

Por eso me complace que este consenso se acoja favorablemente —con la excepción de una persona— en el Parlamento y el Consejo con respecto a la propuesta legislativa del MEC, que se refleja a nivel nacional, donde vemos un serio impulso en la creación de los marcos nacionales de cualificaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidente. − Se cierra el debate.

Al final de este debate, me gustaría en primer lugar expresar mi agradecimiento a los intérpretes, que se han quedado aunque no era su obligación.

La votación tendrá lugar el miércoles a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Monica Maria Iacob-Ridzi (PPE-DE), por escrito. – (RO) El marco europeo de referencia reducirá la complejidad de un sistema con 27 relaciones bilaterales para el reconocimiento de las cualificaciones obtenidas en la educación académica y profesional. El Proceso de Bolonia para la creación, antes de 2010, de un Espacio Europeo de la Educación se complementa así con un instrumento de reconocimiento de todas las cualificaciones que pueden obtenerse en los Estados miembros de la Unión.

Aunque 9 de cada 10 ciudadanos de la Unión Europea creen que la educación permanente es un instrumento importante para la promoción profesional, la falta de recursos financieros conduce a graves deficiencias en la capacitación necesaria para la economía actual. Una encuesta reciente del Eurobarómetro indica que sólo un 58 % de los entrevistados saben utilizar un ordenador y sólo la mitad de ellos declarara ser usuario de Internet. Por añadidura, más de 60 % de los ciudadanos no pueden usar una lengua extranjera en su trabajo. Los presupuestos nacionales destinados a la educación permanente varían entre un 40 % de la cantidad total prevista para la educación en los países del Norte, a menos del 10 % en los nuevos Estados miembros.

Así pues, las iniciativas como Grundtvig o Erasmus para empresarios jóvenes deberían ampliarse y duplicarse mediante fondos que complementen la insuficiente financiación nacional. Es más, debería complementarse el marco europeo de referencia con programas que establezcan unas verdaderas cualificaciones europeas, reconocidas en todo el territorio de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Rumiana Jeleva (PPE-DE), por escrito. (BG) Es necesario señalar que el sector educativo informal no está suficientemente desarrollado, se desconoce bastante y a menudo está separado del sector formal. El Marco Europeo de Cualificaciones es un instrumento clave para superar esta discrepancia y también una herramienta para reevaluar y reorganizar la orientación profesional y el sistema de información.

El desarrollo del MEC facilitará la movilidad de los recursos humanos dentro de los 31 países participantes y promoverá la participación de organizaciones sectoriales e industriales de los nuevos Estados miembros de la UE en la absorción de recursos del Fondo Social Europeo asignados a la adquisición de nuevas cualificaciones o actualización de las ya existentes. Los Estados miembros más recientes, como Bulgaria, consideran importante tener la oportunidad de intercambiar buenas prácticas y de aplicar los programas piloto comunitarios.

El desarrollo y la aplicación del sistema europeo de créditos para la educación y la formación profesional (ECVET), cuyo objetivo es facilitar la acumulación, la transferencia y el reconocimiento de los resultados educativos, con independencia de dónde y cómo se hayan obtenido, tiene una enorme importancia por lo que respecta a los períodos de la transición aplicados a Bulgaria y Rumanía. El sistema de créditos fomentará la libre circulación y la ampliación del acceso al mercado de trabajo para casi todos los recursos humanos comunitarios, al tiempo que proporcionará una base fiable para establecer comparaciones.

Creo que el MEC dará un impulso adicional al desarrollo de este proceso.

 
  
MPphoto
 
 

  Katalin Lévai (PSE), por escrito. (HU) El reconocimiento de los conocimientos, las aptitudes y las competencias de los ciudadanos es imprescindible para la competitividad de la Unión Europea y para la cohesión social, así como para la movilidad individual de los ciudadanos. La participación en el aprendizaje permanente y el acceso generalizado al mismo, incluidas las personas desfavorecidas, debe fomentarse y mejorarse tanto a escala nacional como comunitaria. Debe alentarse a los jóvenes, los adultos, los inmigrantes y los trabajadores manuales de toda Europa que han adquirido informalmente aptitudes que nunca les han sido reconocidas a que participen en programas de aprendizaje permanente, evitando con ello la exclusión de la sociedad y del mercado de trabajo de estos grupos.

En este sentido, un marco común de referencia puede desempeñar un papel importante, puesto que sirve de dispositivo de traducción entre los diferentes sistemas de cualificación y sus niveles, ya sea para la educación general y superior o para la educación y la formación profesional. Esto aumentará la transparencia, la comparabilidad y la movilidad de las cualificaciones de los ciudadanos en diferentes Estados miembros.

La misión del marco de referencia es integrar y coordinar los sistemas de cualificaciones nacionales, garantizar la no discriminación, aumentar el acceso y la progresión de las cualificaciones en relación con la sociedad civil y el mercado de trabajo.

A fin de acabar con la segregación que existe en la educación, respaldo la adopción de medidas para facilitar información y participar en el diálogo social.

Creo también que es importante reconocer el aprendizaje informal adquirido por los trabajadores para permitirles cambiar de trabajo con más facilidad.

La Unión Europea debe convertirse en una sociedad basada en el conocimiento y bien preparada para afrontar los retos de la globalización. En tal sociedad, los ciudadanos de cada Estado miembro deben ajustarse para satisfacer las necesidades de un mercado de trabajo orientado a competitividad. Por este motivo, el aprendizaje será un requisito previo fundamental para todos los grupos de edad.

 
  
MPphoto
 
 

  James Nicholson (PPE-DE) , por escrito. – El Marco Europeo de Cualificaciones (MEC) para el aprendizaje permanente constituye un buen ejemplo de lo que la Unión Europea debería hacer y hace en cuanto a la promoción de la movilidad a través de las fronteras nacionales. A lo largo de los años, la mayoría de nosotros habremos representado en alguna ocasión a ciudadanos nacionales de nuestros Estados miembros que consideran que cuando aprovechan la libertad de circulación que se les ofrece en la UE y efectivamente se trasladan a otro país, se les discrimina porque sus cualificaciones no son adecuadamente reconocidas en el nuevo país de residencia. El MEC, haciendo las veces de mecanismo de conversión para las autoridades nacionales, contribuirá ciertamente a que nuestros electores superen esta discriminación absurda. También redundará en beneficio de cualquier Estado miembro al que se traslade un ciudadano, ya que garantizará la posibilidad de realizar una evaluación pormenorizada de las cualificaciones de la persona en cuestión.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad