Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B6-0527/2007

Debates :

PV 13/12/2007 - 11.1
CRE 13/12/2007 - 11.1

Votaciones :

PV 13/12/2007 - 12.1

Textos aprobados :

P6_TA(2007)0630

Debates
Jueves 13 de diciembre de 2007 - Estrasburgo Edición DO

11.1. Chad oriental
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. El siguiente punto del orden del día son las seis propuestas de Resolución sobre el Chad oriental(1).

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Bielan (UEN), por escrito. − (PL) Señora Presidenta, me gustaría decir que me preocupa sobremanera la intensificación de la lucha en el Chad, pero también la falta de avances en la búsqueda de una solución política al conflicto. Por consiguiente, me gustaría destacar el papel de la operación EUFOR Chad/República Centroafricana. El objetivo principal de la iniciativa europea, que también cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas, consiste en garantizar la seguridad en la zona humanitaria.

Teniendo presente la crisis actual de Darfur y el modo en que está desestabilizando la situación en la región, cabe recordar a este respecto que el conflicto ya ha sobrepasado las fronteras de Chad y de la República Centroafricana. Así pues, creo que resulta vital enviar a esta región con la mayor prontitud fuerzas neutrales de los Estados miembros. Quisiera recalcar, sin embargo, que el éxito de dicha misión de paz depende en gran medida de los esfuerzos políticos que cabe realizar en caso de que se lleve a cabo con éxito un proceso de paz.

 
  
MPphoto
 
 

  Mary Lou McDonald (GUE/NGL), autora. − Señora Presidenta, deseo comentar un par de puntos importantes y esenciales. No cabe la más mínima duda de que es preciso intervenir en Chad. No cabe duda de que la miseria humana generalizada de los refugiados en esta parte del mundo es insoportable de ver, pero quiero manifestar muy claramente que existe una serie de dificultades importantes con esta misión que se propone.

La primera de ellas es la falta de claridad en cuanto al cometido de la operación. Estamos diciendo que se trata de un esfuerzo de paz y humanitario. Si esto es así, hay que dejarlo doblemente claro en las competencias de las tropas que enviamos. Creo que esta claridad no existe.

No creo —y debo discrepar de mi colega— que una intervención así forjada vaya a aumentar realmente la seguridad. Hemos asistido recientemente a un aumento de la intensidad y la barbarie en el conflicto. También hemos oído manifestaciones de los líderes de muchos de los grupos rebeldes en el sentido de que cualquier intervención, y ésta de manera especial, será considerada hostil. Esto plantea una dificultad enorme.

Debo decir asimismo —y de nuevo discrepo de mi colega— que las tropas, tal como están configuradas actualmente, no actuarán como la fuerza neutral que se requiere. Debo decir, con el mayor de los respetos por Francia y por el pueblo francés, que cargar tanto la misión hacia Francia roza la provocación, algo que considero muy poco sensato.

No creo que sea posible para nosotros formular una política común europea de defensa o de seguridad. Las dificultades que han surgido —en este caso en relación con Chad— reflejan muy claramente por qué. Creo que es un objetivo inalcanzable, porque tenemos tradiciones e historias muy diferentes y objetivos y perspectivas muy diferentes en política exterior. Por esta razón en particular, es una verdadera lástima —si se me permite decirlo, viniendo como vengo de un país que todavía es militarmente neutral, al menos sobre el papel— que las obligaciones, responsabilidades y capacidades de los Estados militarmente neutrales no gocen de suficiente reconocimiento en la Unión Europea, y especialmente en el Tratado de Lisboa. Creo que los países con esa tradición podrían llevar a cabo el tipo de intervención valiosa, basada en la neutralidad, mencionada por mi colega.

Para concluir, la intervención en Chad es necesaria. Pero lo esencial es cómo obrar. Cualquier operación tiene que tener unos objetivos específicos. Desde luego, tiene que ser neutral y, sobre todo, debe tener perspectivas de éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  Matsakis, Marios (ALDE). - Señora Presidenta, observo que en el indicador no aparece ningún tiempo. ¿Quiere esto decir que esta tarde tendremos el privilegio de un uso ilimitado del tiempo o se trata de un fallo técnico?

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. - Señor Matsakis, debemos respetar el tiempo de intervención que sabemos que se nos ha concedido.

 
  
MPphoto
 
 

  Colm Burke (PPE-DE), autor. − Señor Presidente, he iniciado esta resolución de urgencia a fin de ejercer presión política y pública para desplegar la misión de paz de la UE en la región fronteriza de Chad oriental lo antes posible. Los recientes disturbios en Chad oriental, que incluyen duros enfrentamientos entre combatientes rebeldes y el ejército chadiano, subraya la urgente necesidad de nuestra presencia en esta región para proteger a refugiados inocentes y a personas desplazadas en el interior y evitar que se vean atrapados en el fuego cruzado. Estas infracciones militares están exacerbando la delincuencia y dando lugar a un aumento de la inseguridad en torno a los campamentos de desplazados internos. No sólo el acceso a los campamentos se está viendo obstaculizado para el personal de ayuda humanitaria, sino que tienen que luchar contra el problema del bandidaje, que limita su capacidad para prestar una ayuda humanitaria muy necesaria.

Pido a la UE y a sus Estados miembros que cumplan la decisión política adoptada y que doten a esta misión de más tropas y del apropiado apoyo económico, logístico y aéreo, incluido el número de helicópteros necesario, lo antes posible. Está en juego la credibilidad de la UE en su política exterior en el escenario internacional si no es capaz de movilizar tropas y equipamiento suficientes para que esta misión sea operativa. Ésta es una misión de paz de la UE y afecta, por tanto, a todos los Estados miembros de la UE, tanto si son países participantes como si no.

Quisiera, aquí y ahora, destruir el mito de que esta misión estará dominada por Francia. Esta misión cuenta con tropas procedentes de Suecia, los Países Bajos, Polonia, Austria e Irlanda. Además, no estará dirigida por Francia, sino por Irlanda. Se ha nombrado al teniente general irlandés Pat Nash para encabezar esta misión, por lo que será él quien tome las decisiones en relación con las actividades de las tropas sobre el terreno. Esta operación va a salir adelante, y esas observaciones no son útiles cuando se trata de ayudar a la percepción de esta misión y a su posible acogida entre la población local de Chad y entre los grupos rebeldes.

Esta semana ha habido algunos indicios de movimiento esperanzadores por parte de otros Estados miembros de la UE, a raíz del llamamiento de Irlanda para que esta misión reciba recursos suficientes. Parece ser que un país ha ofrecido recursos médicos, mientras que otros Estados miembros están debatiendo la aportación de fondos para ayudar a otros países a suministrar el apoyo logístico necesario, como aviones. Debe convocarse inmediatamente otra conferencia de cuarta generación con el fin de conseguir lo necesario para proteger a nuestras tropas sobre el terreno y permitirles dedicarse a su importante labor de proteger a los refugiados. Ha llegado el momento de actuar. Nuestra pasividad costará vidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Hutchinson (PSE), autor. − (FR) Señora Presidenta, la reanudación de los combates entre fuerzas rebeldes y gubernamentales chadianas ha causado centenares de muertos y heridos y provocado un rebrote de las tensiones en la zona fronteriza de Sudán y la República Centroafricana. De hecho, ha limitado el acceso a los campos de refugiados a miles de personas y complicado mucho las tareas humanitarias.

Les recuerdo también que, en este mismo momento, en esa región del mundo, mujeres y niños siguen siendo víctimas de actos de violencia especialmente odiosos y que son ya más de 450 000 las personas desplazadas que viven en terribles condiciones justo en la zona en que se han reanudado los combates.

En un contexto como éste, podemos exigir por supuesto que los beligerantes cesen los combates, especialmente cuando se ve afectada la población civil. Les pedimos asimismo que respeten los principios fundamentales del Derecho internacional humanitario, lo que implica respetar el espacio humanitario, permitir el transporte de la ayuda y no atentar contra el personal humanitario.

De un modo general, nos preocupa especialmente que el Derecho humanitario se vulnere cada vez con más frecuencia, cuando no es totalmente ignorado por las partes en conflicto. Es necesaria una reacción concreta de la Unión Europea contra esta preocupante evolución. Pedimos además a las autoridades chadianas que hagan todo lo necesario para perseguir sistemáticamente a los autores de violaciones, crímenes de guerra y cualquier atentado grave a los derechos humanos.

Pero nuestro mensaje va dirigido también y sobre todo, diría, a la Unión Europea y, en particular, al Consejo de Ministros, pues sin duda tiene más posibilidades de ser oído, y al que pedimos que asuma sus responsabilidades. El pasado 15 de octubre, el Consejo adoptó una acción conjunta en el marco de la operación EUFOR para el Chad y la República Centroafricana a fin de garantizar la protección de los civiles, la entrega de la ayuda humanitaria y la seguridad del personal humanitario local y expatriado. Sólo dos meses después, el despliegue de las tropas de EUFOR todavía no se ha materializado por falta de medios y equipos suficientes. Es inaceptable y, por tanto, urgente que el Consejo y la Comisión aceleren el proceso de toma de decisiones para poder llevar a cabo esta operación lo antes posible.

Por otra parte, quisiera destacar que ninguna misión de mantenimiento de la paz en el este del Chad o en el norte de la República Centroafricana será eficaz sin un proceso de reconciliación global en el que participe toda la región. Sabemos ya que la presencia de EUFOR a las puertas de Sudán hará más difícil la libre circulación de los rebeldes a través de las fronteras y, en consecuencia, provocará el desplazamiento de algunos ataques. Por tanto, el apoyo urgente e indispensable que la Unión Europea se ha comprometido a prestar podría resultar muy pronto insuficiente.

Es esencial asimismo que la Unión haga todo lo posible, desde ahora, por favorecer la reanudación de las negociaciones de paz a escala regional, en cooperación con todas las partes en el conflicto y con distintos representantes de la comunidad internacional.

Para terminar, quisiera subrayar que consideramos que en este caso tiene un carácter especialmente importante y absolutamente estratégico la neutralidad de la fuerza europea. Puesto que los rebeldes han amenazado con hacerla blanco de sus acciones si advirtieran que se trata de una misión de Francia disfrazada, pedimos a los demás Estados miembros que participen masivamente en la composición de esta fuerza, para que quede claro a todo el mundo que es una fuerza europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Marios Matsakis (ALDE), autor. − Señora Presidenta, Chad oriental se ha convertido en un segundo Darfur, y las escenas repetidas de muerte y destrucción cometidas contra civiles inocentes nos están pasando factura.

Mientras tanto, en la UE, que forma parte de la élite privilegiada de este mundo, debatimos sin parar entre nosotros cómo abordar la situación. Mientras que nosotros —con gran sensatez, pero también con gran lentitud— consideramos y reconsideramos nuestra decisión de enviar una fuerza militar de paz efectiva a la región, esos criminales que están perpetrando una limpieza étnica continúan con sus viles actos sin obstáculos.

Un mensaje importante —quizá el más importante— que debe salir hoy de este debate es nuestra firme exigencia a la Comisión y al Consejo de que EUFOR sea creado y desplegado adecuadamente en la región afectada con la máxima urgencia. Aquellos miembros del Consejo o de la Comisión —o de cualquier otro organismo, si a eso vamos— que demoren esta acción serían responsables de la escalada de violencia y tragedia que inevitablemente se producirá a no tardar.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), Autor. − Señora Presidenta, encuentro particularmente significativo que las tres resoluciones de urgencia que hoy debatimos tengan en común que tratan sobre diferentes tipos de violencia contra las mujeres. Ello pone de manifiesto que este tipo de violencia es un hecho que afecta a todo el mundo, aunque en formas y con manifestaciones particulares en cada caso.

El primero de los tres casos que hoy abordamos, la situación en el Chad, es un triste ejemplo de cómo, en un contexto de guerra, las mujeres suelen ser muchas veces usadas como objetos sexuales y donde la violación se convierte asimismo en un arma de guerra. Esta situación se da especialmente en los campos de refugiados, pero no sólo en los campos de refugiados.

Con esta resolución pretendemos —al menos algunos— subrayar que la sociedad internacional, y en particular la Unión Europea, debemos responder a esta situación y asumir nuestra responsabilidad de proteger.

En ese sentido, el desplazamiento de una misión específica, la EUFOR Chad/RCA, es una tarea que debe hacerse de manera urgente, sí, pero también de manera responsable. Aquí quiero sumarme a la advertencia de que existe ciertamente un riesgo de que dicha misión se perciba excesivamente vinculada a un país, en concreto, Francia. Creo que esto sería nefasto y ciertamente contraproducente para los objetivos de dicha misión.

Por ello, insisto también en que la composición de dicha misión debe reflejar la diversidad de los Estados miembros de la Unión Europea con objeto de evitar cualquier confusión entre dicha misión y el despliegue francés conocido como «Épervier». Asimismo, debemos denunciar ante todas las instancias posibles —e insto, por tanto, al Consejo y a la Comisión a que así lo hagan— la brutalidad de los ataques perpetrados contra la población civil por parte de las milicias Yanyawid y otros grupos chadianos.

Especialmente condenable es el uso de la violencia sexual como arma de guerra y es inaceptable que dichos crímenes queden impunes. Urge, por tanto, que las autoridades chadianas asuman la responsabilidad de investigar dichas violaciones y abusos y que lleven a sus responsables ante la justicia.

 
  
MPphoto
 
 

  Bernd Posselt , en nombre del Grupo del PPE-DE. – (DE) Señora Presidenta, se ha dicho de los últimos reyes borbones que siempre tardaban demasiado en adoptar medidas con respecto a una idea, un Gobierno o un ejército. Por desgracia, éste parece ser el caso actual de occidente y Europa, porque ya hemos permitido que la catástrofe de Darfur y de Chad oriental vaya demasiado lejos. Cuanto más pospongamos nuestra intervención, más nos costará actuar, no sólo en términos económicos, sino también en términos militares y políticos. Así pues, debo dar las gracias al señor von Wogau por hacer avanzar esta cuestión de manera decisiva en el ámbito de la política militar y de seguridad, así como también al señor Dess por actuar de manera semejante en el ámbito humanitario. Y es que a la larga deberemos adoptar medidas. Sin embargo, las naciones se están perdiendo en dilaciones, no sólo por lo que respecta al equipo requerido, sino también a las tropas necesarias. Debemos enviar a la región tropas y fuerzas con conocimientos y experiencia sobre el terreno. Creo de manera firme que no debe encubrirse ninguna operación francesa, que tampoco es la cuestión, pero que sí necesitamos el conocimiento y la experiencia de los franceses en esta región. Sin embargo, también necesitamos la cooperación de la Unión Africana y la Liga Árabe, que lamentablemente todavía se mantienen totalmente al margen. Sin embargo, esto no debe absolvernos de nuestras responsabilidades como ciudadanos europeos.

En este sentido, soy muy claro: queremos actuar, pero no debemos cometer los errores cometidos en Afganistán, es decir, no debemos intervenir sin una estrategia política. Cualquiera que intervenga en esta región debe ser consciente de que se necesita una estrategia para entablar conversaciones de paz, diálogos interétnicos y para encontrar una solución al tribalismo masivo y a otro tipo de conflictos existentes tanto en Chad oriental como a lo largo de las fronteras artificiales de Darfur. Así pues, en tanto que diputados al Parlamento Europeo, debemos apoyar el despliegue de tropas y ayuda humanitaria, pero también deberíamos contribuir con la mayor prontitud a diseñar una estrategia política de paz sostenible para la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Toomas Savi, en nombre del Grupo ALDE. Señora Presidenta, seré muy breve. La segunda Cumbre UE-África fue un completo fracaso: las dos partes no alcanzaron un acuerdo de asociación económica, y las relaciones entre estas dos partes del mundo han quedado congeladas.

La tensa situación en Chad oriental tampoco ha ayudado mucho. Uno de los requisitos previos para una cooperación fructífera sería poner fin a los conflictos militares de África, que duran decenios. Al resolver el conflicto de Chad oriental, la Unión Europea debe demostrar que estamos decididos a alcanzar una solución pacífica y enviar nuestra misión militar de paz a esa región lo antes posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Koenraad Dillen (NI). – (NL) Señora Presidenta, el pasado fin de semana se celebró en Lisboa una Cumbre UE-África. Ésta tenía por objeto desarrollar las bases para una nueva asociación entre Europa y África: una asociación que, de acuerdo con la declaración conjunta del Parlamento Europeo y el Parlamento Panafricano, debe basarse en valores y principios compartidos, como la democracia, los derechos humanos y la buena gobernanza.

No obstante, por desgracia, la actitud de Europa hacia individuos como Robert Mugabe, de Zimbabue, y Muammar Gaddafi, de Libia —para citar sólo dos nombres—, a los que se recibió con alfombra roja, demuestra que todavía persiste un enorme abismo entre las declaraciones de principios y la realidad. La situación actual en Chad también deja patente, si había necesidad de ello, que una gran proporción de África aún dista mucho de estar preparada para formar parte de esta «comunidad de valores compartidos».

Por consiguiente, si nuestro deseo como europeos consiste en conservar la credibilidad con nuestro discurso sobre los derechos humanos y no limitarnos a practicar la realpolitik, debemos dejar claro que el desorden y la arbitrariedad debe dejar paso con la mayor prontitud a los principios democráticos más básicos. Lamentablemente, la evaluación de Chad es igualmente aplicable a muchos otros regímenes de África. Chad no es el único de África que está enfermo.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. - Gracias por la aclaración. Tengo la obligación de comunicar los diputados que cada grupo político ha anunciado que intervendrán en su nombre. Nadie ha cuestionado su grupo político, y todos los aquí presentes saben a qué grupo representa.

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Hutchinson (PSE). - (FR) Señora Presidenta, sólo quisiera rectificar lo que ha dicho antes de la última intervención: el Grupo socialista ha intervenido a través de mi persona, he intervenido como autor y en nombre del Grupo socialista. No quisiera que nadie pensase que no estamos interesados en este asunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Geoffrey Van Orden (PPE-DE). - Señora Presidenta, todos conocemos muy bien la terrible situación humanitaria y de seguridad de Chad oriental. Esto no se puede separar de la catástrofe regional más amplia de Darfur: 300 000 personas masacradas, dos millones de personas desplazadas, cuatro millones de personas viviendo de los alimentos aportados por la ayuda de Occidente. Hace ya tres años que la comunidad internacional muestra su preocupación. Reconozco que la Unión Europea ha patrocinado ayuda humanitaria a gran escala a la región. Esta es la parte buena.

En lo político, la aportación de la UE es menos encomiable. Agasaja al dictador sudanés Omar El Bashir en Lisboa, junto con Mugabe, el opresor de Zimbabue, donde en un acto de absoluta y repugnante hipocresía suscriben una declaración sobre derechos humanos y buen gobierno.

La otra aportación de la UE es intentar participar en una especie de misión militar mal pergeñada con el fin de meter el distintivo de la PESD en otra operación militar. El hecho es que esta misión que se propone está mal concebida; el tamaño de las fuerzas es insuficiente; carece de los vitales elementos de apoyo médico, logístico y de transporte; ya lleva tres meses de retraso y no existe una reserva de emergencia para el caso de que la situación se deteriore aún más.

No tenemos más que mirar la implicación aleatoria en esta misión —después de todo, una operación impulsada en gran medida por Francia— para comprender por qué son muchos los que en Chad, en Sudán y en la República Centroafricana —para no hablar de nuestros propios mandos militares— muestran una actitud seriamente escéptica hacia este proyecto. Deberíamos dejar a otros las operaciones militares.

Como prioridad, es el esfuerzo de Naciones Unidas y Unión Africana el que se debería reforzar como parte de una estrategia coherente para toda la región. Esto debería ser impulsado políticamente por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Günter Verheugen , Vicepresidente de la Comisión. (DE) Señora Presidenta, señoras y señores, la Comisión está siguiendo con gran atención el empeoramiento de la situación por lo que respecta a la seguridad en Chad oriental y está poniendo gran empeño en apoyar un amplio despliegue de las tropas de EUFOR para proteger a los refugiados y personas desplazadas en la región. A este efecto, la Unión Europea empleará en esta región todos los instrumentos que estén a su alcance. La Comisión no sólo enviará tropas de EUFOR, sino que destinará, además, más de 50 millones de euros como parte de un plan integral.

Con estos fondos se financiarán medidas en los sectores estratégicos que comentaré a continuación, que van desde las ayudas de urgencia a las ayudas al desarrollo a largo plazo.

El primer sector se refiere a la ayuda humanitaria, a la que ECHO ya ha destinado 30,5 millones de euros en 2007 en forma de ayudas de urgencia para brindar apoyo a los refugiados y personas desplazadas en diferentes áreas en Chad. Se ha reservado una cuantía de fondos semejante para proseguir con estas medidas en 2008.

El segundo sector comprende la organización de una fuerza policial chadiana, que se hará responsable de poner en práctica las medidas de protección humanitarias. En el marco de la UE y de las misiones de las Naciones Unidas en Chad, estas últimas están estableciendo, capacitando y equipando hasta 850 fuerzas policiales chadianas, que se desplegarán en los campos de refugiados del Chad oriental. La Unión Europea apoya este programa de las Naciones Unidas con 10 millones de euros procedentes del Instrumento de Estabilidad.

El tercer sector está relacionado con la reintegración y la rehabilitación. En 2008, la Comisión destinará 10,1 millones de euros del noveno Fondo Europeo de Desarrollo a las medidas de desarrollo para promover la reconstrucción, la resolución de conflictos y la organización de las capacidades administrativas. Éstas son medidas necesarias para mejorar la seguridad en las áreas por donde se extiende la misión de las Naciones Unidas y la UE. Además, se han previsto medidas adicionales en el marco del décimo Fondo Europeo de Desarrollo, al que se estima que se asignarán 311 millones de euros entre 2008 y 2013.

Estas medidas deben contribuir a que las personas desplazadas regresen, a corto plazo, a su país de procedencia. Por otra parte, su objetivo a largo plazo consiste en estabilizar la situación en Chad y en toda la región de manera permanente.

Los diputados que han intervenido anteriormente se han referido con acierto al recrudecimiento de la lucha entre los rebeldes partidarios del Gobierno y las tropas del Presidente Idriss Déby en Chad oriental, lo que claramente ha dificultado la ayuda humanitaria. La seguridad ya no está garantizada ni siquiera en las áreas que rodean los campos de refugiados. Además, la precaria situación humanitaria está llegando a un punto cada vez más crítico debido al rápido aumento del número de refugiados procedentes de las zonas de combate. En el contexto de esta situación sumamente preocupante, la restauración de la seguridad en la región resulta acuciante.

Para acometer esta tarea, la presencia militar resulta esencial. Así pues, las tropas de EUFOR deben desplegarse específicamente en estas áreas de crisis. Sin embargo, su éxito dependerá de que se acabe con las causas del conflicto y de que se inicie paralelamente un proceso político, con el fin de calmar las tensiones subyacentes y reducir la pobreza facilitando el desarrollo económico.

 
  
MPphoto
 
 

  Presidenta. - Se cierra el debate.

La votación se celebrará hoy al término de los debates.

 
  

(1)Cf. Acta.

Aviso jurídico - Política de privacidad